Cielo Riveros lokita y putita es cogida por viejos 1

Esta historia se desarrolla en una colonia perdida de clase baja de una gran ciudad, es un núcleo poblacional compuesto por la mayoría de humildes obreros, pero desgraciadamente también abundan borrachos, mariguanos, bandas de asaltantes y secuestradores que ni la policía se atreve a entrar en este peligroso y barrio, era como una ciudad perdida lejos de toda civilización, las calles eran de tierra y había charcos de lodo; había perros callejeros por doquier. En este ambiente vive nuestra protagonista de esta historia, su nombre : Evelin es una chica adolescente de 18 años que es muy popular con la comunidad masculina debido a lo buenísima que esta, mide 1.65 de 52 kilos, su cabello es de color negro lacio , unos ojos color verde preciosos con una mirada entre inocente y coqueta que hace que no deje uno de verla, unos labios gruesos , un par de pechos duros turgentes bastantes desarrollados ,cintura breve que hacía resaltar los enormes promontorios de sus nalgas, un tremendo trasero redondo parado y un par de piernas carnosas todo esto coronado con una cara preciosa de niña todavía. La adolescente vive solo con su mama ya que su padre había fallecido ya hacia varios años en un accidente en la carretera, la chica con su mama habitaban un humilde departamentito que le rentaban a don Lucas, que era dueño del edificio donde viven y de una cantina de mala muerte que se ubicaba justo a lado del edificio de departamentos. Su mama de la chica trabajaba de enfermera en una clínica rural así que la deja sola toda la semana y solo se veían los fines de semana, la señora le dejaba encargada su nena a don Benito un militar viudo y jubilado que vive en el departamento a lado, don Benito quería sinceramente a la chica al no tener otra familia las consideraba a Evelin y su mama como su hija y su nieta estando siempre presto por si necesitaran algo. Como decía este bombón era muy popular con la fauna masculina de esa colonia perdida del mapa, la chica gustaba mucho de usar blusitas ombligueras ajustadas con escote que hacían resaltar mas esos tremendos senos y también minifaldas o vestidos cortos una cuarta arriba de la rodilla luciendo esa espectacular par de piernas, cuando salía a algún mandado se volvía el centro de atención de todo los hombres viejos , jóvenes, adultos ninguno se podía sustraer a la vista de la ya encamable colegiala, a pesar del tremendo desarrollo de su cuerpo su mentalidad todavía era de una niña, para ella lucir su cuerpazo era un juego ya que le gustaba oír los piropos que le decían en la calle sin medir las consecuencias que vendrían después y por que era verano hacia mucho calor y se sentía mas cómoda con esos atuendos ligeros y cortos. Un fin de semana que su mama se encontraba

con ella la mando a comprar a la farmacia unas pastillas para el dolor de cabeza, esa tarde hacia un tremendo calor y Evelin traía puesto un vestido 10 centímetros arriba de la rodilla de esos volados y de la cintura hacia arriba era muy ceñido con un gran escote y se calzo un par de botas altas de cuero negras con tacón regalo de su mama, como no la dejaban salir sola a ningún lado ese día decidió lucirlas se veía tremendamente espectacular , cuando salio a la calle para buscar la farmacia los hombres se le quedaban viendo con cara de bobos viendo a esa espectacular hembra caminar contoneando esas nalgotas haciendo que el vestidito se meciera y se levantara levemente enseñando mas de ese espectacular par de piernas y casi las nalgas, a su paso le decían de todo, hasta los carros se detenían para admirarla y la invitaban a subirse, le decían de piropos ella solo los volteaba a ver con esa hermosa cara y les dedicaba una media sonrisa a los que la chuleaban , no dándose cuenta que esto hacia que se les parara las vergas a los machos, al llegar a una esquina vio a un grupo de vagos tomando en la calle y drogándose, la chica se bajo de la acera y mejor comenso a caminar por la calle estos al verla le dijieron. – Estás como para metértela toda la noche, mamacita que ricas nalgas tienes, ¿cómo quisiera meterte la verga por el chiquito, humm, chiquita tienes unas tetas tan ricas!, que te las mamaría durante horas. La chica le gustaba que la piropearan pero cuando ya eran muy subidos de tono los piropos agachaba la cabeza se ponía roja como un tomate y caminaba rápido, cuando por fin llego a la farmacia, la atendió un joven que no dejaba de verle las nalgas y el escote pidiéndole ella las pastillas para su mama, entregándole el joven una caja con las pastillas, poniéndose ella nerviosa al ver que no dejaba de verla descaradamente con ojos lujuriosos , ella le pago y cuando esperaba su cambio el muchacho que tendría unos 22 se salto del mostrador que los separaba y se acerco bastante a ella casi se le pego le tomo la mano y así la mantuvo unos segundos sin soltársela esto hizo que la chica se pusiera mas nerviosa al sentir que la mano del chico estaba muy caliente y que la miraba sin ningún disimulo de una manera que la hizo sentir muy inquieta, se notaba que la desnudaba con la vista, el chico le susurro al oído -Sabes? me pareces una chica muy sexy, estas buenísima, ella se sonrojo. Y sin ninguna vergüenza le miraba su generoso escote la chica con dificultad deslizo su mano de las de el y se dirigió hacia la salida de la farmacia sabia que el joven no le quitaba la vista a su exuberante trasero que lo meneabade un lado a otro, de regreso fue lo mismo le decían de todo tipo de cosas, podía sentir las miradas lascivas de los machos a sus redondas nalgas era una adolescente que exudaba sexualidad como ninguna , los hombres la miraban hipnotizados como se movein de un lado a otro esas nalgotas y como se le marcaba su pequeño bikini a través de la faldita del vestido, era todo un espectáculo para los vecinos admirar a la chamaca. Don Lucas era un hombre moreno, viejo como de 55 años, de 1.70 greñudo una cara horrible y una tremenda barriga, comandaba una banda de asaltantes y secuestradores integrada por otros 3 viejos cincuentones sádicos y viciosos, el viejo Lucas tenia un privado que colindaba con la recamara de Evelin , ahí en la pared que separaba las dos estancias había

un gran espejo de 2 por 2 metros que del lado de la adolescente se veía como un gran espejo normal, pero del lado del privado del viejo era un cristal trasparente donde se veía hasta el mas mínimo detalle de lo que sucedía en la habitación. La colegiala sin saberlo les daba unos tremendos espectáculos al viejo lujurioso de don Lucas y su banda, todas las mañanas se juntaban en el privado para verla levantarse y ver ese tremendo cuerpo virginal apenas cubierto por un diminuto short ,una blusita transparente sin brasier, la veían estirarse y levantarse de la cama se sacaba la blusa y se veía al gran espejo sin imaginar que su intimidad era tremendamente violada, aparecieron unos pechos que parecían sacados de otro cuerpo, firmes, preciosos, carnosos, grandes, la chica se ponía a posar frente al espejo apenas cubierta por el diminuto short los viejos estaban que babeaban se acariciaban las vergas mientras observaban hipnotizados como Evelin se comenzaba a despojar del short lentamente hasta que lo dejo en el piso no traia ropa interior quedando completamente desnuda se veía tremendamente sensual, un lunar se asomaba cerca de su intimidad y otro lo tenia en una de esas tremendas nalgas se veía al espejo y se daba vueltas viéndose los lunares con inocente curiosidad , después toma una toalla y se mete al baño ahí la pierden los viejos . El viejo de don Lucas con la verga ya de fuera y dándose de jalones comento a sus no menos excitados compañeros -que buena esta la chamaca lo que mas me calienta es la cara de nena inocente que tiene que no da con el cuerpo de verdadera hembra que ya esta echando, Anselmo un viejo de 58 años, gordo, calvo y con una cara llena de cicatrices le contesto dándose masajes en la verga –si Lucas la chamaca esta como para meterle la verga toda la vida deberíamos hacer algo para cogernosla ,si le dijo el viejo Lucas en eso estoy pensando ya se nos ocurrirá algo pero de que nos la cojemos todos nos la cojemos eso si que no quepa la menor duda , riendo ruidosamente los demás viejos mientras tomaban cervesa , a los 10 minutos la chica sale del baño envuelta en la toalla, cuando se saca la toalla hace un lindo espectáculo al secarse muy lentamente empezando desde su busto lo hace con una paciencia y con unos movimientos súper delicados, luego le toca secarse sus partes intimas, se le veía muy nítidamente tenia apenas un triangulito de bellos muy finos . Después que termina de secarse comienza a vestirse se pone un diminuto bikini que hacia resaltar mas ese tremendo trasero, enseguida se coloca su sostén sobre esos fabulosos pechos a los cuales todavía no les afectaba la gravedad a pesar de su tamaño, después se puso una minifalda una cuarta arriba de la rodilla que marcaba sus fabulosas caderas, dejando al descubierto sus fuertes y morenas piernas y ya para terminar su blusa ombliguera de esas sin mangas y pegadas al cuerpo quedando al aire su abdomen liso y sin un gramo de grasa, enseñando un generoso escote que dejaba a la vista mas de la mitad de esos tremendos senos, su mama estaba orgullosa de lo bella que era su hija y la animaba a que luciera su cuerpo con ese tipo de prendas ya que ella en su juventud sus padres no le permitían usar las prendas que estaban de moda en aquellos años quedándole una frustración, la chica enseguida salio de la habitación para ir a desayunar y hacer sus deberes escolares ya que asistía a la preparatoria

por las tardes dejando a los viejos lujuriosos despellejándose las vergas por el tremendo espectáculo presenciado. Todas las tardes al dirigirse a su colegio Evelin era esperada por DON Lucas para decirle todo tipo de vulgaridades y como en esa colonia pérdida del mapa no había ley y nadie se atrevía a decirles algo, les tenían temor por que sabían lo sádico que eran. El tipo sonrió mirando con ojos de depravado al verla. -Te acompaño mamita para que no vayas tan sola. La colegiala le tenia mucho miedo al ver ese viejo horrible que la veía lujuriosamente sin disimulo el escote de su blusa. -No gracias señor tratando de caminar apresuradamente. -Pero el viejo se le emparejaba y le decía, estas tan buena que te haría un traje de saliva. La adolescente se ponía roja de vergüenza y trataba de caminar mas rápido para llegar adonde tomaba su bus. -Ándale mamita déjame besarte esos ricos lunares que tienes en tu nalga derecha y en tu rajita. Evelin abría muy grande sus bellos ojos verdes desconcertada al ver que su secreto lo sabia ese viejo, lo volteaba a ver como tratando de saber como es que sabia eso, y apenada caminaba mas rápido con ese viejo pegado a ella diciéndole vulgaridades y media. Hasta que por fin el viejo Lucas la dejo irse viendo como hipnotizado como ese fabuloso trasero cubierto apenas por la minifalda escolar y ese par de hermosas piernas se perdían en la distancia, acercándose el viejo Anselmo que había presenciado todo y diciéndole. -No se como le vamos hacer pero tenemos que cogernos a esta chamaca ya no aguanto Anselmo, todas las noches me imagino cogiendola por todos lados me tiene loco. Si lo se todos los de la banda estamos así como tu Lucas pero ya tendremos una oportunidad y de verdad te digo no la desaprovecharemos, alejándose rumbo a la cantina a seguirse emborrachando y cavilando en la tremenda colegiala. El viejo Lucas se le ocurrió la idea de conseguir una cámara de video para filmar a la colegiala en su recamara y sacar provecho luego de la película y así lo hizo instalo la cámara con tripie y comenzó a filmarla constantemente. Así transcurría esta misma rutina todo los días los viejos espiando a la chamaca y molestándola cuando se dirigía su escuela, solo descansaba de estos viejos la chica cuando su mama estaba los fines de semana con ella o cuando don Benito la acompañaba, pero esto no podía ser muy seguido debido a que el anciano jubilado trabajaba de velador en una compañía, pero algo vino a suceder un miércoles por la mañana que vino a sellar la suerte de la hermosa colegiala. El miércoles por la mañana al despertar la chica sintió húmeda su rajadita, debido al tremendo desarrollo de su cuerpo que por naturaleza ya pedía sexo, esto por que su mama nunca la oriento sobre estos temas pensando erróneamente que se podia descarriar la chica, creciendo entonces siendo una ignorante total en cosas del sexo, noto que su rajita estaba húmeda se toco para comprobarlo y cuando se rozo su entre pierna sintió un extraño escalofrió; fue una sensación muy agradable, así que se siguió tocando a los pocos minutos su respiración era mucho mas agitada y sus dedos estaban bañados con el flujo de su entrepierna; no sabia bien que estaba pasando en su cuerpo, Con una mano exploraba su entre pierna y con la otra apretaba sus tetas, tenia los pezones erectos y sentía desesperación por abrir las piernas lo más posible. . Hubo un

momento en que algo se apodero de ella, ya no podía parar; aunque le dolía no podía dejar de apretarse sus tetas con fuerza, de pronto una fuerte sensación de éxtasis invadió su cuerpo; llevo sus dos manos a su conchita; cerró bruscamente las piernas y se apretó, quedando de lado convulsionándose y aguantando las ganas de gritar; mordió la almohada y aguanto hasta que por fin paso y quedo rendida en su cama. Los viejos estaban boquiabiertos por lo que acababan de presenciar viendo esa tremenda masturbada que se acaba de dar Evelin , reaccionando primero el viejo Lucas murmurando esperen aquí y verán lo que sucederá levantándose del asiento aun con la verga dura como un fierro y diciendo -esta zorrita ya se paso de la raya nada mas nos calienta y nos deja así, si quiere verga verga tendra. Dándose la vuelta y llegando al departamento de la chica, siendo un mal viviente toda su vida no le costo trabajo forzar la cerradura del departamento de Evelin penetrando a la estancia y dirigiéndose a la habitación de la chica. Entro sigilosamente al cuarto y le puso seguro a la puerta de la habitación viendo primero en la cama la ropa limpia de la colegiala, dándose cuenta que se estaba bañando, se parapeto detrás de la puerta del baño para que la chica al salir no notara de momento su presencia. Poco después la chica salia del baño envuelta en una toalla y sin nada abajo secándose el cabello con la mirada hacia el piso sin imaginarse lo que esta por suceder, volteo a verse en el gran espejo al mismo tiempo que la toalla caía al piso dejando su tremendo y virginal cuerpo completamente desnudo dando un grito ahogado de horror y abriendo completamente sus bellos ojos verdes al notar en el reflejo del espejo la presencia del viejo Lucas a sus espaldas a escasos 2 metros mirándola con una sonrisa dejando ver una hilera de dientes podridos y acariciándose la verga que tenia una tremenda erección. -hola mamita que sabrosa te ves así desnuda, la chica con sus manos trataba de taparse sus senos y su intimidad ante la risa del viejo. La chica sin voltearse viendo al viejo a través del espejo con voz asustada y roja de vergüenza por que nadie la había visto sin ropa pregunto al viejo, viéndolo a traves del gran espejo. -qu..e qu..e , desea señor que quiere. El viejo acercándose a la asustada chica acariciándose la verga se podía ver la tremenda empalmada por la delgada tela de la bermuda, sin quitar la vista de ese fabuloso trasero ya que la chica seguía de espaldas a el, observaba sus grandes y bien proporcionadas nalgas, carnosas y sin rastros de estrías ni celulitis, completamente limpias y deseables con gotitas de agua que resbalaban lentamente haciendo que la vista fuese tremendamente sensual. -Que culo soberbio es un culazo descomunal decía el viejo viéndole las nalgotas y acercándose mas lentamente a la asustada chica, extasiado por sus tremendas redondeces, no titubeó al estar junto a ella, tomándola decididamente por detrás, – que lindo cuerpo tienes , susurró desde atrás al oído y al instante la adolescente sintió los velludos brazos del viejo que pasaban entre medio de los de ella y su cuerpo pasando por debajo de las axilas el viejo olía a demonio, algo asqueroso mezcla de licor y sudor a continuación bajo sus manos por su breve cintura sintiendo la suavidad desquiciante de esa juvenil piel y comenzó a subirlas lentamente esas

manos sucias llenas de callos por el abdomen de la colegiala hasta llegar al gran premio sus formidables y nunca manoseadas tetas las empezó acariciar desde su base recorriendo todo su contorno sintiendo su dureza y suavidad para después estrujar las dos al mismo tiempo el viejo apoyaba su verga durísima sobre las nalgotas de la nena y comenzó a puntearla sentía un cosquilleo desquiciante en la verga al sentir su curvatura y dureza, experimentaba una placida sensación de esas ricas y duras nalgas tallaba y tallaba su vergota moviendo su cadera con enérgico ímpetu, levantando por momentos levemente ese tremendo trasero de ese bombón de chamaca por momentos las nalgotas de la chica atrapaban la palpitante y excitada verga del viejo la sentía claramente por que el viejo llevaba una bermuda de pans don Lucas sentía como ese apetitoso trasero lo trasportaba al cielo, la adolescente no decía nada solo cerraba los ojos y sus tetas subían y bajaban al ritmo de su respiración que comenzaba hacer mas rápida. -Que buenas tetas tienes, comenzó a apretar los pechos con pasión, los amasaba fuertemente murmurándole al oído que estaban grandes y firmes, al mismo tiempo que empezó a puntear con más fuerza, sus manos le apretaban los pechos y su cuerpo le apretaba la cintura, para conservar su bulto a la altura de las nalgotas, la chica comenzaba a sentirse inquieta por la morbosa situación ya que nunca había tenido novio y menos ser manoseada como lo estaba haciendo ese viejo. —Noo…noo…suélteme por favor musitó la adolescente tratando de apartarse, con sus finas y delicadas manos las manos del viejo que le masajeaba las tetas pero el viejo le mordió una oreja diciéndole. -Quieta mamacita si no cooperas te mato sacando una navaja del bolsillo de su bermuda y poniéndosela al cuello a la colegiala que sin mas dejo de ofrecer resistencia por el miedo y dejo al viejo libre a sus anchas para que hiciera con ella lo que quisiera solo resistiéndose con su voz, este al darse cuenta de la sumisión de la chica arrecio en las caricias, Evelin temblaba ,el viejo le lengüeteada la oreja con esa asquerosa boca llena de barbas con varias semanas sin rasurar, la chica sentía escalofríos al mismo tiempo que no dejaba de estrujar esos pechos con ambas manos palmo las enormes tetas de evelin eran demasiado aun para sus manos, con una mano el viejo la agarraba cada una de sus tetasas mientras con la otra exploraba todo el cuerpo de la adolescente, presionando su excitada y palpitante verga contra las nalgotas juveniles. El viejo acariciaba su abdomen de la nena sus callosas manos sentían la piel erizada mientras su experimentada lengua se introducía en su oreja haciendo círculos que la llenaban de escalofríos, para después subir sus manos y atrapar el hinchadísimo pezón y darle suaves masajes con los dedos, la chica solo cerraba sus ojos e inclinaba su cabeza hacia atrás, el viejo tomo una de sus manos de la nena y la dirigió a su palpitante verga se lo tocaba y se lo apretaba suavemente sobre el pans sintiendo su dureza. -Por favor. no… no….no por favor…déjeme..déjeme…decía la chica incapaz de oponerse al viejo por el terror que le provocaba, su respiración se comenzó agitar, el viejo sentía como su piel se estremecía y se erizaba con el roce de sus dedos. Entonces el viejo se dio la vuelta quedando de frente a ella quedaban casi a la misma altura por ser Evelin algo alta siendo una ventaja

mas al no tener que agacharse mucho para disfrutase ese cuerpo. La colegiala paralizada por el miedo no reaccionaba por que estaba aterrada deja que el viejo hiciera todo lo quisiera con ella , la lengua del viejo, ávida de placer, recorrió el interior de la virgen boca mientras hacia el reconocimiento bucal el viejo comenzó a sobarle la espalda y la fue bajando hasta que la agarro por la nalgas y la atrajo hacia el para que sintiera su bultote apretaba esos preciosos cachetes con las dos manos sintiendo su duresa y suavidad ,su lengua experta recorrió el cuello bajando a sus hinchados pezones que se erizaron cuando aquel hombre los comenzó a mamar golosamente, consiguiendo que tuviera unos escalofríos de placer que hicieron que la entrepierna de la colegiala se humedeciera. AAAhhhhhh, déjeme don Lucas…uuuuyyyy….por favor gemía ella sólo cerró sus ojos y su respiración se agitaba, oleadas de placer se sucedían en su cuerpo,don Lucas viejo zorro en estas cuestiones sabia que la chica no aguantaría con tantas sensaciones placenteras y que solo era cuestión de tiempo para que se entregara toda -no,no me haga esto gemía la colegiala su voz era un susurro apenas oíble. -El viejo estaba en la gloria ni en sus años de juventud tuvo un cuerpo como de esta chica, que emanaba un aroma limpio a joven virginal, estrujaba y mamaba como un poseído esas tremendas tetas que tantas veces las había soñado y que por fin las tenia en sus manos y boca, la chica se retorcía al sentir sensaciones que nunca había sentido. -Por favor. no… no….no por favor…déjeme..déjeme.. dijo con voz temblorosa Evelin cada ves mas débil. – haa que rica sabes hueles bien rico mamita estas mucho mejor de lo que me imagine le decia el viejo para después besarla asquerosamente en la boca y apretarle el culote. Evelin miró hacia arriba con las lágrimas rodando por su mejillas, suplicando! -por favor déjeme ya deténgase don Lucas , en su ignorancia sabia que lo que hacían era algo prohibido pero no podía detenerse primero por que el viejo la tenia amenazada y segundo por que su cuerpo se entregaba cada ves mas a esas placenteras sensaciones nunca antes sentidas. – le decía cosas al oído como oohh mamazota estas bien buena, que duras las tienes, la colegiala temblaba como un pollo mojado. No dejaba de mamarle esos tremendos pechos golosamente los pezones eran de un rico color oscuro hinchados por la excitación lo que le provocaba unos escalofríos tremendos por todo el cuerpo de la chica, mientras sus manos acariciaban y estrujaban ese trasero firme, redondo, carnoso,- que divina que estás tiernita y durita decía el viejo ni en el mejor congal de la ciudad encontraría una puta tan sabrosa como tu. Basss…taaa. Porrr faaa…vooor suplicaba la chica entre jadeos, muy a su pesar el aliento del macho le enervaba los sentidos un rico cosquilleo desquiciante empezó a recorrer una y otra ves su rajita, sentía como una corriente eléctrica por todo su cuerpo, el viejo suspiraba de gusto estaba dándose el agasajo de su vida, hilos de saliva bajaban por la erizada piel de la nena desde los pechos hasta su abdomen, el placer que la colegiala sentía en ese momento hizo que su mente se le nublara estaba perdiendo la batalla contra su mismo cuerpo el placer superaba la razón; se mordía los labios para no gritar de placer. Entre tanto el viejo sobaba ese tremendo trasero, mientras mamaba los pechazos de la nena con esa boca

llena de dientes podridos, manos y bocas le hacían falta al viejo al no darse abasto con tanta carne fresca, el viejo sabia que no tardaría la chica en perder la razón y así fue, de pronto la nena dio un gemido. – aaaaaaaaaahh aaaaaaaaaaahhh y arqueo la cintura meneándose por instinto e inclinando la cabeza hacia atrás introduciendo sus manos en la sucia melena del viejo atrayéndolo mas a sus fabulosos pechos fue en ese momento que toda su resistencia, si tenía alguna, se desmoronó por completo, el viejo al darse cuenta hundió mas su horrible rostro entre los tremendos globos de carne dispuesto a seguir gozando a la chamaca, ella cerro sus ojos y mordió su labio inferior. Lamía apretaba mamaba mientras ella se retorcía de placer completamente entregada ya, acariciaba con sus finos dedos suavemente la parte posterior de la cabeza del viejo mientras este le comía las tetas, la chica susurro -don Lucas mee da pena con usted. El viejo solo le dijo-te gusta mamita, mientras pasaba su lengua asquerosa por una de las tetas para enseguida volver a mamarsela. -aaahhhh…aaahhhh…aaaaahhhhh siiiii contesto la chamaca entre jadeos y suspiros, la chica sentía intensos escalofríos que le recorrían la suave piel por que el viejo le lengüeteaba y mordía los pezones con esa boca barbuda que hacían que se retorciera de placer arqueando la cintura al máximo se aferraba a la cabeza del viejo contra sus turgentes y duras tetasas, estaba sumergida en un mar de caricias, lamidas, opresiones y mordidas cerraba sus ojos dejándose llevar, la golosa y barbuda boca del viejo que mamaba sin descanso y la colegiala sentía morir de placer por esa lengua rasposa que hacia las delicias de sus pezones, ella estaba haciendo toda clase de gemidos, -ahhhhhhhffff ahhhh ahhhh ahhgggggggg. El viejo entonces la tomo entre sus brazos cargándola como si fueran recién casados sin dejar de besar esa rica boquita que con esos gruesos labios lo hacían perder la razón metía su asquerosa lengua que olía a licor y a tabaco llenando de babas la boca de la chica, ella paso sus brazos por la nuca del viejo y se dejo llevar por el rumbo a la cama, el viejo ya estaba dispuesto a desvirgar a esa fabulosa colegiala, parecía que todo estaba perdido para Evelin totalmente entregada a ese horroroso viejo para que la desvirgara debido a su inexperiencia en cuestiones sexuales. La tendió cuan larga es en la cama, la chamaca tenia los ojos semicerrados por la tremenda excitación que tenia, el viejo volteo al espejo e hizo una seña con su dedo pulgar a su banda que seguramente filmaban y se masturbaban con el espectáculo, frotándose las manos se dispuso continuar con el fabuloso agasajo que se estaba dando. Don Lucas entonces se despojo de la camisa lentamente sabiendo que tenia todo el tiempo del mundo al no regresar la mama de la chica hasta el sábado, dejando ver esa tremenda barriga asquerosa y llena de vellos canosos, tenia los ojos rojos por la tremenda excitación. El viejo comenzó a besarle los pies a la adolescente y lentamente ir subiendo por esas tremendas piernas sin despegar esa boca barbuda lentamente fue subiendo, la chica suspiraba hasta llegar a su preciosa intimidad coronada apenas con un caminito de bellos muy finos coloco una de las piernas de la chica sobre su espalda para poder dedearle el ano también y clavo la cabeza dándole de lengüetazos a la virginal panochita. – Aahhh…dios… aahhhmmm…Jadeaba Evelin

arqueando la cintura, el viejo le agarraba las nalgas y trataba de meter sus dedos en el ano de la chica al mismo tiempo que le seguía mamando su panocha, Evelin tenia la respiración agitadísima se le podía oír -Aahhh..ahhhh….aahhggg Gritaba Evelin mordiéndose la mano. Pero el viejo no paraba de chuparle la vagina, cada vez más rápido. Evelin se retorcía en la cama, tratando de no gritar. Le rodeaba la cabeza al viejo con su pierna que tenia en la espalda del viejo y le apretaba la cabeza contra su rajita, queriéndose meter la lengua de el mas y mas adentro -Mmmm…aaaaaaahhh…aahhh los jadeos de Evelin eran enloquecedores. La cola de la chica estaba muy cerradita no podía el viejo meterle el dedo en el ano para dedearla así que le saco los dedos los metió en su panochita de la nena que estaba muy húmeda y volvió a la carga en su cerradito ano , presionaba con sus sucios y callosos dedos el virginal anillo hasta que cedió y la penetro con su dedo de en medio de la mano y después con dos dedos comenzó un mete saca sin parar , su larga y experimentada lengua la metía hasta encontrar sitios placenteros de la colegiala quien no dejaba de retorcerse y de gemir. -Aahh… huufff… aahhhh.. Su respiración se aceleraba, sentía olas de calor y placer que se expandían desde su zona pélvica hacia todo el resto de su cuerpo. Ella gozaba doblemente, al sentir la penetración en su ano, y el cosquilleo placentero que le provocaban esa larga lengua en su rajita, la colegiala no dejaba de arquear la espalda y de cerrar sus manos sobre la sabana presa de un placer que nunca había sentido, el viejo no paraba de mamar con avidez el clítoris estremeciendo a la colegiala -ahhhh papi que riiiiiico ahhhhhh papi, la situación había hecho perder la cabeza al viejo toda su lujuria estaba completamente fuera de control , no era para menos la experiencia era totalmente enajenante. La colegiala gritaba y se contorsionaba ya que el viejo internaba tan profundamente como podía su experimentada lengua y la agitaba en ese hirviente interior –ahhhhhhhffff ahhhh!! ahhhh ahhgggggggg gemia la chamaca su cuerpo estaba completamente poseído por el placer. El cuerpo de Evelin respondía a estos estímulos se movía hacia adelante y hacia atras, inconcientemente, tratando de hundir su vagina ardiente en lo mas profundo de la boca del viejo la cual emitía unos excitantes ruidos de succión con la boca, señal de que estaba tragandose todos sus flujos, aaaaahhhhhhh luuuuccaassss papi uyyyyyyyyyyyyyyyyyy. Afuera del departamento de Evelin sucedía que llegaba don Benito y una vecina con cara de preocupación le decía que había visto al viejo Lucas introducirse al departamento de la colegiala, dejando las bolsas inmediatamente el jubilado y subió corriendo por las escaleras, como tenia llaves del departamento de la chica se introdujo y fue directo a la habitación de la chica tratando de abrirla y al ver que tenia seguro hablando fuertemente y golpenado la puerta dijo. Evi (así le decía de cariño) estas bien hija ábreme la puerta. Fue como un balde de agua fría para la pareja la, chica reaccionando como impulsada por un resorte se safo de los brazos del viejo y comenzó a vestirse apresuradamente, volviéndole la cordura de inmediato. El viejo golpeo con sus puños la cama por la frustración de no seguir agasajándose a ese tremendo y virginal cuerpo. -Me lleva la chin…

decía por que tenia que venir ese pin…. viejo ahorita, incorporándose de la cama se comenzó a poner su apestosa playera dándose cuenta que la fiesta se había terminado quedándose aun con la verga una tremenda erección se le veía claramente en su bermuda completamente empalmada, tomo entonces a la colegiala por el cuello y amenazandola le dijo. -Cuidadito y dices una palabra de esto pendeja por que vengo y te mato tu me conoces y sabes de lo que soy capas de hacer, asintiendo con la cabeza la chica -Le diras a este viejo metiche que se te descompuso el baño y vine a ver que le sucedia entendido -siiiii contestaba Evelin con ojos de miedo Continuara.

EVELIN POR SERGIO 01/04/2007 EVELIN 02 La adolescente aun agitada se vestía apresurada con una blusita y un short, enseguida le quito el seguro a la puerta de su habitación y la abrió, entrando don Benito poniendo una cara de furia al ver al viejo Lucas que lo observaba con una sonrisa descarada, Evelin se veía con el pelo totalmente revuelto nerviosas, asustada con la respiración agitada y la cara muy roja. -Pero que demonios hace aquí usted pregunto el jubilado a don Lucas. -No se sulfure abuelo vine arreglar una fuga de agua que tenia el baño de esta preciosura y ya quedo solucionado y como no tengo mas que hacer aquí me retiro volteando a ver a la chica y diciéndole –hasta luego mi reina ya sabes cuando tengas otra fuga me llamas y yo te la arreglo, saliendo enseguida el viejo lujurioso de la habitación con una sonora carcajada. Don Benito se dirigió a la chica –que paso Evi que te hizo ese desgraciado dime y en este momento le arreglo las cuentas, pero la adolescente le tenia un enorme miedo al viejo Lucas y solo balbuceo –no abuelito no paso nada así sucedieron las cosas como el dijo tenia una inundación en el baño por una fuga de agua y don Lucas amablemente vino y la arreglo. Don Benito la miro cariñosamente sabiendo que la chica le mentía y le dijo. -Hija si más adelante me quieres decir realmente que paso te escuchare siempre tendrás mi apoyo y mi cariño abrasándola tiernamente saliendo enseguida de la habitación y se fue a su departamento. Evelin cerro la puerta de su habitación y se tiro a su cama con las palmas de las manos en su cara y comenzó a llorar sacando toda la tensión acumulada por la situación que había vivido con el viejo lujurioso y por que casi los descubría Don Benito en una situación comprometedora sentía vergüenza y asco al recordar como el viejo la acaricio, la beso y mamo su escultural cuerpo desnudo, no dándose cuenta se quedo dormida completamente agotada. Al rato la despertaron unos golpes de alguien que clavaba algo con un martillo volteo a ver el reloj vio que se había quedado dormida poco mas de una hora, se asomo afuera a ver que sucedía y vio a don Benito clavando algo en la puerta del

departamento y acercándose le pregunto que sucedía, el jubilado le explico que estaba colocando una base de metal para un grueso madero que atravesara toda la puerta y así estaría mas segura, por si alguien trataba de forzar la puerta. Ya mas tranquila la chica se dirigió a su habitación para darse un baño e irse a la escuela cuando se quito su ropa y se vio en el espejo del baño se dio cuenta asustada que tenia los pezones totalmente amoratados, sus pechos llenos de marcas y mordidas sentía un desagradable olor a sudor y a sexo del viejo Lucas y comenzó a sollozar de nuevo un rato para después bañarse y se vistió con una blusa amplia de su mama ocultando y disimulando los moretones de sus senos. El viejo Lucas quien ya se encontraba en su privado con el resto de la banda bebiendo una cerveza comentaba – como fue a llegar ese pinché viejo cuando ya estaba por cogerme esa apetitosa palomita me dejo mas caliente que el infierno tengo una erección en la verga como nunca, el viejo Anselmo dijo- si compadre tuviste en tus manos la mejor vieja que existe en esta colonia por poco te la coges nosotros aquí nos despellejábamos las vergas viéndote en acción pero tuvo que llegar ese viejo metiche. -Si compadre ahora tengo un dolor en los huevos que no se me quita y la verga dura como un fierro , dirigiéndose a Castulo un viejo de 58 años de raza negra le dijo –ve a la cantina y tráeme a la Micaela, el viejo Lucas debajo de su privado tenia una cantina de mala muerte donde trabajaban unas prostitutas vendiéndose al mejor postor una de estas era la Micaela al rato llego la Micaela era una mujer ya de 43 años algo pasada de peso morena con piernas llenas de celulitis una cara que ya se le veían los estragos de toda una vida de desvelos unos senos completamente caídos oliendo a licor y mascando un chicle. -Hola mi rey para que soy buena dijo la Micaela al viejo Lucas. -Para que mas para sacarme la leche de la verga jajajjj dijo Lucas. -Si mi rey ya sabes que esa es mi especialidad a ver ustedes bola de estorbos váyanse a ver si ya puso la cochina jajajaj dijo la mujer , saliendo los demas dejando solos a la pareja , la mujer deslizo su vestido quedando desnuda no traía ropa interior tenia un vientre abultado los senos completamente flácidos las piernas flacas nada que ver con la despampanante Evelin la mujer se acostó en un colchón viejo y abrió las piernas esperando al viejo , este se quito su bermuda y con la verga totalmente dura la penetro la mujer ni se inmuto seguía mascando su chicle acostumbrada a esas situaciones, el viejo Lucas la cogia con rapidez imaginando en su mente que era Evelin no tardando ni 5 minutos cuando se vino a borbotones dejando a la Micaela completamente batida de ese espeso semen. -Lárgate a seguir trabajando, le dijo el viejo la Micaela se incorporo, se vistió de nuevo y salio del privado el viejo se quedo ahí solo tomando cerveza y pensando en la adolescente no había experimentado nunca una atracción física tan irresistible como la que sentía por Evelin acostumbrado a tomar todo lo que deseaba sentía rabia al pensar en la apetecible palomita que tuvo en sus brazos y que se le escapo, cavilaba en ella cuando sonó su teléfono y se le dibujo una sonrisa al oír lo que le decían del otro lado del auricular, llamo al resto de la banda y les dijo. Muchachos prepárense tenemos trabajo me llamo nuestro contacto el objetivo ya esta listo salimos esta misma noche para allá, revisen el carro ya

que es un viaje largo de 10 horas, Anselmo le dijo- y que pasara con la palomita del cuarto 12(refiriéndose a Evelin), ese asunto tendrá que esperar hasta que regresemos nuestros negocios no pueden esperar así que preparen todo partimos hoy en la noche, don Lucas y su banda secuestraban personas adineradas de distintos puntos del país tenían un socio que se encargaba de estudiar a las victimas y cuando la situación era propicia entraban en acción esa misma noche partieron para efectuar su trabajo. Al otro día la adolescente salio con temor a la calle por miedo de encontrase al viejo Lucas pero respiro aliviada cuando una vecina le comento que los había visto partir con muchas maletas una noche antes respirando aliviada la jovencita y tratando de llevar su vida como antes de que sucediera lo que paso cuando casi la violan pero estaba muy equivocada de ahí en adelante ya nada seria igual. Una noche que ya estaba acostada en la oscuridad de su recamara vestida solamente con un diminuto bikini, ya profundamente dormida comenzó a tener un sueño húmedo se acariciaba su escultural cuerpo entre sueños sus manos recorrían sus turgentes senos apretando los duros pezones comenzó a soñar en la morbosa situación que había sucedido en esa recamara,como flashasos venían a su mente los momentos vividos con el viejo Lucas sentía esas manos ansiosas que acariciaban y estrujaban su fabuloso trasero y esa boca que mamaba golosa sus turgentes pechos haciéndola estremecer y humedecerse en su rajita su mano estrujaba sus duros pechos y con la otra mano hacia círculos en su ombligo todo esto con el viejo Lucas en su mente en acción bajo mas una de sus manos y la metió por dentro del bikini hasta que encontró su virginal rajita ya húmeda con sus dedos estimulaba su clítoris ya hinchado de deseo arqueando su cuerpo sus hábiles e inquietas manos, no dejaron ni un rincón del excitado cuerpo sin recorrer, despertando en cada rincón de la suave piel el deseo y la pasión que escondía su joven y apasionado cuerpo, teniendo varios orgasmos despertó sobresaltada y excitada todavía jadeando empezó a respirar profundamente tratando de controlarse y quedo profundamente dormida de nuevo. Al otro día se mostraba sorprendida al recordar la masturbación y se desconcertaba al recordar que el viejo dominaba su sueño húmedo se hizo a la idea que era una locura y que no volvería a suceder, en eso se equivocaba cada noche el viejo regresaría en deliciosos sueños húmedos no pudiendo evitarlo gozando de deliciosos orgasmos cada noche. Evelin regreso a la normalidad de su vida al no encontrarse Lucas y la demás banda que siempre la molestaban, un día como siempre se dirigía tomar su bus para ir a su escuela caminaba contoneando las caderas deliciosamente, traía puesto su precioso y muy sexy uniforme escolar, una blusa blanca de esas sin mangas y pegada al cuerpo que revelaban un abdomen liso y sin un gramo de grasa, enseñando un generoso escote mas de la mitad de ese par de mamables melones y para completar el cuadro una cortisima minifalda enseñando sus turgentes y potentes piernas y su trasero redondo, carnoso y respingón ,se veía tremendamente sensual con ese andar tan cadencioso era una adolescente que exudaba sexualidad por todo los poros no había hombre que pasara por su lado sin voltear a ver ese

carnoso trasero,Evelin aun estudiaba el bachillerato, pero parecía ya toda una universitaria, levantaba piropos de admiración y vulgares también no tomándolos en cuenta la chica siguiendo su cadencioso andar. Evelin era un verdadero bocado, tan linda, tan joven, tan ingenua y los machos trataban de imaginársela desnuda se excitaban viéndola andar, la chica venia cavilando en sus pensamientos las cosas que tenia que hacer en la escuela ese día no viendo al chico de la farmacia que barría la banqueta quien no podía dejar de apreciar el delicioso volumen de sus pechos , se la imaginaba desnuda en la cama , la imagen era insoportable tenia que tocar y acariciar esa piel o se volvería loco, al ver que se dirigía hacia el la abordo. -Hola como estas preciosa la chica lo volteo a ver y con coquetería femenina le brinda una sonrisa agradable y le contesto –bien gracias, ella veía que los ardientes ojos oscuros del chico tenían una forma muy especial de mirarla y eso le agrado , entonces ella bajo la mirada se sentía cohibida ante la mirada del chico -por que no me miras me tienes miedo?- es que no te conozco le contesto sonrojada de la cara ,- si tienes razón discúlpame me llamo Rodrigo para servirte preciosa y le extendió la mano ella se la tomo y sintió su varonil mano que le apretaba suave y delicada al mismo tiempo su fina mano, el chico hubiera querido eternizar el momento con tal de prolongar la cercanía de la joven , la chica estaba recién bañada su lacio cabello caía sobre sus hombros , toda ella despedía un delicioso olor a jabón. -Ya que no somos unos desconocidos espero que algún día me aceptes una invitación a salir le dijo el chico contestándole ella -no creo que se pueda no me dejan salir sola sin permiso pero a lo mejor un día si le dijo ella a el no dejando que el chico fuera a perder las esperanzas totalmente despidiéndose de ella con un beso en la mejilla dirigiéndose a su escuela. A partir de ese día Evelin se detenía unos momentos a platicar con el chico cuando se dirigía a su escuela le agradaba su amena platica la hacia reír mucho y se dio cuenta que le gustaba mucho, comparaba a Rodrigo con el viejo Lucas y se daba cuenta que eran diametralmente opuestos el era un caballero la trataba con delicadeza y le daba finas atenciones y no como el viejo desagradable y vulgar , en las noches cuando estaba en sus sueños húmedos poco a poco fue desapareciendo la figura del viejo y fue tomándola Rodrigo pasando agradables momentos en sus sueños con el. Evelin vivía en un mundo color de rosa debido a que su madre no le permitía salir a ningún lado cuando no tenia que hacer en su casa se dedicaba a ver telenovelas toda la mañana imaginando que ella era la protagonista y que su príncipe azul velaba por ella y la amaba ,admiraba a las actrices de las novelas y ansiaba ser como ellas era su sueño ser actriz, por eso un día que vio en la escuela una convocatoria para un grupo de teatro experimental que se formaría se emociono mucho y fue por un formulario y lo lleno con sus datos , imaginándose que ese era el principio de una exitosa carrera . El maestro que dirigía ese programa teatral era un enfermo sexual que cuanta alumna caía en sus garras se aprovechaba de ella siendo todo eso del teatro solo pretextos para mantenerse cerca de las colegialas que lo volvían loco, había sido corrido ya de varias escuelas en otro estado por las quejas de las alumnas de las que se había querido aprovechar pero como

tenia mucha labia llego a esa escuela donde nadie la conocía convenciendo al director de poner en marcha ese programa, era un tipo muy desagradable físicamente se llamaba profesor Tulio era como de 56 años barrigón, calvo, y con unos ojos saltones que le hacían desagradable para cualquier mujer, lo que no tenia físicamente agradable lo tenia en labia, tenia una tremenda labia para envolver a sus victimas. Evelin era de las más bonita y de las más desarrollada físicamente de todo el plantel maestros y alumnos la veían con deseo y admiración , a los dos días la chica vio que salio una lista para los castings dándose cuenta que le tocaría un viernes después de la clase de educación física que era la ultima ya para salir de la escuela, ese día los de su clase podrían usar la alberca después de la clase de física llevando bajo sus ropas su traje de baño , cuando llego ese día la chica se sentía muy acalorada por lo que al terminar la clase de educación física al igual que sus compañeros de despojo de sus ropas quedando ella en un diminuto bikini, uno de esos que consiste en un tanga en la parte inferior y la parte de arriba consistía en dos pequeñísimos triangulitos que casi no lograban taparla y unidos por unas finísimas tiras de tela, los chiflidos y los piropos no dejaron de escucharse a continuación se veía soberbia todos los hombres parecían perros, aullaban, silbaban y gritaban como enajenados; hasta le dio un poco de miedo se metió al agua colorada de la cara por la vergüenza que luego se le paso al jugar con sus compañeras con un balón , al rato se dio cuenta que se acercaba la hora de su casting y se salio del agua, su cuerpo perfecto emergió del agua, mojado, húmedo, como si fuera una sirena, su figura semidesnuda se dibujaba perfecta se fue envuelta en la toalla al vestidor, y ya no se puso nada en la parte de arriba solo se fue con el sujetador del traje de baño donde se marcaban sus duros pezones, y una minifalda cortísima y abierta saliendo apresurada al famoso casting al llegar se dio cuenta por la ventana que estaba otra chica en la oficina del profesor Tulio , después de un momento salio la chica que estaba antes de ella con una cara enojadísima y azoto la puerta diciendo –viejo estupido,Evelin se quedo ahí hasta que oyó la vos aguardientosa del profesor diciendo que pase la siguiente. Evelin al traspasar la puerta se quedo extasiada viendo a la pared al profesor Tulio retratado con famosos actores y actrices que veía en sus telenovelas , no sabiendo la chica que todo era un truco de fotomontaje para deslumbrar a jóvenes inocentes e ingenuas como ella y conseguir sus sucios propósitos. -Pásale preciosa le dijo el viejo sentado detrás de su escritorio comiéndosela con los ojos , se levanto y dirigiéndose a Evelin le dijo –mucho gusto en conocerte linda, ella le devolvió el saludo no dejando de ver las fotos en la pared de la oficina el viejo a continuación le dijo yo descubrí a todas esas estrellas de hoy de la televisión soy un descubridor nato de talentos ellas fueron como tu cuando comenzaron solo unas colegialas pero yo las forme y ahora me agradecen mucho el hecho de que por mi están en el estrellato, la chica estaba extasiada pensaba que por fin su sueño se haría realidad, -mira nena un par de piernas y un rostro agradable es suficiente para empezar ….anda cuéntame cuales son tus aspiraciones le decía el profesor quien la oía sin oírla mas atento a las formidables redondeces de la escultural colegiala. El viejo le dijo ven

vamos a ver que tan buena eres si tienes madera lo vio dirigirse a las cortinas y cerrarlas quedando semi oscura la oficina veía que la mirada del viejo traspasaban su poca ropa que llevaba se sentía desnuda delante de el en ese momento se arrepintió no haberse vestido un poco mas debido a las prisas de que se le hacia tarde para el casting –vamos hacer una prueba de dos amantes quiero ver si tienes pasión y aptitud para el papel de chica que estoy buscando tienes que actuar como una amante que espera ansiosamente a su hombre y al verlo da rienda suelta a su pasión guardada se natural solo déjate llevar, el viejo se acerco a la nerviosa chica veía en esa mirada del profesor Tulio la misma ansiedad y lujuria del ya casi olvidado viejo Lucas acercándose a la colegiala ,Evelin sentía miedo y repugncia por ese hombre obeso ,calvo y con esos ojos saltones como de sapo que le miraba el busto y las piernas descaradamente. Ella bajo sus parpados para evitar esa quemante mirada tomando a Evelin por su breve cintura la beso en los labios al contacto de esa ardiente boca ella lo rechazo empujándolo-pero que demonios te pasa quieres o no quieres ser una estrella de televisión si no quieres puedes retirarte y no me hagas mas perder mi tiempo dijo el profesor presionándola psicológicamente , Evelin en su ingenuidad pensaba que esa era una oportunidad única para cumplir sus sueño y dócil y mansa se dirigió al viejo disculpándose -lo siento profesor no volverá a suceder continuemos de nuevo. Esa actitud envalentono mas al viejo al mirarla el lujurioso profesor sonríe con su boca llena de babas por el bocado que estaba ahí a su disposición y le dice con aquella cara de sádico –eres una jovencita muy linda ella tenia la mirada en el piso, el viejo la tomo por el mentón y alzo su hermosa cara acercando su babeante boca a la de ella y besándole los hermosos labios asquerosamente tomo los brazos de ella y los paso alrededor de su cuello mientras el la estrechaba por la breve cintura. Los dos se fundieron en un largo y prolongado beso de lengua como si fueran novios, el viejo al tenerla tomada por su breve cintura la pegaba a el sintiendo la deliciosa suavidad y dureza de la escultural adolescente, estrechaba mas ese turgente cuerpo , el viejo tenia mal aliento y sus bigotes le picaban los labios a la chica mientras la lengua de Evelin tenia una lucha intensa con la lengua pegajosa y húmeda del fogoso profesor , su aliento era a alcohol , tabaco, ajo y aliento de viejo. Ella callada, dócil y sumisa, se dejaba hacer todo lo que quisiera el lujurioso profesor no quería volver a contradecirlo y perder su oportunidad de llegar hacer actriz, estaba temblando, notaba como su cuerpo era un manojo de nervios sus mejillas encendidas delataban su turbación el viejo con sus manos recorría la suave y desnuda espalda de la nena (recuerden que ella solo estaba vestida con el pequeño sujetador de su traje de baño y una cortisima minifalda) – mmmm….tienes una piel suave como de bebe le decía al oído el lujurioso maestro, como ventosas las manos del viejo se incrustaban en el apetecible cuerpo de la jovencita. Cada caricia del sudoroso viejo empezaba en la espalda y la terminaba en el fabuloso trasero de la hermosa y juvenil adolescente, no dudaba el fogoso viejo en apretar ese par de nalgas duras y llenas de carne, sus manos ansiosas y sudorosas recorrían el escultural cuerpo como si quisiera remodelarlo, -que ricos

cachetes tienes preciosa, dijo el viejo al tiempo que sobaba obscenamente las juveniles nalgotas, en una de esas que estrujaba el carnoso trasero el viejo introdujo sus manos bajo la minifalda de la chica y le tocaba las piernas desnudas, eran muy suavecitas, sus manos ásperas sudorosas subieron hacia el fabuloso trasero se lo manoseaba estrujando esas nalgotas sólo cubiertas por su diminuto bikini, se sentía el calorcito y como temblaba el fabuloso cuerpo de la chica. El viejo no dejaba de besar esos carnosos, apetecibles, maravillosos labios de la espectacular adolescente , de la boca de la sensual colegiala solo se oían apagados quejidos al sentir que las caricias del profesor eran cada ves mas atrevidas -mmmmmmmggg mmmmmmmggg y se retorcía en un inútil intento de evitar que las ansiosas manos del viejo se introdujeran bajo su minifalda los dedos del viejo se deslizaron bajo el bikini disfrutando la turgencia de esas nalgotas , el viejo a continuación trataba de introducir los dedos en el cerrado agujerito posterior de la chica presionaba y presionaba haciendo círculos tratando de vencer la resistencia de su cerrado culito- mmmmmmmggg mmmmmmmggg se oían los ahogados quejidos de la boca de Evelin ante el asfixiante y asqueroso beso del viejo. Cuando por fin los ansiosos dedos vencieron la resistencia del agujerito posterior de la chica, el fogoso viejo sentia en sus dedos que emanaba un rico calorcito la chica por un momento se safo del asfixiante beso y balbuceo –Por favor déjeme ya …por favor, el lujurioso viejo se recreo mirando aquellos ojazos verdes espantados sin dejar de hacer lentos círculos suaves en el culo de Evelin alternándolos con metidas y sacadas el viejo estaba hechizado por ese cuerpo que invita al desenfreno y a la lujuria, acerco su cara al mi oído de la adolescente y dijo -qué buena estás, mamacita. Para enseguida volver a besarla asquerosamente en los labios y apretarle el desquiciante trasero, a continuación sus sudadas manos subieron por la juvenil espalda mientras la ansiosa boca besaba el desprotegido cuello esto la estremeció ya que la chica seguía con sus brazos alrededor de la nuca del viejo por temor a que se volviera a enojar lengueteba la oreja y el cuello de la colegiala haciendo que se contoneara por los escalofríos de sus sensibles partes, la chica nada mas abría y cerraba los ojos sintiendo como su cuerpo empezaba a reaccionar a tales caricias y lengüeteadas, por momentos le volvía a sobar las sabrosas nalgotas mientras la besaba en los carnosos labios , hasta que cargó nuevamente hacia su sensible cuello y otra vez le inundó un temblor en el cuerpo –no,no me haga esto inquirió la colegiala su voz era apenas un susurro. Ella seguía dejándose hacer por el viejo y comenzó su boca hacer leves gemidos estaba empezando a sudar, su aroma era delicioso, el calor que brotaba de la boca del macho sobre su piel la hacia estremecer aahhhh las manos incansables le estrujaban con ansia las sabrosas nalgotas , sentía el ardiente aliento del viejo en su cuello y sus hombrosnoo ohhhh, nooo ohhhhh, me da pena balbuceaba la chica, al besar el cuello una y otra vez empezó a recorrerle un escalofrío por el escultural cuerpo de Evelin instintivamente cerro los ojos y levanto la cabeza dejando que la lengua salivosa del viejo le recorriera todo el cuello ella vibraba y respiraba profundamente. Teniéndola abrasada contra busco en la espalda el broche

del sostén la chica al darse cuenta de sus intenciones en un débil momento de lucidez dijo –noooooo,pero fue demasiado tarde los enormes y duros pechos de la chica saltaron libres de sus ataduras, eran unos pechos soberbios, redondos, macizos y rotundos en los que destacaban poderosamente los pezones erectos, -mierda que tetas..son enormes decía el viejo babeándose y sin mas preámbulos tomo cada uno de los turgentes pechos con una mano y sin esperar mas el caliente profesor se abalanzo sobre los melones de la colegiala mamándolos con desesperación cuando sintió la lengua del viejo succionándole los pezones casi se desmaya de placer un intenso escalofrió le recorrió todo el cuerpo -que buenas tetas decía el fogoso viejo , las primeras sensaciones de excitación llegaron a ella ahhhhhhhhhhh, ohhhhhhhhhhhh ante la golosa mamada del viejo ,sentía en su rajita ese conocido cosquilleo que le enervaba los sentidos . Los besaba y los chupaba como el mas rico manjar que jamás había probado los senos reaccionaron ante tales estimulaciones aumentando de volumen y de dureza al contacto de la boca golosa mientras las manos estrujaban los senos y apretaban los pezones circularmente, el viejo sentía como ella empezaba a gemir con mas intensidad Ahhhhhhhhhhh, ohhhhhhhhhhhh, ahhhhhhhhhhh, mmmmmmmmm, ahhhhhhhhhhh, mmmm. La joven por momentos parecía perder el conocimiento en medio de una sensación poderosa que le sacudía todo el cuerpo que la llevaba a aferrarse a la calva y asquerosa cabeza del viejo, como se aferraba a las sábanas cuando se masturbaba en su cuarto, ella se estremecía y respiraba agitadamente-ahhhh papi que riiiiiico ahhhhhh papi gemia Evelin presa del deseo ya su virginal rajita se humedecía constantemente ante tanta estimulación ,el viejo sentía que esas redondas formas de la adolescentes lo enervaban tanto que lo llevaban al desquicio, las mamadas y caricias del fogoso viejo arrancaban de los juveniles labios gemidos y jadeos, el viejo con su golosa boca le mamaba sin pausas alternadamente los senos y con la otra mano estrujaba el otro seno, mordía mamaba con su larga lengua, lo hizo con tal maestría, que la adolescente sentía sucesivas andanadas eléctricas que surcaron fulminantes todo su escultural cuerpo, produciéndome trastornadoras sensaciones placenteras y agradables, los durisimos senos llenaban alternadamente su boca glotona del viejo, mientras Evelin gozaba de las excitantes caricias que las ansiosas manos repartían generosamente en el resto del cuerpo -ahhhhhhhffff ahhhh ahhhh ahhgggggggg gemia descontroladamente Evelin era todo un espectáculo como la disfrutaba ese asqueroso viejo. El calor sexual empezaba a consumir a la chica, cerraba sus hermosos ojos verdes y se dedicaba a gozar de las caricias del viejo lujurioso quien loco de pasión y hambriento de deseos, recorría cada centímetro del despampanante cuerpo de la colegiala despertando intensos fluidos que preparaba su epidermis haciendo que la chica desfalleciera de placer,- qué cuerpo eres una diosa nena le decía al oído el profesor -eres una delicia tus pechos firmes carnosos que no los puedo abarcar con mis manos y boca, enseguida el viejo con la rasposa lengua hacia círculos en todo la aureola hasta finalizar en el pezón, que lamía y chupaba con glotonería, sentía en ese momento cómo la chica vibraba de placer. En

eso estaban cuando el viejo la soltó y se encamino con ella docil de la mano a un sofá que había en su oficina a continuación se comenzó a bajar los pantalones junto con los calzoncillos dejado salir libre una tremenda verga erecta venosa palpitando sobresalía de entre una abundante mata de pelos negros y se sentó con las asquerosas piernas abiertas, la chica nunca había visto un pene y menos de ese tamaño – quieres verga?, quieres comerte una buena verga? le decía el viejo, la joven temblaba y eso le daba seguridad al caliente maestro quien, aprovechando la sumisión de su víctima la obligo arrodillarse y tomándola de la cabellos le decía -mamamela la chica se sentía desconcertada no sabia que hacer, así que la tocó con la punta de la lengua, y sintió un gusto salado, enseguida comenzó a lamer alrededor de la roja cabeza – chupa fuerte que no te ciento inquiría el viejo e instintivamente la excitada chica comenzó a mamársela se lo metía en la boca, y empecé a chupar con avidez, -nena, nenita, así… si.. ahhh, sigue ahhhh eso, ahora recorre la cabeza con tu lengua decía el viejo ante las sensaciones que le hacia sentir la sabrosa boca de Evelin- Señorita… que boca, que sabroso mamas. Evelin seguía con su labor se la chupaba ardientemente saboreando esa magnifica verga casi hasta atragantarse, su boca sentía en su interior esa tremenda dilatación del rígido miembro, el viejo hacia esfuerzos para contenerse y empleaba en ello todo su autodominio para prolongar el placer que esa deliciosa boca y labios le proporcionaban de pronto Evelin comenzó a sentir que aquel tremendo miembro tenía algunos espasmos en su boca y el viejo dijo – ah me corro, te la voy a dar, tomo firmemente a Evelin de la cabeza y disparo la primera de varias cargas de semen llenándole la boca a la chica con el lechoso liquido la chica seguía con su labor mamándole y ordeñándole la verga y sin dudar siguió tragando, el profesor largaba unos sonidos de placer entre dientes -haa… haa.. haa… siii así cachorrita, toma toda la lechita de tu macho. A continuación el viejo con el miembro flácido se incorporo subiéndose los pantalones y dejando a la pobre Evelin arrodillada y jadeando el profesor le dijo –te puedes retirar el lunes daré los resultados del casting nena ahí sabrás si quedaste en el elenco le dijo el viejo para a continuación reírse con una sonora carcajada Evelin se incorporo poniéndose el sujetador de su bañador para enseguida salir de la oficina del profesor y dirigirse a los vestidores para cambiarse e irse a su casa. CONTINUARA.

EVELIN POR SERGIO 13/06/2007 EVELIN 03 La colegiala se quedo ahí de rodillas totalmente desconcertada por lo que había sucedido, el viejo profesor salio de la oficina dando un portazo y

subiéndose la cremallera del pantalón con una gran sonrisa de oreja a oreja, Evelin quedo arrodillada en el suelo tratando de tranquilizarse, por la comisura de los labios resbalaban hilillos de asqueroso semen del lujurioso profesor, ella tosía para expulsar de su garganta los restos de semen tratando de sacarse el gusto de ese sabor que le quedo en la boca. Ya más tranquila se levanto la nena busco su sujetador colocándoselo sobre sus formidables tetas, y a continuación salio de la oficina para dirigirse a su casa, al llegar como autómata se dirigió a la ducha se encontraba en unas condiciones físicas y mentales deplorables pero mediante una larga ducha y el ingresar toda su ropa a la lavadora se dispuso a dormir hasta bien entrado el día siguiente que era fin de semana. Al otro día no salio para nada todo el día se la paso haciendo el quehacer de la casa, su mama había salido de paseo y no regresaría hasta muy tarde, ya en la noche en la intimidad de su recamara acostada boca abajo en su cama ,tomo su diario el cual era su fiel confidente, y empezó a detallar sus experiencias vividas el día anterior hasta que llego a lo del casting y no pudo evitar recrearlas en su mente y sentir un estremecimiento al recordar como el viejo Tulio la hizo sentir un tremendo placer en su cuerpo al llegar a la parte de cuando le mamo la verga sintió una mezcla de vergüenza y satisfacción, confundida al sentir satisfacción por ese viejo asqueroso apago la luz y se dispuso a dormir. Llego el lunes aun tenia una gran confusión respecto a lo que había sucedido, no podría decirse que estaba traumada pero la verdad es que no terminaba de creer lo que había hecho en el casting. poco a poco empezó a bloquearlo en su subconsciente dando por terminado todo eso de querer ser actriz máxime que al platicar con otras compañeras de su colegio supo que el viejo Tulio era un depravado sexual al quererse aprovechar de una alumna como lo hizo con Evelin pero esta lo denuncio con el director quedando todo en que le llamarían la atención ya que el viejo Tulio se defendió diciendo que la chica estaba confundida que el era un gran profesional del teatro y bla bla bla ya saben que tenia una gran labia este depravado viejo. La colegiala siguió en su vida normal de su casa a la escuela y de la escuela a su casa, lo que la hacia salir de la rutina diaria era sus amenas platicas con Rodrigo el chico de la farmacia quien insistía a la hermosa colegiala en salir a dar la vuelta en verdad el chico estaba loco por la formidable colegiala pero quien no, si traía loco a todos los machos de la colonia en verdad que era una diosa hecha mujer. Un día estaba el chico en la farmacia y vio en su reloj que eran la una y media de la tarde se apresuro a salir a sabiendas que era la hora que pasaba Evelin ya que ella estudiaba en las tardes, y no se equivoco la vio con su cadencioso andar dirigirse adonde estaba el como todo los días venia vestida con el uniforme escolar, su curvilínea figura se adivinaba bajo las ropas de colegiala se notaban sus portentosos senos solo cubiertos por su blusita con un escote que dejaba muy poco a la imaginación y un chaleco que por el tamaño de los senos casi no le cubrían nada, su minifalda tableada que tapaba su carnoso trasero y dejaba a la vista sus potentes y torneadas piernas era una chica llena de curvas de miedo, todo esto coronado por un bellísimo rostro de niña todavía sin ninguna imperfección con unos grandes ojos verdes pero evidentemente

lo que mas llamaba la atención era su cuerpo, que a pesar de sus 18 años, era ya el de toda una mujer, y todos los machos al verla se le ponía muy dura la verga con solo mirarla. El chico al verla se le ilumino el rostro era como ver un ángel en la tierra. -«Hola Rodrigo» le dijo la chica con una voz melodiosa. -«Hola Evelin» le dijo el chico tomándole de la mano y acercándose a la colegiala para darle un rico beso en la mejilla que para el era sentirse en la gloria. -«Como estas, sabes te quería invitar a una noche disco que habrá en el parque de la colonia el sábado pero ya se que tu mama no te dará permiso» poniendo el chico una cara de triste resignación que conmovió profundamente a Evelin quien dándole una esperanza le dijo. «-Me da pena Rodrigo has de pensar que no quiero salir contigo, pero no es así, si por mi fuera saldría todo los días contigo por que me caes muy bien, pero mi mama es muy estricta conmigo no me permite salir a pasear a menos que no sea con ella o con mi abuelito, pero voy hablar con ella voy hacer todo lo posible para ir a esa noche disco ya que es cerca de mi casa en el parque. El chico le sonrió al ver que por lo menos tenia una leve esperanza. La chica a continuación le dijo «mañana voy ir al centro me manda mi mama al correo a dejar unas cartas y a pagar unos abonos a la mueblería no se si puedas acompañarme y de ahí me invitas un café le dijo. «- claro que si «dijo el chico «mañana le digo al dueño que me de permiso y te acompaño al centro.» «-Ok entonces mañana te espero a las 9 de la mañana en el parador de los buses que van al centro» le dijo la chica para a continuación despedirse para irse a su escuela. Al otro día Rodrigo se paseaba nervioso en la parada había llegado desde media hora antes ansioso y emocionado al saber que saldría con una beldad de mujer, cuando al voltear a su derecha la observo como a 30 metros que venia Evelin preciosamente arreglada esa mañana hacia calor, y la chica llevaba puesto un vestido de una sola pieza con tirantes a los hombros con un escote que era imposible no ver esos melones que tenia por senos a partir de la cintura estaba pegado al cuerpo, y llegaba hasta unos 10 centímetros por arriba de las rodillas dejando descubiertas esas portentosas piernas y su carnoso trasero, para rematar sus botas negras a la rodilla que en conjunto con el vestido la hacían ver bastante sexy. Rodrigo observo que los hombres la miraban lujuriosamente algunos incluso le decían piropos muy atrevidos eso provoca que Evelin moviera mas instintivamente ese par de nalgotas al caminar. «-Hola eres puntual «le dijo Evelin al chico quien estaba anonadado no podía creer que seria acompañante de tremendo forrazo de chamaca. «eeeee esste si» contesto nerviosamente dándole un beso en la mejilla. Llego el bus y se fueron platicando de cosas triviales hasta llegar al centro y dirigirse primero al correo y luego a pagar los abonos de la mama de la chica. Al ir caminando luego de cumplir con los mandados por el centro la chica se maravillaba con las tiendas y se adelantaba como una niña emocionada a ver los aparadores de las tiendas de ropa esto lo aprovechaba el chico quien con la mirada la recorría desde los pechos hasta las redondas nalgas o al agacharse para ver mas detalladamente los aparadores el chico se recreaba miradole las piernotas y casi las nalgas, luego cuando la nene se volteaba para señalarle algo , el chico tenia que hacer un gran esfuerzo

mental para evitar que su tranca se pusiera tiesa y que ella lo notara. Pero Evelin estaba mas emocionada por el paseo que para ella era algo extraordinario salir de la pesada rutina se divertía como una niña de 10 años emocionada al ver las grandes tiendas de ese centro comercial y es que ella su mentalidad era todavía inocente de una chica sin malicia lo que no le ayudaba para nada es que ese cuerpazo que tenia ya muy desarrollado que tenia necesidades pedía sexo aun que ella mentalmente no lo deseara, pero los machos si lo notaban por eso la acosaban principalmente los viejos. Poco después se encaminaron a un café que había en la parte alta del centro comercial al llegar a las escaleras eléctricas ella se adelanto a Rodrigo, mientras subían para el chico era inevitable que observara aquellas formas redondas de su cuerpo, sus nalgas, sus piernotas torneadas, su mirada se posaba en sus caderas y en su fabuloso culo ufff, le podía ver un mini bikini que destacaba sus formas bien redondeadas, estaba en la gloria nada más de verla. Llegaron al café y se sentaron en una meza, ahí el chico disimuladamente cuando Evelin volteaba la cabeza para observar algo, aprovechaba para ver su maravilloso par de tetas, grandes, redondas apetecibles su canalito debía llevar a la perdición no podía dejar de apreciar el volumen de sus pechos y cuando cruzó las piernas, le pudo ver sus magníficos muslos mostrándoselos inocentemente la chica descuidadamente por completo casi hasta el bikini. Tomaron café, platicaron rieron en verdad la estaban pasando bien, al salir del café pasaron por unos cinemas del centro comercial el chico le dijo a Evelin que si quería podían entrar a ver una película la chica se quedo pensando observo su reloj eran las 11 de la mañana era temprano todavía y dijo que si que estaba bien que el escogiera la película , mientras Evelin observaba los cartelones el compro dos boletos para ver la película de Exorcista 2 entraron en la sala que estaba casi vacía por la hora de la mañana había solo un par de chicas con uniforme de secundaria que se ve andaban de pinta y un señor como de 50 años que estaba durmiendo en el sala , la chica al entrar a la penumbra de la sala por que ya había comenzado la película se tomo de la mano de Rodrigo quien estaba sumamente nervioso al sentir la suave mano de su diosa. El chico le dijo vamonos hasta atrás de ahí se ve mejor la película se encaminaron hasta la ultima fila y se sentaron ella no le soltó la mano al chico al sentarse, y eso le agrado a el pensando que no le era indiferente, comenzó la película, y el aire acondicionado de la sala al estar casi vacía comenzó a hacer que se empezara a bajar la temperatura haciendo que Evelin por lo ligera de sus ropas le comenzaran a castañear los dientes. «-tengo frrrio Rodrigo.» «-si estos del cine yo no se por que ponen el clima tan fuerte.» Pasando su brazo izquierdo el muchacho por los hombros de la chica la abrazo ella al sentir el calido abraso se pego mas a el recargando su cabeza en el hombro del chico, este ya no prestaba atención a la película estaba en la gloria sentir esa suavidad de la piel del brazo de la chica y su perfume embriagador, su mano acariciaba lentamente la suave piel del antebrazo de Evelin, teniendo una vista esplendorosa de los senos de la nena al tener ella recargado su cabeza del hombro del chico. Y empezó a tener una deliciosa erección disfrutando el momento, en eso hay

un grito en la película que la chica hasta brinco del susto y más se pego al chico ella tomándole con sus manos la mano derecha del chico lo puso muy cerca de los senos de ella y le dijo. – «no me sueltes que tengo miedo.» Rodrigo se estaba calentando por la situación sentía el delicioso aroma de sus cabellos de la nena y como las finas manos de Evelin le apretaban suavemente sus dedos uno por uno por el miedo de la película de terror le causaba a la colegiala, la chica mantenía la mano de Rodrigo muy cerca de sus senos, en un momento que se movió ella para acomodarse inconscientemente pego la mano del chico en sus globos de carne, Rodrigo estaba que tenia una erección tremenda ya ni veía la película solo cerraba los ojos y se dejaba llevar por lo delicioso del momento . En eso en una escena de la película donde se ve la chica exorcizada gritando y sacando espuma de la boca Evelin volteo la cara espantada quedando muy cerca del rostro de Rodrigo a escasos 2 centímetros y se dieron un beso espontáneo y se quedaron viendo para enseguida volverse a dar otro beso pero ya mas largo fue un largo y profundo Rodrigo cada ves estaba mas caliente y comenzó a besar y a chuparle su oreja, ella se inmovilizó, le sorprendió muchísimo y se puso muy nerviosa y con tono sorpresivo sintió que la piel se le ponía chinita, comenzaba a tener escalofríos y la voz cortante. «Rodrigo me haces cosquilla» el chico no dijo nada siguió lengüeteándole la oreja a la adolescente a sabiendas que es una parte muy sensible de las mujeres. Ella sólo cerró sus ojos y se dejaba hacer sintiendo ese delicioso escalofrió por toda su piel su respiración se comenzó agitar el chico no dejaba de morderle suavemente el lóbulo de la oreja para que a continuación introducir la lengua en la oreja de la nena lo que le producía cosquillitas agradables a Evelin, Rodrigo con su mano izquierda se iba directo a su nuca dándole masaje despacito y acariciándoselo muy suavemente la niña cerraba sus ojos y se retorcía despacio gozando de todo aquello, con la otra mano lenta y suavemente primero acariciaba los senos de la nena para a continuación introducir la mano por el escote y sentir el pezón que estaba hinchado ya Evelin arqueaba la espalda por tanta estimulación el chico ya con mas confianza amasaba fuertemente los deliciosos melones de Evelin ella solo cerraba sus ojos y se mordía los labios y el le decía al oído –»que grandes tetas y que duras están .» La volvió a besar en los gruesos y deliciosos labios luchando su lengua con la lengua de ella para después bajar al sensible cuello de la chica haciendo que la chica suspirara y echara la cabeza hacia atrás esto lo aprovecho Rodrigo para comenzar a deslizar los tirantes del vestido de la chica hacia abajo sacándole por completo los pechotes a la nena para a continuación llevarse una de esas formidables tetas a la boca y comenzar a mamarlo los lamía y los mordisqueaba alternadamente Evelin lo abrasaba por el cuello y pasaba sus dedos por la nuca del chico acariciándole suavemente el pelo arqueando la espalda y gimiendo «-Ahhhhhh, ahhhhh ahhhhhhhhhhhhhhhh que riiiiiico ahhhhhh. El chico mamaba con avidez esas duras y deliciosas tetas del bombón que tenía a su lado disfrutaba lamer con la lengua el durísimo pezón mientras con la otra mano estrujaba el otro seno, ella seguía dejándose llevar y cada vez gemía mas, estaba empezando a sudar a pesar

de que el aire acondicionado del cine estaba a todo su nivel, su aroma era delicioso, el chico entonces bajo una de sus manos a la rodilla de Evelin para a continuación empezar a acariciarle suavemente la rodilla , poco a poco empezó a subir la mano por las deliciosas piernotas de la chica se las acariciaba por la cara interna eran muy lisitas , muy suaves y muy carnosas. Evelin por un momento al sentir que esas manos sudorosas y ansiosas estaban subiendo mucho por sus piernas le dijo con voz entrecortada. «Pooor favorrrr noooo siiiigas» y cerrando sus piernas atrapando la mano de Rodrigo entre en medio de las piernotas , el chico no dijo nada solo que comenzó a comerle golosamente los sensibles melones de la ya excitada colegiala haciendo que la chica arqueara la espalda aflojando la presión de sus muslos sobre la mano de Rodrigo dejándole el camino libre para seguir ascendiendo , el chico sentía en su mano el calor que despedían las piernas de la adolescente, tenia una erección como nunca en su vida y como no si tenia a una preciosa chamaca con un cuerpo escultural que le quitaba el sueño y que lo enloquecía por ella todas las noches se masturbaba en su cama soñando que la besaba que la acariciaba que tocaba todo sus deliciosos rincones y ese sueño era realidad a esa hora, Rodrigo en esos deliciosos momentos no se cambiaba ni por el hombre mas rico del mundo. La respiración de Evelin se había ido convirtiendo en un jadeo que era delicioso a los oídos de Rodrigo. «-Ohhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhh miii amooor jadeaba Evelin Poco después la colegiala abrió de forma instintiva sus muslos y empezó a gemir de manera más clara presa ya esas sensaciones que la enloquecían, la mano de Rodrigo que hurgaba las piernas de evelin por fin llego a tierra prometida sintió la humedad y el calor que emanaba de la virginal rajadita de la nena introdujo un dedo haciendo a un lado la tanga y comenzó a acariciarle el sexo desprotegido y con sus dedos abrió los labios vaginales delicadamente que para esos instantes ya estaban húmedos para enseguida comenzar a acariciarle la deliciosa rajadita con los dedos cuidadosamente sabiendo que la nena era virgen y para no lastimarla. «-Ahhhhhhhhhhhh ohhhhhhhhhhhhh diiiiooos miiiooooo» gritaba y jadeaba mientras que se retorcía como una serpiente la nena, de la película ya ni se acordaban los dos ambos jadeaban sin control, …sus carnes lujuriosas de Evelin saciaban los deseos de Rodrigo, sus piernotas su rajadita, su espalda, sus tetas… toda ella, estaba al alcance del chico , palpaba a placer sus senos, lamía y succionaba sus apetecibles pezones la dedeaba suavemente en la rajadita estremeciendo a la escultural colegiala , ella…gemía trastornada-«síii… así…. papito». En esas estaban cuando de pronto se encendieron las luces del cine la función ya había terminado Evelin al darse cuenta de esto se aparto del chico rápidamente y se subió los tirantes de su vestido y su sostén sus bellos ojos verdes se posaron en Rodrigo mientras se acomodaba la ropa tenia la mirada ida y su frente perlaba de sudor en eso bajo la mirada a su pantalón y vio que tenia una tremenda erección parecía una carpa de circo lo único que hizo la niña fue agachar la cabeza roja como un tomate para enseguida levantarse y salir de la sala sin esperar al chico llena de remordimientos y de vergüenza por haberse dejado llevar por sus instintos. Y a afuera del cinema el la

alcanzo lleno de angustia pensando que ella se había enojado por lo que hicieron en el cine y le dijo. «Evelin discúlpame por favor me deje llevar no supe controlarme por favor discúlpame» Ella lo volteo a ver con los ojos llenos de lágrimas y le dijo «No tengo nada que disculparte si no estoy molesta contigo lo que pasa es que siento una gran vergüenza por lo que paso que vas a pensar de mi» El le dijo» no tienes por que avergonzarte lo que paso fue algo maravilloso yo te amo y si tu sientes aun que sea un poquito de cariño por mi te pediré si quieres ser mi novia» le decía al mismo tiempo que la tomaba de las manos aceptando ella y ya mas tranquila se fueron abrasados a su casa de ella despidiéndose cuando llegaron a su colonia , tenían que ser cautos por que por el momento nadie debía saber que eran novios por que le podían ir con el chisme a su mama de la chica. En la escuela preparatoria donde estudiaba Evelin trabajaba de conserje un hombre viejo de unos 58 años barrigón y con cara de degenerado, que siempre andaba traspirado y sucio debido a que hacia el aseo en todos los salones ,era un hombre moreno como de de 1.70 de estatura conocido en la escuela como el cojo Juan ya que tenia una pierna más corta que la otra, lo que le provocaba una leve cojera al caminar que lo hacia ver mas horrible , era viudo desde hace varios años por lo que veía a las deliciosas colegialas como un manjar lejos y prohibido, era un depravado que gustaba de espiarlas cuando se metían a bañar en las regaderas después de las clases de educación física ya que junto a las regaderas de las chicas existía un cuartito donde se guardaba todos los ustencilios para asear los salones y el viejo se las había arreglado para hacer un hueco disimulado para espiar a las colegialas y masturbarse viéndolas completamente desnudas. Al otro dia después de salir Evelin con Rodrigo estaba en su clase de educación física en la escuela al terminar la clase las chicas se fueron a jugar voleibol y los varones fútbol pero ella se fue derecho a ducharse por que quería apartarse un poco para escribir en su querido diario todo lo acontecido con Rodrigo el dia anterior, llego a las duchas se quito lenta y sensualmente su ropa para enseguida quedarse bajo el chorro de la regadera que recorría su escultural cuerpo parecía una diosa convertida en mujer , la adolescente muestra en todo su esplendor su juvenil y escultural cuerpo era un bocado , un manjar de reyes no dándose cuenta la chica que el cojo la espiaba deleitándose con el espectáculo era delicioso ver como se enjabonaba su par de inmensas tetas, que tetas tenia la niña esa, las tenia adornados con un par de pezones grandes y oscuros rodeados de unas aureolas igualmente grande e impresionantes, unos buenos pechos para una nena de tan solo 18 años el cojo tenia la vista en ese par de melones que tenia por senos la nena ni parpadeaba el viejo, los senos se elevan majestuosos retando a la fuerza de gravedad que no les afectaban todavía a pesar de su tamaño . La chica pasaba el jabón por sus pechos , por su abdomen liso era un espectáculo por el que algunos hubieran pagado gustosos para verlo, solo el cojo era testigo dándose unos jalones en la verga sin dejar de ver a la chamaca en eso la chica al llegar con su mano a su bajo vientre sintió una sensación muy placentera y comenzó a acariciarse su caliente conejito cerrando los ojos y disfrutando de las electrizantes sensaciones el viejo

conserje sintió que se venia dejando salir un potente chorro de semen y cayendo sentado en el suelo exhausto por el espectáculo presenciado. La chica se vistió después de la ducha y salio a sentarse en una banca bajo unos frondosos y frescos arboles algo retirados, sabia que tenia todavía 40 minutos antes de que entraran a la siguiente clase y se puso a escribir en su querido diario todo lo que había sucedido el dia anterior con Rodrigo por momentos al escribir suspiraba la chica al recordar los deliciosos momentos pasados. Así estaba descuidada escribiendo en su diario no dándose cuenta que el cojo se acercaba a ella por la espalda al llegar junto a ella desde atrás el viejo se quedo quieto contemplando el escote de la chica su mirada estaba clavada en los botones desabrochados de la blusa , el viejo se estaba calentando de nuevo, observaba también ese precioso par de piernotas torneadas que las tenia cruzadas la nena la visión era excitante en eso se le ocurrió algo y volteo para los lados vio a lo lejos que estaban los salones como a unos 80 metros y que los compañeros de Evelin retozaban jugando pelota acomodándose la tiesa verga con la mano saludo a la chica. «hola preciosa» le dijo la chica recién se había dado cuenta de que tenia alguien al lado, sobresaltándose por no esperar que estuviera alguien tan cerca. «hola don Juan»(a si se llamaba el viejo conserje)»que susto me acaba de dar» le dijo la chica. «j aja ja» se rió el cojo Juan sentándose a lado de la hermosa colegiala, a ella la ponía incomoda al ver como ese viejo la miraba sin disimulo las piernas y el escote de la blusa, en eso la chica descuidadamente levanta sus manos para acomodarse el cabello haciendo resaltar bajo sus ropas esos tremendos melones, el macho estaba tenso la sangre se le agolpa en el cerebro y no era para menos, la silueta de la colegiala era perfecta, la carne provocativa de sus pechos resaltaban por una notable firmeza y unos pezones rígidos enmarcados sobre la delgada blusa hacían que la mirada del viejo se extasiara, sus sinuosas caderas, las piernas bien delineadas, su abdomen plano sin un gramo de grasa y el par de torneadas piernas cruzadas eran suficientes argumentos para enloquecer a cualquiera, Evelin sin duda alguna despedía sensualidad por cada centímetro de su piel. «-Que haces aquí tan solita» le dijo el cojo Juan al mismo tiempo que colocaba su brazo en el respaldo de la banca llegando a tocar la espalda de Evelin esta al sentir la mano del viejo se hizo para adelante. Eres muy guapa ¿lo sabes? Le dijo el viejo sin dejar de mirarle el delicioso escote. -«Gracias señor» ella se sentía incomoda por que quería seguir escribiendo su diario pero con el cojo Juan no podía hacerlo, el viejo sonreía y la miraba ella conocía esa mirada sabia que el viejo estaba excitado y eso la ponía nerviosa por experiencia propia sabia de lo que eran capaces los viejos con tal de disfrutarla y mas nerviosa se puso al percatarse que estaban muy alejados de los demás completamente sola con un viejo horrible y cojo que no dejaba de verla con lujuria. «Este señor Juan creo que ya me voy por que va comenzar mi clase ya.»redijo la nerviosa nena . ·»No preciosa no te vayas para tu clase todavía falta mas de media hora quédate a platicar conmigo «le dijo el viejo acercándose mas a la paralizada colegiala colocándose a lado de ella quien no se atrevía a voltearlo a ver seguía con las piernotas cruzadas y con la vista al frente, el

viejo puso una mano en la nuca de la nena y comenzó acariciarle esa parte sensible de la colegiala y le dice-«Oye, que piel tan suave tienes» el lujurioso viejo sólo sonreía mientras le acariciaba suavemente la nuca a la nena quien solo movía la cabeza tratando de que la mano del viejo le dejara de acariciar la nuca que hacia que le dieran escalofríos en la piel. Ella lo volteo a ver y le dijo «por favor don Juan no haga eso …por favor» el viejo veía esa hermosa cara y esos ojazos verdes que con el continuo pestañear denotaban nerviosismo, ella horrorizada vio que el rostro del viejo transformado su mirada asustaba a la colegiala por que conocía esa mirada y sabia que no le presagiaba nada bueno él la desnudaba con la mirada fijaba su mirada en los melones y en las piernotas de la nena ya que al usar la falda del uniforme escolar tan corta al sentarse se le subía mas dejando al descubierto ese par de torneadas y gruesas piernas para deleite del viejo, el viejo al ver la pasividad de la nena siguió adelante poso una mano sobre la piernota de la colegiala sintiendo su suavidad haciendo que se le pusiera tiesa la verga la chica cada ves mas nerviosa solo decía «déjeme déjeme ya …por favor» el macho esta tenso sentía que la sangre se le agolpa en el cerebro no era para menos tenia una beldad a su lado a la que estaba manoseando, acariciaba lentamente las formidables piernas de la nena disfrutando su suavidad enloquecedora , la chica tenia la cara roja , estaba comenzando a sudar y estaba temblando, su cuerpo era un manojo de nervios el viejo se acerco al oído de la nena y con la voz entrecortada por la calentura le dijo que tenia unos pechos increíbles y que si se los dejaba agarrarlos le daría dinero , la chica no podía creer lo que estaba oyendo, no supo que decirle al viejo lujurioso sentía el latir de su corazón en la cabeza, y nuevamente experimento un escalofrío por todo el cuerpo cuando la mano del viejo avanzo mas arriba en su pierna. Entonces el viejo no aguantando mas se fue sobre la boca de la chica con su asquerosa lengua «noooooo, déjeme..nooooo»,decía la chica,»estas muy buena mamita , muy rica, y yo estoy muy caliente»..»nooooooo suélteme viejo» «jajajja el reia, sentía una impotencia tan grande, el viejo era demasiado fuerte para sus esfuerzos, el hedor a cerveza que provenía de su aliento, no lo soportaba, su lengua asquerosa lamía con ansiedad sus labios, los cuales mantenía muy apretados,» Noo…noo…musitó la chica , tratando de apartarse No, no, no, por favor, no siga.» En un descuido del viejo consiguió safarse de los brazos del cojo y salio corriendo tomando su mochila , corrió y corrió despavorida hasta llegar exhausta a los salones volteo hacia atrás y vio a lo lejos que el viejo Juan seguía sentado en la banca respirando aliviada , el viejo por su cojera no pudo seguirla y cuando se disponía a irse vio el diario de la chica y lo tomo y al darle una leída rápida se sonrió y dijo «j a ja ja esta palomita va tener que regresar a mis brazos y se alejo cojeando. Y así pasaron dos días y llego el sábado el dia de la noche disco en la colonia de Evelin ese dia en la mañana la chica le insistía a su mama que por favor la dejara ir. «Mama por favor déjame ir solo estaré un rato por favor ya sabes que yo no te doy problemas y siempre te obedezco en todo, mis calificaciones son buenas». «Si hija pero es que me da temor que te falten al respeto algún borracho o mariguano.» «Mama tu conoces a Rodrigo el que trabaja en la farmacia el es

mi amigo y estará conmigo», la señora conocía al muchacho y tenia buena impresión de el por ser un chico trabajador y le dijo «esta bien pero yo voy contigo «le dijo su mama, sabiendo las inquietudes que tenia su hermosa hija ya que ella también paso por esa etapa. «Gracias mama le dijo Evelin voy ir a la farmacia a avisarle a Rodrigo se puso un short de mezclilla muy corto que le embonaba a la perfección su trasero dejando al descubierto sus piernotas y una blusita ombliguera se puso sus sandalias y salio rumbo a la farmacia , al llegar no estaba Rodrigo sol estaba el dueño un señor como de 38 años llamado Carlos , y le dijo que si quería esperarlo que no tardaba que había ido a dejar unas medicinas la chica le dijo que si y se quedo parada a la entrada de la farmacia dándole la espalda al dueño de la farmacia que se deleitaba viendo ese espectacular trasero menudas nalgotas pensaba don Carlos para sus adentros , la mirada de don Carlos la recorría dándose un taco de ojo ella no quería voltear a ver a don Carlos por que casi podía sentir sobre sus redondas nalgas la miraba lasciva de don Carlos, empero muy a su pesar aquello le gustaba sentirse deseada por ese hombre. Cuando llego Rodrigo le dio la noticia y se pusieron de acuerdo despidiéndose la nena de don Carlos y se fue a su casa. Ya cuando se acercaba la hora de su cita la nena se baño muy bien se unto crema y se comenzó a vestir emocionada de que era la primera ves que saldría a una cita se puso un muy pequeño bikini de encajes color negro, una cortisima minifalda blanca de esas voladas que apenas y le tapaba las nalgotas quedándole a la perfección acentuándole su breve cintura y dejándole descubiertas esas piernotas torneadas y potentes, sus brillosos botas negras de tacón a la rodilla haciendo que resaltaran mas sus nalgotas y para rematar su atuendo un top azul sin ponerse sostén donde se traslucían sus ricos pezones y sobre este un chalequito que no le tapaba nada, su breve maquillaje la transforma en un viejorron despidiéndose de su mama se fue recomendándole a su hija que se portara bien. Nadamas de salir a la calle los machos al ver semejante mujeron se les abrían los ojos viendo el delicioso y cadencioso andar de la nena que se le marcaba el negro bikini en esa minifalda blanca la miran con lujuria , con deseo ella tímida no les sostiene la mirada, mientras los machos miran como la breve y volada minifalda se mecía de un lado a otro por el movimiento de ese culazo,enseñando esas piernotas y casi se le veía el bikini y con las tetotas apuntando al cielo , su presencia brilla y su cadencioso andar resuena en el pavimento al contacto de sus botas de tacón dando un toque de magia al momento que les permite vivir a los calientes machos que la miran pasar , durante el corto trayecto al parque de la colonia varios coches se parqueaban invitándola a subir obviamente la nena no aceptaba. Cuando dieron las 8 de la noche Rodrigo ya se encontraba en el parque esperando que llegara su diosa, en el centro del parque ya algunas parejitas bailaban al ritmo de música regueton el chico tenia apartada una meza esperando a Evelin y a su mama en una de esas, la vio que venía sola se veía espectacular, vestida de una minifalda blanca en donde la redondez de sus nalgas era sobresaliente y marcada, un top azul que marcaba sus muy desarrollados senos la chica ya se había quitado el chalequito por el calor

que hacia , su estrecha cintura completamente al aire, sus gruesas y torneadas piernas lucían esplendorosas, eran irresistibles a la vista, sus pasos resonaban en el pavimento tock tock por el tacón de sus botas al pasar por donde había un grupo de muchachos ya mayores oyó que le decían decía «cuanta carne y yo chimuelo», en alusión a su gran trasero, el cual era morbosamente notorio la nena no les hacia caso y se contoneaba mas tremendamente sexy. Por fin llego hasta donde estaba Rodrigo saludándolo con un beso en la mejilla se sentó a su lado diciéndole que su mama ya no pudo ir debido a que estaba muy cansada del ajetreo de toda la semana ya que trabajaba de enfermera en las madrugas y solo descansaba los fines de semana y que solo le recomendó que se cuidara y que se portara bien , los chicos se pasaron platicando un rato viendo a las parejas que bailaban , las sillas eran de esas muy pequeñas como de los antros por lo que Evelin hacia grandes esfuerzos para acomodarse se tenia que sentar con las piernas encogidas y enseñando piernas a lo bestia los muchachos pasaban y la veían sin disimulo las piernotas a si como del generoso escote del top. En esas estaba cuando comenzó a sonar por el sonido la canción reguetonera de dady yanqui «lo que paso paso» haciendo que Evelin se parara a bailar con Rodrigo tomados de la mano. El ambiente se electrizo impregnándose de sensualidad cuando comenzó a bailar, sus piernas sus pechos y el sensual movimiento de sus caderas eran como para calentar al más frió de los témpanos de hielo. A sus 18 años poseía todo para volver loco a cualquier hombre. Se oían comentarios diciendo «que chamaca esta buenísima» y se la quedaban viendo embobados. Toda ella era una tentación los machos no podían sustraer la mirada de ese delicioso movimiento que hacían las caderas de Evelin era un cuerpo que invitaba al desenfreno y a la lujuria. Así estuvieron bailando hasta que ya cansados se fueron a sentar de nuevo la chica sentía calor, a pesar de la minifalda minúscula y del top de algodón que dejaban al aire su ombligo y le dijo a Rodrigo que le trajera algo de tomar, el chico fue por dos refrescos , así estuvieron hasta que se dieron las 12 de la noche y la chica le dijo que por favor la acompañara a su casa se levantaron y se fueron caminando lentamente hacia la casa de la chica ella recargada en su hombro y el abrasándola a si llegaron hasta el departamento de la chica ,Rodrigo no quería que se fuera y le rogaba que por favor se quedara un momento mas con ella la chica no quería por que nunca había desobedecido a su mama, pero también quería seguir con el así que le dijo al chico que la esperara en la azotea que a esa hora esta solitaria y mas oscura que una boca de lobo,y así lo hizo el chico se subió a esperarla en la azotea , Evelin se asomo a la recamara de su mama y como lo suponía dormía profundamente y volvió a salir para dirigirse a la azotea cuando subió no veía mas allá de sus narices, entonces Rodrigo la llamo y camino siguiendo la voz de el, cuando llego de donde venia la voz no lo vio y se desconcertó . En esas estaba cuando el chico le llego por la espalda abrasándola por la cintura y besándola en la mejilla, la chica le acariciaba la nuca, mientras el pegaba su verga a las nalgotas de la colegiala la chica sentía entre las nalgas las palpitaciones de su excitado miembro de Rodrigo, en eso el la volteo para quedar frente a

ella y la empezó a besar primero muy suave en los labios ella se dejaba llevar contestando el beso, mientras se besaban el la abrasaba por la espalda y la acariciaba para enseguida bajar las manos hasta el fabuloso trasero de la nena y no dudo en apretar ese par de nalgotas llenas de carne el chico sentía delicioso estrujar las duras y redondas nalgotas de Evelin sentía el bikini por que la tela de la minifalda era muy delgada , la chica se dejaba hacer y solo se mordía los labios dejándose acariciar. El chico ya más excitado comenzó a besarla en el sensible cuello de Evelin haciendo que la chica se estremeciera y levantase la cabeza hacia atrás instintivamente después de estarle estrujando las nalgotas subió las manos hasta la espalda de la nena introduciendo las manos por debajo del top y le desabrocho el sostén para continuación sacárselo y quitarle el top por arriba, las tetas de la chica estaban completamente duras y los pezones enormes por la excitación. El chico a continuación se agacho tomando las dos grandes tetas cada una con una mano para enseguida llevarse a la boca mamándola y estrujando la otra los gemidos de la colegiala eran enloquecedores «aaaaahhhhh…aaaaaahhhhh», el chico no dejaba de recorrer con su ávida lengua la aureola haciendo círculos para finalmente lengüetearle el pezón mientras su mano se encargaba del otro pezón se comía los pechos enteros estaban durísimos, tersos riquísimos «ahhhhhhh ,ahhhhhhhhh» gemía la colegiala. Ella solamente cerraba los ojos se estremecía, respiraba profundamente la chica nada mas abría y cerraba los ojos sintiendo como su cuerpo reaccionaba a tanto estimulo, gemía cada ves mas rápido preámbulo de que estaba apunto de tener un orgasmo gimiendo cada ves con mas intensidad «ohhhhhhhhh» «ahhhhhhhh» su entre pierna estaba que ardía y comenzaba a humedecerse llegando a un delicioso orgasmo dejando a Evelin exhausta,quien le dijo luego ya mas tranquila a Rodrigo que ya era tarde que se fuera si no su mama podría despertarse y darse cuenta de su ausencia se despidieron con un beso y la chica se metió a su recamara dispuesta a descansar después del ajetreado dia . Al otro dia la chica se levanto haciendo sus deberes mientras su mama salía con unas amigas, ella comenzó a buscar su preciado diario para plasmar todo lo vivido en la noche disco y lo que sucedió después en la azotea con Rodrigo, abrió su bolso de la escuela y se sorprendió al no encontrarlo angustiada comenzó a revolotear toda su habitación buscando al dueño de todo sus secretos ,su desesperación aumentaba a cada minuto, sabia que se engañaba pensando que estaba en otro lugar que no fuese su bolso por fin se dio por vencida y pensaba como es que no se había dado cuenta de su ausencia, ese libro era su tesoro mas preciado contenía sus secretos mas íntimos en sus paginas, incluso sus experiencias con los degenerados viejos de don Lucas y el viejo profesor Tulio y lo que había sentido no pudo conciliar el sueño si no hasta muy altas horas de la noche pensando donde y en que manos estaba su adorado diario. Al siguiente dia ya en la escuela la chica no ponía atención a la clase, seguía tratando de recordar donde había dejado su diario, cuando salio de la clase fue a la tienda a comprase un refresco y se sentó en una banca pensando en su diario, cuando se acerco un niño como de 10 años y le entrego un sobre y se

fue corriendo , intrigada lo abrió para saber que era esa misiva y puso una cara de sorpresa al leerlo , la carta decía con una letra espantosa que su diario era muy interesante y que si quería recuperarlo debía ir donde vivía el cojo Juan que si no lo hacia toda la escuela se enteraría lo putita que era , el viejo vivía al fondo de la escuela en un sótano , la chica confundida por el contenido de la carta se lamentaba por el tremendo descuido recordando el episodio vivido con el conserje cuando tuvo que salir corriendo ya que el viejo degenerado se quiso aprovechar de ella, sabia la hermosa chica que debía ir por el por que si su contenido era divulgado su vida se convertiría en una pesadilla. Entro a su siguiente clase pero estaba sumamente nerviosa sabia que el degenerado del viejo conserje tenia su diario y no sabia que esperar del lujurioso viejo al terminar esa clase todavía le faltaban dos clases mas pero ya no pudo aguantar la angustia y tomando sus cosas se dirigió al sótano donde seguramente la esperaba el cojo, el sótano donde vivía el viejo conserje estaba un poco alejado de las instalaciones de la escuela la entrada era una vieja puerta de lamina que al abrirla daba directamente a unas escaleras la chica entro y comenzó a bajar las escaleras al bajar todas las escaleras estaba un largo pasillo y al final vio una puerta imaginando que ahí estaba el cojo se dirigió hacia allá ,estaba tensa y muy nerviosa le daban ganas de darse la vuelta e irse de ese horrible lugar semioscuro con telarañas en las paredes donde se oía un goteo de agua intermitente que chocaba con una lamina,la chica muy asustada por lo tétrico de lugar estaba casi a punto de darse la vuelta y regresar, pero se detuvo al recordar su preciado diario , no definitivamente no podía darse ese lujo. Máxime que el viejo ya la había amenazado con revelarlo a toda la escuela, nadamas de pensarlo que el viejo cumpliera su amenaza la llenaba de terror, no no podía pasar por esa vergüenza, que todos se enteraran de sus intimidades de sus secretos guardados que solo su diario conocía y con lujo de detalles así que respirando profundamente se encamino al fondo del pasillo y al llegar toco la vieja puerta de madera. «Quien es «se oyó la voz aguardentosa del conserje. «Soy yo» le contesto la colegiala.» «Pásale mi reina esta abierto» le dijo el viejo, la chica tímidamente empujo la puerta de madera, su vista tardo unos segundos para que se acostumbrara a la penumbra del cuarto del viejo apenas alumbrado por una débil lámpara de meza,llegándole a su fino olfato un desagradable olor de cigarro, cerveza, pies sudorosos y humedad, la colegiala hizo una mueca de asco, llevándose una mano a su nariz, sentía asco y no atinaba a decir nada, solo unas ganas enormes de vomitar y huir de allí, miraba a su alrededor, era un cuartucho horrible todo sucio sin ventanas por eso los olores al no existir ventilación se quedaban encerrados , había un plato con comida rancia en un silla ropa, sucia amontonada en el piso , las paredes llenas de postres de mujeres en ropa interior, era un sitio asqueroso igual que la apariencia del viejo quien estaba acostado en la cama en short sin camisa leyendo el diario de Evelin con una mano metida dentro del short masajeándose la verga, la colegiala lo veía con asco con esa panzota asquerosa al aire con la cara llena de verrugas, su piel morena, reseca y arrugada, en la que luce multitud de burdos tatuajes sudoroso por

el calor como si no se bañara nunca todo este cuadro le daba nauseas a la colegiala , a ella que le gustaba el orden y la limpieza estar metida en un cuarto tan repugnante y con tan desagradable compañía. «Me has echado de menos, guapa» le dijo el viejo Con una sonrisa de triunfo «que es lo que quiere» Le dijo la sensual colegiala, con voz temblorosa.- «Así me gusta directa al grano» le dijo el viejo levantándose de cama, la chica al ver que se dirigía a ella asustada se hizo a un lado introduciéndose mas a ese apestoso cuarto el conserje tomo un candado y horrorizada ella vio que tranco la puerta y volteándola a ver sonríe con su dientes llenos de caries y le dice con aquella cara de sádico «ahora si mamita platicaremos tranquilamente sin que me vuelvas a dejar para salir corriendo» la chica veía la mirada llena de lujuria del viejo y sintió una mezcla de miedo y excitación. Tratando de aparentar una calma que no sentía Evelin le dijo al viejo «por favor don Juan solo devuélvame mi diario y me retiro» el viejo pensaba para sus adentros de ninguna forma voy a dejar pasar a una hembra como esta, de esas se conocen una vez en la vida y hay que aprovecharlas como sea, qué cuerpazo es una diosa y con esa hermosa cara de cría me vuelve loco, ella llevaba una ajustadísima blusa de tirantes ombliguera con un escotazo que casi nadamas le cubrían los pezones de esos dos globos de carne esto por que se había quitado por el calor el saco del uniforme y su minifalda escolar donde se apreciaba esas gruesas y apetecibles piernotas y su redondo y carnoso trasero el viejo se la comía con los ojos, a continuación el cojo dirigiéndose a la adolescente le dijo «si y me pareció muy interesante lo que se cuenta en el sobre todo en la parte cuando estabas con Lucas y con el maestro Tulio», la hermosa colegiala miro al viejo preocupada con esos bellos ojazos verdes diciéndole «por favor don Juan le daré mis ahorros que tengo para que por favor me devuelva mi diario y que no divulgue lo que leyó» le dijo la nena ingenuamente pensando que con eso el lujurioso viejo se lo devolvería. «No mi reina le dijo el viejo si quieres que te devuelva tu diario vas a pagar otro precio, quiero disfrutarte como te disfrutaron esos vejetes pero no quiero a la fuerza quiero que sea por tu propia voluntad sin oponer resistencia, no te preocupes que no te penetrare se que eres virgen y no quiero tener problemas con la ley solo será besos caricias y mamadas» le dijo el lujurioso viejo(siendo esto una vil mentira ya que sus planes eran de penetrarla por culo para que no hubiese problemas de embarazo ) la nena sintió al oír estas palabras que el corazón le daba un vuelco y volvió a sentir esa mezcla de miedo con excitación se quedo sin habla un momento pensando en su situación se sentía turbada por tener que dejarse hacer con su escultural cuerpo por ese viejo asqueroso que además olía mal y que fuera todo por voluntad propia definitivamente era un precio muy alto, pero no le quedaba otra salida si no se divulgaría todas sus intimidades y entonces la cosa seria peor, resignada miraba al viejo con asco. Con una voz baja le dijo al viejo que estaba bien que seria como el quería iba ha hacer todo lo que le dijera, las cartas estaban tiradas no podía hacerse atrás. Continuara.

EVELIN POR SERGIO 02/07/2007 EVELIN 04 El asqueroso viejo se le abrieron los ojos al oír estas palabras de la nena su cara tenia una morbosa mueca de triunfo, y dándole un sorbo a la cerveza que bebía quedándole la mata de bigotes chorreando del espumoso liquido, sentía que la verga se le ponía dura por que no era una putita barata de calle la que tenia, si no una escultural nena de 18 años dueña de un cuerpazo como pocos , sentado en la cama con los pies en el piso se comenzó a quitar el short quedando asquerosamente desnudo ese arrugado y seboso cuerpo, se agarro a continuación la media erecta verga que emergía de una sucia mata de pelos y se lo meneaba con la mano la nena abrió mas sus hermosos ojos verdes y los clavo en el aparato del viejo, este mientras mas la miraba, mas se excitaba y llegaban a su cabeza infinidad de calientes pensamientos para con ella, se relamía los labios pensando en lo que iba a hacer con la colegiala a continuación cojeando lentamente se acerco a la nena quien por instinto camino hacia atrás hasta topar con la pared no tenia escapatoria era un manojo de nervios veía con horror como se acercaba a ella ese ser horrible con una mirada llena de deseo se veía espantoso al caminar como cojeaba y como esa barrigota sebosa se movía como gelatina, el viejo tomaba las cosas con mucha calma sabiéndose dueño de la situación al llegar frente a la nena le dijo «bueno mamacita entonces vamos a darle a lo sabroso», la miraba fijamente a la cara, con sus ojos totalmente fuera de sus órbitas y con una cara de depravación total. El viejo se comenzó a pegar al escultural cuerpo de la chica y esta apoyaba las manos sobre los vellos del pecho del viejo haciendo fuerza para tratar de separarse, en tanto él hacía fuerza para atraerla hacia el, el viejo tenía más fuerza que ella y ganó sus sucias y roñosas manos la tomaron de la breve cintura acariciando la suave piel lentamente mientras su horrible y arrugado rostro se acercaba a la boca de la chica tratando de saborear esos gruesos y perfectos labios de la nena y diciéndole «dame un besito guapa», mientras la rodeaba con sus brazos y ponía su cara cerca de la espantada chica, ella volteo el rostro de lado pegando su mejilla a la pared tratando de evitar que el viejo le mancillara los labios, le repugnaba su olor a sudor y a cerveza el viejo se sonrió sabiendo del asco que le producía a la colegiala. Para a continuación apoderarse de su oreja y el cuello, le encantaba sentir ese aroma atractivo de juventud de feminidad de pulcra higiene de la nena, esto hacía calentar mas al degenerado , estaba subyugado por ese monumento de chamaca ,mientras las manos comenzaron a bajar para recorrer ese redondo y carnoso par de nalgas de la nena, el viejo sentía riquísimo palpar la dureza de esas nalgotas y sentir el bikini sobre la minifalda de la chica «eres una puta exquisita me encantas que rico bikini traes cabrona» le decía el viejo quien no dejaba de morderle la orejita y recorrer con su asquerosa lengua el juvenil cuello de la nena , una gran

turbación se había despertado en el interior de la joven sentía que ese caliente aliento que le recorría su sensible cuello le producían escalofríos y solamente musito tratando inútilmente que el cojo parara «por favorooor, deténganse..por favooor….nooooo»pero esto calentaba mas al viejo que cada segundo que pasaba se iba excitando y calentando aún mas, el verla ahí delante y saber que estaba sometida totalmente. Las arrugadas y toscas manos del caliente conserje le acariciaban la tersa y suave piel de la espalda de la nena produciéndole cosquillitas, para a continuación irlas deslizando lentamente hacia abajo rumbo a ese par de carnosas y redondas par de nalgotas , el caliente cojo sentía en sus manos al irlas bajando lentamente desde la espalda de la chica como iban surgiendo deliciosamente al tacto esos tremendos promontorios de carne , que eran el sueño de muchos machos , el horroroso viejo al ser viudo y tener muchos años sin una mujer en sus brazos sentía una calentura como hace años que no tenia , se deleitaba estrujando esas perfectas y enloquecedoras nalgotas sobre la delgada tela de la minifalda de la nena , los acariciaba ,los apretaba , sintiendo deliciosamente en sus callosas manos como temblaba la nena ante el magreo, sentía su dureza y su sabrosa redondez de ese par de soberbias nalgotas , la nena solo se retorcía como culebra antes los toqueteos del viejo, en eso de las dos manos se introdujeron bajo la minifalda de la nena sintiendo y tocando la suavidad de la piel desnuda , tocaba y acariciaba esas piernotas suaves y tersas para enseguida manosearle las nalgotas solo cubierto por su pequeño bikini le acariciaba, le apretaba sus nalgotas abundantes y duras. La nena comenzó a mover la cabeza de un lado a otro por los lengüetazas del viejo en su cuello, el caliente viejo destrabo el botón de la falda de la chica y le bajo lentamente la cremallera para a continuación deslizar la minifalda del uniforme escolar hacia abajo , Evelin estaba tan enajenada por los lengüetazas del lujurioso viejo en su cuello y en su oreja que ni sintió cuando la minifalda escolar cayo al piso quedándose solo con su bikini el viejo se acerco al oído y le dijo» que buena estas mamasota» para continuación levantar la blusa deslizándola por la cabeza quedando la tremenda colegiala solo en ropa interior la vista era espectacular, con su lencería sexy diminuta y muy provocativa haciendo que resaltaran mas esas fabulosas carnes su pequeño sostén deteniendo esas montañas de carne y su bikini que en la parte de atrás se perdía en ese par de nalgotas parecía una diosa convertida en mujer, el viejo se hizo para atrás para admirarla mejor saboreándose por ese bombón que tenia a su disposición «por favorooor, deténganse..por favor» es lo único que atinaba a decir la escultural colegiala. El viejo no dejaba de observar extasiado su delicioso culo con esa tanguita puesta, era precioso, circular, paradito, riquísimo, los dos seguían frente a frente muy cerca uno del otro la chica recargada en la pared con la cabeza de lado y el viejo casi sobre la nena , ella olía el tufo de la boca del viejo apestaba a tabaco y a cerveza y veía ese horrible rostro lleno de lujuria, lleno de deseo con los ojos desorbitados por tener semejante bombón, el viejo disfrutaba viendo el espanto en su carita angelical, la chica estaba paralizada sentía que sus brazos y sus piernas le pesaban una tonelada por

la tensión del momento su mente se negaba a aceptar la realidad del momento y se engañaba a ella misma pensando que era una pesadilla y que en cualquier momento despertaría en su cama , en esas estaba cuándo el viejo volvió a la carga tomándola de su breve talle acerco su boca y diciéndole «que rica estas mamacita, dame un beso y aprovechando su momentánea pasividad de la chica se apodero de esos deliciosos labios, carnosos, frescos y sabrosos ,su asquerosa y maloliente lengua se metió por completo en la boca de la colegiala la cual solo se oían quejidos ahogados «uuuhhhhmmm»»uuuhhhhmmm»ante el violento beso que casi la dejaba sin aliento, el viejo chupaba y saboreaba esa deliciosa boca con esos gruesos labios de la nena que sentirlos era algo excitante . En cambio para la chica era una tortura sentir en su fina boca ese pestilente olor a tabaco y a cerveza pero aguantaba a pie firme todo ese magreo todo por recuperar su preciado diario, estuvieron largos segundos besándose hasta que se separaron un momento y la chica le volvió a suplicar que la dejase «por favor don Juan me ahoga por favor déjeme», pero el viejo ya mas caliente lejos de hacerle caso volvió a la carga «que linda estas mamita, que buena estas , cuantas veces soñé con esto siempre te me antojaste estas buenísima»y volvió a apoderarse de esa rica boquita, la chica contra su voluntad se dejaba resignada todo lo que ese viejo le quisiera hacer la nena pensaba en la morbosa situación ,ese viejo gordo cojo y sucio tenia una nena de 18 años en su sucia habitación a su disposición se sentía media excitada ante tal acoso y comenzó a responder a sus asquerosos besos las dos lenguas se entrelazaban intercambiando saliva, era un beso largísimo la lengua del viejo exploraba todo el interior de la boca de la nena y lamiéndole los dientes y los sensuales labios de la chica , al mismo tiempo las sudorosas y toscas manos se deslizaban por la sensible y suave piel de la chica quien al estar semidesnuda sentía la piel arrugada y fofa del viejo abrasar su juvenil y escultural cuerpo, las sudorosas manos del viejo recorrían sus formas perfectas de la nena estrujaba y apretaba esas nalgotas con las dos manos haciendo que la nena sintiera su tiesa vergota en su bajo vientre, el caliente conserje sentía en ese momento cómo temblaba la nena. La colegiala se sentía llena de angustia y de miedo ella abría y cerraba sus ojos viendo y sintiendo como el asqueroso conserje la besaba y la manoseaba como un poseso, Evelin era una chiquilla deliciosa, su piel suave, cálida, huele a flores, a ternura, a hogar dulce, y el viejo le babeaba su boca y sus nalgotas se las magreaba con avaricia y desesperación, el lujurioso conserje la besaba con voraz ansiedad, a continuación el viejo bajo al cuello de la colegiala y se lo comenzó a chupar, haciendo que a la nena le dieran escalofríos por todo su l escultural cuerpo , la respiración de la nena se agitaba por que el viejo no dejaba de chuparle con esa boca caliente su cuello sentía que la barba y los bigotes del viejo al deslizarse por su sensible cuello aumentaban las sensaciones de escalofríos, al mismo tiempo las manos del viejo no dejaban de apretarle contra el las nalgotas a la chica , las cuales ya estaban metidas dentro de su bikini sintiendo la suavidad ,redondez y dureza de ese par de nalgotas ,la colegiala estaba turbada su par de melones que tenia por pechos subían y

bajaban debido a lo agitada de su respiración «mmmmmmmm, rica mmmmmm» decía el caliente conserje ,»noooooo por favor nooooo» decía la colegiala entre sollozos con las ultimas fuerza de voluntad que le quedaban, trataba por todos los medios de no entregarse, de no disfrutarlo. El viejo sin dejar de chuparle el cuello busco el broche del sostén de la nena, que era de esos que se abrochan por el frente destrabándolos y liberando ese par de melones, los maravillosos pechos de Evelin, redondos, erguidos, firmes con unos pezones oscuros hinchados por la excitación que destacaban en las aureolas, era maravillosa la visión de ese esplendido cuerpo. -«Por favor déjeme ya por favor» decía la nena «Por favor no no no por favor déjeme déjeme» dijo con voz temblorosa. El viejo tomo un seno con cada mano y los comenzó a estrujar juntándolos y separándolos y diciéndole «pero que par de melones tienes. » La chica tenia los ojos cerrados y la cara de lado con la mejilla pegada a la pared y sus brazos pegados a su cuerpo sintiendo como esas rudas manos estrujaban con ansia sus duros melones el viejo dijo a continuación «»ah que buenas tetas moría por apretarlas y chuparlas» tomo los brazos de la nena y se los paso por su nuca para enseguida abalanzarse sobre los desprotegidos melones de la nena y comenzar a mamarlos tremendamente con fuerza causando que Evelin sintiera una descarga eléctrica que le recorría todo su cuerpo provocándole un placer indescriptible, la nena tenía sentimientos contradictorios, luchaba con todas sus fuerzas para que ese hombre repugnante no le hiciera sentir placer, pero tras medio minuto de mamarle con su boca los pechos, cerrando los ojos sucumbió, sentía morir de placer la lengua rasposa hacia las delicias de sus durísimos pezones. Su cuerpo se combó y su cintura quedo totalmente arqueada sus dedos instintivamente se introdujeron entre los canosos cabellos del viejo y le comenzaron acariciar la cabeza al viejo mientras este estrujaba un pecho con una mano y el otro pecho se lo devoraba con la boca violentamente, el viejo hacia círculos con la lengua por toda la aureola para a continuación estrujarle con sus labios y su lengua el hipersensible pezón de la nena. «aahhhhhh deejeeme deejeeme don Juan uyyyyyyyyy poor faavorr sueltem…nhg» decía la nena a sabiendas que el viejo no la soltaría, pero sentía mucho placer decirlo y que el viejo no parara. La colegiala con cada uno de los lengüetazos y chupadas del goloso viejo a sus pechos reaccionaba con su cuerpo arqueándolo sentía su lengua como mamaba y engullía sus pechos y pezones y oleadas de escalofríos se esparcieron por todo su cuerpo, ella cerraba sus ojos y se mordió los labios, no podía parar de jadear presa de una excitación incontrolable se retorcía, gritaba y jadeaba, su espalda se arqueaba a mas no poder, la chica comenzó a gemir como una puta cualquiera y a entregarse a las sucias caricias y mamadas del viejo. «Aaahhhhhh, don Juan…uuuuyyyy….por favor aaahhhh» gemía la nena. La escena era morbosamente caliente verla desde la espalda del viejo donde se apreciaba como el cuerpo gordo, flácido y sudoroso del viejo materialmente aplastaba contra la pared a la exuberante colegiala y como se movía la asquerosa cabeza llena de canas por la violenta ansiedad, con que mamaba y estrujaba esos dos grandes y

duros senos, la cara de la colegiala tenia un rictus de sufrimiento y de placer al mismo tiempo, sus hermosos ojos verdes los tenia cerrados y su boca entreabierta soportando el ataque lujurioso y ansioso del viejo a su escultural y deseado cuerpo , el viejo sabia bien por haber leído y releído el diario de la nena que esta al ser tan sensible en todo su escultural cuerpo no aguantaría tanto magreo. Ella se estremecía y suspiraba dejándose hacer por el lujurioso conserje respirando agitadamente, sentía escalofríos por todo su cuerpo y un cosquilleo enloquecedor en su rajita el viejo continuaba con su deliciosa labor mamando y succionándole los pezones a la nena y estrujándole esos dos increíbles globos de carne Evelin sentía la caliente respiración del caliente viejo en su pecho «oohhhhhhh oohhhhhhh gemía la nena desfalleciendo casi por el placer con los ojos cerrados, el calor que brotaba de la boca del macho la hacia estremecerse ,la chica abría y cerraba sus hermosos ojos verdes sintiendo como su cuerpo empezaba a entregarse a todo ese estimulo perdiendo todo control sobre el, a continuación el lujurioso y caliente conserje comenzó a bajar sobre el escultural anatomía de la colegiala sin despegar su boca de ese delicioso cuerpo arrastrando sus ansiosas manos por la espalda de la nena llegando al ombligo dándole suaves mordiscos haciendo que la excitada nena cerrara sus ojos y echara su cabeza hacia atrás pegando con la pared a continuación empezó a bajar mas hincándose en el piso atrapando con sus manos en el trasero de la nena el bikini y comenzar a deslizarlo hacia abajo lentamente disfrutando el espectáculo frente a sus ojos hasta sacárselos dejando a la luz esa preciosa y virginal rajadita que apenas se le asomaban un caminito de finos bellos para enseguida hundir su cara y comenzar a mamarle la rajadita mientras sus manos le sobaban las nalgotas, la cara del viejo se metía literalmente entre las dos piernas de la nena lengüeteándole su virginal rajadita la chica lo disfrutaba se contorsionaba y gemía de placer. «Aahhhh ahhhhhhh uyyyyyyyyy gemía deliciosamente la colegiala , el viejo lamía sus labios vaginales y le lenguetaba el sensible clítoris a la nena haciendo que se estremeciera con esa rasposa y larga lengua ,sus dedos de la nena le tomaban la cabeza al viejo y le jalaba los canosos cabellos presa de las sensaciones placenteras que le daba, el viejo a continuación se puso de pie y se quedo unos segundos observando con los ojos desorbitados el escultural cuerpo de la colegiala desnudo su cintura esbelta, que se ensanchaba para dar lugar a sus grandes y bien proporcionadas nalgas, blancas y sin rastros de estrías ni celulitis, completamente limpias y deseables, el conserje pensaba en sus adentros no podía creer que tenia ese manjar a su disposición estaba extasiado, se sentía como en un increíble y apasionante sueño del cual no creía que fuera realidad, allí la tenía, a una preciosa colegiala entregada y estaba siendo sodomizada por primera vez por el ,y le dijo a la chica que seguía con la cabeza echada hacia atrás recargada en la pared «que cuerpazo tienes mamita eres una diosa «en cambio ver al viejo era todo lo contrario, con su cuerpo muy moreno lleno de tatuajes seboso y arrugado con una barrigota consecuencia al exceso consumo de cerveza una cara arrugada con unas grandes y desagradables verrugas en la nariz y en la mejilla a todo esto había que

agregarle la poca atención que le daba a su higiene personal, el viejo ahí estaba parado completamente desnudo con una tremenda erección en la verga que emergía de una abundante y sucia mata de pelos. Evelin lo observaba con los ojos semicerrados seña inequívoca de lo excitada que se encontraba, en otras circunstancias nada mas de ver al viejo como se encontraba desnudo hubiese vomitado ante la asquerosa visión, el viejo cojeando se acerco a la nena y extendiéndole su mano la llamo a que se acercara, la chica desnuda como se encontraba se acerco al viejo, este tomándola de los hombros se puso de tras de ella apoyándole su apestosa vergota completamente tiesa y palpitante sobre las nalgotas desnudas de la nena, la vista de las nalgotas redondas era espectacular el viejo le acariciaba las nalgotas con su verga, Evelin comenzaba a respirara fuerte y a jadear, la chica sentía también la asquerosa y sudada barriga del viejo en su espalda, las manos del viejo atraparon los melonzotes de la nena y los dedos agarraron los hinchados pezones de la colegiala para darle un lento y suave masaje haciendo que la chica echara la cabeza hacia atrás al mismo tiempo que la punteaba las nalgotas con la verga y diciéndole al oído, «te gusta verdad mamacita ,como me calientas putita» , estas tetasas me vuelven loco» la nena tenia la su cabeza echada hacia atrás recargada en el hombro del viejo y este la punteaba cada ves las fuerte con la vergota, ella echo sus brazos hacia atrás agarrándose de el cuello del viejo para no caerse. El caliente viejo sin dejar de puntearle las nalgotas, ni de sobarle con los dedos los pezones que estában durísimos y muy parados lentamente la fue llevando acercándose a la cama, y le decía quedito en el oído lo que le iba a hacer en la cama, la voluntad de la colegiala estaba completamente enajenada tenia los ojos cerrados y se dejaba manosear, el caliente conserje no dejaba de puntearle las deliciosas nalgotas y aspiraba al mismo tiempo el delicado perfume que salía de su cuello, cuando estuvieron a lado de la cama el viejo se separo de ella y la guió para que se acostara la nena en esa vieja cama de madera la nena se acostó boca arriba con una pierna flexionada y sus brazos agarrando la almohada en su cabeza dejando todo su escultural cuerpo desprotegido se veía soberbia, el caliente viejo se dirigió a un cajón y saco una cuerda tomo las dos manos de la chica y se los amarro a la cabecera de la cama dejándola indefensa, ,para a continuación decirle a Evelin»te voy a enseñar a lo que sabe un macho», y se subio a la cama e la observo unos segundos y vio que su cara y ojos expresaban resignación, miedo por la situación, a continuación le dijo «vas a saber lo que puedes sentir mamacita» y sin más preámbulos el viejo desnudo se hecho sobre la chica violentamente dejándole caer todo su seboso y sudado cuerpo, sobre la colegiala metiéndose entre sus piernas. La nena sintió sobre su esbelto abdomen como esa piel arrugada y sudada, la aplastaba y comenzó a besarla violentamente en los labios se los mordía y se los jalaba con fuerza haciendo que la indefensa nena abriera sus ojazos por la sorpresa de tan violento ataque a su boca, le estrujaba los senos con fuerza y los pezones se los apretaba con salvajemente haciendo que la chica sintiera mucho dolor ,ella comenzó a gritar y a patalear ,pero estaba indefensa con las manos bien amarradas a la cabecera de la cama ante ese

maniático sexual. El caliente viejo era como un animal salvaje le apretaba las tetotas fuertemente haciéndole daño, se las mordía, le pellizcaba salvajemente los pezones para luego estirarlos con la boca y morderlos sin compasión ella gritaba mas de dolor que de placer, arqueaba su cuerpo desesperada tratando de que el caliente viejo parara y no dejaba de llorar y gritar rogándole al viejo que parara ,pero eso calentaba mas al ya fuera de si conserje y mas duro apretaba y mordía «por favorooor, deténganse..por favooor….nooooo,» es lo único que atinaba a decir mientras se retorcía tratando de zafarse gritaba, se contorsionaba la indefensa nena, el viejo le decía «este es solo el principio perra sucia, ahora te voy a demostrar lo que es un macho caliente» diciéndole esto regreso a sus pechos y los comenzó a morder con furia los pezones y sus alrededores, ella gritaba y el conserje le volvió a meter una cachetada, y continuo con su castigo mordiéndole los pechos a su antojo y ella solo sentía dolor y mas dolor, la nena gritaba con lagrimas en sus bellos ojos verdes no podía hacer nada el viejo estaba echado encime de ella aplastándola y magreándola como un salvaje, y la nena indefensa incapaz de defenderse el viejo la había amarrado bien. Al viejo en ese momento se le revelaban todas las mujeres que lo despreciaban y se burlaban de el por su cojera, estaba como un verdadero loco lastimando a la chica descargando todo su rencor y excitación sobre la nena quien desesperada se contorsionaba por el ataque sentía que el peso del viejo la ahogaba quien desnudo, echado encima de la chica, la babeaba y la magreaba con avaricia y desesperación,» Ahhh… ahhhh… .no… por favor… no…. ahhh auxiliooooo gritaba la nena, el viejo le dio dos cachetadas fuertes haciendo que a Evelin le quedara ardiendo la cara «cállate puta que esto apenas comienza» la nena tenia una cara de espanto total «sniff sniff… por favor don Juan déjeme ir ya» decía la chiquilla lloriqueado con sus manos atadas fuertemente a la cabecera de la cama el viejo tenia los ojos desorbitados parecía un loco esto espantaba mas a la nena tomándola de los cabellos se los jalo violentamente y le dijo al oído «cállate puta aquí se hace lo que yo diga y yo sabré cuando te dejare ir lo entiendes le dijo» dandole una fuerte cachetada la nena ya mas asustada le contesto «siiiiiiii don Juan siiiii. A continuación el viejo se sentó sobre el pecho de la chica sin hacer demasiada presión, para no asfixiarle , colocando una pierna a cada lado de su cuerpo y su sucio trasero sobre los senos de la chica pasó una de sus manos hacia la parte posterior de su cabeza he hizo que echara su cabeza la colegiala hacia delante, hacia su miembro, el cual sostenía con su otra mano y busco la boca de la nena que al ver lo que pretendía el viejo mantenía los labios cerrados, el viejo lleno de mañas soltó su verga y con esa mano tomo la nariz de la chica y se los apretó impidiendo que respirara ante la desesperación de la colegiala que cuando abrió la boca desesperada para jalar una bocanada de aire el viejo presto le metió toda la verga a la boca sentía esos labios pulposos y mojados en la verga. el viejo estaba que no cabía del gozo que estaba sintiendo en ese momento por la boquita de esa preciosa niñita que mamaba y mamaba su gorda verga a la fuerza. Sintiendo como la lengua de la nena trataba inútilmente de sacar a ese intruso de la boca haciendo

que el viejo en su verga sintiera un delicioso cosquilleo,»aahhhhhhh ahhhhhh así zorrita mamale la verga a tu macho» ella ya resignada entre sollozos se la mamaba al viejo era una verga gorda y sucia , el vejete profirió toda clase de gemidos y sonidos de satisfacción, insultando de paso a la adolescente que le estaba practicando una felación por demás prodigiosa, el viejo con las dos manos la tomo de los cabellos llevando el el ritmo de la mamada la cogia literalmente por la boca, introduciendo una y otra ves esa sucia y apestosa vergota que olía a orín y a sudor la chica sentía mucho asco le tomaba la cabeza y la movía a su antojo, hacia adelante, hacia atrás, a los lados, en círculos, gozaba esa boca como nunca había gozado boca alguna, su verga era tan grande y gruesa, que se le dificultaba mucho tragarla, sin embargo tenia que lamer, chupar y mamar a la fuerza. la nena nunca había tenido algo tan grande en su boca. Cada segundo que pasaba el caliente conserje se iba excitando cada vez más, la lujuria se apoderaba de su mente y cuerpo , se sentía increíblemente bien observando como esa linda zorrita se la chupaba, pero sobre todo, se excitaba aún mas el saber que la estaba sometiendo y que ella no tenía mas remedio que obedecerle sin rechistar. La chica sentía que el asco era insoportable, pero no podía hacer nada estaba a merced de ese depravado sexual, el viejo casi la estaba asfixiando con la vergota en la boca y con su seboso cuerpo sentado sobre su pecho le taladraba la boca sin cesar y ella sin poderse defender, la cara del hombre era digna de ser enmarcada pues al contrario de Evelin que parecía a punto de desfallecer el se sentía en el séptimo cielo, a juzgar por sus gestos y gemidos «aaaah puta, que sabrosa estás, hasta que se me hizo gozarte cabrona; ah, ah, ah aaaaahhhhhh» el le agarraba la cabeza y el la hacia tragar bien aquella verga maloliente cuando la nena sintió que el asco ya era insoportable aun vino mas, la tomó firmemente de la cabeza y aceleró el ritmo de las arremetidas, cuando de repente se detuvo, sostuvo la cabeza de la joven firmemente, con la punta de su falo es su boca y disparó la primer descarga, de semen, el caliente viejo descargo la leche sobre aquella boquita de princesa de tal manera que a ella casi le sobreviene un atragantamiento ,la boca de Evelin se llenó de leche por completo, tanto que por la comisura de sus labios asomó un poco de aquel líquido, sintió toda su boca caliente por aquel líquido viril al mismo tiempo ese sabor agridulce «aaahhhh así ,así mamita trágate toda la leche de tu macho decía el viejo» al mismo tiempo que le tapaba la nariz ,obligando a la nena a tragarse todo. La colegiala tragaba el semen del viejo desesperada por que casi no podía respirar debido a que el viejo le tapo la nariz con su mano para obligarla a tragar todo el liquido seminal, el viejo eyaculaba en la boca de la nena tanta leche que se atragantaba y se le escapaban por la comisura de los labios hilillos de ese viril liquido el caliente viejo seguía sentado sobre el pecho de la nena y con su verga tiesa dentro de la boca de la escultural jovencita disfrutando de los desesperados quejidos de la chica por que el viejo no le soltaba la nariz evitando que respirara y con la vergota en su boca, además del peso del conserje en su pecho, era poco el aire que podía jalar a sus pulmones, sus hermosos ojos verdes miraban al viejo suplicando piedad, pataleaba con sus piernas el

colchón desesperada ante la falta de aire el cojo Juan sádico como era disfrutaba toda la desesperación de la nena y le decía. «aahhhh que sabrosa boquita tienes zorrita me sacaste bastante leche pero todavía tengo mas para ti mamita todavía falta lo bueno». A continuación se bajo el viejo de la chica y le saco la vergota de la boca, respirando la nena desesperada jalando aire a sus castigados pulmones, el cojo Juan se sentó al borde de la cama tomo su cerveza y le dio un sorbo eructando, a continuación le acaricia las piernas a la nena mientras le daba mas sorbos a su cerveza la nena que seguía bien amarrada ala cabecera de la cama completamente desnuda , ella esta tosiendo por que en su garganta tenia varios pelos púdicos atorados en su garganta y no había forma de sacarlos de ahí. Su vocecita ronca esta al borde del sollozo, con la cara desencajada y con restos de semen que le resbalaban por la comisura de los labios, la boca abierta y las pupilas enormemente dilatadas mirando al viejo con una desesperada expresión de terror, de saberse que estaba ahí desnuda encerrada en ese cuarto, con ese viejo maniático sexual y bien amarrada le dice. «cof cof por favor don Juan suélteme, ya déjeme ir mire todo lo que me a hecho cof cof se lo suplico.» «Je je je» se reía el viejo sin dejar de pasar sus manos por las piernotas de la nena lentamente sintiendo la suave tersura de su piel y diciéndole «por que te quieres ir mamita si todavía falta lo mejor vas a ver que al rato vas a gritar de lo rico que lo estaremos pasándolo» sonriéndole con esa cara de sádico y enseñándole toda esa dentadura llena de caries, levantándose el viejo dando un ultimo eructo le dijo «sigamos con nuestro asunto mamita que esto todavía tiene para mucho rato jajajajajaja» ante los ojos aterrados de la escultural colegiala , viendo indefensa como el viejo desnudo separaba sus piernas «no,no..qué me va a hacer qué me va a hacer»decía la nena al mismo tiempo que intentó cerrar sus muslos pero el viejo ya se había metido entre ellos en medio de sus dos piernas y dejando caer todo su peso encima de ella la comenzó a babear en la boca y le estrujaba y le magreaba sus pechos con avaricia y desesperación se los mordía sin piedad haciendo que la nena sintiera todo el sadismo de ese caliente viejo. Bastaaaa…. ahhhhh… ahhhhh… por favoooooorrr…. aaahhhhhh… detengaseeeee… bastaaaaaaaa . «Putita como me calientas estas tetotas me vuelven loco «decía el viejo comiéndole los senos con desesperación se los mordía fuertemente dejándolos todos marcados, ella solo lloraba y se quejaba indefensa como estaba amarrada, para el viejo era muy sabroso sentir la suavidad la tersura de la piel de la chiquilla su aroma que despedía a juventud esa juventud que al viejo se le había ido hace muchos años. La nena sentía como ese cuerpo gordo la aplastaba inundándola con su sudor y como la verga del viejo se frotaba sobre su bajo vientre presionándose contra ella, tenia una cara de miedo y entre sollozos le decía al viejo que parara que le dolía con lagrimas en su carita pero esto calentaba mas al viejo quien con salvajismo le mordía los senos y le jalaba el pezón con los dientes sin piedad. «Aaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhh….. nooooooooooooooo…. por favooooooooorrrr….. bastaaaaaaa.» «Desde hace tiempo quería tenerte así putita, perra maldita no sabes cuantas veces soñé este momento» estaba

como un verdadero loco, haciéndola sufrir, mordiedola y estrujando con salvajismo sintiendo descargar todo su rencor y su excitación sobre esa nena, «por favorooor, deténganse…por favooor….nooooo, es lo único que atinaba a decir la chiquilla mientras se retorcía inútilmente tratando de sacarse al viejo de encima de ella, «Siiiii eres la putita mas sabrosa que he visto» «noooooooo nooooooooo» gemía la nena «Como que no, te voy a coger te voy a meter la verga «» le decía el desquiciado viejo quien recorría el transpirado cuerpo de la chiquilla le masajeaba los brillantes pechos por el sudor la magreaba como un loco así estuvieron un buen rato hasta que el viejo se detuvo y bajándose de la exhausta nena le dijo «bueno mamita ahora vamos hacer un rico 69 para que yo me coma tu panochita» dándole unos sorbos a la cerveza la nena. La nena sin dejar de ver el cuerpo del viejo que por la barriga le resbalaban abundantes gotas de sudor y viendo esa vergota larga, gorda y llena de venas palpitantes que emergía de una abundante y antihigiénica mata de pelos le decia toda asustada. «Por favor… no me viole… no…. no…por favor….por favor La suplicas de la nena solo hacían calentar mas al viejo quien levantándose se subió a la cama y coloco sus piernas a los lados de los estirados brazos de la chica que seguía amarrada a la cabecera de la cama solo que ahora al revés de cómo la tuvo hace unos momentos con la intención de hacer un 69 dirigió su palpitante verga a la boca de la nena quien trato de resistirse apretando los labios esto hizo que el viejo le diera un par de cachetadas que le quedaron ardiendo las mejillas, el cojo estaba colérico y le estampó otra cachetada en la mejilla izquierda dejándole los pómulos de un rojo encendido y no conforme con eso le lanzó un escupitajo en el rostro que la adolescente recibió dejando que se resbalara por sus labios «abre la boca pendeja si no te va peor «no quedándole mas remedio que abrir sus labios a la chica y volver a engullir esa apestosa vergota . El viejo a continuación dejo caer todo su peso metiendo su cabeza entre las piernas de la colegiala haciendo un perfecto 69 a pareciendo ante sus ojos esa vagina con unos finos vellos dorados, los labios carnosos y rosados y le empieza a lamer el interior de los muslos para a continuación sepárale los labios vaginales con los dedos para poder meterle la lengua hasta lo mas profundo de la concha de Evelin quien nada podía hacer, el viejo le comenzó a mamar con avidez el clítoris estremeciendo a la colegiala, mientras su verga le daba unos frenéticos bombeos a su boca haciendo que la cabeza de la nena rebotara una y otra ves sobre el colchón, entraba y salía de su boca la vergota soportando las envestidas del erecto miembro. La lengua del hombre siguió dándole feroz batalla al clítoris de la nena mientras ella experimentaba muy a su pesar un gran placer cerraba los ojos fuertemente para aguantar esas sensaciones la cosa ya le estaba gustando, la húmedos labios de la chica se entrecerraban con fuerza alrededor de esa vergota, jadiando ante el ataque sin misericordia de la lengua y los dedos del viejo a su vagina, la nena sentía que el viejo le dejaba ir todo su peso sin contemplaciones su esbelto vientre sentía como ese cuerpo flácido y sudado la aplastaba. Los gordos y peludos huevos del conserje por las arremetidas le rozaban su fina carita la cara, le envestía la boca, con rítmicos movimientos de cadera haciendo que la nena

le mamara fuerte y metiéndosela bien profunda, hasta casi tocarle los huevos con los labios,Evelin sentía como aquella barra penetraba hasta su garganta, sentía la pegajosa humedad que manaba de la punta. El viejo alternaba largos lengüetazas por toda la rajadita hasta el culo para enseguida regresar al clítoris y hundir en el la lengua y agitarla en su hirviente interior, la nena tenia las piernas completamente abiertas la lengua del viejo continua con su labor explorando la conchita empapada de Evelin, lamiéndola de punta a punta, lamiendo la miel que mana de su sexo, , lamiendo golosamente por dentro el clítoris ya hinchado de la nena , el cuerpo de la nena se estremece de pies a cabeza, y sus ahogados gemidos se hacen más intensos. «Mppphhh…. Mpphmm mmmmm… mmmm…mmppmh» gemía la nena ante las intensas mamadas que le daba el viejo , por la vergota que tenia en su boca y que la taladraba sin piedad el cuerpo de la nena se sacude con violencia de mujer,Evelin mama con avidez la verga del viejo con su boquita caliente y húmeda, succionando desesperada ante el intenso cosquilleo que le producía la ansiosa lengua del viejo en su clítoris , le apretaba la cabeza con sus muslos al viejo , sentía su cuerpo convulsionarse, la sangre le fluía de pies a cabeza con velocidades y temperatura indescriptibles, las piernas le temblaban su panochita se encontraba toda humedecida y latiendo como si el corazón se le hubiera ido allí abajo comenzó a excitarse cada ves mas y mas, su boca engullía y mamaba esa verga ansiosa del viejo se excitaba con el fuerte sabor a macho que se desprendía la vergota del viejo sintiendo como se hinchaba dentro de su boca sus mejillas rojas de excitación involuntaria, sencillamente no podía evitar que su cuerpo respondiera a los embates y escarceos de un macho en celo, desesperada arqueaba la cintura completamente excitada. La lengua, y la boca del conserje van insaciables de su clítoris a su culito, una y otra vez, sintiendo los ahogados gemidos y quejidos de la colegiala sofocados por los embates de la verga en su boca, el hombre hacia lo que quería no solo con la concha de Evelin sino también con el agujero del culo y ambas partes estaban rojas y lubricadas por las fuertes mordidas y succionadas del macho, la nena se retorcía y jadeaba ahogadamente , su espalda se arqueaba a mas no poder, los ahogados gemidos de la nena inundaban el cuarto mientras que el cuerpo de la nena seguía sintiendo ese calor descontrolado su cuerpo se estremecía cada vez que la golosa lengua rozaba su clítoris su lengua del viejo era larga y a menudo la metía profundamente hasta encontrar sitios placenteros la nena no dejaba de retorcerse, gemía como una loca ya no podía mas, la excitación la descontrolaba, prueba de ello, es que de repente y sin voluntad, comenzó a mover sus caderas contra esa sucia y caliente boca provocándole miles de sensaciones al viejo este tenia la cara de gozo absoluto. Evelin se siente sofocada debido a su agitadísima respiración ,mama con fuerza y lascivia la durísima vergota del viejo sus gruesos labios hacen presión alrededor de la roja cabeza haciendo que el viejo sienta que esta por venirse, esa lengüita de la nena hace que el viejo casi saque la leche hirviente hacia afuera , el viejo siente que ya no aguanta mas y se le escapan las primeras gotas de liquido seminal ,y mama con mayor

voracidad la virginal panochita de la nena haciendo que el cuerpo de la nena se estremezca recorrido por ondas violentas de placer, de repente la nena sintió que su cuerpo ya no le respondió mas a su mente y comenzó a contorsionarse y gemir sin poder evitarlo, estaba al borde de un orgasmo, en ese momento recordó cuando jugueteaba con su clítoris de noche cuando su madre no estaba y sintió que esto era mas aun que esas noches de placer, su vagina comenzó a contraerse rítmicamente y sus ojos se desorbitaban, la chica parecía sufrir, pero su cuerpo estaba completamente poseído por el placer que le daba ese viejo ,» mppphhh…. mpphmm mmmmm… mmmm…mmppmh» gemía la nena ahogadamente , sus piernas se enredaron alrededor de la cabeza del viejo apretándosela contra su panochita el viejo le metía los dedos en el culo al mismo tiempo que le mamaba , era un espectáculo muy morboso como la disfrutaba ese gordo inmundo, mientras que su cuerpo seguía sintiendo ese calor descontrolado. Finalmente los dos llegaron al inevitable orgasmo casi al mismo tiempo el viejo acabo en su boquita de la nena, largos chorros de leche caliente que ella va tragando sin dejar de chupar y lamer, su boca sensual sigue apretadita envolviendo la vergota, sus labios dulcemente carnosos siguen succionándole, su lengüita infantil sigue con su caricia de mujer sobre la piel de la verga del viejo y este sigue eyaculando en su boca sin parar. Evelin también está llegando al orgasmo su cuerpo es presa de temblores y su cuerpo se sacude violentamente que parece que quiere escapar de los brazos del viejo ,y estalla en un enorme y prolongado orgasmo, el viejo le succiona todo sus jugos tragándoselos. Entonces, gradualmente, el ritmo de las acometidas del viejo a la boca de la nena se hizo más lento hasta que, exhausto cayó sobre ella. Después el viejo se queda un rato sobre la nena muy cansado, aquella chiquilla estaba haciendo que florecieran sus más bajos instintos, disfrutando como un loco, haciendo lo que se le antojara con su cuerpo y su mente, era una sensación de poder increíblemente maravillosa, la chica a continuación sintió como la verga del viejo se ponía flácida en su boca perdiendo su dureza, la nena también estaba completamente agotada, el lujurioso conserje estaba sudando como un cerdo por el calor que hacia y por el esfuerzo físico que había hecho , se mezclaban los olores de su sudor, los de su semen, y los que ya había dentro de la casa ,el viejo a continuación se rodó bajándose de sobre la nena acostándose a su lado y diciéndole «que buena mamada me distes mi reina» y acariciadote los pechos continuo diciéndole «estas bien rica mami y todavía falta lo mejor» ella le miraba de reojo con sus ojos tristes, pero a la vez sumisos, sabía que debía obedecer, estaba sometida por el miedo y amenazas del vejete de no devolverle su diario el viejo la observaba su cara y su boca de la nena apestaban a semen, sus ojos estaban tristes pero sumisos, estaba completamente dominada era un espectáculo fascinante, el vejete se levanto de la cama y se dirigió a tomar su cerveza y viendo a la nena amarrada en la cama se le volvió a poner tiesa la verga. La nena esta quieta junto en la cama como un pajarito herido, poco a poco se le va normalizando su respiración la chica tenia la mirada como ida se veía preciosa amarrada y tendida en la cama la cara la tenia con restos de

semen que le resbalaban por la comisura de sus labios sus pechos los tenia llenos de moretones y marcas de mordidas. «Ohh mamita que buena acabadas me has hecho tener hace mucho que no tenia una tan buena por eso vas a probar una verga de macho caliente en tu culo» le decía el conserje, la chica ya mas tranquila y dándose cuanta de su situación le dijo «por favor se lo suplico no me hagas nada, yo se la chupare de nuevo pero por favor no me hagas nada mas no me violes» decía la chiquilla. «Ja jaja ja eso suplica palomita que eso me calienta mas de todos modos ese culito va ser mió jajajajajaja» le decía el viejo quien a continuación le desato las manos a la chica de la cabecera de la cama y empujándola le dio vuelta quedando la nena boca abajo, «no dejamm balbuceo la joven, apenas estaba tan cansada estaba en tal estado de cansancio que era como una muñeca a la que se podía manejar al antojo de uno por eso el viejo ya no la amarro el viejo le puso una almohada bajo su vientre que hizo levantar aun mas las nalgotas de Evelin el viejo se deleitaba con la vista era un par de nalgotas juveniles impresionantes grandes, redondas, suaves y duras y no resistiendo mas se subió a la cama de nuevo y le comenzó a besar la espalda a la nena sus labios recorrían la espalda de la chica llegando a sus nalgas, para a continuación separar sus piernas y pasar su lengua por las nalgotas para luego separarle las nalgas y meter la lengua hasta llegar al ano le mamaba con la lengua desde el ano hasta su panochita haciendo que la chica se estremeciera y comenzara a jadear, la nena aun entre su calentura le decía al viejo «no por favor pare no lo haga no me hagas nada ahí por favor.» Esto calentaba mas al viejo que seguía en su labor mamadora y estrujándole con sus ansiosas las manos el enorme par de nalgas pasaba su larga y rasposa lengua por su rajita de arriba hacia abajo llegando hasta el ano y de regreso otra ves rápidamente le daba de lengüetazos, pasaba y repasaba por el cerrado culito lentamente, le acariciaba con su lengua haciendo pequeños círculos alrededor luego introducía su lengua áspera dentro de su culito, a la nena nunca le habían hecho eso, y sentía que era una sensación tan rica, lo morboso de aquello lo hacia mas placentero aun, no podía resistirse a tanto placer, Evelin se sentía como nunca siendo penetrada por aquella lengua, sentía su lengua sobre su clítoris, como se lo chupaba y mordisqueaba, y solo podía jadear y gemir de placer . Evelin gemía, mordía sus labios y entrecerraba sus ojos «ahhh ahhh ahhh asi ahhhhhh ooohhh asii asiii oohh, la jovencita gemía y su cuerpo ardía mientras temblaba presa de sensaciones y de un cosquilleo por todo su cuerpo. El viejo a continuación se levanto apoyándose en las duras nalgotas de la nena y le dijo «prepárate pendeja por que te voy a meter la verga vas a saber lo que es un macho «abriéndole las nalgotas a la nena con las manos coloco su verga palpitante embocándola a la entrada de ese cerrado culito ella respiraba hondo y rápido, como tratando de prepararse para un dolor inevitable, sintió el calor del cuerpo del caliente macho, el viejo comenzó a meterle la verga lentamente y Evelin supo que estaba perdida, un empujón y el pene se introdujo unos milímetros mas dentro de ella, el segundo empujón mas fuerte ya ganó un par de centímetros mas, ella respiraba hondo. Sentía como el virginal ano de la nena ejercía una

resistencia y como este ayudado por lo lubricado que se encontraba el ano va venciendo esa resistencia hasta meterle la mitad de esa grande y gruesa vergota y ahí se quedo quieto un rato disfrutando de las ricas contracciones que hacia el castigado ano de la nena ante la arremetida de ese intruso. «Bastaaa ahhhhh ahhhhh por favooor aaahhhhhh detengaseeeee bastaaaa «decía la ensartada nena sentía que su culo se habría y como le entraba centímetro a centímetro esa potente verga sus lágrimas eran mas abundante «que colita apretada tienes pendeja le dijo el viejo haciendo fuerzas para penetrarla totalmente venciendo la resistencia del cerrado ano de la nena hasta ensartarla completamente la pobre Evelin sentía que la estaba partiendo, pues era demasiado gruesa, sus enormes testículos peludos golpearon sus nalgotas y solo grito de dolor sus ojos se dilataron como sorprendidos la nena sentía como esa verga la llenaba totalmente, sus ojos se abrieron de par en par, sus manos se crisparon «No, por favor sáquela, me duele mucho , no sigaaa ayyyyy, me lastimaaaa ,ayyy, me duelee, ayyy» se oían los gritos de la nena. El viejo sin hacerle caso se acostó sobre ella y empezó a culear como loco, , sus envestidas eran rápidas y potentes haciendo vibrar el cuerpo de la colegiala con cada estocada la nena casi no tenía ya fuerzas para oponerse»no por favor no por favor no puedo más «susurro. «Qué culito más estrecho tienes putitaa» decía el viejo, el cerrado culito de la nena poco a poco se fue adaptando a la enorme verga que la violaba y el dolor poco a poco fue cediendo al placer, la colegiala sentía como la verga del viejo se deslizaba perfectamente en su ano provocándole un placer indescriptible nunca antes sentido, le estaban dando duro, sentía como entraba y salían los huevo del viejo se y el ruido de su culo por las cada embestidas ploc ploc ploc, sentia que la volvían loca, ya no podía mas, «ahhh ahhhh ahhhhhh, ahhhhh ahhhhhhhhhhhhhhhh oooohhh ooohhhhh ella gemia con cada ensartada del viejo al sentir las paredes de su ano rozadas por ese pedazo de carne,su respiración era rápida, y tenia un temblor de su cuerpo juvenil mientras la culeaba el viejo como loco. Ella ya no chillaba, solo jadeaba de placer, gemía mas y mas cada vez el viejo la ensartaba sin piedad , cada mas profundo la culeaba con fuerza, con rudeza, loco por la sensación del momento , las ensartadas hacían vibrar las nalgotas de la jovencita ella estaba completamemnte entregada al viejo sin voluntad de resistirse la vergota entraba y salía perforándola sin contemplaciones los huevos del viejo hacían ruido contra su culo en cada embestida , le metía y le sacaba la verga arrancándole gritos de placer a la colegiala al sentir las paredes de su culo como la rozaba esa vergota,ella temblaba su cuerpo estaba rebosante de placer. El viejo la insultaba, le decía «puta, perra, zorra», eso lo excitaba aun mas, estaba disfrutando como un loco, verla sometida y follada era algo increíble la miraba con una cara totalmente desencajada, la cara de un depravado sexual, y cada vez, sus embestidas eran mas salvajes, mas fuertes, mientras le gritaba que era una puta, oír eso excitaba a la nena una manera increíble nadie la había tratado así y comenzó a suspirar, gozando de la enculada salvaje a la que estaba siendo sometida, cerraba los ojos, apretando sus dientes y mordiendo sus labios, ella gozaba

con la situación el viejo no dejaba de decirle «puta grita mas fuerte como me calientas putita como se come tu culo mi vergaaaaa» totalmente fuera de si. «Aaaaaaahhhhhhhhhh aaahhhhhhhhhhhhhh uyyyyyyyyyyyyy» gemía la chica desfalleciendo de placer el conserje la seguía embistiendo fuertemente le daba tan fuete que al chocar con sus nalgotas de la nena s hacia mucho ruido, ella estaba que chorreaba, la penetraba tan fuerte que le vino un orgasmo intenso la nena arqueaba la espalda y paraba las nalgotas queriendo que la verga del viejo la penetrara mas profundamente la expresión de su cara es de de dolor y de placer a la vez , un placer inmenso que no conocía , la verga le estaba produciendo unos orgasmos incontrolables yo no paraba de gemir y retorcerse, , los orgasmos se sucedían en su cuerpo uno tras otro de repente un orgasmo arrollador, el más grande de su vida, le sobrevino en aquel momento y grito como poseída por el demonio,»aaaaahhhhh ahhhhhhhhh asiiii Ahhhh papiiiii que riiiiiico ahhhhhh papiiiiiiii uyyyyyyyy. Los orgasmos le asaltaban uno tras otro en forma despiadada, eran tan intensos y continuos, que la volvían loca, el viejo le metía y sacaba la tranca con tanto vigor que cada uno de sus embates hacía pujar a la adolescente, el cuerpo se contorsionaba como una especie de espasmos tanto era el placer de ella, el viejo se acostó en su espalda y le mordía la nuca mientras la culeaba , metió sus manos por debajo del cuerpo de ella agarrándole las tremendas tetas y se los comenzó apretar y a estrujar sin dejar de culearla, le mordía la nuca y el cuello sin piedad, la nena estaba tan caliente que no decía nada solo se dejaba hacer solo gritaba y se contorsionaba-«aahhh, ahhh, asiiiiiiii y paraba mas las nalgotas queriendo que la verga del viejo la clavara mas profundamente, que culeada le daba el viejo a Evelin la embestía brutal y salvajemente le estrujaba los pechos y los pezones y la mordía sin piedad en la nuca y en el cuello la nena sentía como esa vergota la llenaba totalmente. El viejo estuvo cerca de media hora rompiéndole el culo hasta que sintió que se venia, apretó sus tetas fuertemente y le mordió con fuerza el cuello, la cara de la nena estaba totalmente desencajada, con los ojos el viejo bufando se vino en torrentes que inundaron todo su trasero, mojando sus nalgas y piernas de la nena «aaarrrggggghhhhhh gemia el viejo al venirse , la nena también tuvo un inmenso orgasmo al mismo tiempo que manifesto por medio de gritos y gemidos roncos mientras su cuerpo era presa de espasmos de placer y lujuria»aaahhhhh papiiiiiii uyyyyyyyyyyyyyyy aaahhhhhhhh el orgasmo de la nena era interminable , el viejo llenaba su tierno culito de abundante leche caliente , la nena sentia en su culo por primera ves el caliente y pegajoso semen golpeando e impregnándose en las paredes de su culo y poco a poco llenándola de su caliente fluir. El viejo se quedo arriba de la nena completamente agotado por la tremenda culeada a continuación el viejo Juan le saca su todavía duro miembro de la cola de la nena y se levanto, la nena aun con la respiración agitada lo ve sin entender a donde va, el viejo se dirige a la lamparita para a continuación apagar la débil lámpara de meza dejando el cuarto totalmente a oscuras no se veía nada era una oscuridad total y se subió de nuevo a la cama para seguir culeando a la escultural colegiala en esa reinante oscuridad donde

solo se oían los insultos del viejo y los gemidos de placer de la nena. CONTINUARA.

EVELIN POR SERGIO 15/04/2008 EVELIN 05 La colegiala perdió la noción del tiempo, el momento era solo recibir las embestidas del viejo a su ya no virginal ano y sentir esa vergota del caliente conserje que la hacia sentirse mujer por primera ves, el viejo parecía que se iba a infartar por lo agitado que estaba y por el sobre esfuerzo que hacia para darle duro a ese par de nalgotas y al tesoro que escondían, la estuvo cogiendo hasta quedar exhausto por el placer. La nena estaba totalmente cansada, como todo el cuartucho estaba oscuro no supo cuanto tiempo había pasado desde que llego, ahí estaba totalmente sin energías con el viejo arriba de ella sintiendo su respiración en su mejilla totalmente satisfecho y ella vejada y humillada. Ella en su debilidad cavilaba mientras se le iba pasando el efecto del placer en lo que había pasado, en que hacia ahí, en ese cuarto horrible, al lado de un hombre viejo y asqueroso, el viejo ese que la había gozado a su antojo, que la había humillado, al nivel de una puta sucia y lloro en silencio por lo que había sucedido. De pronto sintió que la lamparita se volvía a encender haciendo que sus pupilas se cerraran ante la luz sorpresiva, el viejo estaba muy sudado por el esfuerzo realizado y vio con satisfacción como su verga tenia rastros de sangre así como también el colchón demostración inequívoca de que Evelin era virgen. Luego el viejo se bajo de sobre la nena haciendo que ella sintiera un frió en su agujerito, sin lugar a dudas lo había abierto en dos, ella entonces llevo una mano hacia su ya no tan virginal ano y lo sintió todo lleno de los fluidos de semen del cojo y volteándolo a ver con esos grandes y bellos ojos verdes y le dijo «es usted un desgraciado mentiroso me dijo que no me penetraría y mire como me a dejado» y a continuación se levanto y se puso su bikini y se comenzó a vestir dándose cuenta con asco que estaba toda pegajosa por los restos de semen seco en la cara en la espalda en las piernas y que olía a el sudor de el y como no si la había cogido y ella lo había disfrutado también, eso la hacia sentir vergüenza y asco de ella misma y mientras se ponía su brasier pensaba en como pudo perder su virginidad anal con un gordo de 60 años que no se lavaba ¿Se había vuelto loca o que?. Mientras se ponía su falda escolar veía al viejo quien la observaba acostado como se vestía con una sonrisa burlona de satisfacción y le dijo. «Parece mentira que te acabo de culiar me dejaste seco jajaja» Ella seria lo miro mientras se acaba de vestir y ver esa sonrisa burlona en la cara del viejo le daba rabia e impotencia, sentía que la blusa escolar se le pegaba en la espalda y las piernas también las sentía empegostadas por tanto semen. Al acabar de

vestirse la colegiala le dijo al viejo «donde esta mi diario» el agotado conserje le señalo un ropero y le dijo que en el segundo cajón encontraría su preciado diario y la llave del candado para que pudiera irse en medio de una gran carcajada diciéndole que se lo había ganado a pulso, ella se sintió indignada por las burlas del viejo y con los ojos llenos de lagrimas le daban ganas de matarlo por hacerla sentirse peor que basura. Abriendo la puerta del cuartucho la nena salio al exterior viendo que ya había caído la noche y que ya la escuela permanecía desierta se dirigió a la salida y tomo el bus a su casa cuando llego se metió directo a la ducha, estando en un estado físico y mental deplorable , mientras se bañaba no paraba de pensar en lo que había sucedido y aun que era contra su voluntad en su interior sabia que había sentido un placer indescriptible, cuando termino el baño se hecho en su cama sentía que todo el cuerpo le dolía y presa de un cansancio abrumador se quedo completamente dormida. Al otro día aun tenia una gran confusión por lo que había sucedido, no podría decir que estaba traumada pero la verdad es que no terminaba de creer lo que había hecho, sabiendo que había terminado ese capitulo de su vida poco a poco lo fue enterrando en su mente y trato de llevar su vida normal ,pero solo quedaría en eso, en deseos ya que mas adelante seria victima de mas acosos por parte de hombres deseosos de disfrutar de sus encantos. El lunes siguiente, al volver al colegio, procuro seguir con su ritmo normal de vida, con sus amigas, comportándose de igual forma que antes, nada había cambiado solo que sentía algo de vergüenza, así que evitaba encontrarse con el conserje que la había violado, un día al estar en el receso platicando con sus amigas lo vio como a unos 10 metros sin camisa todo sudoroso paleando tierra bajo el sol sin camisa con toda esa barriga bofa y bañado en su sudor , volvieron a su mente de la nena esas imágenes cuando empapado también en sudor le destrozaba su culito, y se le contrajo el esfínter, la piel se erizo, sus senos se endurecieron repentinamente y su conchita comenzó a humedecerse , espantada por la reacción de su cuerpo se despidió de sus amigas y se fue a su salón. La vida de Evelin giraba alrededor del deseo, la lujuria y la lascivia que sin proponérselo provocaba en hombres de todas las edades quienes valiéndose del engaño, el acoso, el chantaje y otras sucias artimañas, no cesaban en su intento de querer llevársela a la cama para saciar en su voluptuoso cuerpo las mas bajas, sucias, puercas y aberrantes perversiones sexuales. Así pasaron los días la nena fue olvidando ese capitulo que paso con el cojo Juan y salía a pasear los sábados con el permiso de su mama con su novio Rodrigo iban a cines, museos, centros comerciales, ferias etc. la nena era muy feliz con su novio y estando juntos para ella era lo máximo. Un sábado estando con su mama en casa, ya que como recordaran su mama trabajaba de enfermera en una clínica rural y por su horario nada más se veían los fines de semana, le llamo su mama. «Evelin mi niña ven te tengo una sorpresa» la nena contestándole desde su recamara le dijo «voy mama. » Llegando la nena a la sala de su casa, vio que su mama tenía una pequeña caja envuelta en regalo y dándole un beso en la mejilla a su mama le dijo. «Y eso mama que es»poniéndoselo en sus manos su mama le dijo. «Es para ti mi niña lo compre por que se que lo

necesitas y por que llevas muy buenas calificaciones en la escuela pero ábrelo ándale.» La nena sin esperar más lo abrió y vio que era un muy moderno teléfono celular con cámara integrada para tomar fotos y video, la nena emocionada abrazo a su mama diciéndole «gracias mama no sabes cuanto deseaba tener uno, ya todos en la escuela tenían menos yo eso me hacia sentir mal gracias mama.» «Si hija te lo mereces por ser tan buena hija, solo te pido que lo cuides por que lo estoy pagando con mucho sacrificio ya ves que lo que gano apenas nos alcanza para lo mas elemental. » La nena muy feliz corriendo a su recamara se tiro a su cama y lo primero que hizo fue llamar a su novio poniéndolo al tanto de que ya tenia celular y poniendo se de acuerdo para verse en la tarde para salir a dar la vuelta. En la tarde la colegiala se dirigía al parque para verse con su novio Rodrigo, la chica llevaba un vestido veraniego bordado con florecitas con un escotazo que dejaba ver mas de la mitad de ese par de mamables pechos , de abajo le quedaba a medio muslo y esto aunado a las nalgotas de la nena hacia que el vestido se le subiera de una forma provocativa, con ese sinuoso caminar la falda se balanceaba de lado a lado al compás de sus caderas,cuando andaba era seguida por todo el vecindario masculino ,ella iba pensando en ver a su novio y no se daba cuenta del efecto que entre los hombres despertaba no pocos suspiros a su paso, cualquier hombre joven o mayor, soñaba con satisfacer sus fantasías en los brazos de aquella mezcla de niña-mujer, ese día había mucho viento cuando de pronto una ráfaga de aire levanto el vestido de la nena tomándola desprevenida alegrándoles la vista a los afortunados que pudieron ver su bikini rosado lleno de encajes haciendo que la nena se pusiera colorada por la pena. Uno de los que veían ese delicioso vaivén de las ese par de nalgotas con deseo era «el gorila» un cholo líder de una banda que se dedicaban a asaltar gente para comprarse droga y cervezas típico de estas colonias perdidas, tendría como unos 32 años, lleno de tatuajes, cabeza rapada, una barba de varias semanas sin afeitar, vestía siempre con bermudas grandes y tenis era muy corpulento y muy velludo de ahí que le decían el gori de carácter dominante. Ese día para variar se estaban drogando con marihuana en un callejón a lado de un billar donde era su centro de operaciones, era un callejón abandonado muy estrecho apenas como metro y medio de ancho por unos 8 metros de largo generalmente se iban hasta el fondo a estarse drogando y mantenían a uno afuera para que les echara aguas por si pasaba algo. Este fue el que les aviso con un chiflido al distinguirá a Evelin con su andar cadencioso y moviendo sinuosamente su escultural anatomía, el gori y los demás salieron del fondo del callejón par disfrutar el espectáculo de Evelin. Ella los vio parados al gori y su banda recargados en la pared, pero ella no les presto atención por que estaba abstraída en sus pensamientos de que vería a su novio, al pasar junto a ellos sintió las miradas las cargadas de lujuria que sin recato alguno se dirigían a sus prominentes pechos, estos veían hipnotizados como sus firmes pechos tensaban la tela de su vestido, y como los pezones que se marcaban perfectamente en la tela a pesar de la protección del sujetador, y las miradas cargadas de lujuria eran dirigidas también a sus apetecibles nalgas , esto la asusto mucho a ella al ver las

miradas de esos hombres y trato de apurar el paso para pasar lo mas rápido posible agachando la cabeza. «Adonde vas tan sola mi reina » oyó la nena la voz ronca del gori, al levantar la vista la chica lo vio que sin quitarle la vista a sus tremendos pechos se relamía los labios con lascivia a la ves que los demás murmuraban un «mamacita» o alguna otra palabra libidinosa. La nena sin contestarles apresuro el paso toda asustada ala ves que el viento seguía aumentando y hacía esfuerzos sobrehumanos para que no se le levantara el mini vestido. «Oye hermano pero que culo de vieja» dijo uno de los cholos. «Que espectáculo, que tremendo culo tiene esta hija de puta que nalgotas…grandes y redondas»dijo el gori. «Esta buenísima….que melones los que se carga» volvió a decir en tono lujurioso uno de los cholos. «No cabron….si esa pinché vieja le para la verga a cualquiera….es para estarle bombeando las nalgas todo el día en la cama» dijo el gori. La nena siguió su camino olvidándose de los cholos y no prestando atención a los piropos que le decían a su paso ella estaba en verdad enamorada de su novio y solo pensaba en su encuentro con el, al divisarlo se le dibujo una sonrisa en su hermoso rostro se abrasaron y besaron para a continuación sentarse en una banca y platicar de trivialidades ahí se les fue pasando la tarde tomados de la mano sentados y dándose besitos de piquito , los machos que pasaban se deleitaban viendo las bien torneadas piernotas cruzadas dejando ver su suave piel de terciopelo que al estar sentada en la banca hacia que el vestido se le subiera dando un grandioso espectáculo a todo aquel que pasaba por ahí. Sobra decir que el muchacho se sentía en las nubes al tener con el a una mujer que provocaba los pensamientos mas libidinosos de los hombres, lo sabia muy bien por que el también había estado así cuando conocía de vista a Evelin y la veía pasar caminando contoneándose haciendo que la sangre le hirviera de deseo pero ahora este escultural chiquilla era suya y nada mas que de el (déjenme reírme ja ja ja eso pensaba el, no sabiendo a cuantos ya había Evelin dado su cuerpo para que la disfrutaran y los que faltaban). El chico sintió que se calentaba con tanto besos que le daba esa beldad que tenia por novia sentados como estaba besándose pasaba su mano por la espalda de la nena y la apretaba contra el para después bajar por su costado y posarse en esas deliciosas y suaves piernas acariciándolas y comenzando a subir lentamente, cada ves mas, excitado el chico comenzó a besarle el cuello, hurgaba su deliciosa piel fresca , la nena tenia una mirada que denotaba temor ,excitación ante esos besos y caricias cada ves mas atrevidos y al que dirá la gente que pasaba y los veía. La chica reaccionando por que estaban en un lugar público le dijo. «No… no debemos» sintiendo el lo agitada que estaba poniéndose. Ya la tarde caía era casi de noche y tomándola el de la mano le dijo «ven vamos a caminar.» Caminaron el silencio abrasados la feliz pareja deteniéndose por momentos para darse de besos ante la mirada de envidia de cuantos machos los veían hubieran deseado estar en su lugar para disfrutar de los sensuales labios de ella, que de solo verlos era imposible evitar pensamientos morbosos sobre las maravillas que haría su dueña con ellos, así como de tocar sus exquisitas redondeces las cuales se delineaban perfectamente bajo el mini vestido de ligero vuelo que apenas cubría sus

bien torneadas piernas, motivo también de pensamientos libidinosos, así siguió la feliz pareja caminando hasta que llegaron a un terreno baldío que estaba más oscuro que la boca de un lobo, el chico la llevo hacia adentro tratando de continuar lo que hicieron en el parque pero lejos de las miradas indiscretas la recargo en un árbol. Y comenzó a besarla en la boca con una presión avasallante, le metía la lengua revolviéndola adentro, le agarraba los pechos por arriba del vestido y se los masajeaba, ella hizo un débil gesto como para impedirlo, pero sin convicción alguna. Le saco las tetas fuera y comenzó a mamárselas, que tetas duras y grandes, con unos pezones completamente hinchados, sus jadeos aumentaron. , el pezón lo tenía grueso carnoso y durísimo, le mamaba un pezón y con la mano le masajeaba el otro pecho haciendo que la nena se humedeciera de su conchita. «ahhhhh ahhhhhhhh mi amor» gemía la nena presa de sensaciones placenteras. Evelin lo tenía tomado con sus brazos agarrándolo de la nuca y apretándolo contra sus formidables pechos suspirando con las lengüeteadas del chico que la hacían sentir un cosquilleo desquiciante que le recorría todo su cuerpo, sentía su coñito que estaba humedecido ante la situación tan placentera que le daba su novio y a juzgar por la presión que sentía contra su estómago, parecía que su polla también estaba dura. A continuación el chico bajo una de sus manos por debajo del vestido hasta la parte superior de su muslo de la nena sintiendo un gran placer esa piel desnuda tan suave recorría con su mano ese par de nalgotas ricas estrujándolas y acariciándolas por largo rato disfrutando cada segundo del placer que le daba ese cuerpo de ensueño, bajaba las manos recorriendo el suave muslo de la pierna para a continuación de nuevo subía la mano para estrujar de nuevo esas nalgotas. «ohhhhhh ohhhhhhhh mi amor me haces tan feliz» gemía la nena, le tocaba su caliente panochita estaba que casi hervía, por tanto manoseo del excitado chico, Evelin hacia muecas de placer en su angelical carita torcía la boca, se mordía los labios y movía su cabeza de un lado a otro. Las lujuriosas manos del chico recorrían ese par de piernotas suaves acariciándolas ávidamente mientras no dejaba de mamarle los pechos impetuosamente. Ahhh cosita rica decía el chico tenia la verga completamente dura y ella lo sentía en su bajo vientre excitándola mas y aferrándose mas a la cabeza de el pegándolo mas a sus formidables tetas. «Aahhh mamacita cosita rica» le decía el caliente muchacho para a continuación apoderarse del hinchado pezón con la boca y succionárselo haciendo que Evelin arqueara la cintura y gimiendo » Ahhhhhhhhhh, qué rico, amor. La colegiala estaba súper acelerada y jadeaba a cada instante, era un autentico volcán sexual. . En esas estaban cuando oyeron que venían unas señoras platicando por el lote baldío separándose inmediatamente Evelin se compuso su ropa y su cabello y ella le dijo que ya era tarde que por favor la fuera a dejar a su casa ante el desencanto del chico que quería seguir la fiesta . Caminaron hasta la puerta de la casa de la chica y dándose un beso se despidieron entrando la chica a su casa. Esa noche en la soledad de su recamara ya de madrugada la nena comenzó a tener un sueño húmedo durmiendo solamente con un diminuto bikini con su mano comenzó a acariciar su clítoris, al tiempo que con otra mano se

acariciaba sus apetecibles pechos, haciendo un alto en sus delicados pezones para pellizcarlos, jugar con ellos, bordear su contorno, retorcérselos suavemente mientras flexionaba sus torneadas piernas y arqueaba la espalda hundiendo la cabeza en la almohada presa de la excitación a su mente venia el faje que se había dado con su novio en el lote baldío. Oohhh mi amor así dame mas decía la nena de pronto oyó una voz aguardientosa que le decía «si zorrita te voy a dar mas «ella al verlo ya no era Rodrigo, era el cojo Juan y ya no estaba en el lote baldío estaba en el cuartucho del lujurioso viejo completamente desnuda, «puta te voy a mamar la panocha y te voy a meter la verga hasta que me harte de ti. Esas palabras vulgares en el tono como se las decía producían un calor dentro de la colegiala que la hacían perder la razón y en el sueño el viejo le mamaba los pezones como un desesperado, haciendo que su panocha se humedeciera en medio de un delicioso cosquilleo….»aahhhh….oh di-dios»….susurro con los ojos entrecerrados, los labios húmedos semi abiertos mientras que a su mente en medio del sueño llegaba la voz del cojo Juan. «Ahhh que rico mami eres toda una perrita te encanta la verga se nota mucho que andas urgida , pero yo te voy a dar una culiada que nunca olvidaras» todo eso venia a su mente como un torbellino haciendo de ese momento algo excitante para ella gemía sin dejar de frotarse vigorosamente la entrepierna que para estos momentos prácticamente la tenia empapada , ladeando la cara con el cabello como cascada sobre el mismo dándole un toque mas erótico y con sus dedos entrando y saliendo de su intimidad, mojándolos con sus jugos que cada vez emanaban en mayor cantidad. Despues de unos minutos mas de esta faena….»ahhhhmmmmjjjj ….oohhhhh ….di-dios mió ….ahhhhggggmmmmjjjj!» ….gimió largamente mordiendose el labio inferior de un solo lado, agitando, estrujando las sabanas, convulsionando su escultural anatomía ante la llegada de un caudaloso orgasmo que en forma estrepitosa le hizo lanzar alaridos de placer que seguramente llegaron a todos los rincones de la casa, pero sintiéndose segura de no ser oída por nadie, descargo toda la energía acumulada. No pudo evitar sentir un estremecimiento que le recorrió todo el cuerpo, desde la punta de los cabellos hasta los dedos de los pies exhausta se volvió a quedar dormida. Al otro día en la mañana al despertar se sintió muy húmeda de su panochita al principio no recordaba nada, pero poco a poco comenzó a recordar en la noche con su sueño húmedo y las imágenes venían a su mente donde era tomada por el viejo Juan entonces sus pómulos se enrojecieron su cuerpo comenzó a prenderse y su panocha le volvía a palpitar. Sorprendida por la reacción de su cuerpo corriendo se levanto y se metió en la regadera tratando de apagar el fuego que comenzaba arder en su cuerpo y que amenazaba con consumirla. Ya más tranquila después de la ducha se dedico a hacer sus quehaceres y a preparar sus cosas para el otro día que era lunes ir a la escuela. El lunes la nena llego a su escuela preparatoria bajándose del bus que la dejaba frente al plantel escolar ,la nena veía todo el barullo que había formado por todos los escolares que llegaban a la escuela bachiller y los que salían de tomar sus clases del turno de la mañana , y volteo hacia todos lados esperando ver a alguien conocido,

cuando se topo con la mirada de claudia quien era su mejor amiga quien como decimos aquí en México no cantaba mal las rancheras también, esto quiere decir que al igual que Evelin claudia también tenia lo suyo pero a diferencia de Evelin esta chica era totalmente desinhibida. Esta nena era dueña de un redondo trasero que parecía haber sido moldeado por un escultor una cintura delineada de avispa un par de pechos no tan grandes ni tan exuberantes como los de Evelin pero agradables a la vista masculina, de la cara no era tan hermosa como Evelin pero tampoco se podía decir que fuera fea, su carita era picarona de mirada sensual y cabellos ondulados rubios, derretían a los que la conocían. Saludándose el par de encamables colegialas de un beso en la mejilla y platicando alegremente se quedaron unos minutos a las puertas del colegio aprovechando que todavía faltaban unos minutos para empezar las clases, el par de nenas platicaban distraídamente sin prestar atención a las miradas tanto de maestros, intendentes y alumnos que se deleitaban viendo el delicioso espectáculo visual que ofrecían las dos chicas con sus mini faldas escolares que apenas les llegaban a medio muslo exhibiendo piernas muy bien torneadas y la curva de sus traseros que se podían apreciar como sobresalían de sus faldas. Había compañeros de ellas que trataban de aprovechar la oportunidad de propiciar encuentros casuales e intentar ver un poco mas allá el panorama que ofrecían el abultado pecho de Evelin debido al generoso escote de su blusa ajustada, o cuando con su amiga claudia se encontraban sentadas en el césped y ofrecían a la vista sus par de bellas y torneadas piernas provocando que mas de uno tuvieran que hacerse «justicia por mano propia» en los baños del colegio al no aguantar ver semejante espectáculo visual. Como decíamos claudia era una chica totalmente desinhibida, le gustaba darse sus buenas agasajadas con algún chico que le gustara se dejaba besar y manosear por el, sus besos y su cuerpo ya era del dominio de compañeros de la escuela, amigos de sus hermanos, vecinos etc. desde hacia un año le había agarrado un gustillo por todo eso que tuviera que ver con muchachos y cuestiones sexuales. Su uniforme elevo mas de una queja de las maestras con el director, su faldita tableada era cortisima, y le gustaba llevar la camisa apretada, resaltando más su figura. Ella sabia aprovechar el cuerpecito que dios le dio hacia que los más chicos de 1° año, le compraran cosas con solo sonreírles un poco, inclusive había logrado que un profesor, que se babeaba con ella le subiera las notas bajas que tenia en matemática. «Porfa profe» solo había tenido que decir, comiendo una paleta insinuantemente y jugando con sus cabellos, lanzándole una miradita de cachorra triste de las que ella bien sabia hacer. Salía todos los fines de semana a discotecas, fumaba sin que sus padres lo supieran, y trataba de que no la vieran llegar borracha, cosa que hacia bastante seguido, se juntaba con los amigos de su novio todos estaba muertos por ella y algunos afortunados ya habían disfrutado de sus encantos, el novio era un tipo pandillero un vago que no hacia nada de provecho solo vagar y estarse drogando. Claudia salía todos los fines de semana, bailaba desaforada con algún chico si no estaba su novio lo besaba si le gustaba, y si valía la pena, se dejaba manosear en los reservados y si

se daba la situación, ella le mamaba la verga (siempre y cuando el joven agraciado valiera la pena)se había convertido en una experta mamadora ya había mamado 6 vergas distintas, la de su novio , la de su primo, y la de algunos chicos de la discoteca, y a ella no le disgustaba, le gustaba saber que volvía loco a los hombres que se las mamara… le gustaba el calor, sentir como palpitaba al acabar y tragarse todo el semen, le hervía la sangre cuando recordaba tener sexo, esa cosa que había descubierto hace unos meses y se había vuelto adicta a estas cuestiones. Sonando el timbre para que los muchachos pasaran a tomar las clases las dos beldades se fueron a su salón para tomar sus respectivas clases meneando deliciosamente el trasero ante la mirada de admiración y de deseo de todos los varones y de envidia de las chicas menos agraciadas. Al terminar una clase evelin se quedo un rato en el aula con otra compañera que le explicaba unos problemas de matemáticas que no había logrado entender bien , cuando termino la explicación busco a su amiga claudia con la mirada dándose cuenta que no se hallaba en el aula, como tenia todavía 20 minutos de receso y salio a buscarla. Evelin se paseaba por la escuela buscando a su amiga, en verdad que era una criatura digna de ser plasmada en un cuadro de un gran pintor para dejarla de legado para la posteridad, unos rasgos angelicales de su rostro que era imposible no voltearla a ver , su cuerpo casi perfecto lleno de curvas por todas partes sus grandes y hermosos senos que se erguían desafiantes en donde se marcaba el delicioso pezón sobre la tela de su blusa ya que traía el chalequito oficial del uniforme sin abotonar , su estrecha cintura y su vientre completamente plano , un par de nalgotas redondas y paradas que se balanceaban en su cadencioso andar y un par de piernotas bellamente moldeadas y firmes que se apreciaban debajo de esa minifalda. En verdad que era un monumento de chamaca casi todos en la escuela soñaban con conquistarla y cogersela, sobre todo un chico llamado víctor un mozalbete de 20 años de esos típicos que nada mas van a la escuela por diversión ya había repetido varios semestres por que no estudiaba solo le encantaba irse de pinta, fumar en la escuela o estar viendo revistas pornográficas que siempre llevaba en su mochila, y pues ya andaba ya con las hormonas alborotadas y absorto veía a Evelin , no le quitaba la vista a sus formidables muslos ni a sus redondas nalgas que se delineaban bajo el ligero vuelo de la minifalda escolar y que se cimbraban con su cadencioso andar. Ella al verlo que la miraba lujuriosamente se sonrojo y cambio la mirada hacia otro lado tratando de evitarlo sabiendo que era un bueno para nada y que nada mas estaba en la escuela por hechar relajo. Víctor no aguantando mas al verla se acerco a la nena diciéndole. «Adonde vas mamacita no quieres que te acompañe.» «No gracias» le dijo la nena secamente sin siquiera voltearlo a ver. Este se había colocado a su lado caminando al parejo de ella y al estar tan cerca de ella era inevitable no clavar la mirada en aquel par de maravillosos par de melones que se dejaban ver por el escote de la blusa , eran demasiados imponentes demasiados soberbios para no babearse por ellos. «Por que no vamos al cine mamita no seas aburrida vamos yo te invito» le decía el caliente chico a la escultural colegiala, «mira que la

pasaremos muy bien allá, estas tetotas ya piden que las mamen y las soben» Evelin sintió que le ardía la cara al oír las vulgaridades que le decía el mozalbete. «Pero que te has creído imbecil déjame de estar molestando.» «¿Que te pasa zorrita? Si esas tetotas son para disfrutarlas ni modos que vayas para monja eso si seria un desperdicio» le decía el caliente víctor que a fuerzas se la quería tirar. La nena se sentía incomoda por que el chico aparte de decirle leperadas no la dejaba, seguía caminando a su lado y viéndola descaradamente. «Que dices entonces nos vamos al cine y me das una mamada de verga mira que mis bolas están llenas de leche para que no se me vayan a reventar.» La chica ya no le contestaba creía que ignorándolo se aburriría y se iría, pero esta actitud animaba mas al caliente joven quien seguía bombardeándola de peladeses. La nena estaba tan absorta en deshacerse de víctor que no se fijo ya por donde iba y fueron a dar a una parte que estaba desierta de la escuela hasta el fondo, en el segundo piso donde había unos salones que servían de laboratorios, pero que en esos momentos no había nadie ya que al ser el receso todos estaban abajo en los comedores o en las canchas jugando pelota. Distraída como iba al doblar una esquina había un pasillo como de 3 metros de fondo y mas allá solo una pared, la chica quiso dar media vuelta y regresar por donde había venido pero víctor se interpuso, ella se hizo de lado para librarlo pero el se volvía a interponer y no paraba de decirle. «Ándale putita no seas apretada podemos pasar un rato agradable tu y yo mira que ahorita no hay nadie estamos solos aquí.» «Solo dame un besito mamita rica» le dijo víctor al mismo tiempo que estirando una mano le agarro una nalga a la nena quien reaccionando sorprendida por la atrevida caricia le empujo la mano y le dijo. «No me toques entupido eres un cerdo lárgate y déjame salir si no gritare y te acusare para que te expulsen». El la veía divertido era un chaval que ya estaba muy corrido y viendo los hermosos ojos verdes de la nena sabia que estaba asustada y quería aparentar que estaba enojada y que cumpliría su amenaza. La nena se estaba poniendo nerviosa por la situación de estar ella y ese depravado solos en ese lugar alejados de los demás, ella insistía tratando de esquivarlo para poder pasar y el seguía interponiéndose haciendo inútiles sus esfuerzos de la chica de pasar. Esto hizo desesperarse a la chica y ya bajándole el tono a su voz casi suplicándole le dijo «Por favor déjame pasar víctor yo no te e dado motivos para que me hables así.» Tremendo error de Evelin con esto el confirmo que estaba asustada y ya más envalentonado al ver la timidez de ella la tomo de las muñecas diciéndole. «Claro putita que me has dado motivos andas por toda la escuela levantando los pitos con tu forma de menearte y de vestirte enseñando todo y diciéndonos con esa actitud que estas que te mueres por una buena verga», le decía el chico al mismo tiempo que la iba forzando a caminar hacia atrás hasta que su espalda de ella se pego a la pared del pequeño corredor. El mozalbete ya mas seguro y sintiéndose dueño de la situación la recorría con miradas lascivas sus portentosos pechos, miradas que no pasaron desapercibidas para ella y que le hicieron sentir un ligero estremecimiento mezcla de temor y excitación. Por la posición en que estaban se veía la parte de adentro de un salón por los cristales pero los de

adentro no los veían por que los tapaba un viejo pizarrón recargado en la ventana que ya estaba carcomido y tenía unos pequeños huecos, en eso oyeron unas voces que se adentraban al salón eran un par de profesores que habían olvidado unos documentos que tenia que llevar a la dirección. Los dos voltearon a ver a través de los huecos del pizarrón el chico sin soltarla de las muñecas, Evelin reconoció a uno de los maestros era un maestro que siempre le había tenido cariño y que siempre la ayudaba cuando necesitaba alguna explicación de algo que no entendía, pensado que era su tabla de salvación se preparo para gritar auxilio, pero víctor adivinando sus intenciones le dio una cachetada diciéndole. «Si gritas zorra todos se vana enterar de que te estoy culeando ¿quieres que todos sepan que te culeo y que a ti te gusta? Quieres eso puta.» Evelin sorprendida y asustada por la cachetada movió su cabeza negativamente lo que menos quería era que su prestigio anduviera por los suelos la horrorizaba pensar que todos la tacharan de una puta. «Entonces putita flojita y cooperando si no ahorita todos se enteraran de que eres una puta barata». La asustada nena con lagrimas en los ojos solo atinaba a decir «Porque me hace esto, por favor déjame ir.» El sujeto sólo sonreía y sin ningún reparo se agarraba la erecta verga por sobre el pantalón que como carpa de circo estiraba la tela del pantalón. Tomándola de la cintura la estrecho fuertemente a el, la nena horrorizada puso sus manos en el pecho de el forcejeando tratando de separarse de el, pero el chico la jalo de los cabellos fuertemente de la parte de atrás jalándolos hacia abajo lastimándola y diciéndole «en que quedamos zorra vas a cooperar o ahorita todos se enteran lo puta que eres «. La nena muy asustada le dijo que si pero que ya no la lastimara. El caliente chico volvió a estrecharla por la breve cintura disfrutando de la cara de horror de la nena y la repegaba fuertemente a el para que ella sintiera la verga que estaba dura y crecía a causa suya desde hacia un buen rato y acerco su boca tratando de besarla en esos gruesos y frescos labios pero la nena volteo la cara de lado diciendo, «noo déjame que me haces suéltame déjame ir víctor». Volviéndola agarrar de los cabellos por la parte de atrás jalándola salvajemente se apodero de esos jugosos gruesos y deliciosos labios dándole un beso asfixiante para ella,sintiendo ese delicioso aliento que emanaba de esa jugosos labios. Ella tenía los ojos abiertos al máximo con una expresión de espanto en su cara, sentía horrorizada ese caliente aliento que emanaba de su boca de el, esa lengua que se introducía en su delicada y fina boca a la fuerza y que se movía buscando la lengua de ella para enredarse y esa barba tupida de candado de el que como lija le raspaba su boca. «Mmmmmmmmmgggggggg» «Mmmmmmgggggggg» Gemía y se contoneaba la nena ante el salvaje beso, después de un rato el se separo de ella haciendo que la chica desesperada volviera a suplicar con lagrimas en los ojos. «Déjame ya déjame víctor no me hagas esto por favor» Pero víctor ya mas caliente la veía lujuriosamente y sintiéndose dueño de la situación comenzó a meter la lengua en la oreja lo que hacia que le dieran cosquillas agradables a la nena que se contoneaba ante estas sensaciones para después dedicarse a besarle el cuello con esa tupida barba de candado que tenia y que hacia que a Evelin le hiciera muchas

cosquillas en su sensible cuello, mientras que con una mano la subía y se prendía de una de las formidables tetas de la nena manoseándola quien al sentir la atrevida caricia a su pecho pego un respingo diciendo «noooooooo noooo lo hagas déjame «pero el no la escuchaba estaba abstraído por ese cuerpo de Diosa y le estrujaba las nalgas con la otra mano sintiendo ese delicioso y curvilíneo trasero. La nena estaba horrorizada le daban ganas de gritar y salir corriendo de ahí pero las amenazas de víctor la hacían pensarlo dos veces rogando que esto acabara pronto. Bajando ambas manos víctor se deleitaba estrujando apretando y masajeando ese par de nalgas maravillosas sus manos recorrían ansiosas esas tremendas redondeces para después agarrarla de a cartoncito como decimos en México (con ambas manos apoyadas en las nalgas la levantaba hacia arriba). «Madre mía, qué culo te cargas mamacita estas mas rica de lo que pensé», y era algo muy cierto ese culo era duro, redondo era perfecto, la verga de víctor estaba tan dura que Evelin sentía como se le repegaba en su bajo vientre asustándola. «No se como te aprietas tanto mamazota si estas nalgas ya piden verga a gritos y esta panocha cerradita ya es hora de que conozca lo que es culear, ohhh putita que duras y ricas tienes las nalgas». La nena estaba temblando, notaba como su cuerpo era un manojo de nervios, «No no me hagas esto» su voz era un susurro ella tenia sus brazos colgados a los costados de su cuerpo dejándose hacer ya sin oponer resistencia y víctor tenia metidas ambas manos por en medio de sus brazos y de su cuerpo de la nena masajeándole el trasero. La tenia recargada a la pared y con su cuerpo la empujaba punteándola con su cintura como si la estuviera culeando haciendo que ella sintiera esa tremenda erección en su bajo vientre al mismo tiempo que con sus manos en las nalgotas de ella la estrujaba hacia el. Víctor ya muy caliente le decía «te gusta zorra yo se que te gusta» ella ya tenia echada la cabeza hacia atrás dejando su cuello totalmente desprotegido a merced de el por los lengüetazos a su sensible cuello, esto por que al recorrerla el con su boca una y otra vez le producía deliciosos escalofríos por todo su cuerpo haciendo que instintivamente echara su cabeza ella hacia atrás dejándole todo el camino libre ,víctor había dado con uno de los muchos puntos débiles de la escultural colegiala. La lengua y la barba de candado del chico la hacían sentir un ricos escalofríos y que le enervaba los sentidos pero aun así le decía «Por favor déjame, por favor, víctor», la chica ni cuenta se dio que los maestros que habían llegado hacia un rato ya se habían retirado pudiendo salir de esa situación si lo hubiera notado. Él le sobába las nalgas sin parar sentía algo indescriptible rico en sus manos como se estremecía y temblaba ese formidable culaso por la caliente situación y también sus deliciosos contoneos que no paraban calentaban mas al ya de por si caliente víctor era maravilloso sentir y estrujar esas nalgotas y sentir su bikini por la delgada tela de la falda al mismo tiempo que se contoneaba deliciosamente. La nena temblaba en todo su cuerpo presa de sensaciones muy placenteras que se iban apoderando poco a poco de ella contra su voluntad ese masaje que le daba la lengua de el en su sensible cuello le enervaban los sentidos. Evelin con los ojos entrecerrados sentía la quemante boca de víctor como recorría una

y otra ves su sensible cuello, mientras que las dos temblorosas manos por la excitación de víctor,le sobaban sin parar sus carnosas y apetitosas nalgotas bajo la cortisima minifalda escolar y se las estrujaba y las separaba sintiendo como la nena se contoneaba ante el manoseo y el sintiendo que esas nalgotas lo llevaban al cielo. Que culo el de Evelin era firme, duro y suave la nena sentía como las manos de víctor las estrujaba, esas nalgas que tenían loco a mas de 10, con ambas manos se las abría y se las volvía a cerrar una y otra ves todo esto sin dejar de lengüetearle con la boca el sensible cuello haciendo que la resistencia de la chica fuera cada ves menos. Acercándose a su oído le dijo el chico «tu cuerpo está hecho para gozarlo, eres como un manjar de dioses.» El excitado muchacho le quita el chaleco por la espalda a Evelin y la blusa a continuación quedándose solamente con su sexy brasier sin que se opusiera la nena exasperada por las lamidas a su cuello, la monumental colegiala continuaba con los ojos cerrados con la cabeza echada para atrás recargada en la pared, los pechazos subían y bajaban al ritmo de su agitada respiración era una visión muy enervante. Para a continuación meter las manos en la espalda de Evelin buscando el broche del sostén, la nena con sus manos en los hombros de el trataba de apartarlo suavemente y contoneándose en un inútil esfuerzo para evitar que le quitara el brasier diciéndole. «Noooooo noooo lo hagas detente «pero el no se detenía, sus manos temblorosas luchaban por zafar el broche que aprisionaba ese par de exuberantes senos. Que delicioso era para el sentir esa sensación de dominio sobre la colegiala que la estaba obligando contra su voluntad y que no se podía oponer a sus sucios deseos. La nena exasperada por las lamidas a su sensible cuello por esa lengua rasposa y esa barba que la hacia sentir un delicioso cosquilleo en su cuello trataba inútilmente de detener débilmente al caliente víctor contoneándose y con sus dos manos en los hombros de el empujándolo muy suavemente y con la cabeza echada hacia atrás le decía «Viiiict tooorr paaa paaa paara «a sabiendas conociéndose como se conocía que si esa lengua y esa boca con esa barba tupida llegaban a sus senos y a sus hipersensibles pezones sus pocas fuerzas para oponerse y su poca lucidez quedarían derrotadas y entonces si se entregaría a esas placenteras sensaciones y víctor haría con ella lo que le placiera. La colegiala sentía los vellos de su cuello de su pecho, de sus brazos erizándose por los escalofríos que la recorrían una y otra vez, mientras las sudorosas y temblorosas manos de víctor luchaban por destrabar el broche del sostén de la nena cosa que no era fácil debido a su ansiedad, a sus manos temblorosas y sudadas y a los movimientos de Evelin que no paraba de contonearse en un vano intento de evitar lo inevitable. Evelin permanecía con la cabeza echada hacia atrás aguantando la desquiciante boca a su sensible cuello que no le daba tregua haciendo que minara su voluntad, cuando de pronto oyó un sonido de «clic» los soberbios melones de la nena acababan de ser liberados de su prisión saltando libres y deslizando el brasier por sus brazos cayó al piso. Víctor se separo de la chica momentáneamente para poder admirar ese formidable espectáculo que eran los senos de Evelin al desnudo eran un par de pechos de película, redondos, erguidos no hacia falta que usara sujetador ese

maravilloso par de melones se mantenían firmes desafiando la fuerza de gravedad a pesar de su tamaño y con unos pezones hinchados por la excitación que destacaban en las aureolas era una visión maravillosa. La nena al verse desnuda totalmente de su cintura para arriba se puso roja como un tomate, pero no se movía ahí se quedo estática aguardando lo que viniera lo cual acabo de calentar al chico. La mirada del lujurioso víctor irradiaba una morbosidad alucinante al ver ese monumento de chamaca ahí semi desnuda se recreaba con la increíble visión de ese espectacular cuerpo. Evelin estaba muy nerviosa a sabiendas de lo que venia con una rara mezcla de miedo deseo y excitación estando consiente de que si las lamidas y lengüetazos a su cuello las deliciosas sensaciones casi acaban con su voluntad, ahora todo eso trasladado a sus pechos y a sus sensibles pezones serian sensaciones multiplicada por diez y que entonces si su voluntad seria totalmente avasallada por el deseo, la lujuria y el placer de su cuerpo. Ella respiraba agitada los espectaculares senos subían y bajaban deliciosamente al compás de su respiración sentía que el corazón se le salía del pecho a sabiendas de que ese perro caliente no tendría compasión de ella. El observando la casi total entrega de la nena se le dibujo una mueca de una diabólica sonrisa de satisfacción y le dijo. CONTINUARA.

EVELIN POR SERGIO 05/01/2009 EVELIN 06 Antes de continuar con el relato de Evelin vamos a ver quien era Víctor , el era un muchacho de una familia adinerada venida a menos y como hijo único fue criado a que se le cumplieran todos sus caprichos consintiéndolo en todo sus padres, por eso cuando vinieron a menos y perdieron toda su fortuna, su padre se suicido tuvieron que pedir refugio con un primo de su mama quien les dio alojamiento y a Víctor lo inscribieron en esta escuela publica donde su tío era el director , el doble golpe que tuvo su familia perder su fortuna y a su padre fue algo duro para el acostumbrado a vivir en abundancia y de momento tener que vivir con limitaciones, haciendo que se volviera una persona sin escrúpulos perversa y cruel. A la escuela solo iba a perder el tiempo los maestros se quejaban con su tío el director por que era muy indisciplinado en las clases y siempre estaba poniendo el desorden pero el tío en lugar de corregirlo con disciplina se hacia de la vista gorda por que pensaba que el chico reaccionaba así por la doble desgracia que le paso pensando que con el tiempo se corregiría cosa muy equivocada, el chico se fue haciendo peor cada ves mas. Víctor era un chico delgado alto media alrededor de 1.80 tenia los ojos negros con una mirada que destellaba maldad, cabello lacio corto la cara la tenia llena de barros y espinillas producto de la actividad hormonal al máximo que tenia su cuerpo,

que lo hacían que siempre anduviera pensando en sexo viendo a las chicas de escuela con deseo y lujuria y masturbándose continuamente imaginándose en la cama con cualquiera de sus compañeras. Ninguna chica le hacia caso cuando pretendía acercarse a alguna tratando de conquistarla, por que era una persona que no sabia tratar a las chicas era muy pedante que no aceptaba un no como respuesta y reaccionaba agresivamente y con amenazas además de que era muy impaciente así que todas las chicas lo rechazaban haciendo que tuviese un sentimiento de frustración y se refugiaba en sus películas y revistas pornográficas en las que descargaba toda su lujuria y deseos acumulados. Imagina amigo lector con todos estos antecedentes como se sentía Víctor cuando acorralo a la escultural Evelin en ese solitario lugar y la manoseaba a placer y como se le embotaron los sentidos al tener a su disposición ese esplendido manjar de pronto para el, después de tantas carencias y limitaciones en lo que respecta a chicas, continuemos con el relato. Víctor observaba esos hermosos senos con los ojos vidriosos y llenos de lujuria y le dijo «Pero qué tetas te cargas puta, qué melones tienes las mejores tetas que he visto en mi vida… no he visto nunca unas tetas tan increíbles» decía Víctor extasiado con esa maravillosa visión, Evelin continuaba con la cabeza echada hacia atrás con los ojos cerrados y con la respiración muy agitada a sabiendas de lo que venia. Víctor se pego de nuevo al curvilíneo cuerpo de la nena y tomando las dos manos de ella se las puso en su hombro mientras el deslizaba las suyas sobre ese redondo y carnoso trasero y le acariciaba las deliciosas nalgonas por debajo de la reducida minifalda que por lo corto que era se le subía casi a la cintura y dejaba ver sus nalgonas al natural que devoraban el diminuto bikini blanco que portaba, ella con las manos en el hombro de el trataba de apartarlo muy suavemente en una reacción automática de defensa pero ante las fuertes acometidas de el caliente Víctor no servía de nada. Víctor continuo con su caliente labor de masajear ese redondo trasero , para después acercando su boca le decía al oído «¿sabes? estoy excitadísimo zorra, me dan ganas de meterte la verga en esta rajada que llora por una buena culeada», y era verdad lo dedos de Víctor le habían hecho a un lado el bikini e introduciéndose en su virginal vagina de la nena le daba una dedeada hasta donde podía meter sus dedos, alternando la dedeada con masajes al ya duro clítoris de la chica que respondía a los estímulos aun contra su voluntad empapándole los dedos al chico. Ella sentía como esa dedeada le mermaba su voluntad y con la respiración entre cortada le suplicaba «aaaaahhhh viiiiiiicccttooorrr nooooooooo suuuueeellttaaammeee «ya casi sin convicción de la nena. Pero el depravado la dedeada aun con mas ímpetu y le decía al oído «yo se que lo estas disfrutando putita así que no jodas»para a continuación introducir su húmeda lengua en la sensible oreja de ella llenándola de saliva y de escalofríos al mismo tiempo que le apretaba con fuerza las nalgonas. «Sabes estoy excitadísimo, y creo que tu también, verdad piruja» le dijo Víctor sin dejar de amasar ese trasero que era el mas deseado de la escuela y que en esos momentos era solo suyo. Ella a pesar de la excitación de su cuerpo en su mente se sentía impotente indefensa

ultrajada sin poder evitar que ese desgraciado se aprovechara de ella y que su cuerpo poco a poco respondiera a todo ese manoseo. Sin mas preámbulos Víctor tomo cada teta con una mano y comenzó a masajear disfrutando y sintiendo su dureza y suavidad le recorría todo su contorno desde la base hasta los pezones «que buena estas mamasota»masajeaba cada vez mas fuerte los deliciosos pechos de Evelin los apretaba, los movía en círculos, los juntaba para después volverlos a separar, ella comenzaba a reaccionar aunque ella no quería su cuerpo contestaba a las caricias de su manoseador meneando hacia adelante y hacia atrás su cintura instintivamente. Sentía la nena un delicioso escalofrió que le recorría toda la espina dorsal una y otra ves. «Aahhhhh noooooooo Viiiict tooorr déjame aaaahhhhh» todavía con sus ultimas fuerzas la nena trataba de no entregarse, pero con su cabeza echada para atrás eras mas que evidente que estaba disfrutando el momento, Víctor volvió a la carga al cuello al mismo tiempo que estrujaba los senos de Evelin ,haciendo que se multiplicaran las placenteras sensaciones en la chica al sentir en su indefenso cuello como volvía a la carga esa boca , esa lengua y esa barba que la hacían sentir ricos escalofríos ,aunado a la masajeadas que le estaban dando en los pechos alternadas con apretones de dedos en los duros pezones. Al mismo tiempo Víctor con fuerte movimientos de cintura hacia adelante y hacia atrás la hacia como si la estuviera culeando punteándola con la verga que tenia una tremenda erección haciendo que la nena la sintiera en su bajo vientre. La nena tenia sus dos manos en el hombro de el pero ya no trataba de apartarlo solo los mantenía ahí, a continuación Víctor empezó a bajar su boca por el cuello de la nena dirigiéndose a sus desprotegidos pechos, la nena sentía esa aliento candente como bajaba lentamente dirigiéndose a sus pechos y su cara tenia una expresión de éxtasis y de sufrimiento al mismo tiempo por que sabia que al llegar a sus pechos la boca de Víctor, no podría por mucho tiempo abstraerme a sus deseos y se entregaría a el completamente en cuerpo y mente, aun que ella no quería aceptarlo pero ya casi estaba totalmente entregada. Víctor gozaba haciendo sufrir a la nena por que cuando estaba a punto de llegar a sus pechos con su boca volvía a subirla otra ves lentamente haciendo que la nena se exasperara, lo sentía claramente por que ella crispaba sus manos jalando su playera por los hombros, disfrutaba el con su sufrimiento ya que ella deseaba que de una ves su boca le mamara las tetas para quitarse ese remordimiento de conciencia y entregarse completamente. Pero Víctor jugaba con ella a sabiendas de la lucha interior que tenía Evelin todo esto sin dejar de masajearle los pechos y sin dejar de lamerle el cuello exasperándola más y acrecentando aun más su excitación de la nena ,todo esto era demasiado para ella y no tenia como resistirlo. «Vaya tetas que tienes mamacita casi no me caben en la mano, duras, redondas, como a mí me gustan…mmmmmm, «Viiiict tooorr deeeee jaaaa meeee nooo siiiigas aaaahhhhhhhh» balbuceaba la nena con voz temblorosa, su respiración era cada ves mas agitada y sus mejillas estaban sonrojadas. «Estas buenísima puta vas a disfrutar esto de verdad ya lo veras zorra «le decía el suertudo de Víctor. «Poooofaaaavoooorrr

noooo meeeee, haaaagaaas naaaadaaa» inquiría la casi ya entregada colegiala. «Ah puta, que sabrosa estás, hasta que se me hizo gozarte cabrona» decía Víctor quien ya sin mas contratiempo dirigió su ansiosa boca directo al pezón derecho de Evelin y comenzó a chuparle y a succionarle el grueso, carnoso y durísimo pezón de la colegiala. La nena sintió un tremendo y electrizante cosquilleo en su vagina al sentir esa lengua golosa y esa barba en su sensible pezón estremeciéndola toda arqueando instintivamente la cintura al máximo, y sus manos se apoderaron de la nuca del chico atrayéndolo hacia sus pechos, quien con la boca le mamaba alternadamente los pechos , lamiéndoselos y succionándole los pezones de esos dos increíbles globos de carne, y con una mano estrujaba el otro pecho y la otra mano libre la seguía dedeando la húmeda vagina haciendo que la nena se le fueran los ojos en blanco por tanto placer que recibía. La colegiala al sentir las maravillosas cosquillas que recorrían su cuerpo de arriba a abajo cada vez que su lengua hacía contacto con sus senos y sus hinchados pezones, su rajita despertaba involuntariamente ante la situación a la que estaba siendo sometida humedeciendo una y otra ves su bikini haciéndola suspirar. Tenia los ojos llenos de lagrimas que caían por sus ojos al verse obligada a estar en esta situación, las mamadas eran tan golosas y sin dar tregua a sus pechos que su cuerpo se calentó mas de lo esperado y muy a su pesar su mente la traiciono entregándose por completo y se dejo llevar por su cuerpo y emitiendo gemidos de placer ante las avasallantes sensaciones. «Aahhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhh viiiict tooorr oooohhhhhh gemía la nena desfalleciendo, Víctor ya totalmente desatado le mamaba golosamente las tetas , ella se retorcía como culebra y gemía y sus dedos se introducían en los cabellos de el atrayéndolo a sus globos de carne, instintivamente arqueaba la espalda y meneaba sus caderas totalmente fuera de control. «Aahhhhh que rica estas puta «le decía el ya desatado Víctor quien parecía pulpo agarrando tanta carne que tenia a su disposición, desfogaba todo ese deseo guardado ,toda esa calentura que hasta ahora podía ser saciada y con la mas buenota y deseada de la escuela. Le devoraba los pechos con ansia y desesperación «sluuurrp, sluuurrp, sluuurrp»se oía la boca de Víctor al mamar las tetas de Evelin, ella introducía sus finos dedos en los cabellos de el y le acariciaba la cabeza al mismo tiempo que lo atraía mas a sus pechos, esa boca y esa lengua la hacían sentir que moría de placer. La lengua de Víctor parecía una maquinita le rodeaba toda la aureola humedeciéndola para enseguida atacar sin pausa el hipersensible pezón de la ya entregada nena, y lo que más le calentaba era oírla gemir obscenamente sin voluntad propia ya y sin recato alguno. Ahhhhhhhh aaaahhhhhhhhhhh víiiictoooorrr paapiiiiiiiii huyyyyyyyyyyyy. La voluntad de Evelin había sido completamente arrasada por la gran excitación de su escultural cuerpo, su mente se negó a seguir resistiendo a todas esas sensaciones que la hacían estremecer, era como estar en un caudaloso rió y tratar de nadar contra la corriente tarde o temprano la fuerza del rió ganaría y te arrastraría . Evelin se contorsionaba por tanto placer que recibía sin que el caliente de Víctor le diera un segundo de respiro, tenía la respiración agitadísima, y ya no podía controlar su

enardecido cuerpo, Víctor en medio de su excitación sentía un gran placer por haberlas doblegado a sus calientes deseos, a ella que siempre lo había rechazado ,que nunca le dio oportunidad ni de tener amistad por obvias razones ya que mientras ella era una buena estudiante y en la escuela nunca había dado oportunidad de que alguien la pretendiera para un noviazgo rechazando a sus múltiples pretendientes que se acercaban a ella para que los aceptara ,el como ya hemos hablado por ser totalmente contrario a ella en cuestiones de escolares y de comportamiento , pues menos tenia oportunidad ya que ella detestaba a ese tipo de gentes que solo iban a la escuela a perder el tiempo. Evelin hacia ostensibles muecas de placer, torciendo la boca, frunciendo los labios, moviendo la cabeza de un lado a otro ante las deliciosas oleadas de placer que la hacían estremecerse. «Anda puta no que no querías, yo aquí te veo bien ganosa, sabia que ibas a aflojar» le decía el chico a ella que ya no oía ni le importaba las vulgaridades que el le decía todo era solo recibir placer. Excitada y temblorosa con el rostro enrojecido producto de los orgasmos que la avasallaban sus ojos entre abiertos y su hermosa cabellera negra cayéndole en los hombros desordenada, su recoge cabellos quien sabe adonde había ido a dar. «Ouuuuh aaaaahhhh ahhhhhhhhhh viiiict tooorr oooohhhhhh miii amooor Gemía la nena quien sentía una y otra vez un desquiciante cosquilleo en su rajita que la enervaban aun más. Víctor con los sentidos completamente embotonados por la lujuria también estaba fuera de si mamaba, besaba, mordía, estrujaba como desaforado esos senos que siempre tuvo pero en sus sueños cuando se masturbaba y ahora eran toda una realidad se relamía los labios de ese cuerpazo que estaba disfrutando. La nena con la cabeza totalmente echada hacia atrás y la cintura totalmente arqueada al máximo le entregaba todo a ese lujurioso que no paraba de darse este magnifico festín, tenia los pezones completamente babeados y los senos llenos de las marcas de los dientes de el pero ella solo sentía placer que la enloquecían. «aaaahhhh viiiicttooorr paaaaaapiiiiiiiiii ohhh, ohhh, ohhhh que riiiiicccccooooooo» Cerraba los ojos y se retorcía gozando todo aquello, la nena sentía el placer correr vertiginoso en su sangre y llegar a su cerebro golpeándolo con tantas sensaciones que temía volverse loca. Era una situación tremendamente caliente Víctor era muy afortunado de disfrutar los encantos de esa beldad que era deseada por muchos machos, y el lo sabia sentía que su erecta verga ya había eyaculado quien sabe cuantas veces y eso que no la había penetrado esto es por que Evelin era un manjar digno del paladar mas exigente, era una diosa por la que cualquier macho hubiese dado un brazo con tal de pasar una noche con ella. «Ahhh aaahhhhh mamaaaasootaa que riiiiiico le decía el mientras mamaba como perro hambriento y le apretaba el culote. Habían pasado como 25 minutos desde que habían llegado ahí donde estaban cuando de pronto se oyó un timbre ensordecedor , ya que por la calentura no habían reparado que justo arriba de ellos estaba uno de los 3 timbres que estaban distribuidos por todo el plantel escolar para llamar a clases o para llamar al receso. «Riiiiiiinnggggg riiiiiinnggggg sonaba el timbre escolar como loco sin parar, la nena ya media vuelta en si

por que todavía estaba medio atontada empujaba a Víctor que en su tremenda calentura ni oía al ensordecedor timbre. Ella lo empujaba diciéndole «yaaa yaaaa paara que no oyes el timbre» y lo empujaba tratando de salir de ese caliente abraso en que la tenia. El todavía no sabía ni que onda estaba extasiado todavía por el momento que había pasado con Evelin y decía «hee heee queee queee pasa.» «El timbre no oyes dentro de poco aquí estará lleno de gente» poco a poco Evelin recuperaba su cordura y su autocontrol tenia la cara muy roja, el cabello alborotado, se comenzó a vestir apresuradamente sin atreverse a ver a Víctor por la vergüenza que la empezaba a invadir, recogió su sosten del piso y se lo puso, los pezones aun tremendamente hinchados se marcaban perfectamente en la prenda intima. Su blusa se la comenzó a poner apresurada al mismo tiempo que decía «oh dios mío pero que he hecho», mientras que al fondo del pasillo se oían como venían hablando ya sus condiscípulos que regresaban del receso, se arreglaba el cabello apresuradamente y se componía su minifalda escolar. Víctor estaba como ido la veía como se vestía pero tenia como la mirada perdida, ella lo miraba de reojo y al terminar de vestirse salió apresurada de ese lugar sin decirle nada mas a el, quien seguía ahí parada como autómata tratando de ordenar sus ideas de lo que había sucedido ,sentía como que había sido un sueño , pero no podía serlo se decía a el mismo por que aun podía sentir la suavidad de esa tersa piel , la dureza de esas nalgas , la turgencia de esos senos, y en sus oídos retumbaba como un eco los gemidos de ella . En esas estaba cuando llego un compañero de el diciéndole «heyy brother que te pasa» al mismo tiempo que le daba un espaldarazo te estuvimos esperando para el partido de fut contra el otro grupo y pues perdimos no nos completamos. «¿Que estas enfermo? Estas muy sudado de la espalda y tienes colorada la cara. El ya reaccionando le dice «no, no nada de eso ven e voy a platicar algo que no vas a creerme» le dijo y se fueron caminando. Evelin por su parte iba apresurada rumbo a su salón se sentía terriblemente mal por lo que había hecho se preguntaba «que va pensar de mi Víctor, va decir que soy una puta barata que se deja manosear por cualquiera y si se lo cuenta a alguien y al rato toda la escuela lo sabe que horror, que va ser de mi.» Inmiscuida en estos pensamientos llego a su aula sus compañeros de grupo se encontraban en sus sillas muy callados trabajando y se dirigió a su pupitre tomo sus cosas y salió del aula, en la puerta del salón se topo con Claudia que venia platicando muy cariñosa con un chico, esta al ver la cara de Evelin le dijo al chico que al rato lo alcanzaba. «Pero que te pasa mujer tienes una cara como si alguien se hubiera muerto» le dijo Claudia «ella con la cara desencajada le dijo» mira mañana te cuento me siento mal me voy a mi casa le dices al profesor que estoy enferma que por eso me fui por favor». «Si esta bien pero me tienes asustada mujer ¿no quieres que vaya contigo?» «No, estoy bien solo quiero estar sola por favor ya mañana te platico». Esta bien vete tranquila que yo arreglo todo aquí y dándole un beso en la mejilla se despidieron y Evelin enfilo rumbo a su casa. Evelin al llegar a su casa se fue a su recamara boto los libros y se puso a llorar acostada boca abajo en su cama,

los sollozos la hacían estremecer toda, estaba enojada con ella misma por no impedir que las cosas llegaran hasta donde llegaron con Víctor. Se decía a ella misma «por que, por que lo permití y no lo detuve por que» y golpeaba con sus puños el colchón de la cama «ahora va andar contando a toda la escuela que soy una facilona una puta» se decía a ella misma y es que en verdad estaba muy avergonzada, mientras gruesas lagrimas le salían de sus bellos ojos verdes y caían por su hermoso y angelical rostro y así se quedo completamente dormida sin darse cuenta. Estuvo dormida como tres horas cuando despertó ya eran las nueve de la noche, estirándose y bostezando se levanto dispuesta a cenar algo ya que su estomago chillaba de hambre. Se preparo un cereal con leche y frutas ya que le gustaba cuidar su hermosa figura y se sentó a cenar en el comedor y prendió la tele, viendo que pasaban una novela comía su cereal y veía la tele pero sin verla a su mente llegaban las imágenes de Víctor diciéndole «eres una puta barata, eres una ramera, pero que sabrosa estas mamacita «y se hundía en sus pechos mamándoselos ansiosamente mientras que sus manazas le estrujaban su hermoso trasero. Tomándose de la cabeza decía en voz baja «dios mío pero que hice» , todo esto ya mas tranquila que cuando llego de la escuela se decía a ella misma «por que me pasan estas cosas a mi si soy una buena muchacha, buena hija , buena estudiante , me gusta ayudar a los necesitados tengo un buen corazón , pero por que a mi me tienen que pasar estas horribles cosas»(ya refiriéndose en su lamento no solo a Víctor , si no también a el viejo Lucas , al profesor tulio , al cojo Juan y los que faltaban nada mas que la preciosa criatura no lo sabia ja ja ja ja ). «Y tengo que vivir desdichada mientras que otras gentes viven felices la vida, siendo que son gentes malvadas, viciosas y yo que soy buena tengo que sufrir tanto por que» se preguntaba la colegiala y así termino de cenar y se fue a su recamara para disponerse a dormir. Ya en la intimidad se su recamara se preparo para dormir, se quito su uniforme quedándose solo en su bikini así le gustaba dormir por ser unos meses muy calurosos, acercándose al gran espejo de la pared y contemplo el reflejo de su bello rostro que lucia en esos momentos enojado, angustiado y triste al mismo tiempo por todo lo sucedido. Y bajando la vista viendo su escultural cuerpo se dijo a si misma cómo la había disfrutado Víctor a placer y que ella se había entregado sin oponer resistencia eso ya no le causaba tristeza , si no que le daba rabia contra ella misma y contra Víctor, escudriñaba sus hermosos duros y grandes senos viendo que tenia marcas moradas de los chupetones y de los dientes de el y cuando se toco los pezones sintió un dolor que la hizo recordar que Víctor en su avasallante calentura se los había mordido y jalado pero en esos momentos ella no sintió nada por la adrenalina pero ahorita ya todo mas tranquilo si sentía el dolor. Así se acostó y se quedo dormida, ya en la madrugada sentía en su rajada un rico cosquilleo y introduciendo sus dedos se masturbaba y a su mente venían de nuevo esos calientes momentos vividos con Víctor, y tenia sentimientos contradictorios por que ella quería ser una chica limpia y decente pero por otro lado sentía que dentro de ella había una puta dispuesta a todo con tal de satisfacer su necesidad de placer, cuando tuvo su orgasmo se volvió a

quedar dormida. Al otro día la nena ya mas tranquila la crisis de la noche anterior ya se había ido y pensando las cosas fríamente analizaba que Víctor podría hablar lo que quisiera pero que ella siempre lo negaría y que no le convenía andar diciendo eso por que lo podían expulsar de la escuela además de que era su palabra de ella que era una chica con una reputación y un prestigio contra la de el que era un vago, un patán y un bueno para nada además de que no tenia ni una prueba y así con estos pensamientos positivos haciendo sus deberes se le fue la mañana hasta que llego la hora de irse a la escuela. Como a la una de la tarde se puso su uniforme y bajo a la calle para dirigirse a tomar su bus que la llevaría a la escuela, a ella le bastaba salir a la calle para alborotar a todos los penes que se cruzaran en su camino. Era una colegiala de la que emanaba sexualidad y sensualidad en forma natural, el desarrollo de su cuerpo no estaba a la par de la mentalidad que tenia, era todavía en cierta forma muy ingenua e inocente cualquier macho que la presionara o chantajeara un poco la nena accedería a sus pretensiones, con tal de salir del problema, si su mama le hubiera dado una buena educación ella sabría defenderse al estar en estas situaciones y si todavía ella le platicara cuando estaba metida en algún problema de que la estaban chantajeando por lo menos su mama los hubiera denunciado y no se aprovecharían de Evelin pero desafortunadamente para ella y afortunadamente para nosotros los lectores eso no sucedió para seguir deleitándonos de cómo abusaban y se aprovechaban de esta beldad. Su mentalidad ingenua aunado a el tremendo desarrollo de su cuerpo que ya pedía macho a gritos, cuando accedía a los deseos de alguien que la chantajeara aun que al principio su mente se horrorizara de que la estaban manoseando y abusando terminaba por ceder a los deseos de su cuerpo explotando como un volcán en erupción y que no se puede contener. Ese día se dirigía a tomar su bus que la llevaría a la escuela, con su precioso uniforme compuesto por una minifalda a cuadros donde se apreciaban unas piernonas potentes y bellamente torneadas que servían de soporte a un magnifico par de nalgonas, se podían apreciar su contorno bajo esa corta minifalda escolar que no ocultaba para nada su tremenda cola, esas majestuosas nalgonas, redondas, alzadas y bien duras pecaminosamente desafiantes, que hace inmediatamente exclamar a todos los hombres que la miran pasar «que buen culo mamacita». Ese día los rayos del sol caían a plomo hacia un calor bastante fuerte por eso la nena no se había puesto su chaleco complemento del uniforme escolar si no que lo llevaba guardado dentro de su mochila para no acalorarse en el trayecto a su escuela y lo llevaba guardado dentro de su mochila que llevaba al hombro para ponérselo ya que estuviera a las puertas del colegio. Así que solo llevaba una blusa blanca sin mangas ombliguera de esas que son elásticas y que se pegan al contorno del cuerpo, que dejaba ver esa preciosa piel suave de sus hombros, su breve cintura al aire que revelaba un abdomen liso y sin un gramo de grasa y un generoso escote donde dejaba ver ese par de grandes y duros par de senos que al estar en fundados en esa blusa tan estrecha hacia que se marcaran los pezones por sobre la tela haciendo que a mas de un macho se le pusiera

tiesa la verga. Era una visión preciosa todo esto coronado con esa preciosa cara de niña todavía y esos hermosos ojos verdes toda ella era un sueño de cualquier macho, la nena caminaba dirigiéndose a donde tomaba su bus no haciendo caso a todo el alboroto que provocaba estaba acostumbrada ya a ello y en su ignorancia pensaba que así eran los machos con todas las mujeres y con eso se justificaba, además que ella no era engreída, ni presumida su simpatía y sencillez eran en ella un valor añadido, a un que eso si muy tímida con quien no conocía , pero si algún macho se le acercaba y le hablaba sin groserías y sin ser demasiado obvio en sus intenciones ella aun que en su timidez era educada y platicaba con el . Así siguió su camino la nena toda ella era un digno espectáculo no había macho que no volteara a ver sus hermosas curvas y su cadencioso andar, había algunos que si le decían de groserías y vulgaridades pero ella ni se inmutaba y seguía su camino. La nena tenia que pasar por un populoso billar que había por su camino diario y contoneando deliciosamente las nalgas paso junto al billar caminando lentamente dejando que todos se deleitaran con su escultural figura, a esa hora estaba atestado de vagos y gente sin oficio ni beneficio que se la pasaban todo el día ahí metidos perdiendo el tiempo quienes al verla pasar le llovieron piropos algunos graciosos «mami que buena estas» por ti soy capas de salir de aquí e ir a buscar trabajo»»mamita tu si eres una mujer no como la que tengo en mi casa». Esto causo mucha gracia en Evelin quien esbozo una sonrisa y por un momento se olvido del trago amargo que había pasado con Víctor el día anterior y volteando su rostro con coquetería en forma muy sensual hacia los adentros de ese local que servía de billar y que estaba atestado de hombres y dándoles una hermosa sonrisa en su angelical rostro les dijo adiós con una mano haciendo que todos los machos comenzaran a aullar como lobos «auuuuuuuuuu» «auuuuuuuuuuuuu» al ver a esa preciosa colegiala como les sonreía y les decía adiós ,la colegiala en su ingenuidad no sabia que por estas demostraciones hacia que luego los machos pensaran que estaba dándoles entrada a cualquiera de ellos por eso luego se metía en problemas, ella pensaba que solo era amable con ellos. Los machos en el billar se le quedaron viendo hasta que la perdieron de vista, cualquiera de ellos hubiera querido darle una fajada o darse un acoston con ese bombón de chamaca lleno de curvas por todos lados. Así la nena siguió su camino ante las miradas de admiración y deseo de los machos, le miraban ese formidable trasero cubierto por la corta minifalda escolar y sus dos globos de carne que eran ese par de tetas ricas. Ella no lo vio pero dentro del local estaba el gori con uno de sus compinches quienes comentaban «ese culo pide a gritos una verga» «cada día esta mas rica esa mamacita, y pensar que solo tiene 18 años pero ya tiene cuerpo de mujer de 30» «simón carnal esa putita a pesar de su edad puede coger días enteros la muy puta.» «Yo la vi el sábado que andaba abrazada y se daba de besos con el buey que trabaja en la farmacia.» «A poco ese buey es su novio pero si es un perfecto pendejo de seguro teniendo tanto culo a su disposición no sabrá que hacer, es un puto que si de seguro ve un arma se mea en los pantalones.» «Esta zorra esta para meterle la verga y con esa boca de mamadora que tiene esta para que

nos de una buena mamada de verga, hoy la vamos a esperar cuando regrese de la escuela tiene que pasar por aquí la zorrita y le daremos lo que anda buscando por que se ve que el pendejo de su novio no a de saber que hacer con tanta carne jajajajajajajaja»y así riéndose se metieron de nuevo al billar a esperar que la nena regresara de su colegio. Ese día en el colegio la chica en un receso hablo con Claudia y le explico entre sollozos lo que había sucedido con Víctor el día anterior, Claudia abrasándola amorosamente la consolaba diciéndole que se las pagaría Víctor que si ella lo aprobaba ella le podría decir algunos amigos que tenia para que le dieran una golpiza, pero Evelin se negó rotundamente tan buena era que no quería que golpearan a Víctor diciéndole a Claudia que ya se le olvidaría ese mal momento. En un momento que fue a comprar un refresco en la tienda que estaba al interior del colegio contoneándose deliciosamente al caminar, haciendo que alumnos y maestros la voltearan a ver con admiración y deseo. Sin embargo ella parecía no darse cuenta del revuelo hormonal que causaba a su alrededor, ella vivía en una feliz ignorancia del tremendo deseo que despertaba en los hombres esta característica de ella la hacía todavía más excitante verla pasearse con ese tremendo culazo, sus tetas, sus muslos de aquí para allá y con esa hermosa cara de niña todavía era algo tremendo sin darse cuenta de las innumerables erecciones que provocaba. Casi al llegar a la tienda vio a Víctor que estaba con un chaval mas riéndose a carcajadas muy sonoramente, y todo su valor se fue como humo sintió que le temblaban las piernas y que un nerviosismo se apoderaba de ella se detuvo un momento le dieron ganas de regresar por donde había venido, pero en eso noto que Víctor ya había notado su presencia y que le decía algo a su amigo por que voltearon a verla al mismo tiempo. Vio como Víctor esbozaba una sonrisa como de triunfo, a ella le molestaba verle esa sonrisa con aire de arrogancia de machismo y de seguridad y volteando su rostro hacia el otro lado se dirigió a la tienda. Y armándose de un valor que estaba lejos de sentir entro a la tienda y pidió una coca light y se quedo esperando su cambio, al recibirlo contoneándose deliciosamente se encamino a su salón de nuevo, no había avanzado mucho cuando sintió que una mano la tomaba del hombro y le decía «hola preciosa. » Ella sabia que era el y sin voltearlo a ver le dijo «que quieres no tengo tiempo de platicar» tratando de ser seca y cortante. El riéndose se puso frente a ella esbozando una sonrisa burlona que a ella la hacia molestarse y le dijo «y como ayer puta si tuviste tiempo para mi y hasta gemías como una vil ramera. » Y ahí se fue todo su valor de la nena quien visiblemente nerviosa le decía a el que bajara la voz casi suplicándole «por favor Víctor no hables tan fuerte te pueden oír» decía la angustiada colegiala. Y peor aun que los chicos y chicas que pasaban los veían extrañados de que Evelin estuviera platicando con el vago de Víctor por que eran en la escuela dos seres diametralmente opuestos ella seria, estudiosa, recatada y buena alumna y el un vago, burro y una fichita, por eso Evelin se angustiaba que todos se enteraran lo que había sucedido con Víctor el día anterior y todo su estatus se fuera por los suelos. Este sonrió malévolamente y le dijo «entonces puta te espero en 20 minutos allá atrás de la escuela donde esta el árbol de mango si no

vociferare a todos lo zorra y lo puta que eres. » Puta esa palabra sentía que le taladraba sus oídos, por que para ella era un gran insulto ser llamada así, podía soportar que la llamaran pendeja, mocosa tonta pero esa palabra puta le sonaba en su cerebro como un eco (puta, puta, puta) toda su seguridad estaba por los suelos en esos momentos, se sentía llena de angustia y nerviosismo. «Ya lo sabes en 20 minutos la presiono aun mas Víctor y se alejo riéndose ruidosamente. Se sintió perdida tenia una sensación de vació en el estomago, las piernas le temblaban y un nerviosismo se apodero de ella a sabiendas de que quería Víctor que fuera a ese lugar apartado y solitario no sabia que hacer le daban ganas de salir huyendo no quería ir allá pero si no iba su status seria echado a la basura y seria conocida como una vil puta. Cuando volteo a la tienda ya no estaba Víctor y aun contra su voluntad lentamente se dirigió al lugar acordado por el cuando llego lo vio recargado del árbol de mango fumándose un cigarro este se sonrió al verla con esa sonrisa burlona que tanto le chocaba a Evelin. «Bien zorrita bien que viniste «le dijo el burlonamente. «Víctor que quieres de mi, ya déjame en paz» le dijo la angustiada muchacha. «Te dejare cuando me plazca y me harte de ti cosa para la cual todavía falta mucho preciosa» acercándose a ella y tomándola de su quijada. «Y sabes ahorita quiero repetir lo que hicimos ayer pero ya sin que nos interrumpa ese maldito timbre, me dejaste bien caliente zorrita y quiero mas de ti.» Le dijo agarrándola de ambas manos, a la horrorizada colegiala. «No Víctor eso no por favor fue un error, fue una equivocación «le decía la asustada colegiala con su hermosa carita reflejando un miedo atroz. «Ja ja ja «se reía el caliente Víctor sin soltarle las manos» ¿error? ¿Equivocación? «Si eso nunca debió haber sucedido» «No lo creo preciosa mira a pancho el no lo cree así» le dijo a la nena señalando a su erecto pene con la cabeza para que mirara, ella dio un grito ahogado al ver la tremenda erección que no presagiaba nada bueno para ella. El aprovechando ese momento de espanto para ella la agarro de la cintura fuertemente y la pego a el estrechándola deliciosamente para que sintiera la erección que tenia. Y trato de besarla pero ella hacia su cabeza de un lado para otro. «Noooooooo deejaaameee nooo quiero» al tiempo que al apretarse más contra ella la hacía sentir su bulto enorme, cada vez más gordo, en su entrepierna. «Noo nnooo otra ves «decía la angustiada colegiala, el caliente chico la tenia agarrada con sus dos manos de su precioso trasero haciendo que la minifalda se le levantara hasta arriba enseñando su bikini blanco y sus tremendas nalgas. «Ándale mamacita por que te haces la difícil si bien que lo disfrutamos ayer, bueno si quieres a la manera difícil así será entonces» y dando un chiflido salió otro chico detrás de unos arbustos el mismo con el que había estado en la tienda. La nena se angustio más al verlo salir y ver que la veía con ojos llenos de lujuria y con una tremenda erección en su pantalón. Y tratando de escapar luchaba con Víctor diciéndole «suéltame, déjame desgraciado «pero no pudo zafarse el tenia mas fuerzas que ella y dirigiéndose a su compañero le dijo «agárrala de los brazos a esta zorra ahorita va a ver lo que es bueno. El recién llegado la tomo de los brazos jalándoselos hacia atrás dejándola completamente inmóvil y a merced de Víctor, quien ya con las manos libres

la tomo de ambos lados de la cabeza y le dio un tremendo beso que casi le succiona la boca a ella, en eso Víctor se separa y da un alarido de dolor. «Aaaayyyyyyyyy ella lo había mordido en la boca sacándole sangre, este enfurecido estaba a punto de darle un golpe cuando oyeron una voz autoritaria que decía «retiren sus manos de ella». Los dos chicos tomados por sorpresa la soltaron, viendo que era Claudia y dos fornidos muchachos compañeros de ella. «Aléjense de ella o podrá pasarles algo desagradable «amenazo Claudia a Víctor y al otro quienes cobardes como eran se alejaron de Evelin que solo sollozaba en cuclillas en el suelo y diciendo «ya si solo queríamos divertirnos un rato.» «¿Y que se creen muy hombres abusando de ella incapaz de defenderse de sus acosos? Ya no le contestaron se retiraron de ahí murmurando su derrota. Claudia acercándose a su amiga le dijo «ya paso todo, estas a salvo amiga » pero ella no le contestaba estaba todavía muy agitada y temblando de nerviosismo, cuando por fin levanto la cara y vio a lo lejos que sus acosadores ya se retiraban, no pudo contenerse y rompió en llanto, Claudia abrasándola amorosamente se conmovió al contemplar el alma desnuda de su camarada; se sentó junto a ella, la cobijó entre sus brazos y permaneció haciéndole compañía, hasta haberse desahogado. Y les hizo una seña a los dos chicos dándoles las gracias en voz baja y estos se retiraron, una hora después ya en su salón de clases las dos chicas platicaban , Claudia le explicaba que ella la vio platicando con Víctor cerca de la tienda y que se le hizo raro por lo que le había dicho ella e intuyo que algo andaba mal al ver los ademanes que el hacia, y a ella verla con la cara agachada y sumisa a lo que el decía y confirmo sus sospechas al ver que ella dirigía sus pasos hacia atrás de la escuela tomando el camino que lleva hasta ese lugar donde la encontró, y no se dirigía adonde estaba ella esperándola. E intuyendo que algo estaba mal fue por dos compañeros muy amigos de ella del equipo de fut bol americano de la escuela y les pidió que por favor la acompañaran que los necesitaba para algo urgente solo que se retraso por que tuvo que ir hasta el campo a buscarlos que esta hasta el otro extremo de la escuela y que lo demás pues ya lo sabia. Evelin abrasándola le dijo «gracias amiga no tengo con que pagarte esto que has hecho por mi». «No es nada ya sabes para eso somos intimas ja ja ja se rió Claudia «contagiando a Evelin y así se dispusieron a olvidar ese amargo momento. Ya la noche había caído cuando Evelin regresaba de la escuela ella salía a las 8 de la noche pero como se quedaba platicando con alguna amiga y el trayecto de regreso a su casa era de media hora ya eran cerca de las nueve de la noche cuando venia caminando por las sucias y enlodadas calles de esa colonia donde vivía las calles lucían solitarias debido a que la gente se encerraba en sus casas temprano debido a la violencia que imperaba en esa colonia perdida (asaltos, secuestros, violaciones, peleas entre bandas rivales, gente drogándose y tomando en las calles etc.) todo esto afloraba mas al caer la noche donde la policía ni se conocía en estos lares era como una tierra sin ley. Los vecinos se encerraban en sus casa y te podían estar asaltando o asesinando y aun que pidieras auxilio nadie saldría a ayudarte por eso cuando caían las sombras de la noche las calles lucían solitarias y oscuras los pocos faroles de los

postes que funcionaban resultaban insuficientes su luz solo iluminaban unos pocos metros dejando ver mas allá como una boca de lobo. La nena de donde se bajaba del bus tenia que caminar todavía 3 cuadras para llegar a su casa por calles solitarias y oscuras, ella en su mente ingenua no le daba mucho temor debido a que siempre hacia el mismo trayecto y nunca le pasaba nada por eso caminaba confiada a pesar de lo tenebroso que se veía el panorama. Al doblar una esquina choco de frente con dos borrachos dándole un tremendo susto a la nena, estos al ver el angelical rostro de la deliciosa chiquilla y su delicioso cuerpo la miraron con una cara de lujuria y le empezaron a decir vulgaridades » mamacita te cogería toda la vida»; «que tetas déjame mamártelas «; «tienes cara de mamadora» «te gusta parar vergas Evelin se ponía roja de la vergüenza y de la turbación aceleraba su paso para dejar de oír semejantes palabrotas. Ya mas adelante se paro y trato de calmarse respirando profundamente, cuando noto que alguien se metía en un requiso de una puerta dándose cuenta de que la seguían, sintió que un escalofrió le recorría la espina dorsal dándose cuenta que todavía le faltaban dos largas cuadras para llegar a su casa. Comenzó a caminar de nuevo apresuradamente asustada por la persona que la venia siguiendo quien sabe con que intenciones, de ves en cuando volteaba y veía en la oscuridad la silueta de una persona quien ya no se escondía si no que seguía caminando sin preocuparse ya que la chica lo viera, la chica al percatarse de esto apuro el paso ,cada paso que daba la minifalda escolar se le subía mas y mas hasta mostrar casi las nalgas por la prisa de su paso ante el deleite de su perseguidor ella solo se preocupaba de apresurar el paso y que no la alcanzara su perseguidor ante el inútil esfuerzo de la nena cada ves le recortaba mas distancia quien alentado por el espectáculo de la minifalda de la nena que se subía deliciosamente. Que espectáculo era ver el vaivén de ese par de nalgonas que subían y bajaban deliciosamente por el presuroso caminar de la colegiala, la nena estaba que desfallecía al ver el inútil de sus esfuerzos por dejar atrás a su perseguidor, si no que al contrario cada ves estaba mas cerca de ella oyendo con horror el «tock tock» de sus pasos cada ves mas cerca de ella. Al doblar una esquina vio como un sediento ve un oasis en el desierto las luces del billar que eran como un barco en medio de una tormenta ve las luz salvadora del faro, así Evelin apresuro el paso casi desfalleciendo hacia el billar que funcionaba hasta muy tarde alcanzo a oír el murmullo de la gente que jugaba y la música de una rocola pero cuando estaba a unos 5 metros de llegar y pedir auxilio en el billar sintió una mano que la tomaba del hombro dando ella un grito de miedo. Continuara.

EVELIN POR SERGIO 21/05/2009 EVELIN 07

-Tranquila… tranquila… no grites soy yo hija, cálmate…cálmate – le decía a la nena don Benito tratando de calmar a la espantada colegiala quien visiblemente asustada abrasaba y lloraba en el hombro de su abuelo al reconocerlo. Don Benito le acariciaba los cabellos diciéndole palabras tranquilizadoras a la escultural colegiala. –-Ya mi niña ya, no llores todo esta bien, estas… conmigo. Y así abrazados y acariciándole la cabeza para tranquilizarla don Benito la fue encaminando para su casa diciéndole. –-Ya mija mira te compre una pizza para que cenemos mi niña bonita. Sacando el sexagenario de una bolsa de plástico una clásica caja donde venia una deliciosa pizza hawaiana tamaño familiar, haciendo que la nena dejara de momento de gimotear y brillándole los ojos al ver la redonda pizza se le formo una media sonrisa en su angelical rostro. Esto reacción de la chica era por que las pizzas eran algo que a la chica le agradaba mucho, pero por la difícil situación económica que viva era un lujo que muy pocas veces se podía dar, por eso la cara de felicidad al saber lo que cenarían. Don Benito se había dado cuenta de la situación tan peligrosa a la que estuvo expuesta su adorada nieta, solo que no quiso decirle nada para no asustarla mas, el vio cuando venían dos cholos siguiendo a la nena ya muy cerca de ella quien sabe con que negras intenciones, pero al verlo a el llegar y abrazar a la chica se habían detenido poniendo cara de frustración al ver como sus planes no se llevaban a cabo. Al ir don Benito y la adolescente caminando lentamente dirigiéndose a la casa de la chica pudieron percatarse un poco mas adelante del billar en una parte muy oscura la silueta de varias cholos por donde pasaría Evelin, estaban recargados a la pared unos y otros a un viejo y destartalado carro tomando licor y drogándose, la colegiala al verlos se abrazo mas fuerte de su abuelito. Estos veían a la escultural jovencita con ojos de lujuria pero al mismo tiempo de impotencia al ver a la nena abrazada por el anciano de don Benito, esto los detenía en sus malvados planes debido a que a pesar de ser ellos una escoria de lo peor en la sociedad, respetaban al sexagenario, debido a que el anciano los había visto nacer y crecer a todos ellos y a pesar de su maldad en el presente, en aquellos años cuando la mayoría de ellos eran unos niños de 5,6 y 7 años. Siempre encontraron en don Benito una sonrisa amable, un dulce, una paleta una caricia en su cabeza, o el anciano se los llevaba en bola a un parque donde había juegos infantiles donde pasaban muchos momentos felices en esos entonces inocentes niños que venían de hogares desintegrados donde los irresponsables padres los mandaban a andar pidiendo dinero a la calle o a estar en las esquinas donde había semáforos a estar de payasos o peor aun a estar de tragafuegos para quitarles lo poco que ganaban para irse a comprar droga o alcohol. Teniendo estos chicos que estar mal comiendo y soportando las palizas de esos padres viciosos cuando se les embotaban los sentidos de alcohol y drogas, para ellos don Benito fue la única persona que les tendió la mano , que les había dado cariño de padre. Y esos hasta la fecha eran los únicos recuerdos felices de esos ahora ya muchachos de 20, 22 y 24 años quienes estaban perdidos en las drogas, el alcohol y asaltando a cualquiera que se les atravesara en su camino cuando

andaban necesitados, don Benito era la única persona en el mundo a quien respetaban y eran incapaces de hacerle daño, por eso su actitud al ver a don Benito abrasado de su escultural nieta solo fue de saludarlo. –-Buenas noches don Benito. –-Buenas noches muchachos…seriamente les contesto el sexagenario y siguió su camino abrazado de su tremenda nieta, la nena al ver ahí a los cholos con caras de pervertidos se abrazaba mas fuerte de su abuelo sintiendo mucho temor por la descarada forma de eso tipos de verla, la desnudaban con la mirada sin disimular nada era una mirada cargada de lujuria a su tan deseado cuerpo. Al pasar el anciano y su nieta se quedaban como hipnotizados viendo el cadencioso andar de ese par de las apetitosas nalgas apenas cubiertas por esa muy corta falda escolar que apenas y le tapaba lo mínimo, dejando muy poco a la imaginación. Parecían como perros hambrientos que parados frente a una carnicería se quedaban viendo los deliciosos filetes colgados en los ganchos y sin poder tomar aun que fuese solo uno para saciar su hambre atroz. Así se sentían estos cholos como los perros de la carnicería impotentes de poder hacer algo , al ver como se alejaba lentamente aquel suculento manjar y ellos que tanto habían esperado con ansia que llegara ese momento para poder desahogar sus ansias en la colegiala, pero ahora solo veían como se esfumaban sus calientes planes. La nena podía sentir sobre sus redondas nalgas la mirada lasciva de los cholos, lo que le provoco una sensación de escalofrió en su espalda, erizándole los finos bellos de su nuca el nerviosismo por la sensación tan intensa, hizo que acelerara el paso para llegar a su casa. –Qué buena que esta la puta esa me dejo tiesa la verga nada mas de verla tan cerca- dijo el gori sobandose por sobre el pantalón la empalmada erección que tenia. –-Me lleva la fregada hoy que ya le íbamos a dar a esa putita lo que anda buscando cuando se pasetea por la calle meneándose como una puta. –-Si tenia que aparecer el viejo si no fuera por que se porto reata con nosotros cuando éramos unos chavales, tomábamos a la putita esa aun que viniera con el. –-Y ahora como me bajo la pinché calentura, me dejo esa zorra la verga bien tiesa» al mismo tiempo que se sobaba por sobre el pantalón el erecto miembro. –-Toma carnal llégale a la mari pa que te alivianes- dijo otro de los cholos al tiempo que le pasaba un cigarro de marihuana. Y así se fueron de nuevo al billar a olvidar su fracasado plan. La suerte había estado de lado de la nena, don Benito había aparecido en el momento justo y en el lugar exacto para salvarla de las garras de esos viciosos, para fortuna de la nena ese día era viernes y por lo menos estaría a salvo el fin de semana de los cholos, pero su buena estrella no duraría siempre negros nubarrones se veían en su futuro. Al llegar el anciano y la jovencita a su casa se dispusieron a degustar la pizza ella le dijo al abuelo que pusiera la meza mientras ella se cambiaba y se ponía algo mas cómodo. El anciano sirvió dos rebanadas en dos platos y sirvió la coca en dos vasos y se sentó a esperar a la nena, ella volvió un momento después enfundada solamente en un top y un muy breve short enseñando a la vista sus deliciosos encantos. Y se dispusieron a cenar el anciano veía con ternura como la bella adolescente devoraba una porción de pizza mientras el le daba un sorbo al refresco de cola al mismo tiempo que le decía. –-Mija

tu sabes que no me gusta meterme en tus cosas personales, a mi lo único que me importa es verte que estas bien y que seas feliz tu y tu mama, ya que son las dos únicas personas en el mundo que me importan. Ella mira a don Benito con amor, a su querido abuelo y le dijo. –-Si abue lo se y te doy las gracias por ser tan bueno conmigo y mi mama eres el mejor abue del mundo. –-Si mija por que te quiero te voy a decir esto, e notado que ya eres toda una mujercita tu cuerpo ya se desarrollo como el de toda una señorita y estoy orgulloso de ti, para mi siempre serás mi niña consentida aquella con la que jugaba y le contaba cuentos cuando eras una pequeña de 5 años , yo siempre te veré como mi pequeña , pero la gente de la calle no, hay mucha gente mala y perversa que solo ven en ti a una mujer para satisfacer sus deseos mas bajos y perversos y de esa gente esta lleno este barrio. –-Ya vez lo que paso hoy con la banda del gori algo tramaban contra ti, pero gracias a que venia llegando yo también me di cuenta y afortunadamente no paso nada y se pudo evitar lo que pretendían esos vagos. –-Yo te aconsejaría que no les dieras motivos a la gente de la calle para que te faltaran al respeto, esto lo digo por que hija tu forma de vestir no es muy adecuada provocas a los hombres como te dije hace un momento para siempre serás mi niña pero ya no eres una niña. –Hay abue pero por que me dices eso si yo solo me visto como se visten las demás muchachas en la escuela. –-Si niña pero es que esas faldas tan cortitas que casi no te tapan nada es cuestión nada mas de que soplara una racha de aire fuerte para que te vieran el trasero o que te agacharas un poco para que te vieran el color de tu ropa interior. Y era muy cierto eso que comentaba el sexagenario la adolescente no dejaba casi nada a la imaginación con ese tipo de vestimenta, casi toda su ropa eran mini faldas un cuarto de la mano arriba de la rodilla, blusas muy chiquitas que se le pegan a la piel con grandes escotes y muy entalladas y aunado a esto el tremendo y escultural cuerpo de la nena era imposible que no fuera el foco de atención cuando salía a la calle provocando a los machos a los pensamientos mas lujuriosos y perversos para con ella. –-Si niña pero entiende no digo que no te vistas a la moda de ustedes los jóvenes, pero solo que no seas tan provocativa trata de que tus faldas no sean tan cortas bájales un poco mas y tus blusas súbeles el escote, mira lo que paso hoy en la noche con esos vagos quien sabe que malvados planes tenían contigo yo no les vi muy buenas intenciones , de ahora en adelante te esperare en la parada para acompañarte cuando regreses de la escuela, mientras no este trabajando no quiero verte caminar sola de regreso a tu casa por todas esas calles solitarias, oscuras y llenas de esos vagos buenos para nada. La nena dándole un sorbo a la coca le contesto al preocupado sexagenario. –-Hay abue tu haces una tormenta en un vaso de agua, yo no voy a cambiar mi forma de vestir por que mi mama me apoya ya que como tu sabes cuando ella tenia mi edad mi abuela no la dejaba vestirse a la moda y era muy estricta con ella y me dice que no quiere que yo pase por lo que paso ella, ella me alienta a vestirme como se visten las muchachas de mi edad. –-Y además es la moda todas las muchachas de la escuela y las que veo en la calle se visten igual que yo y yo no quiero que me vean como un bicho raro

si de repente cambio mi forma de vestirme abue , y con lo que respecta a esa bola de vagos que están siempre en el billar no te preocupes por ellos no se atreverían hacerme algo , solo me dicen de piropos cuando paso donde están ellos y ya estoy acostumbrada no me molesta y además no les tengo miedo, (siendo esto una mentira ya que la nena si le entraba mucho temor cuando se los topaba sobre todo al ver la perversas miradas llenas de lujuria con que la veían solo que no estaba dispuesta a cambiar su forma de vestir por ellos y para no alarmar mas al abuelo). –-Hija mía tu eres muy hermosa y lo sabes nadie puede negar eso, estas convertida en toda una mujer bellísima sobre todo por tu hermoso rostro que todavía es el de una niña, tu no necesitas vestirte así con esos retazos de ropa para llamar la atención eso déjaselo a esas muchachas que no tuvieron la fortuna de heredar un rostro y un cuerpo tan bonito como tu, y tienen que recurrir a vestirse con poca ropa y ajustada para llamar la atención pero tu no lo necesitas tu ya de por si llamas la atención por tu natural belleza, trata de vestirte en forma mas recatada con ropa mas holgada y veras que de todos modos tu belleza no se opacara hija hazlo por mi por tu querido abuelo. La nena viendo a su abuelo con esos hermosos ojos verdes cariñosamente le dijo. –-Ok abue te prometo que lo pensare y lo tomare en cuenta gracias por preocuparte por mi te quiero mucho abue, al mismo tiempo que le apretaba la mano cariñosamente. –Bueno abue me voy a duchar y a dormir que vengo muy cansada mientras si quieres ve la tele o ya te vas para tu dep. –-Si hija no te preocupes ya me voy salúdame a tu mama mañana vengo de nuevo acuéstate y descansa. –-Si abuelito gracias por la pizza cuídate te quiero mucho. La adolescente se levanto de la meza para irse a descansar pero antes coloco el grueso madero en la entrada de la puerta de su departamento (aquel que había colocado don Benito desde el día en que se metió el viejo Lucas). Después la nena se dirigió a su alcoba y se preparo para dormir se quito el top y el minúsculo mini short quedándose solo con su bikini (pues así dormía más cómoda) y abrazando la almohada se dispuso a caer en brazos de Morfeo. Aquella noche Evelin sufrió para conciliar el sueño, las escenas del acoso de víctor y la manoseada que le dio volvían una y otra vez a su mente casi lo podía oír diciéndole. –-Estas buenísima puta vas a disfrutar esto de verdad ya lo veras zorra, mientras la dedeaba y le mamaba las tetas como loco. La respiración de la nena se comenzó agitar ante las calientes imágenes en su mente, su ardiente cuerpo pedía a gritos un alivio, un fuego espantoso quemaba las entrañas de la joven, y ella sabía que necesitaba sacarlo, sabía cómo sacarlo… pero también sabía que el modo de sacarlo, no era correcto, en su mente de nuevo luchaban su yo puritana y mojigata contra sus deseos y calenturas de su escultural cuerpo que por naturaleza y por el tremendo desarrollo que había adquirido pedía sexo. Evelin se mordió los labios y apretó los puños. «No debo… no debo hacerlo…» pensó, pero era muy difícil pensar con claridad, parecía que en su mente se había incrustado la imagen de víctor y era imposible sacarlo de allí diciéndole. –-Ah puta, que sabrosa estás, hasta que se me hizo gozarte cabrona, al mismo tiempo que le succionaba las tetas. La nena sentía un calor abrasador dentro de su bikini y decidió quitárselo, acostada como

estaba boca arriba bajo ambas manos y tiro hacia abajo despojándose de la prenda intima quedando totalmente desnuda, , su sexo le picaba y cosquilleaba, suplicaba por sentir unos dedos en su caliente interior. Ella se encontraba en ese momento en un estado de semiinconsciencia es decir no estaba ni completamente dormida pero tampoco despierta en la oscuridad de su recamara, su conciente luchaba contra esas placenteras sensaciones que se apoderaban de su cuerpo que se extendían por todo su escultural cuerpo como una deliciosa droga de placer. Pero las placenteras sensaciones de su ardiente cuevita le estaban ganando la batalla a su mente. –-Quizá si me rascase, sólo un poco, y sólo por arriba quizá se calmase.»- pensó en sus adentros como tratando de justificarse por lo que estaba apunto de hacer. Cuando sus finos dedos apenas rozaron su cuevita una tremenda sensación de placer ataco todo su cuerpo, la joven supo que estaba perdida, supo en ése momento, que acababa de perder la partida, que ya no podía parar y sus dedos comenzaron a acariciar suavemente los finos bellos de su sexo. Quiso gritar cuando las placenteras sensaciones la atacaron despiadadamente pero en lugar de eso, se mordió los labios y su mano comenzó a acariciar arriba y abajo su caliente sexo. –Mmmmmmmhh…. no deberíaaaa…. haahhh…. mmmmhh… no debo… mmmmh – gemía la colegiala con la almohada en su boca. La chica acostada boca arriba con las piernas completamente abiertas se entregaba ya totalmente al placer la joven apretaba y masajeaba los labios mayores de su sexo húmedo, uno de sus dedos se deslizó por entre sus labios, acarició el interior, y rozó suavemente su clítoris. –-Ah aaahhh… mmmmmmhhh… mmmmmmmmmmmmhhhh–-la joven exploraba su intimidad, acariciando la entrada de su sexo, saboreando cada cosquilla, cada placentero escalofrío, dándole goces indescriptibles. Y en su mente la imagen del depravado del víctor que le decía. –-Ahhh aaahhhhh mamaaaasootaa que rico–mientras mamaba como perro hambriento los pechos de la colegiala y le apretaba el culote en el solitario pasillo de la escuela. El placer aumentaba en su cuerpo mientras se comportaba en la cama como una puta zorra y sucia, las piernas estaban totalmente abiertas para facilitar la masturbación de sus dedos a su cuevita, su otra mano empezó a tocar sus pechos, que reaccionaron enérgicamente, sus pezones erectos estaban tan sensibles las caricias en ellos parecían hacer efecto también en su sexo. Evelin se retorcía de gusto, no podía parar, mientras sus suspiros se le agolpaban en el pecho, su mano acariciaba más velozmente su interior, sus dedos frotaban incansables su clítoris, completamente hinchado rojo y enormemente sensible, que le obsequiaba deliciosos calambrazos de placer cada vez más intensos a cada roce. –-ahhhhhhhhh aaahhhhhhhhh ohhhhhhhh–- gemía quedadamente la adolescente embriagada por las placenteras sensaciones que le daba su caliente cuerpo. Arqueaba al máximo la espalda presa del placer prohibido de la masturbación a su virginal cuevita, Evelin tenía que morder la almohada para reprimir el feroz impulso de gritar con todas sus fuerzas de placer, ya que éste crecía sin parar, y cada vez con mayor rapidez, atacándola sin piedad, su sexo hervía de gozo cuando sus dedos acariciaban, en círculos y de arriba abajo, su

clítoris, rojo e hinchado, a punto de explotar de gusto, los pezones completamente hinchados , su pecho subía y bajaba con rapidez, el sudor le corría por entre los pechos, duros, redondos y que exhalaban tanto calor y placer como el resto de su cuerpo. Mientras tanto, Evelin no podía notarlo, pero todo su cuarto despedía un intenso y agradable olor a placer, a sexo olor que se escapaba por la ventana abierta, se acarició la entrada de la vagina con la punta de los dedos, frotándose el clítoris con la palma de la mano, y un pequeño grito se escapó por la comisura de sus labios, al tiempo que su frágil cuerpo se estremeció de placer, sus caderas se elevaron solas, y todo su ser pareció estallar en un sinnúmero de sensaciones cálidas, placenteras, gozosas. Acababa de tener un orgasmo apenas podía abrir los ojos, jadeaba quedadamente, notando cómo su mano acariciaba aún su sexo chorreante estaba tan sensible, que aquellas caricias eran indefiniblemente agradables, se sentía tan bien, tan calmada, tan a gusto, tan relajada. Evelin recuperaba lentamente el aliento, mientras un hilillo de sudor recorría su frente y bajaba por su cuello, y unas deliciosas cosquillas recorrían su cuerpo, en una especie de reconfortante caricia y así en ese estado de completa paz se quedo completamente dormida. Al otro día por ser sábado la nena se levanto tarde, desayuno y se puso hacer los quehaceres de su casa , después se dio un duchazo y se puso a ver la televisión , al mismo tiempo que se arreglaba las uñas de los pies , esperando que llegara su mama cuando sonó su celular era su amiga Claudia. –-Hola floja que haces. –-Nada aquí cortándome las uñas y tu. –Mmmm pues levantándome tu crees anoche fui con mi chavo a un concierto de rock y pues regresamos ya como a las 3 de la madrugada. –-Dichosa tu que puedes salir a muchos lugares y que tus padres te dan permiso, en cambio yo, las únicas salidas que me deja ir mi mama es al centro a pagar o a comprar a la tienda. –-Mmmm malo , malo, malo una esta joven y solo se vive una vez y tenemos derecho de salir a divertirnos a desfogar nuestros ansias y pasiones juveniles, como yo ayer que me fui con mi chavo después del concierto a un solitario parque y nos dimos un agarron tremendo que hasta estrellas me dejo viendo. –-Hay amiga tu y tus locuras, deberías de ser mas recatada, mira que en la escuela con cuantos te has besado y manoseado, una debe de darse su lugar no que te vayan a considerar una facilota. –-Si intima pero que le puedo hacer si cuando veo un chavo buenote me dan ganas de echármelo y no paro hasta que me lo coma a besos y si vale la pena darnos un buen agarron en un motel. –-Bueno allá tu clau pero yo no estoy de acuerdo con esa forma de ser tu ya me conoces , si no es por que somos amigas desde que iniciamos la prepa y por que eres una amiga sincera y leal yo no me juntaría contigo solo te pido que te cuides y seas mas sensata. –-Ok lo tomare en cuenta, oye cambiando de platica el motivo de mi llamada es para invitarte a la feria que acaba de llegar a la ciudad. –-Apoco no estaba enterada que acababa de llegar la feria amiga. –-Si llego ayer y hoy ya acabaron de instalarse hoy es el primer día, esta a 2 cuadras de mi casa. Se hizo un momento de silencio Evelin analizaba la situación de ir a la feria y después de unos segundos le dijo a Claudia. –-No creo amiga… eso es muy lejos de mi casa es hasta el centro

mi mama nunca me dejara. –-Mira por eso no te preocupes déjalo de mi cuenta yo me encargo mis papas hablaran con tu mama y por la distancia no te preocupes te quedas a dormir en mi casa y listo. –-Suena bonito clau tu y yo en la feria divirtiéndonos y paseando por mi no hay obstáculo yo si tengo ganas de salir de esta monotonía y salir a distraerme pero no se que dirá mi mama me cuida mucho por que ya sabes soy su única hija y no quiere que por salir a divertirme me vaya a pasar algo malo se moriría sin mi. –-Pues no lo sé, ella se quedaría muy angustiada al saberme lejos y yo no quiero darle preocupaciones ya bastante tiene con dejarme sola toda la semana por irse a trabajar para que en su descanso también le de mas preocupaciones no se claudia. –-Ve amiga te divertirás necesitas un poco de ocio para contrarrestar la monotonía de vida que llevas de la casa a la escuela y de la escuela a la casa, además irás conmigo… ¿qué te puede pasar?… confía en mí, te divertirás. Evelin se quedó callada por un instante no estaba segura si era buena idea Clau al ver su silencio capto su indecisión y para presionarla le dijo como no queriendo la cosa medio en broma y medio en serio. –-Acuérdate inchima que cuando te rescate del maldito de víctor me dijiste que no tenias con que pagarme lo que había hecho por ti, si me acompañas esa deuda queda saldada si no te cobro con intereses heee»- entonces… ¿me acompañarás? –-Está bien iré contigo – exclamó con risueña y amistosa voz, –-si tú me aseguras que la pasaré bien, entonces la pasaré bien, tú eres mi mejor amiga, y ya es hora de que salga de esta monotonía solo una condición clau si no convencen a mi mama tus papas de ir pues entonces ya no quedo de mi ¿estamos? –-Ja, ja de eso no tengas duda amiga mis papas van a convencer a tu mama y vas a ver como nos vamos a divertir chao nos vemos en la tarde le avisas a tu mama que iré con mis padres para llevarte a la feria chao bambina. La nena se quedo pensativa cuando colgó el teléfono una parte de ella le decía que si, que saliera a divertirse a pasear a olvidarse de los sin sabores de la vida pero por otra parte ella conocía a Claudia muy bien de toda la vida y sabia que su debilidad por los hombres la hacia cometer locuras sin fijarse en las consecuencias y presentía que si salían la metería en problemas por ser tan ligera en cuestiones de sexo. Eso la tenia preocupada e indecisa pero pensó, conociendo a mi mama como es, no creo que me deje pasar la noche fuera de la casa y con eso se quedo tranquila y segura de que no saldría a ninguna feria. –-¿Le pongo mayonesa? –le preguntó a Evelin su madre, era medio día y su madre le había preparado unos sándwiches. –Sí–- contestó la nena, –-pero sin papas ni chile ni cebolla y tampoco le vayas a poner aguacate –haciendo un gesto de asco. –Pues has de querer el puro pan – exclamó sarcásticamente su madre y cuéntame, hija, ¿cómo estuvo tu día? –Bien –respondió masticando su sándwich, sabes mama recuerdas a mi amiga Claudia escalante mass la que su papa nos ayudo cuando mi abuelita Eugenia (mama de su mama de Evelin) nos vino a visitar y cuando salimos un día la atropello aquel taxi que no quería pagar los gastos de hospitalización. –-Si hija lo recuerdo perfectamente todo un caballero el señor papa de tu amiga es una persona decente como ya casi no las hay en esta ciudad llena de gente mala. La nena se llevaba un vaso de coca a la

boca cuando su mama dijo –-Esa tu amiga Claudia su hija se ve que es una buena muchacha decente y recatada. –-Puuuuaaaaffffffff salio disparado de la boca de Evelin todo el refresco que estaba ingiriendo al oír estas palabras de su mama. –-Cof cof cof tosía agarrándose el pecho con las manos. –-Hija que te paso mira que desastre hiciste en la meza. –-Si mami cof cof discúlpame se me subió la coca y tuve que toser. -Si hija esta bien no te preocupes, le dijo la señora limpiando la meza con un trapo. –-Esa muchacha Claudia te decía me parece muy buena influencia para ti ya ves que cuando viene hasta me ayuda a lavar los trastes aun que yo le diga que los deje es muy atenta educada y tan simpática toda una señorita decente. Evelin pensaba para sus adentros…si tan decente que ya no es virgen y dos abortos que lleva la muy canija. –-Continua hija que me ibas a decir de esta señorita tu amiga. –-Pues que quiere que vaya a una feria que llego allá por su casa pero como esta lejos de aquí me quedaría en su casa a dormir y ya vendría hasta mañana domingo en la tarde para acá. Su mama se quedo por un momento callada meditando la situación, la chica estaba segura que no la dejarían ir y eso en su yo recatada y mojigata se alegraba. –-Pues ya veremos hija ya sabes que me angustiaría mucho saber que estas lejos y me dolería que te pasara algo. La nena abrazo a su madre diciéndole. –-Si mamita no te preocupes yo no quiero dejarte angustiada, y yo divirtiéndome y dándole un beso le dijo –-ya esta decidido mama… no voy. Dirigiéndose a su madre le dijo la nena, me voy e tomar una siesta madre deja la trastamenta yo la lavo al rato tu descansa que ya trabajaste mucho en la cocina. –-Si hija voy a ver la tele un rato, la señora observaba a su hermosa hija y pensaba que era afortunada por tenerla de hija era una chica que nunca le había dado dolores de cabeza, que sacaba buenas calificaciones en la escuela, que era atenta obediente y muy cariñosa y al mismo tiempo analizaba que no era justo tenerla encerrada en esas paredes cuando estaba en la flor de su juventud, que ella mas que nadie merecía salir a divertirse a distraerse un rato y así se quedo pensando en esa situación. Mucho rato después Evelin estaba dormitada boca abajo en su recamara cuando entre sueños sintió que la jalaban del brazo y le decían. –-Ya despiértate floja alístate que ya nos vamos a ir. –-Hee heee queee coomoo decía la nena sobandose los ojos somnolienta –-Que te alistes que no ves que ya nos vamos ahí esta mis papas en la sala de tu casa con tu mama. –Queeeee como a poco si me dio permiso mi mama- dijo toda incrédula de que su mama hubiere dado el permiso de ir a la feria. –-Si alístate yo te espero afuera ponte guapa y sexy que hoy nosotras seremos el atractivo visual de la feria ja ja ja y a ver cuantos chavos nos ligamos, de aquí nos dejan mis padres en la feria ya que ellos tienen un compromiso de un matrimonio que los invito a un rancho y regresarán hasta mañana. Evelin observo a Claudia que estaba vestida con un vestido oscuro de tirantes ceñido a su cuerpo a medio muslo con falda de vuelo cortita, con un generoso escote donde se apreciaban sus pechos redondos, unas zapatillas de tacón alto haciendo que el redondo trasero resaltara más. –-Ponte guapa te espero afuera- dijo clau quien al salir choco con la mama de la nena, –disculpe señora le dijo, no te preocupes hija le contesto la señora. –-Hija

alístate que vas a salir con tu amiga a la feria sus papas vinieron a pedir permiso y me convencieron diciéndome que ellos se harán responsables aparte de que eres joven y cumples con tus deberes y tienes derecho de divertirte también sanamente. La colegiala abrazo amorosamente a su madre diciéndole –-gracias mamita por ser tan buena conmigo… te quiero mucho. –-Ya… ya… ándale alístate que los señores ya están esperando para llevarlas a la feria- –-Si mamita- y como un torbellino se paro la nena agarro su toalla y se metió a la ducha al rato salio del baño y se empezó a secar lentamente su escultural cuerpo con la toalla que pasaba entre sus dos nalgas; recorría sus senos, sus piernas, su espalda, y libraba a su cutis de las gotas de agua. Enseguida saco un frasco de crema y untándose en las manos comenzó a recorrer lenta y delicadamente toda su suave y fina piel, las manos recorrían toda su anatomía dejando esa juvenil y fresca piel suave y tersa como la piel de un bebe. Después se agacho en la cómoda cajonera dónde guardaba sus prendas íntimas, y exclamó en su interior. –¿Qué bikini me pondré? y con su mano tomo un bikini negro muy chiquito de encajes y cubrió con ellos su hermoso culo y su virgen coño, a continuación llevo ambas manos a sus dos nalgas y les dijo dulcemente. –-Espero y no anden de coquetas hoy muchachas, pues ya me han ocasionado varios problemillas. A continuación escogió una blusa azul cielo de esas elásticas que se le amoldaba como una segunda piel al cuerpo, era de ese tipo de blusas que se que usaban sin sostén, y que donde iban los pezones por dentro de la blusa solo tenían de protección como una especie de algodón para que no se transparentara tanto los pezones. Era también ombliguera dejando su esbelto abdomen al aire sus hombros cruzados por dos delgados tirantes y un escotazo que dejaba al aire dos terceras partes de esos hermosos y mamables senos, eso más que blusita era casi un top. Sonrió para sí misa viendo por el reflejo del espejo como se acomodaban sus hermosos y duros senos con la blusa-top, la nena tenía esos hermosos senos con lo que tranquilamente podía andar sin sostén ya que estos se mantenían erguidos sin que la gravedad les afectara a pesar de su volumen. Continuando con su vestimenta tomo una minifalda blanca de esas amplia de vuelo, a la cadera un cuarto de mano arriba de la rodilla donde se amoldaba exquisitamente a su redondo trasero y tapando solo lo mínimo y para rematar toda esta caliente vestimenta se coloco sus brillosas botas negras de tacón alto a la rodilla, haciendo ver su figura tremendamente sexy. Se veía espectacular la nena esas piernotas bellamente torneadas libres de celulitis y mostrándose en todo su esplendor, que en conjunto con la corta mini falda y las botas de tacón alto a la rodilla hacia resaltar mas esas hermosas piernas. Ese redondo y respingado trasero cubierto por esa breve minifalda que por lo corto, sus redondas nalgas sobresalían alzando aun mas la de por si corta mini falda haciendo que ese monumental trasero fuese algo irresistible a la vista. Su abdomen liso sin ningún gramo de grasa dejando al aire su breve cintura y su sexy ombligo, su escotazo en esa reducida y apretada blusa de licra elástica blanca haciendo que los grandes y duros senos parecieran que se fueran a salir de su encierro marcándose ricamente el pezón por lo ajustado de la blusa, su hermoso y angelical rostro

de niña con esos grandes y hermosos ojos verdes y su cabello lacio suelto a los hombros. En verdad amigo lector que era un monumento de chamaca si vestida con su uniforme de colegiala se veía espectacular imagínensela así con ropa nueva y sexy para salir a pasear, se veía muy encamable apetitosa suculenta etc. La nena se puso de pie y viéndose al espejo se sonrió a ella misma aprobando el reflejo de ella que le daba el espejo, esa minifalda blanca era tan corta y de tela tan delgada que más bien parecía un pareo de esos que usan las chicas en las playas sobre el traje de baño, se marcaba perfectamente su pequeño bikini negro que contrastaba con la minifalda blanca. Tomando un frasco de fino perfume original tomo con su dedo índice distribuyéndolo en su cuello detrás de sus orejas y en el escote de su blusa. Ya para terminar tomo su cepillo y se peino su lacio cabello al hombro se puso gel para que su cabello conservara esa ilusión de humedad y se pinto de rojo intenso sus labios y se delineo los ojos, que hermoso era el rostro de Evelin con esos grandes ojos verdes y esas facciones tan finas y delicadas que contrastaban enormemente con el entorno sucio y vulgar del barrio donde vivía. Saliendo de su recamara la colegiala se dirigió a la sala de su casa donde estaban todos esperándola. –-Lista ya nos podemos ir, buenas tardes doña esperanza y don Emilio- les dijo Evelin a los padres de claudia saludándolos de mano. –-Pero que guapa vas mi hija dijo la mama de Evelin mira que yo creo que hoy van a romper muchos corazones tu y Claudia ya que las dos van espectaculares. –-Hay mama que cosas dices mira que me apenas aquí delante de los papas de Clau. –-Tu mama tiene razón hoy vamos hacer las reinas de la feria tu y yo amiga así que prepárate a romper muchos corazones ja ja ja ja- dijo la siempre alegre Claudia. –Sacando su bolsa la madre de Evelin le dijo ten mija este dinero para que te compres lo que quieras y te diviertas y cuídate, cualquier cosa llevas tu cel me llamas. –-No se preocupe señora que yo la cuidare como a mi misma ella esta en buenas manos y además mi casa esta cerca de solo 2 cuadras de la feria no se preocupe que solo nos divertiremos sanamente- (je je je si como no). –-Bueno mami nos vemos mañana te duermes temprano y ya mañana te llamo de la casa de Clau- dándole un beso a su mama despidiéndose de su progenitora. –-Hasta luego señora mañana le traemos a su hija- se despidieron todos y se enfilaron al auto del papa de Claudia se subieron y se fueron a la feria. Al mismo tiempo ya en la feria en un stand de venta de bebidas alcohólicas departían alegremente 4 viejos quienes no dejaban de ver a las hermosas edecanes de una cervecera que bailaban música de regueton con sensuales movimientos. Estos viejos eran nuestro ya conocido cojo Juan conserje de la escuela bachiller donde estudia Evelin, tenia un defecto ya que tenia una pierna más corta que la otra, lo que le provocaba una leve cojera al caminar que lo hacia ver mas horrible es un hombre de 58 años barrigón y con cara de degenerado, que siempre andaba traspirado y sucio. El profesor Tulio quien es como de 56 años de estatura media barrigón y calvo con unos ojos saltones que le hacían desagradable para cualquier mujer, lo que no tenía físicamente agradable lo tenía en labia, tenia una tremenda labia para envolver a sus victimas. El inspector escolar profesor Vicente era un hombre feo, que no tenía menos de 60 años

de pelo y un gran bigote, canosos, los ojos hundidos provistos de grandes arrugas en su rostro, sus manos, grotescas, uñas amarillentas seguramente a causa de la nicotina ya que fumaba mucho este viejo , medio gordo y con cara de sádico, con un gusto especial por las jovencitas de los institutos donde llegaba su jurisdicción así era este viejo pervertido. Y por ultimo don Tereso compadre del profesor Vicente que no tenia nada que ver con el magisterio pero como estaba de visita el profesor Vicente en aquella región andaba con el, por que el profesor Vicente era su compadre y había llegado con su esposa y estaba hospedado con el en su casa. Don Tereso era un viejo que se dedicaba a la mecánica automotriz por ende casi nunca andaba limpio era muy desaliñado con una barriga bastante prominente a causa del exceso de cerveza que ingería constantemente ese día andaba con una camisa a cuadros arrugada y con los botones primeros desabrochados de donde emanaba una mata de pelos sucios y canosos , lucia un prominente bigote, espeso, moreno, y una barba como de varios meses sin afeitarse ,haciendo que la cerveza que tomaban se le desparramara asquerosamente por barba y bigote. Estos cuatro horribles viejos tenían algo en común, su gusto y afición por la carne joven eran unos depravados que si tenían la menor oportunidad, no dudaban en aprovecharse de alguna jovencita que cayera en sus garras. –-Así mamacita que rico mueves el culo ea…ea… ea… ea… -decía el viejo Tereso a las bellas edecanes que bailaban a un lado de ellos sobre una tarima. –-Que buenas nalgas tienen esas pendejas yo si les metía la verga y las ponía a que me la mamaran- decía el viejo degenerado del inspector Vicente agarrándose sin disimular por sobre el pantalón la empalmada verga y con los ojos danzándole siguiendo el ondular movimiento de las caderas de las chicas que bailaban animadamente. El cojo Juan le dijo al profesor Tulio –-se ve que el inspector se la esta pasando muy bien esta muy ambientado con todo este relajo. –-Si fue buena la idea que tuviste pinché Juan de venir a la feria y traer a mi jefe yo creo que con esto me gano un ascenso… salud … Juan. –-Oiga don Tulio desde hace días e querido hablar con usted sobre una cuestión en la escuela. –-Si Juan a ver dime de que se trata. –-¿Se acuerda de aquella jovencita de ultimo año llamada Evelin del carmen Jiménez Gomes? El viejo tulio se le vino un brillo siniestro en los ojos dijo. –-Cual Juan… la amiga de claudia… ¿la pendeja esa que es un bombón dueña de un culaso y unas tetotas como melones? –-Claro que me acuerdo Juan ahorita que me la recordaste hace como dos semanas fue a mi oficina y le di una manoseada y unas mamadas a esas tetas que ahí me acabe de criar ja ja ja. –-Vieras que me dejo con unas ganas de clavarla Juan nada mas la hice que me diera una mamada de verga que vieras que ricote la succiona esa pendeja, me saco toda la leche. Dándole un sorbo a su tarro de cerveza el cojo continúo. –-Si maestro esa mera resulta que la otra vez bla bla bla le empezó a contar todo lo que había sucedido con Evelin cuando perdió su diario. –-Bueno niñas hasta aquí podemos llegar no podemos avanzar mas es mucha la aglomeración de gentes y de carros si nos metemos mas con el auto nos quedamos varados, de aquí hasta el recinto ferial se pueden ir caminando. Dijo el padre de Claudia a las chicas quienes tuvieron que descender del carro y se irían

caminando hasta la feria seria algo así como unos 200 metros debido a tanta gente que llevaba el mismo rumbo y los que venían en sentido contrario. -Ok papi un beso adiós mami nos vemos mañana un beso. –-Si hija te cuidas y cuida a esta niña que mira como nos la encargo su mama. –-Si chao, adiós don Emilio hasta mañana doña esperanza se despidieron las nenas dispuestas a pasarla de lujo. Las dos encamables colegialas empezaron a caminar a paso lento rumbo a la feria, toda la jauría de machos se alborotaron a ver a este par de curvilíneas nenas, se perdían viendo el sexy y cadencioso andar de esas dos espectaculares hembras, en ese momento corría una racha fuerte de aire haciendo que la pobre Evelin constantemente sostuviera su minifalda con ambas manos para que no se le levantara. Evelin al ser una chica que le fascinaba usar mini faldas, pero al mismo tiempo era pudorosa ,esto es que no por el hecho de enseñar sus preciosas piernas desnudas ya se diera por hecho que no le avergonzara enseñar su ropa interior , ella tenia una extraña forma de ver las cosas ya que en su ignorancia enseñaba piernas casi hasta las nalgas con las minis que usaba y casi en la totalidad los pechos con los escotazos que gustaba usar , era incongruente que le diera pena enseñar la ropa interior si no dejaba casi nada a la imaginación pero pues bueno así era la nena. Así que la nena era muy cuidadosa en sus movimientos, con esas mini faldas la colegiala exhibía sus hermosas piernas pero también daba a notar su sometimiento al no tener libertad de movimiento al no poder sentarse de cualquier forma, al caminar teniendo mucho cuidado, ella cuidaba mucho su forma de sentarse y de levantarse, para agacharse en ocasiones le resultaba imposible debido a lo corta de la prenda que le gustaba usar, tenia mucho cuidado en la flexión de las piernas lo hacia con calma y cuidando no enseñar de mas. La minifalda la condenaba a ser privilegiada o acosada por los machos y una que otra lesbiana, recibir una atención especial en donde estuviera, Evelin era una de esas nenas que transforma perturba y tensa el espacio donde se encuentra sobre todo con los hombres. Evelin tenia que soportar todo los días las miradas libidinosas y de deseo que despertaba en todos los lujuriosos que se cruzaban con ella y además todas las linduras y aberraciones que le decían los machos al verla pasar, todo esto no le importaba a la nena por estar a la moda al igual que las demás nenas de su edad y que bueno que fuese así hubiera sido un desperdicio que teniendo un cuerpo tan suculento, no se vistiera de esa manera. Continuando con el relato las dos nenas caminaban lentamente dirigiéndose a la feria, la calle por donde iban estaba atestada de vendedores ambulantes a ambos lados de la calle que a gritos ofrecían sus mercancías, y de gente que iban y venían por ella, los machos al reparar en estas dos formidables nenas enfundadas en falditas tan cortas enseñando esos carnosos muslos a lo bárbaro no parpadeaban ni quitaban la vista al hipnotizante vaivén de sus caderas al caminar. Los varones que venían en sentido contrario se codeaban al ver al par de hermosas nenas y no les quitaban el ojo de sus curvilíneos cuerpos que las recorrían con el mayor de los descaros, y haciendo comentarios entre si Evelin continuaba luchando con su minifalda debido a las ráfagas de viento que venían por momentos y

que hacían que la mini se quisiera subir dejando sus bellos encantos al descubierto, ante la morbosa mirada de admiración y deseo de cuanto macho se les cruzaba. En contraste de Evelin la escultural Claudia iba mandando mensajes con su celular muy despreocupada más atenta a la pantalla que a cubrirse de que la faldita del vestido se le subiera, dejando por momentos al descubierto según venían las ráfagas de aire sus hermosos encantos, dejando ver por pequeños lapsos sus redondas nalga, la tanga de color blanco se perdía en ese formidable trasero devorándolo y los que venían de frente podían apreciar el sexy triangulo de su tanga haciendo imposible no posar los ojos en ese espectáculo de la totalmente desinhibida y exhibicionista Claudia . Este par de nenas eran la fantasía de los hombres y era la envidia de cualquier mujer, no faltaba entre tanta gente que el hombre que iba con su mujer se quedara viendo embobado a este par de nenas y sin decir aguas le dieran una sonada cachetada por su pareja. O que alguna que otra santurrona que venia de frente al verlas se persignara varias veces al mismo tiempo que ponía cara de espanto, y le tapara los ojos a su hijo para que no viera esas cosas pecaminosas. –Fiuuuuuuuuu ….fiuuuuuuuuu! ….mamacitas….gritaban unos hombres ya embriagados con cerveza y por el espectacular show que Claudia les estaba dando. Las dos nenas causaron un impacto sobre todo en la fauna de machos, algunos por celular comentaban con otros del par de esculturales nenas que habían llegado a la feria, viéndolas algunos disimuladamente y otros mas atrevidos con total descaro las ricas anatomías. Este era el panorama que tenían las nenas de ahí en adelante llenas de machos que no les quitaban el ojo de encima y recibiendo infinidad de piropos. –-Oye…ya viste el revuelo que ocasionas….exclamo Claudia a Evelin, y esta le dijo. –Hay clau… mejor vamonos para tu casa mira como nos miran los hombres ya me arrepentí haber venido a vestida así. –-No señor nos quedamos, mira que arreglarnos tanto para irnos a encerrar no eso no, tú ponte seria y si hay un chico buen mozo solo le sonríes. En esas estaban cuando sin decir agua va Evelin sintió desde atrás como una mano atrevida se colaba por debajo de la mini agarrándole una de las nalgas apretándosela lascivamente al mismo tiempo una boca le decía pegada al oído. –-Mamacita que buena estas para culearte- todo esto paso rápido en 3 segundos no dándole tiempo de poder reaccionar y darle una cachetada al mano larga, por salir este corriendo. Se quedo fría y muda ante tal atrevimiento alcanzando a ver a un muchacho como de 20 años tipo cholo que a unos 15 metros llegaba adonde había otros como el y estos lo felicitaban y reían como si hubiera hecho una hazaña. –-Malditos, aprovechados los odio- decía la nena con un mohín en el rostro de niña de 5 años al que otro niño le robo una paleta. Claudia no se había dado cuenta por ir con el celular mandando mensajes pero cuando la volteo a ver noto que algo pasaba y le pregunto. –-Pero que te pasa mujer por que estas así-, guardando su teléfono en su bolsa. –-Esos desgraciados abusivos me manosearon por debajo de la falda y me dijo una majadería-, señalando la nena al susodicho quien seguía con su banda riéndose y celebrando su hazaña. –-Y eso que amiga que te toco… y… que, si te dijo alguna leparada… y… que, no ves que eso es lo que quieren esos

pendejos. –-No Clau vamonos de aquí ya no quiero ir a la feria ya no amiga por favor. –-Mira bebe tu y yo tenemos que platicar muy seriamente ven vamos entremos aquí. Las dos nenas se fueron a un local que funcionaba como cafetería pero que a esa hora estaba casi vació por que toda la gente se dirigía al relajo de la feria. Las dos nenas se sentaron en una meza y pidieron Claudia un jugo de naranja y Evelin una coca ligh. –-Mira amiga ¿cuantos años tenemos de conocernos? –-Pues desde que entramos a la prepa. –-Ok y cuando te e fallado, o te e engañado. –-No pues nunca amiga tú eres mi mejor amiga en la que confió a ciegas. –-Ok nena mira ya es hora de que despiertes, ya tienes 18 años ya no eres una niña mírate esos pechos, esas nalgas, esas piernas y esa cara tan bella, eres toda una mujer que despierta pasiones y deseos eso que te paso con víctor en la escuela y lo que te hicieron hace un rato son evidencia de lo hermosa que eres a los ojos de los hombres. –-Evelin bajando la vista apenada ante las palabras de su camarada dijo. –-¡Ay! No sigas amiga haces que me sonroje. Pero Claudia no estaba dispuesta a darle tregua continuo. –-No nena tu tienes que madurar ya de aquí, al mismo tiempo que con la palma de la mano le daba un suave golpecito en la cabeza de Evelin, para que este a la par de este cuerpo de mujer. –-Eso que hiciste hace un momento frente a esos vagos, (refiriéndose Claudia a la reacción que tuvo Evelin al ser manoseada) eso déjaselo a una niña de 10 años que no te das cuenta que lo único que haces es verte ridícula y tonta. –-Con tu actitud de niña buena y de mujercita bien portada ridícula no te lleva a nada. ¿Por qué no dejas salir la voluptuosidad que escondes? –-Por eso tienes que cambiar, por tu bien, porque el sexo te perseguirá toda la vida, no tienes opción y no puedes verlo de esa forma de niña tonta y espantada; tienes que acogerlo con júbilo y avidez siendo algo de nuestra naturaleza femenina, no puedes rechazarlo (mmmm tienes mucha razón Claudia). Claudia la amiga íntima de evelin como ya habíamos dicho era una de esas chicas que al tener un cuerpo escultural, atraía a los machos esto por que era una chica ligera o de esas chicas fáciles, tenía una fama de irse a la primera oportunidad que tuviese a cualquier lugar solitario y oscuro con cualquier chico o mayor que se lo pedía a disfrutar del manoseo y con algunos a algún motel. Evelin seguía callada anonadada por que Claudia nunca le había hablado así tan directo y como decimos aquí en México sin pelos en la lengua. –-Hay algo que debes saber, y es que el sexo es algo hermoso, sublime, encantador nos da mucho, pero mucho placer, tú fuiste dotada con ese bellísimo cuerpo eres hermosa mil y un hombres te desean; anhelan cogerte no tienes elección debes rendirte a sus deseos y hacerlos felices porque es precisamente, ser feliz y hacer felices a los demás la única ley que debes obedecer. –-Evelin en esos momentos paso por su mente todos esos momentos vividos con todos sus acosadores e incluso con Rodrigo su novio y recordaba que por momentos sintió un tremendo placer muy a su pesar. –-Tú tienes el trasero que toda mujer envidia y desea tener, unas tetas redondas y turgentes, unos labios carnosos que todo hombre apetece besar , buenas piernas y bonita cara, ojos grandes y cristalinos, hermosas mejillas, un coño virgen, apretado, rosado y una piel de lo más sensual, es un crimen no usar ese

cuerpo como tal un completo crimen no tienes opción, la naturaleza te lo obsequió, de otras mujeres te escogió a ti; fuiste su predilecta; no la decepciones, muéstrale que eres su digna hija. Evelin veía a su amiga estupefacta y muda muy en su interior sabia que ella tenia razón , pero el solo pensar de que algún hombre fuera de su novio la manoseara , la besara y le mamara su escultural cuerpo le producía un gran rechazo. Claudia tomándola de la mano le dijo mirándola directo a los ojos. –-Mira nena yo no quiero perjudicar nuestra amistad con todo esto que te estoy diciendo es por eso que te doy esta pequeña plática, porque eres mi amiga y no deseo otra cosa más que el goce de tu vida y orientarte hacia en camino correcto-. –-Tu madre sin duda te conocen bien, pero te conocen mejor tus amigos; y tú misma te conoces mejor que nadie, por lo tanto, obedécete a ti misma, sigue tus instintos, tu mama se que hace mucho por ti por que tu me lo has contado se que mientras estés con ella le debes respeto. –-Pero mi madre siempre me dice que mi prioridad es estudiar y salir adelante que no quiere que yo sea una simple empleada y vivir con limitaciones y yo se que ella lo hace por mi bien dijo Evelin. Claudia dándole un sorbo a su jugo y mirándola seriamente le dijo. –-Ella quiere que tú te comportes como ella se comporto pero tú no eres ella, tú eres diferente nena, tú haz las cosas a tu modo; recuerda eso, sé autónoma si tú no tomas tus propias decisiones que crees que va a ser de ti. ¿Y si te equivocas? no importa tienes derecho a equivocarte, y hasta de hacer estupideces. –-Tú ya no tienes ocho años, tu mama no te puede leer la mente, no a estado contigo pegada a ti todo el tiempo hay muchas cosas que les ocultas por obvias razones (al oír esto la nena sintió una punzada en el corazón vaya que tenia cosas que le ocultaba a su mama) ¿Cómo diablos va a ser ella más apta que tú para tomar las decisiones que te atañen y afectan o benefician a ti y sólo a ti? Evelin cavilaba ella quería a su mama pero claudia tenia razón si le hubiese contado todo lo que le había pasado con todos esos viejos lujuriosos tal ves ya la hubiese sacado de la escuela y la hubiese mandado a un internado de monjas, llevándose las dos manos al rostro y exclamando que horror al imaginarse por toda su vida encerrada en un convento y todo sus sueños y aspiraciones tirados por la borda. –-Tratando de defender un poco su postura ante tanta frase contundente de su amiga le dijo. –-Pero mi madre dice que sus intenciones son buenas; ella me da muchos buenos consejos… yo… yo… yo tengo que obedecerla. –-Y que sabe tu mama ella no siempre tiene la razón, también se equivoca, mira Evelin tu mama no es perfecta, ella también se equivoca no lo puede saber todo, tu vive tu vida sin que tu mama te limite, se libre no obedezcas nada mas por obedecer, analiza siempre lo que te dice, ¿a poco cuando ella te prohibió tener novio la obedeciste? La nena negó con la cabeza. Claro que no mija tu le desobedeciste por que tu sentías que lo correcto era que tu anduvieras con ese chico de la farmacia, por que tu cuerpo y tu mente sentían atracción por ese muchacho y anduviste a escondidas con el tengo o no tengo razón. -Si amiga claro que si- –-Mira se que esto te esta cayendo como un balde de agua fría por que se como es tu forma de pensar, te conozco como la palma de mi mano, por eso ahorita no creas que te digo que te vayas a la cama

con todos los hombres que te lo pidan pero por lo menos trata de actuar ya como una mujer madura que no te espanten cosas como las de hace rato y reacciones como una niña. –-Te lo digo por tu bien amiga por que te quiero mucho eres mi mejor amiga y quiero que madures ya que seas una mujer completa hecha y derecha. –-Gracias Clau se que tienes razón pero por favor dame tiempo déjame asimilar todo esto y tratar de cambiar poco a poco dejar de ser una niña y ser una mujer por lo menos ahorita te prometo que ya no tendré esos arranques y me comportare como toda una mujer. –Así se habla amiga bueno vamonos que nos espera una feria donde tú y yo seremos las reinas- y levantándose las dos nenas pagaron y moviendo exquisitamente el trasero se encaminaron al recinto ferial. Mientras tanto en la feria los 4 viejos seguían departiendo alegremente tomando bebidas embriagantes y viendo a las hermosas nenas que pasaban por decenas en donde ellos estaban sentados, sobre todo el viejo Tereso y el inspector escolar Vicente, por que el maestro Tulio y el cojo Juan seguían platicando de Evelin. -No chinguees Juan te cojiste a la pendeja de Evelin no mames y yo que e querido tener otra sesión con ese bombón pero ya no se para por mi oficina desde ese día y cuando me ve en la escuela me evita, vieras que tengo unas ganas de meterle la verga, de clavarla a esas nalgotas soberbias y mira tu sin hacer tanto ruido ya te la cojiste. –-Si maestro viera que es una perra en la cama primero no quería y después gemía como una zorra al sentir la verga en el culo ese día me dejo todo seco , me dio una deslechada como nunca en la vida ja ja ja ja ja. –-Pinché Juan salud por que ya te comiste esa palomita tan exquisita y a la que todos le queremos meter la verga. Sonando los tarros los dos viejos brindaron y siguieron con la plática. El viejo tulio le dio con la palma abierta en la espalda al cojo Juan diciéndole. –-Que pendejo fuiste Juan para que le regresaste el pinché diario, que no ves que ahí la pudiste tener de esclava a esa pendeja el tiempo que quisieras. –-Si maestro fui un pendejo después me lamente pero es que en esos momentos no podía pensar bien por la tremenda cogida estaba todo pendejo y sin pensar en lo que pasaría mas adelante y le di el pinché diario. –-Si Juan que pendejo mira que ahorita tuviéramos nuestra puta de lujo a nuestra disposición- dándole un sorbo a la refrescante cerveza el viejo Tulio continuo. -Oye wuey y ¿no has buscado la forma de apoderarte del pinché diario de nuevo? tu puedes entrar a los salones cuando están de receso o en educación física. -Claro que si maestro eso hice enseguida que me di cuenta que la había pendejeado, pero esta zorrita salio mas lista e revisado como 5 veces sus cosas cuando no están en clase y ya no lleva el diario. -Si salio lista la zorra pero bueno ya pensaremos en la forma de poderla tener sometida a nuestros caprichos jaja ja salud pinché Juan. –-Salud maestro, yo a la que le traigo ganas es a su amiga claudia esa zorra me trae pendejo la e visto cuando se da sus buenos atracones con el maestro de educación física en el laboratorio de química es casi una puta profesional mira que da unas mamadas de verga que me daban ganas de entrar y ponerle mi pija también en esos momentos a esa zorrita. –-Es una puta en potencia yo me la anduve cogiendo el año pasado cuando tenia problemas con 3 materias y la iban a expulsar de la escuela pero yo no fui tan pendejo como tu pinché

Juan por cada materia que yo manipularía para que apareciera aprobada le dije que me tenia que dar las nalgas dos veces. –-Ah pinché Juan como disfrute a esa zorra 6 veces me la lleve al motel y le di unas cogidas que para que te cuento con decirte que hasta ya papacito ya déjame me matas me decía la muy zorra. -Ja ja ja salud maestro por esa putita que le anduvo dando las nalgas. –-Puta madre Juan ya me aburrí de estar aquí sentado vamos a dar una vuelta a ver que pollita con esta aglomeración de gente les damos una arrimada de verga. –-Que buena idea maestro ja ja ja vamos a sobar un poco de culos tanto hablar de putas ya se me paro ja ja ja. Y así los dos viejos pervertidos se levantaron diciéndoles a los otros dos que regresarían dentro de un rato. Las dos nenas por fin llegaron a la taquillas viendo que había una enorme fila como de 40 metros de gente para entrar al recinto ferial no quedándoles mas remedio que ponerse hacer cola, pero era tanta la aglomeración de gente que se hacia difícil caminar hacia la taquilla, la cola avanzaba muy lentamente entre empujones y apretujones. Claudia avanzaba adelante, con Evelin pegada detrás de ella agarrada a su cintura para no separarse y perderse, muy pronto los machos repararon en el culazo suculento de la colegiala totalmente desprotegido y a merced de cualquiera que se pusiera listo con el pretexto de la aglomeración humana y darse el agasajo de su vida y peor aun como ya estaba oscureciendo, había un gran tramo en la fila en la que pasaba por una zona totalmente oscura, como una boca de lobo y solo al llegar a la taquilla se iluminaba el panorama. Los machos mas aventados no perdieron el tiempo y se repegaban su bulto empalmado contra las desprotegidas nalgotas de Evelin esto por que claudia caminaba delante de Evelin en fila dejando a la angustiada colegiala detrás de ella a merced de los degenerados que se daban el agasajo de su vida con esas duras y suculentas nalgas. Evelin repegaba su pecho a la espalda de claudia y la abrazaba por la cintura al mismo tiempo que sudaba frió al sentir las empalmadas vergas que sin ningún disimulo le daban por las nalgotas, quienes no eran otros si no el mismo cholo que le había metido mano unos minutos antes y un amigo de este quienes se habían puesto listos y se adelantaron a los que pensaban hacer lo mismo Claudia seguía mandando mensajes con el celular a su novio ajena a lo que sucedía detrás de ella con su escultural amiga. La nena con un hilo apenas de voz le dijo a su compañera a la que ya no veía por la densa oscuridad de esa zona a la que ya habían entrado. –-Hayy… Clau se están aprovechando detrás de mí unos chavos, se me están repegando mucho y siento como me pegan su cosa en mis pompas. Claudia sin despegar la mirada del cel le dijo a la angustiada nena. –-En que quedamos amiga acuérdate lo que hablamos hace rato, compórtate como una chica madura no vayas empezar con tus niñerías, te están manoseando y repegando…y que… no te vas a morir por eso tu demuéstrales que eres una mujer hecha y derecha y que eres indiferente a sus atrevimientos. –-Si Clau me comportaré como una mujer madura- y tragando saliva se dispuso a soportar los ataques a sus redondas nalgas, abrasando mas a claudia por la cintura, recargando su mentón en el hombro derecho de su amiga a la que solo veía un poco por la luz del celular y cerrando los ojos, dejo a los

cholos todo el camino libre. Estos al ver la pasividad de la colegiala a sus punteadas que le daban con sus empalmados miembros a esas deliciosas nalgotas y amparados por la oscuridad, se envalentonaron más y mientras uno de ellos la tomaba por la cintura dejando el erecto miembro en medio del delicioso nalgón, la empezaba a puntear con mas fuerza, pegado a ese culazo de ensueño, la bombeaba una y otra vez, levantando levemente por momentos ese tremendo culo y ella solo se dejaba hacer. El otro aprovechado estaba de lado derecho de ella y repegaba su erecto miembro en la pierna de la pasiva nena, mientras una de sus manos se introducía por debajo de la minifalda y comenzó acariciar la suave y tersa piel desnuda recorriéndola una y otras ves metiendo la mano hasta los deliciosos muslos de esa deliciosa piernota. Evelin volvió a tragar saliva… gulp…y se abrasaba mas a claudia como si eso pudiera detener a los manos largas que tenia pegados como moscas a la miel detrás de ella y pensaba. –-«¡Oh Dios mío! … me están tocando, me están metiendo mano… le daban ganas de gritar con todas sus fuerzas y salir corriendo y huyendo de ese lugar, pero le venían las palabras de Claudia cuando le dijo –-trata de actuar ya como una mujer madura que no te espanten cosas como las de hace rato y reacciones como una niña. Y tratando de pensar en otra cosa se decía a ella misma –debo de aguantar, no pasa nada, no pasa nada- se repetía una y otra vez en su mente. Mientras tanto los cholos seguían con su caliente labor, el que la punteaba arreciaba con sus furiosos embates a las duras nalgotas sintiendo en la punta de la verga un delicioso y agradable cosquilleo como si tuviera un rico orgasmo atorado que no se terminaba y no era para menos ese culazo era un verdadero manjar de reyes y no solo el nalgón toda la nena podía perder y enloquecer hasta a la persona mas ecuánime. Y el que le recargaba su miembro a la pierna seguía cada ves metiendo la mano mas profundamente de esas deliciosas y suaves piernas, la atrevida mano exploraba cada ves mas por los rincones profundos de esos tersos muslos de la angustiada colegiala, quien solo soportaba todo ese manoseo por la terapia que le había dado Claudia si no desde hacia rato hubiese salido huyendo. Los cholos no eran de palo y se estaban dando una tremenda calentada con la escultural nena ella podía escuchar sus agitadas respiraciones y sus aberrantes comentarios. El cholo que la punteaba cada vez estaba mas excitado, todo esa caliente situación lo tenia maravillado que ya no pensaba en los que estaban a su alrededor y empujaba hacia delante para sentir cada vez mas esas formidables nalgas en su erecta verga que estaba mas duro que un fierro y exclamaba con voz aguardentosa. –-Oh que linda perrita de mierda… mamasota que ricas nalgas, te metería la verga en este culo apretadito que esta pidiendo ya por una buena culeada. Mientras el otro gandaya ya le manoseaba una de sus redondas nalgas por debajo de la mini introduciendo la atrevida mano en la raya que separa las dos nalgas sintiendo como la nena se sobresalto y dio un respingo, pero a pesar de que cada ves eran mas atrevidas toda esas caricias y magreo, no dijo nada y deja que le sigan haciendo eso y mucho mas. Los calientes dedos del segundo cholo se introdujeron dentro de su bikini haciéndolo a un lado y buscando su hoyito posterior con dificultad por

los bombeos que el primer cholo le daba a la nena y cuando lo localizo sin miramientos le metió todo el dedo empezando un mete saca lento por la incomoda posición. Evelin estaba totalmente indefensa y a merced de ese par de manos largas, tanto magreo y manoseo a su deseado cuerpo en esa oscuridad empezó a reaccionar y a sentir un rico cosquilleo en su vagina y un calorcito que empezó a recorrerla lentamente. Mientras tanto el segundo cholo le restregaba la verga que ya se había sacado del pantalón en la desnuda pierna, la nena cerraba los ojos y apretaba fuertemente los dientes, para no gritar, para su mala suerte comenzó a tocar un grupo de música tropical haciendo peor la situación de la colegiala ya que la música a todo volumen y estridente llenaba todo el ambiente. Imaginen su situación la oscuridad total, la música a muy alto volumen y los cholos abusando de su escultural cuerpo. La colegiala en su mente y con los ojos cerrados trataba de reprimir las deliciosas sensaciones que se iban apoderando lentamente de su juvenil cuerpo al mismo tiempo que seguía repitiendo una y otra vez –-debo de aguantar, no pasa nada, no pasa nada debo aguantar soy mujer madura no una niña. En eso sus brazos instintivamente se soltaron del abrazo que le daba a Claudia por la cintura y puso sus manos sobre los hombros de su amiga extendiendo ambos brazos a todo lo que le daban separándose de ella unos 40 centímetros dejándole a sus manoseadores todo el camino libre de su cuerpo, ya que hasta ese momento los abusadores no habían podido meterle mano a la chica en la parte delantera de su cuerpo por estar ella pegada a Claudia. El segundo cholo al darse cuenta que tenia el camino abierto en el resto del cuerpo de la nena con la mano que tenia libre y sin dejar de dedearle el culo, le empezó a acariciar los deliciosos tersos y suaves muslos de la nena por adelante y comenzó a meterse dentro de su bikini busco su rajita que para esa hora ya tenia los primeros signos de que se estaba humedeciendo por la caliente situación y eso le dio todavía mas ánimos para ser mas atrevido. Sintió su rajita apretadita y cada vez más húmeda, dándose cuenta al topar con un obstáculo que la sabrosa colegiala era virgen. Y acercando su boca al oído de ella le dijo… –-mierda… eres virgen mamazota, si quieres nosotros te podemos hacer el favor vamos a un motel a ponerle jorge al niño. Al hablarle tan cerca de su cara a la chica le llegaba el tufo a cigarro y alcohol que emanaba de esa boca sucia. De la boca de Evelin solo se oía que hacia –-uffff… uuffff … y con la respiración que empezaba agitársele por tanto metida de mano. El que la punteaba con su erecto miembro desde atrás al percatarse que la nena ya no estaba pegada abrasada a su compañera dejando totalmente libre el camino al resto de su voluptuoso cuerpo, fue subiendo las dos manos recorriendo ese abdomen plano y suave hasta introducirse por debajo de la blusa con la intención de manosearle las tetas. Ella al darse cuenta de sus intenciones se contorsionaba con lentos movimientos sensuales, pero era inevitable que esas ansiosas manos se apoderaran de sus suculentos senos. Mientras tanto Claudia discutía por el celular con su novio por que habían quedado de verse en la feria y este se había ido a otra ciudad a un concierto de rock dejándola plantada. –-Que poca madre paco y yo de pendeja aquí en la feria pensando que nos

veríamos. –-No estas pendejo que mi amor ni que la chingada y bla bla bla bla. El primer cholo sin dejar de envestirla con su erecto miembro el tremendo y delicioso nalgón metió ambas manos por debajo de la blusa y al palpar esos turgentes y suaves senos sintió que tenían una mayor carga eléctrica que un transformador de alta tensión, pues el simple contacto sus manos con la delicada piel de esas prominencias lo calentaron aun mas. Los recorría por todo su redondo contorno lentamente disfrutando su suavidad y turgencia, hasta llegar a los erectos pezones por la excitación que se erizaron cuando el caliente cholo los comenzó a masajear con las yemas de los dedos consiguió que la colegiala tuviera unos escalofríos de placer que hicieron que su entrepierna se humedeciera todavía mas. La nena sin soltar ambas manos de los hombros de claudia que seguía discutiendo con su chavo, totalmente separada de su amiga con los brazos extendidos al máximo, instintivamente con un movimiento tremendamente sensual contorsiono el cuerpo y arqueo la espalda al máximo levantando las redondas nalgotas entregándose con toda majestad echando su cabeza hacia atrás dejando totalmente a merced de esos lujuriosos su curvilíneo cuerpo a esos mal nacidos. El que le masajeaba las tetas se acerco a su oído derecho sintiendo el delicioso olor a jabón limpio de su sedoso cabello y aspirando el agradable olor del fino perfume y le dijo –- ¿Te gusta lo que te hacemos, zorra? que culo y que tetas mamita estrujándole los duros senos y punteando las nalgotas que por el arqueo de la espalda de la nena se sentían majestuosamente placenteras en su erecto miembro, Evelin gozaba, cerrando los ojos, concentrándose en la sensación de ser manoseada y amasada soltaba gemidos y suspiros muy suaves era obvio que le estaba agradando, que le metieran mano la enardecía. A pesar de todo lo que le estaban haciendo ella seguía callada no les contestaba nada a sus manoseadores solo se dejaba toquetear, esto calentaba mas a los cholos por que sabían que tenían el camino libre de hacer lo que quieran con la escultural nena. Para los dos cholos y la nena en esos momentos tan placenteros todo desapareció la gente a su alrededor, la música estridente del grupo musical, el murmullo de las personas, los gritos de los niños etc. ellos estaban en otra dimensión, en otro lugar en la que solo existía el gozo, el deleite y el placer. Ella tenia fuertemente cerrados los ojos, notaba cómo el sudor bajaba por su frente, el placer recorría una y otra ves todo su cuerpo enloqueciéndola, la nena mantenía erguida sus nalgotas alzándolas al máximo como desafiando a sus manoseadores a pesar de las puntadas y dedeadas que le daban, su cabeza echada hacia atrás ya descansaba en el hombro del primer cholo que se deleitaba llenándola de saliva el cuello, la oreja y también de electrizantes y deliciosas cosquillas. El primer cholo quien seguía pegado a su oído le dijo…. –-te quiero coger zorra, y le lengüeteaba la oreja y el cuello llenándola de escalofríos a la nena que sentía la quemante boca del cholo como la ensalivaba. El miedo desapareció casi por completo oyendo la sarta de leperadas que le decían los excitados machos, y de su boca salieron un par de jadeos, –-ahhhhhhhh ahhhhhh los cuales motivaron mas a sus agresores. –-Ahhh que bonita te vez asiiiii… disfrutándolo… como una putita, zorra calienta vergas te está

gustando verdad puta verás cuando pruebes mi verga…te vas a retorcer de placer.»- Claudia quien un arranque de enojo con su novio le había colgado la llamada, por un momento volteo su cabeza al sentir que Evelin ya no estaba pegada a su cintura con sus manos, si no que las tenia ahora sobre sus hombros, pero no alcanzo a ver nada en esa tremenda oscuridad, solo sentía como los dedos de su amiga se crispaban apretando por momentos sus hombros y pensó al deducir lo que pasaba detrás de ella, –-bienvenida al mundo real querida amiga disfrútalo mientras dure y se feliz – al momento volvió a timbrar su celular , era el novio y volvió a la discutidera con el olvidándose de su manoseada amiga. Evelin seguía aguantando todo el magreo de los calientes cholos que le decían al oído. –-Te gusta cabrona ya afloja para que te haces, si esto te encanta golfa vamonos para un hotel y vas a ver puta que vas a gritar con la culeada que te daremos. Ella solo gemía quedadamente ya excitada y estoicamente seguía ofreciéndoles ese culazo levantándolo al máximo a pesar de las potentes envestidas que le daba el primer cholo y aceptando los apasionados apretones de sus dos manotas sobre sus duros senos. –-Ahhhhhhhh…ahhhhhhhhh- se oía que salían los gemidos de la boca de la colegiala quien no dejaba de retorcerse sumergida en un mar de sensaciones que la desquiciaban totalmente proporcionándole un gran placer que la hacia perder toda ecuanimidad. Solo la delgada tela de su mini falda y los gruesos pantalones de mezclilla impedían que la penetrara el primer cholo, la adolescente alzaba sus majestuosas nalgotas y se las restregaba contra las fuertes embestidas del primer cholo, la excitación que le provocaba dejarse magrear y puntear por esos mal nacidos era increíble. Los cholos seguían manoseándola a placer, estrujándole las tetas, punteándola, masturbándola, ella totalmente perdida y seguía descansando su cabeza en el hombro del primer cholo que le lengueteaba la oreja, la mejilla, el cuello y diciéndole peladeces y majaderías llenándola aun mas de deliciosos escalofríos. –-Mierda que gran culo tienes perra, para culearte todo el día… tu lo que quieres es que te den buena verga por ese culo mamasota rica. –-Ohhhhhhhhhh ohhhhhhhhhhgemía Evelin abandonando su cuerpo al placer que le prodigaban esos cholos, quienes estaban completamente poseídos por el deseo y la lujuria que les prodigaba la entregada colegiala. Evelin arqueaba la espalda, ante la inminente llegada de un delicioso orgasmo, se aferraba a Claudia para no perder el equilibrio y caer, su clítoris estaba erizado por el largo y delicioso orgasmo que la hacia perder la noción del tiempo y del espacio Con los ojos cerrados y mordiéndose el labio inferior de un solo lado la nena disfrutaba del electrizante orgasmo que la llenaba de sensaciones placenteras , como si nada ni nadie existiera mas que ese momento el cual hubiera deseado que nunca terminara. Los cholos continuaban deleitándose y abusando de la escultural jovencita parecía que no tenía llenura su ardiente calentura y gozo infinito que les daba las pecaminosas carnes de Evelin, tenían completamente embutido los sentidos ante esas voluptuosas carnes. La nena sentía la agitada respiración del primer cholo, su aliento caliente que exhalaba le inundaba la cara y el cuello, el olor que despedía a cigarro y

cerveza ya no le molestaba, ahora le embriagaba los sentidos y como si tratara de cloroformo la adormecía. El segundo cholo le manoseaba la sonrojada e hinchada vulva, volviéndola a dirigir a esas sensaciones tan morbosas que la aniquilaban, le metían mano los lujuriosos cholos a placer, la jovencita solo disfrutaba la humillación a la que era sometida dejándose hacer, el segundo cholo la dedeaba sin pausas haciendo que Evelin se estremeciera ante la dedeada a sus partes intimas y sensibles. El primer cholo continuaba estrujando y amasando los duros pechos y punteando las redondas nalgotas, al mismo tiempo que al tener a la nena descansando su cabeza en su hombro derecho, atacaba el cuello desde el lado izquierdo de Evelin, chupándole el lóbulo de la oreja, lengüeteándole el cuello haciendo estremecer a la jovencita quien se dejaba llevar por las embriagadores sensaciones, se sentía como anestesiada sin voluntad propia, las obscenas palabras la enardecían aun mas dejándola sin poder de reacción. El trío al ir avanzando la fila muy lentamente no se percataron que estaban a unos cuantos metros de salir de la parte oscura, por tener los sentidos embriagados de placer casi llegaban a una parte donde había dos varandales de fierro a cada lado de aproximadamente un metro de ancho por unos 10 metros de largo que llegaba al final a la taquilla, este servia para que la gente hiciera una fila y evitar que algún listo no quisiera hacer fila y se quisiera colar. Claudia llego a la zona del varandal y al percatarse puso una mano sobre la estructura y continuo hablando por el cel, y entonces sucedió lo impensado, por la calle llego una ruidosa batucada con unas exuberantes cubanas atraviadas con una espectacular y breve vestimenta danzando ágilmente al ritmo de samba y detrás de ellas un par de carros alegóricos con unas hermosas edecanes que iban regalando a la gente cervezas de lata, playeras de populares equipos de fútbol , gorras ,refrescos de cola etc. Y entonces se desato una tremenda estampida que por poco y arrastra a Evelin si no es por que se agarro fuertemente de los hombros de claudia y esta se agarro con ambas manos del barandal dejando por un momento su plática con su novio por el cel. La gente corría como loca hacia los recién llegados queriéndose llevar alguno de los regalos que repartían las edecanes, debido a que era una multitud muy grande fue como una estampida de búfalos, no respetaron nada, los cholos que manoseaban a Evelin fueron arrastrados por esta multitud perdiéndose entre la ola humana que los arrastro muy lejos teniendo un brusco y amargo despertar. –-Pero que bestias son, parece que por una pinché cerveza o una mugrienta playera les vale madre empujarse, y tu como estas que tal la agasajada que te dieron allá en lo oscurito. –-Hee…ahhh»-…decía Evelin acomodándose la minifalda y la blusa despertando apenas del letargo que le dio la manoseada de los cholos-esteeee siiii pues me estuvieron punteando por atrás ya sabes como son los hombres de lujuriosos amiga»- (no le quiso platicar que la manosearon a placer por todos lados por pena y vergüenza). –-Ya vez amiga no es tan terrible como tú pensabas -, y no le pregunto mas detalles volviendo su atención de nuevo al cel, –-este baboso me dejo plantada tu crees prefirió irse con sus amigos que a estar aquí conmigo a ver si sus amigos le dan lo que yo le doy que se joda el pendejo. Por fin

llegaron a la taquilla las dos nenas pagando su entrada y se introdujeron al recinto ferial dispuestas a disfrutar del evento sin saber Evelin que las sorpresas esa noche apenas empezaban. Las dos chicas se dirigieron a la entrada de la feria llegando hasta donde estaba un viejo sesentón que recogía las entradas y las rompía poniéndolas en una ánfora, este al percatarse de la presencia de las dos encamables colegialas no paraba de observarlas detenidamente con lasciva, y a propósito con mucha calma iba rompiendo los boletos de las chicas para tardar mas la maravillosa visión de las dos nenas. El tipo en tanto no paraba de mirarles los pechos y los desnudos muslos, era notorio como su vista recorría lascivamente, la simétrica voluptuosidad de los dos pares de turgentes senos. Evelin se empezó a desesperar al ver que el viejo boletero tardaba exageradamente en romper a la mitad los boletos para darles sus comprobantes , volteaba para todos lados no quería verle la cara al sexagenario por que sentía su lujuriosa mirada a su generoso escote. Claudia seguía entretenida con el cel mandando mensajes y ella desesperada al ver que pasaban los segundos y el viejo boletero no les daba sus comprobantes, en eso volteo su hermoso rostro para ver que pasaba, por que tanta tardanza para romper dos boletos. Al voltearlo a ver se percato de que el viejo tenia la mirada clavada a su escote sin ninguna vergüenza ni disimulo, se deleitaba viéndole como casi se le salían por el escote esas dos deliciosas tetotas, se notaba a leguas que la desnudaba con la mirada. El viejo rabo verde al ver que ella lo volteaba a ver, le sonrió y le dijo sin pronunciar ningún sonido solo con el movimiento de los labios –- mamacita que buenas tetas tienes-, para a continuación con la boca le lanzo un asqueroso y vulgar beso. Ella volteo hacia el otro lado ofendida y sorprendida por el atrevimiento del sexagenario pensando en sus adentros –-pero que se a creído este viejo, si podría yo ser su nieta, ¿y que pensara tenernos aquí esperando toda la noche?»- El viejo boletero se seguía deleitando la vista con Evelin que es a la que tenía mas cerca ya que Claudia se había retirado un poco por estar mandando mensajes por el móvil, el sexagenario la observaba detenidamente a la nerviosa nena escrutando cada una de sus curvas deteniéndose en las tetas remarcadas por la ceñida blusa y también en sus muslos que se enaltecían con aquellas botas. El viejo por fin termino de romper los boletos y acercándose a Evelin se los dio en la mano atrapando con sus dos sudorosas y arrugadas manos la fina y delicada mano derecha de la chica y diciéndole. –-Toma diosa si necesitas algo puedes venirme a ver aquí, estoy hasta las 3 de la mañana mamacita- Ella como era una señorita muy educada le contesto seria –-si señor gracias- Y jalando a Claudia se dirigieron ambas por fin a la famosa feria. Atravesaron una breve explanada para a continuación llegaron a unos escalones que daban a un puente improvisado de rejillas metálicas soldado, esto por que para llegar a la zona de la feria había que pasar un pequeño barranco de unos 4 metros de profundidad por 15 de largo Esto no hubiese sido problema si no que había un detalle en la parte de abajo del puente había una multitud de hombres trabajando cargando y descargando una gran cantidad de cajas de cervezas y rejas de refrescos de unos camiones que entraban por un camino

que daba a la carretera y se almacenaban toda esas cajas de bebidas y de ahí se distribuían a todo el recinto ferial. Evelin y Claudia iban muy despreocupadas riendo y platicando de x cosa y empezaron a subir los escalones sin dejar de platicar, en eso cuando llegaron a la parte de arriba donde empezaba el puente Evelin se detuvo en seco y se quedo muy seria viendo hacia abajo donde los cargadores estaban afanados en su tarea descargando un nuevo camión repleto de cerveza. Claudia se extraño de la repentina reacción de su amiga y le pregunto –- Que te pasa, por que tienes esa cara tan seria dime. –-Clau, que no te das cuenta mira ese puente es de rejillas cuando lo pasemos esos hombres de allá abajo nos van a ver todo. Era muy cierto el puente al estar compuesto por rejillas metálicas daban al observador desde abajo todo un sin igual panorama para deleitarse la pupila sobre todo si alguna chica llevaba minifalda se veía todo dejando literalmente nada a la imaginación. Evelin se sentía paralizada como ya hemos dicho antes, su yo santurrona y mojigata se negaba rotundamente a pasar por ahí dejando expuestas a las miradas lujuriosas todos sus bellos encantos a los que estaban abajo. –-No seas tonta que no ves que ellos están afanados trabajando y ni en cuenta con la gente que pasa por aquí , además aquí casi no llega la luz , en un dado caso que voltearan arriba no verían casi nada ( lo cual no era cierto ya que al estar el puente a solo 4 metros de altura los postes y las luces en el campamento donde se guardaba las bebidas se veía absolutamente todo lo que pasaba en el puente con toda claridad , solo que los cargadores estaban mas afanados en terminar su trabajo para de ahí descansar. La nena no muy convencida por Claudia seguía dudando si pasar o no y le decía. –-Que no habrá otro camino por donde podamos llegar sin tener que pasar por este puente. Ya un poco desesperada claudia le contesto. –-Nooooo…no hay otro camino coño este es el único que no ves que toda la gente entra por aquí a la feria, mira esas muchachas van cruzando el puente y ni están ahí haciendo un teatro por cruzarlo. -«Ya… por favor déjate de niñerías y vamos, ándale no quiero estar aquí toda la noche sin ir al reventón que hay allá en la feria. –Esta bien ok vamos pues, dijo Evelin y viendo hacia el piso de la estructura metálica, podía ver a los cargadores que platicaban ya animadamente en circulo contentos por haber terminado ya su pesada jornada laboral. Dio un suspiro con todas sus fuerzas como para agarrar valor y tomada de la mano de claudia se dispuso a cruzar los 15 metros que la separaban de llegar al otro lado. Apenas llevaban las dos esculturales nenas caminado unos 5 metros sobre la estructura metálica cuando de pronto el cielo nocturno se ilumino con unos destellantes cohetes luminosos en forma de abanico, haciendo que los cargadores automáticamente voltearan todos hacia arriba , percatándose entonces del formidable espectáculo que estaba pasando por arriba de sus cabezas. Como si se hubieran puesto de acuerdo Evelin voltio al mismo tiempo hacia abajo cuando los machos dirigieron sus miradas hacia arriba, viendo estos a las dos exquisitas nenas enfundadas en esas cortisimas minifaldas que mostraban sin ningún obstáculo sus escondidos encantos. Evelin se quedo paralizada sin poderse mover por el impacto que le dio ver que su pesadilla se estaba volviendo realidad, dejaba

ver a la jauría de machos de abajo sus desnudas y bellamente torneadas par de piernotas y siguiendo la vista todavía mas arriba mostraba en toda su plenitud el apetecible par de nalgotas separadas solo por el pequeñísimo bikini de encaje que se enterraba delicadamente entre ellas. Todo se veía claramente en toda su plenitud, las poderosas y redondas nalgas y como se perdía el bikini negro en ellas a los machos se les hizo agua la boca ante semejante espectáculo y comenzaron primero a cuchichear, luego unos silbidos, algunos palabra que la elogiaban pero subidas de tonos, y después vio a los obreros que la miraban como si nunca hubieran vista una mujer en su vida. Varios de los cargadores ya se sobaban el miembro empalmado sobre el pantalón sin dejar de ver para arriba y diciendo entre ellos mismos…-–-no mames wuey….que nalgotas ricas. Se veía claramente la vulva de Evelin todavía un poco hinchada por el manoseo de hacia unos momentos de los cholos envuelta en aquel bikini negro –-mira su panocha cabron no chingues yo si se la mamo….pa su madre…están buenísimas las dos zorras esas, y ya mas descontrolada la situación los machos silbaban y gritaban como enajenados Evelin estaba roja como un tomate por la vergüenza paralizada y sin poder reaccionar en cambio la desinhibida claudia les sonreía coquetamente y se daba vueltas lentamente sacando mas las nalgotas y abriendo las piernas dándoles a los machos de abajo un tremendo espectáculo, les sonreía con coquetería y les cerraba un ojo al mismo tiempo que les aventaba besos al aire haciendo que los machos silbaran mas fuerte. Tomando a Evelin por el brazo la jalo diciéndole –vamonos o te piensas quedar todo el día ahí enseñando el bikini, y las dos nenas atravesaron el resto del puente y por fin se adentraron a la feria. Todo era un ambiente muy alegre en la feria al fondo se veían los juegos mecánicos que hacían las delicias de grandes y chicos a pesar de estar las chicas a una distancia como de 200 metros de las atracciones mecánicas se podían oír los gritos de las muchachas por la emoción de estar dando vueltas en la montaña rusa o en el martillo. A la derecha de las colegialas estaban instalados los puestos de comida y fritangas con los clásicos y molestos meseros insistentes que quieren a fuerza llevarte a cenar a sus puestos de comida a pesar de que uno les diga que no tener hambre. A la izquierda de las chicas estaban los clásicos stands de cervezas y licores con la infaltable música estridente que a veces llegaba hacer molesto para los oídos por que casi todos los stands ponían la música a muy alto volumen como si fuera una guerra de a ver quien ponía la música mas fuerte. Más allá de los stands de licores estaba el teatro del pueblo donde llegaban los artistas de renombre a hacer sus presentaciones para deleite de la gente. Y por ultimo detrás del teatro del pueblo estaba un gran parque natural con un lago en medio, tenía varios caminos donde uno se podía perder fácilmente, bancas de cemento en partes estratégicas para sentarse a platicar, grandes áreas verdes donde el bien cuidado pasto permitía a la gente sentarse para tener un día de campo y casi hasta el final un infaltable kiosco. Este era el panorama que tenían las colegialas para divertirse hasta que el cuerpo aguantara, las dos estaban viendo hacia todos lados como indecisas de saber para donde ir primero, Evelin observo un reloj digital

como de 2 metros de largo por 1 de ancho con la publicidad de la coca cola y vio que marcaba las 8 de la noche con 10 minutos y verificando su reloj de pulsera tuviera la misma hora que el digital , viendo que estaba atrasado el suyo por 5 minutos pero no dándole importancia voltio a ver a Claudia y le dijo. –-Bueno guapa y ¿ahora para donde vamos primero? –-Pues yo tengo sed que te parece si compramos nos refrescos y de ahí vemos para donde vamos. –-Me parece bien amiga yo también tengo mucha sed vamos- Las dos nenas se encaminaron por uno de los pasillos que estaban atestados de gente apenas y se podía caminar Claudia iba adelante abriendo camino diciéndole a la gente que se quedaba platicando a medio camino. –Peeermiso por favor si no avanza no estorbe, la gente solo se movía un poco y seguían en lo suyo, Evelin la seguía de muy cerca caminando detrás de ella con una mano agarrada del hombro de claudia para no separarse y con la otra agarrando su bolsa que traía colgada en su hombro donde traía su dinero, su identificación y su celular. Continuara…

EVELIN POR SERGIO 22/09/2009 EVELIN 08 Por fin, después de muchos empujones, llegaron las nenas a un puesto donde vendían bebidas preparadas y cerveza en vasos desechables de unicel, éste era atendido por 3 chicos de unos 26 años que estaban haciendo preparados algo atareados y por momentos se daban un descanso, ya que por lapsos de unos 5 minutos se quedaban sin clientes, estaban en uno de esos momentos de breve descanso cuando uno de ellos notó a las dos beldades que se acercaban a su puesto, poniendo cara de asombro al notar a las dos hermosas adolescentes. Uno de ellos no estaba en ese momento, había ido al baño, y el tercero estaba apurado con un pica-hielo haciendo trozos más pequeños. –-Buenas noches, dijo Claudia al llegar a la barra dándole una media sonrisa coqueta al primero de los cantineros, haciendo que este se pusiera nervioso al tener ante él a dos esculturales nenas, que al estar de frente a él podía apreciar los grandes escotazos de sus vestimentas, dejando los dos pares de redondos senos a tan solo un metro de donde él estaba al otro lado de la barra. Los ojos le bailaron de un lado a otro, por una parte no quería ser muy obvio en su mirada de recreársela en esos dos pares de redondos senos, pero era imposible no perderse en esos escotazos, que parecía que luchaban por no permitir que escaparan de sus dominios los dos pares de mamables pechos de las chicas. –-Buu buu eenaass noo noo chee cheess see see ñoo ri ri taass, tartamudeó el cantinero, quien era un chico con unos kilos de más, de lentes de aumento y no muy experto en cuestiones de chicas hermosas. Tratando de disimular su nerviosismo y su mirada a los escotes de las nenas

les dijo: –-Quéé quéé vaaa vaaaan a too too maar see see ño ño riítas. Viéndolas a los ojos, pero no pudo sostenerle la mirada a la traviesa Claudia que lo miraba fijamente poniéndolo mas nervioso, al mismo tiempo que él con un trapo hacía como que limpiaba la barra no percatándose de que había un vaso desechable que alguien había dejado ahí con la mitad de cerveza y por la rapidez con que se apuraba a limpiar botó el contenido de ésta, yendo a parar el líquido a un señor que estaba con su esposa sentados en unos bancos frente a la barra platicando. El chico, al notar lo que había hecho, se llenaba en disculpas tartamudeando aún más con el señor y diciéndole que no pagara nada que la cuenta corría por el, y todo rojo de la cara por su torpeza. Claudia no pudo reprimir una risita divertida volteando a ver a Evelin y llevándose la mano a la boca para sofocar la risa al ver al cantinero tan nervioso y rojo de la cara. –-Ya Clau no te rías, no ves que ya se dio cuenta el muchacho y lo pones más nervioso, él está trabajando ya no te rías. Pero a la Clau le había dado un ataque de risa que no podía parar y Evelin al verla que no salía de ese estado le dijo –-ahorita vengo voy a pedir dos refrescos a ver si cuando venga ya te calmaste. Evelin al ser una chica que no era burlona ni mala onda le dijo al muchacho, el cual tenia una cara como diciendo trágame tierra, –-por favor nos das dos refrescos de cola –-Si ,si se se ñoño rita pe permíítatamee. Y dirigiéndose el torpe cantinero a su compañero que seguía picando hielo en cuclillas le dijo: –oyee daa dame hieeelo en en estoos vasos. –-Puta madre gordo ¿qué no te puedes esperar a que lo ponga ya todo picado en la hielera?, le contesto todo mal humorado por el pesado trabajo que estaba haciendo. El gordo no le contesto nada sólo le hizo señas con la cara, señalándole con movimientos de cejas hacia las chicas. Éste se levantó de estar encuclillado picando el hielo y lo primero que vio fue el angelical y bellísimo rostro de niña de Evelin, con esos grandes ojos verdes, para enseguida notar los poderosos y redondos senos de la nena, posando su mirada por unos 5 o 6 segundos en esos dos maravillosos melones duros de la chica. Ella tenía la vista de lado y hacia arriba, tamborileando con los dedos de su mano sobre la barra esperando las bebidas, el segundo cantinero se acercó secándose las manos con una franela y al ver que la nena tenía la vista hacia arriba y de lado volvió a bajar la mirada de nuevo a sus exuberantes melones, deleitándose mientras se terminaba de secar las manos. Ella en un rápido movimiento volteó y lo agarró viéndole su escote con la mirada perdida en sus senos, para enseguida volver la vista arriba de nuevo y pensó en sus adentros el por qué siempre atraía a estas clases de gente, acosadores, manoseadores y todo tipo de degenerados (obvio mamacita si te vistes como te vistes y estas tan buena y rica es normal que los machos andarán detrás de ti como moscas a la miel). En eso sintió que Claudia se ponía a su lado y le preguntaba por las bebidas, diciéndole ella que ya estaban pedidas que ahorita se las servían. –-Qué andan haciendo tan lindas chicas y tan solas por esta feria, les dijo el segundo cantinero a las dos nenas. –Paseando, le dijo Claudia o qué ¿no podemos? –-Claro preciosas yo solo preguntaba porque es muy raro ver a dos hermosas señoritas solas en este paraje lleno de lobos (machos). –-No estamos solas mi hermano y mi primo

están allá esperándonos, dijo claudia mintiéndole al chico. Y a continuación le preguntó, sonriéndole sensualmente –- ¿ya están nuestras bebidas? –¿Las bebidas? dijo el chico –-ah si las sodas… apúrate pinché gordo con las bebidas de las señoritas. –-Aquí tienen hermosas damas sus refrescos, no se preocupen no es nada la casa paga, para nosotros es un honor que nos vengan a consumir a nuestro negocio. –-Gracias, gracias dijeron las dos chicas y con su cadencioso andar se fueron adentrando de nuevo en el barullo de la feria bebiendo sus refrescos. El cantinero le dijo a su amigo el gordo, viendo a las dos nenas y el delicioso meneo de sus cortas faldas: –Gordo no cabe duda, quien inventó la minifalda merece que le demos una medalla universal al mérito!. Mientras tanto en otro lugar de la feria, no muy lejos de donde andaban las ricas nenas, se oía la voz aguardentosa del cojo Juan. –-Pero qué culoooooo…qué buen culo mamita!!, le decía a unas adolescentes que tuvieron la mala suerte de pasar cerca de donde estaba el degenerado, que andaba dando vueltas junto con el maestro Tulio viendo la multitud de muchachas que había en la feria. Las nenas, en respuesta al vulgar y sucio piropo, le dirigieron una mirada mezcla de temor, asco y desprecio, acelerando el paso para alejarse del par de viejos pervertidos, alcanzando éstos a oír que una le gritaba al cojo Juan –-viejo cerdo, seboso, repugnante!!, causando la risa de los dos viejos pervertidos. –- Desgraciado Juan, qué putañero eres con las chamacas, yo nada más me conformo con verlas y recrearme la vista, estas lindas chamacas están muy lejos de nuestro alcance. –-Si maestro lo se, pero qué más da decirles lo ricas que están si ya se también que estas pulgas no brincan en nuestro petate, somos demasiados viejos para estas linduras. –-Así es pinché Juan, ven vamos a mear que ya tanta cerveza me lleno la vejiga, ya siento que me van a reventar los huevos jajajajaja. …………………. –-Qué padre esta todo el ambiente! ¿ya ves tonta? y tú que no querías venir, poniendo a tu mama de pretexto, de lo que te ibas a perder. Evelin pensaba en sus adentros «si de lo que me iba a perder, primero la manoseada que me dieron en la fila, luego el viejo de los boletos casi haciéndome una proposición indecorosa y para rematar el espectáculo que les dimos a los cargadores en el puente, si de haber sabido que pasaría todo esto mejor me quedo en mi casa»(y lo que falta todavía preciosa que eso no es todo). -«Pero bueno ya estoy aquí y ahora al mal tiempo buena cara, ¡arriba ese ánimo Evelin y diviértete que estás en una feria, no en un velorio!»… se dijo a ella misma, tratando de olvidar los malos ratos y tratando de divertirse de ahí en adelante. –-Heyy qué te pasa? ¿Por qué te quedas callada? –-No, por nada, es que pensaba que tienes razón amiga, ya estamos aquí hay que divertirnos qué caray sólo se es joven una vez. –-Así se habla nena! ya era hora de que despertaras de ese letargo de monja que era un obstáculo en tu vida, mira déjame ir al wc que ya me anda, espérame allá en donde están montando el toro mecánico y regreso en unos 10 minutos. –-Ok Clau allá te espero, no te tardes. ………………. –-Ufff que alivio!, dijo el profesor Tulio saliendo del baño de varones, qué descanso!, pinché Juan ¿tú no vas a mear? —No maestro, yo todavía no tengo ganas. –-‘Ta bueno Juan, mira vamos por otras chelas que la noche apenas empieza. –-Oiga maestro y el inspector Vicente ¿no nos

estará buscando? –-No lo creo Juan ese pinché viejo depravado está más entretenido con las chamacas que están baile y baile arriba de la tarima , ni se acuerda de nosotros, además cualquier cosa que me llame al celular y listo tú no te preocupes Juan, vamos por las chelas. Así llegaron a uno de los varios puestos donde vendían cerveza y licor preparado, mientras el profesor Tulio hacía fila para pagar en la caja, el cojo Juan le daba un sorbo a la cerveza y veía todo el barullo de la multitud de gente de todas las edades que iban y venían. Cuando de pronto la vio y los ojos se le abrieron como dos platos al degenerado por la sorpresa, se quedó como absorto viéndola como a unos 15 metros de él, la nena caminaba con la cabeza agachada como viendo hacia el suelo, esto por que los machos con los que se cruzaba le decían majadería y media y ella trataba de poner oídos sordos a toda las peladeces que le decían, algunos se acercaban a su cara tanto que parecía que le iban a dar un beso, pero no, sólo era para decirle piropos pegados a su oreja subidos de tono. El cojo Juan alcanzó a verla por un breve lapso de unos 4 segundos por que de nuevo la nena se volvió a perder en la multitud, lento como era para reaccionar se quedo unos 10 segundos pensando si sería ella o era una visión, no estaba muy seguro por que sólo la había visto de perfil por unos breves segundos y porque la nena llevaba la cara agachada, haciendo más difícil identificarla. Volvió la mirada hacia donde pensó que iría, calculando por el paso que llevaba, dejó el vaso de cerveza en el piso, agarró una silla y la jaló junto a unas cajas de madera que contenían partes de los juegos mecánicos y que no las habían retirado de ahí, con dificultad se subió primero a la silla y después a gatas se subió a las cajas de madera, cuando se incorporó tenía una vista mas panorámica a unos 2 metros del nivel del suelo más lo que él tenía de estatura al pararse sobre sus pies, enseguida la alcanzó a ver ya unos 6 metros más adelante de donde la había visto primero, porque a la chica se le dificultaba también avanzar por tanta gente, sólo que ahora la vio de espaldas. El cojo se llevó ambas manos a los ojos y como no creyendo lo que sus ojos veían se los tallaba con las manos, para enseguida dirigir la mirada a donde caminaba Evelin quien, con un cadencioso andar de caderas, movía las soberbias nalgotas y pensaba el viejo ya emocionado: –- Tiene que ser ella, esas nalgotas yo las conozco, tiene que ser ella, se volvía a repetir; nunca ni en sus mas remotos sueños hubiese imaginado que la vería ahí en la feria y al parecer, para su buena suerte, creía que andaba sola, el viejo sentía que ese día la suerte estaba de su lado. El viejo reaccionó cuando el profesor Tulio lo saco de sus pensamientos diciéndole: –-Y ahora… ¿qué quieres trabajar de chango en un circo pinché Juan? ¿qué madres haces allá arriba? te vas a caer, más con la pata chueca que tienes. El cojo, reaccionando, se bajó todo apresurado bufando por el esfuerzo que tenía que hacer por su obesidad y por la cojera, se acabó de bajar y le dijo al profesor Tulio todo emocionado: –-Ufffff… ufffffffff .. ma… ma… maestro, no me va a creer a quien acabo de ver que pasó y solita. –-A quien pinché Juan ya suéltala no la hagas cardiaca. –-A la… Evelin… maestro, la vi que pasó sola caminando dirigiéndose hacia allá, señalándole con la mano la dirección, –-¿Quéééé? ¿estás seguro pinché Juan? no chingues!! ¿y cómo anda vestida? –-Pues

trae una blusa azul celeste, una mini-falda blanca muy cortita y anda con unas botas hasta la rodilla, fue lo que le alcance a ver maestro. –-Espérame aquí, y el viejo Tulio salió corriendo apresurado hacia donde le había dicho Juan, estaba tan ansioso por volver a ver a la nena que por el solo hecho de saber que ella estaba ahí y solita sentía una emoción como hacia tiempo no había sentido este degenerado, a sabiendas que si era cierto y se encontraba con ella, como estaban fuera de la escuela y con su tremenda labia ya se la imaginaba convenciéndola para llevarla a un motel y cogérsela. El viejo se pasaba entre la gente sin pedir permiso, casi empujando a las personas, los que lo veían pensaban que a lo mejor le habían llamado por el celular para decirle de una emergencia en su casa. El viejo por más que apresuraba el paso y veía con ansiedad hacia delante de él, no veía a nadie con las ropas que le había dicho el cojo Juan y ya dudando un poco pensaba…»¿no será que este hijo de la chingada me agarró de pendejo?, si es así lo voy a mandar a la chingada y no le vuelvo a invitar otra pinché cerveza más». Ya un poco cansado se recargo en un poste para agarrar aire, en eso vio una escalera de unos 3 metros que estaba recargada hacia arriba en la pared de un local encadenada e iluminándosele una idea se subió para tener un mejor panorama y pensaba… «si ya no la veo me regreso y mando a la chingada al pinché cojo por agarrarme de pendejo». Se subió y sí tenia un gran panorama de la feria desde esa altura, se agarraba con una mano de la escalera y la otra mano se la llevaba a la frente tapándose los ojos para evitar el reflejo de la luz del poste que tenia cerca. Pero por más que buscaba con la mirada, con la esperanza de verla, no la veía y sentía por dentro un sentimiento de frustración al sentir que la palomita se le iba de sus garras como el agua se escapa de las manos. Y peor aún, había un gran carro alegórico al que varios hombres iban empujando, pero se había atorado en un desnivel que había en el suelo y los trabajadores hacían grandes esfuerzos para sacarlo y moverlo de ahí a su lugar donde quedaría guardado, su molestia era que le robaba gran parte de la visión de la feria y no sabia si la nena estaba del otro lado. Cuando ya estaba apunto de bajarse y mandar a la chingada todo, vio que los trabajadores por fin movían el armatoste y se dijo –-«si no esta del otro lado me regreso y de puro coraje me pongo hasta la madre con cerveza». Lentamente el carro alegórico se fue moviendo y como si viera el viejo una visión celestial por fin la localizo, la jovencita estaba pagando a un vendedor de fresas con crema, sus bellos ojos veían con alegría el rico postre que había comprado, el viejo le leyó los labios cuando dio las gracias al vendedor y le regalo una sonrisa con esos carnosos labios y lentamente se dirigió con su rico movimiento cadencioso de nalgas hacia donde estaba el toro mecánico, lugar donde había quedado de verse con Claudia que había ido al baño. El viejo Tulio estaba cautivado viendo ese culazo que, al retirarse su dueña, lo movía en forma bastante provocativa, como incitando a que los machos se lo tocaran, con esa redondez perfecta de su cola, haciendo la jovencita, perder la cabeza a más de uno en la feria, incluyendo al viejo Tulio. Éste, como si fuera a cobrar una herencia, se bajó rapidísimo para dirigirse hacia donde iba la jovencita e interceptarla, llegando al suelo

el viejo iba emocionado, en su lujuriosa mente ya se veía en el motel con la deliciosa jovencita metiéndole la verga por todos lados. Sintió que como en dos pasos llegó a donde estaba el vendedor de las fresas con crema y, con el corazón casi saliéndose del pecho, el caliente viejo se dirigió hacia donde ella se había encaminado, la vio delante de él a unos 10 metros y apresuró más el paso al alcanzar a divisar cada ves más cerca el vaivén de sus caderas y el sube-baja de los cachetes del culo al andar, era sencillamente de infarto. En eso se le acerca al viejo un vendedor de billetes de lotería que se le planto de frente diciéndole –-ándele patrón llévese un cachito, juega para hoy en la noche y bla bla bla… ya saben cómo son de insistentes estos pinches vendedores de lotería….Deteniendo al caliente viejo un momento en la persecución de su presa –-No joven, ahorita no por favor, déjeme pasar que llevo prisa. Pero el molestoso vendedor insistía en sus argumentos de que le comprara un cachito, de que ese era su día de suerte, que no le diera la espalda a la fortuna, etc.. etc. El viejo caliente, al no poderse deshacer del molestoso vendedor, se canteaba de lado no queriendo perder de vista a la nena, veía con angustia creciente cómo poco a poco se alejaban más esas apetitosas nalgas que prometían, a quien las tuviera, un mundo infinito de placer y lujuria. Si no hubiese aparecido ese vendedor ya casi la hubiese alcanzado, pero no, ahí estaba sin poderse deshacer del billetero y la distancia que ya le había recortado lentamente se volvía a separar cada segundo más de él. Su angustia creció cuando vio que la nena daba vuelta a una esquina y desaparecía de su campo visual, eso lo desquicio y dándole un empujón al billetero le dijo: –-¡Te dije que no cabrón, déjame de estar chingando pendejo!. Y acelerando el paso de nuevo trató de darle alcance, pero su buena suerte hasta ahí había llegado; poco antes de llegar a la esquina donde dio vuelta la nena se topó con una gran multitud de gente que venían en sentido contrario, no dándole ningún resquicio por donde pudiera pasar para seguir su persecución. Era la gente que salía del palenque musical el cual, por haberse presentado un famoso cantante, se había abarrotado, engrosando toda esa multitud el, ya de por sí hasta el tope de gente, recinto ferial. Por más que pedía permiso el lujurioso viejo, era más que imposible seguir por ese camino, fue demasiado para él y pateando el suelo se fue rumiando su derrota, regresando a donde había empezado su loca persecución, viendo al cojo Juan sentado en una ingiriendo cerveza esperándolo. –-¿Qué pasó mi maestro? ¿por qué esa cara que tiene, que se lo lleva el demonio?. El viejo Tulio dirigiéndose al mesero le dijo: –-Hey tú, tráeme una corona bien fría. –-Tenías razón… vi a la hembrita pinché Juan, no era una visión la que viste, y no mames está más buenota la condenada… estoy con lo que me platicaste que te la cojiste, y al verla hoy vestida con esa poca ropa enseñando casi las nalgas y las tetas, me entraron unas ganas de meterle la verga hasta por las orejas, pero cuando casi la alcanzaba se me perdió y estoy que me lleva la chingada Juan. –-Calma… calma profesor, a esa pollita la vamos a rastrear en toda la pinché feria y la vamos a encontrar, así sea lo último que hagamos. –-Salud Juan, ahorita nos tomamos esta cerveza y nos vamos a buscarla hasta por debajo de las piedras. Mientras tanto nuestra hermosa protagonista estaba

parada en donde el toro mecánico, que hacia las delicias de chicos y grandes, esperando a su amiga; el toro mecánico tenia alrededor un colchón para amortiguar el golpe de los que caían y tenia un barandal que rodeaba para que nadie se quisiera subir sin pagar. La nena se puso a esperar a Claudia sintiendo que ya había tardado más de los 10 minutos que le había dicho, veía su reloj y le inquietaba el ver que de su amiga ni sus luces, volteaba a ver a otro fulano que tiraba el toro mecánico divertida cuando en eso sonó su móvil, sacándolo apresurada de su bolsa de mano viendo que era Claudia, quien le dijo que iba tardar un poco por que el baño eran nada mas tres retretes y había una larga fila para poder pasar a usarlos, que no se desesperara. Acabó de comerse sus fresas con crema y volteando hacia todos lados buscó un bote de basura para depositar la caja y unas servilletas que usó, no divisó ningún bote, en eso vio frente a ella un letrero que decía «deposite su basura aquí» y se dirigió allá, pero para su desconcierto no había nada, sólo el letrero. Con una mano en su mentón la nena pensaba «bueno y en dónde están los botes de basura», ella por su pulcra limpieza y educación era incapaz de dejar la basura al piso y acercándose a una señora que tenia un carrito de venta de dulces le preguntó por los depósitos de basura. –-Pues…en la tarde vinieron los de la limpieza niña y se los llevaron para vaciarlos porque ya estaban llenos y desde esa hora no los han traído. –-¿Y en dónde habrá uno para echar esta basura señora?. –-Allá muchacha en donde están esos andamios desarmados, señalándole la señora, hay una vereda y como a unos 30 metros está un depósito general. –-Gracias señora, muy amable; y hacia allá se dirigió la confiada chica, notando según se adentraba a esa zona que le dijo la señora, que el lugar estaba casi en penumbras y que casi no pasaba nadie por ahí, por el camino notó que estaban estacionados varios campers, o como les dicen aquí en México casa rodante, de los empleados de la feria distribuidos por todo el terreno. Sólo pasaban por ahí, muy de vez en cuando, trabajadores de la feria y uno que otro que, al notar que en esa zona casi no había gente y estaba un poco en penumbras, aprovechaba para orinar y no ir a hacer fila a los atestados baños. La preciosa jovencita, al notar que ese lugar estaba un poco solitario y tranquilo, se quedó ahí, quería por un momento tener un poco de tranquilidad y olvidarse de todo el barullo de la feria mientras regresaba Claudia, además de que tenia una buena vista desde esa zona del toro mecánico y podría ver a Claudia cuando llegara e ir a su encuentro, esto porque donde se puso estaba unos 30 metros atrás del toro mecánico. El sonido de los grillos y las ranas la relajaban, reconfortándola envuelta en esa paz de la naturaleza. Al estar casi en penumbras esa zona donde se había quedado la jovencita, no podía ser distinguida por alguien que estuviera en la zona del toro mecánico, si volteaban a ver esa parte sólo verían oscuridad y penumbras, ya que la poca iluminación que había donde estaba Evelin llegaba del reflejo de las luces de la feria, lo que no pensó la chica fue en lo peligroso de ese lugar para una nena tan buenota como ella, porque no sólo no la podrían ver si le pasara algo, sino que tampoco oírla si gritaba, por el estridente música de donde estaba el toro mecánico, que amenizaba el ambiente. Sus hermosos

ojos verdes poco a poco se habituaron a la oscuridad y unos dos minutos después ya distinguía más, apareciendo poco a poco ante sus ojos cosas que cuando llegó no las veía, el sonido de los grillos la llenaba de paz y tranquilidad. Ya mas relajada la sensual jovencita, descansando sus oídos del escándalo de la feria y del barullo de la gente, viendo que no le quedaba otra cosa que hacer más que esperar, se recargó en una rústica y pesada de madera que al parecer era de los mecánicos de la feria y servia para darle mantenimiento a las máquinas; la nena, poniendo sus brazos sobre la estructura, inclinó su cuerpo en escuadra y su cabeza sobre sus manos subiendo una de sus piernas sobre una piedra que estaba en el piso, haciendo que la mini se le subiera un poco dejando ver esa torneada piernota un poco mas arriba, a continuación al descansar su cabeza y sus hombros sobre la parte superior de la , arqueó la espalda sobresaliendo aún más ese gran trasero, marcando aún más la curvatura de sus firmes y redondos glúteos lo que la hacía ver muy deseable. Todo esto confiada porque pensó que nadie la veía en ese solitario lugar, sólo que estaba equivocada, 4 pares de ojos que estaban ya habituados a la oscuridad detrás de ella a unos 8 metros, en la parte todavía más oscura, ocultos, la miraban atentamente, casi sin parpadear, con lujuria y deseo. La confiada nena bostezó y cerró sus ojos queriendo darse un pequeño descanso a tanto ajetreo, no percatándose de que estaban esos 4 pares de ojos que la veían atentamente en la oscuridad, libidinosamente viendo a esa hermosa criatura que tenía ese delicioso culo respingado y al tener su cuerpo en escuadra y sus piernas sin flexionar, la de por si muy corta mini se alzó un poco más, dejando a la vista de esos ojos que la escudriñaban en la oscuridad la descubierta parte baja de sus redondas nalgas, y los dueños de esos ojos se recreaban la vista con el delicioso espectáculo de la curvilínea chavita. La nena de repente se levanto de su posición estirando los brazos hacia arriba y bostezando, volteando a ver a sus espaldas, dando un grito de espanto al ver a 4 asquerosos y desarrapados viejos muy cerca de ella a tan solo un metro, todos ellos con una edad promedio no menos de 58 años, barrigones, arrugados y todos andrajosos y sucios por común denominador, la chica retrocedió unos pasos alertada por la presencia de los cuatro viejos. –-Hay Dios mió pero que susto me acaban de dar, no los oí acercarse- dijo la jovencita a los viejos que estaban fascinados con ese par de nalgas de concurso y veían con lujuria como se traslucía el sexy bikini de la nena. Estos viejos estaban vestidos con ese tipo de overoles de mezclilla que son pantalón abajo y arriba sólo unos tirantes al hombro con el logotipo de la feria «atracciones Pegaso» llenos de grasa y playera también embarrada y oliendo muy fuerte a sudor, estos señores eran mecánicos que se encargaban de armar los juegos de la feria y al estar todo funcionando bien se dedicaban a dar vueltas en la feria y a beber cerveza en cantidades industriales. Había uno que al parecer era el jefe de todos ellos porque cargaba un radio de comunicación walki talkie enganchado a su sebosa cintura, desde donde se oían las transmisiones de la gente de la feria. –Ramírez…. Ramírez….Repórtate a base central cambio…. biiiiii –-Aquí…. Ramírez…… enterado ahorita voy para allá cambio»-….biiiii El viejo le bajo

el volumen al radio mientras la curvilínea chiquilla notó que era un viejo muy horrible, traía los tirantes del overol amarrados a su sebosa cintura, llevaba una playera sin mangas que dejaba apreciar unos grandes tatuajes de dragones a lo largo de los peludos y sudados brazos, el cuello se veía claramente cómo estaba perlado de unas asquerosas verrugas y sobresalía del pecho una mata de canosos pelos. Llevaba la camisa toda traspirada de sudor, su cara toda llena de arrugas, unas horribles y gruesas patillas canosas que se juntaban con la abundante barba y los bigotes, haciéndolo ver mas siniestro, la boca le sonrió a la curvilínea chiquilla notando ella la inexistencia de dientes y con partes de la encía de un repulsivo color negro como si tuviera podrida esas zonas de la boca. Y para terminar la descripción de este lujurioso viejo, una alborotada mata de pelos sucios y canosos en su cabeza, el viejo se acariciaba asquerosamente la peluda barriga pues tenia la playera a media barriga levantada, haciendo que Evelin le diera le diera un poco de asco al verlo tan cerca de ella y llegándole el tufo a sudor, ella sentía que ese sucio hombre le provocara rechazo y deducía que lo mas seguro es que llevaba sin ducharse al menos cuatro días Todo lo opuesto de Evelin que era una chavita con una imagen limpia, fina, delicada, joven y muy hermosa, sin el más mínimo asomo de vulgaridad, además de noble y de buenos sentimientos de ella emanaba siempre un agradable olor a pulcra limpieza. Contrastaban enormemente era como querer comparar un cristalino rió de aguas limpias y puras, con un caudal de aguas negras de un drenaje definitivamente nada que ver. A Evelin le resultaba un hombre repugnante de aspecto pero no dejo ver su rechazo hacia los viejos, disimuló el asco que le daban, el viejo no le contesto a la jovencita, estaba extasiado viendo el despampanante y juvenil cuerpo de la colegiala, la recorría de arriba abajo con la mirada y no disimulaba su morbo, deteniendo su vista en el escote del pecho donde se mostraban obscenamente sus manoseables pechos que parecían desbordarse por el generoso escote, firmes, redondos como unos melones y con unos delicados pezones que se marcaban claramente sobre la delgada tela de la blusa, y las piernotas de la chica que sobre salían por debajo de la corta minifalda, Evelin se había dado vuelta y estaba de frente a ellos. Y después de un silencio que a la colegiala se le hizo eterno por fin hablo el viejo con una voz aguardentosa le dijo. –-¿qué anda haciendo una nena tan rica por aquí solita? Ella tratando de dominar su incomodidad por las descaradas miradas dijo: –-Discúlpeme señor estoy esperando a mi compañera que fue al baño. La nena tratando de no dejar ver su creciente nerviosismo se agarraba su lacio y sedoso cabello que le caía de lado tapándole permanentemente muy sensualmente uno de sus bellos ojos verdes y se lo hacia para arriba solo para que en un momento volviera a caer de nuevo en su ojo izquierdo. Su voz sonó para los viejos dulce e inocente y lo que le gusto al viejo es ese trato de «usted» signo inequívoco de temor y respeto sin duda la cosa iba por buen camino. Don Pedro notaba que la colegiala tenia ese angelical y hermoso rostro de niña inocente ya que no le embarnecia su faz todavía, pero su cuerpo mostraba los atributos y las redondeces de una exuberante mujer y pensaba -mira nada mas qué

chamaquita tan sabrosa me vino a caer. El viejo tomando las cosas con calma tomo su lata de cerveza que llevaba en la mano le dio un trago y tiro la lata vacía al piso dando al mismo tiempo un asqueroso eructo y llevándose la percudida camisa a la boca para limpiársela. Evelin hizo un gran esfuerzo para reprimir las arcadas de asco que le venían, todo era demasiado asqueroso para su pulcra educación y limpieza. A continuación el viejo destapando otra lata le pregunto. –-Cómo te llamas ricura. –Cof…cof…Evelin señor… Evelin, tosía la nena tratando de reprimir las arcadas de asco que le venían. –-Uumm, bonito nombre para una nena tan rica, yo soy Pedro Ventura mamita. Extendiéndole el sucio viejo su sudada mano, dudando un par de segundos la jovencita en darle la suya o no y al final cedió porque ante todo ella era una chica educada. Casi se desmaya del asco al sentir sobre su fina y bien cuidada mano con un delicado manicure la piel de las palma de las mano del viejo toda pelada como si tuviese hongos pero enseguida la retiro. Los otros viejos estaban a unos 3 o 4 metros dejando que su jefe hiciera su lucha con la escultural jovencita y esperando que también les tocara algo. –-¿Quiénes son ustedes?..Preguntó un tanto temerosa la nena al viejo, tratando de visualizar bien de quiénes se trataba. El viejo queriéndose lucir con la chamaca le dijo alardeando. –Somos los técnicos encargados de los aparatos de la feria mi reina, si no es por nosotros nada funcionaría y no habría feria mamacita ¿cómo ves?. La nena aparte del asco que le daba ese asqueroso viejo, sentía una gran antipatía al ver su tosquedad, su prepotencia y su machismo que mostraba ese decrepito viejo. Ella sentía que el ambiente se volvía cada ves mas pesado y queriéndose despedir y salir de ahí le dijo al viejo. –-Buuuenoo don Pedro fue un placer conocerle, me tengo que ir a buscar a mi amiga. Pero el viejo no estaba dispuesto a dejarla ir así de fácil nada más, con su enorme experiencia en mujeres ya había detectado en Evelin a una nenita ingenua, inocente una presa que no iba a dejar escapar así de fácil nada más y máxime que llevaba meses sin tocar a una mujer, esto por que era un viejo feo, asqueroso y muy prepotente y todas las muchachas lo rechazaban. -De estas mamazotas no me caen todo los días tengo que llevármela allá atrás y meterle la verga, a esta chamaca que esta que se cae de buenota, pensaba el viejo . Y mientras la chica se volteo para tomar su bolso y retirarse, el viejo movió su seboso cuerpo cerrándole el paso a la chica y diciéndole. –-Por que te vas ricura si la noche es joven y podemos pasarla bien divirtiéndonos, conozco un lugar donde se ve una vista espectacular de la ciudad halla detrás de los campers si quieres vamos y lo compruebas por ti misma mi reina. Ante las mirada morbosa de don Pedro que no apartaba la vista de las redondeces de ese manoseable cuerpo que a estas alturas sentía como lo enardecía de deseo solo que se contenía por que quería ir a la segura , llevar a la chamaca a un paraje mas alejado y solitario y hacer de las suyas. La veía esperando ansioso su respuesta y como también la brisa nocturna le revolvía el cabello haciéndola ver más sensual. La nena se quedo unos segundos callada con la vista hacia el suelo meditando su situación, ahí estaban esos viejos con no sabia que negras intenciones con ella, queriéndola llevar hasta atrás de los campers un lugar

muy alejado y apartado, pero también se dio cuenta que su situación no era muy segura que digamos. Estaba en un lugar que aun que tenia a la vista la zona del toro mecánico que era lo ultimo de la feria, esos viejos si querían se la podrían llevar arrastras hacia lo profundo del terreno a una zona mas oscura y sin nadie que pudiera ayudarla. Aquí por lo menos puedo salir corriendo hacia el toro mecánico y pedir ayuda si intentan hacerme algo pensaba , y es que también se sentía intimidada por ese viejo y tenia mucho miedo contrariarlo y a saber como reaccionaria . En eso se oyó por la radio del viejo. –- …… … reportarse cambio. –-Aquí base cambio. –-Necesitamos uno de tus muchachos que vaya a reportarse con el contador Eduardo Medina en la gerencia. –-Ok ahorita lo mando cambio y fuera. El viejo dirigiéndose a sus subalternos dijo con voz autoritaria que intimido todavía más a la nena. –-A ver tú, pinché concho. –-Si señor dígame. –-Vete para la gerencia, ya oíste y cuidadito con hacer una pendejada por que ya sabes cómo me las gasto. Ella veía toda la escena y pensaba. –-Este viejo se ve que es de los que no les puede uno decir que no, están acostumbrados a mandar y ser obedecidos– y le entró mucho temor y más cuando el viejo se volvió hacia ella esperando su respuesta. –-¿Entonces qué mi reina? ¿vamos allá donde te dije? vas a ver que bonita se ve la ciudad. Ella notaba claramente cómo el viejo hacía esfuerzos para mantener la compostura, la desnudaba con la mirada y sentía como si la toqueteara con los ojos el degenerado. –-Eeesteeee no lo creo seeññorr, mi amiiigaa vendráá pronto poor mi y sii no me encuentra me buscaráá con la policía. Toda nerviosa le dijo y esperando una reacción violenta del viejo, pero no, para su buena suerte no pasó nada, el viejo le dijo. –-Ok reina si no quieres no, pero por lo menos brinda con nosotros y te vas, ¡no nos vas a despreciar!-extendiéndole el viejo una lata de cerveza. Ella se sentía angustiada por que ella no tomaba bebidas embriagantes y era la segunda vez que iba a dar la contra al intimidante viejo. –-Hay don Pedro, qué pena con usted… pero… yo no bebo. Y por segunda vez rogó al cielo que ese viejo no reaccionara violentamente, estaba muy tensa esperando la respuesta del horrible viejo. –-Sólo una y te puedes ir- insistió el viejo volviéndole a extender la lata de cerveza ya destapada que echaba espuma por la boquilla. Ella se sentía muy intimidada y de haber estado en sus manos hubiera accedido a lo que le pedían, pero el tomar licor o cerveza era algo mas allá de sus fuerzas, definitivamente era algo que no aceptaría nunca por voluntad propia. Y toda nerviosa le contestó al viejo. –-Si yo tomara esas bebidas don Pedro no me negaría a la que me ofrece usted, pero no puedo, de verdad gracias. –-Ok dijo el viejo no hay problema, ya vi que no quieres, no insistiré mas mi reina. Y agarrando la cerveza se la empino dándole un gran sorbo quedándole la barba y el bigote puercamente chorreándole del espumoso liquido. La ingenua nena, creyendo que ya había pasado el peligro, pensaba retirarse de ahí, sentía la abrumadora necesidad de irse, diciéndole al viejo con muy evidente temor. –-Bueno don Pedro ahora si me retiro, muchas gracias por todo. –-Pero por que insistes en irte mamacita no puedes ser tan descortés, nos hemos portado bien contigo, le decía el viejo con la cara muy seria y en un tono

intimidatorio como regañando a la escultural jovencita. –-No de verdad, ya son las 9:10 y me tengo que ir, suplicaba la rica chamaca. El degenerado viejo le clavaba la mirada morbosamente al generoso escote que dejaba a la vista más de dos terceras partes de esos redondos senos y cómo se marcaban perfectamente en la delgada tela sus dos pezones erizados, por los nervios de la situación en la que estaba y también por que había empezado a descender la temperatura ambiental abruptamente, afectando a la nena por ir muy destapada. El degenerado sentía un enorme deseo que apenas y podía contener, de saborear esas exuberantes carnes de la adolescente, de mamarle esos turgentes senos sin años encima, de besar esos gruesos y deliciosos labios, de acariciar esos muslos y el perfecto y redondo trasero de la jovencita. Ella sintió como si el viejo le estuviera haciendo una radiografía, como si ese cerdo se la estuviera imaginando ya desnuda, eso hizo que sintiera en la cara un calorcillo de vergüenza y tuvo que bajar la mirada avergonzada. La chica no se equivocaba en su percepción pues eso era precisamente lo que pasaba por la mente de don Pedro, eso y otros pensamientos de índole más sádica. El viejo, viéndole descaradamente y morbosamente los redondos senos, le dijo autoritariamente –-De ninguna manera mamacita, nos tienes que acompañar hasta que se acabe la cerveza. Ella, resignada, aceptó y pensaba nada mas que acaben estos viejos la cerveza me voy de este solitario y horrible lugar, la culpa la tengo yo, quién me manda a meterme aquí, si Claudia me dijo que la esperara allá en el toro. Muy inquieta jugaba con su celular mientras los vejetes tomaban como sedientos, en eso le llego un mensaje de Clau que le decía que todavía la esperara otros 15 minutos por que se habían quedado sin agua los baños y estaba por llegar una pipa, según les habían dicho, para echarle a los baños. Guardando su móvil en su bolsa contaba desesperada cuántas latas faltaban para que se acabaran e irse de ahí donde la retenían. Al fondo oía como el animador del toro mecánico invitaba a las parejas a pasar al centro a bailar mientras le daban mantenimiento a la bestia mecánica. Y volviendo la vista a la pista veía con alegría como las parejas bailaban animadamente, olvidándose por un momento de su precaria situación, volteándose y dándoles la espalda a los viejos, quienes se regodeaban con las redondas y duras nalgotas y cómo se marcaba por sobre la delgada tela de la mini blanca el sensual y muy femenino bikini negro de encajes entallado que se amoldaba perfectamente en esas protuberantes y portentosas nalgas, con extraordinaria claridad se le traslucía todo, su bien formado trasero era una verdadera invitación al pecado, los viejos miraban con insistente procacidad sus enormes y deliciosas nalgas. La gente, al fondo, bailaba alegremente a ritmo de música duranguense, muy animadamente y que contagiaba, a la nena le dieron muchas ganas de estar allá, más cerca de donde se sentía el ambiente muy padre. Pero sólo fueron 2 ó 3 canciones que se oyeron porque en eso el animador interrumpió la bailadera diciendo. –-Bueno amigos pues en este momento mientras arreglan el toro, unas chicas me han reclamado que no hemos puesto, desde que abrimos, música romántica ya que ellas quieren bailar con sus novios y como el cliente manda, ¡a bailar

se ha dicho! ¡échale mi dj!. Y al ritmo del tema de titanic la pista las parejas de enamorados abrazados románticamente bailaban. La chiquilla dio un gran suspiro y se acordó de su novio, anhelando en ese momento su presencia, cerrando sus ojos se imaginaba con él bailando románticamente esas baladas. En eso oyó la aguardentosa voz del viejo diciéndole. –Mamita ven para acá, ¿por qué no bailamos?- le propuso tendenciosamente don Pedro con cara de emoción. La nena sintió que el estomago le daba un vuelco del asco, de que ese viejo arrugado, feo, lleno de carnes flácidas y mal oliente quisiera bailar con ella y precisamente cuando las melodías eran baladas y tener que soportar su asquerosa cercanía, su mente y su cuerpo se negaban rotundamente acercarse a ese hombre en esas condiciones. –Yooo yooo don Pedro no noo puueedoo –toda nerviosa le contestó Evelin. El viejo dándole una bocanada al cigarro que fumaba insistió. –-¿Que pasó mi reina? si es sólo un baile, nada más- y presionándola le dijo tajantemente – mira muñequita he sido tolerante contigo pero mi paciencia tiene límites y no querrás conocerme encabronado. Ella se acordó de que era la tercera vez que lo contradecía y al ver esa horrible cara con ese gesto duro y osco le infundió temor, no queriendo saber como reaccionaria si lo contradecía por tercera vez. Y terminó aceptando la invitación, rogándole al cielo que pasara rápido el tiempo, pues ya quería salir de ahí. –-Estaa biiieeen don Pedro bailaré con uusteed – dijo la nena toda tensa con la cara agachada y quedándose ahí parada esperando que el viejo tomara la iniciativa. El rostro del horrible viejo no disimulaba el torbellino de pecaminosos deseos que le bullían en la mente –-je je je je vas a ver palomita qué rico lo pasaremos. El viejo era de estatura media y Evelin al ser una chavita de una buena estatura, con 1.60 más el tacón de sus botas, rebasaba los 1.65, para el viejo era excelente porque él andaba por los 1.70, casi a su altura le quedaba la jovencita. El viejo, no pudiendo esperar más para sentir ese cuerpo de infarto, tomó las manos de la nena y las pasó sobre sus hombros mientras que él dirigió sus manos a la desnuda, al aire y sexy cintura de la colegiala; al poner las sucias y rasposas palmas de las manos sobre la suave piel de la chica sintió lo pequeña y perfecta que tenia esa parte de su anatomía, el tacto de sus manos directamente con su tersa y desnuda piel de la jovencita hizo estragos en el degenerado, calentándolo aún más, pudo comprobar la suavidad y tersidad de su juvenil piel propia sólo de una jovencita. La atrajo contra su cuerpo toscamente, pegándola a él, la nena era un manojo de nervios, la deliciosa proximidad de la niña produjo en él un efecto inmediato y su verga empezó a levantarse. Ella, con asco, comenzó a sentir en su entrepierna ese miembro duro y caliente y así pegados como si fueran dos enamorados comenzaron a danzar suavemente al ritmo de las lentas baladas que se tocaban desde la zona del toro mecánico. El viejo, sin dejar de verle descaradamente los redondos senos por tenerlos tan cerca, le pregunto. –-¿y cuántos años tienes? mamacita. –18 señor, le respondió con una voz temblorosa, ésto por que el viejo sin ningún disimulo le repellaba en su entrepierna su empalmada verga. La bella adolescente se sentía muy incomoda por las descaradas repelladas del vejete a su entrepierna con esa empalmada verga, no sabía que hacer ni

cómo actuar ante semejante situación bochornosa, con una creciente timidez intentaba fingir que no se daba cuenta de la acción abusiva del vejete. –-Pues si eres una jovencita muy hermosa y con un cuerpo muy sexy mamacita. –-Graaaciiaass seeñoor—contestó Evelin toda nerviosa por el vulgar piropo, y sin poderle sostener la lujuriosa mirada bajaba sus ojos toda intimidada. El viejo la observaba con lujuria contenida por las agradables sensaciones que sentía al tener ese juvenil y voluptuoso cuerpo de la curvilínea jovencita; estaba extasiado y no era para menos, ella veía con asco como le sonreía el asqueroso con satisfacción de tenerla en sus brazos. –-¿Sabes? me pareces una chica muy atractiva, estás buenísima, le dijo el viejo lujurioso. –-Gra….gracias don Pedro, agradeciéndole al vejete el vulgar cumplido, sin atreverse a alzar la vista para verle a los ojos al viejo. Por momentos el viejo la apretujaba más contra él queriendo que esas embriagadores sensaciones que lo desquiciaban no terminaran, su voz se hizo temblorosa y ronca, era evidente que apenas podía contener su emoción. –-Qué rica estás mamacita, eres un forrazo como esas que salen en la tele- le decía, a la par que le daba una asquerosa lamida a la mejilla de la chiquilla. La chica respondió a esto con una mueca de repugnancia a la ves que suplicaba. –-Por favor… Don Pedro, me ahoga, por favor… no me apriete tanto- pero el viejo lejos de hacer caso, la apretaba mas contra él mientras le acariciaba con esas manos peladas el breve talle de la nena, el viejo a pesar de la abrumadora calentura que sentía, tomaba las cosas con calma, disfrutando cada segundo de ese delicioso momento y siguió con sus caricias en la cintura y la espalda desnuda, haciendo que a la chica le dieran cosquillitas en su sensible piel. continuara …..

EVELIN POR SERGIO 18/12/2009 EVELIN 09 Mientras tanto la claudia ya aburrida de estar haciendo fila en los atestados baños veía por fin que ya estaba próxima a entrar a estos para calmar su atestada vejiga que le protestaba con dolores el por que no vaciaba su contenido. –- Uffffff por fin ya no aguanto las ganas de orinar, pensaba en sus adentros sin imaginarse por la situación que pasaba en esos momentos su amiga Evelin. Mientras tanto allá en un lugar alejado y casi en penumbras de la feria solo alumbrado por la luna llena que majestuosa se asomaba esa estrellada noche, nuestra hermosa protagonista vivía una situación angustiante al tener que estar soportando al degenerado viejo de don pedro quien estaba fascinado y casi babeaba por las tremendas redondeces de la escultural jovencita y por ese aire de ingenuidad e inocencia que se desprendía de ella. La tenia bien agarrada por ese fino y firme talle que estaba al aire, donde se apreciaba su vientre plano sin un

gramo de grasa y coronado por su sexy ombligo que atrapaba hipnóticamente la atención. El sátiro se la comía con los ojos mientras su mente maquinaba ideas perversas para con la hermosa nena –-Yo…yo…. ten… tengo que irme, por favor, suélteme– suplicaba la mamasota con esa deliciosa voz melosa e inocente –-No…cosita rica, hasta que acabe la tanda mi reina. El degenerado viejo aprovechando la pasividad de la encamable jovencita la apretaba contra el haciéndola sentir su dura erección en su entre pierna de la mamasota. Para acabarla de fastidiar, la tanda una tras otra de las románticas baladas parecía no tener fin, ante la desesperación de Evelin y deleite del viejo y de sus compinches que se agarraban la verga, sobándosela sobre su overol, al ver como su jefe se volvía cada ves más atrevido con la deliciosa chamaca con la que bailaba. Luego le dijo el viejo sin despegar la mirada de los mamables senos de la jovencita con total morbosidad –-¡Qué hembra tan infernal eres mamacita! desde que llegaste te hemos estado siguiendo, no pienso en otra cosa que en meter mi verga en ese divino culo- todo esto sin dejar de apretarla contra él, sintiendo ella la empalmada verga. El viejo estaba embelesado ante las dos tremendas tetas de la jovencita que, al tenerlas tan cerca, se quedaba endiosado con esos erguidos y rotundos senos que prometían un sin fin de placer y gozo para quien los tuviera. Sólo escuchar las palabras del viejo descarándose ya en sus sucias intenciones con ese vulgar lenguaje, el cuerpo de la chica se tensó y notaba cómo una sensación de miedo, casi de terror, crecía dentro de ella incontroladamente. –-Por favor… don Pedro, no me falte al respeto, yo no le he dado motivos para que me diga esas vulgaridades– dijo la curvilínea jovencita con voz tenue y tensa a la vez. El viejo se aventó una terrorífica carcajada al escucharla, el escalofrío fue total, el miedo era insoportable, sus comentarios morbosos le asustaban más a cada segundo que pasaba, no sabia que hacer, ese viejo la tenía bien agarrada sin soltarla ni un segundo, no tenia muchas opciones. Dueño de la situación el asqueroso viejo le dijo. –- ¡Pero si tú mamasota nos diste entrada para que te faltemos al respeto, zorra caliente vergas! Ella desconcertada por la aseveración del viejo y cada vez más asustada por la caliente situación le contestó –-No… no… sé a qué se refiere señor-, dijo con voz muy quedita. –-¿Ah no?… putita rica ¿no lo sabes? y cuando tu y la zorra de tu amiga se pararon a medio puente enseñándonos todo, sin dejar nada a la imaginación no es eso provocarnos y decirnos que quieren una buena verga de macho, me dejaste caliente desde que te vimos arriba del puente enseñándonos todo mi reina, dime no es eso provocar mamasota. Evelin sintió que la cara le ardió al oír estas palabras del viejo, al mismo tiempo que el corazón le daba un vuelco, las impactantes palabras del asqueroso viejo fueron como un cubetazo de agua fría, ¿que podría argumentar en su favor? dijera lo que dijera esos horribles viejos no le creerían, el viejo tenia razón su acción en el puente la condenaba. Y no soportando ver la cara lujuriosa de triunfo del viejo al notar que no tenía argumentos de defensa, la escultural jovencita bajo la mirada agachando la cabeza, sus hermosas mejillas adquirieron un color rojo. Y sintiéndose cada vez más caliente y dueño de la situación al ver su pasividad sus roñosas manos que le acariciaban la suave y tersa piel

del talle hacían cada vez círculos más grandes abarcando mas de esa deliciosa y suave piel al tiempo que le preguntaba. –-Que pasa zorrita ¿no me vas a contestar? Ella solo con su voz muy quedita apenas y visiblemente nerviosa murmuro –-heee eesteee yooo yooo, sus hermosos y grandes ojos verdes parpadeaban muy rápido evidenciando su tremendo miedo que sentía la nena. El lujurioso viejo le levanto la voz fuertemente asustando aun mas a la jovencita –-¡Queeeeee no te oigo zorra dime tengo razón o no puta calienta vergas! Solo el silencio de la voluptuosa jovencita fue más que obvio que no sabía, que no tenia que contestar toda las evidencias contundentes la condenaban. El horrible viejo de don Pedro más que satisfecho con su reacción le dijo –-El que calla otorga mi reina y tomándola del mentón la obligo a levantar la mirada diciéndole –“entonces vamos a disfrutar estas nalgotas y estas chichotas que ya me anda por mamarlas mamasota. Al levantarle el viejo el mentón a la escultural jovencita noto en sus ojos un par de lágrimas y su carita una expresión de mucho miedo que solo excitaba más al degenerado de don Pedro. La nena veía con horror que todo se le empezaba a ir de las manos, no veía como saldría de esa caliente situación, sabía por experiencia propia de otras situaciones similares por las que había pasado, que a esos degenerados ya nada los detendría hasta obtener lo que querían. Estaba muy tensa y nerviosa, sentía que cada vez se hundía en un profundo agujero y nada ni nadie la podrían salvar. La deliciosa jovencita, en un último intento de recomponer todo ese mal entendido, suplicó al sátiro viejo muy angustiada. –-Nooo don Pedro, lo del puente fue una equivocación, déjeme explicarle. Pero el viejo al saber que tenía a su alcance ese exuberante, fresco y juvenil cuerpo de la adolescente, ya no la oía y sucumbió a su deseo irrefrenable de poseerla, sin importar si para ello debía forzarla. La chiquilla al mismo tiempo trataba de separarse de él, mas de pronto una terrible sensación de pánico se apodero de la jovencita, cuando sintió que las manos que le estrechaban su cintura, bajaron hacia su redondo y respingado trasero y lo agarraron fuertemente; como la tela de la mini era muy delgada, sentía claramente como hundía sus dedos en sus duras nalgas y hacía tanta presión que la vergota del viejo la sentía mas grande en su pelvis. Paralizada de miedo sólo pensaba en sus adentros. –Oh dios mío… me… está… tocando. ¿Qué hago? El viejo acariciaba las majestuosas curvas de las nalgas con las dos manos, introdujo sus arrugada manos bajo la mini, la piel rugosa y áspera de sus viejos dedos no recordaban haber tocado algo tan suave, tan delicado como la piel de esa criatura. –Jooooodeeeeerr pero qué clase de culo tienes mamasota, eres una diosa-las manos del viejo no paraban de estrujarle las nalgotas a la chica, se las masajeaba con las descascaradas palmas de la manos bajo la minifalda sintiendo la deliciosa piel desnuda y suave de la nena. Ella, reaccionando, le daba de golpes en el pecho al viejo tratando de que la soltara, pero para el caliente y rudo sexagenario esos golpes eran caricias y seguía con su manoseo al formidable trasero de la colegiala, la muy corta minifalda y por ser de esas de vuelo facilita en mucho el manoseo del viejo. Aprovechaba para poner su mano en las tersas piernotas, acariciaba la suave y tibia piel

de esos muslos hasta llegar a la redondez de sus nalgas y, sintiendo la turgencia de esas tiernas carnes tan hermosas, embriagado por el perfume que emanaba de esa criatura, se tenía que contener para evitar una corrida. –-Noooooo suuuéeelteeemeeee pooor faaaavor, no haaaaga esooo. Pero el viejo estaba embrujado por ese trasero formidable, suave, duro, redondo. –Qué culote tan rico tienes mamasota, para meterte la verga una y otra vez. Ella se sentía impotente e indefensa, estaba en las garras de ese viejo caliente, no podía hacer nada, él tenia mucha más fuerza que ella. Ella lo miraba a los ojos suplicándole con la mirada que parara pero el viejo se seguía deleitando con esas espectaculares nalgotas; estaba fascinado con la redondez y textura de ese par de juveniles y soberbias nalgotas. Entonces las arrugadas y peladas manos se comenzaron a deslizar lentamente hacia arriba llegando pronto a la desnuda y breve cintura de la nena, pero no se detuvieron ahí y siguieron su delicioso viaje por la suave piel de la chica, con las claras intenciones de llegar a las redondas tetas de la jovencita; el rostro del viejo mostraba una mueca enfermiza, sus ojos se estaban poniendo vidriosos y hasta se le caía la baba y no era para menos imagínense tener varios meses en ayuno sexual y de pronto tener en sus manos un forrazo de jovencita. …»n-no… n-no… e-espere…n-no…no La aterrada colegiala entonces tomó las manos del viejo por las muñecas deteniendo por un momento su caliente avance a la altura de las costillas, en una reacción natural de defensa, pero para el rudo viejo esto no era nada, considerando que tenía mucha más fuerza que ella, para él eso no era obstáculo sino todo lo contrario, eran caricias el sentir las suaves manos de la chica en sus muñecas. A continuación el viejo inclinó su arrugado y barbudo rostro hacia el cuello de la joven pegando su asquerosa boca mal oliente a cerveza y cigarro en el muy sensible y esbelto cuello de la nena; dándole una succión con los labios, sacó su asquerosa lengua y la pasaba por el muy sensible cuello de la voluptuosa jovencita, quien cerro los ojos ante las deliciosas sensaciones que la invadieron notando cómo se le erizaron todo los vellos de su cuerpo. El viejo sintió claramente esta reacción en la piel de la chica porque sus manos continuaban sobre los costados de la nena y esbozó una media sonrisa siniestra, sabía que iba por buen camino con ese bombón de chamaca y continúo con más énfasis chupeteando el sensible cuello de Evelin, llenándola de múltiples escalofríos. –-Ooooh…Nooo…ooooohhhh… don Pedro, por favor deténgase. Suplicaba la mamasota, sabiendo que esas sensaciones que la empezaban a abrumar no llevaban a nada bueno; ahorita que todavía no estaba entregada a esos placeres, se conocía muy bien y sabia adonde la llevaría todo eso si despertaba su ardiente temperamento, le horrorizaba visualizarse en una cama cogiendo con ese asqueroso viejo y sus compinches. –-Estás muy buena mamasota y se ve que te encanta la verga, ahorita te resistes pero al rato vas a estar gritando de placer como una zorra. Y a continuación arremetió de nuevo al sensible cuello de la nena, haciéndola sentir escalofríos y sensaciones agradables, esa lengua y esa barba que le atacaban el cuello sin pausas. La chica sentía cada ves más que ese viejo conseguiría sus propósitos al estar ella en desventaja, luchaba

contra ese viejo que la forzaba y contra su propio cuerpo que poco a poco aceptaba las arremetidas de ese asqueroso viejo, notando que el asco y el rechazo a ese degenerado viejo disminuían y en su lugar se apoderaba de su cuerpo una agradable sensación de placer que, como una droga, luchaba por adueñarse de su voluntad. Pero ella continuaba luchando a pesar de estar en desventaja, alzó sus manos y las puso en el pecho del viejo y trataba de hacer fuerzas para separarse de él, éste disfrutaba la lucha que le quería dar la nena, esto le dejó las manos libres al viejo que, sin pérdida de tiempo, la agarró del breve talle sin ninguna delicadeza y se re pegó de nuevo al voluptuoso cuerpo de la nena sintiendo ella la dura tranca del viejo en su entrepierna. El viejo, sonriendo, le miraba su carita espantada y viéndole esos gruesos y carnosos labios se le despertó un gran deseo de besarlos, entonces aferrado a la cintura de la colegiala trató de alcanzar esa deliciosa boquita con su asquerosa lengua. –-Nooo, déjeme…nooo-..viejo… degenerado…– luchaba ella forcejeando y moviendo su cabeza para ambos lados, tratando de evitar que el asqueroso viejo le robara un beso de sus frescos labios. Ella, así dominada como estaba, sólo podía mover su rostro de un lado a otro tratando de evitar tan repugnante beso. –Mamacita estás muy buena y yo muy caliente, déjame darte un beso. –Nooo…. suélteme….don Pedro….suélteme– pero el viejo más la apretaba del talle y buscaba afanosamente robarle un beso a la sabrosa adolescente. Mientras tanto el maestro Tulio y el cojo Juan se paseataban por los stands donde se reunían los jóvenes y se metían a ellos buscando entre la turba de jóvenes que bailaban y se embriagaban, a la escultural Evelin, saliendo este par de degenerados de uno de los últimos stands de jóvenes con cero resultado de la mamasota. –- Parece que se la trago la tierra a la zorra, decía el maestro tulio –-Así es maestro ni sus luces de la chamaca y mire que la hemos rastreado como perros y nada, decía el cojo Juan. –- Ya vimos todo estos puteros donde llegan chamacos y no esta, vamos ahora por rumbo a los juegos damos una vuelta y de ahí nos vamos por donde esta el toro mecánico, de que tenemos que hallarla la tenemos que hallar dijo el maestro tulio y hacia allá se dirigieron. Evelin sentía una impotencia tan grande; el viejo era demasiado fuerte para ella y el hedor a cerveza que provenía de su aliento era insoportable, su lengua asquerosa, en un momento en el forcejeo, lamieron los labios de la chica, los cuales ella mantenía muy apretados para evitar que el viejo metiera su asquerosa lengua entre ellos. –-Deejeemee pooor faavooor don Pedro- y entonces sucedió lo impensable, el borracho viejo se cansó del forcejeo y la soltó un momento, tratando de agarrar aire; esto porque habían tenido mucho trabajo armando los juegos y casi no habían descansado, aparte de que habían estado tomando cerveza desde temprano sin parar ni un momento, y todo eso vino a repercutir en ese momento del forcejeo con la encamable colegiala. La nena se desconcertó al sentir que de repente el viejo la soltaba y tratando de alejarse de él fue dando pasitos hacia atrás al mismo tiempo que se bajaba y se acomodaba la mini, ya que por el manoseo del viejo se le había subido hasta la cintura, hasta que se topó con la mesa de madera donde había estado recargada cuando llegó. El viejo al notar esto

se acercó de nuevo a ella no queriendo que la sabrosa presa se le fuera a huir, y puso sus dos sucias y peludas manos sobre la mesa a ambos lados de la nena, dejándola encerrada en medio de sus brazos y sin nada de espacio para maniobrar; él jadeaba tratando de agarrar aire. –- uffff uffff-respiraba todo agitado, estaba muy lejos de terminar la caliente situación, sólo era una breve pausa. Los otros viejos, divertidos por todo lo que estaba pasando, decían burlonamente. –-Ja ja ja compadre, te salió respondona la palomita, jajajaja ya te cansó, si quieres te ayudamos ya estás viejo para estos trotes. Herido en su orgullo les contesto el degenerado don Pedro. –Están pendejos… ahorita van a ver que puedo con esta chamaca y otras que me pongan enfrente. La nena mientras tanto al ver que el viejo la tenía aprisionada con sus dos peludos y sudados brazos a cada lado de la mesa se dio vuelta dándole la espalda para que no viera que se sentía atrapada, craso error, y se quedó quieta, petrificada, apenas y respiraba, el miedo la tenía paralizada. El degenerado viejo sintió que la sangre le hervía de deseo y que nuevas fuerzas se reinyectaban en su seboso cuerpo al sentir lo cerca que estaba de la colegiala y ver las desprotegidas y tremendas nalgotas indefensas a sólo unos centímetros de él, sólo era cuestión de dar un muy cortito paso para sentir esas soberbias nalgotas en su tieso miembro, esa espectacular visión le dio renovadas fuerzas para continuar su ataque a la indefensa jovencita. Podía ver el viejo cómo esas voluptuosas nalgotas temblaban por el gran miedo que la nena sentía, ella tenia ambas manos en su cara y sollozaba quedadamente, estremeciéndose toda. El degenerado viejo veía con lujuria cómo la corta mini falda se levantaba por efecto del tremendo y respingado trasero de la adolescente, que muy apenas lograba cubrir, la verga la tenia como fierro por efecto de contemplar las suculentas curvas de la jovencita. Y pensaba el degenerado –¿cuándo yo tendría a una mujer así de buenota?, al menos por las buenas nunca. El viejo poco a poco recuperaba las fuerzas y al estar encorvado agarrado de la mesa con ambas manos, no le quitaba la vista al apetecible culazo de la nena. Eso lo hizo ponerse muy enardecido al tener la visión de esas pecaminosas carnes, donde se apreciaba claramente el pequeñito y sexy bikini que luchaba estirándose al máximo y que hacia resaltar aún más las duras y redondas nalgas. Don Pedro tenía la verga al rojo vivo y sentía que le latían los testículos por la excitación de tener esa maravillosa visión. -¡Qué culazo puta!, ahorita vas a sentir la verga de un macho caliente- dijo el abusivo viejo con voz carrasposa. La nena seguía de espaldas, arrinconada, sollozando, entonces el viejo se comenzó a incorporar y sin despegar la vista del tremendo culazo que tenía al frente, se comenzó a despojar del overol cayendo al piso, dejando al descubierto un repugnante calzoncillo que alguna vez fue blanco y que cubría las partes asquerosas de ese desagradable hombre. Se podía ver como el calzoncillo en la parte de enfrente la gran erección que tenía el degenerado viejo, parecía una carpa de circo, la tela del calzoncillo se podía apreciar claramente manchas de humedad, seguramente líquido preseminal que el muy degenerado había secretado al estar manoseando a la sabrosa colegiala y sentir sus deliciosas curvas y firmes carnes.

Sniff…..sniff….snifff…sollozaba la colegiala, con espasmos alternados, al imaginarse lo que vendría a continuación, sus intenciones de esos viejos eran claramente obvias, al haber recibido el primer ataque del viejo Pedro, al estar conciente de su situación sus finas manos que estaban en su hermoso rostro le comenzaron a temblar de miedo, los latidos de su corazón se aceleraron y su mente la ubicaba en una terrible realidad, no había salida , alejada totalmente de la gente en ese paraje solitario casi oscuro y perdido no había nadie que pudiera rescatarla de esos degenerados. Salvando la breve distancia que lo separaba de la jovencita y, sin poder esperar más el viejo, se abalanzó sobre ella apoyando su tremendamente erecto miembro en las redondas y duras nalgas de la jovencita. Al haberse despojado del grueso overol de mezclilla y quedarse en calzoncillo solamente, la percepción de las agradables sensaciones al pegarse al curvilíneo cuerpo de la deliciosa chica se multiplicaron al 300 por ciento para beneplácito del degenerado Sintiendo en su verga, al contacto con las nalgotas, una placentera sensación que lo invadió como nunca antes había sentido, de unas ricas y duras nalgas que de tan combadas las sentía como algo tremendamente desquiciante. Sus peladas y sucias manos le rodearon por el fino y breve talle que conformaban ese vientre plano casi perfecto, estrechándola hacia él y acariciando su suave abdomen, recorriéndolo, mientras el tieso miembro se hundía en el culazo de Evelin. Ella, al sentir que el viejo se le arrimó y le apoyo su palpitante verga, abrió los ojos como platos y dio un respingo por la sorpresa de la acción del abusivo viejo. –Aaaaahhh , ahhhhhhh deeeteengaaasee doon dooon Pee Peedroo, nooo ¿quéé haacee? suélteme. –-Ya no aguanto mamasota, me tienes calientísimo, ya no te resistas y disfrútalo. Ella bajó sus manos y las puso encima de las manos del viejo que, aparte de deleitarse con las redondas nalgas punteándolas y repellandole su erecto miembro, disfrutaba de la tersa y suave piel del sexy abdomen de la nena; la chica puso sus manos encima de las manos del viejo tratando de parar esas mórbidas caricias a su juvenil cuerpo, pero sus finas manos eran arrastradas por las calientes y rasposas manos del viejo que no dejaban de recorrer la fina y tersa piel de la chica, al mismo tiempo que su trasero recibía una y otra ves las estocadas del viejo. Decir que era una exquisitez, sería poco decir, era una cosa maravillosa, sentir ese fabuloso cuerpo ahí forzándolo contra su voluntad y abusando de ella. La claudia salía del baño público por fin y se dirigió adonde había quedado de verse con su amiga, al mismo tiempo que le llamaba desde su móvil para avisarle que ya iba hacia allá. –- Que raro, no me contesta, pensaba la escultural Claudia al mismo tiempo que deducía que por la música ella no oía su móvil y sin mas preocupaciones se dirigió hacia el toro mecánico. El viejo tenía tan gran erección que sentía que iba a romper el calzoncillo, su verga que estaba totalmente agitada, bramaba por entrar en esas exuberantes carnes. –-Nooooo noooo- musitaba Evelin con esa voz aniñada y tratando de apartarse contorsionando su culazo, en un desesperado intento de parar los embates del viejo, logrando sólo que al viejo lo calentara más todavía ese movimiento. Y poniendo su boca muy cerca de su oreja derecha de la chica le dijo. –-Aaahh mamasota,

te voy a culear, te voy a violar, te voy a llevar conmigo y nadie te encontrará, vas a ser mi mujer, perra calienta vergas, hasta que me harte de ti. La chica totalmente espantada por las palabras del viejo musitaba. –sniff sniff… por favor no …no por favor… p..oo..r…….fa……v…oo..rrr….nooooo, suplicaba angustiada. En medio de toda esta vorágine, la chica oía que su móvil sonaba una y otra vez y pensaba. –-Hay dios, seguramente es Clau, ha de estar preocupada por mi y yo sin poder escapar de estos viejos– eso le daba mucha tristeza porque ya se imaginaba siendo secuestrada por esos asquerosos viejos y siendo violada hasta que se hartaran y más tristeza le daba por su mamá que seguramente se moriría al no volver a saber de ella y se preguntaba por qué tenía que sufrir eso, por qué sufrir siempre de los abusos de los hombres. Don Pedro continuaba embistiendo implacablemente con su verga endurecida las firmes nalgotas de la chica, a la vez que le atacaba con su barbona boca el hombro casi desnudo de la nena, lamiéndoselo y recorriéndolo con su rasposa lengua hasta su cuello y su oído para enseguida regresar de nuevo a su desnudo hombro, en un ir y venir que llenaban de escalofríos y que exasperaban a la nena. –-Noooooooooooo…… paaaareeee……dooon ….Peeeedrooo. El viejo seguía deleitándose con la chamaca, sintiendo en su erecto miembro la desquiciante dureza y curvatura de ese juvenil culazo, al mismo tiempo que su apestosa boca no paraba de lamerle los casi desnudos hombros ya que la blusa que llevaba Evelin al ser casi un top y en los hombros sólo dos delgados tirantes, la dejaba toda desprotegida. Con una habilidad que sólo se da cuando la adrenalina de la calentura se inyecta en el cuerpo, usando su apestosa boca y la rasposa lengua, el viejo luchaba contra el elástico del delgado tirante de la blusita de la chica, buscando un resquicio por donde meter la lengua y así poder jalar el tirante por los hombros y deslizarlo por su brazo, con la intención de dejar desnudos los senos de la jovencita, cosa nada fácil ya que la blusa al ser elástica y muy pequeña se estiraba al máximo por las protuberancias de la niña y ambos tirantes estaban muy tensados. Esta labor hubiese sido no tan difícil si el viejo hubiese tenido su dentadura completa, ya que con los dientes hubiese tomado el elástico y con un movimiento de cabeza lo hubiese arrastrado al hombro para deslizarlo hacia abajo, pero así con la lengua era una labor complicada, pero eso al viejo no le importaba, él tenia paciencia, además de que sus fosas nasales eran inundadas continuamente con el exquisito aroma del perfume que emanaba del cuello de la nena. Mientras tanto las sucias manos, con la piel de las palmas horrorosamente descascaradas, continuaban su labor de acariciar ese abdomen plano con las manos de la chica encima arrastrándolas sin poderlas ella detener y por momentos la apretaba hacia él para sentir todavía más fuerte, en su tieso miembro, la punteada que le daba al sabroso culote de la chica. –-Dééjeemee… dééjeemee don Peedroo pareee aaaahhhhh…deténgase…aaaaahhhh–-Aaaaaaahhhhh…. Aaaaaaahhhh-gemía la colegiala en cada nuevo repellón que le daba la vergota del viejo, ya que sin ninguna consideración hacia movimientos salvajes con su cadera de atrás para adelante y la punteaba fuertemente, sintiendo y absorbiendo

el impacto las redondas nalgas de Evelin. El viejo cada ves mas desquiciado dirigió una de sus manos hacia arriba tratando de alcanzar los turgentes senos de la chica, ella muy angustiada al darse cuenta de sus intenciones, con sus dos manos las puso sobre la del viejo que subía haciendo fuerzas para detener la invasora, a sabiendas de que si esas manos llegaban a sus redondos senos y, peor aún, a sus hipersensibles pezones, todo acabaría para ella. La reacción de ella es lo que quería el lleno de mañas y degenerado viejo, quien con un movimiento rápido atrapó ambas manos de la nena por las muñecas reteniéndolas férreamente, con una mano el viejo tenía más fuerza que la fina y delicada Evelin, neutralizándole ambas manos, ante la impotencia de ella; todo esto lo calentaba más, y dirigió hacia abajo la mano que le quedó libre, el elástico de la mini de la chica no fue obstáculo, fácilmente se introdujo y, deslizándose, bajó un poco más ante el horror e impotencia de la chica. Muy pronto alcanzó el borde superior del pequeñísimo y sexy bikini de la encamable jovencita y lentamente metió la escamosa mano allanándolo ante la enorme desesperación de la nena. -Nooooooooo… deetééngaasee… paaareee… nooo…loo..haaagaa. Mientras tanto la boca del asqueroso viejo seguía luchando con el tirante que no cedía ni un ápice, haciendo muy complicado su intento de despojarla de su blusa a la nena. En eso el viejo sintió debajo de su boca algo de lo que no se había percatado, esto porque el sedoso y hermoso cabello de la nena lo tapaba, un botón de esos que se traban a presión en la parte de atrás de la blusa de la nena, unos 5 centímetros abajo del hombro en su espalda, dándose cuenta de que de ahí se trababa el tirante de la blusita de la chiquilla. Se dio entonces a la tarea de jalar con las encías afanosamente el botón que no resistió mucho los violentos jaloneos del desquiciado y caliente viejo. “Clik” se oyó y el tensado tirante izquierdo de la blusa, como si fuera una liga a la que se tensa y se suelta de golpe, salió disparado yendo a acabar sobre el seno semi descubierto de la jovencita. El viejo entonces se fue sobre el otro tirante y con la boca lo forzaba vigorosamente para destrabarlo, pero no cedía a pesar de que lo jalaba afanosamente, parecía que el botón se resistía a dejar a su dueña desnuda de la cintura para arriba. Mientras tanto allá abajo del ombligo de la nena se desarrollaba otro drama, los sudados y temblorosos dedos por la emoción del viejo, ya estaban adentro del bikini de la nena y moviéndose como si fuera una araña buscaban la entrada de su rajadita ante la enorme desesperación de la curvilínea jovencita, quien se meneaba angustiosamente tratando de evitar esa profanación, el viejo le seguía agarrando sus manos por las finas muñecas dejándola indefensa y la otra mano con todo el camino libre y con paciencia buscaba su clítoris. Ella sabia que si el viejo se apoderaba de su sensible y muy perceptivo clítoris entonces si, adiós voluntad propia y bienvenido gozo, placer y disfrute a manos llenas. «P-por favor… deténgase… se lo suplico…» imploraba desesperada la mamasota, pero el caliente viejo la ignoro, como si no escuchara sus ruegos. Mmmmmh… Por favor… no me toque… ahí… aaaah…» Contoneaba y culebreaba todo el cuerpo y hacia las nalgotas para atrás en un vano intento de evitar que esa arrugada mano cumpliera su

caliente misión. Todo ese contoneo de la voluptuosa anatomía de la colegiala enardecía aún más al viejo depravado, sintiendo cómo ese redondo culazo se le repellaba una y otra vez a su erecto miembro llenándolo de deleites y placenteras sensaciones. – Nooooo……nnooo..por… favor…nooo…Don…Peeedrooo…aaaaahhhhh. Ssshhhh..entrégate chiquita….se que lo deseas…entrégate…disfruta el placer que te daré, mamasota- le dijo y se fue de nuevo a seguir su labor de destrabar el botón de la blusa con la boca. Su mano notaba con mucho agrado cómo la zona de la entrepierna de la chiquilla estaba casi totalmente libre de pelos, apenas unos finos vellos percibía, sus dedos pronto encontraron la entrada de la intimidad de la chica y los más largos se metieron entre sus labios vaginales, la nena al sentirlos, junto sus piernas y atrapó a la invasora mano, en un último y desesperado acto de defensa, a la ves que suplicaba. Noooo…porr …faaavoorr ….aahh…paaareee….ahhhhh….alli..nooo Estaba realmente desesperada la encamable colegiala al ver lo inútil de sus esfuerzos, sabía que solo era cuestión de tiempo para que esa mano se apoderara de su intimidad. El viejo gozaba con toda esa resistencia de la nena, eso lo calentaba más al degenerado. El mañoso viejo le dio un mordisco en el cuello haciendo que la nena aflojara la presión que sus hermosas piernas le hacían a la mano. -Tu panochita esta húmeda y caliente zorrita, lo estás disfrutando puta– le decía al oído el viejo, a la par que sus dedos se apoderaban del muy sensible clítoris de la colegiala. Ella cerraba sus hermosos ojos verdes y se mordía los labios de lado, al sentir como ese magreo la comenzaba a enardecer incontrolablemente haciéndole perder la razón enloqueciéndola, el viejo alternaba los masajes al cada ves más hinchado clítoris con dedeadas a la conchita virgen, le metía los dedos hasta tocar la delicada membrana del himen de la chica, con cuidado para no romperlo, ese privilegio quería que fuera para su verga. La nena trataba de reprimir las cada ves más fuertes y agradables sensaciones que se apoderaban de ella cada segundo que pasaba, tratando de pensar en su mamá, en su casa, en su novio, etc., pero el viejo continuaba moviendo hábilmente sus dedos en su vagina, que estaba que ardía. Ella se sentía sola, abandonada y cada vez más exhausta por tanta lucha, su voluntad muy debilitada también y con pocas fuerzas para seguir resistiendo. “Clik” sonó el segundo botón del tirante de la blusa de la nena al destrabarse saliendo volando hasta el pecho de la colegiala, dejándole sus hermosos y redondos hombros desnudos. Ella ya casi sin fuerzas para luchar cada ves más débil por las dedeadas que le daban, sólo protestó muy quedadamente. -«Nooooo….déééjeeemee….suuuéélteemee…..- se oían los quejidos de la nena, ya que a pesar de estar en una situación nada agradable su curvilíneo cuerpo empezaba a reaccionar a las dedeadas del tipo en su vagina. –«Aaaaahhh!…aahhh!…aahhh!…noooooood…aahhh….gemía suplicante la mamazota . De-detengase…p-por ffavor…aahhhhggggg!…mmmmgghhhh!…aahhh!…d-diosss..exclamaba entre gemidos Las redondas tetas de la chiquilla luchaban por no quedar desnudas, estoicamente detenían la blusita que las cubrían casi casi, con los pezones resistiéndose a mostrarse a esos degenerados. El viejo acerco su

horrible, arrugado y barbón rostro al cuello de la jovencita posándose en su desnudo hombro, sintiendo ella su aliento que exhalaba fuego, llenándola de escalofríos que le transmitía el transpirado viejo. Ella al percibir la cara del viejo en su redondo hombro y sentir como le chupeteaba su sensible cuello y el lóbulo de oreja, instintivamente inclinó su cabeza de lado al mismo tiempo que cerraba sus ojos, dejándole al viejo a su disposición toda esa zona de su cuerpo; la boca y la tupida barba de éste recorrían todo esa exquisita piel que subyugaba al viejo, erizándole a la nena todo los vellos de su cuerpo, estremeciéndola; la jovencita le estaba cumpliendo al sexagenario sus fantasías mas morbosas. La inquieta boca que le lamía los hombros y la oreja, dejaba en su recorrido un camino de asquerosa saliva que resbalaba, por efecto de la gravedad, hacia los pechos y abdomen de la nena. El viejo se deleitaba con el dulce y agradable perfume que emanaba de la nena, inundándole las fosas nasales, disfrutando de ese rico aroma que lo sumergía en todo ese gozoso frenesí descontrolado, cuya fuente era la sabrosa chamaca y en lo único que pensaba era en que todo aquello durase eternamente. El viejo entonces pudo sentir cómo aflojaba la chica sus manos que tenía retenidas, soltándolas, cayendo ambos brazos pesadamente a cada lado de la nena, sin ningún signo de querer seguir oponiéndose a sus deseos. Tomando la blusa con la mano libre sin ninguna dificultad se la quitó, despojándola y dejándole las formidables tetas completamente desnudas, desde el hombro que chupeteaba tenia el viejo una vista espectacular de esos dos redondos melones al descubierto, sin nada que los ocultara. Completamente embelesado contemplaba esos espectaculares senos en toda su maravillosa desnudez, se erguían turgentes, redondos, macizos y provocadores; a pesar de su tamaño la gravedad no les afectaba, se manifestaban totalmente levantados, los pezones de un color oscuro, hinchados por toda la turbación y el magreo. Subían y bajaban las redondas tetas al compás de la agitada respiración de la chiquilla, parecían estar para ser mamados y estrujados por primera vez, era imposible no clavar inevitablemente la mirada en aquellos maravillosos melones., eran demasiado imponentes, demasiado soberbios para no babear por ellos. -Mamita rica….susurró, en el momento que su mano libre se apodero del turgente seno palpándolo primero como no creyendo lo que sus ojos veían para a continuación estrujarlo y recorrerlo por todo su contorno. Después con sus dedos coge el pezón hinchado y le comienza a dar un suave masaje a la delicada e hipersensible extremidad de la chica a la par que le decía al oído. -Qué buenas tetas tienes chamaca, vas a ver como me las voy a comer- y gruñendo como un animal salvaje, mete luego su lengua caliente y húmeda en la oreja de la colegiala, lamiéndosela como un poseído, llenándola de múltiples escalofríos que la turbaban enormemente, al mismo tiempo que le estrujaba una de las tremendas tetas y con la otra mano la seguía dedeando allá abajo sin tregua llenándola a la casi sin voluntad colegiala de múltiples estremecimientos e instintivamente arqueaba la espalda al sentir un placer infinito que salía de su interior. Ella siente que su corazón late a mil por hora, mientras entre sus piernas siente también el palpitar húmedo de su cosita, caliente como un volcán listo para

explotar. -Oohhhhhhhhhhhh oohhhhhhhhhhhhhhh aahhhhhhhhhhhhhhh -se oían los gemidos de la boca de la chica que trataba de reprimir, pero era imposible parar de gemir, era algo en lo que poco a poco ella perdía el control. El depravado le decía al oído. –Mamazota, vas a ver qué culeadas te voy a dar, te voy a volver una puta en la cama y me voy a llenar las bolsas de billetes contigo, diosa. Aquel lenguaje soez y vulgar la ponía más cachonda aún y subía el culote instintivamente para sentir aún más fuerte la vergota que la punteaba y empezó a contonear las caderas ya muy excitada, sentía que la sangre hirviendo le fluía como una corriente de aguas impetuosas. Cerraba sus hermosos ojos verdes pues el gusto por todo eso iba en aumento cada segundo que pasaba, los latidos de su corazón se aceleraban por momentos y su estrecha y virginal rajada se humedecía por ráfagas , ella tenia sentimientos encontrados por que quería que todo aquello acabase pero por otro lado deseaba que no tuviera fin. Literalmente el viejo tenía sus 5 sentidos totalmente enajenados y enardecidos por el placentero momento. La vista: sus ojos no paraban de deleitarse con los fabulosos senos de concurso y ver ese hermoso rostro de la chiquilla, excitándolo al saber que tenía esa preciosa jovencita en sus garras. Olfato: desde que comenzó todo el magreo su nariz no ha dejado de deleitarse con ese delicioso aroma que emana de ese cuerpo de infarto, un aroma a pulcra higiene, un aroma de un cuerpo joven fresco y en plenitud de desarrollo, un aroma a miedo y temor y un aroma de su delicado perfume original que sólo usaba en ocasiones especiales la nena. Tacto: este, ni se diga, es el que más se ha estado deleitando, sintiendo esa lozana y tersa piel joven, sintiendo el par de nalgotas de concurso de la chiquilla, sintiendo como se estremece su cuerpo en cada escalofrío que él hace que le de, sintiendo la humedad de su vagina, etc. Oído: su aparato auditivo se ha deleitado desde que la oyó hablar por primera vez con esa dulce y melodiosa voz de una niña ingenua e inocente, se ha deleitado cuando suplicaba que no le hiciera nada o que parara de los manoseos y también cuando de repente se le escapaba un gemido de placer. Gusto: este sentido ha sido el que menos ha entrado en acción, pero también tendrá buena participación para deleite del viejo, este sentido se ha deleitado al saborear la piel fresca y joven de la chiquilla al lengüetearle los hombros, el cuello y las orejas, gustando el delicioso sabor que irradia esa cuerpo joven y exuberante, ahí les cuento cuando pruebe los carnosos labios de la deliciosa boca de la nena o cuando mame y pruebe el sabor de los dos senos de la chica. –- Qué tetas mamasota son enormes y qué duras están…. decía el viejo babeándose al estrujarlas y masajearlas alternadamente. El abusivo y pervertido de don pedro sentía como la deliciosa colegiala vibraba y se estremecía por todo lo que le hacia, percibiendo como a cada segundo que pasaba la jovencita oponía menos resistencia a sus abusivas acometidas. Ppor favor…. de-déjeme…por favor Don pedro….aaaaaaaahhhhhhh. Mamasota… eres la perra… mas rica de este mundo, te voy a meter la verga zorra calienta machos. Enseguida los intrusos y experimentados dedos en estas lides del degenerado entreabrían los labios vaginales de la adolescente buscando afanosamente el delicado botón de su sensible

clítoris y al encontrarlo recomenzar a frotarlo, ocasionando que la encamable jovencita se contorsionara y en su cara se dibujara un rictus de placer. Aaaaaaahhhhh…p-pooorr…ffaaaaaaaaa….vvoooorrr… paaarreee..aaaahhh El viejo sentía claramente como arqueaba su cuerpo por instinto la escultural jovencita y como esas carnosas y deliciosas nalgas se le re pegaba aun mas para enorme gozo de su endurecido miembro que yacía visible bajo el elástico del calzoncillo, el vejete se había sacado la erecta verga por sobre el elástico del asqueroso calzoncillo y se internaba bajo la mini de la chica para su morboso placer. Basss…taaa, porrr faaa…vooor…suplicaba la mamasota entre jadeos Las muy experimentadas manos y boca del viejo estaban terminando con los últimos reductos de resistencia de la colegiala, toda esa estimulación al mismo tiempo la estaban acabando. La mano derecha del vejete totalmente apoderada de su clítoris dándole un masaje que estimulaba muy placenteramente al ya duro cartílago, la mano izquierda estrujaba ambos senos alternadamente y por momentos con las yemas de los dedos le daba un suave masaje a los durísimos pezones y la barbuda y sin dientes boca y lengua recorrían afanosamente todo el cuello y los desnudos hombros de la rica jovencita y por momentos se apoderaba del lóbulo de la oreja de la chica dándole suaves mordiscos , ella ladeaba su cabeza para permitirle al viejo mas facilidad en su labor. Todo eso la estaba matando de placer a la escultural jovencita, ella apoyaba sus suaves y delicadas manos sobre los peludos y sudados brazos del vejete a la altura de su muñeca de el, pero no para detener las acometidas del lujurioso viejo, si no que cerraba sus finas manos y le daba suaves apretones a esas sucias manos que le daban degeneradas caricias. Su resistencia física estaba totalmente vencida, solo por momentos entre gemidos pronunciaba algunas palabras de que el vejete parara todo ese abuso a su escultural cuerpo. Dedejeemee….aaahhhhhhh….poooor…favor…..don….peeedrrooo…se oía de su boca muy débil solo como un susurro. -Que tiernecita estas putita, te voy a meter la verga por todos tus huecos puta, vas a gritar de placer mamasota te voy hacer mujer. Esa golosa boca en su cuello, la mano en su vagina y la otra apretando su seno estaban desquiciando de placer a la nena que, involuntariamente, empezaba a gozar de aquello, su mente sabía que debía resistir pero su cuerpo decía lo contrario. La respiración de la chica era cada vez mas profunda, presa de todo ese magreo que la llenaba de oleadas placenteras cada ves más fuertes; los escalofríos que recorrían todo su cuerpo hacían que los finos vellos de su piel estuvieran permanentemente erizados. La colegiala sentía que su cuerpo empezaba a encenderse incontrolablemente, el fogoso temperamento de su cuerpo le ganaba la batalla a su mente que trataba de reprimir esas sensaciones, no tenia como resistir todos esos estímulos, era demasiado. El viejo la sentía vibrar, estremecerse por todo el magreo del que era objeto por el desgraciado y aprovechado vejete, ella con los ojos entre cerrados sentía que ya no podía luchar mas, su cuerpo la había vencido. La jovencita no cesaba de retorcerse pero ya no tanto por oponerse al abuso del viejo, sino porque sentía en su cuerpo un delicioso hormigueo desde su panochita, que

se extendía por toda su curvilínea anatomía, haciéndola estremecerse, llenándola de un tremendo placer y gozo; dejando de luchar, se abandonó totalmente a los lujuriosos deseos del viejo. Evelin comenzó a gemir de placer, ya entregada al viejo para su asquerosa satisfacción. –-Ahhh ahhh ahhh ahhhhhh asii asiii oohh oohhhhhhhhhhhhhh. Al viejo, al darse cuenta su reacción, se le dibujó una siniestra sonrisa en los labios imaginándose ya saciando sus mas bajos instintos en su jugoso y suculento cuerpo que para esos momentos ya estaba a punto…listo para ser poseído a la par que pensaba. –- Je je je…este arroz ya se coció, le voy a dar una culeada a esta chamaca que no lo olvidará nunca… je je je je. La chiquilla no cesaba de jadear, ya sin ningún recato, dejando escapar todo ese fuego que trataba de contener y que le quemaba por dentro de su cuerpo, ella sentía cómo todo eso era mucho más que cuando se masturbaba en la soledad de su recámara; sentir las manos que la acariciaban, la estrujaban, la dedeaban; sentir esa apestosa boca cómo le chupeteaba el cuello y las orejas, llenándola de sensaciones agradables; sentir el erecto miembro del viejo cómo le punteaba sus nalgotas, excitándola; sentir ese miembro que estaba como fierro y saber que era por ella y sobre todo oler el sudor del viejo, oler ese aroma a hombre, a macho caliente…. todo eso la enardecía, no tenia comparación; de cuando se masturbaba sola, esto era definitivamente mucho más. –-Oohhhhhhhhhhhh……aahhhhhhhhhhhh…….diiioooos….. mmm,uhmm. El viejo sentía la mano con que la dedeaba, totalmente empapada de los flujos de la chiquilla y le decía al oído: –-Esta panochita tiene dueño de ahora en adelante zorra. –- Oooohhhhhhh…si, siiiiii……don …….Pe..Pee…Peeedroo,… Uussteeed …es …su…su duuuueeeñoo…., al mismo tiempo que hacía para atrás sus nalgotas para sentir mas fuerte las punteadas que le daba el viejo. El hermoso rostro de la jovencita tenía esos bellos ojos verdes entre cerrados por las oleadas de placer que le llegaban en forma constante una detrás de otra y que le nublaban la razón, los húmedos labios abiertos gimiendo y jadeando, presa ya su voluntad del deseo y las placenteras sensaciones que le daba el sátiro viejo, ya no le importaba nada, tan solo saciar esa incontrolable calentura casi anormal que la invadía en toda su escultural anatomía y que la llevaban a actuar como la mas puta de las putas. Ver esa escultural y hermosa adolescente, ingenua y casi inocente gimiendo sonoramente de placer, le inspiraba un morbo de estratosfera al viejo de don pedro, los minutos siguieron en intensos chupeteos,caricias, manoseadas y dedeadas aquel exquisito y delicioso cuerpo de la colegiala. –-Qué culo más rico tienes mamasota!! y estas chichotas están hechas para darme placer, puta barata, zorra!!. –Esos insultos prendían más a la deliciosa adolescente , llenándola de sensaciones indescriptibles, le excitaba sentirse humillada y en manos de ese sátiro, sentía cómo la erecta verga del viejo palpitaba en sus nalgotas como si tuviera vida propia, ella se sentía esclava, emputecida y ese sentimiento la hacía vibrar. El depravado le susurraba roncamente al oído al percibir en sus 5 sentidos cómo se estremecía la escultural jovencita. –-¿Ya ves cómo te gusta nena?…todas son unas putas baratas, primero no quieren y después aflojan solitas… te voy a culear mamasota ¿quieres que te meta

la verga? Cómo la prendía oír al vejete con ese lenguaje soez y vulgar cerca de su oído; cómo la calentaba esa sensación de estar indefensa, sin salida en manos de ese caliente vejete. –-Ahhhhhhhhhhhh…… siiii…..don..Peedroo…..métamela…..hágame su mujer. Estaba irreconocible Evelin, ¿dónde había quedado aquella jovencita bien portada, limpia, de buenos sentimientos, nada vulgar y que detestaba todo lo pornográfico?, en otras circunstancias jamás hubiese dicho eso Evelin, pero en esos momentos el deseo, la calentura, la lujuria la tenían completamente dominada. El viejo entonces le dio vuelta quedando de frente a ella y veía embelesado a la hermosa jovencita ya totalmente entregada a sus mas depravados y sádicos deseos, los ojos del degenerado viejo le brillaban con siniestra maldad al imaginarse ya culeándose a ese tremendo bombón de jovencita. Ella entre su tremenda excitación veía el rostro de don Pedro transformado a como lo había visto la primera vez esa misma noche, tenia cambiado el rostro en una siniestra mueca de lujuria, los ojos rojos por el deseo, las venas de sus sienes se habían hecho visibles por la excitación, de la boca caía un hilo de asquerosa baba que se perdía entre la maraña de esa tupida barba , todo esto sumado a lo arrugado de su piel, a lo antihigiénico , sucio y sudado de su aspecto , si la nena no hubiese estado tan excitada por el viejo seguramente se hubiese desmayado de ver este adefesio de la naturaleza Ella tenia los parpados de sus ojos semi cerrados por la excitación, el horrible viejo bajo la vista, y se recreaba mirando los redondos senos desnudos de la nena, perfectamente formados, turgentes, que se alzaban majestuosos moviéndose agitadamente con el ritmo de su respiración; sus hinchados pezones estaban rodeados por una rica aureola de carne; la vista de esos tremendos melones era soberbia. El viejo no pudo evitar tomarse unos instantes contemplando la visión de esta diosa, con esos tersos melones de carne que se erguían majestuosos y que subían y bajaban al ritmo de la agitada respiración y cubiertos de un ligero sudor que los hace brillar, los ojos del degenerado se le salían contemplando esos tremendos melones. Ella tenía su hermoso rostro expectante por el siguiente paso que daría el viejo degenerado, a la vez que se ruborizó al ser conciente de que estaba totalmente desnudada de la cintura para arriba y ante la libidinosa mirada de un caliente vejete. Entonces el vejete dijo. –-Mamasota estás muy buena de verdad, qué par de tetas grandes y divinas, verás que culeada te voy a echar, vas a ver las estrellas, bomboncito Entonces el vejete volvió su atención a los carnosos y húmedos labios de la chiquilla, quedando cautivado y recordando que no los había probado aún, es más, nunca había probado los labios de una jovencita tan hermosa y se lleno de ansias de poseer esos tentadores labios. Ella estaba expectante sentía una rara mezcla de miedo, ansiedad y real excitación Ella se dio cuenta de sus intenciones al verlo venir sobre su carnosa boca, el horrible rostro arrugado y barbón del vejete y totalmente dócil y entregada se dispuso a recibir esa apestosa boca sin dientes en sus finos y delicados labios. Ella abrió su boca dispuesta a que el viejo gozara sus labios. Al mismo tiempo el viejo la estrechaba por la cintura atrayéndola hacia sí, haciéndole sentir sin miramientos el duro bulto que tenía formado en la

entrepierna. –-Aaaahhhhhhh mamazota…., y le dio un beso espantosamente asqueroso; fundiéndose los dos en un fogoso beso, el viejo mancillando esos jugosos y frescos labios de la jovencita, introducía su lengua infestada de alcohol, en esa boca tan fina y delicada, avasallándola ella podía sentir en sus papilas gustativas los repugnantes ácidos y gases de la cerveza y el tabaco que el viejo le pasaba en ese asqueroso aliento putrefacto, ella ya no oponía resistencia alguna y toda mansa se dejaba hacer. La invasora y larga lengua del vejete le exploraba hasta la garganta y ella respondía a ese asqueroso beso con verdadera pasión, sentía como esa lengua apestosa se movía con agilidad y destreza en su boca y ella quería sentirla recorriendo todo su escultural cuerpo; ese viejo fácilmente podría ser su abuelo, pero que en esos momentos sólo deseaba que fuera su macho, ella suspiraba disfrutando como la abusaba el viejo y lo abrazaba por los hombros derritiéndose como mantequilla por el caliente beso. El vejete disfrutaba esa deliciosa boca de donde emanaba un aliento calido, limpio y muy rico, su lengua le recorría todos sus perfectos dientes explorándoselos, ella sentía que esa tupida barba le puyaba los labios, pero eso no le importaba, lo que quería era saciar ese fuego que la estaba consumiendo en su cuerpo y no le importaba que fuera con ese repugnante viejo. Ella en lugar de rechazar al asqueroso vejete alzo sus manos desde los hombros del viejo e instintivamente las dirigió a la parte posterior de la cabeza del viejo, introduciendo sus dedos en la maraña de canosos cabellos empezándole a dar un suave y delicioso masaje con las yemas de los dedos para deleite del viejo, lo que confirmaba que ella sí estaba disfrutando el momento sexual. Sus bocas parecían una sola las lenguas se fundieron en una sola, sus flujos salivales se mezclaban…segregando aún más y era tal la cantidad que esta escurría como hilillos por entre las comisuras de las dos cavidades bucales El viejo la besaba apasionadamente con su lengua enredada en la de ella intercambiando sus flujos salivales… y ella gimiendo…exhalando suspiros cargados de erotismo…de deseo carnal! , y el enardecido por el placer que le daba esa deliciosa chiquilla, a la par que sus manos bajaron a las juveniles nalgotas de la nena e, introduciéndose bajo la mini, las acariciaba y las estrujaba; podía sentir claramente como esas nalgotas se contraían rítmicamente por el movimiento de pelvis de la chica hacia delante y hacia atrás como si estuviera cogiendo. Gozaba el escultural trasero de la colegiala que estaba totalmente entregada, las arrugadas manos recorrían las tersas y muy suaves piernotas y el culo de la excitada chiquilla, quien mansamente se dejaba manosear; la verga del viejo estaba apunto de estallar y palpitaba deseando penetrar ese culazo de infarto. El viejo le jaló la minifalda hacia abajo con la colaboración de ella que alzaba las piernas para que la mini saliera sin dificultad, despojándola y quedando la nena solamente en su sexy bikini y sus botas a la rodilla; dejando a la vista de cualquiera que pasara sus bragas negras cubríendo la redondez de sus nalgas, mismas que mordían parte de la tela, y la hermosura de sus bien torneadas piernas. El viejo continúo acariciando y estrujando aquellas redondas y hermosas nalgas carnudas de piel suave. –Vaya culo que tienes puta, te voy a meter la verga zorra, le decía a la par

que la dedeaba en su agujero posterior metiéndole el dedo pulgar una y otra vez y luego dos dedos los introducía y los movía en círculos tratando de dilatar su cerrado ano. Ella cerraba los ojos, abandonándose a todo lo que el degenerado viejo le quisiera hacer, era presa de sus deseos y de su fogoso cuerpo estaba tan sensible a todo ese magreo que una sola mano en cualquier parte de su cuerpo del vejete, le bastaba para hacerla temblar de deseo. De pronto el viejo dejando de besarla dirigió su ansiosa boca al desprotegido cuello de ella que seguía aferrada a la cabeza del vejete dándole un dulce y suave masaje a la parte posterior de su cabeza. Ella al sentir hacia donde se dirigía sintió que casi se desmayaba imaginándose ya el placer que le daría esa barbona boca cuando le mamara sus desnudos senos, sentía que su corazón iba a doscientos por hora. El viejo subiendo las manos las dirigió a los redondos senos de la nena a la par que le besaba y le succionaba el cuello, le comenzó a masajear las tetas estrujándolas, sintiendo el viejo el pezón durísimo al tacto con sus dedos, ella sé estremeció al sentir la atrevida caricia y suspiraba muy agitada. Por momentos el caliente vejete muerde suavemente el cuello de la chica haciéndola sobresaltarse y ella hundía mas sus dedos en los canosos cabellos del vejete, atrayéndolo hacia su corazón que el viejo noto que le latía fuertemente. Don Pedro se regodeaba con los pechos de la chica los apretaba, masajeaba, estrujaba a su gusto y como el quería los duros senos de la colegiala alternando los estrujamientos con masajes a los dos hinchadísimos pezones de la chiquilla a sabiendas el lleno de mañas viejo lo sensible que son las mujeres en esa parte de su cuerpo los frotaba tan hábilmente que ella se arqueo un poco, producto del placer que le daba ese viejo. Las succiones a su fino cuello y los masajes a sus sensibles pezones la estaban matando de placer, el asqueroso viejo había logrado despertar su fogoso temperamento. –-aahhhhhhhhhhhhhh… ahiiiiii…siiiiii…uffff……. uffff …aahhhhhhh. La boca del viejo dejaba escapar su ardiente aliento sobre su cuello, su boca que le chupeteaba el cuello era como brazas de fuego. Entonces el viejo bajó más su arrugada cara dirigiéndola a los desprotegidos pechos de la chiquilla y, sin dejar de estrujarlos, abrió ampliamente su barbuda boca y atrapó el pezón en conjunto con la aureola, empezándole a dar una gran succión con esa boca sin dientes; ella sentía el calor atroz que emanaba de esa boca y cómo la lengua se deslizaba hábilmente sobre la inmensa sensibilidad de su pezón. La deliciosa jovencita sintió claramente como un intenso y tremendo cosquilleo nacía en su panochita y empezó a subir por todo su cuerpo, expandiéndose rápidamente; sentía que la sangre le recomenzaba a hervir y arqueando la espalda al máximo, gemía llena de estremecedoras sensaciones que le daba la mamadota del viejo en sus senos. –- Mmmmm,,aaahhhhh, aaahhh… diosss, diossss, dioosssss, qué ricoooo se sienteeeeee!!. El viejo se daba el banquete de su vida con los juveniles senos de la chiquilla, mamaba muy hambriento los muy sensibles pechos de la jovencita y repegaba su empalmado miembro en la entrepierna de la nena. –- Hmmmmm qué delicia de chichotas tienes condenada escuincla. Evelin estaba en éxtasis, casi sin poder emitir palabras coherentes, por la excitación, todo lo que salía de su boca eran deliciosos

gemidos que eran agradables al oido del abusador vejete. –Oohhhhhhhhhhhhhh…oohhhhhhhhhhhhhhhh….qué riiiiiccooooooo!!!; intensos escalofríos recorrían la suave piel de la nena, una y otra vez el vejete mamaba desesperadamente los pezones mientras ella se retorcía de placer y se aferraba a la cabeza del viejo, apretándola contra su pechos La nena casi desfallecía por las sensaciones tan intensas que la empezaban a enloquecer, esa boca sin dientes en sus pezones la mataba de placer, el sentir como le atrapaba esa chimuela boca con sólo sus encías su pezón y junto con la rasposa lengua, le daba un placer nuca antes experimentado. Ella explotaba en fuertes gemidos de placer, no podía controlarse, todo era demasiado para la chica; intensos escalofríos recorrían la suave piel, el viejo, fuera de sí, también le mamaba golosamente los senos, los mordía, los estrujaba, ante la complacencia de ella que tenia su cabeza echada hacia atrás y la espalda arqueada al máximo, totalmente entregada. –Aahhh…ahhh…dooon…Peeeedrooo… asíii…asíiiiiii…uyyyyyyy, con el semblante totalmente descompuesto por la excitación. El viejo sumergía su asquerosa cara entre los mamables pechos de la jovencita embarrándosela con su propia saliva y el sudor de ella que yacía en toda la superficie de esos dos incomparables globos de carne. El viejo ya muy caliente con los gemidos de la jovencita mamaba con mucho sadismo los senos de la nena, haciéndola gemir cada vez más fuerte y estremeciéndola toda. Ohhhhhhhh…diossssssss…..paaapiiii…..El desquiciante cosquilleo que le recorría la panocha la enloquecía haciéndola perder toda ecuanimidad; a estas alturas su virginal panochita palpitaba fuertemente como si el corazón se le hubiera estacionado allá abajo. El viejo no dejaba de chuparle y llenarle de saliva los pechos y le decía. –-¿te gusta puta?..Ahora vas a sentir lo que es culear, te voy a meter la verga. –- Sssiii.sssii…ssiii….-gemía, indefensa, la chiquilla. Mamaba sin tregua esas increíbles tetas como un niño hambriento, matándola de placer a la colegiala haciendo que le brotaran lágrimas abundantemente de sus bellos ojos verdes por tanto placer que le daba ese horrible viejo, ella sentía que por momentos le flaqueaban sus potentes piernas por el implacable ataque del viejo a su tan deseado cuerpo A continuación el vejete la recargó en la pesada meza de madera y dándole la vuelta la dejo a espaldas de el y tomó el bikini de la chiquilla y, agarrando el elástico, lentamente comenzó a bajarlo sin recibir ningún tipo de resistencia, dejándola completamente desnuda, sólo conservaba la chiquilla sus botas como única vestimenta. Ella era como un títere en manos del lujurioso viejo quien podía hacer con ella lo que le diera su regalada gana; el viejo veía las redondas nalgotas de la jovencita que estaba a punto de culear y se relamía los labios al saber que le esperaba un inmenso placer. Así detrás de ella el viejo la empujo suavemente sobre la meza, dejando a la jovencita de la cintura para arriba sobre la superficie de la misma con sus redondas tetas aplastadas por su mismo peso de ella, quedando la muchacha en forma de una L. La vista era impresionante de esas rotundas y majestuosas nalgas redondas alzadas, pecaminosamente desafiantes y en la plenitud de sus 18 años, el viejo no podía abstraerse de mirar ese carnoso y erguido par de nalgotas que, con las piernas

completamente derechas sin flexionar, engrandecían más ese gran culo. El viejo con cara de sádico agarro su tieso miembro de respetables dimensiones, como de unos 20 centímetros de larga, gruesa en su circunferencia, llena de venas palpitantes y la empeso a tallar contra esas nalgas de concurso. Continuara. EVELIN POR APOCRIFA 03/05/2011 EVELIN 10 Mientras la pobre Evelin era víctima de don Pedro quien agradecía a todos los dioses por tener a su disposición presa de la excitación y ya completamente entregada a tan exuberante belleza, la espectacular Claudia llamaba enfadada al celular de la nena sin saber por lo que estaba pasando en esos momentos su escultural amiga, pensaba tal vez que por el tremendo ruido de la feria no escuchaba el celular. Pero tampoco la divisaba por donde habían quedado encontrarse, maldecía pensando en donde se habría metido y el tiempo de diversión que se desperdiciaba, ya que las intenciones de Claudia eran las de conocer algunos chavos con dinero, los cuales les cumplieran todos los caprichos que ellas quisieran y si se diese la oportunidad despabilar a Evelin de su mojigatería con algún agarre eventual. –- pinche Evelin, donde te has metido, decía Claudia mientras insistía con el celular que ahora se encontraba apagado (eso porque el hábil de Don Pedro lo apago para que no interrumpiese sus sádicos planes), mientras que a unos cuantos metros de distancia el profesor Tulio y el cojo Juan ya se encontraban frente al toro mecánico. –maldita sea Juan ni rastros de esa bendita chamaca, decía algo contrariado el maestro Tulio. –-si pues, yo creo que mejor nos olvidamos de ella maestro, decía el cojo Juan ya resignado a no encontrarla. –-Carajo fuiste un idiota Juan porque no te acercaste a platicar con ella, le reclamaba injustamente el maestro Tulio al ya cansado cojo. –-si claro, como si esa chamaca me hablaría después de lo que le hice…. el cojo Juan seguía recibiendo reclamos impotentes e injustos por parte del maestro Tulio quien solo lo hacía para desquitarse la rabia que lo invadía, cuando en un determinado momento el cojo Juan pudo divisar a Claudia a unos cuantos metros con el celular en la oreja. Observaba totalmente embelesado a la también escultural Claudia como su escotado vestido negro era zarandeado por el fresco viento dejando ver sus hermosas piernas hasta casi llegar al comienzo de esas duras nalgas que se manejaba, junto a sus ondulados y rubios cabellos que también eran sacudidos y que la hacían ver más sensual a la atrevida chiquilla. El cojo Juan la deseaba por ser esta una chica de libertina sensualidad y mas lo que el maestro Tulio le conto sobre ella ya la tenía entre ceja y ceja por encamarse a esta diabólica tentación, el maestro Tulio al ver que este no le prestaba atención y se encontraba con una expresión en su rostro casi enfermizamente estúpida le replico: –-que

carajos te pasa Juan, que vistes…… el cojo Juan gratamente sorprendido le señalo a Claudia prácticamente babeando y tartamudeando. –-ma ma maestro Tulio mire quien está allí, el viejo del Tulio volteo y vio a la guapa y esa noche en especial muy espectacular Claudia y se le dibujo una sonrisa perversa en su desagradable rostro, y le dijo al cojo. –- Eh pues Órale, ya que no encontré a la condenada Evelin, me desfogo con esta pinche putita……… El cojo Juan se sintió amenazado por querer ser el mismo quien quería follarse a Claudia y desesperadamente se puso a pensar cómo podría competir con el maestro Tulio quien al lado de él y sin ser la gran cosa no veía posibilidades de ganarse el interés de la sensual Claudia. Maldecía su suerte al no poder compararse al maestro, que por más de ser un hombre maduro y sin encanto y más bien desagradable, sabía que este se manejaba una labia con las mujeres que casi siempre le funcionaba y para colmo era maestro y ocupaba un cargo importante que lo beneficiaba, en fin en una balanza el maestro Tulio pesaba más. –-vamos Juan, acerquémonos a ella, los dos se dirigieron hacia Claudia quien no se percataba que a su atrás se acercaban estos dos pervertidos. El cojo Juan caminaba junto a él ya resignado a ser relegado por el desesperado maestro a quien se le salían los ojos y se le caía la baba ya por follarse a Claudia, aunque muy dentro de el aun pensaba en la despampanante Evelin, pero en ese momento lo único que quería era ya vaciar toda la leche que su miembro retenía. Antes de seguir ustedes lectores se preguntaran que pasaba con Evelin pero esta parte es paralela a lo que le pasaba, así que si se esperan un momento y ya lo sabrán. Los dos libidinosos viejos ya se encontraban detrás de Claudia y fue el maestro Tulio quien la sorprende con un abrupto saludo, la sorprendida Claudia nota quienes son los repentinos conocidos que la saludan. Aunque Claudia solo observo al maestro Tulio y no al cojo Juan quien se relamía al ver el exquisito manjar que representaba la colegiala para él y que ya daba por perdido. El profesor Tulio casi se desmaya de felicidad al escuchar de los labios de Claudia que se encontraba en dicha feria con Evelin a la cual buscaba y que no contestaba el celular, los dos viejos se miraron a los ojos pensando igualmente que ellos también la buscaban sin éxito. Al cojo Juan le renacieron la esperanzas por comerse a la sabrosa chiquilla, ya se imaginaba en algún motel junto al maestro Tulio cogiéndose a Claudia mientras el maestro Tulio le daba lo suyo a Evelin claro que después de que las chicas se tomaran unos tragos ya que era consciente de que así por así no se realizarían tales acontecimientos, no despertaba de su alucinado sueño cuando escucho a Claudia. –-ahí maestro Tulio estoy preocupada por mi amiga, le decía ya muy tensa y con miedo de que le haya pasado algo malo. –-no te preocupes corazón, te ayudaremos a encontrarla, le dijo casi amigablemente el cojo Juan quien la miraba de pies a cabeza con unas ansias de los mil demonios. Solo en ese momento fue que Claudia observo al cojo Juan regalándole una forzada sonrisa de gratitud. –-si Claudia la encontraremos a como dé lugar. La animo el maestro Tulio a quien le renacieron los ánimos por encamarse esa misma noche a la escultural Evelin. Claudia se sintió más tranquila al tener a estos dos ayudándola en la búsqueda de su amiga pero sin saber de las

intenciones que estos tenían para con ellas. Pero ella no era ninguna víctima, más bien al tener frente al maestro Tulio recordó que iba mal en tres materias y que mejor oportunidad que arreglar esos detalles con el viejo verde de Tulio. No sería la primera vez que lo hiciera y aunque el maestro Tulio no era una persona de lo más atractiva si se manejaba una buena herramienta de las que ella consideraba aceptables en su estándar sexual además de lo bien que la paso con ese viejo aprovechado; y una vez que encontraran a Evelin se irían a tomar unas copas pero pensaba a su vez que el cojo Juan no era el acompañante adecuado para su compañera. Verlo todo descuidado, sucio, con esa cojera y con la fama que tenía en la escuela de acosar a las colegialas su amiga Evelin jamás en la vida se limitaría con siquiera sonreírle, claro ella no sabía que la escultural nena ya había sido víctima de este sádico sujeto quien aprovechándose de un chantaje había dado rienda suelta a sus depravados deseos. Pero de algún modo la convencería, no a tener que acostarse con él, pero al menos soportar su presencia hasta que ella llegue a un acuerdo con el maestro Tulio. Estaba decidida a seguir con el plan, no tenía planeado esforzarse por aprobarlos estudiando ya que aquello le quitaba tiempo para su libertina vida de diversión. Así que tenían que ponerse primero de acuerdo en encontrar a Evelin. –-Maestro ayúdenme a encontrar a mi amiga por favor y después nos tomamos unas copas los cuatro…. La astuta Claudia quería a toda costa salvar esos cursos y no le importaba siquiera el estar con estos dos desagradables sujetos. Mientras que a estos dos pervertidos les brillaron los ojos de la emoción, el cojo Juan se sentía sorprendido al ver que no le molestaba su presencia a Claudia pero si pensaba cual sería la reacción de Evelin al verlo después de lo que le hizo, pero al fin y al cabo le importaba mas Claudia ya que Evelin iba ser problema del maestro Tulio. Entonces los tres se dispusieron a acordar como buscar a Evelin. Mientras tanto a unos considerables metros de ellos en aquella penumbrosa oscuridad solo alumbrada por la tenue luz de las estrellas se encontraba Evelin sintiendo ya en sus durísimas nalgas la gruesa excitación del miembro del sádico viejo. Don Pedro no podía creer la caliente situación que le pasaba al tener a una nena con una belleza que casi rozaba la perfección ya entregada a sus más bajos instintos, notaba el contraste de su cobriza piel al lado de la suave y clara piel de Evelin, no decidía por donde penetrar a la escultural chamaca, si por esa virgen y jugosa panochita o por su tentador y atractivo agujero posterior. –-aahhh mamazota por donde lo quieres por tu panochita o por tu culito, esto último le dijo metiendo uno de sus callosos dedos por el recto de Evelin. –-aahhh ahhh siiiii hummmm ahhhh, fueron la respuesta para el sádico viejo de que primero le daría por el ano, después seria suya la virgen panocha de la nena porque no tenía pensado dejarla ir, quería que sea suya para siempre y vivir de ella ofreciéndola como una prostituta de lujo. Pero esa labor no sería en ese lugar, tendría que llevársela a su remolque para desvirgarla, solo quería demostrar a sus viejos colegas como se follaba el culo de tan bella adolescente. –-muy bien putita, le daremos a tu culo lo que pide, ahora sabrás lo que es culear de verdad. El viejo de Don Pedro se agacho para lubricar el ya ansioso ano de la nena quien empezó a

sucumbir mas al sentir la rasposa lengua del viejo tratar de penetrar su delicioso ano, todo esto acompañado de los jugos que de su vagina chorreaban y que el viejo usaba para dilatar ese estrecho canal rectal, era uno de los mejores besos negros que podía sentir, ni comparado con el del cojo Juan o el viejo Lucas. La nena meneaba su redondo trasero disfrutando de tan salvaje comida de ano que le daba el viejo, no existía nada para ella, estaba perdida en un universo paralelo donde solo existía el placer desenfrenado, no recordaba ni como había llegado allí. Su cariñosa madre, su tierno abuelito y su querido novio no eran ni minúsculos recuerdos para ella, se sentía adormecida, como drogada casi al borde ni de recordar su nombre, había sido un día de mucha excitación para ella, desde los cholos pandilleros que le metieron mano en las filas de la feria unas horas antes ya tenía toda esa calentura en estado de erupción. Los otros viejos miraban embelesados como su sádico colega disfrutaba ya sin necesidad de forzarla a tan escultural adolescente pero uno de ellos Valdez quizás el más joven de todos esos viejos miraba con ojos envidiosos ya con ganas también de disfrutar de la sesión erótica que se manifestaba ante ellos. –- muy bien mamazota prepárate para bramar como una yegua, el asqueroso viejo ahora si se disponía penetrar el ya dilatado ano de la colegiala, sus 20 centímetros de verga ya querían entrar dentro del ano de Evelin, la cabeza de su grueso y venoso mástil ya se encontraba en la entrada del recto de la nena. –-la quieres ya putita, la quieres adentro puta, el viejo la levanto de la mesa de madera sujetándola de esos enormes globos que tenia por tetas, sobándolas salvajemente a la vez que le besaba el sensible cuello de la pobre nena logrando acrecentar al máximo su excitación. Era el momento que la nena tanto esperaba aun que su conciencia le decía que no, porque aunque deseaba escapar de ese lugar tambien ansiaba ya sentir dentro de ella esa verga que aún no había visto pero podía sentir en sus nalgas de ensueño. Se sentía confundida pero su calentura la tranquilizaba a entregarse a ese inmenso placer que el vejete le brindaba. –-Dime si la quieres en tu culo ya puta …… le replico Don Pedro después de propinarle dos sonoras nalgadas que deleitaron aun mas a la nena. –-ahhh siii siii don Pedro, ahhh la quiero yaaa mmm, contesto presa de la excitación que le provocaba el repulsivo vejete. Don Pedro al escuchar complaciente y deseosa a la nena casi de inmediato le metió toda su grueso miembro por el palpitante ano de la nena causándole una sensación de dolor y placer mesclados que termino por activar todo el deseo carnal que la colegiala contenía. –-AAAhhhhhh AUUUhhhh HUMMMM aaaUUUhhh, fuel el grito de Evelin al sentir la verga de don Pedro abrirse paso por su dilatado ano, a pesar del dolor inicial que le provoco se le vino a la mente como gozo después, como aquella vez que el cojo Juan la penetro y como sucumbió al placer de la cogida que le dio ese degenerado. –- te gusta putita, te gusta mi verga en tu culo…… decía el viejo con los ojos rojos que casi se le salían al sentir como el estrecho recto de la nena le apretaba su miembro, los demás viejos ya no podían mas con lo que miraban, sobre todo Valdez quien estaba decidido también a participar. –-Ahhhh deeespaaciitoo doon Peedrooo Auuuhhh aaahhh…… –-Te gusta mi verga, te gusta sentirla dentro

Ahhhh…. –- ahhhh ssiiiii ssiii ahiiiii siiigaaa…. Decía la nena quien sentía como esa dura verga ya se acoplaba en su ano y ya sentía sus nalgas chocar con el bajo vientre del desalmado vejete. Sentía como su cavidad rectal presionaban esa dura verga que le proporcionaba tanto placer pero a su vez lejanamente le angustiaba afirmarle al viejo que le gustaba tanto. El vejete estaba que no podía creer como es que se estaba culeando a tan espectacular obra de la naturaleza, esa chamaca era la obsesión de mucho hombres en su suburbano barrio de la nena, era la estrella inalcanzable para muchos en la escuela y ahora se encontraba entregada a sus deseos sin poder resistirse. –- Ya ves putita y primero no querías, pero ya ves que te gusta, eres una puta lo llevas en la sangre… le decía fríamente el vejete que no dejaba penetrar a la nena. A Evelin no le gusto tal afirmación por parte del sádico vejete. –-Nooo no ssooyy una puuutaaa ahhh ahhh……… por más que la excitación de la nena traspasaba barreras no quería aceptar tal afirmación del vejete. ¡¡¡ plass plass !!! siii erees una puta, eres mi puta desde ahora….. Fueron unas fuertes palmadas que le dio el vejete a las nalgotas de la nena sin dejar de chupar el sensible cuello de la nena, quien al sentirse mas dominada por este se excitaba mucho mas. –-ahiii peerdooon Dooon Pedrooo, siii sooyyy suu puutaaaa ahhh ahhh….. –-Asi me gusta putita, conmigo sabrás lo que es culear de verdad… El vejete la soltó desplomándose la nena de nuevo sobre la mesa de madera, sus delicados brazos se extendían hacia los extremos de la mesa, mientras sus tetas servían como soportes para su caliente cuerpo que estaba a punto de explotar, ver esas tremendas nalgas como se devoraban su miembro era excitante para don Pedro, esas carnes blancas, tersas, suaves que jamás en su vida pensó encontrarse y que ahora estaban a su libre albedrio. El vejete empezó a nalguear esas redondas nalgas provocando en la nena enervarse más de la calentura que ya tenía, sintiéndose esclava y dominada por el vejete. Las nalgas de la nena estaban adquiriendo un color rosado por las sádicas palmadas que le daba el vejete pero eso le gustaba más a ella, ese trato dominante la hacía sentirse esclava y la excitaban mas. No entendía como le podía gustar tanto aquella situación, siendo sometida a su voluntad por tan repugnante sujeto. No podía entender como no podía poner un alto a tal violación de la que era víctima, pero cual violación se decía para sí misma si ella se ofrecía sumisamente a todo lo que el vejete quería. Ploc ploc ploc eran los ruidos casi lejanos que se escuchaban con el mete y saca del vejete hacia la nena, ese ruido que tanto enloquecía a la nena pero que se dificultaba escuchar con el tremendo ruido de la feria. –-Ahh me lleva la chingada, pero que rico culo tienes chamaca, si que hare mucha lana contigo Ahhh Ahhh ……… El viejo Pedro sujetaba con fuerza las caderas de la nena y le arrimaba con más fuerza su dura verga, sujetaba las dos nalgas estirándolas de lado para ver mejor el paso de su verga por el ano de la nena, todo esto hacia delirar mas a la colegiala quien escuchaba resignada a la vida que le esperaba al lado de este viejo, ya que no encontraba como escapar de el, le tenía mucho miedo. Y para colmo de males escucho al viejo un nuevo plan para con ella. ¡¡¡ Oye Ramírez!!! Exclamo Don Pedro al más servil de sus colegas, aquel que se sentía más comprometido con él. –-

diga mi jefecito, que es lo que desea… respondió prácticamente como un pobre lacayo al requerimiento de Don Pedro. –-Coge el celular de la chamaca y grábanos, este momento se merece inmortalizar……… –- como usted diga Jefecito…… Ramírez tomo casi al instante el celular de Evelin y lo encendió para disponerse a grabar la escena. A la nena quien se encontraba esclava de la excitación le salieron unas lágrimas al saber que la humillarían mas grabándola en tan escandalosa situación. Ramírez comenzó a grabar a la nena siendo follada salvajemente por su degenerado jefe, se veía la expresión de gozo, placer y delirio que desprendía el rostro de la tierna colegiala, Don Pedro le sobaba las tetas magistralmente dueña de una experiencia en estas lides. –- Vamos putita dime quien es tu macho, quien es dueño de tu cuerpo…… La pobre nena ya no podía más con tanto placer que le brindaba don Pedro y solo respondía sumisa a lo que el viejo le decía: –-Uuusteed uussteed es miii maaachooo, ahhh ahhh…… –-Ussteed ess mii duueeñooo ahhiii ahhiii ……… –-Humm mi putita así me gusta …… dime que eres ahora de mi ……… –-Ahhh ahhh suuu mujer, soy suu muujerr ahhh ahhh ……… La nena no podía creer como de sus labios salían esas palabras afirmando ser propiedad de ese asqueroso viejo, se preguntaba como la excitación era más fuerte que su juicio, pero el placer que sentía la tranquilizaban de su angustia y solo se conformaba a gozar del placer que le daba Don Pedro. –-Ahhh que rico putita que rico es follarte, te gusta mi verga…… –-Ahhiii ssiii paapiii meee guustaaa ahhii ahhhiii…… La nena respondía esto último con sus ojitos verdes entrecerrados de placer, no dándose cuenta que Ramírez grababa tal afirmación de la nena con la cámara frente a su hermoso rostro. –-Ja Ja Jefecito, esta toma salió muy bien……… –-Bien hecho Ramírez, graba un poco mas, ahhh carajo que rico me aprieta la verga ahhh… Ramírez siguió con su labor de camarógrafo, mientras la pobre nena al oír eso reacciono protestando por dicha labor. –nooo nooo mee graabeen nooo ahhh…. –- Cállate puta, esa grabación me hará más tu dueño, será mi seguro para que no te escapes ja ja ja…. –-ahhh nooo poorr faavoorr nooo ahhh ahiii ……… –-Ahora me perteneces muñeca y no te dejare nunca……… –-Serás mi puta para siempre…… La nena se encontraba ahora si en un verdadero problema, pues aunque sea muy remota aun tenía la idea de escapar de estos viejos pero ahora veía que no tenia escapatoria, seria chantajeada por don Pedro para convertirse en su puta, en su ramera, en su esclava, se horrorizaba al pensar en su destino, pero no por eso dejaba de estar excitada. El viejo le seguía dando duro a sus nalgas y con la experiencia que tenia sabia que hacer para mantenerla excitada, caliente como gata en celo, el vejete con la dificultad que le daba su fofa panza se arqueo para lamerle el cuello bajando por toda su espalda, su bífida lengua recorría toda la sensible espalda de la nena mientras una mano le magreaba una de sus grandes y sabrosas tetas, mientras que con la otra le sobaba toda su rajita que ya no dejaba de chorrear. La nena sentía oleadas de placer al sentir por su espalda esa hábil lengua, se le erizaba todo el cuerpo como sintiendo corrientes eléctricas, hasta ahora en las otras sesiones de acoso que sufrió no había sentido tanto placer como el que este horrible vejete le proporcionaba. En realidad don Pedro hacia un

esfuerzo digno de reconocer para satisfacer a tan escultural chamaca, y dueño de una vasta experiencia en estas lides como dije antes tenía a nuestra querida Evelin en un estado de excitación desbordante, casi infernal. –-Ahh putita, eres la mejor puta que me he cogido en mi vida Ahh Ahh…… La nena se sentía halagada por las palabras del vejete aunque aceptaba confusa el que la llamase puta, pero se daba cuenta que era eso en lo que se había convertido, en su puta y tarde o temprano tendría que acostumbrarse a ser llamada así. La nena pensaba que al menos para su consuelo el vejete le haría pasar excitantes momentos de placer, pero recién allí recordó a su madre, que sería de ella al no volver a ver a su pequeña, educada e inocente hija y en su novio el pobre Rodrigo, tan trabajador y cariñoso, aquel por el que solo suspiraba, aquel que solo era el único al que le permitía tocarla sin oposición y se entregaba por amor o también a Don Benito quien la cuidaba como si fuese su nieta y que tanto le aconsejo en no vestirse tan llamativa. Pero de su mente se borraban todos esos pensamientos debido a que su nuevo dueño arremetía con más fuerza por su ya complacido ano, el vejete nuevamente la tomo por las enormes tetas para poner a la nena de espaldas a el, la nena arqueaba su cuerpo ya que la voluminosa barriga del vejete chocaba con ella pero al mismo tiempo sentía más profunda la penetración que le daba don Pedro. El vejete ya se había dado cuenta que a la nena la enloquecía sentir sus lamidas por debajo de su oreja y alrededor de su delicado cuello. Las lamidas que le daba a la nena la hacían gemir mas fuerte mientras sus ásperas manos sujetaban, apretaban y amasaban sus tetas, sus pezones era pellizcados a veces fuerte a veces suave por los hábiles dedos del viejo, no podía soportar tanto placer. La nena apoyaba su cabecita en el hombro derecho del vejete entregándose completamente a los placeres que el vejete le brindaba, este a su vez prácticamente le mordía suavemente el sensible cuello de la nena, chupaba el cuello cual viejo vampiro que quería extraerle sangre pero en vez de sangre lo que le extraía era placer y gozo; una de las manos del viejo se deslizo desde una de las tetas de la nena hasta llegar a su chorreante vagina para luego empezar a sobar el cada vez más hinchado clítoris. La nena sintió esa mano áspera que se deslizo por todo su suave vientre sin marcas de estrías ni deformaciones adiposas, la nena era dueña de un cuerpo que casi rayaba la perfección, escogida por la madre naturaleza como le dijo una vez Claudia, y no dejaba de tener razón pues cualquier depravado se arriesgaría en tomar por la fuerza a tan escultural mujer y si la cárcel era el castigo, bien que valía la pena. –-Ahhiii ahhii doon pedrooo ahiii queee riicooo ahhh ahhh ……… –-Ahhh si mi putita, disfruta de tu machoo AHHH…… Escucharle decir al viejo que era su macho excitaban mucho más a la colegiala, quien levantaba mas su redondo trasero, demostrándole a su entonces macho, que le gustaba lo que le hacía. El viejo le volteo la cara para darle un asqueroso beso a los dulces y bellos labios de la nena quien a pesar del olor a alcohol que destilaba de la boca del viejo recibía gustosa la lengua del vejete que se entrelazaba con la de ella, el ruido de sus bocas era impresionante, como babeaban ambos intercambiando salivas, bífidas por parte del viejo pero dulces por parte de

Evelin. –-AHHH putita ya me muero porque tu boquita se coma mi verga…… –- ahhh ahhh hummm ahhiii siii paapiii ahhiiii …… la nena solo gemía al pensar en chupar esa verga que tanto placer le daba, esa verga que ahora era la de su macho, la que sin ninguna objeción entraría por su virgen panochita, panochita que por la excitación ya deseaba cobijar dentro de ella esa verga dura y gruesa, quería que esa verga que tanto placer le daba la llenara de leche, esa leche que también ya quería degustar, la nena se estaba volviendo loca ya no aguantaba más, cada vez se entregaba y aceptaba mas su destino. –-que rico culo Evelin, que rico Ahhh que mujer me he conseguido Ahhh ahhh…….. Para la nena fue placentero que por primera vez el vejete la llamara por su nombre, su corazón latía descontroladamente de placer, sin querer empezaba sentir algo por el vejete, pero a su vez lo imaginaba todo desagradable y sucio, vulgar y malvado y eso la angustiaba, como podía gustarle ese ser horrible, su mente estaba en conflicto con su cuerpo en una batalla por entregarse definitivamente o no. Los otros dos viejos ya no aguantaban ver a don Pedro follarse solo a la nena, ellos también querían participar pero sobre todo Valdez quien con tanta cerveza ya no tenía miedo en enfrentarse a don Pedro, todo solo con también ganarse algo de la colegiala y su objetivo era la panochita de Evelin, se lo comento a Pérez su compañero, pero este aun dudaba en enfrentarse a don Pedro pues su trabajo dependía de él. –tranquilo Valdez que podríamos perder la chamba…. –-me vale madre esta mierda de trabajo, yo por esa escuincla soy capaz de todo…. –-pero Valdez yo no quiero perder mi chamba…… –-No te preocupes, conozco a alguien en la fábrica de muebles que nos dará chamba…… –-Me aseguras eso Valdez, no me mientes… –-claro compadre, estás conmigo o no, dime no quieres cogerte a esa chamaca…… –-Pos sí que quiero, muy bien compadre, estamos de acuerdo……… Los dos viejos se dispusieron solo a esperar que don Pedro terminara de follarse por el culo a la nena, esa sería la señal de que ellos entrarían en el acto y no veían como oposición a Ramírez quien no dejaba de grabar a los dos amantes. –-Mua jodido celular, Jefe ya no puede grabar mas este celular…. Le decía Ramírez a Don Pedro. –-No importa mano, con lo que grabaste es suficiente, aunque mi mujer ya sabe cuál es su lugar Ahhh . A la nena ya no le importaba si la seguían grabando, estaba drogada de placer y sentirse la mujer del vejete la excitaban mas, sentirse propiedad de aquel viejo desagradable y a postas de la voluntad de este aun mucho mas. –- Ahiii ahii paaapiii mee mueerooo ahiii ahiii…. –- Ahh asiii mi nenita, goza con la verga de tu macho ahh AHH.. El viejo no podía correrse, el exceso de cerveza que tenía en la sangre lo tenían en dura erección pero aun así sentía el placer de penetrar a la dulce mamazota que ahora le pertenecía, pensaba para sí mismo que la desvirgaría en su remolque sin mirones de por medio, ni algún testigo inoportuno que se acercaría por aquellos lugares. ( Je je je que estos idiotas me vean como se corre la chiquilla y después me la llevo a mi remolque para vaciarle toda mi leche en su panocha je je je ) Pensaba para sí mismo el vejete con la seguridad de que nada en este mundo le malograría los planes, la nena ya no daba con tanto placer, estaba a punto de tener el más

increíble orgasmo de toda su vida, el vejete al darse cuenta la dejo desplomarse sobre la mesa de madera para tomarla por las caderas y empezar a penetrarla más velozmente y con fuerza. –-ahiii ahhii doonn pedrooo quee riiicoo maass maass fuuuerteee ahhh ahhhh …… –-si mi princesa, mi putita Ahhh goza goza aHHH AHHH. El viejo gemía de placer pero no se corría, le daba duro a esas nalgas y solo quería que la nena disfrutara y sienta lo que es culear con un macho como él. –-ahiii diiosss ahiiii ahhhh ahhhhh ahhhhh paapiii ahiiii. El viejo sentía como la nena respiraba entrecortadamente y se tensaba presa del delicioso placer que le proporcionaba y como de su panocha chorreaba abundantes flujos que él hubiese querido llevarse a la boca como si fuese un néctar de almíbar. La nena gozaba de la culeada que le daban, no recordaba ni en sus anteriores acosos con los otros viejos haber sentido tanto placer, le gustaba tanto el trato fuerte que le daba don Pedro, le gustaba sentirse dominada por tan asqueroso sujeto y ya también le empezaba a gustar la idea de ser la mujer de este pervertido viejo, viviendo en alguna vetusta casucha o en algún deplorable cuartucho de algún hotel de mala muerte, pero lo que le excitaba era la idea de recibir todo el día en sus partes intimas esa gruesa verga que la volvía loca de placer. Esa verga de su macho, de su dueño; pensaba en cómo le diría, marido, amo, su cuerpo se calentaba mas con solo pensar en eso, aunque no le gustaba la idea de prostituirse pero no tenía más remedio que obedecer a su ahora macho, el dueño de su cuerpo, nunca pensó que la vida le auguraba ese destino. Ella que quería ser una profesional y valerse por sí misma, y formar una linda familia con el hombre que amaba; pero la culeada que recibía le producía tanto placer que ya ni le importaba, estaba presa de la excitación, esclava de lo que sentía su cuerpo y eso era más fuerte que su mente, el vejete había despertado su lado más erótico, salvaje e insaciable. –-Ahiii ahhh siigaa siiigaaa doonn Peeedrooo ahhh ahhh ……… –-Asi me gusta putita, agradece de la culeada que te doy ……… –-siii siiii culeemeee maaas, maass fuueerteee ahhh ahhh ……… –- Si mi perrita, y de ahí seguirá tu sabrosa panocha ahhh tomas mas fuerte ahh ahh …… –-Ahhh ahhh siii paapiii loo quee tuuu quiieraas ahhiii ahiiii ……… Era increíble escuchar a la nena decir esas cosas, los otros viejos no creían como tan hermosa jovencita pudiera entregarse así, tan fácil y con un viejo tan desagradable, pero no sabían que cuando se despertaba el lado sexual de la nena no podía detenerse y se entregaba inconscientemente a la voluntad del victimario de su cuerpo. Don Pedro se excitaba mas al escuchar a la hermosa nena responder sumisa y excitada a las depravadas preguntas que le hacía, se había convertido en dueño de ese cuerpo espectacular ya quería tenerla encuerada en su cuartucho en el horrible callejón donde vivía, quería en ese instante quitarle las botas que ocultaban toda la perfección de esas bellas piernas y empezar a besarla desde esos lindos pies que de seguro la nena poseía. Don Pedro era completamente un pervertido y fetichista, pero en toda su vida nunca había tenido en sus manos a nadie tan bella como Evelin, su verga no encontraría otra mejor cavidad intima que la de esta nena, las nalgas de la nena chocaban contra el bajo vientre del viejo provocando un excitante sonido. El vejete veía absorto como ese

redondo trasero era de su propiedad y ese lunar tan sensual que tenia la nena en la nalga derecha acrecentaba mas sus embistes. Sin lugar a dudas el vejete se encontraba en el cielo follandose a la hermosa colegiala, desde que la vio en aquel lugar junto con Claudia mostrando inocentemente toda la belleza de su cuerpo les dijo a sus compañeros que esa chamaca tenía que ser suya y dicho y hecho cumplió su palabra y de que manera. –-Ahh mamasota que rico mueves el culo Ahhh eres una diosa Ahh ahh ……… –Ahhh ahhh paapiii ahhha ahhh quee ricooo mee foollaaas ahh ahh ……… –Ahhh Si mi putita después de este día nunca me olvidaras Ahhh ahhh El vejete le seguía embistiendo con tal fuerza que la nena ya prácticamente gritaba de placer, gritos que no eran escuchados por la estruendosa bulla de la feria y mas la orquesta tropical que se escuchaba por todo el recinto ferial. La nena ya sentía que estaba a punto de explotar en un orgasmo, el cual jamás había sentido tan delicioso, su panocha estaba a punto de explotar cantidades de flujos gracias a esa verga que le taladraba todo el orto. –-Ahiii dooon Peedrooo ahhhh mee vooyy a correer ahhh ahhh ……… –-Ahh si mi perrita córrete que esto apenas empieza ahhh ahhh ……… El Viejo comenzó a penetrarla aun mas fuerte con lo cual logro que la nena se corriera en el más intenso, placentero e infernal orgasmo de toda su vida. La nena resoplaba agitada presa del orgasmo, mientras el viejo seguía penetrándola cada vez más lento y acariciaba esas firmes nalgas. –-ahhh ahhh hummmm paapiii ahhhh……… La nena estaba disfrutando jadeante del placer orgásmico recibido. Mientras el vejete le retiraba de su complacido ano su aun tiesa verga, lleno de orgullo al ver tendida y respirando agitada a esa monumental nena que ahora era de su propiedad. –-ja ja vieron eso pinches tarugos, como la hice correrse, y aun tengo fuerza para seguir cogiéndomela ja ja ja ……… El vejete les hacía ver a los demás viejos que el aun tenía fuerzas y que las burlas de ellos fueron en vano. Fue entonces que Valdez se envalentono a medias con Don Pedro. –-Muy bien Pedro, creo que también nos toca algo a nosotros……… –-Esteee sii creo que sería justo que también participáramos nosotros……… Pérez también hizo valer su reclamo a medias. –- Que cosa, yo aun no acabo con la chamaca, tendrán que esperar……… les dijo el vejete, dándoles esperanzas de que también compartiría a la nena con ellos. Claro que todo era mentira porque él la quería solo para él, ni siquiera con su fiel Ramírez la compartiría, hasta pensaba en ni siquiera prostituirla la quería un buen tiempo solo para él; mientras la nena recuperaba el aliento y le disminuía la excitación, el vejete al darse cuenta con toda la fuerza que tenia la voltea dejándola boca arriba sobre la mesa con su cintura al borde de la mesa de madera. Era espectacular ver a la nena solo con sus botas tendida boca arriba de la mesa, los otros viejos veían estupefactos a esa escultural chamaca toda ofrecida, a pesar de la oscuridad veían esa panochita virgen con apenas unos finitos pelitos toda húmeda por la cantidad de flujos que destilo por el orgasmo, esa vulva rosadita que nadie había penetrado y que ahora estaba a disposición de ellos. Don Pedro rápidamente la volvió a penetrar suavemente con delicadas estocadas en su dilatado ano, la nena volvió a excitarse y se sujetaba del cabello, su cuerpo empezó a calentarse

y el vejete estiro sus manos sobre aquellos globos de carne que tenia por tetas, las amasaba cual panadero que hace el pan, todo un experto en estos menesteres del sexo. –-Así mi putita, goza de tu macho, que ahora le tocara a tu panochita……… –- hummmm ahhhh ahhh hummmm , gemía la pobre nena al sentir las manos del vejete sobre sus senos, y escuchar que su macho ya la convertiría en mujer completamente, su cabeza estaba en conflicto, por un lado no quería perder ese último reducto de castidad y de pulcritud que le quedaba, ese que había guardado solo para entregarlo por amor, pero por otro lado deseaba que el vejete la llenara hasta el fondo con tan deliciosa verga que tanto placer le daba a su castigado anito. La mente de la pobre Evelin era un mar de indecisiones, pensaba en medio de la excitación como salir de esa situación pero al recordar que todo estaba grabado la desanimaban más en sus intentos por hallar una solución. –-Muy bien putita probaremos esta deliciosa panochita………… El viejo desalmado se inclino para comenzar a lamer la preciada panochita de la nena la cual se veía perfecta, con ese lunarcito que se asomaba coqueto y le daban una particularidad hermosa, su vagina con escasos vellos castaños y labios rosaditos, parecían unos lindos labios esperando ser besados, el vejete zambullo su fétida boca sobre la vulva de Evelin quien al sentir el calor que destilaba sobre su vagina arqueo su espalda en un arrebato de placer. –ahhhh ahhh hummmm ahiiii paapiii ………… la nena empezó a gemir desesperadamente, la lengua de don Pedro llegaba lo más profundo que podía hasta rozar la delicada membrana que protegía la virginidad de nuestra Evelin, ella ya no podía con tanto placer. –-ahiii paapiii queee riccooo ahiii ahiii ……… –-Prepárate mi amor, que ahora te hare mi mujer……… a la nena le gusto que la tratara con cariño y se entrego sumisamente. –-Siiii don Pedro hágame su mujer yaaa ahiii……… Era imposible creer que nuestra Evelin podría entregarse así tan fácil, pero el vejete no la dejaba responder en sus cabales siempre la tenia excitada para preguntarle, y su cuerpo era más fuerte que la razón y cordura de la nena y no podría negarse. –-je je pues ahora serás mía je je……… el viejo se preparaba burlonamente para desflorar e la escultural colegiala. La cabeza de su tiesa verga ya hacia contacto con la entrada de la jugosa panocha de Evelin mientras ella esperaba ansiosa por ser penetrada por primera vez. Atrás quedaron sus sueños de ser desflorada por su amado Rodrigo en la calidez de su habitación, todo con ternura, amor y cariño; ahora iba ser desvirgada por este asqueroso viejo. Pero no tenía otra salida, sabía muy bien que desde ahora le pertenecía y el era su macho y todo gracias al chantaje. Pero ya no le importaba porque muy a parte de la situación, el viejo le proporcionaba un placer que jamás había sentido en su corta vida sexual. Don Pedro ya estaba metiendo la húmeda cabeza de su mástil sobre los labios vaginales de la nena, lista para entrar sin piedad y hasta el fondo. Pero fue en ese momento que Valdez interrumpió abruptamente tal acontecimiento. –-Un momento viejo asqueroso, porque la quieres solo para ti………… Don Pedro se sorprendió con tal atrevido reclamo por parte de su operario, y retirándose de Evelin le increpo. –-Como dices pinche animal, no sabes con quien estás hablando……… –-Me vale un carajo quien seas, esa

nena también será para nosotros…… –-Así es Pedro, no es justo que solo tú la acapares. Le dijo con más respeto Pérez. Al vejete no le gusto para nada que le increparan así sobre todo Valdez quien se portaba más atrevido y con todo el egoísmo del mundo se negó. –- Par de idiotas, jamás la tocaran, la chamaca solo es mía……… –- Maldita sea, que te dije que también será mía …… dijo esto último Valdez rompiendo en el piso una botella de cerveza, estaba lleno de furia contra don Pedro y Ramírez se mantenía callado ante tal atrevimiento. La nena al escuchar todo eso se asusto y toda la excitación que sintió hasta ese momento desapareció, había regresado a sus cabales y ahora veía peligro al saber que esos viejos querían follarsela, se sentó sobre la mesa impávida y sin saber qué hacer. El vejete al verla solo le dijo que se vista rápido. La nena rápidamente se paro y recogió y se puso su falda, no encontraba su pequeño bikini y Ramírez amablemente le paso la pequeña blusa colocándosela rápidamente. –- Ni pienses que te vas a ir puta, que aun falto yo; le dijo Valdez amenazante a la nena, quien ya se encontraba aterrorizada al ver a ese viejo como un demonio. –-Esttee yoo me tengo quee irr diisculpee señor…… le respondió nerviosa la nena apurando el paso para alejarse de los viejos. –-Ramírez sujeta a mi perra, no dejes que se vaya …… le ordeno Don Pedro a su lacayo quien tomo de la cintura y el cuello a la nena. Los demás viejos seguían en la discusión sobre compartir a la nena y Don Pedro al ver que podría perder a la nena al enfrentarse a estos dos y no obtendría ayuda del enclenque de Ramírez, no tuvo más que discernir de su egoísmo. –-Muy bien pinches culeros, les compartiré a la puta, pero me dejaran desvirgarla, ese privilegio será mío pues yo hice todo el esfuerzo…… Los otros dos viejos aceptaron el acuerdo pues serio mejor que nada. La nena que ya no se encontraba excitada y más bien asustada se desespero por los planes de aquellos desgraciados, empezó a mirar por todos lados y fue allí que donde se encontraba el toro mecánico pudo divisar a su amiga Claudia que se encontraba acompañada por dos tipos, quiso gritar por ayuda pero Ramírez también se dio cuenta y en el acto le tapo la boca. Los otros viejos se acercaron a la nena con miradas enfermizas ya cocinando en su mente como la follarian a la escultural chamaca. Mientras que mas allá Claudia platicaba con Tulio y el cojo Juan sin el éxito de haber encontrado a Evelin, el maestro Tulio calmaba a Claudia mientras que el cojo fingiendo habérsele caído una moneda se agacho para observar a la linda Claudia. Verla con sus zapatos de tacón que dejaba ver sus finos pies con las uñas pintadas de negro y subir por sobre sus torneadas piernas su estrecha cintura y sus redondos pechos lo tenían cada vez más loco, se decidió mas a tener que cogerse a como dé lugar a la chamaca. Estaban pensando ir a las oficinas de la Feria para perifonear a Evelin y así tal vez la podrían encontrar. Regresando donde nuestra Evelin seguía en problemas Valdez quería follarsela en ese mismo lugar, con la negativa de don Pedro quien pensó mejor llevársela a su remolque para que nadie los moleste. Valdez noto el temor que reflejo Evelin al escuchar sus planes y le ofreció una cerveza para que se calmara. –-Vamos nena, toma un poco te gustara y te ayudara para lo que te espera ja ja ja …… La nena se negó pero Valdez le grito asustándola terriblemente puesto que este viejo

si era de mal genio y uno de los que les gusta golpear a las mujeres. La nena con el temor que sentía no le quedo más remedio que aceptar y le dio un sorbo a la botella y observo con terror que su amiga y sus acompañantes comenzaban a alejarse y con ella las esperanzas de que la salvaran. Pero justo en ese momento Ramírez la soltó y la nena con toda la fuerza que le quedaban arrojo la botella en dirección de su amiga. La botella dio justo en la cabeza del cojo Juan que se encontraba protegido por un gorro corriente, Claudia y el maestro Tulio voltearon en el acto y pudieron ver a Evelin quien era sujetada por varios tipos. –-Mire maestro allá esta Evelin y está en problemas……… –-Ya la vi, vamos por ella…….. El maestro Tulio fue en su ayuda inmediatamente junto a Claudia quien se alegraba por encontrar a su amiga dejando al cojo Juan aturdido por la botella que impacto en su cabeza. Los dos viejos Valdez y Pérez se pusieron en frente de ellos oponiéndoles el paso. –-Claudia ayúdame por favor, ayúdame…… le decía Evelin llorando de emoción al ver a su amiga venir a su rescate. Pero no todo sería tan fácil, el maestro Tulio le propino un puñete a Pérez que lo tiro a un lado pero encontró en Valdez a un fuerte Rival forcejeando con él. La asustada Evelin se sorprendió al ver al maestro Tulio venir en su rescate pues ella le guardaba rencor y asco por lo que le hizo el día de la audición; pero en este momento en ese enemigo en común guardaba toda esperanza de salir de la terrorífica situación de la que era víctima. Para esto don Pedro se abalanzo sobre Claudia a la cual jaloneo sujetándola con fuerza. –-ja ja miren pues aquí está la otra putita que nos mostro el culo debajo del puente je je –-Muchachos ya tenemos dos putas para divertirnos ja ja ja ……… se burlaba don Pedro mientras que Pérez se reincorporo y sujeto por atrás al maestro Tulio momento en el cual Valdez le propino un puñete en el estomago debilitándolo por completo y cuando se disponía a golpearlo de nuevo se apareció el cojo Juan quien con un garrote le dio en la cabeza a Valdez desmayándolo en el acto. La nena quien pensó que ya no tenía escapatoria vio como se apareció el cojo Juan cual héroe de historieta también en su rescate, no podía creer que estos dos sujetos que se aprovecharon de ella ahora se convertían en sus héroes para rescatarla y no solo a ella sino también a Claudia. El maestro Tulio aun débil se soltó de Pérez quien recibió un golpe por parte del cojo, en ese momento le grito a don Pedro que soltara a Claudia, don Pedro agarro una botella para enfrentarse al cojo y soltó a Claudia quien fue en ayuda de Evelin, Ramírez completamente confuso soltó a la nena quien se abrazo con Claudia. –Maestro llévese a las chicas yo me encargo de todo……… el Maestro Tulio se llevo a las chicas rápidamente. –-Juan te esperamos en la entrada, fue lo último que dijo el maestro Tulio. Los tres corrían despavoridos hacia la salida de la Feria esquivando a la multitud de gente llegando casi en diez minutos a la salida de la Feria y se dispusieron a esperar al cojo, la nena seguía abrazada de Claudia llorando de miedo, el maestro Tulio la tapo con su saco a la nena en una actitud paternal pero sus intenciones aun eran las mismas de follarse a la chamaca. Pero aun así, estaba preocupado por el cojo, en otra ocasión lo hubiese dejado pero en esta se había comportado valientemente y se sentía en deuda, para ese momento dentro de la Feria el

cojo Juan ya los había sonado a todos, acostumbrado a una vida delincuencial y de peleas desde su niñez, no le costó trabajo cargarse a todo los viejos y se puso a quitarles el poco dinero que tenían unos 430 pesos vio el bolso de la nena y lo recogió curiosamente encontró el pequeño bikini y lo guardo en la bolsa, recogió dos celulares el de la nena y el de Ramírez, y se retiro rumbo a la salida de la Feria. Una vez al llegar a la salida de la Feria encontró a Tulio y a las chamacas, se sorprendió al ver venir a Claudia y agradecerle por su valor para defenderlas, al cojo se le paro inmediatamente la verga al sentir el cálido abrazo de la encamable Claudia. –-Ahí señor Juan estábamos preocupadas por usted, no le paso nada………………… –-Estee no, estoy bien, todo sea por salvarlas a ustedes…… dijo algo nervioso el cojo. –-Bueno señor le estamos muy agradecidas …… le agradeció la coqueta Claudia quien se encontraba admirada por la valentía del cojo y a su vez presa de la adrenalina del momento se había puesto demasiado cachonda. –-No es nada chicas, Preciosa este bolso creo que es tuyo……. Le entrego su bolso la nena quien al revisar vio dentro su pequeño bikini, sonrojándose por dentro. Pero su preocupación aumento al no ver su celular. –-mi mi celular, no está mi celular, necesito mi celular…… exclamo desesperada la nena, ese aparato tenía toda la prueba de su sumisión y si don Pedro aun lo tenía seria suya para siempre; pero el cojo Juan le enseño los dos celulares. –-Serán uno de estos preciosa……… la nena al reconocer su celular le volvió el alma al cuerpo, ahora era libre y lo que le paso con don Pedro solo sería un recuerdo que tendría que olvidar, uno muy difícil de olvidar. –-Gracias, en verdad se lo agradezco mucho……… la nena aun no olvidaba lo que le había hecho ese cojo ni tampoco el maestro Tulio pero en ese momento se sentía en deuda con ellos. –-Bueno y ahora que hacemos para celebrar la valentía de Juancito……… dijo el maestro Tulio. –- Ahí maestro Tulio usted también hizo su parte, que tal si nos tomamos un trago. Dijo Claudia recordando que tenía que solucionar sus problemas académicos. –-Me parece muy bien……… dijeron al mismo tiempo los dos viejos. –-Ahí me perdonaran pero no me siento bien aquí ni en la calle, quiero irme a mi casa…. Pidió asustada la bella Evelin. A Claudia no le cayó bien lo que pidió Evelin, así que pensó rápido como siempre. –-Ok para que Evelin se sienta bien vamos a mi casa, no hay nadie hasta mañana…… –-Bueno no se Clau, es tu casa y yo n…… –-Vamos Eve, tenemos que celebrar por nuestros héroes, si no piensa lo que nos habría pasado……… A la nena le vinieron a la mente los recuerdos de don Pedro follandola y se le erizo la piel, no comprendía como al recordar esas escenas se excitaba perdiéndose en la conversación que tenia con Claudia. –-Hey Eve, que decides……… La nena pensaba que logro escapar de esos viejos pero ahora se encontraba con estos dos sátiros aprovechados y no tuvo otra opción que aceptar la propuesta de Claudia quien la miraba de esa forma inquisitoria que ella ya conocía. –-eh este sí, disculpen por ser tan desconsiderada, vamos a celebrar……… A los dos pervertidos les sonreía la suerte iban a estar solos en una casa y con estos dos monumentos, que mas podrían pedir al cielo, ahora solo dependía de ellos. Tomaron un taxi y se dirigieron a casa de Claudia no sin antes parar en una

licorería para comprar algunas cervezas, ron y whisky, todos los aditamentos necesarios para colocar a estas dos chamacas. Al llegar a casa de Claudia entraron tomando asiento todos para luego Tulio y Claudia dirigirse a la cocina por unos vasos y copas, solo se quedaron la nena con el cojo Juan en la sala. –-oye nena, espero que no me guardes rencor por lo que paso entre los dos ….. le dijo el cojo con cara de arrepentido. –-no me recuerde ese mal momento quiere y no malogre esta reunión…. Le dijo la nena un poco fastidiada. –-como tu mandes pequeña, solo quiero que me perdones……… –-ya ya no diga nada mas……… contesto la nena, pero en verdad por mas bronca que le hacía recordar lo que el cojo le hizo le estaba agradecida por salvarle de la peor situación que le destinaba al estar con don Pedro y mas porque consiguió recuperar su celular. Tal vez el cojo se aprovecho de ella mediante el chantaje pero al menos cumplió con el trato de devolverle su preciado diario; pero que me pasa se decía ella, estoy justificando lo que me hizo este malvado viejo. –-Y dime Evelin te hicieron algo esos viejos……… La nena se puso nerviosa tras la pregunta del cojo; que le digo ahora se decía. –-Ah pues no nada solo que no me dejaban ir y me quisieron llevar y justo ustedes me rescataron…… –-AHH que bueno cariño, menos mal que llegamos a TIEMPO…… –-Ssii si menos mal…… decía la nena viendo la cara sarcástica del cojo quien sabia que algo le habían hecho al encontrar su pequeño bikini en el suelo de aquel lugar pero dejo de preguntarle para no incomodarla. En la cocina Tulio llegaba a un acuerdo con Claudia sobre los cursos, solo que la propuesta no le gusto mucho a Claudia. –-Pero profesor, quiere que me acueste con el cojo…… reclamaba la desinhibida Claudia. –-Así es, además están en deuda con él, a mi déjame a tu amiga……… –-con eve, no creo que se preste a eso, la conozco muy bien y n…… –-Hey chamaca tú no te preocupes por ella, yo la convenceré, tu preocúpate por satisfacer a mi amigo…… A Claudia no le caía muy bien esa propuesta tener que satisfacer al desagradable del cojo Juan y se lo replico al maestro Tulio quien trataba de convencerla. –escucha Claudia después de unos tragos ya no te importara, además te digo que el cojo se maneja una buena verga, como a ti te gustan……… –-Ja ja ya la ha probado maestro…… decía divertida Claudia. –-Ya déjate de tonterías o quieres salir mal en esas materias…… –-Esta bien maestro hare el intento con ese, pero si mi amiga no quiere nada con usted no la fuerce……… –Oye que me crees un violador…… –-cínico……con esto quedaron de acuerdo los dos. Al regresar a la sala con todos los tragos la nena quien ya se había vuelto a poner su bikini estaba sentada en el sofá grande y el cojo Juan en uno de los sofás para una sola persona en el otro se acomodo el maestro Tulio y Claudia se sentó en donde se encontraba Evelin. Se dispusieron a tomar solo vino dulce para no incomodar a Evelin que no quería el amargo de los otros licores, el maestro Tulio no dejaba de mirar a la bella colegials quien inocentemente seguía bebiendo escuchando a Claudia lo que contaba y el cojo Juan escuchaba atentamente lo que decía Claudia sonriendo pero por dentro su mente perversa maquinaba sus mas ocultos deseos. Habría pasado cerca de media hora y todos ya sentían que se les había subido el vino, sobre todo Evelin quien por no ser tan adepta a

la bebida ya se encontraba más que divertida con la conversación. La nena se quito las botas dejándolas a un lado y cruzándose de piernas seguía bebiendo y disfrutando de la reunión y de las ocurrencias de Claudia; el maestro Tulio veía embelesado las hermosas piernas de la nena y como uno de sus pies colgaban moviéndose de lado. El maestro tulio deseaba arrodillarse y empezar a besar cada dedito de la escultural Evelin quien inocentemente enseñaba esos bonitos y delicados pies que enloquecerían a cualquier fetichista. Claudia también se quito sus zapatos de taco pues quería también que sus pies descansen sobre la fina alfombra de la sala. Los dos viejos ya no podían mas con lo que veían de estas dos preciosidades. El cojo Juan se paro y prendió el equipo de sonido donde justo tocaban una canción de Wisin & Yandel (reggaetón), pidiendo que las nenas se pongan a bailar. –-Vamos nenas porque no bailan esta canción…… decía el lujurioso cojo. –-Si, queremos ver como bailan para aprender……… también les animaba el maestro Tulio. Las nenas se miraban sonrientes ante el pedido de los dos viejos, aunque Evelin no quería hacerlo Claudia le tomo de la mano y la animo. –-vamos Evi, bailemos para nuestros héroes……… Evelin se sonrió y se acordó de la deuda que les tenía y acepto casi como siempre a todo lo que le decía Claudia. –-ok bailemos Clau, pero tu harás de hombre ……… –-Ok amiga bailemos. Los dos viejos se sentaron para apreciar el espectáculo de ver a estas dos bellezas, las mejores de la escuela bailar para ellos, Claudia tomo por la cintura a Evelin quien ya se movía al ritmo de la canción Claudia bien pegada al trasero de Evelin se movía como si la estuviera penetrando a lo cual nuestra bella nena solo seguía moviéndose al ritmo de Claudia. Sus ojos se encontraban entrecerrados disfrutando de la canción mientras los dos viejos veían maravillados a las dos chamacas bailar. Evelin ya algo animada por el vino se agachaba hasta el piso al ritmo de la canción mientras Claudia hacia movimientos casi eróticos como si la estuviese penetrando, como se baila estos atrevidos bailes. La nena en todo ese momento le regresaban a la mente los momentos que vivió en la feria en manos de don Pedro, no se lo podía sacar de su mente, no podia olvidar todo ese placer que el viejo le dio, ese viejo que estuvo a punto de ser su macho, de ser su marido y se empezó a excitar y por efectos del vino casi se cae al piso si no fuese por Claudia quien la sostuvo. –-Que te pasa amiga que casi te caes…… –-Ahí disculpa Claudia, creo que el vino me está haciendo efecto, decía sonriente e inocente la bella nena. –-Ah bueno amiga porque no te das una ducha para que te repongas…… –-¿Porque una ducha? Pregunto dudosa la nena a Claudia. –-Amiga estas oliendo raro, parece que esos tipos te dejaron su olor, mejor báñate…… Le dijo en un susurro Claudia a la nena quien se sonrojo y a la vez se preocupo de estar oliendo mal, a ella que era amante de la limpieza y el aseo, y se dispuso a tomarse un baño. –-Bueno ya regreso, me daré una ducha y ya regreso……… –-Ok amiga y te pones algo mío si deseas ……… La nena se retiro descalza meneando esas dos imponentes nalgas que tenía que hacían juego con sus torneadas piernas y su estrecha cintura en fin una obra de arte de la belleza femenina, el maestro Tulio estuvo a punto de irsele en siencima. Los dos viejos ya

maquinaban con sus ideas pues Tulio le había contado el plan al cojo quien no podía creer que Claudia se dejaría tocar por él y le agradeció de por vida al maestro Tulio. Mientras eso pasaba la nena ya se encontraba en la ducha que se encontraba en el cuarto de su amiga, no le costó trabajo quitarse su corta minifalda y la sexi blusa, su pequeño bikini negro fue deslizado hasta el piso por sus largas y torneadas piernas, la nena ya completamente desnuda se metió a la ducha cerrando la persiana de vidrio que se opacaba con el tenue vapor del agua tibia. El agua se deslizaba por todo el hermoso cuerpo de la nena provocándole a la nena una sensación placentera y nada mas al frotarse con el jabón liquido por sus redondos y turgentes senos, una electricidad la recorrió de pies a cabeza. Al mismo tiempo recordó el calvario que sufrió en la feria con don Pedro y se excito de inmediato, la nena se apoyo de espaldas a la pared de la ducha deslizando su mano por todo su bello cuerpo pensando en los momentos que el vejete le hizo pasar; ese delicioso placer que solo en su vida lo sintió con él y empezó a gemir suavemente casi como un susurro. –-ahhh ahhh hummm doon peedrooo ahhh ahhhh …… La nena no podía creer lo que de sus labios salían, estaba gimiendo recordando lo que el vejete de don Pedro le había hecho y por mas que le parecía malo lo que le hizo eso la excitaba mas, se lamentaba el que la hallan rescatado o tal vez si los demás viejos no se hubieran metido, ella ahora estaría en algún cuartucho gozando de la culeada que el viejo Pedro le estaría dando. –-ahhh ahhh doon peedroo lo nesecitoo ahh ahhh…… La nena no podía sacárselo de la cabeza, recordaba que don Pedro le dijo que nunca lo olvidaría y tenía razón y ahora deseaba volverlo a ver, que me pasa dios mío se decía ella, como puedo estar deseando a ese viejo, yo amo a Rodrigo, don Pedro no no no, se decía pero no podía sacárselo de su mente. Su mano ya se encontraba acariciando su virginal vagina mientras la otra amasaban una de sus tremendas tetas, mientras que su delicada espalda se frotaba sobre la cerámica de la ducha, la nena estaba bien caliente de la lujuria que sintió, quería salir de allí y regresar a la feria para buscar a ese que iba a convertirse en su macho, a ese que la había vuelto loca de placer. Mientras todo esto pasaba en la sala seguían Claudia y los dos viejos conversando, el maestro Tulio ya no aguantaba las ganas de estar con la nena, lo ansiaba tanto. –-Bueno voy a ver qué pasa con Evelin que no viene, no vaya ser que se duerma, ya regreso…… le dijo esto guiñándole un ojo a Claudia. Claudia se quedo solo con el cojo quien se sentó a su lado para seguir tomando una copa de vino. Claudia se tomo de un solo trago todo el vaso y respiro profundo, tenía pensado satisfacer al cojo y con algo de trago lo soportaría, además le inquietaba saber si de verdad tenía una buena verga como le dijo Tulio. A Claudia le gustaban los chicos bien dotados y se enloquecía cuando veía una verga de descomunales volúmenes, se acerco mas al cojo de manera coqueta, sorprendiéndose el cojo al tenerla tan cerca. –-Sabes Juan, me gusto como me defendiste de ese Viejo, fuiste muy valiente……… le decía Claudia mordiéndose los labios sensualmente, el cojo Juan un poco nervioso ya no aguantaba las ganas de cogérsela allí mismo. –-solo lo hice por ti preciosa…… el cojo Juan se lanzo con todo para impresionar a Claudia, quien no necesitaba nada de eso ya

que de todas formas tendría que hacerlo. Claudia dio manos a la obra en su misión y se abalanzo sobre el cojo besándole apasionadamente sorprendiendo al cojo, una de las piernas de Claudia se frotaban sobre las del cojo Juan quien al fin reacciono y comenzó a acariciar esas suaves piernas que tanto había ansiado tocar. Claudia quien ya se había excitado por tener que satisfacer a este viejo asqueroso se sentó sobre el cojo quien se recostó en el sillón sin dejar de besar a la endemoniada chamaca, sus manos ya sujetaban esas duras nalgas que tenia Claudia. El cojo subió el delgado vestido para poder tocar la suave piel del culo de Claudia, ese culo por el que tantas noches se había masturbado y que ahora tenía a su disposición. Claudia quien ya estaba muy cachonda deslizo una de sus manos por debajo del pantalón del cojo sintiendo ya la dureza de esa verga que noto muy gruesa tal y como a ella le gustaban. El cojo quien no era manco tomo las tiras del vestido de Claudia y las deslizo de sus hombros hasta dejarlas en la cintura, quedando esos bellos senos de pezones rosados frente a su desagradable rostro. Y como si fuese un bebe empezó a succionar como si tratara de sacar leche de ellos, Claudia se enloquecía de placer pues aunque el cojo era un viejo desagradable si tenía mañas para satisfacer a una mujer. –-Ahí Clau, que ricas tetas hummm slurppp …… –comaselas chúpamelas ahhh ahh ……… Claudia ahora si estaba excitada al sentir esos horribles labios del cojo chupando salvajemente sus senos mientras que con las manos acariciaba todas sus intimidades por encima de su diminuto bikini. Pensó que a pesar de todo no le caería mal el trato que hizo con el maestro Tulio. Ella seguía disfrutando del manoseo del cojo sin dejar de palpar esa gruesa verga que se manejaba el viejo, ya ansiaba meterse a la boca esa gruesa barra de carne llena de venas que sentía en su mano. –-Ahii señor Juan que rico, déjeme probar su verga por favor …… le pedía la chica al cojo; Claudia a comparación de nuestra protagonista era más liberal en esto del sexo, desde sus 13 años ya sabía lo que eran los manoseos y hasta con un primo se había encamado. –-Muy bien muñeca chúpame esta verga que esta dura por ti …… el cojo Juan se sentía muy libre de decir esas leparadas con Claudia, la chamaca rápidamente se arrodillo de lado en el sofá y como una desesperada se dispuso abrir el pantalón del cojo para liberar ese miembro que se le manifestaba deliciosa para su boquita. El cojo Juan se levanto un poco y se bajo el pantalón hasta los pies con todo y calzones, su grueso miembro se levanto erecta hacia el techo ante la mirada atónita de Claudia a quien se le abrieron los ojos al ver la herramienta que tenia Juan. –-Wau papito, pero que grande la tienes …… Claudia miro al cojo mordiéndose los labios sensualmente. –-Si muñequita grande y dura para ti…… Claudia metió en su boquita todo lo que pudo de ese mástil de carne y venas palpitantes, el cojo veía estupefacto y en el cielo a esa bella chamaca subiendo y bajando por toda su verga, no podía creer lo que estaba viviendo. Claudia pensaba como es que este adefesio podía tener tan buena verga, no se le comparaba ni al de su guapo novio, acaso debe ser que todos los feos la tienen grande pensaba para si misma. El cojo disfrutaba de la mamada que le daba mientras estiraba una mano hacia las nalgas de Claudia deslizando hábilmente ese diminuto bikini que

tenía puesto y ayudada por Claudia término de quitársela. Ahora sus dedos hurgaban por las deliciosas intimidades de la chamaca que aceleraba mas la mamada al sentir sus partes intimas manoseadas por el cojo, el degenerado del cojo metió un ensalivado dedo por el ano de Claudia haciéndole casi tragar por completo toda la verga. –-Ahhuuu no por favor por allí no Juan, me duele …… –-Acaso eres virgen por el culo preciosa …… –-bueno no, pero muy pocos me lo han hecho por allí…… El cojo escuchaba la sensual voz de Claudia que prácticamente el invitaba a romperle todo el culo, sin lugar a dudas la muchacha sabia como excitar a los hombre y provocarlos para que le den muy duro y con lujuria, era ya una experta en el sexo. El cojo ya no podía mas con todo lo que pasaba, le saco el miembro de la boca y se cruzaron las miradas, Claudia no necesito ni que se lo propusiera casi de inmediato se sentó sobre el cojo subiéndose el vestido para arriba hasta quedar completamente desnuda. El cojo la tenía tomada de la cintura alzándola para clavarle toda la verga de una buena vez, la excitada Claudia tomo con sus manitos ese miembro empapado de su saliva y la coloco en la entrada de su caliente panochita. El Cojo la sentó sobre su verga de una sola vez viendo a Claudia que llevo su rostro hacia el techo muerta de placer, el cojo la subía y bajaba por toda la longitud de su verga mientras Claudia se sujetaba de los toscos hombros del cojo. –-ahhh ahh uhhhh maass maass juuuaann dameee maasss ahhh…… –-Que rica panochita tienes muñecaa , AHH aHH … el cojo Juan se sentía en la gloria al tener sobre él a su más anhelado sueño y bramando de placer. Claudia seguía cabalgando a ese cerdo asqueroso muerta de placer; mientras que en la habitación de Claudia nuestra Evelin ya se encontraba siendo observada por el maestro Tulio a través de la persiana de vidrio; la nena seguía gimiendo de placer rememorando todo lo vivido con el viejo Pedro. El maestro tulio quien había llevado una botella de vino escuchaba atónito como gemía la nena, acto seguido procedió rápida y desesperadamente a quitarse la ropa hasta quedar desnudo, se acerco lentamente hacia la ducha con la verga completamente parada. –-ahhh ahhh peeedrrooo ahhh peedrooo ahhh ahh…… el maestro Tulio oía a la nena gemir por pedro, quien seria algún novio del colegio, se preguntaba; no aguantando mas abrió la persiana de la ducha y pudo ver a la hermosa nena desnuda y empapada por el agua con una mano en su vagina y la otro en una de sus grandiosas tetas. –-que que hace uusteed aquiii ……… reclamo la sorprendida nena que tapaba sus partes intimas viendo asustada al maestro Tulio completamente desnudo frente a ella. –-no te asustes linda, solo vine para acompañarte…… la nena no salía de su calentura aun, el vino la tenía un poco confusa, no se movía de la ducha ni le invitaba a retirarse al viejo. –-oye nena porque no nos bañamos juntos, que dices…… –-queee noo saalgaa por favor …… le contestaba nerviosamente la tierna Evelin, pero el maestro Tulio era hábil con las palabras y la tranquilizaría a toda costa. –-tranquila nena, no te hare nada que tu no quieras……… –-peero esto no está bien, váyase……… –-yyy dime Evelin, quien es Pedro cuéntame sobre el ……… A la nena se le abrieron sus hermosos ojos verdes al oírle preguntar por él, se puso nerviosa sin saber que decir, que le digo ahora se preguntaba

desesperadamente. –-dime pues preciosa, acaso es tu novio o algún amigo que te gusta……… La nena se tranquilizo al oír eso, al menos el maestro Tulio no tenía idea a quien se refería. –-mira nena porque no jugamos un juego que te gustara …… –-Quee que juegooo…… preguntaba la nena algo confusa. –-Mira porque no jugamos a que yo soy Pedro, que te parece…… La mente de Evelin y gracias al vino y la excitación le traían recuerdos de lo vivido en la Feria, el maestro Tulio le ofreció un poco de vino a la nena quien al ver el pico de la botella cerca de sus labios tomo un buen trago relajándose mas; el maestro Tulio estaba concentrado en no echar a perder el momento. El ya quería cogerse a la nena pero tenía que ser inteligente, así que le ofreció otro trago más que la nena bebió sin objeción, en la mente de Evelin solo estaba Don Pedro y gracias al alcohol hasta pensaba que estaba frente a él. El maestro Tulio dejo a un lado la botella y se acerco mas a la nena quien ya no se oponía nada, Tulio tomo la mano de la nena y dejo descubiertos esas enormes tetas que ya había probado una vez. La nena solo cerró los ojos apoyada de espaldas sobre la pared sintiendo ca vez más cerca a Tulio, quien empezó a besar el delicado cuello de la colegiala, en la mente de la chamaca solo estaban los recuerdos de la Feria, y por el alcohol ni se daba cuenta que Tulio se aprovechaba de ella. Tulio bajo sus manos para agarrar esas nalgas suaves y húmedas por el agua, se sentía en un sueño al poder tener a Evelin en sus manos, se agacho para comenzar a mamar esas tetas descomunales que se encontraban erizadas de excitación. La nena empezaba a gemir delicadamente y más cuando el maestro acaricio su virginal vagina, su cuerpo se calentó casi al instante; sus senos era prácticamente devorados por Tulio quien pasaba de una a la otra como un desesperado. –- ahhh ahhh ssiiii siii quee riicoo ahhh ahh…… la nena se soltó en frases de placer por los toqueteos y manoseos de tulio, quien oía música para sus odios al saber que hacia disfrutar a esa diosa que tanto deseaba. –-hummm mamazota, te gusta que te chupe tus tetas humm…… –-ahii siii siii doon peedrooo siiii me guuustaa ahhhh ……… el maestro Tulio se se sorprendió al escuchar que la nena lo llamaba Pedro, pero Don, cavilo rápido que la nena tenia por amante a algún hombre maduro como él, pero no le importo. Evelin estaba algo ebria y no se daba cuenta lo que decía, solo quería sentir ese placer que le fue arrebatado; el maestro Tulio tomo por los hombros a la nena haciendo que se agachara y quedara a la altura de su verga y empezó a frotarla por entre esas dos deliciosas tetas de la nena. –-vamos mi chiquita, mamame mi verga siii…… le pedía cariñosamente Tulio a la nena que tenía la cabeza de lado, la nena vio hacia los ojos al odioso maestro y se negó a su petición. –-Vamos chúpasela a tu Pedro, chúpala por favor …… la nena al escuchar eso cerraba los ojos de placer, el solo escuchar el nombre del vejete la excitaban como si fuese un afrodisiaco; Tulio le rozaba los labios con la cabeza de su verga a la nena quien recordaba cuando Don Pedro le prometió que le daría de verga por la boquita. La nena con sus ojos cerrados abrió sus rosados y bellos labios permitiendo que la verga de Tulio ingresara delicadamente y recibida por su lengua quien acariciaba al invasor, la nena solo pensaba en que esa hubiese sido la verga de don Pedro y empezó a mamar la verga de

Tulio a un ritmo lento pero delicioso para el maestro. Tulio suspiraba al sentir la deliciosa y caliente boquita que mamaba su ansiosa verga; ver ese hermoso rostro comiéndose su verga lo calentaban mucho mas; la nena seguía mamando esa verga imaginándose estar con don Pedro y es por eso que mantenía cerrado sus ojitos. –-Ahh que bien lo haces putita que bien ahhh…… Escuchar a Tulio decirle putita le trajo aun más el recuerdo del vejete y abrió sus ojos para verlo, le gusto que le dijera así; el vino tenia a nuestra protagonista ya muy relajada, solo lejanos pensamientos morales la hacían negarse al placer carnal. Al maestro tulio le gusto ver ese rostro de ojos verdes mirándole mientras se comía su tiesa verga; ya no aguantaba las ganas de cogérsela pero tenía que ser paciente, todo iba por buen camino con la nena y no lo echaría a perder. La nena saco de su boca esa verga de tulio y le empezó a dar lametazos pero nuevamente con sus ojitos entrecerrados. Tulio no aguanto más y la obligo a pararse para propinarle un angustiado beso a la nena. Evelin recibía esa desesperada lengua en su boca enredándose con la suya misma mientras que sus nalgas eran magreadas por Tulio como un desesperado. –-Ahii putita, ahí mamazota, que buenota que estas ahh………le decía tulio mordiendo suavemente la oreja y el cuello de la nena; Evelin se empezaba a descontrolar nuevamente, pero la diferencia es que el profesor Tulio no le gustaba, solo por el trago y el recuerdo de don Pedro estaba en ese estado de excitación. –-ahhh ahhh uhhh mmm ahhh…… gemía la nena al sentir los besos y lamidas de tulio que ahora eran acompañados por un dedo que hurgaba dentro de su ano. –-Ahí mamazota ya no aguanto, te quiero coger ya …… El maestro tulio tomo entre sus brazos a la nena cual si fueran una pareja recién casada y la llevo hacia la cama de Claudia. La inocente Evelin se desespero con las intenciones del maestro Tulio y empezó a patalear angustiosamente. –- no no déjeme, no puedo no …… –-que pasa muñeca, porque no quieres…… le dijo el maestro Tulio poniéndola en el suelo a la colegiala. –-no; esta es la casa de mi amiga, esto está mal, déjeme…… la nena buscaba una excusa para no caer bajo las garras del maestro. Tulio ya se mostraba impaciente y a punto de si quería forzar ahí mismo a la nena, cuando en eso escucho los ruidos lejanos de la otra pareja en la sala. –-mira nena, quieres ver a tu amiga, vamos…… Tulio llevo de la mano así desnudos los dos hacia el pasadizo que daba a la sala. Cuando llegaron los dos se asomaron y Evelin no pudo creer lo que veía; su amiga del alma en cuatro patas sobre el sofá y el cojo atrás clavándole salvajemente la verga; se podía oír a Claudia gemir y gritar de placer. Su amiga querida dejándose follar por ese asqueroso sujeto, aquel cerdo que también se aprovecho de ella, le venía a la mente los momentos vividos con el cojo en el sótano de la escuela y se le erizaba la piel, ella también había sentido esa verga del cojo y gritado de placer, pero ese recuerdo se transportaba rápido a lo que había sentido en la feria y se excitaba nuevamente. El maestro Tulio lo noto y paso una de sus manos hacia la vagina de Evelin quedando su verga entra las duras nalgas de la nena mientras que la otra mano le masajeaban uno de sus voluminosos senos. –-Ya ves ricura, como goza tu amiga, no es justo que tu no lo hagas…… el maestro Tulio la trabajaba psicológicamente a la

nena para que caiga en sus redes, era un experto para convencer a la gente. La nena solo apoyo su cabeza en el hombro del maestro Tulio dejándose tocar sin reparos por él, recordaba lo que Claudia le dijo en la Feria que tenía que ser más mujer, más madura y dejarse de niñerías y satisfacer a los hombres, claro que sin el alcohol no hubiese pensado en eso, pero como ya sabíamos don Pedro había despertado toda la lujuria que Evelin tenía escondido por dentro. Tulio volteo a la nena frente a él y le propino un beso de lengua salvaje que la nena recibía dócilmente, ella seguía pensando en don Pedro y se dijo me imaginare que este es el; el maestro Tulio le ofreció otro trago de vino que la nena se tomo sin asco. Tulio ya la veía entregada a él; así que nuevamente tomo entre sus brazos la nena para llevarla al cuarto; la nena no opuso resistencia. Ya en el cuarto desparramo cual larga es a la bella chamaca, quien se retorcía de placer al sentir la boca del maestro en su núbil vagina; tulio le comía esa vagina que ya daba por hecho que sería suya, aunque muy en el fondo quería darle primero por el culo, ese por el que mucho en la escuela se masturbaban. La nena no paraba de gemir por la comida que le daba el maestro, quien se deslizo hacia arriba para chupetear esos senos maravillosos, la nena sentía la verga de Tulio a la altura de su vagina tratando de entrar. Ella algo contrariada no quería que le diera por allí, pensaba que ese último recaudo de su virginidad tendría que ser para su amado Rodrigo y no esté aprovechado, pero también pensaba en don Pedro, mi panochita es para él, para mi macho, se decía angustiada y excitada por ese último pensamiento. La nena se volteo boca abajo rápidamente ante la sorpresa del maestro; pero seguía maravillado al ver ese tremendo culo ante sí. –-muy bien perrita, con que te gusta por atrás…… La nena no respondía, solo respiraba agitada esperando que le haría el maestro, quien al ver ese redondo trasero se agacho para lamerle ese agujero que ya había sido castigado. –-ahhh ahhh uhhh siii ahh ahh…… –-te gusta como te como tu colita putita…… –ahii sii ahhh ahhh …… el maestro Tulio le lubricaba el ano a la nena dándole también pequeños mordiscos en esas carnosas nalgas. –-muy bien putita, prepárate que te voy a destrozar este sabroso culo que tienes…… A la nena todas esas palabras soeces le recordaban a don Pedro y casi por instinto se acomodo en cuatro patas con las piernas bien abiertas para recibir en su ya ansioso ano la verga del maestro. –-ahii sii doon pedroo métamela yaa por favor ahh…… la nena nuevamente en su ebriedad pensaba estar ante el vejete de la Feria lo que molestaba al maestro pero con tal de gozarse a la chamaca ya no le importaba. El maestro tulio apunto su verga en la entrada del dilatado ano de la nena quien al sentir la cabeza de ese miembro en la entrada de su trasero, ella misma se lo clavo en un delicado retroceso. –ahhi siii pedroo papii siii ahhh……. –-Toma putita, así que te gusta por el culo no …… El maestro Tulio algo contrariado porque le seguía llamando por otro nombre comenzó a penetrarla salvajemente en un vaivén que hacia remecer la cama, la nena se aferraba de las sabanas muriendo de placer. Pero no por la verga de Tulio sino por los recuerdos de la culeada que le dio don Pedro. –-ahhh ahhh maas ahhh maaas ahhh…… –-te gusta como te culeo puta, te gusta……… –-ahii sii doon peedroo siii mee gustaa ahh ahh

…… –-no soy pedro carajo, soy TULIO CARAJO …… la nena disfrutaba de la culeada que le daba pero en su mente lo que más le excitaba era pensar que don Pedro la follaba. Habrían pasado como 5 minutos de intensa follada, cuando el maestro Tulio algo molesto le saca la verga del ano a la nena para maquinar un nuevo plan. –-oye putita le darias a tu Pedro tu panochita…… le decía todo esto metiéndole un dedo por el castigado ano. –-uuufff ufff quee ahh ahh ahhh……..- –-vamos puta dale a tu Pedro esa panocha que se muere por mi verga…… La nena seguía confundida y en verdad pensaba que estaba con Don Pedro. –-ahii siii folleme por mi panochita don Pedro ahhh ahh …… Al maestro tulio se le ilumino el rostro al escuchar a la nena; no habría objeción de perforar esa vagina que sabía era virgen, era el sueño de muchos varones en la escuela y estaba solo para él. –-Pues ahora será turno de tu panochita preciosa……… El maestro Tulio apunto su verga en la entrada de la virginal vagina de Evelin con la intención de clavársela duramente hasta el fondo y sin piedad como para que se acordara toda su vida de él. Cuando de repente sonó la puerta del cuarto violentamente. TOC TOC TOC TOC –-Maestro Tulio, maestro Tulio, salga rápido ……… Era el cojo Juan quien tocaba desesperado para desgracia del maestro Tulio quien se dirigió hacia la puerta. –-Que Diablos quieres carajo, no ves que estoy ocupado …… –-Maestro vístase rápido, llegaron los padres de Claudia …… –-Como y donde esta Claudia …… –Ordenando la sala, tenemos que salir por atrás y rápido…….. –-Me lleva el demonio, mira Juan, ya la tengo para mi …….. El cojo observo a la nena echada boca abajo y algo mareada. –-ni hablar maestro, ya habrá otra oportunidad……. El maestro Tulio entro nuevamente al cuarto y le dio un sonoro beso a las nalgas de Evelin que se encontraba aun boca abajo sin saber que pasaba. –-Vamonos Juan ……… el maestro tulio fue por su ropa hacia el cuarto de baño y vistiéndose rápidamente escaparon por el patio de atrás de la casa. Claudia muy rápidamente había escondido todos los tragos que habían tomado y recibió muy cándida e inocente a sus padres. –-Mama, Papa, que paso, pensé que volverían mañana…… –-si pues hija lo que pasa es que se cancelo el matrimonio y nos regresamos…… dijo el papa de la chica. –-ahí que mal fue eso, pero qué bueno que estén aquí……… –-Y que tal les fue en la Feria, se divirtieron…… pregunto la mama. –-Nos divertimos muchisisimo, ni se imaginan. –-Y Evelin…… –-Creo que ya está durmiendo, estaba muy cansada, bueno me voy a dormir…… … –-que duerman bien hija……… Claudia al llegar a su habitación le echo seguro a la puerta y vio a su amiga desnuda sobre su cama. (No, no me puedo creer que Evelin haya follado con el maestro) pensaba Claudia que al acercarse noto a su amiga bastante cansada y ebria y solo le escucho decir: –Peeedroo ahí pedroo …… –-Eve, despierta Eve. …… Claudia vio que su amiga ahora si cayó en un profundo sueño. –-Pedro y quien será Pedro…… se quedo preguntándose Claudia mientras se acomodaba al lado de su amiga para dormirse también, habían tenido un día muy agitado. EVELIN POR APOCRIFA

21/05/2011 EVELIN 11 Evelin dormía ya apaciblemente en casa de Claudia quien se encontraba a su lado ya rendida a los brazos de Morfeo, había sido una noche muy agitada para ellas y más para la pobre nena. Pero horas antes en la Feria Don Pedro se despertaba junto a sus compinches de los golpes recibidos; aun se sentían confundidos y aturdidos sin recordar quien los había golpeado. Valdez y Pérez también despertaban igual de atontados. Al cabo de un rato recordaron todo lo sucedido; Valdez se lamentaba como es que se les escapo tan bella chamaca, de esas que nunca en su vida volvería a tener la oportunidad de follarse, al menos gratis no, pero ni en los más finos prostíbulos encontraría una mujer tan bella y sobretodo joven e inocente como Evelin. — Carajo, tú tienes la culpa Pedro, por no compartirla a tiempo…… reclamaba Valdez al vejete, quien ni le hacía caso; Pérez se mantenía callado por el respeto que le tenía a don Pedro. –Ya cállate idiota y vete a la chingada, porque no saben pelear, par de inútiles……… La discusión se termino con un llamado por radio donde les pedían acercarse a taquilla para coordinar el cierre de la Feria. Valdez y Pérez se retiraron al instante que don Pedro les ordeno, mientras que este se quedo con su fiel Ramírez. –ahí jefecito, se le escapo la palomita……… –Si pues mi fiel amigo, pero eso si Ramírez, esa chamaca no me olvidara así de fácil…… –Je Je Si jefe, que buena culeada que le dio, aun se mantiene con fuerzas…… –JA JA JA pos claro, pero te juro que tendré que volver a encontrar a esa escuincla a como dé lugar, cueste lo que me cueste…… –huuuuyyy jefecito ya se amoló, la ciudad es muy grande, será muy difícil…… –Todo se puede en la vida mi amigo, y ya se como podre ubicarla……… –dígame como jefecito……… –pues la chica debió apuntar sus datos en algunos de los cupones de concurso que dan en la Feria, Ahhh… –pero que inteligente que es usted jefecito, si quiere yo le ayudare a buscar…… –Ya lo sé Ramírez ya lo sé, ahora manos a la obra…… Los dos viejos se retiraron a cumplir con su trabajo y con la nueva tarea de encontrar algún dato que la colegiala pudo haber dejado. Sería una labor muy difícil pero la recompensa seria grande para el vejete. Horas más tarde Evelin empezaba a despertarse sintiendo ese cálido amanecer dominical que mucho experimentamos los domingos, eran las 9.30 de la mañana y sentía su cuerpo pesado y con la común sensación de resaca, le dolía un poco su cabecita y sentía demasiada sed, su cuerpo no estaba acostumbrada a esos malestares que nos deja el alcohol. Aun no recordaba todo lo que le había sucedido en la feria, su mente y sus recuerdos se ordenaban lentamente, lo primero que noto fue que se encontraba en el cuarto de Claudia y mayor fue su sorpresa al darse cuenta que debajo de las sabanas no tenía nada que cubriera su escultural cuerpo. Se encontraba completamente desnuda lo que le causo cierta preocupación; donde esta mi ropa se preguntaba y como un flash se le vino a la mente el recuerdo cuando se encontraba sin ropa en la feria siendo violada por el viejo Pedro. Comenzó a sentirse sucia y asquerosa al recordar lo que le hizo ese asqueroso viejo, sentía impotencia porque no pudo evitar

ser sodomizada por tan despreciable animal y como fue tan tonta por meterse en ese lugar alejado de la gente y como todo se le salió de su control; pero aun así sentía un delicioso ardor o escozor en su ano y sus recuerdos la volvieron a confundir. Rápidamente su mente le recordaron los deliciosos y lujuriosos momentos de placer que sintió con la culeada que le dio Don Pedro, sentía asco y repulsión por el vejete y deseo a la vez, preguntándose porque es que su cuerpo traiciona a su mente cuando la tocan demasiado y el deseo y la lujuria abren camino a una adicción de sexo que no puede controlar. Tanto así que término entregándose como una puta cualquiera. –Que me pasa dios mío, porque tengo estos pensamientos…… La nena se dispuso a tomar una ducha fría para olvidar esos pecaminosos pensamientos que tanto la atormentaban, la sabana que la cubría se deslizo sensualmente por todo ese espectacular cuerpo que la nena tenia. Tomo una toalla de Claudia y se dirigió a la ducha, el agua fría caía por todo su castigado cuerpo, refrescando todos sus adoloridos pezones los cuales habían sido devorados por la bífida boca de don Pedro, podía notar un color rosado en sus nalgas productos de las fuertes palmadas que le dio el vejete. El agua fría tampoco le servían para olvidar esos placenteros recuerdos de la Feria, luchaba con su mente para no tocarse esa panocha que ya sentía caliente pero a su mente llego otro recuerdo que le quito la excitación. Era el maestro Tulio, recordó cuando entro a la ducha y comenzó a manosearla aprovechándose de su estado de ebriedad, a la nena no le excitaba recordar esos momentos ya que detestaba al maestro Tulio por lo que le hizo aquella tarde en la dizque audición; le tenía resentimiento porque le frustro sus sueños de ser algún día actriz aprovechándose de ella y ahora si se sintió asqueada por lo que le hizo, pero no recordaba que sucedió después. –ahí dios, me habrá desvirgado ese maldito, no, no por favor…… Pensaba desesperada la nena angustiada por lo que le haya podido hacer ese abusivo; pero a su vez pensaba porque no podía odiar a don Pedro si el también abuso de ella. Por culpa del maestro Tulio no pudo irse con Don Pedro el cual le iba dar la culeada de su vida y de paso la desvirgaría de una vez, se imaginaba que en estos momentos estaría despertando no en casa de Claudia sino mas bien en algún cuartucho barato de motel con don Pedro toda llena de leche del viejo pero esos pensamientos al mismo tiempo la horrorizaban pensando que estaba loca por imaginarse y desear que eso haya ocurrido. –Maldita sea que me pasa, me quiero morir…… A la nena se le erizo la piel y sus senos se endurecieron hasta la punta de los pezones, sentía que se le contraía el ano y sentía en su vientre la emoción de aquellos recuerdos de placer ya vividos, no entendía como su cuerpo le reclamaba sentir nuevamente esas manos toscas y esa sucia boca que la recorrieron incansablemente, su ano le pedía alojar de nuevo ese mástil de carne y venas que tanto delirio le provoco. Malditos metiches pensaba al recordar a los otros amigos de don Pedro que también interrumpieron tan lujurioso momento, la nena ya comenzaba a frotar su caliente panochita sintiendo un escalofriante placer. En ese instante confuso de placenteros recuerdos entro a la habitación Claudia llamando a su amiga quien al oírla se envolvió con la toalla y salió a su encuentro regresando a la realidad.

–que pasa Clau, me estaba duchando……… –Buenos días traviesa, cuéntame, que hiciste anoche ehhh…… Evelin se sonrojo y se puso nerviosa horrorizándose de lo que pudo cometer mientras estaba ebria. –no se dé que hablas Clau, no recuerdo nada…… –Mira Eve, me llamo el maestro Tulio y me dijo que te quería ver hoy en la tarde…… –pe pe pero que dices, ni loca que lo veré, odio a ese sujeto…… — ja ja ya me lo imaginaba, dice que mis padres interrumpieron justo en el momento que te iba a coger y es por eso que quiere verte para continuar lo que quedo pendiente……… –nooo mentira, seguro aprovecho de que dormía, yo no hice nada……… A Evelin le cayó bien ese comentario, por lo visto aun seguía siendo virgen pero le puso bien en claro a su amiga que nunca más estaría cerca de ese sujeto al cual detestaba, lo que Claudia entendió muy bien y no le reclamo nada. –pero amiga, ahora cuéntame ¿Quien es Pedro?……… A la nena se le abrieron bien grandes esos bellísimos ojos verdes que tenia sorprendiéndose por la pregunta, como su amiga sabia del viejo, que vergüenza que ella sepa que un viejo asqueroso la había follado, ella que era tan recatada y pudorosa. Claudia al notar su nerviosismo la calmo. –Tranquila amiga, dime quien es ese chico que tanto te quita el sueño… –de de que hablas Clau, no, no se a que te refie… –ya ya Eve, si entre sueños lo nombraste toda la noche…… La nena se quedo muda y no respondía poniéndose más nerviosa y angustiada al saber que había nombrado el nombre de ese viejo mientras dormía, se sentía avergonzada. –Ok amiga algún día me contaras, pero eso sí, quiero saber con quién le adornas la cabeza a Rodrigo eh ja ja. –NO Clau, estas equivocada…… –Bueno no importa, vístete para desayunar que después mis padres te llevaran a tu casa…… La mañana pasó rápido y al mediodía de ese domingo Evelin llegaba a su casa acompañada de los padres de Claudia quienes la entregaban a su Madre con la seguridad de que no le había pasado nada malo y que se había divertido mucho junto con Claudia. Evelin veía a su madre que la miraba orgullosa al escuchar lo bien educada y responsable que es su hija; pero en la mente de la nena se preguntaba que pensaría su mama si supiera que gozo como una zorra siendo cogida por el viejo de Don Pedro y peor aun que después había bebido tanto que acabo ebria a merced del pervertido del maestro Tulio. No podía mirar a los ojos a su madre y solo la abrazo contenta por estar con ella en casa. La nena le contaba a su madre situaciones divertidas que hizo en la Feria, claro que inventadas por ella ya que la mayor parte del tiempo la paso en manos de Don Pedro, se le partía el corazón al estar mintiéndole al ser que le dio la vida y que tanto la quería, ver a su madre sonreír con cada situación que ella inventaba la destrozaba mas. Y lo que mas perturbaba a la nena era que mientras le mentía a su mama en su mente estaban los recuerdos de la cogida que le dio don Pedro. La nena se retiro a su habitación muy apenada y al entrar se dio con una sorpresa. Su Madre le había comprado un lindo ropero de madera con dos puertas en las que tenía unos grandes espejos por dentro y afuera; para suerte de la nena el ropero cubría el espejo que Don Lucas usaba para observar a la nena. Evelin se quedo parada estupefacta por tan gran regalo. Su Madre que ya se encontraba detrás de ella la abrazo tiernamente. –Te gusta mi regalo

hijita…… –Si, si mami, gracias no me lo esperaba…… –ahí hija es que tu otro armario ya estaba viejo y desgastado…… –ahí mama pero debiste de gastar mucho dinero…… –Te lo mereces hija por ser tan buena y estudiosa y porque nunca me has defraudado…… A Evelin se le llenaron los ojos de lagrimas pero no por el regalo más bien por mentirle a su generosa madre, sentía que no se merecía tanto cariño y menos tamaño regalo, abrazo fuertemente a su madre llorando en sus brazos pero sin ánimos de decirle que es lo que le pasaba o decirle que muchos hombres la acosaban y hasta algunos ya habían abusado de ella; tenía miedo que su madre en un acto por protegerla la mandara a algún convento o internado; así que cayó y llevo la procesión por dentro. Más tarde recibió la visita de su querido novio; con el cual la nena se sintió muy bien a su lado, lo extrañaba mucho y se la pasaron viendo televisión toda la tarde entre beso y beso escondido de los ojos de su madre. La nena sentía pena por Rodrigo, si supiera todas las cosas que le han hecho de seguro la dejaría, creyéndola una cualquiera que le gusta que los viejos abusen de ella sin oposición alguna y pensó tal vez que debería apurar su primera vez con él antes que otros desalmados lo hagan, pensaba que siempre estaría a merced de algún aprovechado y mejor sería hacerlo con alguien a quien ella quería. El día paso rápidamente para Evelin, ya era de noche y se prestaba a dormir, se encontraba en su cama solo con una corta sudadera que se le ajustaba a esos turgentes pechos y con una diminuta tanga color negra, se disponía a escribir sus vivencias en su preciado diario pero a su vez pensaba en cómo, si es que fue abusada salvajemente o plasmar en todo lo que gozo con don Pedro en la feria y opto por lo último, se sincero completamente y escribió el tremendo placer que sintió con ese asqueroso vejete. Ese diario escondía muchas de sus vivencias sexuales desde la primera vez que experimento el placer en manos del viejo Lucas, el acto de felación que tuvo con el maestro Tulio, las salidas con su novio, el calvario placentero que tuvo con el cojo Juan, el manoseo de Víctor; en todas ella reconocía que a pesar de ser forzada lo disfruto. Pero Don Pedro sería sin duda aquel con el que más disfruto, tanto que hasta soñaba con volver a pasar lo de la Feria y si lo volviera a ver no podría saber como reaccionaria. Y con esa última acotación se quedo profundamente dormida. La nena caminaba por un pasillo de su escuela algo perdida ya era muy tarde y casi no había nadie en la escuela; se sentía algo asustada y sentía pasos a su atrás, ella no volteaba por temor y aceleraba el paso; en eso escucho pasos rápidos y antes que pudiera voltear le pasaron los brazos por encima para empezar a sujetar sus grandes senos, ella trataba de luchar para huir del lugar y no podía ver bien a su agresor por la oscuridad del pasillo. Rápidamente pensaba que podría ser Víctor, tal vez el cojo Juan o más seguro el maestro Tulio; desesperada seguía forcejeando sin éxito sintiendo como sus grandes senos eran magreados perversamente por encima de la blusa de colegio llenándola rápidamente de sensaciones placenteras y grito pidiendo ayuda, su agresor le llevo un brazo atrás produciéndole dolor y le tapo la boca para luego arrastrarla hacia un pequeño cuarto donde se guardaban balones y todo tipo de implementos deportivos. Evelin fue arrojada al piso cayendo de

rodillas y volteo para ver quién era su agresor pero al cerrarse la puerta todo quedo a oscuras desesperándose mas de miedo y terror. –Quien ereess, no me hagaaa daño por favor…… pedía la nena impotente y asustada con esa inocente voz que entusiasmaría mas a cualquier violador. El sujeto que la tenía a su merced jalo la cadena del único alumbrado que tenía ese pequeño cuarto iluminando aquel sucio lugar. Los ojos de la nena no podían creer quien estaba frente a ella sonriendo de oreja a oreja; era don Pedro, no podía creerlo, como la encontró, como sabia donde estudiaba o como había entrado. –uuusteeed que haacee aquiii…… –QUE HAGO AQUÍ, PUES VINE A VER A MI MUJER JA JA JA; A MI PUTITA JA JA OSEA A TI…… –noo nooo vayase nooo…… La nena volvía a sentirse confundida, no entendía que le pasaba por una parte tenía asco y miedo al verlo pero por otra su corazón latía aceleradamente y en su estomago sentía la adrenalina del miedo y la emoción por volver a ver a don Pedro. La nena no decía nada solo miraba temblorosa al vejete quien se burlaba de su pasividad. –Muy bien putita, a darle gusto a tu macho…… La nena vio que el viejo se quitaba una sucia sudadera dejando ver su fofa panza y pecho llena de pelos algo canos y como abría su cremallera sacando su gruesa verga que ya palpitaba de lo erecta que estaba. Ver nuevamente esa verga que la hizo delirar de placer la angustio mas; pero aun negándose a ser abusada nuevamente por el vejete quiso pararse y huir pero el vejete la tomo de los cabellos y le acerco a su lindo rostro su grueso miembro. La nena cerraba los ojos sintiendo en su cara la verga del vejete dándole delicados golpes intentando entrar por su boquita la que mantenía cerrada. –mmm mm por favor nooo deejeemee…… El vejete aprovecho para meter la mitad de su miembro en la boca de la nena quien abrió sus ojos al sentir aquel intruso asqueroso dentro de ella; el vejete la tenia bien sujetada para que no la sacase de su boca, ella trataba de sacársela pero don Pedro era muy fuerte. –humm mm mm…… luchaba la nena al sentir como lo que tenía en la boca se iba poniendo cada vez más duro. Don Pedro prácticamente le follaba la boca a Evelin hasta hacerla babear, era la primera vez que sentía la verga de don Pedro en la boca y se extrañaba que no oliera tan mal como creía. El vejete le saco la verga de la boca y tomándola del cabello nuevamente le grito con esa aguardentosa voz. –Mira putita eres mi mujer y te portaras bien o quieres que te saque desnuda para que te vean todos en el colegio…… La nena se asusto al oír eso, se moriría si todos en el colegio la vieran así, ella era de las persona que viven del que dirán y no le gustaba para nada la amenaza del viejo. –no por favor, déjeme ir don Pedro, por favor…… –Silencio puta, ahora me darás placer o si no ya sabes, todo el colegio sabrá que eres mi puta…… Nuevamente la nena no podía creer que caía presa del chantaje, porque le tenía que pasar eso a ella. –Vamos abre esa boquita y mama la verga de tu macho…… La nena sintiéndose derrotada y sin escape cerró los ojos y abrió lentamente sus labios para alojar nuevamente el miembro del vejete pero esta vez sin oposición alguna. El vejete la obligo a mirarla a los ojos y ella entendió que no podría negarle ninguna petición, estaba a merced de ese dominante viejo. –ASI PUTITA, MIRA A TU MARIDO MIENTRAS LE MAMAS SU VERGA……… La nena lo

miraba a los ojos ya sumisa, no entendiendo como es que ya no tenía fuerza para negarse a los deseos del vejete, se sentía relajada recibiendo el suave vaivén de la verga de don Pedro en su boca, sintiendo con su lengua la textura venosa del miembro del vejete. Recordaba que en la Feria ya deseaba probar ese grueso miembro que la hizo delirar de placer y que por culpa de los otros viejos metiches no pudo saborear; poco a poco perdía la cordura y se dejaba llevar por el momento al cual era sometida. El vejete le saco la verga de la boca y arrojo una colchoneta de gimnasia al piso ordenando a la nena arrodillarse en ella de espaldas a él. La sumisa Evelin casi como un zombie acato dicha orden sin reclamar ya aceptando su papel de esclava de aquel viejo. Don Pedro se arrodillo detrás de la nena para empezar a magrear esas enormes tetas que se encontraban atrapadas en el brasier solo cubiertas por la blusa escolar y ya erectas por los recuerdos vividos en la feria que se volverían a repetir. –hoy serás mía putita, se que tú me deseas……… La nena empezaba a suspirar al oír las palabras del vejete; sus oídos empezaron a ser lamidos por esa rasposa lengua para bajar por su sensible cuello, no podía creer que de nuevo pasaba, que sentiría tanto placer como en la Feria, ese placer que fue interrumpido en su momento más cumbre. Las manos del vejete arrancaron la blusa de la nena saliendo disparado todos los botones de esta; la nena ni se quejaba, tenía la cabeza apoyada en un hombro del viejo sintiendo los lametazos de don Pedro, poco a poco aceptaba que le pertenecía a don Pedro, que era de su propiedad y no podía negarle nada de lo que le ordenase. El vejete le arranco el brasier salvajemente dejando al fin liberadas esas monumentales ubres para el deleite de este que al sentirlas duras y con los pezones erectos sonrió con malicia. –Sientes eso putita, tus tetas extrañaban mis manos, querían ser tocadas por su dueño…… –ahhi siii, ahiii doon peedroo ahhh…… La nena no podía ni hablar por tanto placer que sentía, el viejo la soltó dejándola en cuatro patas y le quito los zapatos y medias, la nena sintió como el vejete luego le arranco la falda escolar y le rompió a jalones la blusa como un salvaje quedándose solo con su pequeño bikini rojo. –Pero que ricas nalgas tienes putita……… el viejo Pedro dijo esto dándole tres sonoras nalgadas que enardecieron mas a la nena; le gustaba que el vejete la tratara así, con fuerza y de forma iracunda, sentía como ese miembro grande y duro azotaba su tremendo trasero que ya tenía las marcas de esas toscas manos. Don Pedro tomo los lados del bikini y como si fuesen de papel lo arranco dejando ahora si completamente desnuda a Evelin, sometida, dispuesta, obediente y sobre todo caliente con todo lo que le hacía, el vejete tomando la punta de su verga subía y bajaba desde la panocha de la nena hasta ese hermoso ano que ya palpitaba por sentirla de nuevo. Sus manos recorrían todo el cuerpo de la nena sintiendo esa suave piel que ya sentía húmeda por la excitante transpiración que la nena destilaba. La colegiala podía ver toda su ropa escolar y prendas íntimas totalmente rotas, pero no le importaba, lo que más ansiaba en ese momento era que don Pedro la follase como una mujer se merece. El vejete se daba el banquete de su vida con el cuerpo de la nena quien respiraba agitadamente por el continuo magreo del cual era víctima su hermoso

cuerpo. –Vamos mi putita por donde quieres que te la meta…… La nena aun sentía vergüenza de hablar o pedir algo pero si se encontraba deseosa por sentir nuevamente dentro de ella la verga de ese macho que había venido a reclamarla. Ella misma tomando cada nalga y estirándolas dejo ver al vejete por donde es que quería ser penetrada. Don Pedro sin previo aviso le incrusto por completo por todo el recto su duro miembro, Evelin empezó a gemir de placer, de alegría, no sintió dolor más bien fue placer puro y descontrolado. –Ahhi ahiii siii siii ahhiii ahhh…… –TE GUSTA PUTA, TE GUSTA SENTIR MI VERGA…… –Ahii siii, mee gustaa doon Pedroo, mee guustaa ahhh …… –QUIERES QUE PARE…… –¡¡¡NO!!! ¡¡¡ NO!!! sigaaa maas maass ahhh ahhh…… –DIME PUTITA, DIME QUIEN TE FOLLA, QUIEN TE CULEA…… — hummm ahhii ussteedd ahh ahh –plass plasss ¡¡¡ QUIEN!!! DILO PUTITA DIME QUIEN SOY…… el vejete le grito dándole fuertes palmadas pidiéndole ser mas especifica. –ahhh ussteed, mii maachooo, ahíii ahiii…… –DIME QUE MAS SOY PUTITA, DILOOO…… –Ahhiii mii machoo, mi mariidoo ahhh, mii duuueeñooo ahiii ahhii…… –ASI ME GUSTA PUTITA, AHORA TE MERECES UNA BUENA CULEADA…… Don Pedro comenzó un vaivén salvaje produciendo un escandaloso ruido de sus pieles al tocarse, las nalgas de la nena vibraban tras cada contacto de las furiosas estocadas del vejete, la nena no paraba de gritar presa de un endemoniado placer. El vejete la volteo boca arriba y empezó a comerse esa panocha que ya estaba jugosa de tanto fluido que destilaba, la nena apretaba con sus piernas la cabeza de don Pedro y le sujetaba de sus canos cabellos muriéndose de placer al sentir la lengua de su macho adentrarse todo lo máximo que podía. –Te gusta lo que te hago putita, te gusta lo que tu marido te hace…… La nena muerta de placer ya aceptaba su condición de hembra en celo, de hembra necesitada de macho y ya no pudiendo resistirse mas se arrojo a los brazos del vejete que se encontraba arrodillado. –Ahí don Pedro, me gustaaa; todo lo que me hace me encanta…… El viejo y Evelin se fusionaron en un apasionado beso, entrelazando sus lenguas con un instinto casi animal. La nena sentía esa verga dura hurgando su virgen panocha y a su vez las manos del viejo que la sostenían de esas durísimas nalgas que se encontraban marcadas con las manos de su ahora marido. –¿Quieres que te rompa esa panochita rica que tienes? … el vejete le propuso desvirgarla de una vez por todas lo que la nena sorprendentemente acepto. –si mi amor, hazme ya tu mujer…… Evelin se dejo caer sobre la colchoneta entregando su último resquicio de castidad que le quedaba. –Claro que te hare mía y te voy a llenar de leche la panocha…… –ahii paapiii siii, hazlo, haz lo que tú quieras ……… –Te voy a preñar putita, me darás un hijo…… –ahii sii embarázame, dame un hijo…… –Muy bien putita, prepárate, que después te irás a vivir conmigo…… –ahii siiiir siiii, llevame contigoo hummmm…… Don Pedro tomo de sus finos pies a la nena y doblo sus rodilla hasta casi rozar sus hombros, la dura cabeza de su miembro ya se encontraba en la entrada de su hasta ese momento virgen panocha acariciando esos inmaculados labios vaginales. –métemela ya papi, hazme tuya…… Era difícil creer que era Evelin la que pedía eso a tan repugnante vejete, pero ella se encontraba muerta de excitación. –Esto nunca lo

olvidaras mi putita…… Y cuando el vejete ya tomaba impulso para penetrarla con toda la fuerza que tenia se escucho que tocaban la puerta. -¡¡¡ EVELIN !!! ¡¡¡ EVELIN !!!… La nena escucho claramente a su mama aterrorizándose en ese instante y cuando quiso reaccionar ya no estaba don Pedro a su lado. –¡¡¡ EVELIN !!! ¡¡¡ EVELIN !!! Despiértate cariño…… La nena abrió bien sus ojazos y se dio cuenta que se encontraba en su cama, instante en el que su mama entro. –Ya me voy cariño, nos vemos el fin de semana, te portas bien…… Evelin aun no entendía bien lo que pasaba, todo había sido un sueño, su mama se acerco para darle un beso de despedida en la frente a su niña y noto que la nena sudaba y transpiraba por todo el cuerpo. –Hija te encuentras bien, estas toda mojada…… –Ehh si mama, es por el calor, no me siento mal…… –Bueno cariño nos vemos el fin de semana, te quiero mi amor…… –yo también mama, cuídate…… Evelin vio que su mama se iba, como ya sabíamos su madre trabajaba de enfermera fuera de la ciudad y es por eso que la nena se quedaba sola de lunes a viernes, pero con la tranquilidad de que don Benito estaba para echarle un ojo a la nena. La nena se quedo sentada en su cama cavilando en su mente el sueño que había tenido. No comprendía que le pasaba; como se pudo entregar tan fácil aceptándolo como su marido y hasta le dijo amor a ese vejete e incluso hasta acepto que la preñara y peor aun irse a vivir con él; la nena se acostó en su cama agarrándose el rostro y llorando por no poder controlar sus pensamientos. Fue un sueño pero igual se sentía sucia al entregarse en el a ese horrible viejo. La nena ya no pudo dormir, se quedo pensando y su cuerpo nuevamente la volvió a traicionar; inconscientemente sus manos comenzaron a tocar sus enormes senos que se encontraban erizados por los recuerdos soñados. Su otra mano se deslizo más abajo y haciendo a un lado el pequeño bikini empezó a acariciarse su húmeda panochita abandonándose ya al comienzo de una deliciosa masturbada. La nena gemía descontroladamente revolcándose por toda la cama, mordía la almohada arañaba las sabanas y arqueaba la espalda explotando en un delicioso orgasmo que tenia retenido desde que abandono la Feria. Rato después se quedo más tranquila y los recuerdos se fueron desvaneciendo. La mañana la paso con los quehaceres de la casa y sus tareas escolares preparándose para un nuevo día de colegio, en el camino a la escuela la nena era presa de los más obscenos y censurables piropos, claro que ya estaba acostumbrada en ese suburbano barrio donde vivía. Llego a su escuela y como siempre era asediada a su paso por todos los chicos de su escuela y victima de las miradas celosas y envidiosas de otras chicas que no le llegaban ni a los tobillos, la nena vio a su paso al malvado Víctor que la miraba con hambre de sexo pero ella rápidamente le hizo un gesto de desprecio al recordar lo que le hizo. –Algún día muñeca, cuídate porque algún día será ja ja ja……… La nena se asustaba al oír su amenaza ya que sabía de lo que podría ser capaz ese desgraciado; mientras seguía con sus sensuales pasos por los pasillos del colegio de lejos era vista por el maestro Tulio y el cojo Juan que entre ellos conversaban. –Que mala suerte tuvo maestro, y ya la tenía servida a esa escuincla…… –Si pinche Juan, maldita la hora que llegaron los padres de la Claudia…… –En cambio yo, que rico

me cogí a esa putita, no hay duda que es una perra en celo…… –Si me consta, pero eso sí, recuérdalo bien porque me dijo que nunca más se repetirá, ósea contigo…… –No importa maestro ya puedo morir tranquilo pero y usted ahora como hará…… –Ya se me ocurrirá algo……… Los dos viejos siguieron conversando viendo a la distancia como la nena se perdía entre el alumnado. En otro lugar de ese mismo día lunes en la Feria el viejo Pedro y su fiel Ramírez daban por terminado la búsqueda de los cupones dándose con una no muy buena sorpresa… –Jefecito aquí tengo como 12 cupones con el nombre de la chamaca…… –me lleva la chingada, yo igual tengo como 15…… –Tantas chica llegaron con ese nombre…… –Que importa una de estas será……… Don Pedro no se frustraba para nada, llamaría a los teléfonos de cada una de ellas todo con tal de ubicar a esa diosa que se le escapo de sus manos y gracias a un amigo que tenía en el registro de identidad ubicaría como a dé lugar a la escultural musa de sus perversas fantasías. Paso una semana y la nena seguía con los mismos sueños húmedos, tenia al vejete presente en sus más calientes pensamientos a veces ni escuchaba lo que le contaba Rodrigo en sus pequeñas saliditas que tenían, paraba distraída y ansiosa a cada momento, no es que deseara a don Pedro si no que ansiaba ese placer que recibió. A veces deseaba follar con Rodrigo y sentir con el ese mismo placer pero sentía mucha pena o timidez en siquiera sugerirlo. Ya un día no aguantando mas pidió consejo a Claudia, ella al ser una experta en el sexo pensó que le podría ayudar, eso sí, no le conto con quien soñaba o quién era el tal Pedro. –pero amiga si ese chico Pedro te excita mucho, hazlo con el de una vez…… –ahí no amiga yo quiero mucho a Rodrigo, no podría hacerle eso…… –bueno mira, si no lo haces con ese tal Pedro, hazlo con Rodrigo, tal vez el te ayude a olvidar lo que sientes al pensar en el otro…… –tu crees amiga…… –Claro, mira aprovecha ese cuerpazo que la vida te dio, no lo tendrás para siempre…… La nena sonrojada dio gracias a los consejos de su libidinosa amiga quien se ponía contenta de que su amiga al fin ya pensaba en acostarse con alguien y dejara de lado a esa niña bobalicona que a veces relucía en ella. Evelin más tranquila pensaba que tal vez Claudia tenía razón y que su amado Rodrigo seria la puerta de escape de los recuerdos de la Feria y más precisamente de lo que don Pedro al cual en realidad detestaba le había hecho sentir. Horas más tarde en la tranquilidad de su habitación, pensaba en el momento que se entregaría a Rodrigo, recordó que al día siguiente no tendría escuela por encontrarse esta en fumigación y decidió que ese sería el día D. Llamo al muy suertudo Rodrigo y prácticamente tartamudeando y sin saber cómo decirle pero muy fácil intuir lo que le insinuaba le pidió que pasara por su casa mañana, el chico que al fin entendía no cabía de la emoción, por fin seria suya ese monumento de mujer que muchos ansiaban poseer, pero que solo seria de él. Y llego el muy ansiado día para la nena, era día martes y la noche anterior no volvió a soñar con el vejete y amaneció más tranquila limpio y arreglo la casa preparando todo para la llegada de su príncipe azul; no se encontraba excitada pero si nerviosa y emocionada. Rodrigo vendría a eso de las 11.am y solo faltaba media hora, la nena se dio una ducha limpiando

todo su bello cuerpo, no hubo ni un pequeño rincón de este que no haya sido tocado por la agradable fragancia del jabón y su cabello olía al agradable aroma de miel del shampoo, en fin la nena salía toda una mujer divina, como una diosa. Pensaba en que atuendo ponerse y opto primero por una de sus mas pequeñísimas tangas de color celeste y se puso encima un pequeño short de tela alicrada de color negro que se le ajustaba impactantemente y hacia tono con su clara piel y encima un pequeño top de color amarillo con un dibujo de medusa que dejaban ver ese lindo y coqueto ombligo dándole un aspecto más que interesante. Faltaban 10 minutos para las once y la nena oyó tocar su puerta, al fin llego su amado novio, llena de nervios se dirigió a la puerta y al abrir entro Rodrigo que traía consigo un pequeño ramo de flores, la nena suspiro por tan lindo detalle y cerrando la puerta se fundieron en un romántico beso, era un beso de amor y cariño mutuo. El chico bajo sus manos hacia esos portentosos par de nalgas acariciándolos suavemente y sintiendo su firmeza, en su pecho sentía ese turgente par de senos que eran motivos de sus fantasías y varias pajas que él se había metido en honor a ella. No podía creer que tan impresionante mujer era su novia y que ese mismo día se le entregaría por completo; la nena aun seguía tímida y armándose de valor tomo la mano del muchacho y lo guio hasta su habitación. Una vez dentro el chico tomo a la nena y cayeron juntos en la cama, el muchacho besaba a la nena con pasión mientras recorría todo el cuerpo de la nena, sus manos no se daban abasto para ese tremendo cuerpo llena de tentadoras partes. Rodrigo se quito su playera mostrando un cuerpo algo fuerte sin ser gran cosa, la nena aun se sentía azorada o apenada pero con la firme idea de entregarse a su novio, el muchacho tomo la licra de la nena y junto a su tanga se las quito por completo quedándose la nena con los pechos cubiertos por el pequeño top. El muchacho se quedo estupefacto al ver esas tremendas piernas que se curvaban en una estrecha cadera y daba forma a ese tremendo trasero, la vagina de la nena que apenas tenían unos escasos vellos púbicos se veía tentadora, la nena destilaba un aroma de fresca pulcritud, luego se abalanzo en ella para levantar el top y besar esos senos y pezones que serian una maravilla para cualquier mortal. La nena se sentía bien al sentir a su amado comerse sus pechos que tantas veces habían sido profanados por los abusadores, pero había algo que no entendía. –¿Porqué no me excito? …… la nena se preguntaba porque aun no se excitaba a pesar que tantos otros le habían chupado sus tetas provocándoles un placer no querido aun no entendía porque ahora con Rodrigo no, acaso solo su cuerpo respondería al abuso de viejos o degenerados. El muchacho se quito su pantalón quedando solo con un bóxer de cuadritos, la nena lo miraba algo sonrojada esperando que el se quitara esa prenda para poder apreciar ese órgano viril que la haría mujer, el muchacho le dio a entender de que ella misma se lo quitara. La nena algo sonrojada y nerviosa procedió a quitársela y al bajarlas sus ojos recibieron la vista del miembro de su amado Rodrigo. Evelin vio un miembro que no se le asemejaba en nada a ninguno de sus acosadores, era de unos 10cm y no muy gruesa como la de un niño. Se sintió algo apenada y solo sonrió para no hacer sentir mal a Rodrigo

quien a pesar de eso se sentía orgulloso de su miembro y no cavilaba en los pensamientos de decepción de la colegiala. El muchacho ya muy excitado y a su vez desesperado se disponía a penetrar a su hermosa novia pero Evelin lo detuvo. –Espera amor, tienes protección…… — Que, pero porque, si soy tu novio……… –tonto, estoy en esos días y me puedes embarazar……… –Oh orale, pues no tengo preservativo…… –trabajas en una farmacia y no trajiste una…… –mi amor enseguida regreso, espérame please…… –aquí te espero…… dijo esto último la nena coquetamente mientras Rodrigo se vestía rápidamente para ir a traer los profilácticos. La colegiala se quedo echada en su cama pensando en el momento y algo pensante por el tamaño del miembro de Rodrigo. Pensaba que ya estaba acostumbrada a vergas grandes y gruesas y que sentiría con ese pequeño miembro, podrá compararse a las otras y darle satisfacción. –Ahí en que estoy pensando, amo a Rodrigo, amo a Rodrigo…… se repetía la nena pensando que eso era lo más importante y se dispuso a esperarlo pero en eso ocurrió lo que menos esperaba en la vida, su celular empezó a sonar a lo que ella contesto. –Si diga…… Del otro lado del teléfono se encontraba el causante de todos sus sueños húmedos que reconoció la dulce voz de Evelin después de llamar a innumerables números y se emociono porque al fin encontraba a esa diosa que se le escapo ya unos días. –Si con quien hablo…… decía la nena, el vejete pensaba y ahora que le digo y siendo un maestro del chantaje opto por asustar a la nena. –Hola palomita, sabes quién soy…… la nena reconoció con horror esa voz pero se negaba a creer que era don Pedro el dueño de tan ronca voz. –Perdón, creo que se confundió de número…… –Nada de eso y no cuelgues porque te ira mal…… la nena ahora si estaba segura que era don Pedro, aun recordaba esa dominante voz y su cuerpo se tenso presa del miedo y también de asombro al no saber como la había ubicado. –que, que quiieree…… — en primer lugar quiero verte ahora mismo y si no vienes le mostrare a toda tu escuela el video de toda lo puta que fuiste conmigo…… La pobre Evelin no entendía bien lo que le pasaba, se había quedado muda por lo que le decía el vejete. Muy bien chiquita, en una hora te espero en esta dirección y ya sabes lo que pasara si no eres puntual…… La nena que recién reaccionaba solo acato la orden preguntándose como es que el vejete tenía pruebas de esa noche. El vejete sonreía desde el otro lado pues él no tenía ninguna prueba que comprometa a la nena, pero ya la conocía, lo vulnerable e inocente que era. Y la colegiala cayó en la trampa fácilmente presa de un miedo de que su reputación quedara por los suelos. Evelin rápidamente se puso una prenda íntima roja y un pantalón jean azul, un top de color rojo bien ceñido que le dejaban descubiertos sus brazos y hombros y se calzo con sus converse azules. Tomo su celular y algo de dinero apresurada por llegar al lugar indicado y cuando se disponía a salir llegaba Rodrigo. La nena se disculpo con el muchacho que no entendía y no dejaba que se vaya desesperado por querer poseer a su hermosa novia, la escultural colegiala se molesto y le grito dejándolo mas confundido al desesperado Rodrigo que no entendía la reacción y la prisa que tenia la nena por irse, ella se disculpo nuevamente y le dijo que después le llamaría. Evelin iba asustada y en estado de shock al

lugar que le indico el vejete, pensaba en cómo deshacerse de don Pedro, pensaba gastar sus ahorros y pagarle para que la dejara en paz aunque veía difícil ese cometido. La nena después de unos 40 minutos llego a la plaza donde el vejete le había citado, era también un lugar de los más peligrosos como en su colonia, ella esperaba asustada en la plaza y ya era víctima de los piropos de algunos pandilleros que aglomeraban esa lúgubre plaza. La colegiala veía con temor como algunos ya querían acercárseles y fue el momento en que don Pedro llego por atrás y la abrazo sorprendiéndola y dando un salto de miedo. –Hola preciosa, ya quería verte…… La nena pudo ver nuevamente a don Pedro aunque esta vez no lo veía tan descuidado como ese día pero si igual de desagradable y pervertido. Se dio cuenta que la realidad era diferente que sus sueños, mientras que en sus fantasías se excitaba al verlo en este momento sentía asco y temor a lo que le pudiera hacer este degenerado. –doon Peedro por favor yo le pagare…… — Shhhhh no digas nada muñeca, tu solo sígueme…… La nena le seguía el paso al viejo quien le pasó una mano por el hombro y la llevaba abrazada, la nena se sentía horrorizada al sentir el abrazo del vejete y su descuidado olor a sudor y luego de recorrer dos calles doblaron a la izquierda hasta la entrada de un pequeño callejón que tenia por entrada una reja en la que se encontraban unas viejas del lugar chismoseando y vendiendo una que otra comida. –Mira muñeca, cualquier cosa eres mi sobrina, entendiste…… –Don Pedro por favor a donde me lleva…… — ENTENDISTE O NO…… — si…… –muy bien cosita rica y bórrame esa cara triste y sonríe…… Llegaron a la puerta del callejón y el vejete la presento como su sobrina, la nena sonrío a las viejas y estas no sospecharon nada. Se adentraron al callejón hasta el cuarto donde vivía el vejete, al entrar la nena vio un salón grande lleno de cosas viejas dos muebles sobre una alfombra vieja, una mesa con tres sillas con un viejo televisor y un equipo de sonido algo viejo. Habían dos cuartos más que eran el baño y la recamara del vejete, y justo de este salía un chico de unos 23 años de aspecto de vago y cabeza rapada todo mal vestido que al ver a la encamable nena se le salieron los ojos. –Guau apa y esta zorrita quien es…… El viejo quien se molesto al ver a su hijo salir de su cuarto se molesto y le dio un sonoro manazo. –Mas respeto con mi mujer tarado, que ella será tu madrastra…… El muchacho sonrío pensando en lo que decía su padre era broma pero el viejo lo miraba molesto. La nena se sonrojo al escuchar decir eso al vejete y bajo la mirada. –Ya vete donde tu madre a robarle dinero porque a mí no, FUERA…… EL hijo del vejete se retiro dándole un último vistazo a la nena quien tenía la cabeza agachada de vergüenza. Una vez solos la nena al no decir nada el vejete atino a reclamar por su tranquilidad, pero por mas que le ofrecía dinero hasta sumas muy difíciles para que ella pudiese pagar el no aceptaba. –NO NO NO, tu no entiendes preciosa, no quiero tu dinero, te quiero a ti…… –don Pedro por favor, no puede ser, déjeme tranquila…… El vejete se acerco mas a la nena quien retrocedía al notar el acercamiento del viejo y su espalda topo con la sucia pared. Don Pedro veía de arriba abajo ese escultural cuerpo que tenía en sus manos y la tomo de la cintura. La nena temblaba de miedo pero también expectante por lo que el vejete le diría, pero este

viejo estaba más lejos de hablar ya que con una mano tomo ese par de nalgas que tanto añoraba tocar desde el día de la Feria. La nena trato de empujarlo para salir de su acoso pero le era imposible. El vejete se acerco a su oreja y empezó a hablarle bajito diciéndole lo hermosa que era y lo mucho que extrañaba tocar su cuerpo. Evelin se sentía sofocada al sentir encima de ella al vejete y apretándole las nalgas, pero eso no fue lo único ya que Don Pedro con la otra mano acariciaba sus tetas que ya empezaban a reaccionar solas por tanto magreo. El viejo dejo de tocar las nalgas y acaricio por encima del jean la vagina de la nena quien empezaba a ponerse nerviosa ahora que su acosador le lamia la oreja y cuello con más ímpetu. Evelin sabía que no iba por buen camino y en ese solitario lugar. –Ya ves muñeca, te gusta lo que te hago…… la nena no dijo nada, mas por miedo que excitación y el vejete en el momento que la iba a besar sintió que alguien entraba en su cuarto. Quienes eran, nada más y nada menos que Valdez y Pérez quienes no podían creer que la nena se encontraba con don Pedro. –Vaya, vaya, pero mira Pérez, aquí está la putita…… –Quien lo iba a creer y pensamos que nunca más la veríamos…… –Muy bien don Pedro creo que hoy la hacemos con la puta esta…… Don Pedro quien se contrario al ver a estos dos inoportunos que interrumpieron su erótico momento se molesto. –Que les pasa par de atarantados, mas respeto con mi mujer…… Los dos viejos se miraron incrédulos pensando que el vejete les bromeaba y sonrieron acercándose mas a la nena quien retrocedió presa del pánico al notar sus intenciones; don Pedro saco dos sobres con dinero y les entrego a estos dos inoportunos. –Tengan su paga por lo de la Feria y lárguense ya carajo…… –pero Pedro déjanos…… –LARGO DE AQUÍ HE DICHO…… Los viejos vieron que el iracundo Pedro no bromeaba y viendo que el viejo sacaba de su armario un pequeño revolver solo se fueron maldiciéndolo, la nena se asusto mas al ver el arma del viejo, este ya más tranquilo y sin que nadie lo molestara se sentó en su mueble invitando a la nena a sentarse frente suyo. –Mira Evelin te diré como son las cosas, no quiero tu dinero, solo te quiero a ti, desde este momento serás mi mujer y me harás caso en todo, pero no te preocupes, hoy no te hare nada, tengo negocios más tarde y no puedo desgastarme, pero eso sí, si no aceptas, mañana mismo iré a tu escuela y le enseñare a todo el alumnado como te folle en la Feria ¿Quieres eso? –¡¡No!! Por favor don Pedro no haga eso…… –Pues haz lo que te digo y no pasara nada malo para ti…… La nena se tomo su rostro no sabiendo que hacer, y tras la presión de don Pedro termino por aceptar su destino, el vejete saco una cámara digital y le pidió a la nena que se sacara la ropa para una pequeña sesión fotográfica a modo de prueba de su obediencia. La colegiala en un principio se negó horrorizada pero el vejete le recordó su vil amenaza y sumisamente empezó a desnudarse. El vejete le tomo varias fotos en varias posiciones que la nena aceptaba porque no tenía otra alternativa más que obedecer a quien se había convertido en dueño de su vida, todo sea por su reputación. El vejete sonreía malévolamente y pensaba para sí mismo, (con esto ya te tengo para siempre). La nena se sentía incomoda al ver al horrible vejete y escuchar toda clase de elogios para con ella mientras en cada foto se sobaba el miembro por encima del

pantalón viendo esas curvas de infarto y la redondez de esos perfectos senos de pezones rozados, ya que el viejo veía como la nena bajo sus órdenes posaba como una top model. El cuerpo de la nena ya se encontraba sucio por estar a veces echada en el sucio piso y en esas húmedas y descuidadas paredes, el vejete la llevo a la ducha donde la obligo a bañarse siguiendo con la improvisada sesión de fotos y metiéndole mano ante la resignada desesperación de la colegiala. Después que dio por terminado su cometido la nena se vistió con la intención de retirarse muy avergonzada por todo lo que le había obligado el vejete. –Espera putita no te vayas, antes tenemos que ir a un lugar…… La nena se asusto pensando que tal vez el viejo la llevaría algún lugar para prostituirla y con el espíritu derrotado no pudo negarse a nada y le pregunto con ojos tristes. –A donde me llevara don Pedro…… –de compras muñeca, te comprare unos trapitos para que los uses para mí y de paso te haremos un tatuaje con mi nombre…… La nena sintió alivio al oír eso y no negó su emoción al ver que este vejete se molestaría en gastar dinero en ella, pero se negó a ser tatuada por el vejete explicando que su madre la metería en algún internado si lo hiciera ya que no le gustaban ese tipo de cosas por ser solo para personas vulgares, el vejete lo pensó bien y desistió con lo del tatuaje y minutos después se fueron a una cercana galería, no sería la mejor de la ciudad pero tampoco era mala. Don Pedro la llevo a una de las tiendas de un amigo suyo pero justo este se retiraba para almorzar, el vejete le pidió que le dejara entrar para escoger algo de ropa para su sobrina y dada la amistad de años que tenían y de cierta deuda los dejo pasar quedándose dentro solo la nena con don Pedro quien rápidamente la llevo a uno de los probadores. –Muy bien putita, fuera ropas que ya te escojo algo para que te pruebes…… La nena resignada solo acataba las ordenes del vejete y se quito la ropa quedándose solo con su bikini rojo a esperar lo que el aprovechado le escogiera; el vejete pronto regreso con un vestido blanco de esos que llegan a medio muslo y que solo se amarran por el cuello y a media espalda, la nena se lo puso quedándole espectacular y viendo el vejete como esos par de tetas se insinuaban por la delgada tela del vestido. –muy bien zorrita, ese me gusta, quítatelo y te traigo otra cosa…… nuevamente la nena se quedo solo con su prenda intima y el vejete le trajo un short de jean casi diminuto dejándole ver los cachetes de esas duras nalgas y para arriba un top de esos que dejan ver el ombligo y que solo cubren los senos, de nuevo el viejo babeaba contemplando lo sensual y espectacular que se veía su ahora esclava dándole unos sonoras nalgadas. El vejete le escogió unas cuantas tanguitas más y esperaron al dueño de la tienda para irse y en la tormentosa espera la nena sentía las manos del viejo tocar todo lo que quería de su cuerpo. –Muy bien putita ahora te acompaño a tu casa…… –No se moleste don Pedro, yo puedo ir sola…… –Nada de eso, quiero conocer dónde vives porque pronto te visitare y no me contradigas o ya sabes lo que te pasara…… La nena nuevamente bajo la mirada sintiéndose derrotada, y junto al viejo se dirigieron hacia su casa que al llegar el vejete solo la vio de lejos donde entro, sobándose las manos por el exquisito manjar que pronto se comería y mucho más cuando la nena

estúpidamente le dijo que siempre estaba sola de lunes a viernes. La nena lloraba en su cuarto llena de impotencia por la situación en la que se encontraba, no contestaba el celular tras las insistentes llamadas de Rodrigo porque no tenía cara para verlo, se sentía sucia como para conversar con él o verlo a los ojos. Al día siguiente en la escuela siguió su ritmo de vida normal, como siempre atenta y estudiosa, pero en los ratos libres su mente la atormentaba recordando su terrible situación y aunque en todo el día no supo nada de don Pedro aun se sentía fatal. Ni siquiera estaba su amiga Claudia para pedirle algún consejo ya que esta había faltado a la escuela; se preguntaba porque ella no podía ser como Claudia, pero sabía muy bien que fue bien educada por su madre y no podría comportarse de esa manera. Al día siguiente recibió la llamada de Claudia quien le daba la mala noticia de que estaba embarazada, la nena aun sorprendida le pregunto quién era el padre; Claudia no sabía que decirle, se había acostado con varios y hasta el cojo Juan podría ser el padre. Claudia lo hubiese resuelto como antes con un aborto clandestino pero su madre le había encontrado el test de embarazo y ahora su familia la llevaría a otra ciudad para evitar el que dirán de los familiares y conocidos. La nena entristeció hasta el llanto al saber que ya no tendría a su amiga de toda la vida para apoyarle, ahora si se sentía más sola que nunca. Llego el día viernes eran las 7.00 pm y la nena quien recién había llegado de la escuela se encontraba conversando con Rodrigo abrazados en su puerta diciéndose lo mucho que lo sentía por haberse ido y por haberle gritado, pero muy a su pesar a la nena la conciencia la castigaba y entre esos momentos de cariño y amor timbro el celular de la nena aterrorizándose al oír la aguardentosa voz del vejete. –Hola putita, prepárate que esta noche te visito plan de 8.30…… la pobre Evelin entro en pánico ya que tenía a su lado a su querido Rodrigo y no sabía que contestar. –Me oíste bien putita…… –EE eeeste si, como usted diga…… –Te pones el vestido blanco sin nada adentro y pobre que no lo hagas…… Para suerte de Evelin el vejete colgó al instante y Rodrigo pregunto quién era, la nena algo nerviosa solo dijo que era una maestra a la que tenía que presentar un trabajo mañana mismo y que tendría que trabajar en esa tarea toda la noche y despidiendo con un sonoro beso a Rodrigo se metió a su casa. Los minutos pasaban y Evelin se angustiaba al saber que el vejete vendría a verla, pensaba que salida podría tener para evitar que el viejo venga, estaba segura que don Pedro no se conformaría solo con su culito y temía perder la virginidad con él; aunque en sus sueños y el día en la Feria le hubiese gustado, la realidad era otra en estos momentos. Ya eran las 8.00 y la nena al percatarse se fue a cambiar de ropa y al sentirse transpirada de los nervios opto por darse una rápida ducha, la colegiala ya daba por consumado su destino en manos del vejete y solo se resigno a esperarlo. Luego de secarse ese escultural cuerpo se puso solo el vestido que don Pedro le compro y unas lindas sandalias negras, no tenía nada dentro y sentía el fresco del aire que le causaba una deliciosa sensación pero no por eso estaba excitada; la nena recibió la llamada del vejete que le decía que bajara a abrirle la puerta del edificio y finalmente dio por muertas sus esperanzas de que algo o alguien la salvaría.

Ella bajo en silencio por si algún vecino aledaño de los otros cuartos saliera a husmear quien entraba, abrió la puerta con el menor ruido posible y vio a don Pedro con una malévola sonrisa. La nena agacho la cabeza de temor y vergüenza mientras que el vejete veía ese espectacular cuerpo solo tapado por el sexy vestido blanco. –pero que buena que estas putita, eres una diosa…… Don Pedro se abalanzo sobre ella para besarla a lo que ella se negó porque alguien podría verlos. –Muy bien mi putita vamos a tu cuarto…… La nena subía por las escaleras sintiendo la mirada del vejete quien se relamía al ver ese hermoso y redondo trasero contoneándose en cada peldaño de la escalera y ceñirse al delgado vestidito a medio muslo viendo también esas torneadas piernas, tenía la verga parada al ver tan maravillosa mujer que iba ser solo suya. El vejete estiro sus manos para levantar el vestido quedando ante su vista ese par de deliciosas nalgas de concurso sin nada que las cubría y le propino un ruidoso beso al trasero de la nena. —Así me gusta muñeca que seas obediente…… La pobre Evelin se horrorizo por lo que el vejete le hacía pues algún vecino por casualidad podría verla, pero no tenía el valor de enfrentarse al vejete. Todo el trayecto hasta el lugar donde vivía Evelin fue manoseada por el vejete por todas partes escuchando en voz baja las vulgaridades que Don Pedro tenía en mente. Una vez dentro la nena cerró la puerta poniendo el grueso madero que servía de tranca a la puerta. Don Pedro veía extasiado a la nena como ese bello cuerpo de la colegiala transparentaba sobre la delgada tela del vestido, ese cuerpo que como en la Feria iba a saciar sus más bajos instintos pero con la suerte que ya no habría nadie quien se entrometiera. –muy bien putita, quítate la ropa que posaras para mi…… –quee por favor don Pedro aquí no…… –TU SOLO OBEDECE…… la pobre Evelin al escuchar que el vejete le alzaba la voz no tuvo más que sucumbir a su petición y sacándose el vestido nuevamente tuvo que hacerle de modelo para este malvado viejo y aunque mostraba un rostro relajado por dentro se sentía destruida y llena de vergüenza por todo lo que don Pedro la obligaba. La nena quien aun tenía el vestido enrollado en su mano trataba de satisfacer al vejete y no provocarlo, improvisaba las poses más sensuales que conocía, le tomo fotos en la sala en su habitación, en el baño y hasta en la cama de su madre, en fin el vejete no perdió ningún detalle de la casa de la nena. La nena quien ya no soporto más salió hacia la sala a llorar de impotencia y vergüenza por todo a lo que era sometida insultando a don Pedro por ser un vil chantajista que se aprovecha de ella, el vejete quien salió a su encuentro sabía que tenía que presionarla más para que asimilara de una muy buena vez su situación y sea más obediente. –Muy bien Evelin, me voy y te dejare tranquila…… La nena no podía creer lo que oía, al fin ese viejo se iría y la dejaría en paz, pero esa idea estaba más lejos de lo que esperaba después que el vejete le volvió a mencionar. –Eso si chamaca, no querrás ir a tu escuela el Lunes después de que empapele las paredes con tus fotos…… a la nena le cayó eso como agua fría, sabía que el vejete si sería capaz de hacerlo y entro en pánico al saber que su reputación estaría por los suelos y más aun cuando vio al vejete en dirección a la puerta. — JA JA putita, ya verás que después de eso todos querrán cogerte a como de lugar…… –No

por favor don Pedro no haga eso, se lo suplico…… la nena desesperada fue donde el vejete tomándole del pecho y rogándole que no cumpliera su amenaza. –NO NO chamaca, ya me hartaste, te compro ropa y te trato bien y así me pagas…… la colegiala le seguía rogando ante el fingido acto de negación del vejete porque igual tenía pensado follarsela y solo quería poner a prueba la sumisión de la nena. –Por favor don Pedro, le hare caso en todo, por favor perdóneme…… la nena le imploraba llorando al desalmado vejete quien sonreía por dentro al ver que la nena desnuda y arrodillada se rendía ante él; cualquiera habría tenido piedad al ver el rostro inocente de la nena pero el no y su verga ya se sentía incomoda dentro del pantalón por lo rígida que ya estaba al ver a esa curvilínea chamaca ante él. –muy bien putita, te daré otra oportunidad, pero pobre que me desobedezcas…… –no don Pedro, le juro que ya no…… –Muy bien pero ya no me dirás don Pedro, soy tu marido así que buscaras la manera de cómo llamarme y tiene que ser algo que me guste…… La pobre colegiala masticaba su bronca por dentro al oír lo que el vejete le ordenaba; y como le diría se preguntaba si el viejo no le inspiraba amor, más bien asco y odio claro que aceptaba que en sus sueños y fantasías le gusto pero en la vida real aun sentía asco y repulsión por él. Don Pedro se dirigió al sofá quitándose la ropa quedándose solo con su viejo bóxer para luego sentarse y llamar a la chamaca pero le ordeno que lo hiciera gateando; al vejete se le armo una carpa debajo del bóxer al ver a esa hermosa adolescente venir como una gatita con ese hermoso cuerpo de diosa que tenia. El vejete observaba la mirada sumisa y de resignación de la nena ya cerca de él y no aguantando mas tomo a la nena y la sentó en sus piernas de espaldas a el, la nena sentía notablemente en sus nalgas la verga del viejo dura como un fierro mientras que las manos de este sujetaban con fuerza sus duras tetas que al sentirlas se le pusieron duros los pezones. Ella trataba de que su cuerpo no gozara del manoseo del vejete pero su cuerpo no le hacía caso y más bien parecía dar la bienvenida a esas manos que ya extrañaban desde la Feria, la colegiala sentía como el viejo la punteaba con fuerza y para su horror ya empezaba a besar el lóbulo de su oreja izquierda, la nena sabía que si el viejo seguía por ese camino su cuerpo vencería a su razón y se entregaría nuevamente como en la Feria. El vejete quien ya se habría preparado para esta noche de salvaje lujuria con una buena dosis de viagra, sentía el exquisito aroma de su perfumada piel que le enervaba los sentidos no creyendo la suerte que tenia al poder someter a este pedazo de mujer, la bella Evelin tenía sus manos por los lados haciendo puño sintiendo los pequeños mordiscos que le daba don Pedro y sumado a esa lengua que lamia su sensible cuello su cuerpo no resistiría mas. –Ahii mamazota que ricas tetas, que ricas nalgas, hoy día te destrozo todida perrita…… El vejete le decía todo esto magreando esas esponjosas tetas mientras que con la otra mano ya empezaba a acariciar ese clítoris que ya daban muestras de humedad; la nena tenía entrecerrados los ojos luchando por no sucumbir a las caricias y manoseos del vejete pero sabía que tarde o temprano su cuerpo terminaría por entregarse, su mente no podía luchar contra el hambre de su suculento y escultural cuerpo y sumado a que no tenía

esperanzas de que alguien llegara para salvarla solo trataba de demorar su entrega. Eran ya como 10 minutos de incesante manoseo del vejete sobre el cuerpo de la nena quien ya se mordía los labios del gusto por lo que le hacía el vejete, su respiración ya era agitada y don Pedro ya tenía los dedos húmedos de los jugos que la nena había soltado de su caliente panocha. El vejete llevo esas manos húmedas a su boca degustando el exquisito sabor de esa virgen vagina que ya pensaba desflorar, pero primero quería ver acción de parte de la nena quien seguía con sus escondidos gemidos sintiendo las ásperas manos del vejete por todo su cuerpo. Don Pedro soltó a la nena dejándola a un lado del sofá quien resoplaba agitada por tanto tocamiento y abrió bien grande sus ojos cuando vio al vejete sacarse el viejo bóxer y dejar a la vista ese miembro de 20cm y grueso ante sus ojos. –Muy bien putita, complace a tu macho y chúpame la verga que está ansiosa por tu boquita ja ja ja…… La nena se quedo impávida ante lo que el viejo le pedía sin tomar iniciativa de aquella asquerosa orden y este al ver su pasividad la tomo de los cabellos acercándola con fuerza; la nena podía sentir el desagradable olor a orines que desprendía ese grueso mástil de venas palpitantes que tenia a escasos centímetros de sus bellos ojos. –Empieza ya pinche chamaca o te saco a la calle toda encuerada…… La nena lloriqueando desesperada y asustada pidió disculpas y tímidamente acerco sus labios a la gruesa cabeza del miembro del vejete, tímidamente empezó a meter a su dulce boquita todo lo que podía de ese largo falo, sentía por dentro ganas de llorar por tan asquerosa labor a la que era sometida, el vejete rápidamente estiro un brazo hacia esas nalgas que tan loco lo volvían y empezó a penetrar con un dedo por todo el ojete de la colegiala. Evelin casi se atraganta con la verga del vejete al sentir ese dedo entrar y salir en su ano, el dolor y placer nuevamente empezaba a consumirla y el vejete lo sabía muy bien al oír los sonidos guturales de placer que hacia la nena con la verga en su boca y sin perder el tiempo con esa misma mano acariciaba la vulva de la nena llenándola de gusto, la nena ya se daba por vencida y dejaba de luchar contra lo que su cuerpo le pedía y fue más cuando escucho lo que el vejete le dijo. –Te gusta putita, tienes un cuerpo que se hizo para follar, no lo desperdicies y gózalo…… La nena al oírle recordó lo que siempre le dijo Claudia, que ya sea una mujer madura y que siempre habrían muchos hombres que ansiaban o querían cogerla y ella debería rendirse a sus deseos y hacerlos felices y sentirse feliz porque el sexo da mucho pero mucho placer, esas palabras de su lejana amiga Claudia resonaban en su mente mientras que el vejete ya sentía como la nena meneaba su trasero tras la cogida de dedo que le daba a la nena por el ano. Tenía toda su espalda arqueada sintiendo su cuerpo gozar pero aun su mente no claudicaba a someterse voluntariamente al vejete quien con su otra mano empezó a pellizcar los pezones de esas tetas que colgaban como campanas, la nena sintió el aumento de calor en su cuerpo al sentir esas callosas manos manosear sus chichotas, subía y bajaba más rápido por esa verga gruesa que el vejete iba introducir en su panocha. Los manoseos del vejete eran cada vez mas rápidos y fuertes haciendo que poco a poco la nena empezara a perder el control y oír los gemidos ahogados de la nena lo

calentaba mas y acto seguido y como un salvaje la puso boca abajo para empezar a lamer la panochita de la colegiala quien mansamente se estiro en el sofá sintiendo la lengua del viejo hurgar dentro de su rosada vulva. La colegiala arañaba la tela del sofá aguantando las ganas de gritar de placer para que el vejete no se de cuenta lo mucho que le gustaba lo que le hacía; pero con la espalda arqueada ya no pudo más y unos leves gemidos se escaparon de sus labios para beneplácito del vejete quien sonreía porque su labor iba por buen camino. –mmmm ahhha ahhh ahhh…… –Disfruta putita, que ya viene lo mejor…… –nooo, noo deejeemee noo nooo…… La nena aun se negaba a entregarse pero su temblorosa voz delataban al vejete que ya estaba casi derrotada y que solo era cuestión de minutos para que sucumbiera como en la Feria y el lleno de mañas de don Pedro estiro sus toscas manos para amasar y pellizcar las redondas y duras tetas de la nena y acelero también la comida de vagina que le daba. –ahiii ahiii nooo nooo ahhh ahhh…… El vejete seguía chupando y dando lametazos desde la vulva hasta el ano de la colegiala oyendo como esta ya deliraba de placer y le metió todo su dedo nuevamente por el recto de la nena. –ahiii ahii don pedroo yaa noo ahhh…… Don Pedro ya tenía la verga como un garrote oyendo los gemidos de la nena y no aguantando mas se arrodillo en el sofá y atrajo hacia él a la colegiala para empezar a besarla como un salvaje, ella no pudo hacer nada ante el sorpresivo beso y solo trataba de alejarse de este quien la tenia sujeta de la espalda y las nalgas. El vejete al sentir el rechazo de la nena se enfureció y arrojo con fuerza en el sofá cayendo esta boca abajo; la nena vio la expresión de enojo que tenía el vejete y se asusto tremendamente. –QUE TE DIJE MALDITA CHAMACA, QUE TE DIJE… AHORA SI ME HICISTE ENFADAR…… La asustada colegiala vio como el vejete se vistió rápidamente con intenciones de irse y rápidamente cavilo que el vejete ahora si cumpliría su amenaza, ahora si su vida sería una pesadilla, la iba a humillar mostrando esas fotos en la escuela y peor aún, todos verían como había gozado cuando fue culeada en la Feria, claro que no sabía que esa prueba no existía, pero aun así seria la burla de toda la escuela y si su mama se enterase se moriría. –don Pedro que hace, por favor no se vaya…… — Cállate puta; ya te di una oportunidad y no la aprovechaste…… — por favor don Pedro no me haga esto, se lo ruego…… — Lo siento putita, tu lo quisiste así…… La pobre nena entendió que solo había una cosa que podría hacer cambiar de opinión al vejete y aunque le dolía en el alma hacerlo no le quedaba otra cosa que aceptarlo y tener que entregarse a los deseos de don Pedro, no tenía otra alternativa y sollozando se humillo ante el vejete. –Don Pedro…… folleme por favor…… El vejete quien ya estaba en la puerta se le dibujo una diabólica sonrisa al oír esa dulce y tierna voz pidiéndole que se la folle. –muy tentador zorrita, pero… no me convences…… El vejete solo quería humillar más a la nena, quería ver que tanto se sometía la colegiala. La nena con lagrimas en los ojos y presa de la angustia pensaba que decir para que el vejete no se vaya. –Por favor don Pedro quédese, hágame suya por favor…… –MMMM aun no me convences zorrita, yo me voy…… La nena supo sacar fuerzas para seguir en su humillante suplica para que ese viejo no destruya su vida o más bien su

reputación. –folleme don Pedro soy su mujer no me dee jee…… –mmm eso está mejor Evelin, pero dime quien soy…… –Usted es mi…… marido don Pedro…… –Muy bien putita, ya no me darás problemas…… –No ya no, le hare caso en todo lo que me diga…… La nena dijo eso ultimo con su alma destrozada y llorando por dentro, le caían las lagrimas y acepto que no tenia salida y que si no aceptaba su vida sería un completo infierno, en cambio ver al vejete desnudándose luego de escuchar la sumisa entrega de la nena era morboso. La nena veía como el viejo se quitaba la ropa dejando ver esa amorfa figura que haría vomitar del asco hasta a cualquier puta; observaba n pánico como el vejete se acercaba agitándole su gruesa verga descaradamente. El vejete ya muy salido de excitación se sentó en el sofá y tomo a la nena sentándola en sus fofas y peludas piernas, quedando frente a él esas formidables tetas que como un animal empezó a succionar, la colegiala en un acto de auto reflejo poso sus manos en los hombros del vejete con la intención de alejarse pero rápidamente pudo discernir al recordar que el vejete se podría volver a enfadar. Don Pedro sentía las suaves y delicadas manos de la nena acariciar sus peludos hombros; y no perdiendo el tiempo llevo sus manos hacia las nalgas de Evelin acariciándolas con fuerza y metiéndole un dedo por el ano, la colegiala largo un pequeño gemido al sentir ese grueso dedo hurgar en su cavidad rectal y mas las succiones y lametazos que le daba el vejete en sus senos y a su vez en el cuello empezó a perder el control. –ahhh ahhh noo ahhh ahhh…… -Que ricas chichotas tienes mocosa, no me canso de mamarlas…… –ahhh nooo aahhh por faavoorr ahhh…… –deja de luchar putita y entrégate, vas a ver que hasta vas a pedir que no me vaya ja ja ja…… La nena ya no podía luchar más contra lo que su cuerpo le pedía y mucho menos con los hábiles manoseos del vejete, sentía la verga dura de don Pedro chocar en su bajo vientre y sus delicadas manos apretaban con fuerza los recios hombros del vejete quien al sentirlas tomo una de sus manos llevándola hasta su portentosa verga haciendo que se la sujete, la nena no oponía resistencia y dócilmente rodeo con su mano ese grueso mástil de carne. El vejete guiaba su mano en un lento sube y baja mientras seguía hurgándole el ano y succionando los deliciosos pezones de la colegiala quien ya soltaba gemidos de placer mas fuertes; el viejo estaba a mil escuchando a la nena gemir y voluntariamente le pajeaba la verga ya sin su ayuda, Evelin se mordía los labios con sus ojos entrecerrados mirando al techo sintiendo como el vejete le mordía delicadamente los senos subiendo hasta su delicado cuello como un vampiro. El cuerpo de le nena temblaba ya de placer, su mente ya no podía resistirse mas, a pesar del asco y lo mal que la pasaba no negaba que la situación era excitante al someterse a este desagradable viejo, su cuerpo había ganado la batalla y como una poseída bajo su otra mano aferrándose con ambas al tieso miembro del vejete quien sonreía triunfante al ver que su cometido ya estaba hecho. Ya tenía a la chamaca como quería, nuevamente lo había logrado y ahora si nadie interrumpiría sus lujuriosas intenciones, el vejete palpaba esa jugosa vagina con escasos pelos y con un dedo empezó a penetrar delicadamente a la nena sintiendo esa delgada membrana que certificaba que Evelin era virgen pero con cuidado de no

romperla, ese privilegio tendría que ser sin duda para su verga. –ahhi ahí doon pedrooo no ahh ahhh…… –Ya ves putita, te dije que te gustaría, y ya verás cuando pruebes mi verga, vas a llorar de gusto ja ja ja……… –ahhh ahhh uhhh ahhhh…… La nena solo gemía escuchando a ese ser odiado que la convertiría en mujer, lo odiaba enormemente pero su cuerpo lo deseaba y no comprendía como sus manos subían y bajaban por esa asquerosa verga una y otra vez, el vejete quien solo miraba a la nena vio como esta bajaba la mirada hacia la verga que tenía entre sus manos dándole una deliciosa sensación al sentir esas suaves y delicadas manos frotando su grueso miembro. –Sigue putita sigue, esta verga es sola para ti…… Evelin solo miraba al viejo con los ojos entre cerrados y mordiéndose los labios presa del placer que le daba el viejo quien con sus callosos dedos le penetraba sus intimidades. — Muy bien putita ya es hora de que pruebes mi verga ja ja ja; vamos a tu cuarto…… El vejete se puso de pie llevándose completamente excitada a la entregada nena hacia su habitación con todas las intenciones de follarsela de una vez. En ese mismo momento en la entrada del edificio llegaba Don Lucas con sus secuaces tras unas semanas de intenso trabajo delincuencial, habían sacado buena lana secuestrando a un acaudalado empresario de otra ciudad y venían con intenciones de esconderse y darse la buena vida con el dinero mal habido. –Muy bien pinches cabrones ya llegamos…… — ja ja ja hogar dulce hogar Lucas…… Decían a su vez Don Lucas y su lugar teniente Anselmo. -–Y ahora Anselmo vamos a ver lo que tanto ansiamos…… –Claro que sí, ya me urge ver a la chamaca ja ja ja…… Los dos viejos que entraban a la cantina subieron hasta el privado que daba con el cuarto de la nena con unas botellas de tequila con la intención de ganarse aunque sea con las maravillosas vistas que tantas veces les había dado la nena, pero grande fue su decepción al ver que su espejo estaba cubierto por lo que parecía ser un gran mueble. –Pero que carajos es esto…… –Demonios, tú crees que la chamaca se haya dado cuenta Lucas…… — No lo creo, pero ahorita mismo iré a ver qué pasa…… En ese momento entraba Micaela quien se había quedado a cargo de la cantina para rendirle cuentas a Don Lucas. –Mira pinche vieja, para después será, ahora me urge ir a ver a la chamaca del cuarto 12…… –no te preocupes por ella papi, no le ha pasado nada pero en el penúltimo piso ahí otra escuincla de la misma edad que te va a gustar mucho…… –Y como es…… -Rubia, ojiverde, blanca y con un cuerpo casi como el de la Evelin, esas dos escuinclas podrían trabajar en la cantina y darnos mucha lana…… Lucas y Anselmo se miraron a los ojos sonrientes. Pero en ese momento el viejo Lucas quería ver a la nena a quien por su ilegal trabajo no había podido ver ya hace mucho tiempo. –Ya veré después a la nueva inquilina pero ahora tengo que ir a ver a la mocosa de al lado…… –Espera Lucas primero tomémonos unos tragos…… –Pinche chamaca, está bien pero solo unos cuantos que me muero por tan solo verla…… El viejo Lucas se quedo con Anselmo a tomarse unos cuantos tragos porque tenía pensado ir a ver que es lo que tapaba el espejo que le permitía observar cada vez que querían a la exuberante adolescente, se sentía enfurecido y frustrado. Mientras tanto en la habitación de la nena el vejete ya se encontraba encima de ella

succionando los sensibles pezones de la colegiala quien se sentía aplastada por el tan repulsivo cuerpo de su abusador; pero ya era presa de las oleadas de placer que su cuerpo sentía con las descaradas caricias y lametones que le daba don Pedro. –Que delicia eres chamaca, sin duda serás una buena puta…… La nena escuchaba nuevamente los planes que tenía el vejete de prostituirla y le caían las lágrimas de impotencia por el futuro que le esperaba con ese viejo pero no por eso su cuerpo dejaba de estar excitada retorciéndose en su cama de placer. –ahiii ahhh ahhh ahhh…… — Dime putita, quieres que te la meta ya…… La nena aun tenia control de su mente mas no de su cuerpo y con la poca dignidad que le quedaba se negaba a los caprichos del viejo Pedro. –noooo nooo deejemme ahhh ahhh…… — no mientas muñeca, si bien que quieres verga…… El viejo arremetió con bravura sobre la virginal panocha hundiendo su lengua lo más profundo que podía haciendo gemir a los gritos a la nena quien sujetaba de los canosos cabellos al vejete y lo apretaba con sus piernas casi hasta la asfixia, pero a pesar de eso el vejete seguía fuerte en su labor de enloquecerla de placer. — Ahiii ahhhii siii ahhh hummmm…… –Ya vez como gozas y mas lo harás cuando sientas mi verga…… La nena ya no podía articular palabras, de sus labios solo salían deliciosos gemidos que eran música para los oídos del viejo quien sentía como se llenaba su asquerosa boca con los abundantes fluidos que expulsaba la nena; el repulsivo viejo subió hasta llegar a los labios de la nena besándola como un salvaje pero sin sentir rechazo de parte de ella. Evelin quien ya se encontraba perdida en un universo de placer entrelazaba su lengua junto con la del vejete sintiendo el sabor de sus fluidos, también podía sentir la verga de don Pedro que como una víbora buscaba la entrada de su caliente panocha y en un arrebato de placer bajo su mano hacia la punta de ese mástil ayudándole a encontrar la entrada que daba paso a su último reducto de castidad. El vejete pudo sentir como la cabeza de su verga se abría paso por la panocha de la nena pero aun no quería desvirgarla, quería hacerla sufrir hasta que ella misma le ruegue por desflorarla. –Quiere verga mi putita…… — siiii ahhh siii ahhh…… — Pues verga vas a tener pinche puta…… El vejete se quito de encima de la chamaca sentándose sobre la cama viendo a la nena aun acostada mirándola con ojos de placer y completamente agitada, a pesar de que ya sabía que la tenía dominada el vejete aun no podía creer que tan espectacular adolescente era suya en ese momento. — Te gusta la verga no; pues ponte en cuatro patas pinche puta…… La excitada nena sin titubear acato la orden del vejete sin importarle que la tratara de puta y se puso en cuatro patas dejándole una vista espectacular al vejete quien miraba ese par de nalgas de infarto temblando de placer, el viejo se acerco hacia ellas y tomándola con una mano de la cadera con la otra le dio unas fuertes nalgadas que enardecían mas a Evelin quien ya ansiaba sentir dentro suyo a ese animal asqueroso que la tenía en su poder. La nena sintió como el vejete colocaba la punta de su verga en la entrada de su hasta ese momento virgen panocha cayéndole las lagrimas por perder su virginidad con ese ser horrible y desagradable pero también se sentía mal porque no podía negarse y una parte de su ser ansiaba que de una vez la penetraran

hasta el cansancio. –No no putita aun no, primero le daré a tu culo lo que tanto me pide, si vieras como esta latiendo por recibir mi verga ja ja, ya lo conoce y la quiere de nuevo ja ja ja…… La nena sintió como el vejete escupía en la entrada de su palpitante ano y a su vez el viejo embadurnaba de saliva la punta de su verga para colocarla en la entrada de su rosado recto. Evelin sentía la adrenalina del momento al estar en cuatro patas deseando a que un viejo horrible la penetrara, le venían los recuerdos de placer que sintió en la Feria tras la culeada que le dio y se resigno mentalmente a no sufrir mas y tratar de disfrutar en algo lo que el viejo le hacía. El viejo le incrusto sin compasión la mitad de su verga escuchando el doloroso quejido de la nena quien se aferraba de las sabanas presa del dolor, el viejo quien se desquicio mas al sentir como le apretaba la verga llego a metérsela por completo viendo como la nena agachaba la cabeza sobre la cama quejándose aunque débilmente de dolor. — Ya putita aguanta que después vas a aullar como una loba de tanto placer…… –Ahhuuu nooo ahhh ahiiii…… — Que rico lo aprietas muñeca, tienes el mejor culo de todo México…… — Ahiii me duelee ahh ahhiii…… El vejete empezó un lento mete y saca que hacía temblar a la nena, ella aunque ya había recibido antes intrusos por su ano esta vez no la habían lubricado como debía ser y lentamente se acostumbraba a los embistes del vejete. –Ahhi uuhhh ahhh deespaaciioo ahhh ahhh…… — ya vez putita, te dije que te gustaría ja ja……… El dolor fue desapareciendo y dando paso a ese placer que tanto la enloquecía, en la habitación solo se oían los gemidos de la nena y el ploc ploc que producían las nalgas de Evelin con la pelvis del vejete quien gruñía como un oso tras cada salvaje embestida que le daba. El vejete pudo ver a través del espejo del ropero el rostro de placer de la nena quien se mordía los labios con los ojos entrecerrados sintiendo como esa gruesa verga se acoplaba perfectamente con las paredes de su ano. — Mira el espejo zorrita, ves como goza esa puta ja ja ja…… La nena abrió sus ojitos viéndose reflejada en cuatro patas con el horrible viejo atrás suyo embistiéndola con fuerza, el vejete quien se dio cuenta de la mirada de la chamaca se inclino hacia adelante para pasar sus manos hacia las enormes tetas que le colgaban como campanas y amasarlas con bravura acelerando mas sus embistes sintiendo la nena que esa gruesa verga le llegaba hasta el fondo. –Ahhii ahiii siii ahii uhhh siii…… — Mira al espejo putita, observa como gozas, eres toda una puta ja ja ja…… — ahhhh nooo ahhh ahh ahhh…… –Te gusta mi verga, quieres que pare…… –nooo nooo sigue ahhh ahhh…… El vejete sonreía al tenerla tan excitada acelerando mas sus embistes sobre el castigado ano de la colegiala quien seguía gimiendo como gata en celo, pero el vejete quería más participación de la nena y rápidamente se retiro de la nena echándose en la cama. La nena quien volteaba aun agitada vio que el vejete le indicaba que se montara encima de él, la chamaca ya resignada y sobretodo excitada se acerco hacia el vejete sentándose sobre su verga. El viejo la atrajo hacia el propinándole un asqueroso beso sintiendo las redondas tetas de la nena sobre su adiposo y peludo pecho. A su vez el vejete tomaba su verga poniéndola en dirección al ano de la nena pero a su vez palpaba con la punta de esta la entrada de la húmeda

panocha de Evelin quien seguía entrelazando su lengua con el vejete en un apasionado beso. –Quieres que te rompa la panocha putita…… Le pregunto el vejete a la nena quien estaba tremendamente poseída por la lujuria y la excitación sin dejar de chuparle los pezones y lamerle el cuello no dejando que pensara libremente y manteniéndola caliente siempre. –Siii sii don peedrooo…… –ja ja pero después de eso, serás mi mujer……. –No me importa don Pedro, ahh ahh…… –ja ja así me gusta mi putita pero ahora quiero que me la chupes…… El vejete que se sentía un Dios al poseer a tan hermosa chamaca veía como la nena se agachaba y tomaba con sus delicadas manos su gruesa verga y como lentamente sus labios se acercaban hacia la enorme cabeza de su miembro para empezar a engullirla. Veía como esos hermosos labios subían y bajaban por su venoso miembro y como la nena con sus bellos ojos verdes lo miraba a los ojos con rostro sumiso; la nena quien aun excitada cumplía con esa labor oral veía el desagradable rostro del vejete disfrutando de la mamada, sentía asco y odio por lo que la obligaba hacer, pero a su vez la situación calentaba su cuerpo excitándola enormemente. –Ya no aguanto más pinche puta ahora si serás mía…… el vejete ya no pudo aguantar más las sensaciones que le producían la mamada de la nena, quería descargar su leche de una vez y que mejor que dentro de su virginal vagina, el viejo arrojo de espaldas a la nena y abriéndole las piernas coloco su imponente verga en la entrada de la panocha de Evelin. Ahí ahora sí, hasta aquí llegue, pensaba la nena al ver que ahora el vejete se iba a disponer a desvirgarla de una buena vez, sentía que la cabeza de le verga del vejete ya se abrían paso entre sus labios vaginales y las manos del viejo amasaban sus tetas para tomar impulso y darle la estocada final a su virginidad. –Muy bien putita, prepárate porque nunca me olvidaras ja ja y después ya te diré cual será tu nueva vida, dejaras la escuela porque trabajaras para mi, ya verás que muchos pagaran por tu cuerpo…… La nena a pesar de la excitación empezó a lloriquear por lo que le decía el vejete, no quería ese futuro para ella pero no podía hacer nada para evitarlo, se sentía condenada a ser propiedad de ese vil viejo. El viejo quien mantenía su verga en la entrada de su vagina se agachaba para mamar y succionar las imponentes tetas de la nena haciéndole olvidar su destino y acrecentando más su excitación. –Recuerda muy bien este momento putita, hoy es el día que Pedro te hizo mujer ja ja ja…… El vejete enfilo su verga para atravesar de una vez esa fina membrana que mantenía casta a la colegiala pero en ese momento fue interrumpido por unos fuertes golpes a la puerta. — Me lleva el demonio, quien mierda toca asi…… Decía el vejete por la molesta intromisión mientras la nena quien como un rayo recupero la razón y los sentidos viéndose aun abierta de piernas con el asqueroso viejo sujetándola y listo para penetrarla. — Oye pinche putita, quien es el que toca así…… — No no se…… — Me dijiste que entresemana estarías sola…… La nena ya libre de la excitación que se apodero de su mente agradecía por la oportuna interrupción rogando que pueda ser su madre quien venía a salvarla del despreciable viejo, pero ella sabía que no podría ser ella y pensaba quien podría ser el que tocaba de esa manera tan prepotente. — Me lleva, mira putita anda y ve quien toca, que yo aquí te

espero para continuar con lo nuestro…… — Don Pedro mejor váyase…… -OBEDECE…… La nena se paro en el acto asustada por la iracunda voz del vejete quien le propino dos sonoras nalgadas dejándole las huellas de sus manos por lo fuerte que le dio. — Quien quiera que sea me lo despachas porque te quiero aquí YA…… Evelin agachando su cabeza se fue hacia la sala colocándose solo el vestido blanco que había quedado tirado en el suelo junto a la maltrecha ropa de don Pedro la cual recogió dejándola en el sofá para luego dirigirse a ver quien golpeaba la puerta tan fuerte e insistentemente.

EVELIN POR APOCRIFA 12/07/2011 EVELIN 12 Evelin se vestía rápidamente amarrándose los tirantes del sexy vestido que únicamente cubrían su sensual y escultural cuerpo oyendo con nerviosismo los desesperados e insistentes golpes en la puerta. La colegiala al verse ya en condiciones de poder atender a esa persona que por el momento la salvo de ser desvirgada por el malvado vejete; procedió a quitar el grueso madero que trancaba la puerta pero aun así y con cierto temor se preguntaba quién podría ser, sabía que no podía ser su madre y tampoco don Benito quien nunca había tocado de esa prepotente manera y su ya turbada mente no racionaba en quien podría ser y ni porque debería de atender. Pero al abrir la puerta sus hermosos ojos verdes no podían creer a quien veían, era aquel hombre que despertó la lujuria de su cuerpo, aquel que a parte de su madre fue el primero en verla completamente desnuda y que bajo amenazas también fue el primero que toco, estrujo y disfruto de sus maravillosos encantos provocándole uno de los primeros orgasmos de su vida. — Hola muñeca, cuánto tiempo sin verte…… La sorprendida e impávida chamaca no podía articular palabra alguna al ver a ese sujeto al que tanto temía, oír su voz fue aterrorizante para Evelin; sabia que don Lucas era capaz de hacer y deshacer todo lo que le daba su regalada gana en esa peligrosa colonia y sabía muy bien que muchos habían sufrido por las venganzas de este y hasta algunos habían desparecido. En cambio Don Lucas se relamía los labios al ver como el escultural cuerpo de la nena se transparentaba a través del atrevido vestido, la chamaca aun tenía sus mejillas muy coloradas y la respiración agitada por la tremenda culeada que le había dado don Pedro siendo esa apariencia un deleite para sus ojos. — Don Lucas, queee desea…… le contesto la nena con voz temblorosa presa del miedo al ver que Don Lucas la seguía mirando con una pervertida sonrisa, su desesperación se acrecentó mas al ver que Lucas daba dos pasos dentro de su casa, Evelin sentía claramente el olor a alcohol que emanaba de don Lucas y entendió el porqué de su desesperada visita. — Pero que buenota

que estas chamaca…… La nena tragaba saliva llena de nervios al entender las intenciones de don Lucas de haber venido para abusar de ella, recordó como aquella ultima vez sucumbió ante su amenaza y termino entregándose y si no hubiese sido por don Benito el rufián la habría hecho suya. Pero porque se preguntaba la pobre chamaca, porque me pasa esto a mi pensaba desesperada y peor aun al recordar que en su habitación se encontraba el otro vejete esperándolo con las intenciones de desvirgarla de una vez. La nena no sabía que hacer por un lado estaba el temible Don Lucas al cual le tenía terror y por el otro estaba Don Pedro el cual bajo el chantaje la tenía bajo su dominio, se imaginaba con horror si es que estos dos viejos se unirían para abusar de ella, se sentía sola y sin ayuda en su solitaria casa. La colegiala estaba desesperada y a punto de desmayarse por lo que el destino le preparaba pero en ese momento tal vez su ángel de la guarda se acordó de ella y se apareció don Benito en la puerta que al ver al descarado de don Lucas se enojo enormemente. Que hace usted aquí……… Don Lucas cerrando los ojos de espaldas a él con una cara de completa furia respondió con sonora prepotencia. — No se meta vejete, he venido por el pago del alquiler…… Don Benito podía ver el rostro tenso y preocupado de la nena quien se encontraba en un estado inerte, sabiendo que en verdad esa no era la razón del que Don Lucas se encontraba allí. -Muy bien chamaca, le dices a tu madre que mañana quiero la lana del alquiler…… Don Lucas se retiro guiñándole un ojo descaradamente a la nena quien solo asintió presa del miedo, Don Lucas se retiro sin dejar de mirar a don Benito con toda la furia que podría tener al ser ya la segunda vez que interrumpía su cometido. –Estas bien hijita no te paso nada…… -Ehh no, no abuelito, no me hizo nada…… — De todas formas me quedare a dormir aquí por si regresa ese tipejo…… La nena se sintió tranquila al oír eso pero rápidamente se puso nerviosa al recordar que en su habitación aun estaba el otro sucio vejete de don Pedro esperándola, no sabía que hacer y si don Benito lo encuentra así desnudo como lo dejo en su propia cama, que vergüenza seria para ella y la angustia la comía por dentro. — Hija antes voy a mi cuarto por unas cosas ya regreso…… – Ah como no abuelito, aquí le espero…… Don Benito se retiro por sus cosas e inmediatamente la nena fue en dirección a su cuarto para pedirle a don Pedro que se vaya antes de que regrese don Benito. Al entrar a su cuarto pudo ver a ese viejo de cuerpo amorfo cómodamente sentado sobre su inmaculada cama dándole una leída a su preciado diario. — Muy interesante tu diario preciosa y mira las cositas que escribes…… La nena se puso muy nerviosa y sonrojada. — Por favor dedeme eso…… — ja ja ja, así que tu novio la tiene pequeñísima y ni se compara con la mía que tanto placer te ha dado… El vejete reía orgulloso de lo que la tan preciosa chamaca había escrito sobre él, pero en cambio la nena muy apenada agachaba la cabeza al ser revelado sus pensamientos más íntimos viendo esa verga de perfectas dimensiones que estaba en mención. — Te gusta mi verga no putita, mira como la miras… — ehh no don Pedro esta equ… — Shhh silencio putita… El vejete deslizo ambos tirantes del vestido hacia los lados cayendo estos al suelo, a Don Pedro se le endureció la verga al ver ese maravilloso cuerpo ante él. — Hay muñeca,

apenas te veo y se me pone como un fierro, te gusta mi verga pues cométela… La nena nuevamente se había excitado ante las soeces palabras del viejo quien la tomaba por los hombros bajándola para que su bello rostro quedara frente a su imponente verga. – Que esperas chamaca, chúpale la verga a tu macho… Como la prendía esas palabras a la nena, oír las órdenes del viejo para con ella haciéndola sentirse dominada y de su propiedad la calentaban demasiado y ya presa de la excitación se engullo esa verga que tanto placer le daba como contaba en su diario. Don Pedro temblaba al sentir esos rosados labios y deliciosa lengua por toda la base de su miembro y la nena gozaba al saber que ese gran miembro era de ella, era de su macho que nadie más la tendría, que ese tesoro solo seria para ella, estaba rebosante de excitación. Pero no tardo tiempo en reaccionar sobre su actual situación y le explico al viejo lo que podría pasar. — QUE COSA, no mames chamaca, en serio…… — Si don Pedro, por favor váyase o me ira muy mal si mi abuelo lo ve…… — Maldita sea, me lleva la chingada…… El vejete maldecía por la inoportuna interrupción, veía la hora con cara pensante y miraba a su vez el suculento cuerpo de la nena quien permanecía allí parada rezando por que el vejete entendiera y se fuera de su casa. Don Pedro se levanto colocando a la nena de espaldas a él y arrimándole su gruesa verga en las duras nalgas pasándole un brazo por su delgada cintura y acariciar su delicada vulva y con la otra le sobaba sus deliciosos senos. — Muy bien putita escucha: me voy por unas semanas con lo de la Feria a otro estado y en todo ese tiempo cuidado y pierdas tu virginidad porque si lo pierdes te pesara mucho putita, no me conoces así que cuidado con perderla porque me pertenece, es mía, ENTENDISTES…… -sii, sii, don Pedro…… — Muy bien porque quizás pueda que conozca a alguien que pague mucha lana por tu virgen panochita ja ja ja…… Don Pedro le dijo eso ultimo propinándole un asqueroso beso el cual la nena no pudo rechazar por el miedo y también porque se sentía dominada por él, sintiendo el regreso de ese calor excitante que solo le producía el manoseo del vejete sobre sus redondos senos y por sobre todo al sentir como el vejete le acariciaba con sus asperozos dedos sus aterciopelados labios vaginales sumado a la gruesa verga que sentía sobre sus duras nalgas llegando incluso hasta casi pedirle que se quede y la culeara hasta la locura. El vejete comenzó a vestirse para proceder a retirarse no sin antes dejar de tocar los increíbles encantos de la chamaca quien permanecía excitada y también nerviosa por si don Benito llegara y ver a ese esperpento de la naturaleza. Evelin no entendía como ese horrible viejo la calentaba tanto o más bien excitaba a su cuerpo de manera increíble. Justo después de que don Pedro se fuera llego don Benito quien acompaño a la nena toda la noche mientras que don Lucas quien ya estaba con sus demás compinches se encontraba iracundo despotricando gruesos insultos contra el pobre de don Benito. — Ya estoy hasta aquí de ese maldito viejo, ya van dos veces que me interrumpe…… — que te parece Lucas si lo desaparecemos…… -mmm No Anselmo, no nos conviene llamar la atención y que la policía venga aquí…… — Entonces…… — Podríamos mandarlo al hospital por una buena temporada ja ja…… — Buena idea y así la palomita quedara en

nuestras manos…… Don Lucas sonreía por la idea pero pensaba para sí mismo (ni lo pienses panzón, la nena es solo para mí); y ambos viejos continuaron embotinándose de licor, pero en el cuarto contiguo la pobre nena no podía dormir por todo lo que le auguraba su destino, estar en manos de ese horrible vejete quien quería prostituirla y ahora le preocupaba mas la presencia de don Lucas quien a todo costa quería hacerla suya, en fin fue una noche muy larga hasta que cayó en sueño. Pero no por eso estuvo tranquila ya que en lo profundo de su sueño se encontraba aun empotrada en su cama con don Pedro y don Lucas a la vez quienes magreaban, gozaban y con sus ásperas lenguas recorrían todos los rincones de su espectacular cuerpo y ella sin poder evitarlo y más bien gozando como una loca ante los desesperados toqueteos de ambos viejos, la nena despertaba varias veces excitada y asustada por lo que le ocurría. Al día siguiente ya se encontraba su madre en casa y por lo menos con ella los sábados y domingos se sentía protegida, aunque aun se sentía mal por su terrible situación, su madre pudo notar su rostro de preocupación, no era su misma niña alegre y espontanea de siempre, le pregunto que le pasaba pero la nena solo respondió que se encontraba preocupada por los próximos exámenes semestrales. La nena para no preocupar más a su mama sonrió y le dijo que iría un momento a la azotea del edificio a leer un libro; ya en ese lugar seguía pensante y triste, le caían las lagrimas de impotencia maldiciéndose por ese día que tuvo que ir a la Feria, porque tuve que hacerle caso a Claudia, yo no quería ir pero siempre termino por hacerle caso, se decía a sí misma la nena pensando también en lo estúpida que fue al caer en manos de don Pedro porque me fui hasta ese lugar tan alejado, soy una tonta; Evelin seguía llorando conversando con su conciencia cuando fue interrumpida. — que te pasa porque lloras…… Evelin alzo su mirada limpiándose las lagrimas y pudo ver una presencia femenina la cual no había visto hasta el momento, una rubia de 18 años de unos grandes ojos azules y labios carnosos, con una estilizada y trabajada figura resaltando unas portentosas piernas, su delgada cintura y unos medianos y apetecibles par de senos. — que, que dices…… — No me digas que lloras por alguno de esos peleles de por aquí…… — No, yo…… disculpa quien eres…… — me llamo Janitzi y lamentablemente soy nueva en este horrible lugar…… La nena pudo percibir los aires de altanería por parte de Janitzi, se notaba que era una chica de otra clase pero no entendía que es lo que hacía viviendo en el edificio, Janitzi era la hija de un otro mafioso de la droga el cual había quedado encarcelado y recibido la espalda por parte de su acaudala sociedad, les habían quitado todos sus bienes y pertenencias más valiosas no quedándole más que un poco de dinero a ella y su madre para poder vivir en el precario edificio de Don Lucas. Tal vez la chiquilla perdió su posición social pero lo que no había perdido era su carácter frívolo, pedante y altanero. Pero muy a parte de su forma de ser veía en Evelin a alguien con quien podría siquiera conversar, para ella la nena era diferente a las otras chicas vulgares que habitaban en ese paupérrimo vecindario y conforme pasaron los minutos Janitzi vio con buenos ojos su nueva amistad con la bellísima Evelin. Pero como nada es lindo para siempre su conversación se

vio interrumpida nada más y nada menos que por don Lucas y don Anselmo, — Pero que hacen solitas dos jovencitas tan lindas aquí…… Evelin se asusto al instante al oír la voz del vejete en cambio Janitzi mirando con desprecio de arriba abajo a don Lucas solo se despidió de Evelin retirándose y mirando con asco a ambos viejos quienes solo le sonreían descaradamente. — Mira pequeña me quería disculpar por lo de ayer, no debí de ir borracho a tu cuarto…… La nena se sorprendió al oír la disculpas de don Lucas por lo de la noche anterior pero aun sentía temor al quedarse sola en la azotea con ambos viejos y casi nerviosa se dispuso a retirarse. — no se preocupe don Lucas pero me tengo que ir…… — Pásale chiquita y nuevamente mil disculpas…… La nena se retiro con una sonrisa tímida a don Lucas pero aun sorprendida por la forma en que se comporto el vejete. Anselmo quien también se había contrariado con la manera que se comporto Lucas le recrimino. — Pero que te pasa, yo creí que la íbamos a violar aquí mismo…… — Tranquilo mi estimado, solo quiero ganarme su confianza, pero de que la hago mía como que me llamo Lucas Guzmán Loera…… — Oye y viste a la otra chamaca…… — Como no la voy a ver, si esta para reventarla… — Si Lucas pero te fijaste con el desprecio que nos vio…… -Descuida Anselmo aquí le enseñaremos a comportarse ja ja ja…… -Imagínate Lucas, follandonos a esas dos chamacas en el sótano de la cantina… — ja ja todo a su tiempo amigo, todo a su tiempo…… La nena quien ya se encontraba junto a su madre aun se sentía algo contrariada con la manera de ser de Don Lucas, pensaba que por culpa del alcohol es que todas esas veces se había portado majaderamente con ella, pero no por eso dejaba de ser un tipo peligroso y pensó que sería mejor estar encerrada en su casa los días que se encontraba sola. Era día domingo y la nena quien esperaba a su querido Rodrigo para salir a pasear recibía la mala noticia de que no podría porque tenía mucho trabajo en la farmacia, iba a ser un domingo aburrido para ella sin tener que hacer más que estar en su casa viendo tv en compañía de su madre, cuando escucho tocar su puerta. Al abrir la puerta pudo ver a Janitzi quien venía vestida de manera muy sexy con una minifalda jean focalizada unas botas marrones y una pequeña blusa el cual dejaba ver su sexy ombligo, le pidió a Evelin si le podía acompañar a unas compras por los alrededores ya que ella no conocía el lugar, la nena acepto gustosa pues se encontraba aburrida y se puso un vestido rojo 10 centímetros arriba de la rodilla de esos volados y que de la cintura hacia arriba era muy ceñido y de gran escote y se calzo sus par de botas altas de cuero negras que tanto le gustaban. Era de suponerse el revuelo que armaron para la feroz fauna masculina del lugar quienes algunos se encontraban fumando y otros bebiendo en las esquinas, los silbidos y piropos de grueso calibre eran escuchados por toda la calle, Janitzi se encontraba un poco sorprendida porque nunca le había pasado eso en su círculo social y notaba que Evelin iba algo ruborizada al oír a los machos del lugar que les gritaban tremendas leparadas. Fue lo mismo al regresar de las compras las calles resonaban de escandalosos piropos y silbidos siendo estos escuchados por el Gori y su banda quienes se encontraban en el billar, al salir pudieron ver en la vereda del frente a las dos bellas chamacas, el

Gori quien solo se encontraba con un pantalón jean ajustado y unas zapatillas blancas dejando ver su muy bien trabajado tórax y brazos lleno de músculos y decorado de agresivos tatuajes se dirigió hacia ellas. — A donde van tan solas preciosas…… Las dos chicas seguían su camino sin hacerle caso y más Evelin sabiendo que el Gori era conocido por sus fechorías en el vecindario, algo temerosa apuraba el paso tomando del brazo a Janitzi quien a diferencia de la nena se quedo prendida de los musculosos atributos que se manejaba el Gori. El rufián no se rendía hasta conseguir entablar una conversación con las indiferentes chamacas y justo en ese momento se aparece don Lucas quien muy molesto increpo al Gori amenazantemente. -Largo de aquí vago y cuidado con molestar a las señoritas…… El Gori quien a pesar de ser un avezado delincuente de la zona no se atrevía a enfrentarse a don Lucas ya que este estaba en otro nivel delincuencial para él, no tuvo más que apretar los puños de impotencia y retirarse ante la vista de las chamacas. Algún día te las cobrare viejo maldito pensaba para sí mismo el Gori quien desde siempre pensaba darle por así decirlo un golpe de estado a Don Lucas y ser él quien dominara el vecindario. — cualquier cosa me avisan chicas, aquí estoy para defenderlas… — No gracias, no necesitamos de su ayuda…… le contesto despectivamente Janitzi a don Lucas quien solo sonreía al oír el desplante. – Ja-Janitzi no le contestes así… — ¿Por qué? Si es un viejo pobre diablo igualado… — No Janitzi, no le digas así… La nena y Janitzi entraron al edificio donde siguieron conversando por largas horas, hasta que el día domingo se termino. Era lunes y la nena se preparaba para un nuevo día de clases, iba ser la primera vez que iría a la escuela y no vería más a Claudia, aun no sabía que esa ausencia seria el principio de todas sus pesadillas en la escuela. Don Lucas y Anselmo quienes se encontraban fuera de la cantina veían como la nena se dirigía hacia la parada del autobús meneando ese hermoso par de nalgas y sus tensados pechos que se ajustaban a la blusa escolar. — Pero que pedazo de mujer Lucas ya no aguanto más de solo verla…… — Ni que lo digas…… -bueno y dime Lucas que haremos hoy por tu cumpleaños…… — No sé, pero sea lo que sea será más tarde porque cuando esa chamaca regrese de la escuela me dará mi regalo…… — En serio wey, hoy día será…… — Así es y prepara la cámara que hoy serás espectador de lujo ja ja ja…… Evelin llegaba a la escuela como siempre con su andar inocente pero sensual siendo asediada por las miradas de todos los jóvenes de la escuela, se podría decir que ya se acostumbraba a ser el centro de atención de la escuela siendo también envidiada por la mayoría de alumnas quienes veían en ella la perfección al ser tan hermosa y sobretodo inteligente. Evelin pudo ver en la escuela al papa de Claudia quien seguro había ido a explicar el porqué del retiro de su hija de la escuela, la nena suspirando veía con cierto asombro al papa de Claudia con su andar de caballero, si había algún hombre maduro por el que se había sentido atraída ese era el papa de Claudia, sintiéndose muchas veces apenada por esos pensamientos libidinosos. La nena seguía caminando con dirección a su aula de clases sin saber que era perseguida por el más atrevido de sus acosadores en la escuela, quien la sorprendió desde atrás. — Hola muñequita te acompaño a

clase… Evelin se asusto al oír la voz de Víctor quien tenía una pañoleta en la cabeza que lo hacían lucir como un horrible pirata con su rala barba y bigotes y algunos granos en la cara, el atrevido la miraba con una cara de depravado sobre todo a sus apetecibles senos. — Déjame tranquila por favor…… — ¡¡ Que!! Te molesta que te mire las tetas…… la nena no podía responder ante esas soeces palabras que le decía el malvado Víctor y solo caminaba nerviosa y apenada. — Escucha nena te quiero ver a la salida detrás del laboratorio, recuerdas, como la última vez…… La nena recordaba con indignación lo sucedido y a la vez se ruborizaba – ni lo pienses estúpido, ya déjame en paz…… — si no vas le contare a toda la escuela lo que hicimos la ultima vez…… Evelin se ponía cada vez más nerviosa, — déjame tranquila o ya sabes que te pasara… — Que, que va a pasar, vas a llamar a Claudia…… Evelin se quedo muda, recordó que ya no estaba Claudia para defenderla, recién se daba cuenta que tan importante en su vida había sido su amistad con Claudia. Pero despertó rápidamente de sus pensamientos al sentir la mano de Víctor apretarle una de sus nalgas. — Ya sabes amorcito a la salida te espero o toda la escuela sabrá lo facilona que eres… La nena se angustio al oír la amenaza de Víctor, pero no sabía qué hacer, si iba de seguro Víctor no se conformaría con tan solo tocarla como la ultima vez y ella era consciente que debía cuidar su virginidad porque aquello era propiedad de ese voraz macho que era don Pedro. Pero para ella primero estaba su reputación, nuevamente entraba en conflicto en ir o no ir. — Por favor Víctor, no me hagas esto…… Otra vez la nena pisaba el palito mostrando debilidad ante su joven acosador y todo por ser tan inocente por no decir tonta lo cual fue aprovechado por Víctor amenazándola más si es que no iba. — Si no vas, toda la prepa se enterara como te gusta que te mamen las tetas… La nena se la paso las primeras horas de clases algo desatendida y preocupada, llego la hora del recreo y para sentirse segura se dirigió al baño para así mantenerse alejada por si Víctor querría adelantar sus malévolos planes. Estaba muy sumida en sus penas en la tranquilidad del baño cuando escucha el término del recreo y disponiéndose a salir siente cerrarse la puerta de golpe, la nena pudo ver que no era Víctor pero si vio a dos colegialas quienes se acercaban hacia ellas, una era gordita y se quedo cuidando la puerta. — Miren nada más la consentida de los maestros ahora esta solita…… Evelin pudo ver que se trataba de Verónica, una chica problemática de la escuela a quien todos conocían como Verito, que detrás de su carácter rebelde y agresiva ocultaba un muy buen cuerpo, de contextura delgada pero curvilínea, con unos penetrantes ojos cafés y su lacio cabello castaño y algunos mechones pelirrojos todo esto adornaban su agresivo pero lindo rostro con algunos piercing en la nariz y su lengua. -Hola Verito, disculpa pero tengo prisa…… La nena algo nerviosa por la forma en que se le acercaba la chiquilla se disponía a abandonar el lugar pero en eso Verito con toda su fuerza la empujo hasta la pared. — Escúchame bien perra, que hacías hablando con Víctor…… La nena se asusto mucho por la forma como la trataba Verito quien le increpaba por la conversación que tuvo con Víctor, Verito vivía enamorada del muchacho pero no por ser este un galán o bien parecido cosa que era todo lo contrario, pero le fascinaba la

manera de ser rebelde y descarada del muchacho era el típico chico malo que encajaba en alguien como ella pero sabía muy bien que Víctor y como a muchos otros moría en deseos por Evelin y eso la indignaba. Pero a su vez Verito también tenía un lado secreto que solo lo conocían sus fantasías y es que era bisexual y no podía negar y aceptaba que Evelin era una nena impresionante capaz de volver loco a cualquier hombre o mujer. Veía con deseos y envidia los curvilíneos encantos de Evelin quien se encontraba nerviosa por el brusco acoso de la rebelde chiquilla quien se encontraba a escasos centímetros de su rostro. — No te quiero ver cerca de Víctor, además que hace tiempo que te tengo ganas y ya no está Claudia para defenderte… la amenaza de verito era acompañada por un navaja que acariciaba el rostro de la bella Evelin quien presa del miedo solo asentía dándole la razón. — Por favor Verito no me hagas daño, hare lo que me pidas…… Verito solo sonreía malévolamente al ver el rostro de desesperación de la nena y viendo que podría aprovecharse de aquello. -Muy bien desde ahora harás mis tareas y para empezar me harás la asignación de matemáticas…… — lo que tu digas, pero déjame ir por favor… — Muy bien niña, puedes irte… La nena veía el rostro de burla de Verito quien al darle la espalda sintió como le apretó una de sus nalgas con lascivia riéndose al unisonó con su abultada compañera para vergüenza de ella. – Estas buena perrita ja ja ja…… Verito sonreía porque sin querer se había ganado una esclava que le haga las tareas y pensaba para sí misma que podría sacar provecho de aquello. En Cambio Evelin vivía un calvario por lo que le pasó con Verito y le atormentaba más lo que Víctor sería capaz de hacer si no iba a la salida a su encuentro, ahora si pensaba en lo importante que era Claudia para ella a pesar de ser tan facilona; mientras pensaba angustiada podía ver a unos cuantos asientos a Víctor que la miraba de manera burlona mandándole unos discretos besitos. Evelin bajaba la mirada a punto de llorar de impotencia cuando entro uno de los maestros más estrictos de la escuela. – Muy bien alumnos, hoy tendrán un examen de matemáticas para ver el nivel de todos, los que acaben primero se pueden ir a su casa…… El examen comenzó y a la nena no le costó más que 10 minutos para acabarlo, el maestro la felicito y la invito a retirarse a su casa pero Víctor quien ni siquiera había puesto su nombre a la hoja veía con desesperación que su tan ansiada diosa se iba y rápidamente entrego su examen. El malhumorado maestro vio que el examen estaba sin respuestas y no dejo que el muchacho saliera empezando una larga discusión entre ellos; y para cuando Víctor logro salir veía a la distancia que Evelin estaba saliendo de la escuela con mucha prisa, el rebelde muchacho corrió a toda prisa por alcanzarla gritando su nombre pero fue detenido nuevamente por el maestro de matemáticas y el director. Todo esto fue observado por el cojo Juan quien se encontraba trapeando los pisos, se dio cuenta de las ganas que tenía Víctor por la nena y burlonamente pensó para sí mismo, hablare con este muchacho, tal vez necesite de mi ayuda. Mientras que Evelin quien ya se encontraba fuera del colegio se encontraba triste por todo lo que le había acontecido en la escuela con la abusiva Verito y el descarado de Víctor, le daba coraje que por miedo ahora le tendría que

hacer las tareas a Verito y aparte tener que lidiar con los terribles acosos de Víctor. No sabía que hacer, si dejar la escuela o cambiarse a otra pero veía lejana esa posibilidad. La nena seguía parada pensando en su desdichada vida cuando se aparece Víctor. – Oye calienta vergas, con que te querías escapar no… Evelin se asusto al ver al malvado muchacho y pensando en lo tonta que fue al quedarse pensando y no aprovechar la suerte que tuvo para escaparse. — Víctor por favor déjame tranquila… — De ninguna manera, vamos a mi casa que no hay nadie, ya tengo ganas nuevamente de comerme esas tetotas que tienes…… — nooo Víctor por favor, no quiero… -vamos carajo o le diré a todo lo facilona que eres… Víctor sujetaba del brazo a la nena insistiendo en que la acompañara a su casa con las claras intenciones de culearla como tanto ansiaba, mientras la nena le rogaba sin éxito que la dejara en paz y cuando estaba a punto de claudicar ante él se apareció la persona quien menos esperaba. — Algún problema Evelin…… Víctor algo sorprendido volteo a ver quién era el inoportuno que le malograba sus planes y pudo reconocer que se trataba del papa de Claudia. – Don Ernesto como esta… le saludo la nena tratando de disimular el mal rato y sintiendo como Víctor le soltaba el brazo para retirarse no sin antes susurrarle al oído – ya hablaremos mañana mi amor… La nena quien se puso más tranquila al ver que Víctor se iba miraba con agradecimiento al papa de Claudia, ese hombre quien era por así decirlo su amor platónico, aquel por el cual secretamente suspiraba en sus fantasías mas románticas y cabe mencionar que el papa de Claudia a sus 43 años era un hombre muy bien parecido casi rayando a los galanes maduros de telenovelas. El papa de Claudia quien veía algo asustada a la nena le ofreció llevarla a su casa aceptando ella de buena manera, en el camino la nena iba nerviosa mirando al frente mientras don Ernesto manejaba y le contaba que se encontraba solo en casa ya que su esposa se había ido con Claudia hasta arreglar el embarazoso problema y que las extrañaba mucho. La nena podía notar la decepción y tristeza en su rostro cuando le contaba lo sucedido con su hija, le daba ganas de abrazarlo y consolarlo pero su timidez no la dejaba, que estoy pensando, él es papa de mi amiga y podría ser mi padre pensaba la nena quien trataba de borrar de su mente esos impuros pensamientos para con el papa de su amiga. — Sabes Evi, me hubiese gustado que Claudia sea como tú… la nena le miro con una encantadora sonrisa y con sus profundos ojos verdes y su bello rostro que derretiría a cualquier hombre y a su vez cruzo inocentemente una de sus piernas dejando ver su contorneada pierna al levantarse la corta falda escolar. Fue en ese instante de maravillosa y celestial visión que don Ernesto dejo de ver a Evelin como la amiga de su hija y más bien como una sensual mujer. — Gracias don Ernesto por tal consideración…… el padre de Claudia volvió en sí y siguió manejando pero ya en su cabeza estaba la maravillosa imagen de la nena, no se la podía sacar de la mente incluso giraba el retrovisor para poder verla sin que se de cuenta, automáticamente se le había parado el miembro imaginándose a la chamaca desnuda, y el gozando de ese juvenil cuerpo, de esa nena que podría ser su hija y hasta hace minutos antes la consideraba como tal. Al llegar hasta la calle en donde vive la nena don Ernesto se la jugó pues su

mente ya se había corrompido con la visión que tuvo de la chamaca y sin ningún escrúpulo se había decidido a intentar seducirla pero sabía que tendría que ir paso a paso y con cautela. — Bueno chiquita ya estás en tu casa… — muchas gracias don Ernesto, y cuídese mucho… El excitado hombre veía como la nena se giraba en dirección a la puerta del edificio viendo la redondez de su trasero menearse dentro de la corta falda escolar y tomando valor se la jugó con la chamaca. — Hey Evelin… — eh si dígame don Ernesto… — mm me gusto platicar contigo y veras me siento solo en mi casa, no se tal vez podrías visitarme y platicar conmigo, no lo tomes a mal pero eso hacía con Claudia y ya no está conmigo o si te parece ir a tomar un café por el centro… Siendo eso una mentira ya que Claudia casi nunca paraba en su casa, la nena algo apenada pero sonriente pensaba (me está invitando a salir, no lo puedo creer) y le respondió tímidamente. – ehhh si claro don Ernesto cuando usted guste… — Muy bien Evi, yo te aviso, cuídate mucho. La nena no lo podía creer pero a su vez se sentía mal por esos pensamientos y se juraba que evitaría el encontrarse con el padre de Claudia porque eso estaría mal, y mientras estaba ensimismada en sus pensamientos se aparece Rodrigo quien a la distancia pudo ver que la nena se despedía de alguien que la trajo en un moderno auto y no pudo evitar que los celos y la desconfianza se apoderaran de él. La nena quien se tomo por sorprendida ante los injustos reclamos del muchacho no tuvo más que explicarle que se trataba del padre de su mejor amiga y muy indignada se retiro a su casa dándole la espalda y haciendo caso omiso a sus disculpas; en el camino la nena se dio cuenta que ya no sentía lo mismo por Rodrigo aunque a su vez se sentía culpable sintiendo que no se merecía ese trato para con él. La chamaca que ya se encontraba en su casa poniéndole seguro a su puerta se disponía a darse una refrescante ducha cuando recibió la llamada de Janitzi quien le decía que bajaría para conversar y ella encantada acepto ya que se sentía aburrida. Evelin se dio una rápida ducha para luego ponerse una cortísima falda negra y un pequeño top blanco que solo cubrían sus desnudos senos ya que no se puso brasier. La inocente chamaca quien en ese momento hablaba por el cel con Rodrigo escucho que tocaban su puerta y entretenida en la conversación solo se acerco hacia la puerta con la idea de que se trataba de Janitzi y eso fue el peor error que cometió ese día. — Hola Evelin se puede…… La chamaca al oír esa voz se le cayó el celular al piso saliéndosele la batería. – Don Lu-Lucas perdóneme pepero espero a una amiga… le decía muy nerviosa la chiquilla a Lucas quien por dentro veía como las caderas de la nena se curveaban por esa espectacular cintura dejando ver ese hermoso ombligo porque el top solo tapaba esas dos maravillosas redondeces que se notaban claramente. — Ah sí, descuida niña, solo vine para una inspección… — ¿inspección? A que se refiere… — Pues si querida, me dijeron que hace poco compraron un gran mueble y quisiera saber donde esta… –pero ¿Por qué? No le entiendo… -Veras ustedes tienen el mejor de los cuartos ya que aquí vivió mi finado padre y no me gustaría ver que dejen algún daño a los acabados… La nena no le entendía pero eso era parte del plan de don Lucas de saber si eso era el mueble que tapaba el espejo que les permitía ver a diario a la nena. –

Pues si chamaca, me dejas verlo… — Bueno don Lucas está en mi dormitorio… — muy bien iremos a verlo… — pe-pero don Lucas… La nena no tuvo más que seguirle al viejo que con la mayor confianza se dirigió a su habitación, al llegar pudo constatar que era ese ropero el que ocultaba el espejo que tan grandes satisfacciones les daban. – Ah mi niña veras tu lindo ropero está ocultando el espejo que perteneció a mi padre y con el tiempo podría deteriorarse… — Ay don Lucas perdóneme no sabía… — Mira haremos algo sencillo, moveremos tu ropero mas allá para que el espejo quede libre y asunto solucionado… — Bueno, como usted diga… El viejo Lucas sonreía por dentro por la actitud dócil e inocente de la nena quien más que eso le tenía temor al viejo y no quería contradecirle y su temor creció más al ver al viejo que sacaba de sus bolsillos un revolver plateado colocándolo en su mesita de noche, el vejete pudo ver el rostro de temor que puso la nena al ver el arma. — ja ja no te asustes nena, es mi buen amigo que me ayuda mucho, porque cuando quiero algo él me ayuda mucho je je… la colegiala oía eso ultimo con mas temor porque le sonó a indirecta, el vejete procedió a empujar unos metros el tremendo ropero para dejar a la vista su tan preciado espejo. – Muy bien Evelin ya esta, pero por favor tráeme un trapo o franela para limpiarla mira las telarañas que tiene… — eh si enseguida se lo traigo… El vejete vio salir a la nena de la habitación y con una expresión de jubilo reía mirando el espejo pues sabía que al otro lado se encontraba Anselmo listo con la cámara para grabar lo que acontecería en el otro lado, Lucas quien por celular le dijo – Muy bien gordo, prepara la cámara y manda a uno de mis guaruras a vigilar por si se aparece el viejo ese… La nena quien regresaba pudo ver a don Lucas sentado al borde de su cama quien fingía estar agotado – Ay pequeña como pesa ese ropero, por favor limpia el espejo mientras me recupero… La chamaca se encontraba aun temerosa de tener en su habitación a don Lucas quien fingía ser muy amable pero en realidad era un lobo vestido de oveja, un lobo que quería comerse a esa oveja que era la inocente chamaca. El viejo veía como la nena quien se encontraba descalza porque así le gustaba andar en su casa se inclinaba mas para limpiar el espejo, podía ver la parte trasera de esas hermosas piernas llenas de carne y sin nada de grasa y la faldita subiéndose faltando algunos centímetros para poder ver los cachetes de sus imponentes nalgas y mas la curvatura de su cintura que nacían más arriba fue el límite del control del viejo al cual el demonio se apodero. La nena quien seguía limpiando sintió que una masa pesada la apretaba contra el espejo sintiendo también un bulto en su trasero, todo esto fue tan rápido para la nena que ni le dio tiempo para protestar ya que Lucas le tapo la boca con una mano y con la otra le apuntaba el rostro con su revólver llenándose del más profundo miedo el mayor que haya sentido en su vida. — Mira chamaca te diré como es la cosa, tu creías que me había olvidado lo rico que la pasamos aquí, pues no, todo este tiempo espere por este momento, la otra noche vine para eso y si no fuera por el maldito del viejo que tanto te cuida ya hubieses sido mía pero hoy no habrá nadie que te salve… La nena quien ya lloraba por lo sucedido se dio cuenta que tenía razón, aun era muy temprano y don Benito tardaría mucho en venir, estaba presa del pánico y

sabia que nada detendría al malvado del Lucas quien le quito la mano de la boca para amasarle con ambas manos esas formidables tetas a través de la tela del pequeño top. — Por fa-favor don Lu- Lucas no me haga esto… El vejete reía al escuchar las suplicas de la nena con esa voz de niña que tenia y que no daba acorde con la voluptuosidad de su cuerpo, pero al otro lado de la habitación el gordo de Anselmo quien se encontraba pegado al espejo viendo la hermosa cara de sufrimiento de la nena se masturbaba viendo la caliente escena, mientras que don Lucas quien se encontraba con el pantalón y calzoncillo abajo le punteaba el duro trasero a la nena. La nena claramente sentía el miembro duro del viejo golpear sus nalgas mientras que las manos del viejo tomaron el top de la nena y lo rompió a jalones dejando a la vista sus dos espectaculares tetas que se apoyaban sobre la fría superficie del espejo, al otro lado del espejo el viejo Anselmo casi se desmaya al tener a su vista esos formidables melones el viejo enfermo lamia el espejo como si fuese la suave superficie de la piel de la nena. -Don Lucas déjeme por favor no me haga nada… — silencio mi reina vas a ver que después te va a gustar como la ultima vez… — no, no por favor usted no… El vejete sonreía al oír el rechazo de la nena porque eso lo motivaba más, la nena se desespero mas porque ante las arremetidas del vejete sentía como esa verga dura se metía por debajo de la falda y como la punta de esta golpeaban su vulva por encima de su pequeña tanga. — no no nooo dejeemee nooo… — quieta mi reina, nadie te ayudara y además nadie se atrevería a desafiarme… La nena oía la caliente voz del viejo en su oído derecho llenándola de esas sensaciones que activan el descontrol de su cuerpo viendo con angustia que no le acontecería nada bueno si es que el viejo le besara su sensible cuello. Y como este no había sido un día nada bueno para la nena sintió el primer beso que fue casi como una succión sobre su cuello erizándole la piel y escapándosele un suave gemido. — ahhh noo ya déjeme por favor… Don Lucas pudo sentir claramente que esa zona era el punto débil de la nena y arremetió con mas frenesí el sensible cuello de Evelin quien a toda costa aun luchaba por evitar que el viejo la violara, en cambio para don Lucas era maravillosamente delicioso poder sentir el agradable aroma de la nena quien destilaba una embriagante frescura. Mientras que su voraz boca se saciaba con el erógeno cuello de la nena el viejo tomaba la falda enrollándola hasta la cintura quedando ante su vista las maravillosas nalgas que se comían la delgada tela de la pequeña braguita que tenia la chamaca, el viejo frotaba su verga entre esas nalgas apetitosas sintiendo un excitante escalofrió al palpar la suave textura de estas. Pero para la nena era una pesadilla lo que estaba viviendo, muy a pesar de lo que su cuerpo sentía, su mente no aceptaba caer en manos de ese despreciable sujeto, entendía muy bien que los otros que abusaron de ella serian pervertidos, aprovechados o que estuvieron borrachos cuando lo hicieron, pero don Lucas no, para ella él era un tipo peligroso, un criminal, un asesino y eso es lo que más le dolía que un sujeto así abusara de ella. -no no no lo haga, déjeme por lo que más quiera… eran los reclamos de la nena al oír como su falda era arrancada con rudeza de su cuerpo quedándose únicamente con una pequeña tanguita – Pero si lo que más

quiero eres tu muñeca, y vas a ser mía ja ja ja… el espejo era empañado por las lagrimas y los jadeos de la nena la cual seguía siendo aplastada sobre esta sintiendo ya en carne propia sobre sus nalgas la caliente palpitación de la verga de don Lucas. –que buenota estas chamaca, sin duda eres una diosa, tienes un cuerpo de infarto, con tan solo verte provocas que te violen, que te cojan, seguro muchos en este barrio quisieran estar en mi lugar pero solo yo tengo el privilegio je je je… La nena quien sentía las manos de don Lucas recorrer toda su hermosa humanidad pensaba a la vez en todos sus acosadores desde el maestro Tulio, el cojo Juan en Víctor, y justo recordando al muchacho pensaba que tal vez no le hubiese ido tan mal con él, si se hubiese quedado para ver que quería no estaría en esta situación, y por ultimo recordó a su principal acosador, aquel que era prácticamente dueño de su vida. Evelin pensaba con horror como reaccionaria don Pedro cuando vea que ya no es virgen, le había advertido que le iría muy mal; tendría que evitar a cualquier costo que don Lucas no la desvirgara pero esa tarea se veía imposible de evitar. — Don lu-lucas por lo que maass qui-quiera, déjeme por fa-favor… El viejo seguía arremetiendo contra la suavidad del cuello de Evelin viendo la nena que si seguía por ese camino su cuerpo terminaría por entregarse a esas temblorosas sensaciones; Don Lucas miraba excitado la sexy tanguita de la nena la cual era unida por dos aros de plástico por los lados tomando ambos aros y jugueteando con ellos. -Pero que linda braguita que tienes, sin duda querías que te la vieran, ya ves que eres una perrita en celo, pides verga a gritos ja ja ja… — No, no soy eso, suélteme don Lu… nooooo… Fue el grito desesperado de la nena al sentir como el malvado viejo le arranco los aros de la pequeña prenda intima dejándola ahora si completamente desnuda, la nena podía ver como la verga de don Lucas se asomaba entre sus piernas acariciándole la vulva, las manos del viejo sujetaban ambos melones con lascivia y su lengua recorrían su cuello y mordían suavemente su oreja. – De-detengase…p-por ffavor…aahhhh deejeemee… — Aguanta cachorrita, ya verás que te empezara a gustar, tendrás el honor de ser follada por el gran Lucas je je je… — No no por favor, us-usted no… La nena lloraba en silencio de impotencia ante las arremetidas del viejo que ya empezaba a dominar su exuberante cuerpo, las tetas de Evelin se aplastaban sobre el espejo dándole una maravillosa vista al gordo Anselmo que con una mano se masturbaba y con la otra simulaba agarrar y lamer los tremendos melones de la nena. El viejo Lucas ya fuera de sí volteo a la nena quedando ante su vista los delicioso melones que como un hambriento empezó a succionar – Hummm que ricas chichotas, ya extrañaba su sabor hummm… Evelin ya no decía nada solo se encontraba aplastada contra el espejo tratando d aguantar las sensaciones que su cuerpo ya empezaban a sentir. Al otro lado el viejo Anselmo arrodillado apreciaba las espectaculares nalgas de la nena con ese pequeño lunar que la hacían ver más apetitosa. – Ahhh ya no aguantooo ahhh ahhh… El viejo Anselmo se corría en el espejo frente a las nalgas de la nena. — P-por favor…. de-déjeme…por favor Don Lucas….aaaaaahhhh… la pobre Evelin tomaba de los hombros a don Lucas tratando de apartarlo sin éxito siendo para el viejo caricias sobre sus

hombros, seguía arremetiendo con mordiscos sobre los ya erectos pezones y alternaba con lametazos que subían desde los pechos hasta el cuello y oreja. El viejo quien no tomaba descanso para nada se deleitaba con cada parte del cuerpo de la colegiala, bajando una de sus sanguinarias manos hacia la vagina de la nena que poco a poco comenzaba a humedecerse. – Noooo porr faaavoorr aahh paaareee ahhhhh allí nooo… — descuida chamaca ya verás que pronto hasta gritaras porque te la meta… — aahhh! aahhh! nooooooo aahhh…. La lengua del viejo comenzó a bajar por el plano vientre de la nena con dirección a esa exquisita vagina que ya una vez había probado, sus manos se quedaron prendidos de los suculentos melones de la nena apretándolos y amasándolos, don Lucas podía sentir el embriagante olor a sexo que provenía de la panochita de Evelin y con su viboreante lengua comenzó los lametazos sobre esa aterciopelada piel. La nena cerró los ojos mordiéndose los labios tratando de que don Lucas no escuchara los gemidos que ya quería liberar, el viejo iba por buen camino y en su boca sentía los incomparables fluidos de la colegiala, al otro lado del espejo Anselmo aun jadeaba presa de la tremenda corrida que se había metido y era sorprendido por Micaela (la cantinera) – Y tú, qué haces tirado en el piso viejo pajero… Micaela pudo apreciar lo que acontecía en el otro cuarto con la pobre chamaca y no podía negar la lástima que sentía por ella ya que ella fue metida en ese mundo después de una violación. — Hasta que se decidió el Lucas en probar a la chamaca… — Si mi Micaela, vieras la envidia que me carcome… — Muy bien, con la Evelin trabajando en la cantina nos traerá más clientela… — ja ja eso ni lo dudes… — Solo falta la chamaca nueva… — Ya caerá mi Micaela, ya caerá… Regresando al dormitorio de Evelin, el viejo ya tenía a la colegiala con las piernas sobre sus hombros prácticamente sentada sobre él con la espalda sobre el espejo y con el ceño fungido por la incesante lengua del viejo que se chapoteaba sobre los jugos que la nena destilaba. — Ooooh Nooo ooohhhh don Lucas, por favor deténgase… — hummm pero que rico sabes pendeja, se ve que te encanta lo que te hago, se nota que estas ansiosa de verga hummm… Don Lucas seguía arremetiendo contra la hinchada vulva de la nena quien prácticamente sentada sobre los hombros del viejo se retorcía ya de placer… (no no puedo caer no debo resistir), pensaba la pobre nena pero su cuerpo ya se rendía ante lo que le hacía don Lucas quien con uno de sus dedos penetro el ya desvirgado ano de Evelin hasta que toparon con sus nudillos. — Huy putita se ve que ya te han dado por el culo, no sabía que ese pendejo de tu novio ya te había gozado… La pobre nena pensaba con humillación que su amado novio no era el que la había culeado sino otros viejos como él, viejos aprovechados y abusadores capaces de todo por poseerla y para su vergüenza también pensaba en lo rico y placentero que la hacían sentir, pensaba sobretodo en ese viejo que era dueño de su vida, aquel con el que había gozado infernalmente, le regresaban los recuerdos de la Feria y de hace unos días en su habitación revolcándose con Don Pedro y su excitación crecía. — Que carita pones mi reina, se ve que te encanta el sexo hummm… le dijo el viejo quien seguía con las lamidas y metiéndole dedo en el ano mas fuerte; tan solo oír su voz la nena se olvido

de lo de la feria y de don Pedro. – Dééjeemee, dééjeemee don Lucass pareee aaaahhh deténgase aaahhh… — De ninguna manera mamacita recién empezamos la fiestita… — Aaaahhh! aahhh! aahhh! noooo aahhh… gemía suplicante Evelin ante las arremetidas de don Lucas, ya se sentía vencida, ya no tenía fuerzas para luchar contra el viejo, — Oohhhhh aahhhhhh diiiooos mmm, uhmm… gemía llorando la nena al pensar que este viejo la desvirgaría tomando conciencia de que eso la perjudicaría con don Pedro. — Bass-taa por fa fa-voor don Luucas noo ahh ahhh… — que buenota que estas mamazota sin duda eres una diosa… — aahhhhhhhhh aaayyy siiiiii uffff uffff aahhhhhhh… El viejo oía con júbilo como la nena ya gemia muerta de placer por lo que le hacía, tenía la verga dura y soltando liquido pre seminal, señal inequívoca de que su verga ya estaba preparada para la acción. — Ya no aguanto mamasota, me tienes re calientísimo, ya no resistas y disfruta de la culeada que te voy a dar… La nena quien solo tenía los ojos entrecerrados y gimiendo de excitación solo veía mareada como era cargada y aventada sobre su cama, el viejo la tomo de las piernas abriéndoselas por completo y enfilando la cabeza de su miembro que no era tan grande como la de don Pedro pero si de unos considerables 17 cm y si casi igual de gruesa que la del otro vejete. Evelin sentía con terror como la punta de la verga de don Lucas abría suavemente sus labios vaginales, no quería que la penetrara, que ese criminal inmundo la desvirgara y su excitadamente sin querer la ayudo en ese momento. — por favor don Lucas, por allí no, me puede embarazar se lo ruego… El vejete entro en razón y creyó conveniente lo que le pedía la nena – Tienes razón zorrita, no me gustaría verte con la panza inflada… La nena se sintió bien al oír que el viejo daba marcha atrás a lo que le pedía pero estaba muy equivocada, Don Lucas nuevamente se zambullo sobre la vagina de la nena mordisqueándole los labios vaginales y a su vez le dedeaba el ano oyendo nuevamente los gemidos de la chamaca. Don Lucas tomo su celular llamando al gordo Anselmo. – Oye gordo, ve a la farmacia y tráeme unos preservativos, todos los que puedas ja ja y rápido que ya no me aguanto… El gordo Anselmo a la orden fue en dirección a la farmacia en cambio Evelin entraba en pánico al saber que de todas maneras Don Lucas la desvirgaría. — de-dejeemee aaahhhhhhh poooor favor don Luuucaaas… — Deja de luchar chamaca si tu cuerpo esta que pide verga a gritos, solo escúchalo… El viejo nuevamente arremetió con la ya encharcada vagina de la nena amasándole las tetas y metiéndole un dedo por el ano. — Oohhhhhh aahhhhhh diiiooos siiii mmm, uhmm… — Ya ves pendeja, mira como goza tu cuerpo je je je… — Nooo no por favooor, deetengasee yaaa nooo aahhhh… El viejo sonreía ante el goce de la nena pero ya no aguantaba las ganas por penetrar a la chamaca, no podía esperar más a Anselmo. – Maldita sea ya no aguanto más, te voy a culear ya… El viejo se desnudo como un rayo y se arrodillo en la cama acomodando su verga en la entrada anal de la nena quien a pesar de la tragedia que vivía respiro aliviada por no ser en su preciada panocha. El viejo le abrió las piernas a la nena y lanzando un asqueroso escupitajo sobre la punta de su verga y otro en el recto de Evelin procedió a encularla de una buena vez. — AAyyy nooo saquelooo nooo malditooo ayyy… El viejo

empujaba despiadadamente su miembro por todo el recto de Evelin quien mordía las sabanas porque a pesar de que la le habían dado por el ano, siempre le costaba recibirle nuevamente, en cambio el viejo gozaba al sentir como su verga era apretada por las paredes rectales de la nena quien se retorcía en la cama por el momento de dolor. — Sientes mi verga chamaca, veras que te gustar mucho y más cuando te reviente la panocha je je… -Ayyy nooo lo odioo malditooo, dejemme, ahuuuu saqueloo ayyy… El viejo solo reía al escuchar las quejas de la colegiala para con él, le tomo ambas piernas con un solo brazo y comenzó un violento mete y saca que hizo gritar a la nena. — AAyyy nooo ayyyy ahhh ahhh ahhh… El viejo le arremetía con violencia gozando del apretado recto de la nena, — ahhh mamacita que rico me lo aprietas ahhh estoy en el cielo y tu eres mi diosa ahh ahh… –Ayyy pooo fa fa vooorr deetenngase ahhh ahhh… La nena comenzaba a sentir placer ante las arremetidas de don Lucas, sentía como sus pezones se endurecían en una escalofriante sensación de placer, su vagina le quemaba y sentía como se encharcaba en un mar de deliciosos fluidos. — Ahhhh paa reee ahhh ahh yaa noo ahhh ahhh… Los gemidos de Evelin cada vez eran más bajos, el viejo sentía que ya estaba por vencer a su negativa y pronto tendría a una dócil y sumisa gatita como la anterior vez – Uhhh que rico culo tienes reina hummm ahhhh… La nena ya no podía hablar tan solo gemía al sentir la verga del viejo moverse en su interior, el roce de esta con las paredes anales le producían un incesante placer. — aahhhhhh ayyy siiiiii uffff uffff aahhhhhhh… — ya vez mi reina, te dije que gozarías como una loca, no te mentí je je je… Evelin no podía verle a la cara tan solo miraba el techo de su mancillado cuarto con los ojos entrecerrados de excitación, en cambio el viejo tenía una espectacular vista de la nena, tener sobre sus hombros las espectaculares piernas de la chamaca y ver esa curveada cintura de avispa, el sexy ombligo sobre ese vientre plano y sin un gramo de adiposidad, los tremendos melones que se bamboleaban de lado a lado por las salvajes embestidas y el hermoso rostro con una mueca de excitación, que más le podía pedir a la vida. El viejo tomo uno de los pies de la nena y empezó a besarlos como un perro hambriento provocando a Evelin una dosis más de placer que la enervaron de calor, mucho más de lo que ya sentía. — Mmmmm,, aahhh, aaahh. diosss, diossss, qué ricoooo ayy papiii ahhh… El viejo gozaba mas al escuchar las frases de excitación que articulaba la nena con esa voz de niña inocente que tiene. – Si mi reina, goza que te voy a comer todita hummm… Era increíble ver a ese desgarbado viejo que era don Lucas poseer a tan bella adolescente, sin duda alguna era la mejor hembra que había probado en su vida, ya se imaginaba a la nena trabajando en la cantina sirviendo los tragos a los diferentes clientes que de seguro atiborrarían el local con tan solo ver a la chamaca, tenerla a su disposición en los privados solo para él, para llenarla de leche las veces que se le diese la gana. Sin duda sería un buen reemplazo de doña Micaela quien ya no llamaba la atención de los calientes feligreses que asistían en minoría a la cantina, pero en sus planes no solo estaba ella si no también Janitzi, aquella rubia que tanto lo despreciaba, que barría el piso con él y que tantos humillantes desplantes le había hecho. Y

tenía pensado cobrárselas de todas maneras, ya se imaginaba a ambas chiquillas trabajando en la cantina, bajo la tutela de la Micaela. Ya eran como 5 minutos en esa posición y el viejo decidió cambiar a otra tomo a la nena poniéndola de costado frente al gran espejo y él desde su atrás la volvía a encular sosteniendo una de sus piernas con su brazo y con la otra la pasaba por debajo de ella para sujetar los melones hinchados de placer. -Ayy por dioos ayyy ahhh siii siii ahhh Oohhhhhh oohhhhhhh…qué riiiiccoo… — Ya ves muñeca como gozas con mi verga en tu culo je je je… — Ayyy ahh siii siii ahh ahh… La pobre Evelin se había abandonado nuevamente a las sensaciones de su cuerpo, a lo que le pedía su cuerpo pero aun le dolía que fuese don Lucas el que la culeaba. Mientras que Evelin seguía siendo culeada en su cuarto el gordo Anselmo recién llegaba a la farmacia por los preservativos, dada su edad y lo gordo que estaba su tránsito era muy lento y aparte la farmacia estaba como a unas 4 cuadras. –Como esta don Anselmo… le decía Don Carlos el dueño de la farmacia donde trabajaba Rodrigo. – Muy bien Carlitos pero quiero que me atiendas rápido… — Usted dirá, que desea… Don Carlos puso una sonrisa al oír lo que le pedía el gordo Anselmo. – Oye Rodrigo, embólsate este pedido para el señor Anselmo y que sea rápido… Rodrigo no pudo ocultar una sonrisa al ver la cantidad de profilácticos que había pedido el viejo y rápidamente se acerco para entregárselos. El gordo Anselmo no ocultaba una sonrisa burlona al ver que el muchacho le entregaba la mercancía que usarían para culear a su tan amada novia. – se ve que van a tener mucha acción hoy día… le dijo sonriente don Carlos al viejo. – je je pues sí, ahí tenemos una putita que se muere por que la follen… — Pues provecho… le dijo Rodrigo sonriente a Don Anselmo y este se acerco al muchacho con cara de burla. – Sera a tu nombre Rodrigo je je je. Rodrigo sonrió sin saber que los preservativos serian usados para violar al amor de su vida. El viejo Anselmo procedió con su cansino regreso y mientras eso pasaba don Lucas seguía culeandose por el ano a Evelin quien solo gritaba de placer, el viejo que aun la tenia de costado le lamia el cuello y el lóbulo de la oreja calentando mas a la nena. – hummm que delicia eres chamaca, hoy día te voy hacer ver las estrellas, dime quieres que te siga culeando… En esos momentos la nena ya no era la tímida Evelin si no era esa insaciable mujer que tenia escondida y que le gustaba que abusen de ella. –siii sii por favooor culeame mas, no pareees ahhh uhhh… — Como tu digas mi reina… El viejo seguía con su salvaje penetración pero en esa posición no tenía el impulso necesario para encularla bien así que decidió en cambiar de posición. — Muy bien chamaca, ponte en cuatro… La caliente nena ya estaba acostumbrada a recibir esa orden y casi de inmediato se puso en cuatro meneando esas imponentes y duras nalgas de infarto el viejo comenzó a darle lametazos por toda la canaleta que dividían las nalgas llegando incluso a meter la lengua por su recto. — ayyy siii papiii uhhh hummm ahhh… La nena ronroneaba como una gatita en celo al sentir esa asperoza lengua hurgar en su ano. Don Lucas tomo un cable largo que encontró sujetándole ambas manos en su espalda procedió a atarla, la chamaca quedo apoyada sobre sus rodillas con el excitado rostro de lado sobre las sabanas y sus melones

aplastados por su torso, era una vista espectacular para don Lucas quien empezó una carga de sonoras nalgadas en una y otra nalga de la encamable colegiala quien lanzaba pequeños gemidos en cada manotazo sobre sus nalgas. — Que delicia eres zorrita y mira que no querías… El viejo coloco nuevamente su verga en la entrada del recto y con otro escupitajo introdujo su asquerosa verga dentro de Evelin quien lanzo un gemido ya no de dolor si no de placer. – Ayyy uhhh uhhh ahhh ahhh… El viejo se sentía en la gloria y Evelin aunque su cuerpo gozaba y ella también aun era consciente de quien la culeaba y eso le ponía algo triste. — Qué culo más rico tienes mamasota, como gritas de placer ahhh… — aHuuu ahhh siii ayyy sii ahhhh… La nena seguía lanzando gemidos de placer que deleitaban a don Lucas quien esperaba de una buena vez al gordo Anselmo con su pedido. La nena sentía sobre su espalda las gotas de sudor que caían del asqueroso cuerpo de don Lucas, sudor que se mezclaba con la de ella dándole un brillo espectacular a las curvas de su cuerpo, las sabanas también ya estaban húmedas de los fluidos que chorreaban de su panocha y el sudor de ambos. Mientras que el viejo seguía culeando a la nena dos pisos más arriba Janitzi se encontraba en una pequeña discusión con su madre. – Pero mami, quieres que yo trabaje… — Así es hija, no tengo dinero para pagar ese cuartucho si no conseguimos a dónde iremos a vivir… — Pero Mami soy tu hija, tu deberías de trabajar… — Hija a mi ya nadie me dará trabajo en cambio tu eres joven y con ms oportunidades… — No sé, ya conseguiré algo como modelo, me dijeron que me iban a llamar… — Pero por el momento buscaras trabajo y se acabo el tema… Janitzi muy enojada salió en busca de Evelin azotando la puerta bruscamente, ¡¡ trabajar yo!! Pensaba muy enojada la rubia chiquilla en dirección al cuarto de Evelin. Mientras que Don Anselmo ya estaba a una cuadra del edificio, el viejo Lucas seguía arremetiendo su verga en el delicioso culo de la nena quien seguía con los gemidos de placer. — Ayyy Lucaas ayyy siii riicooo ahhh ahh… el vejete sonreía ante la docilidad que afloraba en la colegiala, en la habitación se oían las sudorosas pieles de ambos amantes chocando con bravura. Janitzi quien ya había llegado a la puerta de Evelin pudo notar que se encontraba junta, la nena desde que llego Don Lucas no la había cerrado, toc toc fuel el bajo sonido de la puerta –Evelin, hola… Janitzi no encontraba respuesta y estaba entre entrar o irse a su cuarto a seguir con el sermón de su madre, así que opto por lo primero. La rubia chiquilla quien había bajado solo con un vestido de esos enteros y escotados que dejaban los hombros al descubierto y unas sandalias de mediana plataforma entraba en silencio llamando en vos baja a la nena. – Eve, hola, estas aquí… pero de repente sus odios oyeron algo que le causo extrañeza, claramente oía gemidos, se llevo una mano a la boca pensando que quizás la nena estaba con su novio y procedió a retirarse. Pero como la curiosidad mato al gato, Janitzi quiso dar una pequeña ojeada a los amantes, se acerco silenciosamente quitándose las sandalias para hacer el menor ruido. Su corazón latía a mil al imaginarse a su nueva amiga en tan comprometedora situación pero una vez que se acerco y pudo mirar bien la escena sus ojos azules casi se le salen por lo que vio. La escena era de lo más asquerosa para ella al ver

como su hermosa amiga estaba siendo culeada por ese asqueroso viejo de don Lucas, ese viejo que Janitzi tantas veces había despreciado con unos vergonzosos desplantes y hasta había escupido al suelo a su paso. No podía creer ver a su bella amiga siendo follada por el horrible viejo, que bajo había caído, que vulgar, ofrecida y sucia que era, adiós amistad con ella se decía sin dejar de ver lo que acontecía. Don Lucas ni se daba cuenta que eran observados y mucho menos Evelin quien tenía el rostro enterrado en las sabanas. Don Lucas apoyándose de sus brazos y sin dejar de embestir el culo de la nena le susurro al oído – Ya verás mi reina, cuando traigan el preservativo te voy a dar por tu jugosa panocha… La nena quien jadeaba sobre las ya húmedas sabanas, se angustio por lo que le dijo el viejo y aunque estaba muerta de placer aun luchaba por proteger ese tesoro tan preciado que es su vagina, ese tesoro que ya ni siquiera es suyo, más bien de su otro macho que es don Pedro. — Nooo noo dejemeeee, yaa nooo malditooo ayyy… El viejo solo pudo reír ante la negativa de la chamaca porque aunque quiera o no la iba a violar por todos lados de todas maneras, Janitzi al oír la negativa de la nena se dio cuenta que su amiga no estaba teniendo sexo, más bien estaban abusando de ella, la estaban follando contra su voluntad. Y ahora que hago se decía ella, no sabía cómo ayudar a su indefensa amiga, no sabía si ir por ayuda o ayudarla en ese instante, el viejo Lucas le empezó a dar sonoras nalgadas a la chamaca que le hacían gritar de dolor y eso fue lo que envalentono a Janitzi y cogiendo una escoba que estaba a su alcance irrumpió en la habitación para golpearle en la cabeza a Don Lucas. Pero el criminal que era muy astuto muy a las justa logro evitarlas saltando hacia atrás, Janitzi pudo ver que la nena estaba inmovilizada por sus ataduras en sus manos y al ver al viejo que se paraba enfurecido solo atino a salir – Espérame Evelin voy por ayuda… La nena aun ni se daba cuenta que es lo que había pasado, solo sabía que ya nadie la follaba. Don Lucas salió furioso al alcance de Janitzi así desnudo como se encontraba y grande fue su sorpresa por lo que vio en la puerta. – je je mira mi Lucas, a quien encontré huyendo de aquí… Don Lucas pudo ver que el gordo Anselmo tenía tomado del cuello tapándole la boca y con la otra tomada de la cintura a Janitzi quien forcejeaba inútilmente por liberarse. Sus ojos se llenaron de terror al ver a don Lucas que se acercaba hacia ella con cara de pocos amigos. Al tenerlo frente a frente solo vio que su mirada cambio a una sonrisa burlona, la misma que pone un violador ante su presa. – Muy bien Rubia, bienvenida a la fiesta… gordo llévala al cuarto con la otra putita… Janitzi comenzó a forcejear llena de miedo y mas al oír la risa de los dos depravados, la rubia chiquilla solo pudo ver como Don Lucas trancaba la puerta y encendía la música a un volumen que no permitiera oír los gritos de las chiquillas.

EVELIN POR APOCRIFA 16/08/2011

EVELIN 13 Don Lucas trancaba la puerta siendo observada por la desesperada Janitzi quien era arrastrada por el viejo Anselmo hacia la habitación de la nena, la rubia chiquilla aun luchaba con todas sus fuerzas por liberarse de las garras de los viejos pero para Anselmo Janitzi era como una débil muñequita y sin mucho esfuerzo la metió al dormitorio arrojándola sobre la cama. Evelin quien se encontraba en la cama boca abajo con las manos atadas en su espalda y aun jadeando pudo ver a Janitzi caer a su lado, sintió vergüenza al ver a su fina amiga a su lado y peor que la viera en tan humillante situación; la nena estaba tan confundida que no se daba cuenta que Janitzi también seria victima de las perversiones de los dos viejos. Don Lucas entraba en la habitación viendo a las dos inocentes chamacas y a su vez burlándose de ellas acompañado de su gordo socio. –Ja ja ja, mira pues Anselmo, hoy día nos daremos un banquete de lujo… — Je je si Lucas hoy día comeremos carne de primera je je je… Evelin quien apenas podía alzar su cabezita empezó a llorar pidiendo que no les hicieran nada tan solo recibiendo las risas humillantes de los viejos, quienes por nada del mundo dejarían pasar esa oportunidad; y Janitzi quien hasta ese momento no había dicho nada se puso de pie y exploto de cólera. — YA BASTA VIEJOS ASQUEROSOS, SABEN CON QUIEN SE ESTAN METIENDO, USTEDES NO SABEN QUIEN ES MI PADRE… Los dos viejos miraron a Janitzi y ambos se miraron a la vez para luego explotar en una sonora y burlona carcajada que hacia enfurecer mas a la rubia. — Dejen de reírse nacos, ustedes no saben lo que les pasara si me ponen un dedo encima… El viejo Lucas arremetió contra Janitzi tomando ambos lados del vestido y arrancándolo para dejar al aire los apetecibles senos de la chiquilla que ante la sorpresa del ataque se tapo los senos con un brazo para con el otro abofetear a don Lucas sin éxito. Don Lucas sujeto salvajemente a Janitzi arrimándola contra la pared ante los desesperados intentos por zafarse de la chiquilla, Don Lucas pasaba su lengua desde el cuello hasta las mejillas de la rubia quien ponía un rostro de asco al sentirlo. — Claro que sabemos quién es tu padre mocosa, es un pobre idiota que se encuentra preso por no saber llevar su negocio de la droga… Los azules ojos de Janitzi se abrieron por la sorpresiva respuesta del viejo. – Dime escuincla como diablos te va a ayudar tu padre desde la prisión donde seguro ahora lo culean ja ja ja… Janitzi se indignaba cada vez más al oír la seguridad con la que se manejaba don Lucas, ella quien había estado acostumbrada a que todos hagan lo que diga, le dolía en el alma el estar siendo sometida por ese repulsivo viejo al que tantas veces lo había despreciado hasta incluso había escupido al suelo al verlo, las palabras de don Lucas le habían quitado su actitud altanera y la valentía con que aun se manejaba pues para ella el viejo tenía razón ahora nadie podría ayudarla, ya no contaba con la protección que antes le proporcionaba su padre. — Estas calladita, vez que tengo razón, ahora solo disfruta como la Evelin… Janitzi aun con el desprecio y repulsión que le tenía no aceptaba su destino y con el asco que le producía le escupió en la cara a Don Lucas quien solo sonreía ante tal atrevimiento y con mucho descaro comenzó a lamer los restos de saliva que tenía en su cara. — Humm sabes deliciosa muñeca, como sabrá tu panocha

ahora que la pruebe… — No, no no déjeme maldito asqueroso, auxilioooo noooo… La chiquilla trataba de liberarse de don Lucas quien la tenia arrinconada contra la pared y a todo esto Evelin quien hasta ese momento solo observaba rogaba a don Lucas que soltaran a su pobre amiga. — Déjela por favor don Lucas no le haga daño… — Shhh tu cállate tetona, oye Anselmo ocúpate de mi otra zorrita mientras me encargo de domar a esta yegua rebelde… —- Como no Lucas, si hace tiempo que soñaba con este momento… Don Lucas mirando con ojos de sádico a Janitzi le dijo: — ya verás rubia te voy a volver una dócil putita y después hasta me buscaras para que te folle je je … Mientras tanto Evelin veía al gordo Anselmo que se desabotonaba la camisa dejando ver una sebosa panza con algunas cicatrices que mostraban toda una vida de delincuencia, no podía creer que ese calvo viejo inmundo también iba a mancillar su cuerpo, que esas manos asesinas estrujarían sus encantos. Se sentía impotente con las manos atadas a su espalda y oyendo como el ancho pantalón del gordo caía al piso con una pesada correa. Veía a ese inmundo viejo tan solo con un holgado bóxer donde se notaba un considerable bulto con muestras de humedad en dirección a ella, Anselmo no podía creer que tenía a su disposición a esa escultural chamaca que tantas pajas le había dedicado e incluso unos minutos antes había desparramado de semen el espejo al ver ese portentoso trasero que tanto le volvía loco. — Hummm hasta que se me hizo probar de tus carnes chamaca… — No, no me toque, aléjese, no me toque… — Humm sigue quejándote zorrita, me encanta oír tu dulce voz quejándose je je je… — Por favor no me toque, se lo suplico no me toque… El asqueroso gordo se encontraba detrás de la nena viendo esas infartantes nalgas que ya quería estrujar y a su vez como ese par de melones que tenia por senos se veían aplastados por el tórax de la nena, la arrastro poniéndola de rodillas al filo de la cama quedando ante su vista el delicioso trasero de la colegiala, Evelin se movía dificultando la labor del obeso viejo quien le propino una fuertísima nalgada que hizo tambalear su cuerpo. — Ya maldita escuincla te quedas quieta o cojo mi correa y te azoto hasta que sangres, tú decides… — No, no por favor no me pegue, no me pegue… — Oye gordo de mierda no me maltrates a la nena… — Descuida Lucas solo quiero que entienda razones… — ten cuidado, no vaya ser que la mates como a esa puta que trabajaba para nosotros… — je je descuida Lucas tendré mucho cuidado… La colegiala se aterrorizo al igual que Janitzi al oír los fríos comentarios de ambos viejos, Evelin entendió que sería muy peligroso para su vida resistirse ante ellos, pensaba a su vez que con don Pedro, el cojo Juan o el maestro Tulio tal vez se resistió porque solo eran unos aprovechados pero estos dos eran unos peligrosos criminales. — Oye gordo me voy a la sala con esta putita, te dejo con mi otra putita pero no la vayas a matar… Evelin Vio como Don Lucas se llevaba a la fuerza a Janitzi hacia la sala, dejándola sola con ese agresivo viejo y entro en desesperación. — por fa-favor… no me haga daño, no me ma-mate, por favo-vor… rogaba la nena llorando sin ni siquiera conmover al gordo Anselmo. – Pues pórtate bien culona y nada te pasara… Evelin asintió con la cabeza con los ojos llorosos, caso contrario el gordo Anselmo a quien le llenaba de morbo ver ese rostro

hermoso con una expresión de miedo. Tenía a su disposición a esa chamaca que tanto deseaba, de esas que nunca ni en su juventud pudo tocar, acostumbrado solo a las prostitutas de cuarta categoría todas gordas y sin atractivo pero esta vez a la que tenía era a una joven de 18 años con un cuerpo de Diosa. — Muy bien escuincla dobla las rodillas que quiero ver ese hermoso culo bien paradito… La condicionada nena flexiono sus piernas quedando de rodillas con el rostro de lado sobre la cama dejando a la vista y expuestas sus tan preciadas zonas íntimas. Anselmo se arrodillo en el suelo para poder apreciar esa jugosa panocha que ya quería degustar, podía ver también el dilatado ano de la nena quien ya había recibido verga minutos antes por don Lucas y como un desesperado empezó a lamer los labios vaginales sintiendo la suave textura y la embriagante fragancia de mujer que tiene Evelin. — Humm que delicia eres preciosa, que rica panocha slurpp slurpp… Eran los sonidos que la lengua de Anselmo provocaba al lamerle, Evelin sentía como su vagina comenzaba a humedecerse muy a parte de los sentimientos de rechazo, asco y odio que sentía por ellos, no había duda de que su cuerpo tenía vida propia y se encendía sobretodo al contacto con los depravados y abusadores. Se mordía los labios tratando de aguantar lo que su cuerpo ya le pedía pero aun se sentía en control de poder luchar contra los manoseos del viejo quien sujetándose de las carnosas nalgas seguía prodigándose con su lengua, el viejo prácticamente besaba la exquisita panocha de la chamaca sintiendo en su paladar los primeros fluidos que la vagina destilaba. — Ayyy de-deténgase señor, no-no siga ahhh… — slurpp slurpp que rico néctar el que tienes zorrita humm no me canso de saborearlo… — nooo no siga, us-usted me da asco-co uuhhh… La nena lo rechazaba con las palabras pero sus caderas se movían al ritmo de la comida de vagina que le daba el gordo, ese viejo calvo con cicatrices en la cara y una barriga cervecera sin duda seria una horrorosa imagen para cualquier chica pero la nena sentía que ya su cuerpo y mente se acostumbraban a sucumbir y aceptar este tipo de hombres, atrás quedaron sus sueños de entregarse por amor, de que su primera vez seria inolvidable y romántico pues sentía que esta vez la suerte ya no la ayudaría y que hoy le diría adiós a su tan preciada virginidad. En cambio era envidiable para cualquier mortal lo que vivía Anselmo, tener a su disposición a la mejor hembra de la colonia, la de las falditas cortas, la de las sensuales botas, la de las blusitas escotadas la de los pequeños tops, pero sin duda lo que más calentaba a los machos del vecindario era verla en su uniforme escolar, la cortísima falda que se bamboleaba al ritmo de su nalgas y como esa blusa escolar se tensaba por los enormes melones que la nena tenia. — Ayy seseñor pare por fa-favor ahhh ahhh… La lengua del asqueroso Anselmo seguía con su viboreante caricia produciéndole una excitante sensación, esa que siempre la obliga a entregarse sin tapujos; pero esta vez quería luchar, no podía ceder ante la lujuria y mucho menos delante de Janitzi; a quien podía oír que aun luchaba al otro lado de la habitación. — Que buena estas maldita puta… — de-detengase ya no si-siga ahh ahh… A la nena le costaba aguantar los gemidos que cada vez se oían más fuertes en la habitación, la gruesa lengua se introducía dentro de la vagina acalorando cada vez más su

exuberante cuerpo. — humm que ricos tus jugos, tu panocha ya está que pide mi verga… — Ayyy Nooo No déjeme, no quiero no nooo… — je je escúchate como gimes perra, ya verás que cuando te la clave vas a aullar como una loba… — No por favor ahhh de-dejeme ayy nooo…– De ninguna manera, ya hace tiempo que te tengo ganas… Y así era, Anselmo al igual que Lucas desde mucho tiempo atrás que deseaban a la nena, la habían visto desarrollarse desde los 14 años cuando su cuerpo de niña ya echaba forma para convertirse en el cuerpo de una mujer, la veían todos los días al levantarse con sus diminutas prendas contemplando su belleza. Las veces que la veían salir envuelta en una toalla con su cabello húmedo dándole un aspecto sensual, las gotas que se deslizaban por la suavidad de su piel, de esa piel suave y tersa y cuando se despojaba de la toalla dejando ver esas hermosa y turgentes tetas era la perdición para ellos, todo eso gracias al espejo que tenían; esas visiones diarias eran dignas de montones de masturbaciones que se daban dejando empañadas de semen el espejo. Todos esos recuerdos se juntaban en la mente del viejo obeso quien aun no podía creer la suerte que tenia al cumplirse su más anhelada fantasía. La lengua de Anselmo seguía en su desquiciante exploración mientras sus manos se deslizaban hacia las aplastadas tetas de la nena que aun así se asomaban por los lados, el espejo reflejaba una morbosa imagen, un viejo gordo y calvo con una jovencita de 18 años dueña de un cuerpo perfecto, esculpido por la madre naturaleza como su más digna representante. El gordo Anselmo ya no podía aguantar más habían sido más de diez minutos en los que había degustado de la panocha de la nena y se despojo del bóxer dejando ver una verga aunque no tan grande como la de Don Lucas si era más rechoncha o gruesa cubierta de unos antihigiénicos bellos; la nena empezó a temblar al darse cuenta de las intenciones del viejo quien tomándola de las caderas palpaba con la punta de su verga la entrada de su virginal y húmeda panocha. — Prepárate zorrita, porque ahora vas a gritar de placer, te voy a culear hasta llenarte de semen el útero je je vas a ver que te gustara… Evelin sentía como la gruesa punta de esa verga subía y bajaba acariciando la aterciopelada textura de su húmeda vulva que no hacía nada más que lubricar la punta de esta; ella lloraba rogando que algo o alguien lo detenga, recién recordaba la amenaza de Don Pedro de cuidar su virginidad y se atormentaba mas en cuál sería su reacción cuando se entere que ya no es más virgen. — No por favor, no me pe-penetre, déjeme se-señor de-déjeme… MINUTOS ANTES Pero mientras esto sucedía un rato antes en la sala Janitzi era víctima de Don Lucas quien a toda costa tenía pensado doblegar a esa rebelde y orgullosa muchacha. Don Lucas se acerco a Janitzi totalmente desnudo, ella no pudo evitar mirar su miembro que estaba con una semi erección. Ella lo intento enfrentar, pero Don Lucas con su fuerza la agarro de ambos brazos y la llevo a un sillón que había en la pieza. -Déjame en paz viejo inmundo!!! Gritaba Janitzi e intentaba patearlo sin fortuna. Don Lucas la sentó en el sillón con fuerza y le grito -Cállate putita, ahora la inmunda serás tú!! Jajaja… Ese comentario hizo erizarle la piel a Janitzi, que miraba con desesperación intentando ver como zafar de esa situación. Don Lucas agarro su carita con una mano y empezó

a acariciarla toscamente, para luego agarrar ambos lados de su mandíbula y apretarla. — Ahora vamos a ver como escupes, solo que ahora va a ser diferente puta… Y luego acerco su miembro a los labios de la rubia, ella pudo sentir el olor fuerte que despedía esa verga. Las lágrimas corrían por sus mejillas sin parar. Los labios de Janitzi se resistían a albergar esa asquerosa verga pero Don Lucas siendo un viejo zorro en estos menesteres le pellizco hasta el dolor uno de sus pezones logrando que Janitzi abriera los labios por el dolor. Los labios fueron forzados por la cabeza de ese enorme miembro, dándole unas arcadas por el olor que tenia. — Vamos putita chúpala entera ja ja ja!!! Gritaba Lucas. Agarro la cabeza de ella y empezó a intentar meter su miembro lo más profundo posible, haciéndole dar más arcadas a la pobre rubia que lloraba desconsoladamente. — Ahora quien es el gordo inmundo rubia chupa vergas ja ja ja… Se reía Lucas y disfrutaba de los labios carnosos de Janitzi. Su miembro salía cada vez con más saliva que se deslizaba por la barbilla de Janitzi y caía sobre sus pechos y el vestido desgarrado. Lucas cerraba los ojos y se movía con violencia como cogiéndole la boca a la rubia que tanto lo había despreciado, hasta que de pronto paró en seco dejándole todo su miembro dentro de la boca. Janitzi recién pudo respirar con mayor facilidad y solo podía ver esa panza inmunda delante de ella y la cara de depravado de ese viejo asqueroso disfrutándola. — Ahora prepárate putita que viene lo mejor… Dijo Lucas a carcajadas. Luego saco su verga ensalivada de la hermosa boca de Janitzi y agarrándola de los pelos la puso de pie frente a él, ella tosiendo aun seguía tan prepotente y le dijo — Déjame en paz viejo de mierda, resentido, esta la es la única manera de tener a una mujer como yo, enfermo impotente… La cara de Don Lucas empezó a tomar un color rojizo, y luego empujo con mucha fuerza a la hermosa rubia contra el sillón, ella se asusto mucho, pero Lucas estaba sacado y no la dejo reaccionar, rápidamente la levanto de los pelos y la giro contra el respaldo del sillón, rompió su vestido y empezó a arrancar la pequeña tanga que llevaba Janitzi en ese momento. Ella gritaba desesperadamente que la dejara en paz pero Lucas estaba sacado y violento, la visión de ese blanco trasero lo desquiciaba y termino de arrancar la sexy y pequeñísima tanga y se puso sobre Janitzi diciéndole: -Ahora vas a aprender a respetar niña fresa!!! Tomo su miembro y con fuerza la metió lo más adentro que pudo. — AAAAAYYYYYYYYYYYYY duuuueeleee déjame infeliz!!! Gritaba Janitzi mientras intentaba tirar manotazos para sacárselo de encima. Lucas totalmente poseído por la ofensa, agarro a la rubia de sus nalgas y las apretaba con fuerza, las estrujaba, y se movía a un compas salvaje, como queriendo romper a la chamaca. Janitzi con su torso sobre el sillón, lloraba y gritaba pidiendo piedad, pero Lucas estaba furioso y seguía con su vaivén violento como queriéndole dar una lección a la rubia engreída. Pero para el viejo seguía siendo una tarea difícil dominar a la rubia quien se movía constantemente y por momentos su miembro se salía del cuerpo de la chica; el viejo se ponía violento pero era inteligente, sabía que no la podía lastimar ya que eso llamaría mucho la atención y las habladurías de todos en el edificio. — Bien bien, veo que te gusta luchar mocosa, está bien, te voy a dejar ir… A Janitzi eso la desconcertó mucho, en

realidad no podía creer que se libraba así de fácil, — De verdad me dejara….y Evelin a ella tamb…. — Mira zorrita Evelin es mía, y como tú te resistes, te irás… pero te iras de aquí junto con tu madre… La rubia de pronto se puso a pensar y ahora que don Lucas las botaba, a donde irían, no tenían dinero para alquilar en otro lugar y eso que aquí era barato, prácticamente se quedarían en la calle. Don Lucas la miraba con burla comprendiendo su situación. — Así es gatita, se van y a ver si se acomodan en algún parque o debajo de los puentes, je je, Allí conocerás a muchos que te respetaran je je je… — No por favor, le juro que le pagare… — CON QUE, si no tienen ni un peso, es mas tu mama me rogo que te de trabajo en mi cantina, lo cual accedí, pero por tu comportamiento no hay trato y se van… Janitzi se encontraba sin salida, pero no veía que aquel trato le convenciera de entregarse al viejo, y peor trabajar en esa vulgar cantina ganando un sencillo, no era lo que esperaba para ella; Don Lucas vio un arma poderosa en eso y le dijo: — Mira gata, tú me gustas, y te diré que en la cantina solo servirás tragos pero si te pagare muy bien, tendrás mucha lana para que te des tus refinados gustos y vivirás gratis con tu madre, que mas puedes pedir, nadie más te podría ofrecer lo que yo te doy… Janitzi de pronto fue invadida por la codicia pero no le respondía, veía con asco que el viejo le podría dar lo que ya no tenía; Don Lucas se arrodillo ante ella que se encontraba sentada en el sofá. – Y dime gatita, estamos de acuerdo… Janitzi lo miro a los ojos, abría la boca para responder pero no se atrevía, su orgullo la detenía pero no por eso oponía resistencia. Don Lucas con tranquilidad la tomo de la cintura acercando sus pechos hacia sus oscuros labios engulléndose unos de los rosados pezones, la rubia chiquilla no pudo más que suspirar ante el atrevido contacto – ahhh es-espere, no yo no ahh… Le daba vergüenza admitirlo pero la oferta la había seducido, pero su orgullo no la dejaba aceptarlo ante el viejo, en tanto Don Lucas acariciaba su cintura bajando por sus contorneadas piernas para empezar a abrirlas, Jani quien aun mostraba un fingido rechazo lo tomo por la cabeza, — Tranquila gatita, no necesitas hablar… El viejo se deslizo hacia la panocha de la rubia quien al sentir el primer contacto de la lengua se recostó en el sofá para dejarse hacer lo que el viejo quería, Don Lucas reía pensando ( jeje tan fácil la domine gracias a don dinero), y no dejaba de tener razón ya que la chica estaba acostumbrada a la buena vida y que todo le caiga sin esfuerzo y la opción que le ofrecían no era nada despreciable para tener cierta comodidad, pero le daba pena y cierto desprecio don Lucas, atrás quedaron los chicos lindos que la tocaban y ahora un viejo naco es quien la tocaba. -Hummm gatita que rico hueles, igual que Evelin… — Ayy nooo, yo no pupuedo ahh ahh… — Tranquila gatita no hables y solo disfruta… Don Lucas lengüeteo con lascivia la mojada panocha logrando que la rubia explotara de placer, — Ayy Dios ahhh noo ahhh ahh… La hábil lengua de Don Lucas enloquecía a Janitzi de los pies a la cabeza, nunca le habían comido de esa forma salvaje la panocha, era una experiencia nueva para ella, el viejo a su vez le amasaba los erectos pezones, enloqueciéndola mucho mas; la chiquilla se sujetaba de los cabellos mordiéndose los labios ya a punto de explotar. — Ayyy siii ohhh di-diooss ayy ahhhh… — Así mi gatita, goza que te

hare enloquecer… Janitzi se retorcía sobre el sofá, ya no daba más de placer muy dentro de si pensaba como es que podía estar gozando con este viejo al que tantas veces despreciaba y mucho menos entendía en que momento flaqueo; le daba vergüenza gemir como lo hacía pero la excitación la dominaba y se entregaba sin reclamo. Don Lucas que ya no aguantaba más le ensarto nuevamente su tieso miembro pero sin oposición alguna, el viejo sentía como su verga se calentaba dentro de la panocha de la rubia chiquilla, empezó un suave vaivén que la hacía delirar, Janitzi recibía con deleite la hombría de don Lucas quien ya la tenía con las piernas sobre sus hombros en furibundos embistes. — Ayyy siii diioos ahhh hummmm dedespacioo ahhh… Janitzi a pesar de no ser virgen la sentía muy gruesa para ella y no dejaba de tener razón, ya que su experiencia se remontaba a chiquillos sin experiencia y no como ahora con un viejo experimentado y dominador – Ayy por fa-favor despa-pacio ahh ahh… — je je tranquila gatita, estas con un macho de verdad, no con esos muchachitos maricas que conocías… — Ayyy ahh ahh di-dioss ahh ahh… — Acaso quieres que pare… -no, no sigaaa ayy no pa-pare ahh ahh… Janitzi muy avergonzada pedía que no parara, ya le había empezado a gustar ese trato que le daba el viejo, nunca la habían tratado así de brusco y eso era algo nuevo para ella, pero a su vez pensaba; que pena por unos billetes me ofrecí, le salían algunas lagrimas de vergüenza pero el placer acompasaba su conciencia. — Ayy mi gatita que rico se siente, voltéate que quiero verte ese culo mientras te culeo… Janitzi a pesar de que disfrutaba no le gustaba que le hablara tan vulgarmente pero si le gustaba que le dijeran gatita, obediente se puso como le pido don Lucas para recibir de nuevo esa verga que ya tanto deseaba. — Ayyy no tan fuerte ahh ahhh… — ya te acostumbraras, óyete como gimes, eres una gata en celo je je… La rubia volteaba a verlo con cólera por lo que le decía pero su rostro no podía ocultar los gestos de placer que tenían y solo pudo ver como el viejo le mandaba un beso sujetándola de sus caderas, ella se sonrojo de cólera de indignación y porque no aceptarlo también de placer. Las Embestidas seguían incesantes y fuertes, pero fueron interrumpidos por las quejas de Evelin en la otra habitación, — Carajo, mejor vamos adentro no vaya ser que este gordo le haga algo a tu amiga… Don Lucas tomo a Janitzi entre sus brazos llevándola hacia la recamara de la nena arrojándola sobre la cama y ponerse entre sus piernas a succionar la húmeda vulva… Al mismo tiempo Anselmo ya con la cabeza de su verga presionando la entrada de la panocha de Evelin veía como Janitzi caía en la cama ya rendida ante los tocamientos y amenazas de Lucas, pudo ver como esa rubia orgullosa y soberbia estaba derrotada con los ojos entrecerrados y llorosos pero con una mueca de insoportable placer, no le cabía dudas de que los dos tenían carne de primera en su fogoso banquete. Evelin pudo ver también como Janitzi completamente desnuda ya no luchaba y más bien jadeaba acalorada ante la invasora lengua que la penetraba, sus bien formadas y blancas piernas abrazaban la cabeza de Don Lucas como pidiendo que se adentre más en su vagina, sin duda estaba experimentando un gran placer, aquel que nunca había recibido al haber estado solo con muchachos consentidos de sociedad

inexpertos en temas de sexo salvaje, de ese sexo vulgar que estaba recibiendo. — ayyy uhhh ahhh ahhh… gemía Janitzi siendo observada por Evelin quien no entendía como la rubia ya no luchaba y más bien gozaba como una loca, Don Lucas pudo ver el rostro de sorpresa de Evelin al ver la reacción de la ya entregada Janitzi y sonriendo empezó a subir por el plano vientre de la chiquilla recorriéndola con su lengua y a su vez la rubia sentía como la mal cortada barba del viejo raspaba la suave superficie de su piel produciéndole una sensación de escalofriante placer. Don Lucas comenzó a devorar los tentadores pechos de Janitzi que no eran tan grandes como los de Evelin pero si entraban en el estándar de lo apropiado con unos puntiagudos y rozados pezones; Janitzi se mordía los labios al sentir la caliente boca de Lucas sobre sus tetas y masticando suavemente sus pezones, se retorcía sobre la cama sintiendo en su vagina nuevamente la verga del viejo pidiendo permiso para entrar. Llegado un momento Janitzi y Evelin cruzaron sus miradas, la de la nena era de desesperación al sentir como el gordo Anselmo la quería penetrar por su último reducto de virginidad pero la de Janitzi era de placer, con sus ojos entrecerrados y mordiéndose los labios, ya perdida por la excitación. — Ves a tu rebelde y altanera amiga, como goza y tu haciendo problemas… Le dijo Anselmo a la nena quien movía su cabeza no aceptando la aclaración y también al sentir los ligeros empujones que el gordo le daba en la entrada de su panocha, abriendo los labios unos milímetros como tomando vuelo para penetrarla de golpe. — Ayy Ayyy ahhh ahhh ahhh… fueron los gemidos de placer que se escuchaban cuando la verga penetro en la vagina de golpe, Evelin pudo ver como Don Lucas nuevamente arremetió sobre Janitzi quien lo apretaba con sus piernas al sentir el salvaje bombeo que este le daba. — AHH toma putita toma, ya ves eras una chica fresa cuando llegaste y ahora ya sabes lo que es un macho de verdad… — ahhh ahhh ve-vete a la mi-mier.. ahh ahh… Gemia de placer Janitzi pero a su vez se sentía herida por las palabras que su verdugo decía delante de Evelin. — Desde ahora eres mi mujer rubia, hoy día sales de aquí toda una hembra je je… — ayyy ahhh no, nu-nun ca ahh ahh… Don Lucas arremetió contra sus labios siendo recibidos por ella a pesar de sus rechazos, Evelin veía como ambas lenguas se fusionaban devorándose los labios con pasión, sintió asco de lo que veía, como su tan fina amiga se entregaba a ese viejo desagradable y criminal, pero le llego a la mente esa frase que dice: el burro habla de orejas y recordó como ella también había tenido que besar a sujetos desagradables como el maestro Tulio, el cojo Juan o Don Pedro, todos viejos y feos. Se le puso roja la cara y comprendió que le pasaba a Janitzi, le ocurría lo mismo que a ella, que su cuerpo la había dominado y se entregaba a la lujuria. — Ayy uhh siii siii ahhh ahhh… — quieres mas fuerte gatita…. – ayyy siii ma-mas fuerte ahh ahh… Anselmo quien aun palpaba con su verga la vagina de Evelin también veía extasiado la escena de su camarada y comento. — Je Je y donde está la orgullosa ahora je je… — Oye gordo ya deja de mirar y dale a la nena que esta que pide hace rato… — je je Ahorita mismo la reviento a esta chiquilla… Evelin salió de su trance al escuchar a los viejos y nuevamente se quejo pidiendo que no la penetre, ella quería cuidar a toda costa su virginidad. —

Por favor no, no quiero, déjeme… — Oye gordo, verdad; dale por el culo, a la nena le encanta… — Pero Lucas yo quiero darle por esta panocha que ya esta jugosa… — no gordo conociéndote, te puedes correr dentro de ella y la preñas… — Pero Lucas después le damos la pastilla… — He dicho que no carajo, además esas pastillas malogran el cuerpo y no queremos que se nos deforme la nena… Evelin respiro aliviada aunque sentía repulsión por lo que le hacían no pudo negar sentir alivio porque su vagina se salvaba por el momento, ella se sentía en obligación de proteger su virginidad, pero mucho más que la amenaza de don Pedro ella sentía un sentimiento de infidelidad hacia él, como una mujer que engaña a su marido; no comprendía eso que sentía y pensaba que debería sentirse culpable por Rodrigo y no por don Pedro, pero no era así. — Muy bien zorra, vamos a probar este culito que tantas veces he deseado… Anselmo se agacho y escupió la entrada anal de la nena para lubricarla; para Evelin eso fue como una descarga eléctrica, como si presionaran un botón en su cuerpo que accionara la excitación y más cuando sintió la lengua del viejo hacer círculos en su recto. La nena cada vez se calentaba más y ya la culpa o su conciencia la abandonaba al ver que Janitzi gozaba y gritaba de placer al recibir los embistes de don Lucas, la vergüenza se alejaba de su mente y sus carnosos labios ya no aguantaban las delicadas mordidas que se daba tratando de evitar los gemidos. — ahhh se-señor uhhh pa-pare por favor ahh ahh… — Anselmo, llámame Anselmo o mejor dime Papucho je je… Anselmo reía acompañado de don Lucas al oírle, Evelin se azoraba cada vez más, sentía su cuerpo hirviendo, la lengua de Anselmo se hundía cada vez más en el ano de la nena haciendo círculos; sin duda la estaba dejando bien lubricada. Anselmo se puso de pie jalando al filo de la cama a la nena para penetrarla de una vez ante la desesperación de Evelin que aun no asimilaba el ser penetrada por ese viejo. — no, no lo haga cerdo asqueroso no… — QUE COSA, que me has dicho… Evelin pudo ver como Anselmo muy molesto se dirigió hacia donde se encontraba su pantalón sacando de su bolsillo un afilado cuchillo, casi se le salen los ojos del miedo al ver que se dirigía hacia ella con cara de molesto. — A ver puta, repite lo que me dijiste… — no, no por favor, discúlpeme, no me haga daño… — me dijiste cerdo no, habla maldita zorra… –pe-perdóneme, no quise ofenderlo, por favor no me haga daño… La nena le rogaba con lagrimas y asustada que no le hiciera daño, mientras que Anselmo le ponía el filo del cuchillo por su mejilla, sintiéndose poderoso ante la inocente chiquilla. A todo esto Don Lucas ni siquiera prestaba atención seguía con el incesante bombeo de su verga dentro de la encharcada vagina de Janitzi quien para ese momento seguía apretando con sus piernas al viejo y a su vez le sujetaba de las caderas pidiendo que le de más profundo, Don Lucas aceleraba mas las embestidas al sentir también como la rubia chiquilla le mordía y besaba el cuello ya completamente sacada de placer. — Ahora mocosa te dejaras de niñerías y portaras bien entendido… El gordo Anselmo le dijo eso a Evelin propinándole una fuerte nalgada y viendo que la nena asentía, el viejo tomo el cuchillo y corto los amarres dejándole los brazos libres. – Muy bien escuincla ponte de pie frente a mí… Evelin con el mayor temor se puso de pie frente a Anselmo quien observaba embelesado

el perfecto cuerpo de la nena, aquel que toda la vida vio a través del espejo ahora la tenía en carne propia y a su disposición; la nena era casi del mismo tamaño que Anselmo lo cual era perfecto para él, quien con locura atrajo hacia él a la nena para devorarle la boca en un asqueroso y repulsivo beso. Evelin sentí asco y solo mantenía abierta la boca sintiendo como la lengua del viejo exploraba todo su interior, pero no solo era eso ya que las dos manos sujetaban con fuerza las duras y carnosas nalgas casi levantándola del suelo, el viejo no se daba abasto con el cuerpo de la nena, hubiese deseado tener cuatro brazos para seguir manoseando los encantos de la adolescente. — Humm que tal cuerpazo que tienes zorra, estoy en el cielo… La nena solo oía tratando de aguantar los manoseo del gordo y no fue hasta que encontró su punto débil, inesperadamente Anselmo le lamio el cuello oyendo como la nena suspiro dejando escapar un leve gemido, el viejo aprovecho eso y comenzó un incesante asedio sobre el delicado cuello de la nena quien sentía como la excitación comenzaba a ganar terreno a su autocontrol. — Ayy no, pare, pa-pare ayy noo ahh… Los gemidos comenzaron a surgir de los labios de la nena ya se sentía perdida y nuevamente a punto de sucumbir ante el magreo y chupetones que le daba el viejo; sentía escalofríos por todo su cuerpo, ese viejo horrible la iba a follar por el ano, aunque eso la mantenía tranquila no aceptaba al sujeto. -Uhh se-señor, no ahh ahhh… — que sabrosa estas zorrita, te voy a follar como nadie lo ha hecho… En la habitación se escuchaba ya claramente los gemidos de la nena que se mesclaban con los de Janitzi y con los de Don Lucas que al oírla le increpo al gordo: — Ya pues gordo déjate de jugar y culeala o quieres que yo también lo haga… — Nada de eso, vas a oír ahora como esta nena aúlla de placer, vamos zorra ponte en cuatro al filo de la cama… Evelin sabiendo que era peligroso no hacerle caso al viejo Anselmo se puso en dicha posición con los pies colgando de la cama dejando a la vista su tremendo y espectacular trasero, Anselmo veía como ese ano ya rosado latía esperando ser empalado, Evelin nuevamente cruzo miradas con Janitzi quien se sujetaba de las sabanas presa del placer, ella no entendía como podía estar gozando tan deshinibidamente, ella que era tan orgullosa y de estilo refinado revolcándose con Don Lucas. — Muy bien putita afloja ese culo que allí te va… Anselmo puso la cabeza de la verga en la entrada del recto empezando a presionar, la nena sentía como se le abría el ano recibiendo esa cabeza gruesa y sintiendo un ligero dolor; la verga de Anselmo no era tan larga como la de don Lucas pero si tenía una gruesa cabeza que le recordaba a la de don Pedro, y ese recuerdo la excito. — Ahuu de-despacio por favor ahh ahuu… — Tranquila que ya te entra toda… — Ayyy me du-duele ahh ahhh… La verga se abría paso sin piedad, la nena apretaba sus blancos dientes aguantando el dolor que le producía la gruesa cabeza del miembro, el ano de la nena a pesar que ya había recibido bastantes invasores siempre se cerraba lo que le producía placer a los abusadores al sentir como las paredes rectales les apretaba las vergas. Anselmo dio un último empujón y la penetro completamente chocando sus asquerosos testículos con la vulva de la nena. Evelin ya la sentía toda adentro sintiendo el cosquilleo de los antihigiénicos bellos púbicos sobre sus

nalgas, — Ya ves zorrita ya la tienes adentro, te la comiste todita… — Ayy por favor señor, des-despacio que me duele… Anselmo comenzó a retirar su verga lentamente, no podía creer que su asqueroso miembro por fin estaba dentro de ese divino trasero que tanto había deseado. De pronto puso una expresión malévola y la embistió con fuerza. — Ahuuu noo, ahuuu me duduele ahh auhh… — Tranquila zorrita, así me recordaras siempre je je… -nooo por fa-favor despa pacio auhh ahhuu… El viejo obeso la embestía con fuerza el conocido ploc ploc de sus pieles se oían en la habitación, los que fueron oídos por don Lucas quien no quiso quedarse atrás y le dijo a Janitzi. — Mira gatita, como a tu amiga le dan por el culo, como goza… Janitzi quien respiraba agitadamente volteo a ver a Evelin quien se mordía los labios aguantando estoicamente los embates de Anselmo, a su vez ella pensaba como la tan inocente y tímida chiquilla ya había recibido por el ano, eso era algo que ella nunca pensaría ni siquiera experimentar. — Muy bien gatita ponte en cuatro frente a tu amiga… La rubia toda complaciente se puso frente a Evelin separándola unos 10 centímetros de su rostro, la nena solo agacho la mirada muy apenada mientras que don Lucas se acomodaba detrás de Janitzi sujetándola de las estrechas caderas para luego con toda su fuerza penetrarla por la encharcada panocha. — Ahhh ahhh ssiiii ahhh ahhh… Evelin sentí muy de cerca los gemidos de Janitzi a quien no se atrevía verla al rostro, el ploc ploc de ambos sonidos se fusionaron estruendosamente, el gordo Anselmo deslizo sus manos hacia las enormes tetas de la nena que colgaban como campanas, la colegiala al sentir las toscas manos amasar sus pechos fue el acabose para ella y nuevamente le llego esa corriente de excitación. Sus labios ya estaban rojos de tanto mordérselos y dulcemente se abrieron para dejar escapar los gemidos que aguantaba. – Ayyy ahhh hummmm ahhh ahh… — Ya ves zorrita, te dije que te gustaría, óyete como gozas… — Ca-callese ahhh no no ahhh di-diga eso ayy ayyy… Evelin y Janitzi nuevamente cruzaron sus miradas y esta vez la de las dos eran ya de placer, la rubia solo cerró los ojos con una leve sonrisa que la nena no pudo entender, acaso le gustaba lo que le hacia se preguntaba, claro que ella también sentía placer ante las embestidas que le daban pero aun tenia presente quienes eran estos dos viejos desalmados. -Ayyy si-sigue por fa-favor no pares ayy ahhh…. – Aguanta gatita, déjame agarrar fuerza… Janitzi reclamaba que le siguiera dando sin parar; Don Lucas se sentía bien al ya tener dominada a la altanera rubia, claro que tal proposición sedujo mucho a Janitzi, pero por dentro pensaba que lo que le daba no pagaba lo que el ofrecía y ya le tenía preparado algo que quizás no le gustaría. En cambio Janitzi no le daba tregua a don Lucas y seguía moviendo su trasero culeandose ella misma, mientras don Lucas resoplaba y sonreía al tener ya dominada a la rubia quien hacia círculos sobre la verga del viejo, en cambio Anselmo seguía con sus duros embistes sintiendo un infinito placer al sentir como el ano de la nena le apretaba su rechoncha virilidad. — Ay Lucas que rico culo tiene la chiquilla, AHH… — je je si me consta es un manjar je je… — Y cómo será el de la rubia, tienes que probarla… Janitzi dejo de moverse alertada ante el comentario y levantando la mirada exclamo: — A mí nadie me hará eso, entendieron… — Oye gordo a

mí gatita no le gusta así que olvídalo… Don Lucas dijo eso acariciando la delicada y suave espalda de la rubia y dándole unos suaves embistes que tranquilizaron a la rubia, pero a su vez le sonrió al gordo Anselmo guiñándole un ojo. Mientras que las dos chamacas eran gozadas insaciablemente por los dos viejos, en la distancia Don Ernesto seguía pensando en Evelin, no se le borraba de la mente aquella imagen de la colegiala en su auto, la sonrisa inocente acompañada de ese cuerpo espectacular; nunca antes había tenido esos pensamientos para con ella. A su vez pensaba como una chiquilla tan educada y de su casa fue amiga durante todo este tiempo de su hija Claudia; Ernesto había descubierto que su hija no era la blanca paloma que siempre creyó, se sentía decepcionado de ella, y tal vez pensó que si su hija era así de guarra, entonces capaz también Evelin era como ella. Pero no se la quería jugar, tenía que ir pasó por paso, primero una invitación para tomar un café, después le regalaría cosas, todo con el fin de encamarse a la nena; al tipo se le armaba una carpa tan solo pensar en Evelin, ya se sentía un hombre muy maduro y quería rejuvenecer con esa carne fresca que era la nena para él. Regresando a la habitación de Evelin los dos viejos seguían con sus embistes a las chiquillas, pero el que estaba más a punto de correrse primero era el gordo Anselmo quien ya transpiraba agitado tras cada estoque que le daba al ano de la nena.. –Ufff que rico Ahh toma zorrita ahh ahh… Evelin a pesar del asco que le tenía también gemía porque no podía luchar contra su cuerpo,.. – Ayyy ayyy diooss ahh ahh… — Vez zorrita, te gusta la verga, Ahh ahh… Don Lucas quien había bajado los embistes sobre Janitzi se puso delante de ella colocando sobre sus labios su pegajoso miembro y tomándola del cabello la obligo a mamársela, la rubia engullo hasta donde podía de esa verga que tanto placer le daba, la verga entraba y salía de su boca, le daba lametazos y hasta succionaba la cabeza de esta para beneplácito de Don Lucas que veía sonriente la escena. — Oye Lucas, pero mira que bien la mama la niña, y tan fina que se creía je je… — Así es Anselmo, pero ya le enseñe como son las cosas aquí, ahora es una dócil yegua je je… Janitzi dejo de mamar la verga de don Lucas pero no se la saco de la boca, solo la llenaba de ira al escuchar a los dos viejos burlarse de ella. – Oye zorrita no quieres mamar la verga de Lucas… La nena ni siquiera oía lo que le decían se encontraba con el rostro enterrado en las sabanas mordiéndose los labios por la culeada que le daba el gordo. Don Lucas la tomo del cabello alzándola a la altura de su verga — Oye Evelin, aquí tu amiguita quiere compartir un dulce contigo je je… La nena volteo a ver a Janitzi que con los ojos entrecerrados metía y sacaba de su boca la verga del viejo, no podía creer la forma tan fácil que había caído su amiga; y en sus pensamientos recibió dos fuertísimas nalgadas que la hicieron abrir grande sus verdes ojos… — Oye zorrita, mama la verga con tu amiga o ahorita mismo te rajo las nalgas… La nena solo volteo y con su rostro asustado le asintió al gordo a quien si le tenía miedo incluso más que a don Lucas quien hasta ese momento era el que mejor se comportaba por así decirlo; Don Lucas quien aun la tenía tomada del cabello la acerco hacia su verga para que empezara a mamarla… — Oye gatita deja que tu amiga

también pruebe de tu dulce je je… Janitzi retiro de sus labios la empalmada verga de don Lucas para dejar que Evelin hiciera lo suyo, la nena muy tímidamente iba acercando sus labios sobre la húmeda cabeza y empezó con tímidas lamidas, el viejo Lucas hervía de emoción al ver como la nena le mamaba la verga con su carita inocente… Oye gatita tu también mámamela… Janitzi empezó a lamer por los costados de la verga, Don Lucas ahora si casi se corría al ver esos hermosos rostros comiéndose su verga. Las delicadas y rosadas lenguas recorrían todo el contorno del duro miembro y a veces se encontraban en la punta de esta, pero ambas no se miraban; Don Lucas pedía que lo mirasen a los ojos mientras mamaban y esa imagen lo hacía sentirse poderoso, veía la cara de Janitzi ansiosa por recibir esa verga de nuevo en su panocha y la de Evelin era un rostro de temor, de placer y dolor por los fuertes embistes de Anselmo. — Oye Lucas Ahh Ahh has que se besen Humm que se besen las putas… El gordo Anselmo que ya estaba en las últimas de excitación le sugirió algo que a Don Lucas también le agrado, –Muy bien niñas quiero que se besen… rápido… Don Lucas lo pidió con autoridad dándole una fuerte nalgada a Janitzi quien volteo para mirar a la nena quien se quedo con la boca abierta por lo que le pedían. La nena hasta ahora nunca en su vida había experimentado el ser besada por otra mujer, le parecía asqueroso e impropio de la naturaleza; en cambio Janitzi quien venía de otra idiosincrasia lo había experimentado, era común que las chicas de su sociedad practicaran entre ellas los besos en su primera vez. — Vamos putas bésense mierda… El gordo Anselmo embestía furioso el culo de la nena quien aun expectante gemía tras cada estocada, y fue Janitzi quien se acerco a la nena y se apodero de sus labios, Evelin abrió sus ojos sorprendida por el repentino beso, sentía el cálido aliento de la rubia, sus suaves labios acariciar los suyos, ya no sentía los malos alientos de alcohol o cigarro, esta vez era agradable, y casi sin remediarlo también sus labios besaban los de ella en unas delicadas caricias. Don Lucas sonreía ante tan morboso beso, ver a esas dos bellas criaturas besarse como un par de lesbianas le hicieron hervir la sangre; Don Anselmo también veía con dificultad el beso pero no era lo que quería. – oigan putas ese no es un beso, con lengua con… Las dos chicas al instante entrelazaron sus lenguas en un apasionado beso que enardecieron al gordo.. – Sii assi aHH Ahh tomaaaa malditaa putaa ahhh… El gordo al ver esa imagen empezó un más salvaje embiste que hizo gritar mas a la nena. — Ayy ahuu noo ahh ahuu… — YAAA zorra me voy a correeeer AHHHH… El gordo Anselmo retiro su verga y empezó a eyacular una gran cantidad de semen sobre la espalda de la nena dejándola completamente mojada. Evelin sentía con asco que su espalda le quemaba por el contacto del viscoso liquido – Ahhh que bueno estuvo AHH AHHH… — Gordo de mierda, tan rápido te corriste, eres un inútil je je… Anselmo tomo una parte de las desgarradas prendas de Evelin y le limpio la espalda para luego caer de costado sobre la cama, la nena seguía en cuatro sobre la cama jadeando por las últimas embestidas del viejo. Anselmo la atrajo de espaldas a él y abrazándola para acariciarle los redondos melones, Evelin ni se quejaba pues le tenía mucho miedo por lo violento que se ponía.

— Muy bien gatita ahora te toca a ti recibir verga…. Don Lucas se acostó en la cama, con la verga apuntando al techo, ordenando a la rubia a sentarse sobre él y cabalgarlo, Janitzi se sentó sobre el pero dándole la espalda, muy dentro de ella no quería que el viejo le vea el rostro de placer que ponía; don Lucas tomándola de la cintura le hundió todo su miembro dentro de su panocha. — Ahhh ayyy siii ahh ahh… Janitzi suavemente comenzó a cabalgar al viejo quien le acariciaba las nalgas y a su vez pasaba un brazo por delante de ella para amasar y pellizcar de sus pechos, la rubia sentía que chorreaba de placer, sentir esas manos ásperas y toscas sobre su cuerpo era algo nuevo para ella, pensaba también lo que hacía y lo que le hacían y la excitaba a sobremanera. Anselmo veía a la orgullosa rubia como gozaba, y la vez que manoseaba a la jadeante Evelin a quien la excitación no la abandonaba, sentir esas gruesas manos de dedos gordos sobre sus sensibles pechos la calentaban demasiado y a la vez que el gordo le susurraba al oído — Mira zorrita, como goza tu amiguita, tu también quieres gozar así… la nena jadeaba al sentir que a su vez el asqueroso gordo le pasaba la lengua por su oreja, una mano de Anselmo se deslizaba hacia la vulva de la nena acariciándola. — Por fa-favor se-señor no me to-toque ahhh…allí no me to-toquee ahhh… El gordo seguía hurgando delicadamente sobre la superficie de la panocha sin dejar de lamer el cuello de la nena, la verga del gordo lentamente comenzaba a recobrar su dureza, Evelin sentía sobre sus nalgas como iba tomando vida. — Ayyy Lu-lucas ayyy ahh ahh… -muévete gatita, sigue moviéndote para llenarte de leche… — Ayyy siii ahhh ahhh… Janitzi seguía saltando sobre la verga de Lucas como poseída, el viejo le sujetaba los brazos por la espalda y le daba de nalgadas para que acelere la culeada. –Vamos mi gatita, muévete mas, mas, mas fuerte… –Ayyy ayyy ahhh me mueroo ahhh… Janitzi llegaba al orgasmo mojando de sus fluidos toda la ingle de don Lucas que al sentirla fue el que acelero los embistes próximo a correrse también. — AHH te lleno Gata, AHHH… — Siii sii lle-llename ahh… Don Lucas con un salvaje rugido comenzó a eyacular dentro de la rubia quien cayó jadeante sobre la espalda de este sintiendo como ese liquido caliente se vertía dentro de ella, Don Lucas agarrando las dos tetas de Janitzi también jadeaba expulsando hasta la última gota de leche dentro de ella. Sin duda alguna Lucas había conseguido domar a la rubia con sus promesas, no le cabía duda de que sería una muy dócil yegua desde ese momento. En cambio Evelin no sentía lo mismo, al contrario de Janitzi ella asentía a todo por temor, le tenía miedo a don Lucas pero ahora mas temía al viejo Anselmo; lloraba por dentro al saberse usada por estos dos criminales; la llenaba de angustia al pensar que pasaría después, hasta donde llegarían con ella los dos viejos. Anselmo sentía como la sangre le irrigaba todo el cuerpo esperando con ansias lleguen hasta su miembro y le brinden otra erección, tarea no tan difícil para su cuerpo al tener entre sus brazos a tan despampanante adolescente; el viejo seguía con las caricias sobre su panocha mientras le magreaba una de sus tetas, la fragancia que despedía la piel de la nena lo embriagaba, era como un perro que sentía los olores de una perra en celo, ver también a un lado a Janitzi de espaldas sobre su compañero quien le acariciaba las tetas mientras le mordía el

cuello lo tenían cada vez más caliente. — Huy zorrita, espera a que me recupere y te hare gritar de nuevo… — No ya no, por favor señor ya déjeme… Evelin sentía que no iba por buen camino, el gordo seguía con sus manoseos aumentando la temperatura de su cuerpo, entendía que de seguro ya no querría darle por atrás e intentaría darle por su virgen panocha la cual sentía ya caliente por los roces que el viejo le daba. Serian ya como cinco minutos de toqueteos de ambos viejos con las chicas, Janitzi gemía ante las caricias que Don Lucas le daba, al viejo se le empalmaba la verga cada vez más, ya quería llevar a cabo su segunda parte del plan, pudo divisar entre las cosas de la nena una de esas sogas de nylon que se usan para ejercicio y dejando sobre la cama a la jadeante Janitzi procedió a tomar la cuerda. Empezó a atar las manos de Janitzi las cuales las tenía estiradas para arriba para luego anudarla en la cabecera de la cama, la rubia quien aun jadeaba se dio cuenta pero ya era muy tarde para ella. – Que hace, para que me ata… — Tranquila mi gatita, es solo un jueguito je je… A Janitzi no le gustaba la manera en que se lo dijo, sabía que nada bueno le esperaba. – no, no quiero jugar, desáteme… Don Lucas solo sonreía sin hacerle caso lo que la asustaba y enfurecía a la vez – Le digo que me desate, maldito viejo, quíteme esto… Janitzi jaloneaba la cuerda pero era en vano estaba bien sujeta y los jalones no hacían más que lastimar sus muñecas; Anselmo seguía con sus infames caricias sobre la nena quien observaba con pena las quejas de su amiga y sintiendo miedo pues presentía que se les venía lo peor. — Bueno Anselmo, creo que llego la hora de cambiar de huecos je je… — Huy si compadre… reviéntale el culo a esa chiquilla, dale su merecido por todas las veces que nos desprecio je je… Janitzi entro en pánico al oír lo que tramaban los viejos, el sexo anal era algo que nunca tuvo planeado en su vida, había oído que era la experiencia más dolorosa que cualquier chica podría experimentar y ella no quería comprobarlo. — No, no te atrevas, no quiero, suéltame por favor… — je je te gustara gatita, igual que a Evelin, no la oíste como gozaba… — No yo no, déjame maldito… — Aquí harás lo que yo te diga, si quieres comodidades, tienes que pagar el precio je je… — pe-pero yo no quiero eso, por favor déjeme ir… Janitzi rogaba por que la suelten pero era en vano, Don Lucas quería dejar huella en ella y que mas que estrenarle su virgen ano. — Muy bien gordo, yo le abriré el culo a mi gata y tú te encargas de la nena… — No por favor, por allí no, déjenme por lo que más quieran… La nena rogaba en lágrimas por piedad, no quería albergar dentro su vagina a ninguno de los viejos los cuales estaban muy lejos de sentir compasión por ellas. — tu tranquila zorrita, veras que te gustara… -No por favor por allí no, por allí no… — Carajo porque no quieres, acaso solo te gusta por el culo… Evelin con lagrimas revelo su más preciado secreto, inocentemente se le escapo lo que tanto cuidaba para sorpresa de los viejos, — So-soy virgen, soy vi-virgen, déjenme… Anselmo quedo mudo al oír la confesión, solo don Lucas atino a responder con una gratísima sorpresa — No mames chamaca, el pendejo de tu novio te ha dado por el culo y no por tu panocha je je… Evelin se quedo callada solo lloraba pensando que quizás conmovería a los viejos y se libraría de esa pesadilla. – Oye Anselmo, me temo que tendrás que esperar… — Por-porque Lucas… — je

je porque después de darle por el culo a mi gatita, estrenare a la Evelin también… La nena abrió sus ojos bien grandes al oírle, sintió que su alma se retiraba de su cuerpo, en cambio Anselmo fue el que reclamaba por ser el mismo el encargado de esa noble labor. – no mames Lucas y yo que… -Carajo gordo, hoy es mi cumpleaños y estos son mis regalos, además tú te colaste, tú ya sabes donde deberías de estar… El viejo Lucas le dio a entender quien es el que mandaba, el gordo no tuvo más que aceptar la orden. — Bueno Anselmo tu mantenme caliente a la nena mientras empiezo por aquí… Al viejo gordo no le quedo más que seguir disfrutando del cuerpo de Evelin mientras observaría la labor de don Lucas el cual giraba a Janitzi boca abajo forzándola a doblar sus rodillas para dejar sus blancas nalgas levantadas, — Escúchame bien rubia y también va para ti Evelin, aquí harán lo que les diga, a las buenas o las malas ustedes eligen, porque de todas maneras lo harán, ENTENDIDO… PLAFF PLAFF, fueron las cachetadas que recibió Janitzi sobre su trasero a su vez que la nena también oía la aclaración de Lucas. Janitzi doblo sus rodillas dejando en alto su trasero, por primera vez sintió miedo al oír a Don Lucas, mientras que este tomo una de las cremas que usaba Evelin para su piel y comenzó a untarlo sobre el inexplorado ano de la rubia, Janitzi sentía una sensación escalofriante mitad miedo y tal vez curiosidad al sentir ese dedo hurgar su hasta ese momento virgen ano. Don Lucas suavemente introducía su dedo milímetro a milímetro en el recto dilatándolo cada vez mas, Evelin oía los quejidos de su amiga y recordó como aquella vez que el cojo Juan le desvirgo el ano, sin querer y gracias también a los manoseos de Anselmo se comenzó a calentar, la nena pensaba dentro de sí (aguanta Jani, aguanta y veras que bien se siente); le daba vergüenza lo que ella misma se decía pero la escena le enardecía los sentidos. — AYY des-despacio Ayy me du-duele Ahuu… — je je ya verás gatita que me pedirás que te de con fuerza… — Ahuu no, no por favor me va a do-doler ahuuu noo… — eso dicen todas, pero después gimen como perras, si o no Evelin… La nena quien se encontraba apresada y siendo manoseada por Anselmo se puso roja por el comentario del viejo, cruzo miradas con Janitzi quien hacia muecas de dolor al sentir ya dos dedos dentro de su recto, — Ev- Evelin, du-duele mucho ahuuu noo ya noo Lucas, ahuuu… Evelin no pudo contestarle, ya que el viejo le mordía el cuello quitándole la respiración por la ardiente sensación que le producía. Don Lucas se unto de crema toda la punta de su verga, listo para profanar la tan delicada intimidad de la rubia. — AYYY noooo, mal-dito ahuu du-duele noooo… El viejo le había introducido de golpe casi la mitad de su verga produciéndole gritos de dolor a Janitzi, jamás en su vida había sentido tanto dolor como hasta ese momento. – AYY noo, me, me duele, sa-sacalo por favor ayyyy nooo… — Tranquila Gatita, así es mejor, para que siempre recuerdes que el gran Lucas fue el que te rompió el culo je je… Janitzi claro que nunca olvidaría lo que le pasaba, jamás en su vida había sido tan maltratada o humillada como hasta ese momento, pensaba para sí misma el haber cedido ante la propuesta del viejo, su maldita codicia era la culpable, tuvo la oportunidad de haberse ido de aquel lugar y ahora recién se arrepentía. – Ahuu sa-saquelo por fa-favor ayyy dios nooo… el dolor era

demasiado para ella y sus quejidos le dolían en el alma a la nena quien veía impotente como sufría su amiga. A su vez pensaba que por culpa de ella, Janitzi sufría y todo por ser su amiga, por querer defenderla, se sentía demasiado culpable… — Déjela, Don Lucas déjela, no la lastime… Don Lucas solo sonreía al escuchar que la nena pedía compasión por su amiga; — je je ya la dejare, pero será para romperte tu virgen panocha, je je… Evelin se arrepintió de haber hablado, se quedo muda y asustada por lo que después le esperaba; Janitzi seguía sintiendo como el miembro de su verdugo seguía abriéndose paso dentro de ella y empezó a morder fuertemente la almohada tratando de menguar en algo su suplicio. – Ya gatita ya, la tienes toda adentro, je je ahora si ya eres toda una hembra je je, la hembra de Lucas je je… — Ahhuu mal-dito, viejo marica, solo así puedes tener a una mujer ahhuuu noo ahhuu nooo… Janitzi empezó a gritar al sentir como el viejo le empezó a bombear fuerte el culo en castigo por tal insolencia. — Así que marica no, toma por malagradecida UFF UFF… — Ayyy por fa-favor nooo, ayyy des-pacio ahuuu noo… Janitzi sufría aunque poco a poco las paredes de su recto comenzaban a ceder ante el miembro que albergaba, pero no por eso el dolor cedía, más bien era insoportable para ella el ardor que le producia — Ayyy per-perdóname Lucas ayyy me du-ele… — Vas a portarte bien… — ahhuu si, me por-tare bien, despacio que me duele ayyy ayyy… -je je ya sabes que eres desde ahora para mi… Janitzi soltó unas lagrimas de vergüenza al ceder ante ese viejo que muy dentro de ella comenzó a odiar, su orgullo estaba por los suelos y no le quedaba más que someterse en ese momento y con el mayor dolor de su alma salieron de sus labios las respuestas más humillantes para ella — ayyy Lucas soy tu hem-hembra, ayyy des-pacio por favor ayyy dioss des-despacio ayyy… Don Lucas sintiéndose un Dios sonrió y bajo la fuerza de sus embistes hasta dejar de moverse pero sin sacarle la verga, nuevamente terminaba domando a esa fiera que tenía en Janitzi, la rubia sintió alivio al sentir que ya no la penetraban, el viejo Lucas comenzó con caricias en su clítoris tratando de calentarla, y a su vez le acariciaba los pechos. En pocos segundos empezó a oír como Janitzi empezaba a jadear suavemente, los tocamientos para ella surgían efecto, pero también poco a poco comenzaba a sentir una deliciosa sensación al sentir su ano invadido por ese miembro, su panocha comenzaba a expulsar esos líquidos que eran señal de inequívoco placer, sin lugar a dudas Don Lucas sabía lo que hacía. A un lado de la cama el viejo Anselmo de costado apretaba contra si el exuberante cuerpo de Evelin quien sentía las rudas manos aplastar sus tetas y como la ya erecta verga le acariciaba por debajo sus intimidades, la cabeza de la verga se deslizaba desde el ano hasta la chorreante vulva, todo eso sumado a los asquerosos labios del gordo que le babeaban su sensible cuello la tenían en un estado caliente y expectante a lo que le sucedía a su amiga. — Ayyy señor ya-ya no me toque ahhh ya noo ahhh… — je je, pero si a ti te gusta zorra, te gusta que te toquen, que te vean, por eso siempre te vistes con esas falditas y esos pequeños tops, te gusta calentar las vergas de todos los machos de la colonia, sales a pedir verga siempre, y ahora se cumplió tu deseo je je… tal aclaración del viejo no le gusto a Evelin, que culpa tenia ella de gustarle

vestir así, esa no era razón para que la forzaran, recién venían a su mente las palabras de Don Benito cuando le recomendaba cambiar su manera de vestir. — Ya vez zorrita te quedaste muda, ves que tengo razón, tranquila que ahora te daremos toda la verga que pides je je… la nena seguía negándolo entre leves gemidos, ya no podía aguantar tanto tocamiento, muy a parte que no daba razón a lo que el gordo le decía, su cuerpo ardía en placer, no pudiendo creer como se entregaba a la lujuria nuevamente. En el otro lado de la cama Janitzi ya gemía más fuerte, sus instintos de hembra en celo nuevamente habían renacido y ya no sentía el dolor de la penetración anal que había sufrido, fue ella misma quien comenzó a moverse para sentir como la verga de Don Lucas rozaban las paredes rectales produciéndole un pequeño ardor pero también una placentera sensación. — Huy como te mueves gata, ya te gusto que te rompan ese culito tan lindo que tienes je je… — Huyy Don Lu-Lucas ahhh ca-callese ahh ahhh… — je je te duele aceptarlo je je ahora te hare gozar como nunca… -ayy des-pacio ahh ahh uhhh siii… Don Lucas sonreía al ver como dominaba a Janitzi, a su vez sentía como su verga era apretada por el ano de la rubia, a pesar de que toda su vida había tenido a la mujer que quería, nunca había desvirgado un culo y esta era una sensación que sin lugar a dudas lo sentía en la gloria. — je je oye Lucas después me dejas probarle el culo a la rubia, quiero compararlo con la de la Evelin je je… A pesar del placer que sentía con la culeada que le daban Janitzi pudo oír lo que el gordo pedía, no estaba dispuesta a permitir que Anselmo la violara, el gordo le daba asco y por sobre todo miedo al ver lo violento que se porto con Evelin. — Ahhh no, don Lu-Lucas no quiero que ese vi-viejo me toque ahh ahh… — je je ¿Por qué gatita?… – Ayyy so-solo lo quiero a usted…con el no ayyy ayyy… — je je ni modo Gordo, no la vamos a obligar je je… — Maldita rubia presumida… le increpo Anselmo ante el rechazo de Janitzi y toda su furia lo desquito con la pobre Evelin quien sentía como le apretaba con fuerza los pechos hasta pellizcar los pezones haciéndola retorcer de dolor . — Ahuuu se-señor, me duele, no ha-haga eso ahuu… — Cállate maldita zorra, yo te hago lo que me da la gana… Don Lucas que seguía penetrando con más fuerza a Janitzi escuchaba el mal trato que le daba el gordo, aunque no le importaba cavilo que eso podría jugar a su favor y le recrimino al gordo por su manera de actuar. – Oye gordo de mierda, ya no la maltrates, trátala bien carajo… Anselmo lo miro confundido, pensaran que Don Lucas tenía un momento de piedad para con ella, pero la verdad era que quería ganarse su confianza, que se sintieran bien mas con el que con Anselmo, su idea de desvirgarla aun estaba en luz verde y nada ni nadie lo impediría. Janitzi seguía con sus gemidos de placer, nunca antes había sentido tanta excitación al tener sexo, pensaba a su vez que a pesar del dolor que sintió cuando la penetraron por el ano no se imaginaba lo bien que se sentía, con razón Evelin gritaba de placer se decía. — Ayyy Lucas ahh asiii ahh siii da-dame mass ayyy… -Claro mi gatita, te voy a dar la culeada de tu vida… Dicho esto don Lucas acelero sus embistes tomando a Janitzi por los pechos, la rubia sintió como la verga del viejo llego lo más profundo que pudo. – Ayyy por dioss ayyy uhhh lu-lucass ahhh… — Que te dije, pórtate bien y la pasaras bien, ves que

no te menti… — Ayyy siii, me po-portare bien ahh ahh… Evelin oía la entrega de su amiga y no lo podía creer, sentía algo de asco pero a su vez su conciencia le recordaba como ella sucumbió ante el cojo Juan en esa tarde donde la cogió el cojo hasta el anochecer, como gozo con esa culeada que le dio, y más reciente la manera en que se entrego en la Feria con Don Pedro, como ese viejo que se había apoderado de su vida a tal punto que hasta le tenía un sentimiento de culpa al estar con estos viejos en su ausencia. — Ayyy siii siii ahhh que ri-ricoo ahh ahh… Don Lucas notaba que en cualquier momento se veía venir el orgasmo de Janitzi pero el aun se controlaba pues no quería correrse y esperar a que se le pare de nuevo, ya que quería desvirgar a la nena también, el viejo tomo las caderas de la rubia y acelero con fuerza sus embistes – Ayyy ahhh ahhh ayyy dioss ahhh… -MMM ya te vas a correr gata, ahhh… — AYy siii, siii ahhh ahhh… Después de unos incesantes minutos el viejo sintió como Janitzi explotaba en un orgasmo y de su panocha le salpicaban una gran cantidad de fluidos los cuales se llevo a la boca. — Je je que rico sabes, este es jugo de la alta sociedad je je… se burlaba Don Lucas quien dejando tirada y algo mareada en la cama a Janitzi puso su vista en su nueva víctima. – Ahora si mi reina, le toca a tu dulce panochita jeje… Los ojos de Evelin empezaron a llenarse de lágrimas pues aun guardaba esperanzas de salvar su virginidad — no por favor, no me haga eso, yo hare lo que me pida, por favor… — Nada de ruegos y ven aquí… Don Lucas tomo del brazo a la nena poniéndola de pie frente a él, sus inquisitivos y horribles ojos la desarmaban sintiéndose una débil presa ante él, ella a toda costa quería proteger su virgo, rogaría y se humillaría todo por cuidar su virginidad. – Por fa-favor don Lucas, hare lo que me pi-pida pero no me lo haga, se lo suplico… El viejo solo la miraba sintiéndose poderoso.. – Harás lo que te pida… — La nena tragando saliva le asintió ante lo que pedía. — Muy bien muñeca, vamos al baño… El viejo la llevo al pequeño cuarto de baño que tenia la nena donde la obligo a ponerse de rodillas mientras él se aseaba la pegajosa verga, acto seguido se puso frente a ella y de forma dominante le dijo. – Muy bien, comienza a mamar… La nena con sus ojos brillosos de tristeza acerco sus labios hacia la punta de la verga, sentía asco pero veía esperanza de que si lo hacía bien ya no la desvirgarían. Suavemente sus labios ya acogían la cabeza de la verga sintiendo el viejo la cálida boca de la nena – Mas cariño, mas cométela más… La colegiala se introducía todo lo que podía de la verga hasta el punto se sentir arcadas, en cambio el viejo gozaba al ver desde arriba a la bella chamaca mamarle su asquerosa verga y a su vez ver las enormes tetas. — Huy que rico la mamas, se ve que eres una chupa vergas de primera… La nena cerraba los ojos de cólera y humillación sentía ganas de matar a ese viejo canalla pero lo que más le dolía era tener entre sus labios la verga de este viejo quien estiraba sus manos amasándole sus pechos, la nena dio un ligero suspiro al sentir que el viejo le pellizcaba delicadamente los pezones. El viejo veía embelesado como esa hermosa nena arrodillada le mamaba la verga – Ay chamaca, que rico la chupas, huy recuerdo cuanto tu mama me la chupaba, eres igual de buena que ella Huy que rica tu boca… Evelin dejo de mamar al oír lo que el viejo le decía, no podía ser, ella

no podía creer lo que el viejo le comentaba, su madre le había mamado la verga alguna vez, algo que le costaba creerlo. El viejo noto la sorpresa en la nena y la obligo a seguir mamando – Sigue mamando y te contare… La nena con la confusión en su mente y casi como una zombie continuo con la felación expectante de que el viejo le contara — Veras nena, tu mama fue mi amante cuando tú eras una pequeña niñita je je… Evelin lo miraba a los ojos muy confusa y sin poder creerlo y eso para el viejo era fascinante al ver su bello rostro viéndolo a los ojos con su verga deslizándose en sus carnosos labios. — Ay pequeña, las veces que con tu mama culeabamos mientras tú estabas en tu escuelita y tu cornudo padre trabajando, je je… a la nena le salían las lagrimas al recordar a su padre y como este viejo se burlaba de su memoria… – Usted mi-miente… reclamo la nena quien veía con cólera al viejo mientras volvía a engullirse la verga de este – Bueno nena, pregúntale a tu madre y veras que es cierto je je je… La nena seguía con la mamada mientras el viejo le seguía apretando los pechos; mientras que en el otro cuarto Janitzi seguía de costado siendo acosada por Anselmo quien se acercaba por detrás y comenzaba a acariciarle las blancas nalgas; la rubia no decía nada pues en su aun delirio pensaba que se trataba de don Lucas a quien ya asentía con complacencia. En el baño don Lucas levanto a la nena dejándola frente a él para comenzar a besarla como un salvaje, sus manos se apoderaron de sus duras nalgas sintiendo sobre su bajo vientre la durísima verga del viejo, la nena aguantaba todo lo que podía por no excitarse pero le era imposible ante el insaciable hambre de sexo que tenía su cuerpo. Sus pechos acariciaban el velludo pecho de don Lucas lo cual le erizaba toda la piel de su cuerpo. A su vez la nena se imaginaba en su mente a su linda madre años antes cogiendo con Don Lucas, tenía un sentimiento de rechazo y asco pero a su vez el morbo del momento la excitaban, — Ay mamacita que rica estas, me cogí a la madre y ahora a la hija je je… — Eso es men-tira, no le cre-creo… — El viejo le tomo el rostro a la nena y con una sonrisa burlona le dijo – Ahora que la veas, pregúntale y veras que cara pondrá je je… El viejo Lucas ya tenía la verga parada y lista para penetrarla, ya no aguantaba más, los recuerdos de la madre de Evelin lo pusieron a mil y hasta se imaginaba cogerse a madre e hija a la vez; estar tirado en una cama y a su lado a las dos, su mente era un mar de perversiones animales. Estaba listo para llevar a la nena a la cama y desvirgarla cuando suena el radio de Anselmo con una no grata noticia. – Atención Jefe, me oye… Don Lucas tomo el radio y contesto al instante — Si que pasa, estoy ocupado.. – Jefe aquí le informo que Don Benito se acerca al edificio, cambio… Don Lucas puso su mejor cara de furia pensaba que nuevamente llegaba ese viejo a malograrle la fiesta; la nena al escuchar no ocultaba su emoción, su ángel de la guarda nuevamente llegaba, pero para ella esa noche la suerte no la acompañaría, Don Lucas contesto. – Mira muchacho, dile a la Micaela que salga y entretenga al viejo, que le diga que arregle los grifos del baño… Cambio… — En el acto Jefe… Don Lucas sonriente soltó el radio y nuevamente enfilo contra la nena quien sollozaba porque sus esperanzas se desvanecieron, Don Lucas estaba seguro que don

Benito no rehusaría en ayudar a Micaela, era un viejo muy atento y servicial en la colonia, siempre al servicio de la comunidad. — Muy bien muñeca, sigamos con lo nuestro… Evelin trago saliva al ver que el viejo se le acercaba amenazante, en su retroceso cayo de espalda sobre la cama en donde el gordo Anselmo de costado penetraba por la panocha a la aun inconsciente Janitzi, la nena veía que ya no tenía escapatoria y la resignación cada vez se apoderaba de su mente. El viejo la tomo de las piernas dejándola al filo de la cama, su enfilada verga estaba a escasos centímetros de la panocha de la nena quien en un último intento de salvación comenzó a sollozar y a rogarle al viejo, — Por favor Don Lucas no me penetre, no lo haga, se lo ruego… — No mamazota, ahora tendrás el honor que YO te quite la virginidad je je…… — No por favor, me va a embarazar, déjeme se lo imploro… A los oídos del gordo Anselmo llegaron las suplicas de la nena y se acordó de la razón fundamental del porque se encontraba en ese cuarto, — Oye Lucas, usa uno de los preservativos que traje… — mmm no gordo, mejor así, para que sienta la carne de un macho… — pero Lucas los condones me los vendió su noviecito je je es justo que los uses… A Don Lucas se le dibujo una sonrisa cruel en la cara, que mas humillación para Evelin al saber que los preservativos con los que la iban a penetrar los vendió su querido Rodrigo, Don Lucas tomo uno de los profilácticos y procedió a colocárselos, –Bueno ricura, se ve que tu novio te quiere, me mando estos condones para usarlos contigo je je, cuando lo veas me le agradeces je je… Evelin era un mar de lagrimas, su novio no era ni un mínimo recuerdo hasta ese momento y vaya manera como se lo recordaban, la nena veía la verga de don Lucas erecta y cubierta por un preservativo amarillo listo para profanar su último reducto de virginidad. -Ahora si Evelin, prepárate para el placer je je… — Por favor no me lo haga, se lo ru-ruego ayyy nooo nooo… La nena sintió de pronto como la punta de la verga se abría paso dentro de su panocha, la verga ya empujaba la delicada membrana que comprobaba la castidad de Evelin. – nooo, no por favooor, no sigaa nooo… pedía la nena llorando sin ser escuchada puesto que Lucas miraba al techo con rostro de enfermo sintiendo como esa núbil vagina se iba acoplando a su invasora verga paso a paso. — AHHHHH nooooo noooooo de-detengaseeeee ahhhh nooooo… La verga del viejo se introdujo de una forma bestial, la nena sintió casi el mismo dolor que sintió la primera vez que le desfloraron el ano, el ardor era insoportable para ella pero más lo era el dolor mental que sufrió, el sentir como esa ruin verga se alojaba cada vez más dentro de su intimidad la mataba, nunca pensó que de esa manera dejaría de ser virgen. — Ayyyy nnooo, dios mio porqueee ayyy nooo nooo… — No te quejes tetona, soy yo el que te coge je je, el gran Lucas je je je… — ayyy noo lo odiooo…lo odiooo ayyy nooo ayyyy… El viejo lleno por completo la panocha de la nena, su ingle ya chocaba con la de la colegiala quien lloraba sin consuelo al sentirse penetrada por ese vil viejo, la nena se encontraba con las piernas abiertas por los brazos del viejo quien se apoyaba sobre la cama penetrándola sin parar, le daba asco verlo como gozaba y como las gotas de sudor de la frente del viejo le caían sobre sus pechos y rostro. — AHh que rico te siento nena, AY mamita, fui el que le

rompió el culo a tu madre y ahora le rompo la panocha a la hija je je je… Aquellas humillantes palabras destrozaban sicológicamente a la nena, se le rompía el corazón pensar que su mama engaño a su padre con el viejo aunque ella pensaba que todo era mentiras de don Lucas, solo para humillarla. — Ayy noo es me-mentira, ayyy nooo bassstaaa ahhhh… — Es verdad niña culona, tu mama engañaba a tu padre porque él la tenia pequeña je je je no sentía nada y quería una buena verga como la mía je je… Evelin se quedo callada, se le vino a la mente lo que sintió cuando le vio el miembro a su novio, recordó esa cierta desilusión al verla pero no por eso entendía lo que hizo su madre. Don Lucas para dolor de la nena puso sus piernas sobre sus hombros sintiendo ella que la verga la penetraba más profundamente, los dedos de sus pies apuntaban al techo tras cada fuerte estocada que el viejo le daba, la nena sentía como si la apuñalaban por la panocha, la verga del viejo era como un fierro caliente que le producía el mas desgarrador dolor. — Ayyy me me du-duele, ya pa-pare ahuuu nooo… -AY mamacita, que rico me lo aprieta tu panocha AY nena, recuerda quien te hizo mujer AHHH… El viejo seguía con sus fuertes embistes y sus humillantes palabras, la nena lloraba apretando con su mano izquierda la sabana y con la derecha trataba de detener los embistes del viejo sin éxito alguno. — ayyy ya por favor, de-despacio ayyy di-diooss ayyy… la nena seguía implorándole piedad a Don Lucas quien seguía en su vaivén animal, a un lado Janitzi gemía de placer tras cada embiste de Anselmo quien a su vez le amasaba los pechos pudo oír los lamentos de la nena, como se encontraba espaldas a ellos ni se dio cuenta de que no era don Lucas quien la penetraba, si no el gordo obeso a quien detestaba. — pe-pero que haces, de-déjeme asqueroso… — Cállate y sigue gozando como lo hacías je je… Janitzi no podía forcejear el viejo la sujetaba de los pechos con mucha fuerza mientras seguía con sus fuertes embistes, sentía que la de Anselmo era más gruesa pero no más larga que la del Lucas, y esa sensación era nuevamente única para ella aunque a su vez le preocupaba que con ese gruesa verga le quiera penetrar su recién estrenada colita. El gordo la empezó a embestir con más fuerza — su-suélteme viejo asqueroso, ahhh me las-tima ayyy… Anselmo seguía apretándole los pechos hasta el dolor y lamiéndole la cara – maldita chamaca orgullosa, siente mi verga, siéntela como te abre je je… -Ayy nooo, vi-viejo asque-roso ahh no, no siga… Janitzi no podía reprimir lo que sentía y mucho menos defenderse por sus amarres, le dolía que este viejo ordinario le hiciera sentir placer. Anselmo se estiro sobre la cama y sin esfuerzo alguno puso a Janitzi sobre él, los pechos de la rubia quedaron frente a su boca que sin perder ni un minuto empezó a devorar insaciablemente, a la chiquilla se le iba el aire y abría grande la boca al sentir los lametones, succiones y mordidas que el viejo le hacía a sus apetecibles pechos, sus atados brazos colgaban rendidos mientras que el gordo verga en mano ubicaba la entrada de la intimidad de la rubia penetrándola de golpe. — Ayyyy nooo, sáquela, ayyy ahhh… — je je óyete como te gusta, chamaca altanera je je… Anselmo la tomo de las caderas y la empezó a subir y bajar en fuertes sentadas que producían el fuerte sonido de sus pieles – Ahhh ahhh des-despacio, mal-maldito viejo ahh ahh…

Mientras que Anselmo se daba un banquete con Janitzi, Don Lucas seguía follandose a la nena quien tenía la voz ronca de tanto llorar, sentía que el ardor poco a poco desaparecía y como las paredes de su vagina apretaban el miembro del viejo, Evelin sentía que aquella fricción de la penetración comenzaba a gustarle a su fogoso cuerpo, pero su conciencia aun le permitía saber que no gozara, que no disfrutara de la violación que ese vil viejo le había hecho. — AHHH te gusta chamaca, te gusta cómo te cojo, jejeje… — nooo, no me gus-ta noooo ya ba-basta por favor ayyy… Don Lucas quien sonreía al oír sus suplicas la dejo de penetrar para sentarse sobre la cama invitando a la nena a sentarse sobre él, la chamaca le negaba con la cabeza tal pedido, era morboso para Lucas ver el miedo con la que se negaba; el viejo estiro una mano y la jalo atrayéndola hacia él. — Ven acá chamaca, tú haces lo que te diga carajo… Evelin con mucho miedo quedo frente a don Lucas quien le acomodo las dos piernas alrededor de si mismo entrelazándose con ella y tomándola de la cintura, la nena cerraba los ojos con tristeza al sentirse como una muñeca con la cual se le podía hacer lo que quiera. — Huy mi amor que rico se siente tu cuerpo caliente, bésame… Lucas le levanto la quijada y se apodero de sus carnosos labios, la nena se desesperaba con esa voraz lengua que acariciaba la suya, el viejo le mordía suavemente los labios y a su vez le acariciaba la espalda y las nalgas atrayéndola más hacia el. El viejo tenía la verga como un fierro o como un animal salvaje reclamando su nueva cueva, la cual Don Lucas ya acomodaba para penetrar de nuevo, sin ningún esfuerzo levanto a la nena y la sentó de golpe – Aaauuu nooo por fa-favooor, ya no don Lucaaas yaaa nooo… El viejo para no oír sus quejas nuevamente la beso sintiendo dentro de su boca los quejidos de dolor de la nena. La nena nuevamente sentía que a su cuerpo le comenzaba a gustar lo que le hacían, la fricción de la verga del viejo, las ásperas manos acariciando sus nalgas y espalda y ahora sumado a que el viejo le comenzaba a besar, lamer y mordisquear su fino cuello la llevaba por el recurrente camino del placer. — Ayyy por favor don Lucas, de-detengase ayyy ahhh… — je je, tranquila nena, ya te empezó a gustar je je… — no, no, ahhh ahh de-de-jeme ahhhh… La nena ya tenía el rostro mirando al techo con sus manos hacia atrás ya entregándose y sin ganas de luchar. La fogosidad de su cuerpo nuevamente le ganaba a su conciencia y su culpa, aunque no gozaba como veces anteriores donde sumisa respondía a los caprichos de sus acosadores pero en cierta medida si sentía placer en su recién estrenada panocha. — Ayyy ya pa-pare don LuLucas ahh yaa noo si-sigaa ahh ahh… — je je mentirosilla, mira como gimes putita, eres igual de puta que tu madre je je… — nooo nooo ahhh oohhh diooss ah… Don Lucas se aferraba mas al cuerpo de la nena mezclándose los sudores de ambos, los duros melones de Evelin se aplastaban sobre el velludo pecho del viejo mientras Lucas le introducía un dedo en el ano, sintiendo como la nena daba un respingo al sentirla. — Ay nooo, sa-sauqelo ahhh de-dejeme don Lucas aaahh aaahh… — SHHH silencio muñeca, solo goza je je je… — ahhh yaaa nooo, se lo ru-ruego ahh pa-pare aaahh aaahh… La nena trataba de ser fuerte y resistirse a la lujuria pero poco a poco sentía que perdía el control de su voluntad, el viejo Lucas se dio cuenta que cada

vez la nena se calentaba mas y nuevamente se zambullo sobre las tetas de la nena con un voraz apetito. — Ayyy uuhhh yaaa yaaa paaareee ahhh ahhh… la cada vez mas entregada colegiala casi se caía de espalda si no fuera por el viejo quien la sujetaba de la cintura; Don Lucas pudo ver también como Janitzi se movía al compas de las manos de Anselmo en una rítmica cabalgada y a su vez que el viejo le comía las tetas, aquella imagen le enervo los sentidos y se dejo caer sobre la cama sujetando las caderas de la nena. — Vamos chamaca, ahora tu sola te moverás o te parto la cara… La nena en su delirio sintió temor ante la amenaza del viejo y comenzó con un suave sube y baja mordiéndose los labios tratando de menguar los gemidos que ya quería desfogar, pero para don Lucas eso no era suficiente y tomándola de las caderas la comenzó a follar mas fuerte en duros sentones que hicieron gritar a la nena. — Ayyy ahhh des-despacio ahh ahh… –Ahh nena, a mi me gusta fuerte, para que aprendas que follas con un macho de verdad y no con el marica de tu novio je je je… — Ayyy don Lu-lucas ahh ahh mass su suave ahh ahh… El viejo la seguía subiendo y bajando con fuerza mientras la nena liberaba los más sexis gemidos, su cuerpo ya le empezaba a pedir más, Don Lucas le comenzó a soltar y ya la nena era quien cabalgaba al ritmo que el viejo deseaba. Don Lucas podía ver a la nena como lo cabalgaba y como esos melones se balanceaban de arriba abajo, ya no podría aguantar mas a ese ritmo, era morboso ver a ese viejo de mas de 50 años con la bella chamaca de 18 años, el viejo estiro sus manos para coger cada teta y apretarla según las embestidas que le daba. — Ayyy ayyy siii ahh ahh queee ric ahh ahh… — Si mamazota que rico culeas ahhh ahh eres mejor que tu madre ahh ahh… — ayyy ahhh siii ahhh to-toqueme maass ahh ahh… A don Lucas le sorprendió que la nena le pidiera que la tocara, sonreía al ver que la nena ya pedía y no se negaba, el viejo se acerco y le comenzó a succionar las tetas como u animal haciéndole sentir una escalofriante electricidad por todo su cuerpo. La nena lo tomo de la cabeza acariciando los canos cabellos incitándole a que le coma con mas fuerza las tetas, el viejo sentía que se asfixiaba entre esas dos montañas de carne. Sin lugar a dudas había enloquecido a la nena. — AHH aHH nenita, si que eres buena follando ahhh no crees gordo… — AHH si Lucas, esta rubia también es buena cogiendo, ya estoy a punto de llenarla de leche UFF UFF… Don Lucas quien también estaba por explotar agarro a la nena y la tiro de espaldas sobre la cama para al unisonó penetrarla cayendo encima de ella en una común pose del misionero, la nena lo recibía con los ojos entrecerrados y entrelazando sus piernas en las caderas del viejo. Anselmo tuvo la misma idea e hizo lo mismo con la desquiciada Janitzi quien se sentía perdida con la gruesa verga del viejo obeso, Anselmo le puso las piernas sobre sus hombros la penetro de golpe acomodando su horrible panza para tal fin; en el cuarto solo se oían los gemidos de las dos abusadas y dominadas chamacas, se hubiesen oído en todo el edifico si no fuera por la bulla que el equipo de sonido hacia. — Ayyy ahhh uhhh maass masss ahh ahh goordoo as-asqueroso ahh ahh… gemía Janitzi ante los embistes de Anselmo mientras que a un lado la nena también gozaba por la culeada que le daba Don Lucas, — ayyy ahhh uhh no pa pare ahh siii ahhh… Ambos

viejos ya estaba a punto de correrse, sus vergas ya no aguantaban las ganas de escupir toda la leche que se había juntado. – Oye gordo AHH cucuando te diga las mojamos de lecha a estas dos AHH chiquilllas… — UFF AHH lo que digas UFF UFFf… Tras unos minutos mas de embistes los viejos ya no aguantaron y a la orden de Lucas los dos dejaron de penetrarlas. El viejo Anselmo apunto su gorda verga hacia la rubia y comenzó a descargar una gran cantidad de semen sobre el vientre pechos e incluso una buena cantidad le llego a los labios a Janitzi quien no podía limpiarse por tener sus brazos atados. Al mismo tiempo don Lucas se saco el condón y descargo su leche sobre las tetas de la nena y jalándola del cabello le embadurno todo su lindo rostro de semen, los viejo aun jadeantes se pararon y veían a las dos chamcas respirando agitadas y todas llenas de semen. La vista era espectacular y morbosa para ellos, pero sentían que ya no daban y además estaba que en cualquier momento Don Benito se desocuparía y vendría a ver a la nena; así que se dispusieron a vestirse rápidamente, la nena quien recién se recuperaba se acurruco en su cama y comenzó a llorar por anta humillación, Janitzi quien también se recuperaba del orgasmo sufrido le pidió a don Lucas que la soltara. — Señor Lucas desáteme por favor… — je je como tu digas mi reina je je… — Oye Lucas la rubia si que es una puta en la cama je je y tan creída que era je je… el viejo corto los amarres liberando a la rubia quien indignada por lo que dijo el viejo obeso tomo la misma escoba con la que quiso golpear a Lucas y le propino un fuerte golpe en la espalda al gordo quien aun se vestía dando un fuerte grito de dolor… — AUUU Carajo, perra maldita… — Viejo asqueroso quien te dijo que me tocaras, maldito cerdo cochino… Anselmo enfureció como nunca ya que no le gustaba que le dijeran cerdo y se fue en dirección de Janitzi para golpearla pero fue detenido en su camino por Lucas quien sonriente le increpo –Déjala gordo de mierda, ella tiene razón, quien te dijo que la follaras… — Pero Lucas no pue… — Ya carajo, la rubia es mía y si algo le pasa te las veras conmigo, ENTENDISTES… El viejo Anselmo solo agacho la cabeza viendo como Janitzi al sentirse proteida sonreía ante su sometimiento, Una vez vestidos los viejos se dispusieron a retirarse a seguir festejando y bebiendo no sin antes despedirse de las nenas. – Buena mi Jani, ya sabes como quedamos tomate unos días y empiezas abajo jeje,… Janitzi solo asintió con la cabeza sin responderle. – Chau mi amor… El viejo Lucas se dispuso a darle un beso siendo rechazada por ella y solo se fue riendo junto al gordo. En ese instante Janitzi volteo y vio que la nena seguía en posición fetal llorando como una niña por todo lo sucedido, sin lugar a dudas había sido la peor experiencia vivida hasta ese momento en su vida, los sollozos de Evelin conmovieron a la rubia quien gateando se subió a la cama para abrazar a la nena quien se abrazo a ella para seguir llorando.

EVELIN POR APOCRIFA 03/10/2011

EVELIN 14 Don Lucas y Anselmo llegaban a la cantina con unas sonrisas de oreja a oreja, sin lugar a dudas se habían dado el banquete de su vida con las dos exuberantes chamacas; justo en ese momento vieron a Don Benito quien reparaba uno de los siniestrados grifos de agua y echaron una burlona carcajada. — Oye vieja, mándanos unos tequilas al privado… — Enseguida mi rey… — je je vamos gordo y sigamos festejando mi cumpleaños… — je je hasta las últimas consecuencias je je… Don Benito miraba con indignación a ambos viejos, para él solo eran lacras de la sociedad, bacterias que infectaban a todo lo que tocaban en el vecindario… ¡¡ Pobre de ellos si algún día se atreven a tocar a mi Evi!!… se decía sin saber que esa misma noche habían abusado de su querida nieta y le habían quitado lo más preciado que guardaba la nena. Los viejos ya se encontraban en su privado frente al espejo que les permitía apreciar con descaro toda la vida intima de la nena, podían ver a través del espejo a las dos chiquillas abrazadas en la cama. Evelin se apretaba fuertemente a Janitzi quien la consolaba por todo lo que los viejos le hicieron, podían ver claramente como la nena les dejaba a su vista su espectacular trasero en donde apreciaban su dilatado ano y los rosados labios vaginales que mostraban que ya no eran más vírgenes. Toda esa visión enardeció de locura al gordo Anselmo quien sentía como se le endurecía la verga nuevamente.. – Oye Lucas no aguanto más, yo regreso y me cojo a la chamaca… dijo como un desesperado violador… — tu te quedas acá CARAJO y te lo diré solo una vez… Anselmo se quedo callado ante el amenazante tono de voz que le puso Lucas. — No tocaras a ninguna de las chamacas, la rubia es mía y ella lo sabe y Evelin mmmm no quiero que la asustes más de lo que ya lo has hecho, si se entera su madre y mucho peor el viejo ese, nos darán problemas y hasta querrán irse, así que no te lo volveré a repetir, no te les acerques ENTENDIDO… — pe-pero Lucas yo… -NADA, ya está dicho y ahora vamos a tomar y si quieres, después te coges a la Micaela… Anselmo agachaba la cabeza impotente ante la orden que le dio un muy serio Don Lucas, el viejo sabia que las carnes arrugadas y viejas de Micaela no sería lo mismo como la suave y tersa piel de la nena, pero Lucas era el jefe, y no tenía otra opción más que obedecer sus órdenes y tras la amenazante aclaración procedieron a seguir emborrachándose a morir. Mientras que al otro lado de la habitación Evelin sollozaba apoyando su cabeza sobre los desnudos senos de Janitzi quien le acariciaba con ternura tratando de calmarla pero a su vez ella también se sentía humillada, Don Lucas le había arrebatado todo su orgullo y soberbia y físicamente la había desvirgado analmente sin su consentimiento. — Ya Eve, no llores, se fuerte… — No Janitzi no, ese asqueroso me violo… me violo… La nena respondía llorando de impotencia, a pesar que no era la primera vez que abusaban de ella no lo podía asimilar como las otras veces, esta vez no fue chantajeada como con el cojo Juan y ni siquiera sintió la excitación que le dio Don Pedro la primera vez en la Feria, aquella excitación que la hizo entregarse con pasión y deseo. Esta vez no fue así, Don Lucas solo vino y la tomo sin ningún derecho, reclamando algo que no era suyo. La nena se sentía destrozada por tal humillación y abuso que le hizo pasar el viejo y

encima compartiéndola con aquel desagradable viejo obeso, pero lo que no olvidaba era lo que dijo de su querida madre, imaginársela que alguna vez se revolcaba con Don Lucas engañando a su padre la llenaba de asco y angustia. — Tranquila ya Eve, duérmete y ya todo pasara… — NO, no te vayas por favor, quédate conmigo… Evelin le rogo con sus tristes y desesperados ojos verdes que la acompañara, que no quería estar sola y que se quedara a dormir con ella, cosa que Janitzi comprendió y acepto quedarse porque no vaya ser que Evelin cometa alguna locura. — Esta bien Eve, me quedo pero vamos a bañarnos y quitarnos la suciedad que nos dejaron esos viejos idiotas… — Eh si claro…… Las dos espectaculares nenas se pararon en dirección a la ducha para quitarse los restos de sudor y semen que tenían impregnadas en sus delicadas pieles, cosa que pudo ser vista por los dos viejos que vasos en manos seguían libando tequila. — Mimira Lucas, las perras se van juntitas a la ducha… — je je pero que pedazo de mujeres… — Esas si son unas hembras… Los dos viejos se deleitaban con tan espectacular panorama, mientras que las chamacas ya se encontraban recibiendo los chorros de agua sobre sus cuerpos, para la nena era algo extraño el estar bañándose con otra mujer a su lado, en ese instante recordó el beso que les obligaron a realizar y sintió como se le endurecieron los pezones y se le ruborizaba el rostro, nunca pensó que se sentiría tan bien al besar a otra chica. — Te pasa algo Eve…le dijo Janitzi a una estática Evelin quien solo le respondió nerviosa – Eh este… no nada… Tras unos 10 minutos de un refrescante y purificante baño las dos chamacas salían envueltas en una toalla ya limpias de los pegajosos fluidos que los viejos les habían dejado. Anselmo veía estupefacto a las chiquillas, aun no podía creer que se había culeado a cada una de ellas, el recuerdo le tenía la verga completamente parada y con ganas de penetrarlas nuevamente. – Oye Lucas te imaginas que han hecho esas dos perras en el baño… — je je, si me imagino, pero ya basta… Don Lucas se acerco hacia el espejo viendo por última vez a las dos tremendas hembras secándose sus húmedos cuerpos y dejando caer las toallas, al viejo también se le paro el miembro de inmediato pero conteniendo las ganas de ir y cogerse de nuevo a las chicas; corriendo una oscura cortina que oculto todo el espejo dando fin por esa noche a tanto encandilamiento y a la vista privilegiada que tenían de las nenas. Para ese instante las dos chamacas ya dormían bajo una delgada frazada y por alguna razón lo hacían desnudas, pero en la profundidad de su sueño Evelin veía como nuevamente los dos viejos regresaban a su cuarto haciéndola despertar abruptamente a cada instante pero al notar la presencia de su compañera se tranquilizaba volviéndose a dormir. Al día siguiente Evelin era despertada por Janitzi quien aun desnuda le decía que ya se retiraba –Gracias Janitzi por quedarte… — Descuida nena y quédate tranquila, no les des el gusto a esos viejos de verte derrotada… — p-pero Jani.. – Se fuerte Evelin, algún día tendremos nuestra venganza… Las palabras de la rubia le subían la moral a la nena, por un momento le hizo recordar a su querida amiga Claudia, ella que siempre le daba valor y confianza para afrontar estos casos de acoso sexual, como aquella vez en la fila de la Feria donde fue manoseada por unos cholos aprovechados. —

Bueno me voy nena, me prestas algo para ponerme… — eh si claro, toma lo que quieras… Janitzi comenzó a hurgar entre las sencillas pero sexy ropas de Evelin y casi de pura casualidad se puso el sexy vestido blanco que Don Pedro le compro a la nena. – Pero que vestido más sexy eh, después te lo devuelvo… –si, si claro… — Ah y no te preocupes Eve, tratare de que no te hagan nada ahora que trabajare en la cantina, bye… Evelin veía como Janitzi se iba luciendo aquel vestido que al recordar su proveniencia la lleno de angustia, en ese momento recordó a Don Pedro, pensar lo que le pasaría ahora que el vejete se entere que ya no es virgen la llenaba de miedo, pensar que sería capaz de hacerle o cual sería su reacción la atormentaba en demasía. La nena paso del terror de los recuerdos vividos a uno nuevo y que ahora más le preocupaba, en sus cavilaciones pensaba que tal vez el vejete iría a su escuela y le mostraría a todos las intimas fotos que le tomo o peor aun el supuesto video donde el viejo le daba tremenda culeada en la Feria. Su vida ya no sería la misma si todos se enteraran del comportamiento que tuvo con ese vejete, sería una humillación muy grande para ella de la cual guardaban el mejor de los conceptos; la nena caminaba con preocupación por todo su cuarto sin saber qué hacer, en eso tomo su celular y marco el número de Don Pedro quien se encontraba en el estado de Morelos trabajando en la Feria con la intención de contarle lo sucedido, quería de una vez saber que le pasaría, no podría vivir más con la angustia de lo que le deparaba su destino. El teléfono del viejo solo sonaba y no contestaba lo que hacía impacientarse más a la nerviosa colegiala; pero al cabo de unos minutos Don Pedro contesto el teléfono, — Hola putita, se ve que extrañas a tu macho je je je… a Evelin se le erizo la piel al escuchar la aguardentosa voz del vejete – don Pe-Pedro co-como esta… — muy bien, pero mi verga extraña tu sabroso culito je je je… nuevamente se enardeció al oírle, sentía como se le estremecía el esfínter al oír las sucias leparadas que le decía el vejete. — ¿Que pasa muñeca?, tu noviecito no te culea bien je je con esa pinche verguita que tiene je je… — no, no don Pedro, lo que pasa es que… el vejete no le dejaba contestar a la nerviosa colegiala — ya se mi reina, te da pena decirlo, extrañas mi tremenda verga, deseas que te llene como escribes en tu diario je je je… Las soeces respuestas del vejete no la dejaban concentrarse y decirle la verdadera razón de su llamada, poco a poco sentía que se excitaba con tan solo oírlo. Sus pechos se endurecían y los pezones se erguían ansiosas de ser tocadas y mordisqueadas, su cuerpo había reconocido esa voz, el causante de tanta lujuria y excitación, sentía también como su desflorada panocha comenzaba a calentarse y humedecerse, sus palabras cada vez se hacían muy queditas y nerviosas. -Lo que pasa putita es que tu cuerpo necesita un verdadero macho como yo, que te domine y te coja fuerte, que te coma esas chichotas que tienes je je je… — Dooon Pedro la ver-verdad yo-yo le llamaba porque mmm… — mira putita estoy ocupado, justo me llamas cuando me iba a culear a la hija del boletero… La nena sintió un estremecimiento en su estomago, oír que el viejo se follaba a otra la angustio de nuevo, sintiéndose sin entender celosa de lo que escuchaba. — co-como dice… — je je no te pongas celosa muñeca… esta ni te iguala, pero necesito donde desfogarme je je… La nena

sentía indignación pero a la vez se preguntaba porque se sentía así, sentir celos por ese vejete quien la trataba como una cualquiera y que bajo el chantaje la tenía en su poder prácticamente como una esclava sexual. – Bien putita, tienes algo más que decirme… — ¡¡NO!!. No tengo nada que decirle… le respondió la nena con voz resentida como mostrando sentirse dolida por lo escuchado. Don Pedro pudo notarlo, esa hermosa adolescente estaba celosa por lo que le decía, tenía una sonrisa orgullosa al saber que la nena sentía esas emociones por él. El viejo quien se sobaba la verga por encima del pantalón recordaba lo que es acariciar y saborear la delicada y tersa piel que cubrían a ese hermoso cuerpo lleno de curvas y redondeces. — Vamos Evelin je je tu eres la única que me gusta culear, no hay otra hembra mas buenota que tú en todo el DF… la nena solo seguía oyendo lo que el vejete le decía, poco a poco la molestia que sentía iba desapareciendo al escuchar el atrevido halago. Los instintos de mujer ardiente de Evelin se encendían al oír aquellos piropos o halagos de grueso calibre que le decía Don Pedro, muy a su pesar le gustaba saberse deseada por ese viejo, por ese salvaje macho que la había dominado y a diferencia de los otros con el ya no sentía tanto rechazo y es mas se calentaba al oír su aguardentosa voz. — Don Pedro cu-cuando regresa… Al vejete cada vez se le ponía la verga más dura al oír la dulce y melodiosa voz de la nena, no habían pasado ni tres días desde que la cogió en su cuarto pero para el habían sido una eternidad y ansiaba volver a tocar el exuberante cuerpo de la colegiala. — je je pronto regresare ricura y cuando vuelva te llevare conmigo… — Eh a do-donde, yo no sé si pu-pueda… Evelin estaba confusa, aceptaba que el viejo la excitaba pero dejar a su madre, la escuela y todo lo que quería por irse a vivir con el vejete no era algo que tenía en mente. -Vente conmigo putita y veras que rico la pasaremos, todos los días disfrutaras de mi tranca y hasta podríamos ganar mucha lana con tu delicioso cuerpo je je… las palabras del vejete seguían aumentando la temperatura de la colegiala quien en su mente divisaba qué futuro le vendría si se iba con el viejo. Tal vez se libraría de Don Lucas y Anselmo, ya no soportaría los acosos de Víctor o el profesor Tulio en la escuela, y sin olvidarse de Verónica a la cual ahora tenía que hacerle algunas tareas, tal vez la idea no le parecía mala pero abandonar sus sueños de ser una profesional y formar una hermosa familia por vivir al lado de un viejo que solo se la cogería hasta el cansancio y encima la vendería al mejor postor. No era lo que quería para su vida pero era algo que la excitaba, amanecer cada día en brazos de ese semental viejo animal quien se la cogería ni bien se despierta y encima cogiendo con otros mientras Don Pedro la cuida como su chulo. — Piénsalo bien mi putita, veras que nada te faltara je je o dime no te gustaría que te metiera mi verga ahora mismo… — ¡¡SIII!! ehh digo no don pe-pedro yo solo que-quería dec… la excitación le había ganado a la razón de la nena, su cuerpo contesto por ella ante la atrevida pregunta poniéndola muy nerviosa y ruborizada por lo que dijo y tratando de cambiar el tema siendo interrumpida por un excitado y morboso don Pedro. — je je ves mi putita, te mueres por estar con tu macho je je… Evelin no podía responder, se había quedado apenada por lo sucedido y sin ideas de cómo

explicar su respuesta y tras unos cuantos segundos de silencio el vejete continuo con los ataques sicológicos. — No respondes porque es cierto, te gusta ser mi perrita y te mueres porque te de una culeada ahora mismo je je, como en la Feria donde ya te me habías entregado como una zorra je je, dime te arrepientes de que te rescataran ese día, te hubiese gustado que te llevara a mi remolque y te cogiera toda la noche je je no lo niegues putita… Don Pedro sabía muy bien esos detalles, no es que fuera adivino pero era lo que había leído en el diario de la nena y lo usaba para ganarse y apoderarse cada vez más de su alma, en cambio Evelin no sabía que decir, aquel viejo sabía mucho de su vida, completamente agitada por la excitación y el nerviosismo. – pe-pero usted me iba a entregar a sus amigos en su remolque… — No mi perrita, solo quería ganar tiempo, ya que en mi remolque tenía mi revolver y los iba a correr a tiros je je, pero agradece a tus héroes je je, la culeada que te iba a dar, te iba a llenar de tanta leche que ahora estarías incubando a nuestro hijo je je… La nena se sentía contrariada al oírle, entre excitada y angustiada, maldecía al profesor Tulio y el cojo por salvarla, pero a la vez agradecía que lo hicieran, encima la calentaba la idea de engendrar un chamaco de ese horrible viejo, — je je te gustaría ser madre mi putita, darle un hijo a tu macho je je… La nena se mordía los labios entre el miedo y la excitación de lo que el viejo le proponía; las manos le temblaban y ya casi no podía sostener el celular en su oreja, Don Pedro la había calentado con tan solo hablarle guarradas, el viejo podía oír la respiración entrecortada y jadeante de la pobre nena que ya no podía más por la calentura, su cuerpo pedía sexo y hasta se le había olvidado el porqué de su llamada. — Bueno muñeca, quédate tranquila, muy pronto estaré por allá y te culeare como tanto lo deseas, je je… la nena seguía muda y algo excitada oyendo las promesas del viejo, atrás quedo la angustia por contarle lo de la pérdida de su virginidad… — Confiesa putita, quisieras que ahorita mismo te reviente el culo y que te rompa esa panocha caliente que tienes jejeje ¡¡¡CONTESTA!!!… La nena quien se encontraba hundida en un enorme mar de excitación y lujuria hasta casi llegar al mareo, respondió muy agitada aquello que no podía ya negar. — Siiii, siii. Me gustaría ahhh… Don Pedro reía al otro lado del teléfono, con una mano agitándose la tremenda erección que tenia, satisfecho al tener entre sus manos a la caliente pero inocente jovencita – Bueno te corto mi amor y prepárate que cuando vaya por allá, te voy a llenar de tanta leche que hasta te voy a dejar preñada je je je… El viejo colgó el teléfono dejando a la nena muy caliente y confusa; seguía sin entender porque claudicaba ante el vejete, como se sentía dominada ante esa tosca voz, sin querer se recostó en su cama y se comenzó a tocar sus erguidos pezones, mientras que con una mano bajaba y acariciaba su vulva llegando hasta el sensible clítoris. Recordaba aquellos momentos vividos en la Feria, como Don Pedro le dio por el culo salvajemente mientras ella recostada en aquella mesa de madera gemía como loca sintiendo a su vez las rasposas manos del viejo acariciando y estrujando sus mamables pechos, sin duda aquel vejete había despertado y se había apoderado de la mujer lujuriosa que yacía escondida en ella. Para suerte de la nena, al otro lado del espejo Don Lucas y Anselmo

se encontraban tirados durmiendo tras una noche de intensa borrachera y no podían ver como la nena se auto complacía estirada en su cama, Evelin se retorcía sobre las sabanas llevándose un dedo a la boca sintiendo el sabor que su panocha ya destilaba, producto de las morbosas y calientes palabras de su no consentido macho. La mente de la nena ya no se encontraba en la Feria si no en su casa nuevamente con el vejete recordando como la culeaba en su propia cama y sintiendo sus ásperas manos por todo su cuerpo aclarando ser su dueño, le hubiese gustado mucho que ese día el viejo la desvirgara como lo estuvo a punto de hacerlo, aun recordaba como la cabeza de esa gran verga que tenía el vejete ya se abría paso por su encharcada vagina; si no fuese porque Don Lucas interrumpió abruptamente tocando la puerta interrumpiendo su tan deseado desfloramiento. Recordar a Don Lucas fue el fin a la excitación de la nena quien se sentó en la cama respirando agitada con la confusión en su mente. Tras unos minutos la nena se vistió colocándose un cómodo short y un pequeño polo ombliguero que la hacían verse muy espectacular. Ese día martes Evelin decidió no ir a la escuela, no se sentía bien para atender las clases y tampoco quería salir sola y toparse con alguno de los viejos, se puso a limpiar su casa y en especial el cuarto de su madre, comenzó a hurgar entre sus cosas para ver si su mama tenía un diario o alguna prueba que avalara lo contado por don Lucas. Le dolía en el alma la desconfianza que le habían generado por su madre, por aquella madre que tanto la complacía y que tanto la quería pero no encontraba nada, ninguna prueba que mancillara la dignidad y su honor, la nena se rindió y prosiguió con sus labores escolares y casi como al mediodía recibió la llamada de Rodrigo. Evelin le pidió que viniera diciéndole que no iría a la escuela y que deseaba salir a pasear con él, lo cual el muchacho rápidamente acudió a su casa. La nena ya para eso lo esperaba vestida con una mini falda jean y un top blanco de tirantes que se amarraban por detrás del cuello que la hacían verse espectacular, sobre todo a su par de senos calzándose con unas botas marrones de piel. El muchacho la veía extasiado al creer que tan hermosa niña era su novia, — hola mi amor, a donde quieres ir… — no se, te parece al centro comercial… — Claro donde tu desees amor… La inocente pareja bajaba hacia la calle cuando notan la presencia de Anselmo parado en la puerta de la cantina, la nena veía con asco y miedo a ese desgraciado viejo quien la había ultrajado la noche anterior sin la mas mínima preocupación o sin remordimientos de lo que habían hecho. – Hola muchacho, que bien acompañado je je… — Ah como esta don Anselmo… La nena lo jalaba del brazo nerviosa evitando que Rodrigo entablara conversación con el asqueroso viejo – Hola señorita Evelin como amaneció usted… le dijo burlonamente el viejo a la nena quien ni siquiera le dirigió la mirada y tan solo apuro a Rodrigo en su andar. Rodrigo iba sonriente y le contaba la visita que el viejo Anselmo había hecho en la farmacia y la exagerada compra de los preservativos. – Si mi amor, el viejo ese compro montón de preservativos… — eh esos viejos son unos descarados… le respondía esquiva la nena como tratando de terminar aquella incomoda conversación que solo le traía los malos momentos pasados – Si pues, sabrá Dios a que

puta barata se habrá estado cogiendo ese viejo je je… La nena se detuvo muy indignada por lo que dijo, dentro de sí comprendía que se refería a ella pero no podía decirle nada, como explicarle que ella era esa supuesta mujer a la que se refería, pero con la diferencia de que no era una puta y más bien una víctima de esos viejos condenados – mi amor te pasa algo… Evelin lo miro con cara enfadada — No quiero que vuelvas a hablar así por favor… -di-discúlpame amor, no volverá a pasar… Rodrigo noto la molestia que embargaba a su novia y solo se juro no volver hablar de esa manera, había olvidado de que Evelin era una chica tranquila y de su casa, había cometido un exabrupto al expresarse así. Pero al parecer la vida se había ensañado con Evelin y es que tras de ellos venían ojos codiciosos y lujuriosos siguiéndolos muy encantados por el delicioso meneo que hacían las redondas nalgas de la nena sumado a la estrecha cintura que se encontraba expuesta a las libres miradas de los machos del vecindario y sin dejar de mencionar las voluminosas tetas que se ajustaban al sexy top dándole un aspecto de diosa griega, dignísima hija de Afrodita. Quienes eran los acosadores pues nada más y nada menos que el Gori con dos de sus secuaces que no podían creer que aquel muchacho tan tonto para ellos sea dueño de tan imponente hembra. – Que le puede ver a ese imbécil la nena… — Si Gori, ese pinche pendejo no se merece a esa riquísima puta… le decían sus compinches a un desorbitado Gori — je je, pues hay que quitársela al pendejo… Los descarados mal vivientes se ponían de acuerdo para llevar a cabo su malévolo plan, el Gori quien daba las órdenes le dijo que uno de sus amigos se llevaría cuchillo en cuello lejos a Rodrigo, mientras que ellos también con amenazas se llevarían a Evelin al billar en donde se darían un banquete con la deliciosas carnes de la tan deliciosa presa. — La neta Gori que cuanto he deseado culearme a esa puta… — Si Gori esa pinche puta solo sirve para darle verga… — tranquilos pendejos que yo seré el primero en darle por todos sus huecos je je… Los tres maleantes se acercaban como una jauría de lobos rodeando a la inocente pareja que caminaban de la mano sonrientes por la amena salida; uno de los maleantes acelero el paso por un lado quedándose frente a la pareja dejando ver un aterrador cuchillo de cocina dejando petrificados de miedo a Evelin y Rodrigo que en una natural reacción dieron un paso atrás con la intención de alejarse pero fueron sorprendidos por el Gori y el otro maleante. El Gori estaba que ardía de calentura al ver de cerca a la tan exuberante chamaca, ya se veía en el fondo del billar saciando toda su excitación con el riquísimo cuerpo que la nena involuntariamente ofrecía, podía aspirar el delicioso aroma que desprendía la piel y el cabello de la nena que como una droga le incentivaba a querer poseer a toda costa a la hermosa colegiala. – Hola mi reina preciosa que haces tan sola… dijo el Gori burlándose de la insignificante presencia que Rodrigo representaba para él. Rodrigo estaba que no sabía qué hacer para salir de aquel lio, tenía miedo y se sentía impotente de no poder defender a su querida novia – por favor chicos, es-estamos apurados… dijo Rodrigo tratado de parecer valiente y calmado ante la asustada nena. — Si vuelves a hablar te corto la lengua imbécil… la voz del Gori era intimidante y el pobre muchacho agacho la cabeza aterrado ante la

amenaza. – y con este marica sales muñeca je je… Evelin no hablaba solo pensaba en su mala suerte y en su fatal destino, no podía creer que se pasaría la vida de abuso tras abuso, porque siempre tenía que pasarle eso, que le había hecho a la vida para merecerse todas esas cosas y ni siquiera estando al lado de su novio podía estar a salvo. Sus pensamientos se terminaron cuando sintió que la mano del Gori tomaba la suya con intenciones de jalarla, ella solo se aferro al brazo de su aterrado novio quien permanecía inmóvil. — Ven conmigo nena, veras que nos divertiremos, llévense al marica lejos de aquí… — ¡¡No!! No por favor déjame… decía la nena ya muy asustada por el nuevo calvario que se le venía y en su desesperación se visualizaba siendo violada por el Gori siendo vista por todos los demás pandilleros quienes esperaban su turno para cogérsela también. Uno de los maleantes le ponía el filudo cuchillo en el cuello a Rodrigo quien no soltaba a la nena solo oyendo las risas burlonas de los malvados sujetos, pero en eso se escucho el estruendoso ruido del freno de un coche. — ¡¡MUY BIEN QUE PASA AQUÍ!!… El Gori se sorprendió al reconocer esa voz que interrumpía su cometido y en el acto soltó a la asustada nena que al observar quien era el que oportunamente la salvaba de ser violada por esos mal vivientes se le abrió grande los ojos. La nena no podía creer que era don Lucas el que se apareció bajando de su coche acompañado de dos de sus matones… – Eh no pasa nada Don Lucas, acá solo conversábamos… Don Lucas que para nada era tonto sonreía con sarcasmo encendiéndose un cigarro con total calma mientras que Rodrigo se acerco y abrazo a una contrariada Evelin. El viejo quien se iba a una reunión con sus contactos del bajo mundo se había ganado con todo el lio y de ninguna manera iba a permitir que esos simples malhechores de pacotilla le toquen a esa nena que creía suya. — je je Mira Gori… lo que le pase a Evelin le pasara a ustedes pero doble, me entiendes… El Gori apretaba los puños lleno de furia e impotencia, humillado antes sus lugartenientes quienes no decían ni pio ante la amenaza de don Lucas, sabían muy bien que no podían hacer nada contra él, Don Lucas era el dueño del vecindario y con creces el más temido también. El Gori se retiro disculpándose con don Lucas con el rabo entre las piernas, jurándose por dentro que algún día le daría golpe al viejo apoderándose el del vecindario. Don Lucas miraba sonriente como el Gori se iba derrotado y humillado y volviéndose a meter a su coche saco la cabeza por la ventana mirando a la ya tranquila parejita. — No se preocupen tortolitos, ya no los molestaran je je y Evelin cualquier cosita tu solo me avisas je je… La nena ni le respondió, solo lo miro con la carita sonrojada pero con ojos indignados, no podía creer que nuevamente uno de sus abusadores y tal vez el que más odiaba se convertía en su héroe y salvador. Ya repuestos del mal momento vivido la inocente pareja se abrazaban agradeciendo Rodrigo el que don Lucas los había salvado, enfureciendo por dentro a la nena quien aun no aceptaba que el viejo que la violo sea ahora su salvador y protector. Rodrigo quien ya no quería ir al centro comercial decidió cambiar de planes e invito a almorzar a la nena a su casa, tenía la intención de que su madre conozca a su novia de quien tanto le había comentado. — Por favor mi amor, quiero

que mi mama vea que tengo la novia más linda y hermosa de México… Evelin sonrió ante lo dicho por el muchacho, sentía que necesitaba cariño y lindas palabras de las que por culpa de su exuberante cuerpo y su mala suerte ya no escuchaba, y también que le agradaba la idea de conocer a la mama de su novio y dejarle una buena impresión, tras lo cual la nena acepto gustosa en ir a la casa de Rodrigo. Tras caminar unas cuantas calles llegaban a la humilde casa del muchacho, no había nadie en ese momento lo cual el joven quería aprovechar para tener contacto con su diosa a la cual ya varios días no había podido tocar y aun le quedaba la espina del día en que iban a tener sexo en casa de la nena. Rodrigo invito a que conozca su habitación con el propósito de darse un agasajo con el suculento cuerpo de Evelin, quien sin ningún temor iba de la mano para conocer los íntimos aposentos de su tranquilo novio, Rodrigo estaba que ardía por poseerla, era lo que más ansiaba en la vida pero no tenía el valor de proponérselo. Evelin veía detalladamente la habitación de su novio el cual estaba con bastantes afiches de futbol, mientras que Rodrigo recorría de pies a cabeza el cuerpo de la nena y ya no aguantando mas la abrazo para besarla sujetándola de la cintura – mi amor que linda eres, sin duda soy muy afortunado de que seas mi novia… le decía el muchacho a una ruborizada pero complacida Evelin, quien le sonreía tiernamente ante los halagos y las muestras de cariño de su novio. — Ay que dices… Las manos del muchacho que acariciaban la suavidad de la espalda de la nena comenzaban a bajar más, ligeramente Rodrigo colocaba sus manos en las deliciosas redondeces que eran las nalgas de Evelin quien al sentirlas tuvo sentimientos encontrados. Su mente recordaba como todos esos viejos acosadores le habían tocado de la misma manera, su piel se le comenzó a erizar de tan solo recordarlo pero no se quejaba, ella entendía que su novio si tenía permiso de tocar su cuerpo, el joven al ver que su novia no daba reclamo alguno se aventuro mas y deslizo sus manos subiéndole la falda para poder palpar ese redondo trasero por el que muchas veces grandes pajas le había dedicado. Sus manos no recordaban haber tocado algo más suave que la piel de la nena, sentirlas en sus manos lo excito a sobremanera comiéndole los labios a la compasible Evelin quien disfrutaba del momento, pero sentir las suaves manos del muchacho la sacaron de sus recuerdos, las manos del muchacho no eran como esas manos arrugadas, ásperas o toscas que tantas veces la habían tocado. No se comparaba en nada a las manos posesivas de don Pedro o hiendo más allá ni a las del cojo Juan de quienes guardaba dramáticos pero placenteros recuerdos de placer. Rodrigo no aguantaba más la excitación y llevando a la nena hasta su cama los dos cayeron ella encima de él. Rodrigo le besaba el cuello mientras que sus manos al fin volvían a tocar esos deliciosos melones que ya mucho tiempo tenia sin degustar. La nena solo suspiraba pero aun consciente de lo que sucedía, no sentía rechazo pero tampoco su cuerpo reaccionaba como cuando abusaban de ella, solo se sentía compasible y cariñosa ante su novio quien no se daba abasto con los encantos de la nena, seguía acariciando los ya túrgidos pechos de Evelin quien con los ojos cerrados le dejaba hacer lo que quiera y que la lleve a ese clímax que tanto le gustaba. Pero eso estaba lejos de lo que pensaba ella,

Rodrigo no era como don Pedro, el cojo Juan, Tulio o don Lucas, quienes para ese momento ya le habrían arrancado la ropa para saciar su voraz apetito con sus carnes, Rodrigo seguía con los besos en el cuello y con sus manos sobre las redondas tetas de Evelin pero no hacía nada más. Y aunque no se lo crean la nena quería mas acción, que su novio sea más osado pero le daba penita pedírselo, por favor tócame Rodrigo, agárrame las nalgas, bésame los pechos, hazme tuya, hazme olvidar lo que esos viejos me hacen sentir; se decía muy frustrada la nena quien seguía encima de su querido Rodrigo tratando de sentir esa excitación que les daban los viejos, quería que su novio le hiciera olvidar esos pensamientos; recordó la conversación telefónica que había tenido con don Pedro y se comenzó a mojar solita. No podía creer como su cuerpo reaccionaba solo con esa clase de tipos y las palabras del vejete resonaban en su cabeza cuando le decía que su noviecito no le daba lo que a ella en realidad le gustaba, un macho que la domine y que le de duro, para esos momentos don Pedro ya le estaría succionando los jugos que su vagina destilaba, pero todos aquellos pensamientos estaban muy alejados de la realidad ya que su novio estaba lejos de hacerla olvidar o hacerle sentir lo que sus abusadores le hacían. Rodrigo aventurándose más le subió el pequeño top dejando ante su vista aquel par de majestuosos senos de puntiagudos y rozados pezones, nunca en su vida había visto unos pechos más hermosos que los de Evelin, ni en fotos ni por el internet, sintiéndose afortunado al poder disfrutar solo el de los encantos de la nena (ILUSO). La nena con la cabeza levantada y los ojos entrecerrados esperaba que su novio empezara a magrearle las tetas y devorarle los pezones como un hambriento, sus pechos acostumbrados a esos tratos por parte de los viejos pedían ser atacados insaciablemente, se mordía los labios esperando que la boca de su novio desquitara toda su calentura con sus redondos melones. Pero para mala suerte de la nena nada era como lo que ella deseaba, el muchacho empezó con suaves y delicadas succiones que no encendían aquel fuego interno que tenia Evelin, aquel que le hacía perder el juicio o la razón entregándose en cuerpo y alma a los deseos de quien la poseyera. Rodrigo seguía con las delicadas caricias que con sus labios le brindaba a las desesperadas chichotas de la nena, Evelin se sentía frustrada y le daba pena pedirle a su novio que sea más osado o más salvaje, que la tratara como una fulana, como una de esas chiquillas facilonas, ella quería guardar las apariencias, no podía comportarse así con él, pero estaba como loca por querer sentir ese placer desmesurado que le daban cuando abusaban de ella. Por su mente pasaban locas ideas, como dejar a su novio y salir a buscar a alguien que la cogiera como su cuerpo le pedía y lo merecía, pero quien se preguntaba, Don Lucas y Anselmo, ¡¡NO!!, se decía, odiaba a aquellos dos viejos, el cojo Juan… podría ser, ya había abusado de ella y no le guardo tanto rencor y hasta le cayó bien aquella vez en casa de Claudia; el maestro Tulio, él era el más interesado en culearla pero había algo en el que le causaba rechazo a la nena, quien se seguía preguntando y a su mente le llego Víctor. Aquel muchacho que le metió una buena manoseada y si no fuera por el timbre de la escuela ese mismo día se la habría culeado, pero el que más excitación y

ya confianza le daba era don Pedro pero él estaba demasiado lejos, pero el recuerdo de todos ellos la excitaban más que las caricias de Rodrigo quien seguía en lo mismo sin aventurarse a mas. De pronto el muchacho se la saco de encima y poniéndose de pie comenzó a bajarse los pantalones quedándose solo con su trusa. – Mi amor, por favor chu-chupamela… la inesperada propuesta tomo por sorpresa a la nena quien sonrojada seguía con el top remangado dejando sus redondas tetas al aire y con la falda también subida mostrando una pequeñísima tanguita color blanco. Evelin podía ver el grado de excitación que tenia Rodrigo quien agitado y algo nervioso y apenado esperaba que le cumpliera su pedido cosa que la conmovió y se puso a pensar, ¿porque no? El era su novio y se merecía recibir la satisfacción que muchos otros mediante el abuso habían recibido por parte de sus labios, ya era hora de madurar y dejarse de niñerías, tal como le dijo su añorada amiga Claudia. La nena se arrodillo en el piso quedando a la altura del miembro de Rodrigo al cual lo miraba a los ojos con esa hermosa carita y bellísimos ojos que derretiría a cualquier macho, el desesperado muchacho se bajo la trusa dejando ante la vista su muy noble y humilde miembro viril el cual a la nena ya una vez le había causado una no tan grata impresión. El muchacho estaba que hervía de excitación al ver que pronto esos carnosos y rosados labios iban a cobijar su hombría, era una de las cosas que más había deseado desde que la conoció, la nena un poco ruborizada poco a poco como en cámara lenta acercaba sus labios hacia el miembro de su muy nervioso amado, a pesar de que lo quería sentía que esa verga no la satisfacerla como ella involuntariamente ya estaba acostumbrada. Rodrigo ya sentía el cálido aliento de la boquita de Evelin en la punta de su miembro cuando escuchan que alguien entraba a la casa, rápidamente la nena se puso de pie acomodándose la minifalda y el top dejándole con las ganas a su novio quien también se subía la trusa y el pantalón con apuros para bajar a ver quien entraba. En esos mismos instantes en la escuela el desadaptado Víctor esperaba ansioso la llegada de esa hembra que todas las noches era la causante de lujuriosas masturbaciones, la cantidad de leche que había desperdiciado se contarían por galones, para aquel mozalbete Evelin era su principal obsesión y a toda costa quería tenerla y saciar sus ansias de sexo con ella. Paso a paso entraban a la escuela cada una de las colegialas de esa fauna femenina pero no veía llegar a la nena, caminaba como un león enjaulado de lado a lado tomándose de la cabeza como un desesperado, siendo visto por el cojo Juan quien escoba en mano limpiaba los pisos sonriendo ante la desesperación de Víctor. — je je como dije, este muchacho necesita ayuda… se decía el cojo Juan con la intención de apoyar en su lamento al despreciable muchacho, el vejete tenía ganas de volverse a follar a la nena, quería probar de nuevo de esas exuberantes carnes y para eso estaba decidido a compartirla aunque sea con ese muchacho. — Oye pinche chamaco estúpido ven… Víctor sorprendido por el llamado del conserje miraba para todos lados no creyendo que se refería a él, — Me habla a mi… — A quien más, si no hay otro más estúpido que tu… el mozalbete se lleno de furia al ver que aquel sucio conserje le hablaba de esa manera. — que le

pasa viejo imbécil… el cojo Juan aun riéndose burlonamente se acerco mirando para todos lados, — escúchame chamaco, tu quieres cogerte a Evelin o me equivoco… el muchacho lo veía algo sorprendido, pensando en que era lo que quería o que tenía entre manos ese viejo asqueroso de el… — Mira muchacho yo te puedo ayudar… — y que puede hacer usted viejo de mierda… — Hey más respeto y ven que te contare algo que te dejara con la boca abierta je je… Víctor aun desconfiado siguió al vejete quien iba con una malévola sonrisa visionando a futuro sus malévolos planes. Mientras en casa de Rodrigo el muchacho oía que su madre llegaba de la calle y tomando de la mano a la nena se la presento con el mayor orgullo, la mama de Rodrigo una señora de unos 40 años de nombre María veía con detenimiento a la nena y daba razón a su hijo por la belleza que poseía su novia. – Que gusto conocerte hijita, mi Rodri habla mucho de ti… le decía cariñosamente la señora a una ruborizada Evelin quien con una encantadora sonrisa le devolvía el saludo. El muchacho se encontraba alegre por fin presentaba a su madre a esa hermosa novia de las que tantas veces le había platicado y lo mejor es que su madre le había dado el visto bueno y que madre no lo haría, con lo hermosa y educada que era aquella jovencita cualquiera la querría como nuera; pero el grato momento fue interrumpido por un invitado mas. Se trataba de Don Severiano el padrastro de Rodrigo un hombre de unos 57 años robusto, de mediana estatura, con una prominente panza cervecera, unos tupidos bigotes, y un cabello entrecano que solo le cubría los laterales de su cráneo siempre presumiendo de sus raíces italianas, era un viejo pocas pulgas tirando para ogro, casi parecía un toro. El pobre Rodrigo lo odiaba desde los 7 años ya que era con mucho dolor testigo de los maltratos que ese viejo le daba a su cándida madre y hasta a el mismo muchas veces lo había golpeado por cualquier motivo el maltrato hacia el siempre fue físico como sicológico, diciéndole toda la vida que era un inútil, desquitándose con ellos el mal día que muchas veces tenia. Don Severiano era dueño de un restaurant de mala muerte o a lo que en México le dicen Fonda, donde más que comida se vendía cerveza pareciendo mas una cantina que un lugar donde se podría comer bien, esta demás decir la cara de molestia que puso Rodrigo al ver llegar a ese tipo que tanto odiaba y también temía. En cambio para el viejo ogro fue como ver un oasis en un inmenso desierto, ni siquiera saludo, solo se quedo estupefacto al ver la tremenda hembra que su hijastro había llevado, aquella de las que muchas veces el muchacho había comentado pero que él no le creía, (pero que pedazo de hembra, este mocoso inútil no se merece este manjar tan sabroso), se decía el viejo zorro contemplando de pies a cabeza a la hermosa colegiala sintiendo como se le paraba la verga. -¡¡Que!! Acaso no me van a presentar… Dijo enérgicamente el viejo resonando su voz como el rugido de un León en la selva, — Ehh si hija, te presento a Severiano mi marido… La nena algo apenada le brindo su sonrisa amable y hermosa a ese viejo gruñón – Mucho gusto don Severiano… el viejo con los ojos que se le salían le gusto oír la dulce y encantadora voz de Evelin, — el placer es mío chamaca, veo que Rodrigo no mentía al decir lo linda que eras… la nena se ponía nerviosa al escuchar el viejo, claramente

podía percibir que el viejo se la comía con la mirada. Rodrigo también lo notaba y hervía de cólera al sentirse impotente, ya no quería estar allí, quería llevarse a su amada lejos de la mirada hambrienta de su horrible padrastro y disculpándose con su madre le avisaba que ya se iban, cosa que no fue del agrado de don Severiano que a una sola orden le dijo que tomaran asiento y que almorzarían juntos, cosa que el muchacho con impotencia acepto ante una sorprendida Evelin. Fue el mismo Severiano quien acerco una silla acomodando a Evelin en la mesa, el viejo pudo oler el delicioso aroma que desprendía el sedoso cabello de la nena, pasando su mano por su delgado cuello sintiendo lo terso de su piel; la nena sintió aquel escalofrió que sentía al ser acosada, esa rustica mano le recordaba a la de los otros viejos. El almuerzo transcurrió con la mirada lasciva de Don Severiano quien no dejaba de ver ese par de chichotas que se balanceaban sobre la elástica tela del top, el viejo las imaginaba desnudas con los pezones erectos balanceándose frente a su rostro el muy cretino tenía una mano debajo de la mesa sobándose el bulto que su verga ya mostraba, la nena seguía conversando inocente de lo que provocaba en el viejo ogro. Cuando sus miradas se cruzaron el viejo creyó que la nena se había dado cuenta de lo que su mano hacia debajo de la mesa, fueron unos segundos en donde el bello rostro de ojos verdes y rosados labios carnosos de Evelin se encontró con el horrible y lujurioso rostro de don Severiano a lo cual la nena en su inocencia le sonrió amablemente. Aquella sonrisa para el viejo fue casi mágico, se le endureció mas la verga casi a punto de correrse en ese mismo lugar, se había convertido en un demonio que quería poseer aquel cuerpo inocente que representaba para él la hermosa novia de su hijastro, el viejo fingiendo torpeza arrojo uno de los cubiertos debajo de la mesa con intención de poder apreciar un poco más de la nena. Debajo de ella pudo ver las dos hermosas piernas que tenia Evelin, suaves y torneadas que terminaban en aquella estrecha cinturita, el viejo casi vomita de lujuria, tengo que poseer a esta chamaca, tiene que ser mía, ese mocoso estúpido no la merece, con esa pequeña verga no es suficiente para satisfacer a ese monumento de hembra, se decía el viejo pensando en la manera de arrebatarle aquella hermosa niña a su hijastro. — Así que eres hija de Pilar Gómez… La nena se sorprendió al oír que el viejo conocía a su madre, — Eh si don Severiano, ¿la conoce?… El viejo tenía una cara de morbo al hablar de su querida madre, la nena pensaba malamente si este tipo también había sido amante de su madre, la confesión de don Lucas había sido tan fuerte para ella, que ahora desconfiaba sobre la honorabilidad de su madre. -Claro que la conozco, alguna vez me atendió y es la enfermera más linda que había je je, por eso saliste tan guapa tu… la nena podía ver el rostro enfermizo que ponía el viejo al seguir hablando de su madre y no se equivocaba aquel viejo años atrás había sido uno de los más fieros pretendientes de su madre, aunque ella nunca le hizo caso por ser muy mayor y desagradable, don Severiano recordaba con impotencia las tantas veces que la madre de la nena lo rechazo y desprecio, pero ahora se reía porque veía la oportunidad de desquitarse encamándose a la propia hija, quien era doblemente más hermosa de lo que fue ella. El almuerzo ya hace

como tres horas que había acabado y Evelin veía la hora y despidiéndose amablemente decía que ya era hora de retirarse; a lo cual Rodrigo se preparaba para acompañarla siendo detenido por su malvado padrastro, el viejo quería a toda costa ganarse la confianza de la nena y con su autoritaria voz ordeno a Rodrigo a quedarse a lavar los platos y que ayude a su madre en otras labores. — Descuida muchacho, yo acompaño a tu amiga… Rodrigo ni siquiera protesto, aquel viejo que hacía de su padre le había generado mucho temor prácticamente tenia dominado a madre e hijo, y a pesar que Rodrigo ya era muy grande, aun se sometía a sus prepotentes órdenes, la nena agradecía el gesto amable de su ’’suegro’’, diciéndole que no era necesario pero aun así el viejo insistió y así los dos salían de la casa ante la mirada celosa y preocupada de Rodrigo quien noto durante el almuerzo como su padrastro se la devoraba con los ojos a su amada novia y veía como el viejo la tomaba con sus desgarbadas y violentas manos sobre su suave y estrecha cintura. En el camino el viejo no dejaba de mirar el sensual andar de la nena quien a pesar de sentir las miradas lujuriosas del viejo ese andar provocativo era natural en ella, no es que buscaba que la miraran solo que así era ella y por eso el gusto de vestirse siempre sexy pero no consiente de lo que aquello le provocaría ante los manolargas y abusadores. El viejo atrasaba el paso tan solo para poder ver ese trasero dueño de un par de nalgas duras de campeonato, aun no podía creer como tan bello ejemplar de hembra se haya podido fijar en su para el “eunuco” hijastro, esta chamaca será mía, cueste lo que me cueste se decía aun más el depravado viéndole los hermosos muslos, el viejo se imaginaba esas piernas bellas y torneadas sobre sus hombros dándole a su vez una buena lamida a su deliciosa vagina. Sacando su celular comenzó a grabar el delicioso y sensual andar de su nuerita, con total descaro acercaba la cámara por debajo de la falda ante una inocente y descuidada Evelin quien solo caminaba tratando de evitar cualquier conversación con este, el viejo fingía hablar por el cel grabando de perfil a la nena donde destacaban sus prominentes melones, aquellos que el viejo quería morder y chupar. -Bueno hasta aquí ya me puedo ir sola, gracias don Severiano por acompañarme… — Descuida preciosa y estoy a tus ordenes en todo lo que necesites… le respondió muy insinuantemente el excitado viejo, la nena solo le quedo mirando y le regalo esa encantadora sonrisa que siempre daba amablemente despidiéndose de él con un beso en la cara. Don Severiano pudo volver a sentir el aroma que destilaba la nena, ese olor a pulcra limpieza y embriagante feminidad y con lo caliente que estaba tomo por la cintura a la nena comprobando nuevamente la suavidad de su piel. La nena siguió su camino regalándole inocentemente su sensual andar a su suegro el cual ya tenía la ropa interior mojada por los líquidos pre seminales que ya había secretado; sin lugar a dudas se la tenía que quitar sea como sea y a toda costa; minutos despues la nena llegaba a su casa a cierta hora en la que justo regresaba a la escuela, se sentía un poco tranquila ya que pudo ver al Gori y su pandilla quienes la observaban pero no le decían nada, no soportaba la idea de que gracias a su violador ahora estaba segura y protegida. En eso timbro su celular, — Alo Evelin, como estas soy Emilio… a

la nena le brillaron los ojos y su estomago se le endureció, el hombre que le provocaba muchos suspiros le había llamado, — eh si como esta don Emilio… – bien Evi y tu como estas, te vine a buscar a la escuela pero no te vi salir… el corazón le latía mas fuerte a la nena, don Emilio la había ido a buscar, estaba interesado en ella, — ah sí, lo que pasa es que no me sentía bien y me quede en casa… — ah ok, bueno te busque porque mmm… te quería invitar a salir el sábado, que te parece… La nena largo un suspiro, se sentía en las nubes al oír la invitación de su amor platónico, pero también su cordura le decía que eso estaba mal, don Emilio era el padre de su mejor amiga y esposo de doña Esperanza aquella mujer que tan cariñosamente muchas veces la había tratado. — Bueno, no se don Emilio, no creo que sea co-correcto… — te entiendo Evi, pero no pienses mal, solo es para conversar sobre Claudia, quisiera tu opinión… Emilio usaba toda su sicología para convencer a la nena, sin duda alguna el también era otro de los que se quería llevar a la cama a Evelin y a toda costa tenía pensado lograrlo, el también en la tranquilidad de su auto se acariciaba el bulto que ya se formaba en su pantalón. – Bueno como no Don Emilio, encantada entonces… — Que gusto me da linda, entonces te recojo el sábado plan de las dos de la tarde… La nena asintió despidiéndose del que se podría convertir en su próximo no consentido amante. Evelin estaba a punto de entrar al edificio cuando alguien le toca por la espalda, al voltear sus ojos se le abrieron muy grandes al ver al sujeto que la toco. Se trataba del vago de Víctor quien se encontraba jadeante por la prisa con la que había venido y a su vez encandilado ante la presencia de su ninfa, de la mujer que mas deseaba en la vida, por la que sería capaz de vender su alma al diablo. -Hola señorita Jiménez, como estas… a la nena le sorprendió el saludo tan amable de Víctor y que le llamara por su apellido pero aun así le preocupaba su presencia – que quieres, que haces aquí, será mejor que te vayas… el mozalbete quien recuperaba el aliento se contenía las ganas de arrojarse ante ella y violarla en ese mismo lugar. – tranquila Evelin, solo te traje las tareas que dejaron… La nena vio que Víctor sacaba de su carpeta unas copias, dándose cuenta que no le mentía. — Ah me olvidaba, el profesor de educación física dijo que te prepares para las olimpiadas del viernes… Evelin aun se encontraba contrariada por la actitud amable de Víctor quien hasta hace unos días la acosaba y le decía groserías, se preguntaran el porqué de la actitud amable del muchacho, pues todo era parte del plan del cojo Juan quien le había aconsejado ser amable, que se gane su confianza y que ese mismo día viernes en las olimpiadas de su escuela se darían un festín con ella, claro que eso era algo que Víctor no aceptaba, el tener que compartir a la hermosa adolescente con ese horrible viejo lo que al unisonó era también lo que pensaba el cojo, sería una fuerte batalla entre estos dos aprovechados por la tan deseada colegiala. — Bueno Evelin, te dejo, nos vemos en la escuela… la nena quien aún seguía sorprendida ante su amable actitud le devolvía las gracias, cuando en eso hace su aparición el gordo Anselmo, asustándose Evelin al ver que se acercaba amenazante y con una mirada enferma, — es-espera Víctor, no te vayas… el sorprendido muchacho volteo al oír el llamado de su diosa quien se encontraba algo asustada, —

que pasa Evelin, que tienes… se acerco hacia la asustada chamaca quien se abrazo a él al ver al asqueroso viejo que se acercaba amenazante. Víctor también se dio cuenta de que aquel viejo atemorizaba a la nena mirándolo el también amenazante, el viejo Anselmo solo sonrío y regreso a la cantina recordando de que don Lucas le había pedido que se alejara de ella y se metería en problemas si la nena se quejara de él. En cambio Víctor se sentía en los campos Elíseos al sentir el delicioso aroma de aquella Diosa del Olimpo abrazando su tembloroso cuerpo, se contenía las ganas de meterle mano en ese mismo momento. — Esta bien Evelin, ya se fue, bueno mejor entra a tu casa y cierra bien… a la nena le pareció adecuada la sugerencia de Víctor y algo ruborizada le agradeció su amabilidad no esperando tal comportamiento por parte de él (que inocente era), Víctor veía como la nena subía las escaleras meneando ese imponente y majestuoso trasero, ( je je, vas a ser mía muñeca, el viernes me voy a comer esas nalgotas y esas chichotas que tienes), se decía el mozalbete desenmascarando su verdadero rostro. La nena ya segura en la tranquilidad de su hogar pensaba en todo lo que le paso ese día, al menos ya se sentía segura de las intenciones del Gori y su pandilla, le daba pena recordar como su querido Rodrigo fue humillado por ellos y la impotencia de este al no poder defenderla, era tan cariñoso pero de tan poco carácter que hasta ante su padrastro se sometía. Pero todo fue olvidado, su corazón latía fuerte al recordar la llamada de Don Emilio y ansiaba porque llegara el día sábado para salir con él, saber que quería de ella, claro que ella no pensaba en las intenciones que tenia aquel señor de llevarla a la cama y aunque le daba cierto cargo de conciencia al tener esos pensamientos trataba de hacerse la desatendida pensando en sus deberes escolares, hacer sus tareas y las de la malvada Verónica; encima prepararse para las olimpiadas ya que ella era una de las mejores nadadoras de la escuela. Los días transcurrieron muy tranquilos para Evelin, aun no podía creer que ya nadie le molestaba en las calles a excepción de los comunes piropos nadie se atrevía a nada mas, en la escuela lo mismo, siempre asediada por los chicos pero sin ninguna maldad solo oyendo halagos o desestimando las invitaciones de muchos de los chicos bien parecidos de la escuela, para ella solo existía Rodrigo o al menos eso creía ya que en su mente rondaba don Emilio aunque al pensarlo su conciencia le castigaba. Fueron dos días de tranquilidad para la nena salvo que Rodrigo le contaba que su padrastro quería que vaya a cenar a su casa, lo cual ella se negaba porque no podía salir de noche, estaba claro que don Severiano andaba desesperado por la colegiala, todas las noches se masturbaba o se follaba a la madre de Rodrigo creyendo estar con la nena, claro que eso estaba muy lejos de la realidad lo que lo enfurecía menospreciando y tratando mal a la pobre mujer, sin duda todo esto era escuchado por el pobre muchacho quien apretaba los puños de impotencia. Hasta que llego el día viernes los juegos deportivos empezarían muy temprano a diferencia de que las clases normales eran en la tarde, aquel evento sería muy ameno para los estudiantes ya que a su vez se armaría una fiesta en el mismo plantel con orquestas y bandas de todo tipo, lo cual tenía entusiasmado a todos en la escuela, y la nena no era la excepción.

Con toda la emoción del nuevo día, metía en su mochila lo necesario para el evento un sexy bikini de dos piezas de color azul eléctrico, un vestido entallado y ligero de esos veraniegos de color rojo que pensaba lucir durante el baile y unas sandalias de mediano taco que la harían resaltar mas; con toda la alegría que se le podría ver a una niña quien se va de excursión la nena se ponía en camino de su escuela, tomo su mochila con sus cosas y con su ropa deportiva puesta fue en dirección a la escuela donde le deparaba un perturbador destino. Ya en la escuela el evento seguía su curso, por un lado estaba la competencia de futbol, el de voleibol, los de atletismo, pero sin duda el más esperado y que más atención masculina tenia era el de natación, donde en su mayoría serian realizadas por los mejores ejemplares femeninos de la escuela donde resaltaba nuestra querida colegiala quien ya con el sexy bikini puesto y envuelta en una toalla esperaba el inicio de las pruebas. Esta de mas decir que al quitarse la toalla el ruido ensordecedor de los silbidos fue apoteósico, la nena se ruborizaba al ser el centro de atención ante las miradas envidiosas de las demás competidoras, las miradas morbosas y piropos subidos de tonos eran ya demasiadas para la nena quien seguía mirando al piso tratando de concentrarse en la competencia. Entre la multitud se encontraba el cojo Juan y el maestro Tulio, quienes era los autores intelectuales del dichoso plan en el que Víctor solo era un títere al que de todas maneras eliminarían del contexto; — pinche Juan, mira a esa chiquilla, que tal cuerpazo… –je je si maestro, me consta je je… — ya pendejo, ya me cansas con eso de que te la has culeado, pero hoy yo seré el beneficiado, je je… el maestro Tulio no podía ocultar su emoción ni el tamaño de la carpa que ya se había armado en su pantalón. La nena era también como a los otros el centro de su obsesión, aun se lamentaba como no llego a follarsela bien en casa de Claudia, aquel bombón tan delicioso ahora si no se le escaparía de las manos, no con el plan que tenían en mente, el cual veían infalible. Mientras que la competencia seguía su curso la fauna masculina disfrutaba de la grandiosa vista del exuberante cuerpo de Evelin, el agua recorría cada parte de su piel haciéndola ver más espectacular. De más esta decir que Evelin salió victoriosa en todas sus pruebas siendo aplaudida pero más que todo por enseñar sus maravillosos encantos, la cantidad de miembros que se habían parado se contaban por docenas, el maestro Tulio se alejo del lugar para dar inicio a su plan. La mayoría de competencias deportivas habían terminado y se preparaban para los festejos, la nena quien por recibir las felicitaciones de sus maestras y los pocos buenos compañeros que tenía, se había retrasado e iba en dirección a las duchas que para esos momentos ya estaban vacías, con la toalla que solo ocultaba sus pechos pero que no le llegaba ni a medio muslo siendo un espectáculo maravilloso para los varones quienes le silbaban y piropeaban, haciendo que la nena se sonroje pero a su vez se sintiera orgullosa de lo que provocaba. Instintivamente se detuvo para fingir que recogía algo dejando ver su trasero al aire ya que al agacharse la toalla se le subió, siendo festejado por algunos chicos, la nena volvió a su camino meneando su redondo trasero a su vez que se decía: que estás haciendo Evelin, después no te quejes… la nena sonreía tras sus

pensamientos, llegando hacia las vacías duchas para poder acicalarse y vestirse. Los chorros de agua caían sobre el desnudo cuerpo de la nena deslizándose sobre sus pechos, vientre, trasero, muslos y terminar en sus muy cuidados pies, con los ojos cerrados se encontraba pensando: y ahora que hago, ya no siento lo mismo por Rodrigo, no se merece a una chica como yo que piensa en otros mientras estoy con él, no es justo, soy mala y encima provocando a otros, no sé qué me pasa. La nena culpaba a todos sus abusadores, ellos habían sido los culpables de las calientes reacciones que ahora tenía, pero el mayor culpable era don Pedro, aquel viejo que con sus hábiles artilugios se había apoderado de su cuerpo, seguía diciéndose: y encima quiere que le dé un hijo, viejo loco, ni que lo piense, decía acariciándose su plano y mojado vientre, pero su mano se deslizaba más abajo, hasta llegar a su delicada panochita, sentía que su cuerpo se calentaba a pesar de lo frio del agua ¡¡ NO!! No Evelin, deja de pensar en ese viejo, el es malo y solo te usa, te trata como una… como una cualquiera. La nena ya cansada del agua se seco su cuerpo y comenzó a untarse crema sobre su cuerpo, sus manos se deslizaban desde sus redondos melones hacia sus piernas, todo esto era divisado por el maestro Tulio quien escondido entre los casilleros era testigo privilegiado del maravilloso espectáculo, no aguantaba más, quería en ese mismo lugar hacer suya a la hermosa colegiala, pero sabía que no era la mejor opción, el plan era acorralarla para tener prueba de su entrega y tenerla para siempre. Mientras la nena ya con su pequeñísima prenda intima dejaba deslizar sobre su cuerpo el sexy vestido rojo, no usaba sujetador, ya que el vestido era escotado, lo que hacía resaltar más sus redondos y parados senos, todo esto colocándose sus sandalias la hacían verse espectacular, no cabria duda que sería la sensación y el centro de todas las miradas, la nena salía de las duchas cuando se encuentra con el maestro Tulio dando un salto de miedo. — Hola preciosa, que linda estas… La nena miraba para todos lados, no había nadie en aquel pasillo, todo el alumnado se encontraba el el patio de la escuela junto al bullicio de la primera banda que tocaba. – ma-maestro Tulio, permiso por favor… El pervertido maestro miraba de arriba abajo todo aquel hermoso cuerpo que muy pronto veía entre sus manos, Evelin se daba cuenta de la mirada enfermiza que este le ponía. — Oye ricura, porque no nos vamos a otro lado, te invito a tomar un traguito y después si quieres retomamos lo que dejamos pendiente en casa de Claudia… La nena abrió su boquita indignada por la tan descarada propuesta, se sentía nerviosa y sentía el cuerpo pesado, veía la manera en que en un descuido del profesor salir corriendo como una vez lo hizo del cojo Juan. — Que dices mamazota, vamos a un motel y la pasaremos re bien je je… la nena se asusto cuando la mano del pervertido la tomo por su brazo, quería gritar pero sabía que nadie la escucharía, Tulio se acerco dándole un suave beso en la frente a la desesperada colegiala quien retrocedió asustada – que le pasa… déjeme ir por favor, es usted un atrevido… — je je atrevido yo, cuando tú te vistes así, y encima enseñas todo cuando caminas, provocándonos, acaso soy yo el atrevido… la nena caía en el juego del maestro, pensaba que tal vez tenía razón, por su comportamiento anterior, le volteaba la mirada con ojos

parpadeantes y muy nerviosa.. – Vez que tengo razón, eras una provocadora, estas que pides verga a gritos y mira yo te hare el favor… Evelin no sabía que hacer, aquel hombre le había hecho sentirse culpable y veía como este se acercaba cada vez más, pero en ese momento se apareció Víctor. – Evelin, te estaba buscando, todo está bien… la nena casi como un rayo se apretó contra el cuerpo del mozalbete quien se quedo viendo al maestro Tulio. — Bueno señorita Jiménez, espero que lo que le dije lo tome en cuenta… la nena lo miro con enfado, como pensaba aquel pervertido que si quiera iba a considerar su asquerosa propuesta, Víctor quien para nada era un santo sabía muy bien que el profesor también acosaba a su deliciosa presa, molestándose por dentro, pero al menos tenía entre sus brazos al objeto de sus deseos. — Tranquila Evelin, no le hagas caso, todos saben cómo es ese tipo… — Víctor no sabes cómo te agradezco que aparecieras, te debo una… La nena le regalaba su encantadora sonrisa de agradecimiento, lo cual la hacía ver tan inocente y hermosa, (je je claro que me debes y hoy mismo me lo pagaras y con tu suculento cuerpo je je) se decía por dentro el vago quien todo le salía como él y el cojo Juan lo había planeado. Más alejado estaba el maestro Tulio y el cojo Juan, quienes reían porque todo salía como lo habían calculado – oye pinche Juan le diste las pastillas al atarantado ese… — je je pos claro, después de que la nena caiga le doy un somnífero a ese chamaco y la nena quedara para nosotros je je… — Dirás para mi Juan, esta vez seré yo el privilegiado, tu prepara la cámara que después de este día, tendremos a nuestra esclava cuando nos plazca je je… Los dos viejos sonreían a la distancia mientras que mas allá la nena se había dejado llevar por Víctor muy cerca en donde se encontraba la casucha del cojo – Oye Evelin estuviste extraordinaria en natación, no había nadie que te alcanzara…Evelin sonreía inocente ante los halagos sentándose justo cerca de una abandonada banca de madera, el malvado muchacho saco de su mochila una coca cola de dieta, la bebida preferida de la nena, quien acepto gustosa mientras que Víctor se tomaba una de agua. La nena inocente se tomaba los primeros sorbos sin saber que en aquella bebida se habían diluido las pastillas que el cojo Juan le había dado, era una droga que se utiliza mucho en las discotecas, las que hacen que las chicas pierdan el control siendo inconscientes de sus actos, los minutos pasaban y Víctor se daba cuenta que la nena cada vez se sentía extraña, las pastillas estaba surgiendo efecto. — Victor no se.. que me pasa, siento calor ufff… me siento extraña… El malvado sonreía y sacando de su bolsillo un porrito de marihuana lo encendió dándole unas tres jaladas, — Debe de ser el sol Evi, toma jálate un poco y te relajaras, ya verás… La nena ya demasiado perdida solo sonreía aceptando la invitación y dándole una fuerte jalada a la hierba, lo que la hizo toser, — hey tranquila nena, no jales mucho… la nena seguía sonriente, — una mas Víctor, me gusto eso, dame una jalada mas por favor… — Lo que tú quieras amor, pero si nos encuentran aquí, nos expulsan, mejor vamos a un lugar más privado… La nena ya estaba completamente en sus manos, estaba drogada o narcotizada, y solo asintió sensualmente, sentía que su cuerpo ardía, sintiéndose llena de energía, energía que quería desfogar a toda costa. Apoyándose en Víctor se

dirigieron hacia la casucha del cojo en donde todo ya estaba preparado, en el camino hacia aquel lugar la nena recordaba el trayecto – ay Víctor, me gusta este camino, me encanta… Víctor sin entender solo sonreía, su verga estaba que le incomodaba en su pantalón, quería sacársela ya de una vez y metérsela en las intimidades de la nena. A distancia había una testigo más de lo que sucedía escondida entre algunos matorrales estaba la rebelde Verónica, había estado siguiendo a Víctor y se dio con la no grata vista de su amado con la nena, aquella al que ya le había advertido que se alejara de él. – Maldita perra, me las vas a pagar… se decía furiosa pero sin ánimos de irse, estaría esperando con paciencia hasta la hora que Evelin salga para arreglárselas con ella. Para ese momento la pareja se encontraba sobre la cama del asqueroso cojo, la nena se encontraba encima de Víctor quien la tenia sujeta de la cintura y besándole el cuello, — ayyy Vicc tooorr, no sigas ahhh… — tranquila amor, solo estamos jugando, tu tranquila… y siguió con el voraz ataque sobre el sensible cuello, la nena sentía delicioso cuando le brindaban lamidas o mordidas en aquel lugar. Las manos del mozalbete comenzaron a subir el vestido y a palpar aquellas deliciosas nalgas que ya hace tiempo no tocaba, lo había ansiado tanto y al fin los volvía a tocar, la nena sentía esas manos deslizarse por toda la superficie de sus nalgas erizándola completamente y mas los chupetones en su cuello la ponían cada vez más caliente. Víctor estaba jubiloso por lo que ocurría y todo gracias a la idea del asqueroso conserje, sentir la agitada respiración que tenia Evelin lo excitaba mas.. – Mi amor, que rica estas, te quiero comer las chichotas sabrosas que tienes… La nena quien por causas de la droga y la marihuana estaba sumergida en un mundo en donde solo el placer y la lujuria daban nacimiento al sexo desenfrenado sonreía excitada ante el pedido del aprovechado muchacho. — Ayy siiii cocometelas siiiii… Víctor quien sujetaba de las nalgas a la colegiala pudo ver como la nena se inclinaba y dejaba caer los tirantes de su vestido, quedando ante su vista aquellas maravillosas chichotas, las cuales ya una vez había probado, los pezones estaban bien erguidos esperando ser succionados lo que sin perder tiempo el vago acerco hasta sus labios para darles un pequeño mordisco. Evelin sujetaba de la nuca al muchacho como queriendo que se las tragara completas, prácticamente lo ahogaba haciendo que este le apretara con fuerza por las nalgas clavándole las uñas en su desesperación, — ayyy siii ayy viiiiic toooorr ahhh siii… el muchacho sin hacer mucho tenia caliente a la nena o mejor dicho aquellas pastillas habían encendido una llama en ella que poco a poco se convertía en incendio. Víctor dejo de mamar aquellos henchidos pechos para despojarla de su vestido por encime de su cabeza, ante el quedo la nena quien sentada sobre el solo quedaba con una pequeñísima tanguita y todo su hermoso cuerpo expuesto y listo para él. Mas no le podía pedir a la vida, tenía a su disposición al mejor ejemplar de hembra de toda la escuela y apretándose contra ella comenzó a comerle los labios a una desaforada Evelin que hacía lo mismo. El intercambio de saliva era apasionado, era algo que la nena jamás en su sano juicio hubiese hecho con él, pero había caído inocente en las redes que le habían tejido, y ahora era su cuerpo el que dominaba su

ser, el suertudo vago la puso boca arriba sobre el vetusto camastro del cojo y se deslizo para seguir mamándole las chichotas, la nena se retorcía de placer sintiendo la húmeda boca y dientes que le devoraban los pechos. -ayyy siii uuuuhhhh que ricooo ahhh… — Si mi amor, más rico sentirás cuando te clave mi verga mamacita… Víctor ya se sentía en libertad de poder hablar sus leparadas, se había dado cuenta que la nena ya estaba entregada, aquella droga había sido muy efectiva, no aguantaba más quería ensartarla de una vez y sentir el calor femenino de Evelin apretar su ansioso miembro. – Ahora si mamita rica, te voy a montar riquísimo… El muchacho agarro los lados de la tanguita y como una bestia las arranco dejando ahora si a Evelin sin ninguna tela que la cubriera, podía ver los rosados labios con muestras de humedad, sin duda alguna se la deslizaría por allí hasta el fondo no habría nada ni nadie que lo detenga, la nena con una calentura propia de su cuerpo pero no a causa de Victor si no de los estimulantes esperaba ansiosa y deseosa del siguiente paso de Victor. No tenía conciencia de lo que estaba haciendo o le hacían, para ella en ese momento solo existía el placer, la lujuria y el sexo, el muchacho se bajo el pantalón dejando ver una verga considerable para su edad, de unos 15 centímetros y de un aceptable grosor, haciendo que Evelin se pusiera en cuatro en la cama viendo aquel pedazo de verga que le había llamado la atención. — te gusta mi amor, espera que pronto te la comerás… le decía el abusador agitándose el miembro en dirección del cercano rostro de la ansiosa colegiala, Victor se despojo de la playera pero aun con el pantalón remangado, le gustaba ver la posición en que estaba la nena, como ese trasero junto a su estrecha cintura formaban un hermoso corazón. — Toma mi zorrita, agarra esto que te hará gozar… la jadeante Evelin estiraba su mano para poder tocar la endurecida herramienta viril del muchacho pero en ese momento irrumpe el cojo Juan, la nena al verlo solo se sentó en la cama, no se daba cuenta de lo que pasaba, en cambio el enojado Victor se subió los pantalones increpándole al cojo su interrupción. — que carajos quiere, no ve que estoy ocupado… — Hey háblame bien pinche mocoso mal agradecido, que piensas hacer… — que no ve, o quiere que se lo explique… El cojo Juan pondría en acción la segunda parte de su plan, eliminar el cabo suelto, o deshacerse del mozalbete. – oye mocos estúpido, la podrías embarazar, tienes preservativo… Victor lo pensó bien y le dio la razón al cojo — tengo una en mi mochila… — y que esperas estúpido, que te la ponga… Mientras que el muchacho hurgaba entre sus cosas por el preciado profiláctico, el cojo cambiaba su botella de agua por la del muchacho, aquella botella contenía un buen somnífero que sacaría de la película al chivo expiatorio de su plan. — Aquí esta, listo viejo de mierda, váyase ahora… — je je, como digas muchacho pero brindemos por tu suerte aunque sea con agua je je… — Bueno como sea, pero se larga de aquí rápido viejo estúpido… Los dos comenzaron a sorber las botellas de agua, pero fue Victor quien se tomo casi la mitad de la botella, ante la risa del cojo quien se sentó sobre una silla mirando al muchacho. — que te dije viejo de mierda, vete de aquí o acaso creías que compartiría a la putita contigo… esta inocente chiquilla solo será para mi viejo tonto… El cojo Juan seguía con

mirada burlona lo que hacía enardecer de cólera a Victor quien rápidamente comenzó a sentirse más pesado, las piernas le temblaban y su cabeza daba vueltas, cada vez sentía que perdía el control de su cuerpo, tan solo viendo como el cojo se ponía de pie y se acercaba hacia él. — je je estúpido escuincle, tu eres más inocente que Evelin je je… tras oírle el muchacho cayó al piso desvaneciéndose en el acto, el vejete volteo a ver a la nena que hasta ese momento solo esperaba ansiosa a Victor, – que, que le paso… — je je nada mi vida, lo que pasa es que tiene sueño… El cojo Juan tenia la verga como un fierro, no aguantaba las ganas de culearse a tan sabrosa chamaca nuevamente, recordaba aquel día cuando en ese mismo lugar le desvirgo el ano a la nena, como gozaron ambos de la intensa cogida que tuvieron, ( me lleva la chingada si no viene el profesor Tulio, yo mismo soy) se decía el cojo tomando su celular para marcarle a su cómplice. En eso siente una risita por parte de la nena que le decía – te conozco, se quién eres… el cojo Juan dejo de marcar y muy curioso le siguió la conversación. – Ah sí, y dime quien soy je je… La nena se mordía los labios con una sonrisa lujuriosa – tú tenias mi diario, tú me la metiste en mi pompas… el cojo Juan sentía que se le llenaba de leche las bolas, aquella nena por efecto de las drogas se comportaba tan provocativa y sensual. — ah y te acuerdas como gozaste je je, fuiste toda una putita… — tu eres malo, embarazaste a Claudia, por tu culpa se fue… Aquello si le cayó como agua helada al viejo, por eso era el motivo del alejamiento de Claudia, no sabía si sentir miedo o sentirse orgulloso de preñar a una hembra tan espectacular, pero no por eso dejo de estar excitado, quería descargar su verga ya, pero tenía en claro que la cena estaba servida para el maestro Tulio. Nuevamente tomo su celular y llamo al maestro. – Alo Tulio, que pasa que no vienes, la nena te espera… — Mierda pinche Juan, no sabes, mi mujer ha venido y no me suelta, me lleva la chingada… El maestro Tulio se sentía entre la espada y la pared, con la mala fama que tenia de mujeriego no podía arriesgarse con su influyente esposa, pero esta era la oportunidad que había esperado y no quería desaprovecharla. – Que dice maestro viene o no, porque yo estoy con ganas de cogerme a la nena… El cojo Juan le acariciaba las piernas a la estimulada colegiala a quien el destino no le deparaba nada bueno.

EVELIN POR APOCRIFA 20/11/2011 EVELIN 15 El maestro Tulio pensaba desesperadamente como librarse de su esposa e ir a disfrutar del suculento postre que el cojo Juan le tenía preparado en aquel precario cuartucho, la nena era sin duda alguna su más obsesivo deseo, aquella hermosa adolescente que cuando la veía pasar por los pasillos de la escuela le hacía olvidarse de todo y fantasear con agasajarse de ese

maravilloso cuerpo. No había momento del día en el que no pensara en las deliciosas curvas que dibujaban el perfecto cuerpo de Evelin, ya alguna vez había tocado su cuerpo y probado del fresco aroma de esos carnosos labios y como esa rosada lengua se entrelazaba con la suya, claro que con las artimañas y la maravillosa labia que este tenía para engatusar a chicas inocentes valiéndose de su cargo. Pero ahora el cuerpo de la nena estaba a su merced para hacerle lo que le diese en gana, no podría desaprovechar tamaña oportunidad, no podía disimular su nerviosismo y sus ansias; tendría que buscar la manera de escabullirse de su mujer a toda costa. En cambio a una cierta distancia el cojo Juan seguía sentado a un lado de Evelin acariciándole las piernas y sintiendo esa escalofriante suavidad que tiene la piel de la nena, veía como la chamaca suspiraba por cada tocamiento que este le hacía, el viejo Juan sentía como se le endurecía cada vez más el miembro, diciéndose que si el Tulio demoraba mas, el mismo seria quien disfrutara de aquella divina diosa. En cambio la nena seguía abstraída en aquel erótico mundo al cual había sido transportada mediante el engaño, todo debido a su ya tonta inocencia y su exceso de confianza; podía ver al cojo Juan como la tocaba, pero no lo rechazaba, su mente le traía los placenteros recuerdos que paso con este viejo, aquel que la desvirgo analmente, todos aquellos calientes recuerdos elevaban su temperatura al máximo, y solo disfrutaba del momento, no existía nada más para ella. El cojo Juan comenzó a subir sus manos hasta acercarlas a la núbil vagina, sus dedos ya acariciaban los delicados labios vaginales haciendo que la nena echara la cabeza para atrás y arqueara su espalda tan solo decía algunas quejas que mas parecían gemidos. – ayyy no por favor… no me toque allí ahhhh… el cojo sonreía al notar que los quejidos de la nena eran más de placer que de reclamos. El cojo ya no podía aguantar más, ya no quería esperar al maestro Tulio, tenía ante él un exquisito manjar y no quería que se le enfriara, así que con toda la morbosidad que llevaba por dentro acerco su repulsivo rostro hacia la deliciosa entrepierna de la nena sintiendo el aroma que su húmeda vagina destilaba, la estimulada colegiala al sentir que el viejo acercaba su rostro a su sensible parte intima estiro sus manos impidiendo que el cojo realizara su cometido. — no, no por favor, dedejeme, no haga eso… exclamo Evelin con una voz tan inocente pero sensual a la vez lo cual volvía loco al cojo pues le hacía recordar aquella vez que en ese mismo cuartucho la obligo a rendirse a sus asquerosas perversiones y casi al mismo tiempo se le prendió el foco al cojo – que pasa chamaca, quieres que le enseñe a toda la escuela tu diario je je… que se enteren como te gusta que los viejos te cojan je je… La pobre Evelin no entendía nada, en su cabeza solo veía lo terrible que sería su vida si se enteraran sus compañeros, ella que tenía el mejor de los conceptos y la mas pulcra reputación, no se daba cuenta que nada de eso pasaría y que por causas del fármaco nuevamente caía en las redes del asqueroso viejo pero a pesar de su miedo su cuerpo se calentaba al venirle los esporádicos recuerdos de aquella vez que el cojo se aprovecho de ella, podía ver el mismo cuarto y oler el mismo repulsivo hedor. — no por favor, no lo haga señor, hare lo que me pida pero no les enseñe mi diario… El cojo Juan

sonreía vil y asquerosamente al ver que su morbosa intención iba por buen camino, nuevamente puso en camino su repulsivo rostro hacia la deliciosa panocha de la nena, a pocos milímetros ya podía percibir aquel aroma de mujer de Evelin, estirando su lengua dio la primera lamida a esa aterciopelada piel haciendo que Evelin lo tomara con cierta fuerza de sus sucios y grasosos cabellos, dos lametazos mas y ya la nena con la espalda arqueada y la cabeza de costado, se mordía los labios con los ojos entrecerrados. — ayyy nooo pa-pareee ahhh… la nena no podía aguantar más aquella rasposa lengua que atacaba con desquiciante fiereza sus labios vaginales, sus manos apretaban las sucias y amarillentas sabanas que olían a sudor pero extrañamente para ella eso no le importaba y muy a su pesar lo que quería era seguir sintiendo esa lengua que la hacían retorcerse de placer. El cojo Juan deslizo sus manos hacia los grandes y redondos senos masajeándolos toscamente ante lo cual la nena en una rápida reacción le tomo de las manos tratando de quitárselas inútilmente puesto que el cojo tenía más fuerza, la pobre Evelin no tardo en ceder a los fuertes magreos y pellizcos que le daba a sus tetas el abusador conserje y nuevamente apretando las sucias sabanas se dedico a soportar el placer que este le daba. — ayyy ayyy noooo pa-pare señor ya nooo ahhh… El cojo quien en su lengua saboreaba los primeros fluidos que la nena soltaba sonreía al oír su inocente voz quejándose pero a su vez disfrutando de la comida de panocha que le daba, la nena ya prácticamente con sus torneadas piernas le atenazaba la cabeza al cojo queriendo que esa viboreante lengua entrara mas profundo en su intimidad. — Tranquila belleza… Pronto llegara un amigo y te haremos disfrutar como te gusta ja ja ja… — Ay no, de-déjeme por favor… no qui-quiero ahhh ahhh… — Acá harás lo que te diga; o quieres que toda la escuela lea tu diario y se entere lo puta que eres… ¡¡¡QUIERES ESO!!! Le dijo el malvado cojo en tono enérgico y dominante a la excitada nena quien en su desorbitada mente deslumbraba la vergüenza que pasaría si se enteraran sus compañeros, su preciada reputación se iría por los suelos y todos la llamarían con ese apelativo vulgar que se le dice a las mujeres libertinas y fáciles PUTA. – noo no por favor, hare lo que me pida ahhh pero por favor no les cu-cuente… — ja ja… entonces putita a cooperar, ya veras que no te arrepentirás je je… El ruin cojo veía que todo le salía bien, en cuanto llegara el maestro Tulio encendería la cámara que grabaría la escena y desde ese momento tendrían a la inocente colegiala como esclava sexual, para disfrutarla cuando se les diera la gana; ya se imaginaba los sinfines de orgias que le harían, incluso ofrecérsela al director de la escuela, con aquella sabrosa adolescente buscaría una mejor remuneración por su paupérrimo trabajo. — muy bien muñeca, ahora solo disfruta de la noche que te espera ja ja vas a querer quedarte a vivir aquí ja ja… Acto seguido el cojo nuevamente zambullo su asquerosa lengua sobre los ya distendidos labios vaginales en una incesante lamida, seguía bebiendo los cada vez más abundantes líquidos corporales que la nena producía, no tenían comparación ni con la de las pocas putas que había probado en su vida, la nena era una mujer incomparable y en ese momento la tenía a su disposición. Mientras que eso sucedía a una distancia no muy lejana

Verónica seguía indignada y furiosa, no podía creer como a pesar de su intimidante amenaza Evelin había osado a verse con Victor, la sangre le hervía de cólera al ver que ya llevaban mucho tiempo allí metidos sin salir, en su mente los imaginaba follando como animales enervándole más su ira, pero contrariamente no sabía si sentía celos por Victor o porque este se estaba cogiendo a Evelin, lo cual hizo que sigilosamente se dirigiera hacia el cuartucho del cojo. Mientras tanto el cojo seguía saboreando del exquisito elixir que le chorreaba a la nena a quien tenía con las piernas flexionadas hacia arriba dejándole una vista maravillosa de sus intimidades, su áspera lengua recorrían desde el clítoris hasta su pequeña cavidad anal en donde el cojo hundía su puntiaguda lengua en delicadas penetraciones haciendo que Evelin se mordiera los labios en una natural reacción de placer. — Ayyyy siiiiii ahhhh ahhhh se-señoooor pa-pareee…… el cojo con toda su fuerza volteo a la nena boca abajo dejándola con las piernas flexionadas dejando expuestas sus tentadoras partes intimas, nuevamente su asquerosa lengua empezó a deslizarse de arriba abajo, todo el canalete de la nena se encontraba humedecida por la pegajosa saliva del cojo, ella solo con sus pechos aplastadas sobre la asquerosa cama y sus manos apretando la sucia almohada se encontraba jadeante sintiendo como las sucias manos del cojo le acariciaban sus suaves nalgas y a su vez las apretaba con fuerza, como un caníbal queriendo arrancar un pedazo de carne. Evelin seguía apretando con fuerza la sucia y maloliente almohada con la respiración ahogada sintiendo ahora como el cojo le metía un ensalivado dedo por el ano, el placer que sentía hasta ese momento aumento un grado mas con aquella incursión que le hacia el cojo; este a su vez le acariciaba desde el cuello continuando por toda su espalda, el contacto de esas desgastadas y rugosas manos no hacían mas que sienta como una corriente eléctrica que le recorría toda la columna vertebral. — Ayyy no siga ahh ahh pareeee ahhh… — je je tu tranquila perrita, solo estoy preparando tu culito para que reciba nuevamente a esta verga que lo rompió, je je veras que cuando la sienta la recordara y le gustara je je… Escuchar aquella aclaración hizo que la nena se mojara más, los recuerdos de aquella cogida que le dio el cojo le venían como flashazos que bombardeaban su mente en un constante delirar, el cojo viendo que iba por buen camino de enloquecer de lujuria a su presa como ya alguna vez lo había comprobado metió su bífida lengua dentro de la panocha de la colegiala haciendo que esta temblara de placer y empujara su intimidad sobre el rostro del vejete tratando de que esa lengua llegara más profundo. En otra circunstancia la nena hubiese luchado con más ímpetu por no caer tan fácil a la seducción pero aquel fármaco la tenia confundida, inmersa en un mundo donde no existía el pudor ni las buenas costumbres, en ese momento la que mandaba sobre ella era su cuerpo que como siempre traicionaba su sentido común y se ofrecía a la lujuria sin importarle quien podría ser la que la satisficiera. El cojo se quito la sucia playera que llevaba, el olor de su transpiración era inaguantable y se propago por toda la habitación, aquel vejete poco le importaba su higiene y en esos momentos estaba que sudaba a raudales mas por la emoción de tener a la monumental colegiala y también por lo cerrado del cuartucho,

arrodillándose sobre la cama el apetitoso trasero de la nena quedo justo a la altura de su verga que se encontraba aun oculta por el sucio pantalón deportivo que usaba. La nena pudo sentir claramente como el cojo la punteaba con aquel miembro, quería gritar, huir pero no podía, extrañamente para ella su pechos se endurecieron y su respiración se volvió más jadeante, la sensación que sentía en su trasero era electrizante para ella, su cuerpo quería acción y como si le leyeran la mente el cojo la tomo de la cintura atrayéndola hacia él, la espalda de la nena se encontraba arqueada pues la hinchada panza del cojo la obligaba a estar así. Su espalda comenzó a mojarse con el sudor que el cojo tenía en el pecho, pero a pesar de lo asqueroso que era eso no le afectaba en nada y mucho mas al sentir como el cojo se apoderaba de sus pechos con ambas manos, los magreos sobre sus redondas carnes eran salvajes, los pellizcos que le daba el cojo a los pezones eran fuertes y mas las estocadas que le daba a sus duras nalgas ya la tenían prácticamente descontrolada, rebosante de placer. — aaahhh ahhhh se-señooor ahhh… — tranquila preciosa, ves que te gusta je je, ahora que venga mi amigo vas a morir de placer… el cojo le hablaba quedito en su oreja derecha a una excitada colegiala, sentir en su oreja el caliente aliento que salía de aquella pestilente boca le erizaba la piel y cuando la viscosa lengua comenzó a recorrer su fino cuello casi se desmaya, ahora aquella sensible y erógena parte de su cuerpo era atacada sin piedad. El cojo le pasaba la lengua y su vez le daba pequeñas mordidas sin dejarle marcas, una de sus manos comenzó a deslizarse desde la base del pecho derecho bajando por el suave vientre que no tenía ni un minúsculo gramo de grasa, sus dedos ya pasaban por aquellos poquísimos vellos llegando a la ya encharcada vulva para empezar a sobarla con ahincó. La nena recostó su cabeza hacia atrás encima del hombro izquierdo del cojo dejándose hacer por este, ya no existía ni el menor indicio de querer luchar o por negarse a ese placer no consentido del que era víctima, el cojo sonreía ruinmente al ver que aquel fármaco era infalible para estos casos, ya se imaginaba haciendo caer en sus redes a cuanta colegiala le gustara, las grabaría y tendría su propio harem, sonreía vilmente al pensar que sería el inicio de un muy lucrativo negocio, pero en ese momento solo existía Evelin. Para esos momentos Verónica ya se encontraba bajando muy sigilosamente la escalera que daba paso al estrecho pasillo que daba a la puerta del cuchitril del cojo, aun era de día y en aquel pasillo se veían cosas abandonadas, llenas de telarañas, sillas rotas y muy cerca del cuarto del cojo unas viejas puertas amontonadas; Verónica no era una chica temerosa, pero aquel lugar si le parecía tenebroso, pero no importándole eso, sentía la curiosidad de saber qué es lo que hacían Victor y Evelin en aquel lugar. Tras cada paso que daba podía oír leves sonidos, un paso más y ya oía los tenues jadeos, la frente se le arrugo y sus acaramelados ojos se cerraban presas del enfado… esta maldita está cogiendo, se decía muy malhumorada cada vez más cerca al cuartucho, tuvo suerte de que la puerta del cuarto al ser tan descuidada tenia pequeñas grietas que dejaban ver su interior, verónica acerco sus ojos y al ver lo que ocurría casi se le salen de sus orbitas. Con la boca abierta no podía creer que la tan fina, educada y pulcra Evelin se

encontrara en tan denigrante situación y con un viejo asqueroso como el conserje, pero que clase de enferma libidinosa y calentona podía ser, se decía Verónica, para ella era repulsivo ver como el cojo estaba manoseando las maravillosas tetas de Evelin y esta jadeaba con la cabeza recostada sobre el cuello del cojo; y Víctor donde esta!!! Se decía tratando de averiguar dónde estaba el incauto muchacho. El cojo seguía con las duras punteadas sobre las nalgas de la nena que al sentirlas ella misma trataba de pegarse más a él, algo que le resultaba un poco difícil por la prominente panza cervecera, el cojo le estrujaba los pechos con una mano mientras que con la otra le giro el rostro a Evelin y con lascivia se apodero de sus carnosos labios, la nena sentía esa apestosa lengua hurgarle dentro de su boca, entrelazándose con la suya, en otra ocasión hubiese rechazado que aquel vejete la besara con tanta facilidad, pero esta vez la situación era diferente. Ahora ella no podía oponer resistencia, no podía luchar contra los deseos de su insaciable cuerpo, la Evelin lujuriosa había ganado la batalla a la Evelin pudorosa y se manejaba a su libre albedrio con ganas de satisfacer todo su insaciable apetito sexual. El cojo Juan nuevamente bajo uno de sus dedos y comenzó a hurgar la panocha de Evelin que para ese momento estaba que ardía, muy delicadamente comenzó a penetrar aquella ardiente cavidad. El cojo no encontraba ya ningún indicio de la castidad de Evelin, aquella membrana que certificaba su pureza ya no se encontraba más en su lugar, aquel dedo que hacía de inspector comenzó a dar vueltas dentro de ella produciéndole una caliente sensación jadeando tras el intenso y asqueroso beso que le daba el cojo. – Así que ya no eres virgen, je je, y yo que pensaba rompértela je je…… Evelin solo escuchaba al cojo, no podía responderle por la intensa excitación que sufría, aquel despiadado dedo le rozaba las paredes de su conducto vaginal volviéndola loca de placer. -ahhh ahhh siiii ahhhh siiiii ahhh… — ja ja, claro que si putita, ahora que venga mi amigo te vamos a reventar de a dos ja ja ja, vas a saber lo que es tener dos vergas de machos dentro tuyo ja ja… Evelin solo seguía con sus gemidos en otra circunstancia aquello la hubiese horrorizado pero en ese momento le parecía excitante, se imaginaba siendo penetrada por sus dos intimidades y se chorreaba del gusto, sentía curiosidad por saber quien seria aquel con el que el cojo la compartiría pero del otro lado de la puerta Verónica no podía creer lo que escuchaba, jamás en la vida pudo pensar que Evelin sería así de putita y de revolcarse con un viejo horrible que ni las más baratas meretrices se follarian por dinero. Lo que no sabía era que la pobre Evelin había sido inducida a entregarse de esa manera, no era consciente de lo que hacía, subyugada a obedecer mediante el chantaje, Verónica vio como el cojo soltó a la nena dejándola en cuatro y tomándola de las caderas la comenzó a puntear nuevamente con fiereza, como si la estuviese cogiendo de verdad, pero aun así Evelin podía sentir el apretado bulto que chocaba contra sus nalgas. Aquella sensación le parecía maravillosa, inconscientemente deseaba que el cojo se bajara de una vez aquel sucio pantalón y le incrustara de nuevo aquel miembro que la hizo sentirse mujer por primera vez… — HUMM te gusta culona, te gusta que te culeen… — ahhh ahhh siiiii ahhh ahhh… Verónica con la boca abierta seguía sin creer de lo

que sus ojos y oídos eran testigos, “perra asquerosa”; se decía así misma al ver el comportamiento de Evelin, pero extrañamente para ella la situación comenzó a cambiar, lo que hasta hace un instante le pareció repugnante le comenzó a parecer morboso, poder ver a la hermosa Evelin con ese sensual y espectacular cuerpo en posición de perrita con un viejo asqueroso que sujetándola de las caderas le daba tremendas estocadas a ese deseado trasero comenzó sin entender porque a calentarla. Aquella visión llenaría de morbo a cualquiera, una hermosa chiquilla de 18 años con un cuerpo que toda adolescente quisiera tener desnuda y en tan deliciosa posición con un viejo horrible, descuidado de su aseo y con un físico deplorable punteándole con fuerza esas espectaculares nalgas, sin duda había activado el lado morboso en Verónica quien mordiéndose los labios seguía con la privilegiada vista de la escena. Ya para ese instante Evelin meneaba su trasero contra el bulto del cojo, se encontraba transpirada lo cual hacia que su cuerpo se viera más espectacular, su sudor se mesclaban con los del cojo dándole un erótico brillo parecido al aceite, — ja ja te gusta putita, siempre supe que eras una calienta vergas, haciéndote la monjita pero bien que te gusta que te cojan… Evelin ni siquiera escuchaba lo que le decía el despiadado cojo, ella solo estaba inmersa en esas sensaciones que desquiciaban el apetito carnal de su cuerpo, poco a poco sentía como sus nalgas se abrían sintiendo el bulto del cojo adentrándose un poco, deseaba que de una vez la clavaran no le importaba si aun fuese ese asqueroso y repulsivo viejo, lo único que quería era desfogar toda esa energía acumulada que tenia. — Eres una yegua chamaca, ya verás cómo te vamos a domar, te volverás nuestra putita… el cojo seguía con los punteos teniendo la sensación de que en cualquier momento explotaría y se correría, la visión que tenia de la nena era maravillosa, desde arriba podía ver como esas nalgas que rebotaban sobre su ingle daban paso a una delgada cinturita, todo esto acompañado de aquellos melones que tras cada estocada se balanceaban por los costados, con aquella maravillosa visión cualquier mortal se correría al instante. Al otro lado de la puerta Verónica pensaba quien seria esa otra persona a la que se refería el cojo, pensó rápidamente en que sería Victor, no creyendo como pudo ser capaz de compartirla con ese viejo, pero olvidándose de aquello se llevo sus manos dentro de su blusa comenzando a frotar muy delicadamente sus senos; cuando a la distancia sus oídos logran percibir que alguien se acercaba. Rápidamente se acerco hacia las escaleras y pudo distinguir al maestro Tulio quien mirando hacia atrás venia en dirección al cuartucho; mirando para todos lados no sabía por dónde huir, regreso de nuevo y tras las viejas puertas de madera se introdujo rogando porque no la descubrieran, cuando al fin pudo ver al maestro Tulio quien llegaba frotándose las manos sin percatarse de la presencia de alguien más, de haber sido así, hubiese podido ver a Verónica. Al abrirse la puerta la chica pudo ver a Victor tirado en el piso sin moverse, que es lo que pasa aquí se decía, toda esta situación le parecía muy extraña, sobre todo por Evelin quien no entendía como podía estar tan entregada a aquellos dos horribles sujetos; una vez que la puerta se cerró espero unos pequeños segundos y nuevamente poso sus ojos por las pequeñas aberturas de la

puerta para ver lo que pasaba. En el cuarto la situación ya era otra el maestro Tulio encontró al cojo agasajándose con Evelin a la que el solo quería para él, el olor del cuarto le pareció tan desagradable, se le ocurrió la idea de llevarse a la nena a algún motel, allí si podría darse un banquete con la chamaca sin nadie que le estorbe, el tan solo pensarlo hizo que se le empalmara la verga, pero al recordar la situación en la que se encontraba no tuvo más que conformarse a follarla en ese asqueroso cuartucho, total a partir de ese día la convertirían en su esclava. — ya déjala y prende la cámara pinche gordo que no tengo mucho tiempo je je… el cojo sonriente y muy excitado se levanto para prender la cámara y grabar un mejor ángulo de la escena; el maestro Tulio se acerco hacia la nena quien aun jadeosa seguía en cuatro patas con la cabecita agachada sin saber lo que pasaba. Tulio acerco su nariz para oler las intimidades de la chamaca pero también pudo percibir el hedor que le había dejado el cojo, aun así el delicioso aroma de Evelin era perceptible pero la del cojo también… — Pinche gordo asqueroso, la próxima vez siquiera báñate… — je je, para que maestro, si esta es una cerda, le gusta los viejos asquerosos je je… Evelin quien aun drogada pero recuperándose de la excitación, volteo su rostro viendo que el cojo se encontraba en la mesa sentado, se giro mas y cuando vio al maestro Tulio quien se desbotonaba la camisa entro en pánico; aquel cerdo era alguien a la que ella no soportaba, un aprovechador y vil canalla que se valía de su cargo para abusar de la necesidad de las colegialas. — us-usted nooo, que hace acá… — que crees mamacita, he venido a gozar de tu cuerpito, hoy no te me escapas chamaca je je… — No, váyase, déjeme, te odiooo maldito, no no no… El maestro Tulio no pudo evitar sentirse mal, como es que tan hermosa chamaca lo despreciaba así, no entendía como ella gozaba con el cojo, el cual era un tipo lisiado, sucio y repulsivo pero con él era diferente, lo detestaba… — je je, que pinche chamaca, ni aun con la droga que le dio el Victor quiere algo con usted maestrito je je… El maestro Tulio se sentía herido y mas por lo que dijo el cojo burlonamente, pero eso no lo desanimaba y es mas todo esa vergüenza lo animo a violarla sin compasión se desquitaría de su desprecio dándole una buena culeada… Todo esto fue oído por Verónica quien ahora entendía que era lo que pasaba, por más que le tenía cólera a Evelin, sabía muy bien que ella no actuaria así, solo por estar drogada es que tenía ese comportamiento y a su vez pensaba lo idiota que fue Víctor al caer en su propia trampa; pero ahora se encontraba confusa, que hago se decía, si iba por ayuda o ella misma entraba en acción para ayudarla, no sabía que hacer, así que decidió a ver que es lo que pasaría. El maestro Tulio que aun tenia los pantalones puestos pero con el torso desnudo se veía desagradable, con una pequeña barriga abultada y su rostro enfermizo, propios de un viejo pervertido se acercaba a la asustada nena quien se tapaba con sus brazos sus deliciosos pechos con las piernas juntas como tratando de ocultarse de la mirada del malvado profesor, el maestro Tulio se veía aterrador con una mirada llena de morbo y malicia, herido por ser despreciado por la bella chiquilla. — no se me acerque, de-déjeme déjeme…… Tulio con una destreza inusual la tomo de los pies jalándola hasta el filo de la cama, dejándola con la

entrepierna expuesta, lista para ser saciada por su asquerosa boca, la nena pataleaba dificultándole aquella labor empujándole la cabeza con sus manos, Tulio desesperado le pidió al cojo que dejara la cámara y le ayudara un poco con la rebelde yegua. El cojo dejo la cámara apuntando la escena y se acerco hacia la nena tomándola de los brazos – tranquila muñeca, veras que la pasaras bien je je, vas a aullar como una loba… La nena se sentía impotente al verse maniatada por estos dos abusadores, el cojo la tenia inmovilizada dejándole el camino libre a Tulio quien sujetándola de las piernas ya tenía la punta de su lengua sobre la vulva de Evelin, nada mas notarla comenzó a quejarse, por nada del mundo aceptaba que aquel cerdo la tocara y que gozara de su cuerpo pero lamentablemente no tenía fuerzas para contrarrestar a aquellos dos ruines sinvergüenzas. — no por favor, déjenme, no me toque nooo por favoooor… el cojo solo sonreía al oír las suplicas mientras que Tulio ya empezaba con las lamidas, su lengua parecía una brocha que subía y bajaba desde los labios vaginales hasta el enrojecido ano, aquellos estímulos muy pronto harían sucumbir a la nena en ese mundo de lujuria a la que ya estaba acostumbrada. Los lamentos de la pobre nena eran cada vez más fuertes, rogando porque la dejen, todos estos oídos por Verónica quien algo apenada apretaba los puños detrás de la puerta, no sabía que hacer, le causaba indignación el que abusaran así de la pobre Evelin de esa manera, a quien pediría ayuda, le daba cierto temor que aquellos tomen represalia después con ella pero aun así ya estaba dispuesta a ir y avisarle al director… cuando derrepente vuelve a escuchar como Evelin gemía despacio. — ahhh noooo ahhh no ha-haga esoooo ahh ahhh… Aquellas palabras de la nena la dejaron estática, como es que algo por lo que se quejaba comenzaba a gustarle, es decir con esos viejos horribles, discernió en irse y se quedo nuevamente a ver lo que pasaría. Tulio seguía deleitándose de los sabores vaginales de la nena con despiadadas lamidas, subiendo una mano hacia esos portentosos pechos, la sensación en sus manos al sentir aquel redondo melón de carne era maravillosa, no se comparaban a ninguna de las colegialas a las cuales había metido mano, el pecho de piel suave y firmeza juvenil lo desquiciaba a raudales hundiéndole tan profundamente la lengua dentro de la panocha. Evelin cada vez más se rendía ante los tocamientos que recibía, Tulio chupándole la panocha a su vez que le apretaba un pecho, el cojo quien la sujetaba y a su vez con la manos mas carrasposas le magreaba el pecho restante, eran sensaciones que hasta ahora no había sentido, ser abusada por dos personas a la vez, un par de viejos horribles, uno asqueroso con el cual había probado por primera vez lo que era el sexo y el otro un ser despreciable y calculador al cual odiaba. Su cuerpo empezaba a sentirle gusto de lo que le hacían, cada vez dejaba de luchar , el cojo sentía como ya no ejercía resistencia y sus brazos se quedaban quietos, la nena ya estaba rendida el cojo haciéndole muecas a Tulio se lo dio a entender y este comenzó a follarle el ano a punta de dedo — ayyy ahhh pa pareee ahh ahh… Tulio le masticaba suavemente los labios vaginales y chupaba su clítoris y sin parar con la vehemencia de su dedo, el cojo soltó a la nena quien tan solo se sujeto de las amarillentas sabanas aguantando el ataque de su

odioso maestro. — ya ya por favor… de-detengase ahh ahhh… pero el maestro seguía sin parar, desquitándose de esa manera el desprecio que le tenía – calla y disfruta zorra, ahora quien más odias te dará la culeada de tu vida, te voy a llenar de leche todo el útero je je… Evelin nuevamente arqueaba la espalda, los estímulos del maestro le estaban haciendo perder el control, ya no podía ni reprocharle nada, aun en su turbamiento le daba asco que el maestro la follara y encima le descargara dentro de ella su repugnante semen, aquel que un día mediante el cuento de la actuación el maestro le hizo tragar. El cojo para esto ya se había bajado el buzo y se masturbaba ante la escena con intenciones de acercársela a los labios de la nena, siendo detenido por el maestro – ni lo pienses Juancito, por ahora solo es mía je je… el cojo ni se inmuto, más bien sonriente seguía con las jaladas a su verga, sabía muy bien que desde ese momento la chamaca seria suya o compartida con el maestro cuando quisiera. En cambio al otro lado de la puerta Verónica mira estupefacta el tamaño de la verga del cojo, a pesar de ser un tipo repugnante y asqueroso, le llamo la atención el tamaño de esa verga, ni siquiera comparable con las de los muchachitos con los que había estado, nuevamente y extrañamente para ella todo le volvía a causar esa morbosidad del voyeur, se había olvidado de que Evelin estaba siendo abusada, ahora lo único que quería era ver como la follaban, sentía como su entre pierna le comenzaba a picar y sus pechos se erizaban, sentía envidia por lo que pasaba Evelin pero a su vez le llamaba la atención ver como ellos disfrutaban del cuerpo de la nena, su lado bisexual afloraba también pidiendo ser considerada. — ahhh ahhh por favoorr déjeme detengaseee ahh ahh… pedía la pobre chamaca ya presa del placer, sus labios ya estaban rojos de las mordidas que se daba por aguantar tanto tocamiento, el maestro Tulio sentándose en la cama la jalo hacia el sentándola en su regazo de frente a él, los pechos de la nena chocaban con los suyos sintiendo como le quemaban, todo el cuerpo de la nena estaba que ardía, ella con los ojos entrecerrados pudo ver el rostro de su odioso maestro muriéndose de pena. Hasta hace un momento le había dicho cuanto lo despreciaba pero ahora estaba sucumbiendo a sus deseos, sin fuerzas para oponerse, el maestro veía embelesado a esa diosa entre sus piernas toda entregada y con la mirada más enferma se apodero del cuello de esta con insaciables mordidas, la nena echaba su cuerpo para atrás al sentir el cálido aliento y las toscas mordidas de Tulio, este la tenia sujeta de la cintura y en esa posición se abalanzo sobre los duros pechos. Ante ello la nena ya presa del placer le sujeto de la cabeza, sin duda ya la situación le estaba gustando, Tulio al darse cuenta dirigió sus dos manos hacia las dos portentosas nalgas sujetándolas con ahincó como si sus dos manos fuesen unas garras, la nena al sentirlas se apretó mas contra el sintiendo la dureza de ese bulto aun escondido en el pantalón, aquella dulce chamaca que en otras ocasiones había tenido la fuerza para luchar ahora se encontraba vencida, su cordura y buenas costumbres no eran rivales para su lujuria y la droga. Al maestro le dieron ganas de probar aquellos carnosos labios que harían una delicia de su paladar, con una mano la tomo del rostro mirándola a los ojos, le nena se encontraba con una cara de placer, los labios

enrojecidos, jadeantes y sus hermosos ojos verdes entrecerrados la hacían ver sensual y con toda la lascivia que podía tener se apodero de ellos metiendo su lengua dentro de la cavidad bucal de Evelin serpenteando por dentro y entrelazándose con la de ella, Evelin no podía rechazarlo, inconscientemente ya se había entregado y solo se dejaba hacer. La nena ya complaciente a la succionadora boca de Tulio sobre la suya sentía como este la tomaba de las nalgas haciéndole sentir la dureza de su verga aun atrapada en el pantalón, la piel se le erizo al sentir como por ella esa verga pedía que la liberen para profanar su preciado templo vaginal, ella misma ya hacia círculos sobre este pidiendo ya ser empalada como lo merecía… -Oiga maestrito, ya de una vez cójasela, no ve como está loca porque la claven je je… El maestro Tulio se separo de Evelin viéndola nuevamente al rostro, ella se encontraba encandilada, muerta de placer, con una mueca de querer batalla pero ya, — me lleva la chingada, ahorita mismo la reviento a esta mocosa… Tulio con una desesperación inusual arrojo a la nena sobre la cama y comenzó a desabrocharse la correa para quitarse el pantalón todo esto sin dejar de mirar a aquella hermosa colegiala que echada en la cama esperaba ansiosa por ser penetrada. El maestro Tulio ya con el pantalón por los pies se acerco hacia la cama y jalando a Evelin al filo de este guiaba su verga hacia la entrada de la núbil vagina, todo esto ante la mirada de Verónica quien también se impresiono por el tamaño considerable del miembro del profesor, sus manos ya se encontraban en dirección a sus partes intimas, ansiosa por ver como se follaria a Evelin, nuevamente deseaba ser ella y pasar por tan excitante momento de placer. En ese mismo instante en un lugar mucho más alejado de la escuela se encontraba Rodrigo junto a su madre y su malvado padrastro almorzando tranquilamente salvo don Severiano quien en su mente solo existía la novia de su hijastro, desde el día que la trajo no podía sacarla de su mente, todas las noches se follaba a doña María pensando en la dulce Evelin, ansiaba poderse coger a aquella muchachita a como de lugar. — oye Rodriguito y cuando vuelves a traer a tu amiguita a la casa… el muchacho a quien le hervía la sangre al oírle hablar de su novia le contesto increpante… — es mi novia, no mi amiga, y no sé, le preguntare cuando pueda…… Rodrigo se lo dijo de mala manera como para cortarle el tema, pero don Severiano era insistente, a toda costa quería volver a tener en su casa a la hermosa colegiala, y si así fuera haría hacer valer su salvaje autoridad.. – Bueno pues, mañana que es sábado invítala a almorzar, o dame su teléfono para yo mismo invitarla… Rodrigo se quedo mudo, hasta la madre del chico se quedo perpleja ante tanto interés por la chiquilla, a don Severiano poco le importaba lo que pensaran puesto que el prácticamente mantenía la casa, una palabra en contra de sus decisiones y les iría muy mal. Rodrigo seguía mudo ante tal pedido de su malvado padrastro. – Rápido muchacho que esperas… La madre de Rodrigo quien hasta ahora se mantenía callada solo atino a decir… — ya déjalo Seve… si no quiere no le insistas… — Tu no te metas carajo, acá este muchachito tiene que aprender a ser mas sociable, que esperas dame su número…… Automáticamente la madre se quedo callada solo agachando la cara para seguir comiendo mientras que Rodrigo

aun con toda la furia contenida sacaba su celular para darle el numero a su Padrastro, una vez que se lo dio don Severiano marco el numero para ofrecerle la invitación, pero estaba apagado ya que Evelin no llevaba el celular a la escuela. La impotencia se remarco en la cara del viejo quien aunque sea quería escuchar su dulce voz, — ya no insista en llamar, ella está en su escuela a estas horas… el viejo un poco más calmado y pensándolo bien dejo de insistir con la llamada, — bueno ojala que se encuentre en su escuela, porque una chica tan bonita puede tener otros pretendientes más interesantes… — NO!!! Ella me quiere y nos queremos…. El viejo soltó una carcajada, — por eso mismo te digo que la traigas, para que se acostumbre a ti, en cualquier momento puede conocer a otro chico más interesante que tu… un simple ayudante de farmacia sin futuro… Rodrigo agacho la cabeza muy ofendido y a la vez humillado, el trato de su padrastro siempre había sido así con él, menospreciándolo y humillándolo cruelmente. Lo odiaba tanto pero el muchacho le tenía miedo para reprocharle o contestarle de mala manera. A una distancia más lejana de ellos se encontraba don Emilio, ansioso por el día de mañana en donde por fin se encontraría con la tan hermosa chiquilla, aquella amiga de su hija que hasta hace poco tiempo ni le llamaba la atención pero ahora era su más grande obsesión, ya se imaginaba con ver su hermoso e inocente rostro con esa sonrisa encantadora que encandila a cualquiera, se la imaginaba en estos momentos en su escuela con su ceñido uniforme y con esa imagen se quedo tranquilo a la espera del día siguiente. Regresando a la escuela en donde nuestra protagonista era víctima de los dos sujetos mas despreciables de la escuela, el maestro Tulio ensalivándose la punta de su miembro la ponía en dirección de aquella entrada que le sabría a gloria, por la que tanto había esperado y justo en el momento en que le iba a dar un empujón fue detenido imprevistamente por el cojo. – Espere maestro así nomas no se la coja… — Carajo cojo, y como quieres que lo haga… El maestro algo contrariado le pedía al cojo que le explique el porqué de su interrupción, el cojo le aclaro que de esa forma la podría embarazar y allí si se meterían en problemas, Tulio lo pensó bien y le dio la razón… — tienes un preservativo Juan, yo no traje ni uno… — el muchacho estúpido tenia uno, debe de estar por allí… El maestro Tulio se puso a buscar el condón preguntándole al cojo la razón de su preocupación sobre el embarazo, cuando escucho decirle que este había embarazado a Claudia se mando una burlona carcajada.. – ja ja ja… que vas a embarazar tu a mi Claudia, quien te ha dicho eso ja ja… — me lo dijo la chamaca esta, por eso es que Claudia se retiro de la escuela… Al maestro Tulio le cambio el ceño, si era cierto eso, el no quería que a Evelin le pasara lo mismo y una vez que encontró el condón se lo puso aunque algo ajustado – Carajo este chiquillo sí que la tenia flácida, mocoso estúpido… dijo el maestro dándole una patada al inconsciente Víctor, una vez ya listo se fue al encuentro de la nena quien hasta ese momento había estado en espera de lo que le vendría, pudo ver como su odioso maestro se acercaba hacia ella, con la verga endurecida y cubierta por aquella capa de látex. Se le veía horrible, pero su cuerpo le pedía acción – Vamos zorrita ábrete las piernas, que ahorita serás mi

mujer…. Evelin subyugada a la lujuria abrió sus piernas para dar paso a ese despreciable profesor no tenía conciencia para darse cuenta de lo que estaba haciendo. Pero en ese momento apareció su ángel de la guarda que por el momento la salvaba del profesor Tulio. El celular de Tulio empezó a sonar, con toda prisa cogió su móvil y vio que era su mujer la que lo llamaba, no podía creer su suerte justo en el momento que más había esperado le interrumpe su mujer, y con el temor que tenia le contesto, de mas esta decir que su mujer estaba enfadada, el maestro con el cuento de ir al baño ya se había tomado mucho tiempo y su mujer con lo insegura que era tras la fama de mujeriego de su marido, le pedía que regresara rápido o ella misma iría al baño a buscarlo, el maestro al instante le dijo que iría con ella y colgó. — Que pasa maestro, le dio miedo je je… — Carajo, mi pinche mujer que molesta, te la dejo Juan, total después de hoy la tendré cuando quiera, toma el condón… el maestro le arrojo el condón en son de burla, mientras se subía los pantalones y colocaba la camisa con intenciones de irse, rápidamente Verónica se volvió a meter detrás de las amontonadas puertas, una vez que el maestro se fue despavorido al encuentro de su mujer, Verónica salió de su escondite para seguir husmeando lo que ahora pasaría. Dentro del cuarto el cojo se acerco a la chamaca ya con la libertad de creerse el dueño de la situación, llevaba en su mano una lata de cerveza – Muy bien yegüita, ahora estamos como al principio, ahora si vas a gozar de verdad je je… El cojo le hizo beber un poco de cerveza para después despojarse del sucio pantalón que llevaba dejando ver una ya plomiza trusa que en algún momento fue de color negro, la imagen del viejo era horripilante para Verónica, con una pierna más larga que la otra, con el cuerpo con varias cicatrices y manchas de suciedad pero eso si con una considerable herramienta que ni siquiera la mata de antihigiénicos vellos ocultaba. A Evelin no le causaba asco, en su sano juicio tal vez hasta hubiese querido vomitar, pero esta vez la que mandaba era su lado lujurioso y esta no discriminaba a nadie, el cojo ya despojado de la sucia trusa se abalanzo sobre el cuerpo de la nena abriéndole las piernas dominantemente para acomodarse mejor, la cabeza de su ansiosa verga se encontraba a escasos milímetros de la panocha, pero el cojo en estos momentos se encontraba devorando de los redondos melones de Evelin. Sus lenguas hacían círculos por los erectos pezones pasando de uno a otro sin dejar de pellizcar al que quedaba libre, los jadeos de la nena se hicieron más fuertes, resonaban por todo el cuartucho, tener a ese monstruo asqueroso encima le gustaba a su cuerpo, quería sentir más y con sus piernas comenzó a sujetarlo por la cintura, atenazándolo más a ella. El cojo sentía como esas torneadas piernas lo apretaban desesperadamente, el mismo hacia un esfuerzo por no penetrarla por la vagina, el temor de preñarla lo tenía asustado, pero de todas maneras tenía pensado reclamar aquel conducto que el mismo estreno. Verónica seguía viendo como ese viejo asqueroso se deleitaba con los pechos de la nena y como esta lo recibía con pasión, esperaba ansiosa porque de una vez se la folle, quería ver como esa asquerosa pero atrayente verga entrara y saliera de la intimidad de Evelin, su prenda intima ya la tenía mojada, con tan solo ver lo que sucedía ya su

cuerpo se había excitado. El cojo Juan ya mas excitado volteo boca abajo a la chamaca quedándose a la altura de las nalgotas de Evelin, tan solo con acariciarlas ya se sentía en la gloria, la textura de aquella piel era electrizante, la firmeza que tenían era alucinante, este le abrió aquellos dos duros cachetes y con su puntiaguda lengua comenzó a dilatarle aquel conducto que pronto recorrería su apestosa verga… — ayyy ahhh siiiii ayyyy siiii que biiiiennn ahhh… El cojo oía como la más melodiosa de las canciones aquellos gemidos de placer que salían de aquellos hermosos labios y con fuertes empujones de lengua seguía desquiciando de placer a la ya enloquecida chamaca, aquellos gemidos también excitaban a la ya emocionada Verónica quien escuchaba los morbosos intercambios de palabras. – Quieres verga zorrita, quieres que te clave por el culo… — siiii, ayyy siiii ahhhh… — Pídemelo!!! Pídelo como la calienta verga que eres je je… — ahhh por favor, cla-claveme yaaa ahh ahh… El viejo sonrió ante las palabras suplicantes de la nena y dejando de estimularle el ano se paro con dificultad en la cama con la verga completamente tiesa – Muy bien putita, quieres verga por el culo, pues primero a mamarla RAPIDO!!!… Evelin absorta de la realidad y llena de excitación se arrodillo en la cama quedándole aquella apestosa pero gruesa verga frente a sus labios, su cuerpo quería acción, quería ser penetrada de una vez y si para eso tenía que probar aquel maloliente mástil de carne y venas lo haría, todo sea por saciar el insaciable apetito sexual de su cuerpo… Sus labios comenzaron a acercarse lentamente hacia la rojiza cabeza, el cojo veía emocionado como esos labios carnosos ya estaban cerca de envolver su miembro, por la ranura de la puerta Verónica con la boca abierta no podía creer lo que pasaba – ah dios mío, no lo creo, no lo creo… se decía al ver como parte de aquel miembro desaparecía dentro de la boca de la nena. Los rosados labios recorrían lo que podían de aquella palpitante verga mientras que por dentro su lengua acariciaba aquel venoso contorno, las sensaciones que sentía el cojo eran maravillosas, no recordaba a nadie quien le hubiera mamado el miembro de esa manera tan dulce y sensual… — Si, Así putita lo haces bien, sigue así que después seguirá ese rico trasero que tienes ahhhh… Tan solo oír lo que seguiría Evelin apresuraba la mamada haciendo gozar al cojo quien agarrándola del cabello se sujeto la verga obligándole a mamarle aquellas dos sucias bolas, la nena con toda complacencia se pasaba de una a otra, el olor nauseabundo de aquellas desaseadas partes no le importaban, estaba como adormecida, lo único que olía ella era a sexo, a ese placer que tanto le gustaba. Fueron como 20 minutos en los que los carnosos labios recorrieron todo lo que podían de la verga del cojo, su rosadita lengua lamio desde los testículos hasta la roja cabeza, el sucio conserje veía maravillado como aquel hermoso rostro disfrutaba de la mamada, aquella imagen ya era una tortura para el morboso y pervertido vejete. — Ya basta putita, ya no aguanto, ahora si te reviento el orto, ponte en cuatro rápido!!!… el cojo arrojo sobre el sucio camastro a Evelin quien con una desesperación se colocaba en posición de perrito ansiosa por recibir dentro de ella la virilidad de aquel horrible viejo. Este colocándose cómodamente iba guiando aquella verga hasta la entrada del palpitante

ano. Verónica aun atónita veía como la cabeza de aquel grueso mástil se colocaba en la entrada posterior de la nena… — NO!! Eso le dolerá, no creo que lo haga… pensaba Verónica no sabiendo de las muchas experiencias que ya había tenido aquella estrecha cavidad. — Toma puta calienta vergas ahhhh… el cojo le incrusto sin miramientos todo su miembro hasta la base misma, Evelin abrió la boca y sus ojos verdes al sentir como el viejo la había empalado tan crudamente, pero a pesar de eso, no había sentido tanto dolor, lo que más sentía en ese momento era placer, aquella sensación de tener dentro de su ano aquel viejo pedazo de carne endurecido. – ayyy siiii uuuhhhhh ahhhhh… eran los gemidos que salían de la boca de la nena. El cojo empezó con suaves estocadas como para tomar vuelo sintiendo que las paredes rectales apretaban su verga como reconociéndolo, aquella sensación lo ponía como toro bravío, listo para empezar con las salvajes embestidas que muy pronto resonarían por el cuarto al contacto de las pieles. — AY putita, me había olvidado lo apretadita que eras, Uhh que rico me la aprietas ahhh… La nena oía jadeosa las sucias palabras del cojo que segundo a segundo aumentaba el ritmo de la culeada… — huyyy siiii ahhhh ayyy paaapiiii ahhh… el vejete aumentaba las estocadas al ritmo de los gemidos de Evelin, ella comenzó a levantar sus portentosas nalgas para poder sentir más de aquella dura penetración, el cojo casi se va para adelante ante ese movimiento y para equilibrarse estiro sus manos sujetando los dos riquísimos pechos que colgaban majestuosamente. -Eres una puta, gozas como una condenada, desde ahora te volverás nuestra puta… le decía el malvado conserje apretándole los pezones y sujetándole los pechos como un águila que atrapa a su presa, al placer de la penetración que sentía Evelin se le sumo al de las arrugadas manos apretándole salvajemente sus turgentes pechos haciendo que perdiera mucho mas el control. Verónica se encontraba excitada viendo aquella libidinosa escena de cómo el cojo le daba fuertes embistes a la nena, su respiración se volvió agitada, sintiendo como su vientre se endurecía hasta sentir cosquilleos sobre sus pechos, estaba claro que jamás en la vida se imagino a la inocente Evelin en aquella situación y tampoco espero que le gustara tanto. El cojo continuaba con el incesante mete y saca de su miembro, pero ya quería otra posición, aquella por su cojera le resultaba incomoda y muy agitante, así que sacándosela de golpe se hecho de costado sobre el camastro jalándola hacia él, alzándole una pierna volvió a colocársela dentro en fuertes estocadas. El miembro nuevamente era recibido sin problemas por el dilatado ano de la nena, aquel conducto ya había probado uno de mayor tamaño y grosor que la del cojo, pero aun así siempre recibía gustosa a cualquier invasor que quería visitarla – Ahhh que rico putita eres toda una perrita te encanta la verga se nota mucho y tu haciéndote la santita, tremenda puta… El cojo se lo decía cruelmente con leves mordiscos sobre su oreja enervándola más de la calentura, se sentía a merced de aquel inquisidor vejete que aparte de follarla duro la humillaba con crueles palabras salidas de su apestosa boca, el viejo nuevamente se apodero de las chichotas de la nena apretándolas con fuerza haciéndole entender que en ese momento el era su macho, el único dueño de su cuerpo. — te gusta

putita, quieres mas, anda puta contesta… Los hasta ahora gemidos que vociferaba la nena se convertían en calientes palabras que llegaban a los oídos del sucio conserje – ayyy des-despaciooo ahh ahh… — NADA DE ESO, A TI TE GUSTA FUERTE, COMO A TODAS LAS PUTAS… El viejo aumento la fuerza de sus embistes, lo hacía tan salvajemente, ni como la primera vez que la clavo, al parecer se desquitaba del maltrato y rechazos que siempre había recibido por parte de las mujeres, — bas-basta por favor hhh ahhh… -No putita!!, tu solo sigue recibiendo verga, que para eso solo sirves… -ayyy ahhh ahhh yaaaa noooo… La nena lo decía de la boca para afuera porque en realidad estaba gozando con lo que le hacían, en ese momento estaba inmersa al deliro del sexo, entregada como nunca y sin nadie que la salvara del cruel destino que siempre le querían deparar.

EVELIN POR APOCRIFA 30/01/2011 EVELIN 16 Las horas ya habían transcurrido y en el cuartucho el cojo Juan se encontraba resoplando satisfecho por la follada que le había dado a una ya inconsciente Evelin, ya había pasado mucho rato que había perdido el conocimiento presa del placer forzado al cual había sido sometida. Verónica la única testigo de lo acontecido ya se había retirado a una distancia prudencial, esperando atenta que es lo que pasaría, se encontraba muy nerviosa pero no de los comunes nervios si no de esos que son por las ansias de querer experimentar lo mismo, estaba curiosa y excitada por todo lo visto, jamás pensó que el sexo con viejos horribles y asquerosos le fuese a gustar tanto. En su cabeza rondaba la envidia por todo lo que le hicieron a la nena, todavía podía oír en su mente los maravillosos y melodiosos gemidos que resonaron de la deliciosa boca de Evelin, sin lugar a dudas fue lo más erótico, excitante y morboso que había visto en toda su corta vida. El cojo ya se encontraba parado encendiéndose un cigarro, podía contemplar el maravilloso cuerpo de la nena sobre su sucia y maloliente cama, restos de su asqueroso semen se secaban sobre los majestuosos pechos de Evelin que a su vez le daban un brillo espectacular, su vientre plano también habían sido mancillados por las sucias secreciones del cojo sin dejar de mencionar las portentosas nalgas que fue donde el cojo derramo su última corrida. En total fueron tres veces que se corrió sobre el cuerpo de la nena y todas sus embestidas fueron por el apretado ano de la colegiala, el cojo no se atrevió a penetrarla por la panocha, sentía temor de preñarla también a ella pero al verla en la cama le venían a la mente todo lo que había gozado y su asquerosa verga comenzó a levantarse de su descanso, se puso a pensar con lujuriosa demencia si se decidía en que su verga prueben de las apretadas paredes vaginales de la nena. — mmm que

mierda, si la preño todos sabrán que fui yo je je… se dijo así mismo el despreciable y deforme viejo pensando que sería considerado un Dios cuando se enteren que preño a Claudia y Evelin dos de las mas deseadas colegialas del plantel. En ese mismo instante el maestro Tulio estaba reunido con algunos profesores todos acompañados de sus esposas se encontraban brindando con el Director, cuando le llega una queja por parte de una de las acompañantes de que los baños eran un asco, el Director se molesto mucho y pidiendo disculpas pregunto por el cojo, no lo había visto en todo el día y su labor o deber era mantener la escuela en perfecto estado de limpieza y mucho mas ese día que era de celebración general. Su molestia aumento al escuchar que no lo encontraban por ningún lado y muy enfurecido se dispuso en ir a su precario habitáculo donde seguro estaría durmiendo descaradamente dejando de lado sus obligaciones, fue en ese momento que Tulio le interrumpió diciéndole que el mismo le llamaría, que no se molestara en abandonar la reunión a lo que algo muy molesto el Director acepto. Tulio fue muy hábil al hacer eso, pues si el director lo encontraba al cojo en plena faena si que tendrían problemas y no es que el Director sea un ejemplo de autoridad y buenas costumbres pues al igual que ellos también era un viejo verde, lujurioso por las jovencitas pero hasta ahora nunca había chocado con las colegialas de su plantel, lo que en realidad le preocupaba a Tulio es que encontrara a su sobrino tirado en el piso, aquel muchacho problemático era su protegido y no perdonaría lo que le habían hecho. El cojo quien ya se disponía a darle rienda suelta a sus deseos y lujuria contesto algo molesto el teléfono oyendo la voz de su cómplice… – Oye cerdo asqueroso, ven para aquí inmediatamente que el director te necesita… — no manches Tulio, estoy que la paso bien aquí… -oye idiota quieres que el viejo vaya a buscarte… el cojo lo pensó bien dejando de lado sus intenciones de cogerse nuevamente a la nena — mmm ya voy wey, déjame arreglar aquí… El cojo no tuvo más que dejar aquel delicioso banquete e ir de inmediato a cumplir con los requerimientos del viejo Director, para eso cerro su puerta con un viejo candado, dejando encerrada a la nena junto al mozalbete de Víctor. Con toda la incomodidad que su físico le daba iba a toda prisa trastrabillando por el precario camino siendo visto por una ya cansada y aburrida Verónica quien ya veía de lejos al viejo en dirección a las aulas. En ese momento no sabía que hacer, tenia cierto temor de que el viejo regresara rápido, con mucha precaución fue tras el cojo y al comprobar que tendría para rato en sus labores con toda prisa fue en dirección al cuartucho, en aquel lugar Evelin y Victor no daban muestras de querer levantarse inconscientes y victimas de dos viejos zorros, para ese momento solo se oían los jalones que le daba Verónica a la puerta tratando de abrirla, pero el candado era muy seguro. Fueron como diez minutos en los que lucho para abrirla y con lo vieja que era la madera de la puerta fue que cedió permitiéndole el paso a la chiquilla, Verónica se llevo una mano a la boca al sentir el desagradable hedor a transpiración que se sentía en el cuartucho, encendió la tenue luz del cuarto y pudo ver a la sensual Evelin tirada en la cama completamente desnuda. Veía estupefacta y con algo de asco los restos de semen secándose sobre su cuerpo, pero

muy a pesar de eso le parecía maravilloso y excitante, no podía creer como una bella jovencita, la más deseada por toda la escuela había sido gozada por el más repugnante y desagradable sujeto que podría existir, arrodillándose en el piso se acerco hacia el rostro de Evelin viendo de cerca esos carnosos y rosados labios, a la mente se le venía el momento como estos se apoderaban del miembro del cojo, como habían recorrido toda la superficie venosa de esa apestosa pero considerable verga, en ese momento se le hacía agua la boca en una hambrienta sensación de envidia. Su vista siguió con el recorrido del mancillado cuerpo de la nena para quedarse viendo las redondas chichotas, estaban enrojecidas, con leves marcas de mordidas y las manchas de las sucias manos sudorosas del cojo y con restos húmedos del semen de este, instintivamente se acerco hacia ellos para percibir el olor que tenían, no entendía que le pasaba, se estaba sintiendo atraída nuevamente por el hermoso cuerpo de Evelin, dio media vuelta algo contrariada y pudo divisar frente a ella la cámara del maestro Tulio. Con toda la curiosidad que tenia se acerco hacia ella encendiéndola para revisar su contenido, los ojos casi se le salen al ver que toda la escena que había visto estaba grabada, con eso ya no tendría que recordar las excitantes escenas de la cual fue testigo, si no podría verlas cuando le diese la gana. Estaba a punto de irse cuando volteo a ver a la nena, sintió compasión por ella, después de todo era una mujer como ella y además la habían sometido cobardemente con drogas, se acerco rápidamente para tratar de despertarla. — Evelin… Evelin despierta… despierta Evelin!!!!… pero era inútil, solo recibía cortos gemidos de sueño por parte de ella, que hago!! Se decía, de verdad quería ayudarla pero se encontraba nerviosa de que regresaran los dos viejos y la encuentren, pero los extraños sentimientos que le tenía a la nena le dieron valor para ayudarla y tomando una de las botellas de agua se la empezó a rociar en el rostro. Aquello logro despertar en algo a Evelin quien abriendo los ojos no entendía lo que pasaba, solo pudo reconocer el rostro de Verónica. –Verito… que pasa… donde es-estoy… — cállate estúpida y vámonos de aquí… Vero ya un poco más tranquila solo encontró las sandalias y el corto vestido de la nena pero nada más y ayudándole a ponérsela a toda prisa la ayudo a salir de aquel lugar dejando abandonado a Victor. Evelin iba apoyada sobre Verónica quien con mucho esfuerzo la llevaba, tendría que buscar la manera de sacarla de la escuela sin que se diesen cuenta los maestros y el único camino era entre la multitud de escolares que bailaban al unisonó por la estruendosa música de las bandas que tocaban, muchos de ellos miraban extrañados el estado en la que se encontraba la nena y no entendían la razón de estar acompañada por una de las alumnas mas rebeldes y de peor reputación de la escuela. — Hey Vero… que le pasa a Evelin… le decían algunos compañeros algo preocupados y otros excitados por el sexy vestido que le marcaban todo su deseado cuerpo… — Eh no nada.. solo se le paso las copas un poco ja ja… contestaba algo apurada y esquiva, la intención de Verónica era llevársela a su casa hasta que se recupere, por una extraña razón sentía lastima por ella y quería ayudarla, muy aparte de que olía muy mal por el contacto del asqueroso sudor del cojo y era verdad, el cuerpo de

Evelin se encontraba con los olores del semen del cojo, el asqueroso sudor que se mezclo con la suya y los restos de apestosa saliva por las tantas lamidas y mordidas que le habían dado. Por suerte la casa de Verónica quedaba a una calle de la escuela a la cual llegaron rápidamente, no había nadie en casa de ella puesto que su alcohólico Padre siempre paraba en el bar y su madre ejerciendo el oficio más antiguo del mundo, ni bien entraron la llevo a su habitación, Evelin aun se sentía algo mareada no entendiendo lo que pasaba… — que hacemos aquí vero… — Cállate y ven aquí,… casi a los jalones la llevo hacia la ducha quitándole fácilmente el vestido y empujándola hacia la regadera, cuando los fríos chorros de agua comenzaron a caer sobre su cuerpo Evelin abrió la boca algo desesperada pero sin reaccionar a quitarse las sucias manchas que difícilmente el agua sola no podrían quitar. Verónica miraba excitada como Evelin lucia sensual con el cuerpo mojado aumentando su excitación y envidia al ver ese perfecto cuerpo, sin darse cuenta comenzó a despojarse de sus ropas quedándose solo con su pequeña tanga, se metió junto con Evelin a la ducha y tomando una esponja enjabonada comenzó a pasarle por todas las áreas mancilladas por el cojo, podía sentir claramente la suavidad de la piel de la nena, era para envidiarla, sin darse cuenta su otra mano se apodero de uno de los pechos notando su suavidad y dureza, la volteo contra la pared y la enjabono las duras y redondas nalgas notando las huellas de las furibundas nalgadas y mordidas que el cojo le dio. Miraba con ojos de envidia y de enamorada aquel perfecto y castigado trasero, ya no podía mas con lo que veía, sentía que la panocha le hervía con tan solo observar y tocar de aquellos tentadores encantos, ahora entendía porque la desesperación de la mayoría de chicos por ella, si ella misma se calentaba con mayor razón los demás, aquella adolescente había sido enviada a este mundo para satisfacer tanto a hombres como a mujeres, nuevamente la puso de frente viendo como ella seguía algo dócil y aturdida con los ojos entrecerrados tratando de reaccionar, no pudiendo mas acerco sus labios hacia los duros pezones y les dio una ligera succión provocando la reacción de Evelin. — ehh que pa-pasa… — nada!!! ya casi acabamos… contesto algo nerviosa Verónica quien no podía creer haberse atrevido a probar de aquel apetitoso pezón, su lado bisexual afloraba cada vez mas pero solo con ella, por alguna razón el corazón se le aceleraba al verla y mucho mas ahora al sentirla, tenia al frente esos carnosos labios por los cuales muchos soñaban con besar, ella ya no podía mas, se sentía demasiado tentada con frotar sus labios con las de ella, de sentir por primera vez la delicada sensación de besar a una mujer. Cada vez acercaba sus labios junto con los de ella pero en ese instante y gracias al agua fría Evelin ya se encontraba más consciente de lo que pasaba y la detuvo empujándola hacia atrás – pepero que pasa, que ha-hago aquí… reacciono la nena tapándose sus turgentes chichotas sorprendida al ver a Verónica también desnuda y duchándose con ella. Verónica algo contrariada pero recobrando su carácter hostil y dominante le tomo de los cabellos con fiereza – que te dije estúpida, te dije que te alejaras de Victor oh no… Evelin no recordaba nada, estaba perdida tratando de entender a que se refería la rebelde chiquilla, sentía

miedo al tener a la iracunda y peligrosa chiquilla frente a ella… — no, no se a que te re-refieres, no re-recuerdo nada… Verónica reía por dentro pero a su vez sus pequeños pero apetecibles pechos se erectaban recordando la tremenda culeada que le dieron. — ah no recuerdas, te hare recordar estúpida, has estado cogiendo con Victor toda la tarde y en la casucha del asqueroso conserje… Evelin abrió grandes sus lindos ojos verdes, las lagrimas le comenzaron a salir de inmediato, no podía creer lo que Verónica le decía y con el alma destrozada cayó de rodillas llorando por lo que le decía — –NO!!! No puede ser nooooo, dime que no es ci-cierto nooo… A pesar de que Verónica era malvada se le partía el corazón al verla, tenía ganas de abrazarla, de besarla y consolarla, no entendía lo que sentía, hasta hace poco la odiaba y le caía mal por ser una chica fresa y consentida por los maestros pero ahora no, verla arrodillada llorando desconsolada hizo que naciera en ella un extraño sentimiento por Evelin o quizás era amor pensaba. — Ey tranquila Evelin, la verdad no estoy segura solo te vi desnuda en la cama, pero el idiota de Victor también estaba desmayado, tal vez tomo lo mismo que tu y no te hizo nada… Evelin levanto su triste y llorosa mirada esperanzada en que eso fuese cierto… – estas se-segura… -Creo que si, por eso te saque de allí, otros podrían haberse aprovechado si te encontraban así… decía algo cínica recordando con profunda excitación todo lo que le hicieron, en cambio la nena se levanto y con mucho alivio abrazo a Verónica en una muestra de total agradecimiento. Aquel abrazo la tomo por sorpresa, sintiendo los turgentes pechos de la nena aplastar a los suyos respirando de esa suave y húmeda piel, rápidamente llevo sus manos hacia su espalda acariciándola en una clara muestra de consolarla, pero en realidad estaba excitada al contacto corporal con ella, — gracias Vero, no sabré como pagártelo nunca… — Bueno, tu solo aléjate de Victor y me harás mis tareas ok, ahora vístete y vete a tu casa… Hasta ese momento fue que Evelin se dio nuevamente cuenta de que estaba desnuda junto a ella y muy sonrojada tomo una toalla cubriendo su cuerpo, minutos después Evelin se ponía su vestido extrañada mirando para todos lados en busca de su pequeña prenda intima, Verónica al darse cuenta con burla le dijo que no lo encontró y que si quería le podía prestar uno de ella, la nena quien era amante de la limpieza y el aseo personal entendía muy bien que aquellas prendas no se deben compartir para evitar cualquier contagio y decidió irse así nomas. Nuevamente Evelin se veía espectacular con tan sexy y escotado vestido, la noche ya había llegado y hacia un poco de viento, a lo que Verónica le prestó una chamarra de cuero negro que se le ajusto a su cuerpo quedando el vestido como una pequeña minifalda roja que la hacían ver mucho más sensual, ambas chicas se disponían a salir a la calle cuando se encuentran con el papa de Verónica, un viejo de unos 57 años, de pelo corto entrecano alto de 1.82 cm, panzón y con un rostro de sádico y haragán con una corta barba sin afeitar, demás está decir la cara que puso al ver a la deliciosa Evelin, ni la borrachera que tenia le impedía notara la despampanante chiquilla que se encontraba en su precaria casa. — Buenas noches señor… saludo la nena demostrando la atenta educación con la que había sido instruida, en cambio al viejo se le hacía agua la boca al escuchar

tan dulce voz… hasta que trajiste una amiga a la casa, zorrita… Evelin se sorprendió por la manera tan vulgar y soez en que aquel señor se dirigió a su propia hija… — y como te llamas muchachita preciosa… le pregunto con ojos desorbitados a una nerviosa nena… — E-Evelin señor, mucho gusto… el papa de verónica le daba un sorbo largo a su botella de cerveza Corona sin dejar de ver de pies a cabeza a la tímida colegiala… — pero que bonito nombre… yo soy Manolo a tus ordenes para todo lo que desees preciosa… le dijo extendiéndole la mano a lo cual algo contrariada pero sonriente Evelin también le ofreció. Verónica pudo ver como su padre le besaba la mano con un ruidoso y exagerado beso, Evelin abrió la boca algo sorprendida pero con agrado ante tal atento y cordial saludo siendo esto tomado con celos por Verónica a lo cual decidió interrumpir… — bueno ya nos vamos, apúrate Evelin… lo cual molesto a Manolo quien arrugando la frente increpo soezmente a su hija… — que te pasa zorra… no ves que estamos conociéndonos… la nena se puso más nerviosa al escuchar el maltrato con la que se dirigía a su propia hija. Don Manolo era un tipo de lo peor, el cual siempre había sido un machista y vividor obligando a su mujer a prostituirse ante sus negativas de ser el mismo quien suministrara de los recursos necesarios para su familia, era tanta su inmoralidad que hasta a su propia hija la presionaba también para que trabajara con su mama, era por eso la conducta rebelde, defensiva y agresiva de Verónica. Verónica apuro el paso a Evelin dirigiéndose hacia la salida de la casa sintiendo la nena como el viejo borracho le agarro ligeramente una de sus nalgas sobresaltándola… – No la molestes maldito!!! Le dijo una muy mortificada Verónica cerrando la puerta con fuerza escuchando desde adentro como el viejo la insultaba llamándola putita, perrita y zorra. Evelin no dijo nada sintiendo lastima por lo que padecía Verónica quien la acompañaría hasta el paradero de autobuses, en el trayecto algunos chicos vagos y callejeros piropeaban a Evelin al verla con su caminar cadencioso y su sensual movimiento de trasero… – puedes dejar de mover el culo, mira lo que provocas… la nena algo ruborizada agacho la cabeza inocente de lo que le reclamaba pues ese sensual andar era natural en ella. Una vez que llego el autobús se despidió de una fría y molesta Verónica subiéndose en el acto, la nena avanzo hasta atrás buscando un asiento solitario pero todos estaban ocupados solo quedaban libres los de dos asientos y como en el medio estaba un grupo de chicos y unas cuantas señoras se fue hasta el asiento de atrás para tratar de cavilar todo lo que aun no recordaba, por mas esfuerzo que hacía no lograba dilucidar lo que le paso, su última imagen era la de Victor evitando que el maestro Tulio la acosara. Pero muy en el fondo sabia que algo le había ocurrido, su exuberante cuerpo como burlándose de ella le comunicaba a su cerebro de que había sido usado y saciado, ella misma se daba cuenta porque sentía sus pezones irritados al contacto con la tela del vestido y sumado al escozor que sentía en su ano le daba a entender de que en ese momento que no recordaba alguien se había aprovechado de ella, con total tristeza y profunda angustia se lamentaba que le hayan hecho eso, que estúpida era al haber confiado en ese vago maldito del Victor. La nena recostaba su cabeza en la fría ventana observando las calles con esos

preocupantes pensamientos cuando siente que alguien se sienta a su lado, pudo sentir un olor a transpiración, alcohol y a cigarro barato terrible y girándose para ver a su inoportuno acompañante de viaje se encontró con un tipo desagradable, un borracho de unos 40 años, delgado casi como enfermizo, muy ojeroso con un bigote corto pero tupido, llevaba una sudorosa camiseta negra despintada y unos pantalones vaqueros también rasgados por lo viejo, al ver que este la observo con una descarada y escalofriante sonrisa la nena se atemorizo. — ho-hola muñeca, un gusto compartir asiento contigo… le dijo el asqueroso tipo acercando su cara sintiendo ella el tufo a alcohol y su desagradable transpiración, Evelin estaba asustada observo hacia adelante y ya algunos se habían bajado, pudo ver un asiento adelante y pidiendo permiso se dispuso a retirarse pero este no se lo permitió… — ósea, te saludo con respeto y tú me haces el desplante… — no… no señor disculpe… solo qui-quiero sentarme adelante… El asqueroso tipo pudo notar el temor que le infundía a la muy nerviosa chamaca y quiso aprovecharlo y con la más completa majadería tomándola fuertemente del brazo le hablo con tono autoritario… — siéntate carajo… vamos a conocernos tu y yo… de un jalón la hizo sentarse cayendo sobre el asiento sus par de nalgas asustándola más, la nena no sabía que hacer, si pedir ayuda o gritar, aquellas dudas eran aprovechadas por el borracho quien tomándola de la mano se la beso presentándose… — me llamo Ramón… a tus or-ordenes preciosa… le dijo con la típica y acostumbrada voz del que esta ebrio. — mu-mucho gusto señor… ahora discúlpeme, me tengo que bajar… él para nada tonto de Ramón notaba que le mentía y enfureciéndose más la amenazo con una navaja que llevaba en el bolsillo – oye chamaca mentirosa, tú te quedas aquí conmigo… vamos a conocernos y veras que la pasaremos muy bien… aquella aclaración fue acompañada por una mano acariciando su pierna por debajo del corto vestido, el individuo pudo sentir la deliciosa suavidad de la piel de aquella diosa enervándole los sentidos al máximo… — hummm pero que lindas y suaves piernas tienes muñeca, qui-quieres ser mi novia… Estaba de mas decir la completa desesperación que tenia Evelin sentía un miedo terrible tratando de sacar esa asquerosa y rugosa mano de su pierna pero este le puso el frio metal cerca de su rostro – tranquila amorcito, no me gustaría arruinar esa hermosa carita de ángel que tienes… le dijo el despiadado sujeto tratando de darle un beso que fue rechazado por la nena al sentir el asqueroso aliento que emanaba de su boca. — por favor señor… déjeme ir, se lo ruego… le pedía la inocente Evelin a aquel sujeto que cada vez subía mas sus manos por debajo del vestido, la nena apretaba sus piernas impidiéndole el paso de esa sucia mano pero eso no era la única calamidad que pasaba pues el sujeto le abrió el cierre de la chamarra dejándole ver el escote en donde se encontraban ocultas aquel par de hermosas chichotas… — huy pero que tenemos aquí, mira estas dos reinas escondidas hummm… el sujeto puso una cara de absoluta impresión al ver el tamaño de esas apetecibles montañas de carne. Evelin tragaba saliva presa de la desesperación se sentía a merced de aquel tipejo y sin la esperanza de que alguien la salvara y para su mala suerte el bus iba lento debido al tráfico de la zona ¡¡¡no

puede ser, no me puede pasa esto a mi… se decía la pobre nena pensando que en ningún lugar y en ningún momento podría estar a salvo de los sádicos y depravados, su cuerpo parecía un imán que atraía esa clase de tipos. El borracho hundió su rostro encima de las chichotas de la nena aspirando la fresca fragancia que despedían, acto que hizo que Evelin aumentara en desesperación – por favor señor, déjeme, no me toque… aquel tipejo estaba muy lejos de hacerle caso enajenado con las deliciosas partes de su joven victima… — pero que delicia eres chamaca, te voy a llevar a mi casa y te hare el amor como nadie te lo ha hecho, vas a ser mi mujer… escuchar las sucias intenciones del tipejo fue de terror para ella su respiración se volvió más agitada llena de nervios y desesperación. — no por favor, se lo ruego déjeme ir por favor, por lo que más quiera… ver esa temerosa pero linda carita era excitante para Ramón, no aguantando las ganas la tomo por el rostro y le robo un ruidoso beso en aquellos carnosos labios, Evelin reacciono con fuerza echando la cabeza para atrás golpeándose un poco con la ventana, en cambio el borracho aun sentía en sus resecos labios la deliciosa frescura de los labios de la nena – pero que rica eres mamacita… dame otro beso mi amor… le dijo el sujeto acercándose nuevamente a Evelin quien al tratar de evitarlo aflojo las piernas sintiendo como aquella mano que seguía allí avanzo hasta toparse con su intima parte vaginal. — AHH pero mira que putita eres, andando con la panocha al aire… fue hasta allí que se arrepintió de no haber aceptado que Verónica le prestara una prenda, claro que tampoco eso hubiese evitado de las sucias intenciones del sádico sujeto quien con la mayor lascivia sus sucios dedos comenzaron a escarbar en la deliciosa intimidad de la nena… — NO!!! No por favor, qui-quite sus manos de allí noooo… decía la desesperada chamaca sin siquiera aminorar las sucias intenciones del ebrio Ramón quien ante el fallido intento de besarla le pasaba sus labios por su oreja derecha a punto de activar el lado ansioso de placer que siempre afloraban en ella. El despiadado ebrio quito sus manos de la panocha de la nena notándolo húmedos por las deliciosas secreciones que chorreaban en ella, con suma morbosidad se las llevo a la nariz oliendo con desquiciante agrado el exquisito aroma que tenían… — hummm pero que deliciosa eres chamaca, ya verás como en mi casita me tragare todos tus jugos je je, te voy a dejar seca mi amor, hummm huele de tus jugos… Ramón tomándola del rostro le acerco sus húmedos dedos para que la nena oliera de su sabor, Evelin no podía creer lo bien que olía, era la primera vez que sentía de sus sabores. Con su bello rostro aun en sus manos Ramón se acerco a ella estampándole nuevamente un aterrorizante beso a la distraída Evelin quien cerraba sus labios para detener a esa invasora lengua que olía mal y que luchaba por entrar y enredarse con la suya… — con que te haces la difícil no pendeja, ahora sabrás quien soy yo… la asustada chamaca entro en pánico al notarlo molesto y amenazante, Ramón con la navaja en sus manos la acerco a ella quien se tomo el rostro muerta de miedo momento en el cual este tomo el vestido rasgando el escote que ocultaban sus chichotas. Pudo ver como aquellos dos majestuosos melones quedaron a la vista hundiendo su calaverico rostro en ellos, uno a uno pasaba de pezón en pezón con

hambrientas succiones y lamidas que hacían desesperarse más a la nena quien respiraba agitadamente sintiendo como su cuerpo comenzaba a reaccionar con aquellas salvajes acometidas tratando inútilmente con sus delicadas manos alejarlo de sus chichotas – por… por favor de-dejeme, no si-sigaaa nooo… suplicaba la colegiala con voz baja tratando de no llamar la atención pues se moriría de pena de que los demás pasajeros se diesen cuenta. — hummm preciosa que ricas chichotas hummm… una mano se fue deslizando por debajo del vestido para nuevamente comenzar a acariciar aquella poco a poco húmeda intimidad, Evelin poco a poco comenzaba a perder el control de su cuerpo aquella pestilente lengua subía de sus pechos hasta su cuello para nuevamente bajar y mordisquear suavemente de aquellos erectos pezones, era un intenso ataque que ya no pudo soportar y recostando su cabeza sobre la ventana comenzó a jadear suavemente pero aun tratando de controlarse… — pa-pare, no si-siga por favooor… dedetengaseee aaahhh… Aquel sonido fue excitante para Ramón quien levantando su rostro y sin dejar de frotarle la panocha la vio con sus ojos entrecerrados media jadeante, aquello era una imagen única, una hermosa jovencita con los pechos al aire y haciendo gestos de placer gracias a sus sucias manos, pudo sentir como de su verga comenzaban a gotear las primeras gotas del liquido pre seminal… — Ayy muñequita rica, me tienes a punto de reventar… la nena no le contestaba, solo se encontraba mordiéndose los labios tratando de evitar gemir fuerte por aquella asquerosa mano que en su panocha la hacían sentir deliciosas sensaciones a su traicionero cuerpo. Aquello ya era desquiciante para Ramón y con la mano que le quedaba libre se abrió el cierre del pantalón sacándose el miembro que se encontraba incomodo en aquel apretado lugar, y tomando a Evelin de la cabeza la hizo agacharse en dirección a su verga, en ese momento Evelin recobro un poco de cordura pudiendo sentir el desagradable olor que emanaba del miembro de Ramón, el olor era para vomitar y para su tortura estaba a unos centímetros de su bello rostro. Vamos -preciosa… chúpamela, cometela toda… es para ti… la nena no estaba dispuesto a cumplir con tal pedido, sentía ganas de vomitar de tan solo imaginarse dentro de su boca aquella apestosa verga… — nooo!!! dedejeme por favor… de-detengaseee… el ebrio y ruin sujeto no estaba dispuesto a quedarse sin las ganas de que la adolescente probara de su verga y con toda su fuerza la inclino mas sintiendo como la punta de su miembro buscaba ingreso por entre los cerrados y carnosos labios. Tanto era su deseo que apretándole una buena porción de su sedoso cabello le hizo abrir la boca presa del dolor, fue allí que la nena sintió como la asquerosa y maloliente verga ingreso dentro de su fresca boca, el sabor que esta tenia era repugnante, ella trataba de sacarse o expulsar de su boca aquella intrusa verga haciendo delirar mas a Ramón al sentir como esta se frotaba dentro de la cavidad bucal y como la lengua le hacía placenteros masajes en su vano intento por expulsarla… — AYYY mamazota siiii… sigue así que lo haces bien ahhhh… Evelin ya no podía mas, el sabor era asqueroso y con mucho esfuerzo logro sacársela de la boca escupiendo al suelo completamente asqueada, Ramón la seguía teniendo del cabello

dominantemente con un rostro de satisfacción… — que rico la chupas… hazlo de nuevo… la nena lo miro al rostro con signos de asco pero con un rostro de desesperación al sentir que la gente que iba en el bus se paraban algunos para bajarse y otros subían para realizar su viaje… — Por fa-favor señor ya noooo, aquí noooo por favor… aquella aclaración fue excitante para el borracho quien entendía que aquella hermosa mujer estaría dispuesta a cumplirle sus deseos pero en un lugar más privado y con una cara de satisfacción la soltó del cabello… Tomándola de la cintura la sentó sobre sus piernas espaldas a él poniéndole la navaja en el cuello y con la otra mano arremetiendo con suaves caricias sobre su deliciosa panocha… -muy bien chamaca… te vas a portar bien conmigo o te arrepentirás… niégate ahora mismo y te rebano el cuello en este instante entendiste… la nena llena de terror asentía con la cabeza ya sin esperanzas de salvarse de este ruin sujeto quien guardando la navaja se dedico a magrearle las tetas desesperadamente mientras que le decía en la oreja que esta noche la haría suya que la iba a llenar de leche y que pasaría la noche más sabrosa de toda su vida. Ramón ya no aguantaba, tener entre sus manos a esa maravillosa y deliciosa colegiala dueña de un cuerpo de diosa era para morirse, sus manos nunca habían tocado una piel tan suave y mucho menos unos pechos juveniles que a pesar de su edad serian la envidia de cualquier mujer adulta y Evelin podía sentir como le llenaba de jugos los dedos del borracho ante tanta caricia, sus pezones estaban parados al máximo sintiendo sobre su cuello y oreja las sucias palabras o intenciones que Ramón le decía que haría. — Esta bien… ya no aguanto zorrita, aquí mismo nos bajamos y nos vamos a un motel, te voy a culear hasta que amanezca mi amor… le dijo el asqueroso borracho acercando su repulsivo rostro y dándole un beso en los labios, dirigió su mano acariciándole la vagina y subiéndole el cierre de la chamarra le oculto los expuestos melones… -ahora si muñeca, tranquilita nos bajaremos y cuidado con hacer algo estúpido porque te rebano el cuello… le dijo con un tono malévolo y despiadado. Evelin quien aun respiraba agitada presa del miedo se paro junto a él y caminando hacia adelante se disponían a bajar del autobús, tenía sus lindas mejillas sonrojadas por los forzados estímulos recibidos, recién se daba cuenta lo que le pasaría, nuevamente a merced de un sucio abusivo y sin nadie que la ayudara, ya se imaginaba con terror en algún hotel barato solo de cuatro paredes y un techo con una sucia cama siendo culeada por aquel horrible hombre que si con ropa se le veía delgadamente enfermizo desnudo debería ser más horrible aun. Sentía la punta de la navaja en su cintura cosa que no le daba valor para pedir ayuda, cuando el bus paro se dio cuenta que estaba a un paradero de su vecindario, Ramón de un ligero empujón la obligo a bajar y cuando eso ocurría un montón de laberintosos chiquillos arremetió en el bus desesperados por subir. Evelin ya fuera del bus pudo ver como aquella manada de chavos se llevaron para adentro a su desesperado acosador, rápidamente pensó que al fin la suerte que ya hace mucho la había abandonado se acordó de ella y comenzó a apurar el paso para escapar de su captor chocando con un robusto sujeto, al levantar su rostro pudo ver que se trataba de uno de los pocos policías que

custodiaban aquellas calles – hey que te pasa chiquilla, ten cuidado por donde vas… la dulce Evelin preocupada por el borracho volteo hacia atrás para ver si aun la seguía, viendo como este se volvió a subir al bus atemorizado al verla con un policía. Ramón no podía creer como se le escapo de sus garras aquel monumento de chiquilla, aun en su borrachera con suma impotencia se lamentaba que aquella horda de escuincles le malograran la mejor noche de sexo que pudo haber tenido en toda su miserable vida… — pinches chamacos de mierda, pero algún día me la volveré a encontrar en este bus… pensaba muy mortificado volviendo a sentarse en los últimos asientos donde descaradamente se masturbo desparramando de su blanco y amarillento semen sobre los asientos. Después de que con sumo alivio vio el bus alejarse de ella sintiéndose librada de aquel asqueroso sujeto y disculpándose con el policía Evelin procedió a caminar con destino a su vecindario, en aquella peligrosas calles la fauna masculina reconocían el sensual caminar del objeto más deseado del barrio, el sueño dorado de muchos, el amor platónico de algunos y la fantasía depravada de todos, cabizbaja iba meditando el suceso pasado en el bus, no entendía como a pesar de que era víctima de un depravado su cuerpo reaccionaba a los estímulos que le daban, ni siquiera prestaba atención a los silbidos y piropos de toda clase que le decían en su sensual trayecto. Tan distraída en sus confusos pensamientos no se dio cuenta que un grupo de muchachos drogados y callejeros se pusieron en su camino – a dónde vas reina tan solita… no quieres acompañarnos al parque a brindar con nosotros… Evelin reaccionando se encontró rodeada por aquellos vagos que con total descaro la miraban de pies a cabeza asintiendo en lo buenota que estaba – por favor, permítanme el paso… pedía algo nerviosa y asustada la nena viendo cómo ni se movían un metro. Tan solo oía las risas y los planes descarados que tenían para ella, eso para la nena ya era demasiado al salir de un problema y entrar en otro y con total indignación grito como nunca lo había hecho… — ¡¡¡ DEJENME EN PAZ!!!! Aquel grito fue tomado con sorna por aquellos vagos que con risas burlonas le empujaban para todos lados aprovechado algunos en tocarle el trasero…– tu vendrás con nosotros preciosa, ya verás cómo te divertirás… Evelin nuevamente sentía que se metía en un problema en el que difícilmente saldría librada cuando en ese momento todos oyeron el estruendoso ruido de un balazo. Era uno de los matones de Don Lucas quien merodeando por aquellas calles se había percatado de lo que sucedía – Haber pendejos dejen pasar a la señorita y pídanle disculpas… al oírle y reconocerle aquellos cholos vagos agacharon la cabeza permitiéndole el paso a una asustada Evelin quien con lentos pasos se alejaba oyendo las disculpas de aquellos fumones pero lo que más le dolió fue escuchar lo último que dijo el matón de don Lucas… -Y recuerden bien pendejos, ella es propiedad de Lucas Guzmán Loera, que no se vuelva a repetir… Aquella aclaración le dolió en el alma, nuevamente era salvada por quien la violo sin compasión, de aquel sujeto que supuestamente con su madre le pusieron los cuernos a su querido padre, realmente odiaba a Lucas, pues le había robado el último reducto de pureza que tenia, aquel que con amor le quiso entregar a su querido Rodrigo pero

más importante para ella había sido mantenérselo intacto para Don Pedro, le asustaba cuando sepa que la perdió. Aquel viejo la tenía en sus manos, tenía pruebas que le arruinarían la vida y su inmaculada reputación y así acongojada se fue en dirección a su casa. Para esos momentos está claro recordar el enojo, impotencia y reproches que le daba el maestro Tulio a un muy desencajado cojo Juan que se preguntaba cómo es que la colegiala había podido salir del cuartucho y lo peor de todo que hasta la cámara se había llevado, habían perdido su oportunidad de tenerla para siempre de esclava sexual… — eres un idiota pinche cojo… le decía muy molesto el profesor Tulio quien era el que más lamentaba lo ocurrido… — pero ya verá esa chiquilla cuando la vea… eran las palabras del impotente y frustrado maestro jurándosela a la pobre e inocente colegiala. Pero para esos momentos muy alejada de aquellos dos viejos Evelin llegaba a su casa pero no por eso sus calamidades acabarían pues en su triste andar llegaba al edificio donde vivía pudiendo escuchar el jolgorio y groserías que venían de la cantina de don Lucas, muy preocupada porque uno de estos viejos saliera rápidamente se adentro subiendo la larga escalera cuando a mitad de esta se encuentra con la obesa figura de Anselmo, la nena se quedo paralizada llena de miedo al ver como este gordo viejo se acercaba hacia ella bajando peldaño a peldaño de la solitaria escalera. La luz que alumbraba aquella desolada zona era lúgubre con olores de humedad y paredes pintadas con grafitis, ella quería retroceder y huir pero el temor era demasiado cuando en eso oye la horrible voz del viejo… — Hola niña preciosa… de dónde vienes tan linda je je… la nena no le respondió, pero con total indignación y molestia quiso proseguir con su camino… — per-permiso por favor… la muy inocente Evelin justo al pasar por su lado le da la espalda sintiendo al instante como este arremetió contra ella aplastándola contra la pared. Cabe resaltar que la nena se sentía aplastada por el enorme peso del obeso sujeto sintiendo sobre sus duras y portentosas nalgas la dura erección de aquel grueso miembro que ya una vez había entrado dentro de ella y sobre su nuca sentía el fuerte aliento a alcohol que despedía el viejo. No tenía fuerzas para librarse, aquel gordo sujeto era demasiado fuerte y pesado tan solo apoyaba sus manos sobre la pared tratando de empujar hacia atrás al viejo logrando solo excitarlo más al extasiado Anselmo. — déjeme, déjeme ir… sueltemeeeee… pedía la desesperada nena sintiendo como Anselmo con una mano le acariciaba las piernas subiéndole el vestido tratando de llegar hacia su deliciosa panocha… — NO!!! No por favor, quíteme las manos nooooo!!!! El gordo viejo solo sonreía emocionado y ansioso de disfrutar de aquella deliciosa y hermosa adolescente… — je je silencio mamazota… o nos escucharan tus vecinos, tu solo déjate disfrutar jejeje… La angustiada colegiala abrió grande sus ojos verdes al darse cuenta donde estaba, en cualquier momento algún vecino o amigo de ella podría encontrarla en aquella situación comprometedora, que vergüenza seria para ella si la vieran con aquel viejo horrible y tontamente dejo de hacer bulla dejando caer sus manos como entregándose a los deseos de aquel viejo obeso… — -humm ya ves ricura… ahora si vas a disfrutar de una verga como tanto te gusta… Ella aun no claudicaba en su lucha por liberarse de las

sucias garras del vejete y respondiéndole en voz baja le pedía que la dejara ir… — de-dejeme por favor señor, no me haga nada… pero Anselmo estaba lejos de hacerle caso, no perdería la oportunidad de comerse a la chiquilla por nada del mundo, había ansiado volverla a tocar desde aquella noche que junto a Lucas abusaron de ella y este era su momento. Nuevamente comenzó a refregarle la verga en las nalgotas de Evelin aplastándola contra la pared en donde sus redondas chichotas también se aplastaban como gelatina soportando la presión de aquel obeso, era un ir y venir de fuertes estocadas sobre sus nalgas solo cubiertas por la delgada y suave tela del pequeño vestido, pensaba con miedo que cuando el viejo se de cuenta de que no llevaba ropa interior seria el comienzo de una nueva pesadilla de sexo no consentido para ella. — Ay mamazota, que rico culo te manejas, siempre supe que eras una putita y que te gusta la verga… decía un excitado Anselmo frotándole la verga, aquel rechoncho miembro que ya soltaba sus primeras gotas de lubricación, en cambio la nena se desesperaba al oírle como este aseguraba que ella era una cualquiera, una putita de callejón hambrienta de sexo, se sentía mal y a su vez lo detestaba por tal aseveración… — NOOO!!! No es cierto… usted es un desgraciado, déjeme ir… el vil y sonriente viejo era indiferente a los reclamos de la colegiala solo disfrutaba de su cuerpo y de la deliciosa fragancia que despedía ella. Con mucha lascivia sus manos comenzaron a acariciarle ambas piernas corriendo el vestido hacia arriba, ella en un acto de defensa le tomo ambas manos en un inútil intento por detenerlo, a lo cual Anselmo dirigió su apestosa boca en el desprotegido cuello comenzando a darle ligeros mordiscos, en ese momento Evelin se estremeció, aquella zona de su cuerpo ya era conocida como el punto de inicio de la entrega de su cuerpo… — nooo por favor!!! Suélteme, déjeme ir… gimoteaba la colegiala sintiendo ligeros escalofríos al sentir esa asquerosa lengua deslizarse desde su cuello hasta el lóbulo de su oreja izquierda. Con mucha angustia tragaba saliva sintiendo como nuevamente la vida la ponía en una situación caliente y con este horrible ser, sus intentos de lucha y por zafarse de las garra de Anselmo eran inútiles claramente sentía como el duro miembro de aquel gordo se metía entre sus nalgas por encima de la delgada tela del vestido y ante la ausencia de su prenda intima era mucho más notoria el sentir de la dura y empalmada verga… — siente mi verga ricura… está loco por meterse dentro de ti, te ha extrañado muchísimo… Anselmo seguía fuera de control con sus incansables embistes, tenía la verga por reventar y sin siquiera haberla penetrado y su lengua aun seguía con el incesante ataque al sensible cuello, a la fuerza quería voltearle el rostro y probar de aquellos carnosos labios pero Evelin aun se resistía, se encontraba algo agitada puesto que aquel viejo le estaba atacando en aquella zona tan sensible para ella, quería luchar contra sus instintos de mujer lujuriosa pero siempre perdía esa batalla, las punteadas que la deba en sus duras nalgas y aquel ataque que sufría en su cuello y oreja eran demasiadas. Evelin no podía resistir mas aquellas sensaciones, ya habían pasado minutos tratando de concentrarse y de tratar de no sentir como aquella rasposa lengua le hacían erizar su tersa piel, sentía que cada vez perdía la lucha contra el placer y la

excitación. En ese momento todo se le junto y aunque no recordaba que le paso en la escuela sabia que por lo irritado de sus pezones y el delicioso escozor que sentía en el ano se habían aprovechado de ella y el tratar de imaginarse quien fue la puso excitada y sumado a la corta experiencia que le hizo pasar aquel borracho en el bus donde también cayo rendida y entregada ante sus lascivos ataques la excitaron, se imaginaba que de no ser por aquellos revoltosos chavos o por el inoportuno policía en estos momentos estaría revolcándose con aquel desgarbado y desagradable sujeto en algún motel de mala muerte o en todo caso estaría en algún solitario parque con aquella horda de drogadictos muchachos que la rodearon en aquella calle, imaginarse siendo tocada por todos ellos y rodeada de tantas vergas la puso aun más caliente. Pero muy en el fondo se preguntaba que le pasaba, porque tenía esos pensamientos tan denigrantes y pecaminosos, solo podía escuchar como de su boca salían unos leves gemidos de placer, muy enajenada en sus pensamientos no se había dado cuenta que Anselmo ya le estaba metiendo unos dedos en su encharcada vagina… — huy putita… andando sin nada dentro je je se ve que vienes de coger con el estúpido de Rodriguito jeje… — por…por favor… no… no sigaaa ahhhh… Anselmo no podía creer como tan rápido ya había calentado a la nena, podía sentir como ya no daba muestras de lucha ante sus acometidas y dándose un respiro la sujeto por la cintura y sin sacarle la otra mano de la panocha retrocedió apoyando su ancha espalda contra la pared, sus dedos seguían introduciéndose dentro de ella sintiendo como ardían al contacto de lo calientes fluidos que ella soltaba, la nena dejo caer su cabecita hacia un lado dándose el gusto de sentir aquella rasposa lengua lamerle el cuello. Al ya notarla rendida Anselmo deslizo el cierre de la chamarra abriéndola por completo y su asombro fue mayor al poderle ver por encima de su hombro como aquellas dos majestuosas chichotas estaban al aire y con el vestido rasgado… — je je me sorprendes zorra… te haces la monjita pero eres tremenda puta, saliendo a la calle de esta manera jejeje… Evelin ya no sentía ofensa al oírle decir aquellas sucias palabras, estaba más concentrada en sentir placer, en desquitarse ese fuego inmenso que tenia por dentro aun si aborrecía al gordo y viejo sujeto. — Ay zorrita eres igual de puta que tu madre jejeje… nuevamente le llegaba a sus odios ofensivas aseveraciones sobre su querida madre, aun en su estado de excitación le molestaba que se refieran así de su progenitora… — nooo!!!! Mi ma-madreee no es una pu-puutaa… reclamaba la colegiala defendiendo el honor de su madre, en cambio Anselmo solo reía siguiendo con sus besos y succiones en el cuello para evitar que se enfrié – jeje ay mamazota si tú supieras las tremendas pajas que me hacia viéndolos fornicar… Evelin sintió un estremecimiento en su vientre al darse cuenta de que este viejo había sido testigo de la traición que su madre le había hecho a su padre. — mementira… us-usteedd mienteee… Anselmo con ambas manos comenzó a amasar aquellas dos montañas de carne que tenia por senos pellizcando con cierta sutileza los endurecidos pezones… pero en ese momento comenzó a sonar su celular, sabía muy bien que era Lucas el que llamaba con insistencia… — Ay putita es verdad lo que te digo, tu madre y el Lucas le

ponía los cuernos al buena gente de tu padre jejeje… hasta un video tengo de una de esas cogidas que se metían… Nuevamente Anselmo la apretó contra la pared en donde sus redondas chichotas se aplastaron contra la fría y sucia pared sin dejar de presionar con su empalmado miembro sobre sus nalgas como recordándole el tamaño y grosor que este tenía… — jeje muy bien zorrita, me tengo que ir, pero si quieres ver como tu mama y el Lucas cogían como animales tu avísame jeje… claro que antes tendrás que portarte muy bien conmigo y entregarte como la putita que eres, jejeje espero pronto que te decidas… y diciendo esto último el obeso sujeto se dirigió con prisa ante el llamado de Lucas dándole una fuerte palmada en las nalgas que se pudo haber oído en todo el edificio dejando a una extasiada y confundida Evelin apoyada contra la pared. Veía con la respiración agitada como aquel repugnante y adiposo viejo se iba riéndose con la seguridad de que ella accedería a sus asquerosas intenciones y cerrándose la chamarra se dirigió a su hogar rápidamente temerosa de que en tan sola corta distancia pueda ser víctima nuevamente de algún aprovechador. Ya una vez en la seguridad de su habitación se miraba en el espejo, por suerte no había nadie al otro lado viéndola, quitándose la ajena chamarra pudo ver como sus pechos quedaron al aire por el rasgado que le dio aquel asqueroso borracho, pudo notar algunas marcas de mordidas y la ligera humedad que le dieron, se quito el vestido arrojándolo al piso observando las perfectas y esculturales curvas de su cuerpo, pensaba con cólera como había reaccionado ante los toqueteos, primero con aquel asqueroso borracho en el bus, luego estaban aquellos vagos que la tocaron a empujones y por ultimo don Anselmo. Eso es lo que más le molestaba y mas al saber que este tenía pruebas comprometedoras de su madre, pero no se creía capaz de acceder al chantaje de este, por nada del mundo se entregaría a ese viejo que tanto odiaba, apretaba los puños muy molesta solo de pensar como la toco, todo esto sin dejar de mirarse al espejo impotente de poder detener las sucias intenciones que siempre tienen con ella, las marcas en su cuerpo eran una tortura para ella lo que la animo a darse nuevamente una ducha bien fría. Rato después ya se encontraba sentada en su cama tan solo con una pequeña pantaloneta que se le ajustaba perfectamente y una pequeña playera que usaba para dormir, asimilando todo lo vivido en el día, como unos flashazos se le venía a la mente los últimos momentos antes de perder la razón, recordaba como tontamente se confió de Victor y bebió de cierta bebida que le ofreció y también como luego se encontraba desnuda en la ducha con Verónica, pensaba en lo buena que fue al ayudarla. Sus labios esbozaron una pequeña sonrisa al recordar como el padre de Verónica le beso la mano con tal cordial saludo a pesar que era un tipo vulgar y alcohólico le pareció agradable aun si este tipo le toco sus nalgas pero a su vez sentía lastima por como trataba a su propia hija, pensaba que ella no era la única que sufría en la vida pero soñando con que alguna vez sería una profesional y se llevaría de aquel peligroso y pobre vecindario a su madre y porque no ayudar también a la pobre Verónica de quien pensaba en estos momentos estaría sufriendo de los insultos y acosos de su padre no sabiendo que para

esos momentos Verónica se encontraba encerrada en su habitación con las piernas abiertas acariciándose la vagina muy agitada viendo una y otra vez el video en donde el cojo se la había follado toda la tarde. Evelin estaba a punto de dormirse cuando suena su celular… — -si… diga… — Hola Evi… soy Emilio, te llamaba para recordarte que mañana almorzamos juntos… la nena no pudo evitar un suspiro a su vez sorprendida por aquella llamada, con todo el ajetreo del día se había olvidado que tenía que salir con Don Emilio, el padre de su mejor amiga… — EH!! Si Don Emilio, mañana estaré con usted… Emilio no pudo evitar sobarse el miembro al escuchar esa dulce voz asegurarle que mañana estaría con el… — Muy bien Evi… yo te llamo mañana para recogerte, que duermas bien… — igualmente Don Emilio… buenas noches… Evelin estaba emocionada aquella llamada le había alegrado el día, se recostó en su cama pensando en su salida con aquel hombre maduro, pero también pensaba si estaba bien lo que hacía, aquel señor era el padre de Claudia, su mejor amiga, no podía hacerle eso; aunque también se decía que no tenía nada de malo, don Emilio solo quería conversar acerca de su hija, sería solo una salida tranquila, sus ojitos ya se les cerraban cuando oye de nuevo el timbre de su celular. Emocionada pensando que sería nuevamente Don Emilio cogió su celular viendo que se trataba de Rodrigo. — Alo… mi amor como estas… la nena se sintió mal, su querido novio la llamaba con tanto amor y ella pensando en otro, no podía ser tan mala pensaba… — EH si Rodri… ya estaba por dormirme… — mi amor… te invito a almorzar mañana en mi casa…aquella invitación no le cayó bien a Evelin porque a esas horas tendría que salir con Don Emilio, tendría que buscar la manera de no aceptar la invitación… — Ay Rodrigo… no creo que pueda, tal vez el domingo si… del otro lado del teléfono Rodrigo le comunicaba a su malvado padrastro que su bella novia no podría a lo cual este le quito el teléfono siendo el mismo quien ofrecería la invitación. -Hola Evelin, te esperamos mañana en nuestro humilde hogar… la nena se sorprendió al oír la ronca voz del padrastro… — Como esta Don Severiano… pero la verdad ya le dije a Rodrigo que no se si mi madre me dará permiso… — Bueno en ese caso yo mismo iré para hablar con tu mama y asunto arreglado… Evelin se puso nerviosa, de ninguna manera podía permitir que aquel viejo viniese a su casa porque supuestamente su madre no sabía de su relación amorosa con el chico de la farmacia como conocían al buen Rodrigo… — MMMM no don Severiano no se moleste, de todas maneras estaré presente en su casa mañana… — muy bien preciosa, te esperamos… Evelin arrojo el celular muy incómoda pensando que haría ahora para poder verse con don Emilio, estaba muy molesta con Rodrigo por haberle pasado el móvil a su padrastro, ella quería salir y distraerse con alguien que le de seguridad y esa persona era Don Emilio se puso a pensar que excusa podría inventar para irse temprano de la casa de Rodrigo cuando nuevamente suena el celular, muy molesta lo coge pensando que si es Rodrigo le increparía por haberle hecho eso pero al contestar oyó la aguardentosa voz de don Pedro… — Como está la putita más sabrosa que me he comido… extrañando a su macho jejeje… la nena se puso nerviosa al oírle, sentía miedo pero a su vez comenzó a nacer desde sus entrañas una sensación de

emocional excitación. — Don Pedro… co-como esta… — aquí pues trabajando, buscando algún momento para darme una escapada y culearte como te mereces jejeje… la nena no entendía lo que le sucedía, sentía un sentimiento de odio hacia aquel sujeto mezclado con temor pero a su vez su cuerpo reaccionaba excitada reconociendo la voz de aquel vejete que bajo el chantaje la había dominado, los pezones se habían endurecido y sentía un estremecimiento en su esfínter, Don Emilio, Rodrigo y todo lo sucedido en el día habían desaparecido… — No sabes las ganas que tengo de tenerte en mis manos, aquí todas las putas no se igualan a ti, todos los días me pajeo pensando en cómo te cogí en la feria… Evelin se puso a recordar como aquel día en la feria termino subyugada bajo el poder de ese viejo dominante entregándose y gozando como nunca lo había hecho con nadie, aun se preguntaba si es que no hubiese aparecido Claudia y el maestro Tulio que hubiese pasado, tal vez su virginidad hubiese sido para la verga de don Pedro aquel miembro sin duda había sido la mejor que hasta ahora había visto y probado en todas sus dimensiones pero sin la satisfacción de haberla visto eyacular ninguna vez o de haber probado de de ese elixir… — que pasa putita… te comieron la lengua los ratones jejeje… — NO!! Don Pedro, dígame para que me llama… — PARA QUE!!! Para hablar con mi mujer… con mi putita jejeje… la nena solo pudo gesticular un sonido de queja ante lo que le decía… — ACASO ME EQUIVOCO!!!… le recrimino el vejete de manera airada asustando a Evelin… — eh!!! Nooo don Pedro, no se equivoca… — jeje entonces dime que eres… la nena apretando un puño llena de pena, impotencia y excitación cayó en el juego del vejete… — so-soy su mu-mujer don Pedro… — jeje asi me gusta putita, que obedezcas a tu marido jejeje… Evelin seguía tan solo oyendo lo que el vejete le decía…– muy bien putita quiero que te desnudes ahora… — Que!!!… – lo que oíste, desnúdate rápido!!!! Evelin como una autómata se quito la playera y deslizo la pequeña pantaloneta quedando completamente desnuda sobre su lecho… -ya don Pedro… — jeje no te creo así que tomate una foto y envíamela a mi número y rápido… la nena quiso reclamar — pe-pero no le miento… -mándamela rápido!!!! Cuando Evelin escuchaba la airada voz del vejete terminaba por aceptar lo que le pedía y tomándose la foto se la envió a su verdugo llena de vergüenza. Don Pedro de tan solo verla casi eyacula… -muy bien putita, así me gusta, veo que sigues tan hermosa como siempre, la nena más bella de todo el DF… a pesar de lo bochornoso y humillante del momento de su rostro nació una leve sonrisa ante el halago del vejete… -me lleva la chingada chamaca, mejor no me hubieses mandado la foto, ahora te deseo mas, quiero morderte esas chichotas y esas nalgotas que tienes… la nena seguía contrariada escuchándolo viniéndole como flashazos los recuerdos vividos en la Feria y la última vez que estuvo con él en aquella confortable cama en donde se encontraba. Se le calentaba la panocha recordando como el vejete la sodomizo en su propia cama y ella solo gozaba de la fricción de aquel grueso miembro dentro de su ano, esa misma noche Don Pedro la hubiese desvirgado de no ser por la abrupta interrupción de Don Lucas… en ese instante se lleno de un angustiante miedo al recordar que por culpa de ese viejo ya no conservo su virginidad para don Pedro, no

quería ni imaginarse la reacción que este tendría cuando se enterara. -Muy bien putita me despido y sigue manteniéndote tan buena como siempre… fue lo último que dijo don Pedro antes de colgar el teléfono dejando algo inquieta a nuestra querida Evelin, en ese momento sentía que algo le faltaba, una sensación de angustia por el placer carnal que no había tenido jamás nuevamente se recostó en su cama recordando como aquel día en la Feria conoció o mejor dicho cayó en las garras de don Pedro, tenia juntas sus torneadas piernas tratando de apretarse su deliciosa intimidad a la vez que sus pies acariciaban en un suave y delicado camino las blancas sabanas de su cama. Se mordía los labios y la almohada presa del deseo y las ansias de sexo que su cuerpo le pedía pensando como desfogar o satisfacerse, entendía muy bien que tan solo tocándose no sería suficiente pero quien!!! pensaba la nena, quien seria aquella persona con la cual podría saciar aquel improviso apetito sexual que arraigaba su cuerpo, todo era culpa de don Pedro por calentarla y ni siquiera se encontraba cerca para coger con el… rápidamente con vergüenza pensaba como era posible que tuviera esos pensamientos pero el calor de su cuerpo era incontrolable. A su mente la única persona a la cual le daría su consentimiento era Rodrigo pero estaba molesta con él a su vez que no sentía mucho deseo carnal por su novio, la otra persona que con horror era el más cercano en saciar sus deseos era Anselmo, pero ella lo odiaba al igual que a don Lucas y por mas que le haya ofrecido pruebas de la infidelidad de su madre preferiría mil veces salir y buscar a aquel borracho que quiso abusar de ella en el bus. Su excitación era tal que comenzó a frotarse su caliente panochita cogió su cámara y comenzó a tomarse fotos así desnuda como se encontraba y en su delirio pensaba que estoy haciendo, porque me comporto de esta manera… sin dejar de sentirse caliente continuo con su improvisada sesión de fotografía, la nena no se reconocía y mordiéndose los labios cambio la cámara a modo de grabación de video dispuesta a grabarse desnuda, la morbosidad que tenia era incontenible pero no había grabado ni 20 segundos cuando la cámara se apaga. Al revisarla pudo ver que el celular decía, memoria llena… la nena algo confusa no se explicaba porque estaba llena, no recordaba haberla usado así que se dispuso a verificar que había, cuando encontró el archivo que ocupaba tanto espacio la encendió de inmediato… al reproducirse el video Evelin casi se desmaya, no podía creer lo que veía… era ella en la feria gimiendo con locura podía ver en su rostro un rictus de placer que ella misma no se la creía, con la mano en la boca veía estupefacta y avergonzada como disfrutaba de aquella supuesta violación de la que fue víctima. Estuvo a punto de borrarla cuando el video hace un movimiento enfocando el horrible y sádico rostro de Don Pedro, el video hizo un plano más extenso de la situación y se pudo ver como tan solo con sus botas negras se encontraba postrada sobre aquella improvisada mesa de madera siendo follada con violencia por aquel sucio vejete, muy alejado de ellos distinguía dos personas observando la escena, muy a su pesar comenzó a excitarse dirigiendo su mano que instantes atrás tapaba su boca hacia su húmeda vagina oyendo el celular… –- Vamos putita dime quien es tu macho, quien es dueño de tu cuerpo…… –-Uuusteed uussteed

es miii maaachooo, ahhh ahhh…… –-Ussteed ess mii duueeñooo ahhh ayyy ……… –-Humm mi putita así me gusta…… dime que eres ahora de mi……… –-Ahhh ahhh suuu mujer, soy suu muujerr ahhh ahhh …… –-Ahora me perteneces muñeca y no te dejare nunca……… –-Serás mi puta para siempre…… Fue lo último que oyó la nena antes de explotar en un intenso orgasmo cayendo rendida sobre la cama muy agitada y casi de golpe se quedo dormida… pero ni en lo más profundos de su sueños su cuerpo la dejaba tranquila, se encontraba sobre su cama ante las miradas de don Lucas y Anselmo quienes desnudos y con los miembros al aire la miraban sonrientes – hola preciosa… aquí estamos para tranquilizar tus ganas de verga jejeje… muy a pesar de que era un sueño ella se negaba pero sin controlar los deseos que tenia de sexo, soportaba estoicamente las ansias de meterse en sus labios aquellas dos barras de carne que coquetas se balanceaban invitándola a probarlas. — no quieres verga… o acaso prefieres la de ese asqueroso… le dijo don Lucas apareciendo a los pies de su cama la enfermiza figura de Ramón, el borracho del bus con una considerable verga semitieza apuntando hacia ella… — prefieres la de el!!! Le decía burlonamente y sonriente enseñándole la suya el ruin don Lucas… la nena lo odiaba y con toda esa furia contenida y ansiosa de sexo gateo hasta donde se encontraba Ramón tomándole la verga desde la base y dándole ligeros lametones para terminar de engullirse una parte de aquella ya erecta verga sin dejar de mirar a retadoramente a los ojos a don Lucas en una actitud de sensual burla. Sentía como Ramón le acariciaba su espalda con esa sucia y callosa mano sintiendo deliciosos escalofríos de placer… -te gusta verdad puta… prefieres a ese vago asqueroso que a mi… le decía molesto aquel viejo que ella tanto odiaba sin dejar de mamar aquella larguirucha verga que satisfacían en algo la enorme ansia de placer que quería… — vas a dejar que ese inmundo te coja en vez de a mi quien te desvirgo la panocha… le seguía diciendo burlonamente hiriéndola profundamente. La nena dejo de chupar aquella verga echándose en su cama abriendo sus piernas para recibir al instante a aquel sujeto que con lascivia y amenazas la había tocado en el bus… pero mil veces prefería a aquel sujeto a que Lucas y Anselmo la vuelvan a tocar… — ahh ayyy siiii siii ahhh… fueron los gemidos de la nena al sentir como aquella verga entraba hasta donde podía de su caliente panocha lo abrazo por la nuca apretándose con el y abrazándolo con sus torneadas piernas tratando de sentir más profundo las embestidas que le daba, sin dejar de mirar con ojos excitados a aquello dos maleantes que aun sonrientes la miraban masturbándose… Sentía su cuerpo húmedo de sudor de ella y de su amante que caían sobre ella, Ramón ya no podía mas poniéndose de rodillas comenzó a masturbarse y desparramando una increíble descarga de semen sobre su vientre y tetas bañándolas por completo, la nena solo se mordía los labios presa del orgasmo que había tenido viendo como de las vergas de don Lucas y Anselmo también la manchaban de intensas descargas de semen sobre su cara y cabellos burlándose de ella. Pasaron las horas y ya era de día la nena aun en su tibio despertar oía que tocaban su puerta despertándose asustada y completamente sudada, se dio cuenta que

estaba desnuda y rápidamente se puso la pantaloneta y la playera acercándose para ver quien tocaba, afortunadamente para ella la que tocaba era su madre quien llegaba como siempre los fines de semana. Recibiéndola con un fuerte abrazo se dispusieron a desayunar conversando entre ellas todo lo que habían hecho entre semana, claro está que la nena no contaba de lo que era víctima y en esa habitual convivencia entre madre e hija la mañana comenzó a pasar rápidamente estando un poco nerviosa por la cita que tendría con el padre de Claudia, así que se lo conto a su madre quien algo preocupada se sorprendió de que su hija saliera con el padre de su mejor amiga… — Ay mami no es lo que te imaginas Don Emilio solo quiere hablar de Claudia y quien más que yo que la conozco tan bien… le decía inocente la nena quien no sabía de las verdaderas intenciones de don Emilio a lo que su madre entendió ya que su hija no le daba motivos para hacerla pensar mal. Rápidamente la nena se dio un baño y maquillándose tenuemente se puso un ajustado top escotado color melón y un ajustado pantalón blanco con sus botas negras, se veía espectacular, como una hermosa modelo y despidiéndose de su mama salía de su casa en dirección al centro comercial en donde se encontraría con don Emilio, no había caminado mucho cuando se encuentra con Rodrigo quien la abraza efusivamente… — Hola preciosa… lista para irnos… Evelin no supo qué hacer, se había olvidado que tenía que ir a almorzar con la familia de Rodrigo… –Ay hola Rodri… le dijo dándole un tierno beso en los labios… -mi amor no podre ir… tengo un asunto urgente que atender… le dijo mintiéndole con dolor al buen muchacho. Rodrigo muy comprensivo entendía las razones de su hermosa novia pero poniendo una cara de completa tristeza y decepción lo que hiso sentir mal a la nena quien tomándolo del rostro le dio otro tierno beso… — mi amor en la noche vienes y conversamos en la azotea… Rodrigo puso una cara de alegría y devolviéndole el beso la dejo ir contento pues solo esperaría hasta la noche para pasarla románticamente con ella, pero a una cierta distancia su malvado padrastro observaba como la hermosa palomita se iba en otra dirección que no era su casa… — pinche muchacho estúpido, nada puede hacer bien… se decía muy malhumorado decidido a seguir a la colegiala hacia su tino. Ni bien subió al bus Don Severiano paro un taxi ordenando seguir al bus ante un curioso taxista que dudaba en hacerlo… — Estoy siguiendo a mi hija… usted solo haga su trabajo… le dijo enojado al taxista quien muy lentamente siguió al bus, Evelin bajo justo en la estación que daba hacia el muy concurrido centro comercial, el viejo también a una distancia prudencial bajo del taxi siguiendo a la nena quien inocente no imaginaba que era espiada, para ese momento Don Emilio ya podía distinguir la hermosa figura de la colegiala vestida muy sexy haciendo que las miradas de los hombres que transitaban por el lugar voltearan a verla excitados, enamorados y embobados ante tremendo monumento de mujer. Los dos se saludaron cordialmente dirigiéndose hacia uno de los restaurantes, para esto don Severiano miraba muy molesto y curioso que la hembra que tanto deseaba se encontraba con un tipo maduro y apuesto en vez de asistir al

almuerzo que con mucho trabajo había preparado, en cambio Evelin conversaba muy amenamente con don Emilio contándole cosas de Claudia que de por si la mayoría eran mentiras ya que no sería capaz de decirle que su querida hija era una tremenda putita que se acostaba con quien se le diese la gana. La conversación termino entorno a Claudia y Don Emilio comenzó a preguntarle a la nena cosas de su vida, sus intereses, sus metas, sus gustos, contestándole ella muy alegremente, siempre riéndose de las cosas graciosas que el maduro hombre le preguntaba o respondía, era la primera vez que se sentía segura con alguien, pero se sonrojaba cuando Don Emilio le decía uno que otro halago poniendo esa carita de niña mimada que a muchos enternecía pero a los que querían cogérsela los excitaba y Don Emilio no era la excepción, pues bajo su piel de oveja pensaba en esos sonrientes y carnosos labios envolviendo su miembro en un delicioso sube y baja. La veía tan tierna e inocente pensando que con ella haría lo que le diese la gana y pagando la cuenta la invito a caminar por el centro viendo las tantas galerías de ropa que habían, su idea era impresionarla o darle regalos, sabiendo de su condición humilde pensaba que con eso podría conquistarla o que se muestre interesada mas en el, pero la nena muy cortésmente rechazaba tales ofrecimientos, pero no por eso dejaba de estar atraída por Emilio que en ningún momento dejaba de halagar su tierna belleza diciendo que cuanto le gustaría ser un chiquillo de nuevo y conocer a alguien tan hermosa como ella haciendo que Evelin sonría tímidamente muy apenada pero a su vez emocionada, todo esto siendo visto por don Severiano que con ojos envidiosos y furiosos tomaba fotos sin que ellos de diesen cuenta. Así paso la tarde y Don Emilio dejaba en su casa a la nena… — Hasta luego don Emilio… le decía al empalmado maduro – mmm te puedo recoger a la salida de tu escuela… para conversar de nuevo… la nena no pudo evitar por dentro la emoción de que aquel apuesto señor quería volverla a ver… — ehhh siii… claro… — bueno hasta mañana… le dijo Emilio hiéndose en el acto, dejando a una emocionada y suspirante Evelin quien rápidamente pensó en que es lo que le pasaba, Don Emilio era un hombre casado, padre de su mejor amiga, y no podía seguir pensando en una relación con el, ella tenía novio al cual quería mucho y en ese preciso instante se apareció Rodrigo. La nena al verlo rápidamente lo abrazo fuerte dándole un tierno beso apoyando su rostro en uno de los hombros del chico tratando de olvidar sus ideas para con Don Emilio, el chico la abrazo de la cintura muy emocionado por el efusivo saludo de su hermosa diosa, Evelin lo tomo de la mano y lo llevo dentro del edificio diciéndole que lo espere en la azotea donde minutos después paso momentos de tranquilidad abrazado de Rodrigo conversando amenamente entre besos y besos tiernos siendo abruptamente interrumpidos… — Como está la parejita jejeje… la nena se asusto al oír la voz de don Lucas quien en compañía de Anselmo llegaron con una botella de tequila con sus sonrisas burlonas… — como esta Don Lucas… don Anselmo como esta… fue el saludo de Rodrigo quien parándose con todo respeto les extendió la mano saludándolos cortésmente… — Aquí pues muchacho, festejando la vida jejeje no deseas una copita… le ofreció don Lucas a Rodrigo con la intención de

emborracharlo y aprovecharse de Evelin, la nena muy nerviosa y llena de miedo tomo del brazo a Rodrigo jalándolo junto a ella… — Ehh la verdad no don Lucas, será en otra oportunidad… dijo el muchacho muy nervioso mirando una y otra vez a una seria Evelin. — je je je ah ya veo, nuestra nena te tiene dominado jejeje… Rodrigo asintió un poco apenado ante la burla de don Lucas… — eh pues un poco, además no quiero enfadar a mi novia… los dos viejos miraban sonrientes a la pareja y sobre todo a Evelin quien con miedo y odio a su vez miraba a ambos viejos, podía notar la burla y soberbia con que don Lucas la miraba como sabiéndose dueño de ella, armándose de valor tomo del rostro a Rodrigo propinándole un apasionado beso que hizo sentir celos y envidia a los vejetes… — Así es, mi novio me hace caso porque lo amo… y diciendo esto último tomo de la mano a Rodrigo abriéndose paso entre ellos pero aun temblando de miedo por si aquellos viejos se atrevían a hacerle daño. Afortunadamente nada paso y Evelin se fue a su cuarto despidiéndose de Rodrigo, pero en la azotea Anselmo reclamaba a don Lucas porque permitió que la nena se fuera… -déjala gordo, que se crea segura de si misma, así me gustara mas cuando me la vuelva a coger jejeje… prosiguiendo con su borrachera comenzaron a planear como abordar nuevamente a la nena… — oye Lucas… ya que no me dejas cogerme a Evelin ni a la rubia Janitzi… porque no me dejas cogerme a Pilarcita… una sonrisa maquiavélica nació del rostro de don Lucas, a su mente regresaban los recuerdos de aquellas cogidas que se metían… — no sería mala idea… me cojo a la madre y a la hija jejeje… — que chingon eres Lucas, el pobre Julian se revolcara en su tumba con eso jejeje… — así es Anselmo… cornudo hasta desde la tumba jajajaja… reían burlándose de la memoria del padre de Evelin. Con esos aconteceres de la vida Evelin paso el fin de semana tranquila, el día domingo salió con Rodrigo al centro comercial en donde su querido novio no pudo ofrecerle todo lo que Don Emilio si pudo, recordaba como el día anterior aquel apuesto maduro la invito a almorzar después hasta le ofreció comprarle cosas aunque no acepto pero si unos helados, pero comparado con Rodrigo quien por sus gastos hogareños no le alcanzaba más que para los boletos del cine… -discúlpame Evelin, aun no me han pagado… decía muy apenado Rodrigo al no poder satisfacer los gustos de su novia… — descuida bebe, yo invito esta vez… le dijo la nena muy comprensiva y cariñosa sacando dinero de su bolso haciendo sentir más apenado a su novio. Evelin paso la siguiente semana más tranquila de su vida no evitaba que la piropearan de todas las maneras posibles pero al menos nadie se había atrevido a forzarla, el profesor Tulio y el cojo Juan no la acosaban porque pensaban que tenía aquel video en donde se comprobaba que la habían drogado y violado y temiendo que los denunciara solo la veían muy contrariados como ella seguía actuando con su habitual manera natural de comportamiento escolar, el que si se fue en balde fue Victor quien buscaba de todas formas conversar con ella siendo enviado al diablo por ella amenazándolo con contarle al director. La nena se sentía libre de acosos, muy segura y mucho más cuando en toda esa semana Don Emilio la recogía a la salida de la escuela, el comportamiento de aquel hombre maduro la tenía encandilada,

sin querer se estaba enamorando del padre de su mejor amiga, ya era común que sus miradas se cruzaran quedándose congelados como esperando que alguien de el primer paso, pero siempre acababan sonriendo mirando hacia otro lado, don Emilio sonreía por dentro pues ya se sabía ganador de ese monumento de hembra. Fue un día en la mañana en que Evelin se sentía intranquila, pensando en lo que le pasaba, su corazón latía a mil por don Emilio, no tenía ni el más remoto pensamiento de Rodrigo, en ese momento recibió un mensaje de texto en su celular, era de don Emilio diciéndole que se encontraba solo y triste… la nena no dejaba de sentirse emocionada, se encontraba sentada en su cama… que hago, que hago se decía y con la emocional respiración que tenia se paro abriendo su ropero buscando la ropa más sexy que tenia, pensando a su vez que hacía, no podía creer que se animaba a ir a casa de don Emilio. Minutos después ya se encontraba camino a su destino vestida con unos apretados jeans y un escotado top blanco, el ruido que producían sus pequeñas botas de taco eran escuchados por la fauna masculina del vecindario… estoy loca… estoy loca se decía la inquieta nena sin ánimos de dar un paso atrás, pensaba en Claudia su querida amiga, como le iba hacer eso, pero a su vez recordaba sus palabras, que aprovechara su juventud y belleza y que se entregara a los deseos de quienes la desean y en este caso era su padre la que la deseaba en un sentimiento reciproco. Don Emilio abría la puerta estupefacto y sorprendido al ver a tan dulce belleza adolescente que había venido a verlo, rápidamente la invito a pasar llevándola a la cocina con la mirada puesta en el sensual andar de sus caderas y duras nalgas, fueron unos cortos momentos de platica en donde la nena no sabía cómo explicar el porqué de su visita y sin miramientos y con la experiencia del galán maduro se acerco a ella quien lo miraba impávida y nerviosa, la tomo de la cintura acercando su rostro a la de ella, la nena solo cerro sus ojos esperando valga la redundancia muy nerviosa el contacto de sus labios. Aquel fue el beso más limpio que pudo tener, atrás quedaron los apasionados besos que se tuvo que dar con los horribles viejos de los cuales fue víctima, esta vez eran consentidos con un hombre limpio y el cual le gustaba mucho no tenían aliento desagradable como sus abusadores, las manos de don Emilio muy sutilmente bajaban de la cintura muy cerca de las portentosas nalgas que se ajustaban al jean, Evelin no dio muestras de rechazo sentía que aquel hombre podía hacer con ella lo que quisiese, no le negaría nada. El beso ya se había vuelto muy apasionado sintiendo como esas esponjosas y juveniles tetas se aplastaban contra su fornido pecho… -ay chiquita linda te amo… le dijo a la nena volviéndola a besar, la nena suspiraba mas ante esas palabras, ya no escuchaba los insultos despectivos o los calificativos de perra, puta o zorra que tantas veces le habían dicho y tomándolo de la nuca lo abrazo disfrutando gustosa de aquel romántico ósculo, la pareja seguía en su apasionada entrega no dándose cuenta que la puerta principal se abría muy sutilmente. Aquella persona que entraba se extrañaba que no se encontrara nadie, muy lentamente comenzó a dirigirse hacia la cocina donde creía oír un ápice de ruido, cada vez se le hacían más claros los sonidos guturales de quienes se están enfrascando en un

tremendo intercambio de salivas, ligeramente y sin hacer ruido observo por un lado de la puerta quienes eran… Claudia abrió muy grande sus ojos al ver que su respetable padre quien siempre se habría creído un dechado de las buenas costumbres y la responsabilidad se encontraba engañando a su madre con una chiquilla y no cualquiera, estaba con su mejor amiga, la inocente, mojigata y educada Evelin… — maldita perra, se ve que se tomo en serio mis consejos… se decía Claudia aguantándose la risa por ver a su mejor amiga con su padre… — Ay chiquita linda, que bueno que me atreví a buscarte, soy el hombre más feliz del mundo… le decía a una muy sonrojada Evelin, quien cavilaba en lo que sucedía… — noo… esto está mal, no puedo hacerle esto a Claudia y a su esposa, no podemos… le decía muy avergonzada siendo esto escuchado por Claudia quien por lo menos no sentía rencor por la nena… — al diablo con ellas preciosa, solo estamos tu y yo… quiero vivir contigo, irme lejos contigo, me harías el hombre más feliz del mundo… le decía mintiéndole y tratando de ilusionarla tan solo con el afán de encamársela en ese momento. Aquello no le gusto a Claudia, entendía muy bien que la estaba engañando, ella era muy experta en estos menesteres y sabía muy bien las únicas intenciones de su padre, don Emilio nuevamente arremetió contra la nena besándola compasiblemente sin ser rechazado, al parecer sus palabras habían funcionado con ella quien pensaba que con él, estaría a salvo de don Lucas, Anselmo y de tantos depravados que la acosaban nuevamente se entrego a ese cálido beso el cual sentía estaba llena de amor a pesar que ahora sentía como se apoderaba de sus duras nalgas… Claudia quien recordaba que su madre estaba estacionando el auto y conversando con una vecina se dispuso a interrumpir aquel íntimo romántico momento… — que está pasando aquí!!!! Dijo arremetiendo con bravura ante la sorprendida pareja… — Claclaudia!!!… fue la reacción de la nena al ver que su mejor amiga la encontraba en indecorosa situación y con su padre, don Emilio no sabía que hacer, no tenia manera de explicarle a su hija lo sucedido solo le quedo lavarse las manos presa de la desesperación… — Hija!!! No es lo que crees… fue ella quien me busco, yo sería incapaz de engañar a tu madre… dijo como un cobarde sorprendiendo a la nena quien abría la boca muy indignada con los ojos llorosos… — e-eso no es cierto… Evelin se quería morir aquella imagen del hombre perfecto y caballero que tenia de don Emilio se destruyo instantáneamente, era un cobarde y mentiroso era peor que aquellos viejos que se habían aprovechado de ella, don Emilio no la miraba a la cara tan solo esperaba cual sería la reacción de su Claudia, fue Evelin quien con lagrimas se dispuso huir de aquel lugar siendo detenida por Claudia…– Evelin… espérame en mi recamara… — no!!!, quiero irme de aquí… dijo llorosa la nena… — te digo que me esperes en mi cuarto… le contesto alzándole la voz a lo cual le nena se dirigió en el acto. — Hija tienes que creerme, yo no quise que esto pasara, fue ella quien se me insinuó… dijo desesperado y preocupado don Emilio tratando de convencer a su hija de que él era inocente o una víctima… — eres un cobarde papa… como puedes hacerle esto a mi amiga, a mi no me engañas, ella no pudo estar aquí si no fuese porque tú la buscaste… don Emilio no sabía que

contestarle, lo único que quería es que su esposa no se entere de aquel desliz, — hija… no se que decir… le contesto apenado y sumiso a la inquisitoria mirada de Claudia… — vete Papa, mi madre… tu es-po-sa, está afuera… llévatela a pasear… Don Emilio rápidamente salió en busca de su esposa dejando a una sonriente pero a su vez molesta hija, Claudia pensaba por dentro que gracias a esta situación había ganado poder en su familia, antes de aquello su padre estaba decepcionada de ella y sus privilegios se habían terminado pero ahora las cosas cambiaban a su favor… en su recamara Evelin se encontraba llorando, decepcionada y sintiéndose la más tonta del mundo al pensar que Emilio la estaba tomando en serio y se sentía peor al haber sido sorprendida por su mejor amiga, aquella que tantas veces la había ayudado y defendido. Claudia entro a su recamara encontrando a una llorosa nena quien le rogaba perdón y que no sabía que le paso, diciéndole también que jamás sabría de ella, que sentía asco y vergüenza de sí misma, Claudia miraba seriamente a la nena viendo como le rogaba perdón y estirando su mano la llamo con una linda sonrisa, la nena se fue contra ella abrazándose las dos en un efusivo abrazo… -tranquila Evi… claro que te perdono pinche loca… le decía alegremente Claudia quien no guardaba ningún rencor a su amiga… — ya no llores amiga, no tienes la culpa, caíste en las mentiras del pendejo de mi padre… las dos nenas caminaron abrazadas cayendo ambas sobre la cama sin dejar de abrazarse, Claudia le daba besos en la cabeza tratando de calmar a una avergonzada Evelin… Así como estaban se quedaron varios minutos conversando cara a cara sintiendo sus propios deliciosos alientos, la nena ya más calmada bajo su mirada hacia el vientre de su amiga acariciándola… -y dime será hombrecito… Claudia sonrió mirando como la nena le frotaba su vientre… – no será nada amiga… tuve un problema y lo perdí prematuramente… Claudia le explico como por problemas de su inmaduro útero había perdido aquel ser que se formaba en ella… — Ay amiga que pena… yo solo esperaba que no se pareciera al señor Juan… Claudia arrugo la frente con una sonrisa chistosa… — te refieres al cojo… jajaja no!!!, como crees amiga, yo preñada por ese viejo… Claudia le explico que el hijo que esperaba era de su ex novio quien al enterarse no quiso saber de ella. — Ay Evi… soy loca pero no para tanto jajaja, pero debo reconocer que ese cojo sabe follar… deberías probarlo jajaja… Evelin se sonrojo apenada, si supiese su amiga que aquel viejo ya la había culeado a su antojo y así abrazadas se quedaron conversando un buen rato… — bueno Clau… tengo que irme, hoy hay escuela…. — ah si amiga, ya estaré pronto por allí y que se preparen los chicos que vengo más caliente que nunca…… Evelin le sonrió muy coquetamente… — Ay Clau… no cambias, te extrañe mucho… — jaja si se nota… siempre tengo que cuidarte… eres como una hija para mi… Así fue que la nena se retiro a su casa y a pesar que se encontraba tranquila se sentía la mujer más estúpida del mundo… se sentía decepcionada por aquel hombre, dándose cuenta que de ella solo buscaba su cuerpo, solo tenía ganas de encamarse con ella, era peor que todos los viejos que abusaron de ella pues al menos aquellos desgraciados eran sinceros en sus intenciones pero don Emilio fue un vil mentiroso, es que no habrá ningún hombre que

sea bueno, que se merezca su amor incondicional, se decía cuando a una distancia de su casa pudo divisar al buen Rodrigo que la esperaba… Verlo esperándolo con esa sonrisa de asombro que ponía cuando la veía la hizo sentir mal, ella no se merecía su amor… había traicionado su fidelidad hiendo a buscar a un hombre casado, no era como las otras veces donde la obligaron, esta vez fue ella misma quien lo busco… tenía ganas de llorar y confesarle la verdad, Rodrigo se acerco a ella y abrazándola por la cintura la cargo dándole vueltas alegremente… — Ay Rodrigo… cuidado… decía divertida y apenada la nena por las muestras de alegría y amor de su novio. Rodrigo estaba contento, su padrastro y su madre habían salido a un corto viaje por tres días, eran de los pocos momentos en los que se sentía bien en casa, sin la presencia de su iracundo padrastro quien se la pasaba gritando y alzándole la mano a su madre ante su impotente presencia, Rodrigo y la nena seguían abrazados el la tomaba de la cintura y ella de la nuca, la nena le pedía disculpas por haber estado distante con él y que ahora todo su tiempo seria para él y no habría excusas para no estar con él… Rodrigo esbozo una sonrisa picara al oír eso y sin vacilar le confesó sus intenciones. — lo único que deseo en este mundo eres tu mi amor… sa-sabes aun tengo la espina de aquella tarde que haríamos el amor y te tuviste que ir… dijo algo nervioso esperando que su diosa no se incomodara, la nena recordaba que por culpa de don Pedro se tuvo que ir aquel día que se entregaría a su novio… — Ay Rodri… discúlpame por esa vez… dijo algo sonrojada no tratando de dar explicación de lo sucedido… — No importa amor… pero en mi casa no habrá nadie y nada me gustaría más que reiniciemos aquello que quedo pendiente… seria el hombre más feliz de la tierra… confeso Rodrigo tragando saliva siendo notado por la nena quien veía que el estaba tan nervioso como lo estaba ella. Evelin pensaba porque no, el era su novio, otros se habían saciado de su cuerpo sin merecerlo, ella se sentía en deuda con el y le enternecía su mirada noble y sincera, el no la engañaba, el no la forzaba, el le confesaba sus verdaderos sentimientos y deseos… — enentonces mañana en la tarde nos vemos en tu casa… Rodrigo casi desmaya de alegría… — en serio… no iras a la escuela por mi… — No mi amor, mañana quiero estar contigo… la felicidad y excitación que sentía Rodrigo era incomparable, en ese momento imaginaba a su hermosa novia completamente desnuda sobre su cama, sentía con impotencia que aquel día no pasaba rápido ansioso de que llegue el siguiente… — Mi amor me haces muy feliz… y no te preocupes hoy en la farmacia tomare unos preservativos… La nena le interrumpió rápidamente… — no mi amor… no es necesario… — pe-pero Evelin respondió sorprendido el muchacho… — y si quedas embarazada… — No me importa… será nuestro bebe tuyo y mío el cual nos unirá para siempre… dijo amorosa y tierna lo cual ilusiono a Rodrigo… — Esta bien amor… mañana nos vemos en mi casa… y con un amoroso beso se despidieron pactando la consumación de su romance para el día siguiente… Evelin veía alejarse a Rodrigo lleno de felicidad, lleno de ilusión, la idea del embarazo le vino de improviso. Pensaba que una vez embarazada se libraría de todos sus acosadores, se iría a vivir lejos con un buen chico como Rodrigo aun con el dolor de dejar a su madre y abuelo,

pero es que no veía salida a los acosos de don Lucas y Anselmo era tanta su desesperación y odio ante ellos que era la única salida que veía… Para esto pudo ver como de la cantina salían aquellos dos que martirizaban su mente acercándose hacia ella… — Hola muñequita me dijeron que uno de mis muchachos te salvo hace unos días jejeje… ya ves conmigo estarás a salvo siempre… la nena estaba entre el miedo y el odio al notar cómo se burlaba de ella… — no necesito nada de usted… con permiso… retirándose molesta siendo tomada por el brazo por Anselmo quien en el oído y bajito le murmuro… — recuerda mi oferta… piénsalo bien… la nena jaloneaba asustada para que la soltara – déjala Anselmo!!! No toques a mi princesita jejeje… Evelin se retiro a toda prisa subiendo hacia su hogar trancando la puerta pensando que estos días de terror pronto se acabarían. Aquel día en la escuela Evelin la paso intranquila, por suerte nadie la molesto ese día, Víctor ya ni se le acercaba y el maestro Tulio la evitaba siempre, cosa que la hacía sentir extraña, se olía el cabello pensando que olía mal o se estaba volviendo fea para que aquellos dos no estuvieran detrás de ella como siempre pero a su vez la hacía sentirse más tranquila, su único deseo era estar con su amado Rodrigo sellando su amor para siempre. Así llego el día siguiente… para eso la nena estaba con su apretado uniforme escolar pues su abuelito se encontraba de descanso ese día y no quería que sospechara de ella, despidiéndose de don Benito salía de su casa avisando a Rodrigo que iba para su casa, ella iba radiante, hermosa, feliz y muy ilusionada cuando nuevamente suena su celular… — Ya Rodrigo… tranquilo voy para allá… dijo muy alegre la nena… — Cual Rodrigo putita… soy yo… tu verdadero macho jejeje… la nena se asusto al oír la aguardentosa voz de don Pedro… — Don Pedro!!!, di-dígame que desea… — jeje que deseo… pues a ti… ven rápido a mi casa que quiero descargar las bolas que están llenas de leche jejeje… La nena se quedo inmóvil, don Pedro había venido al D.F. y nuevamente se interponía entre su amado Rodrigo y ella… — don Pe-Pedro, no puedo… tengo escuela… dijo pensando rápido tratando de librarse del vejete… — ah tienes escuela… bien iré para allá para enseñarles a todos lo puta que eres… — no!!! no por favor no me haga eso… — entonces ya sabes que hacer… ven a mi casa y rápido… la nena nuevamente caía bajo el chantaje y el dominio de aquel viejo… — usted vive muy lejos y no tengo dinero… — mira putita tu toma un taxi y ven para acá que yo pago cuando llegues, pero que sea rápido que ya quiero verte… dijo colgando el teléfono. Evelin se sentía destrozada nuevamente tendría que abandonar los deseos de su novio y mirando hacia el cielo se decía… — lo siento Rodrigo… y se fue en busca de un taxi al encuentro de don Pedro, en el camino iba triste y meditabunda sin darse cuenta como el taxista miraba por el retrovisor sus torneadas pierna cruzadas al ser tan corta la falda escolar… y sin más llego hacia su destino en donde el vejete la esperaba, nada más verlo sintió odio hacia él, no creía como este vil vejete en la intimidad de su cuarto podía excitarla tanto pero en ese momento no sentía nada por el, solo indignación por ser un miserable chantajista. El vejete la tomo por la cintura haciéndola entrar en aquel amplio pasadizo en donde las otras casas se encontraban sin sus habitantes debido a que tenían a esa hora que trabajar, la casa de

don Pedro quedaba al fondo y era la más grande del lugar, una vez dentro el vejete la miro de pies a cabeza… — ay putita hasta de colegiala te ves hermosa… la tomo de las nalgas apretándola contra el, la nena trataba de zafarse de sus garras pero el siempre era más fuerte… El viejo la soltó y sentándose en una silla sobándose el enorme bulto que ya tenía le dijo… bueno putita a lo que vine… hay un amigo que me pagara 1000 pesos por tu virgen panocha así que manos a la obra jejeje… la nena entro en pánico, hasta ese momento no recordaba lo de su virginidad y temía por la reacción del vejete… — que te pasa putita, algún problema… dijo algo molesto el vejete… la nena muy asustada y con lagrimas en sus ojos se acerco a el arrodillándose desconsolada… — por favor don Pedro… pe-perdoneme… ya no so-soy virgen… perdóneme por fa-favor… Don Pedro puso una cara iracunda asustando mas a la nena quien lo veía arrodillada con sus hermosos ojos verdes llorosos. — que te dije pinche chamaca… me has hecho perder mil pesotes pero ahora tu me los pagaras… decía muy enfurecido a una intimidada colegiala… — le pro-prometo que le pagare don Pedro… el vejete la tomo de la mano poniéndola de pie con fuerza… — no entiendes putita… me los pagaras hoy mismo… te gusta la verga no, por eso dejaste que tu noviecito te desvirgara, adoras las vergas, pues ahora te llevare a que pruebes muchas y con lo que ganes me pagaras mi dinero… La nena abrió la boca sorprendida y asustada, aquel vejete la iba a prostituir ese sería su castigo por haberle fallado… — no!!! por favor don Pedro… por lo que más quiera no me haga esto… decía desesperada tratando de convencerlo que desista de sus intenciones, el vejete fue hacia la puerta abriéndola por completo… — Tu decides o cumples con lo que te digo o te puedes ir en este momento… claro que todos sabrán lo puta que eres, en tu escuela, en tu vecindario, todos sabrán lo que Evelin verdaderamente es… una puta… Evelin seguía impotente al ver que Don Pedro no le daba ninguna salida y más bien la chantajeaba adueñándose más de ella… -rápido putita… decide que no tengo todo el día… Evelin lo miraba con sus ojos tristes sintiéndose derrotada como siempre ante el y agachando la cabeza accedió llena de vergüenza ante el… — co-como usted diga don Pedro… — jejeje muy bien putita… manos a la obra jejeje… El vejete la tomo de la mano sacándola de la casa con suma prisa, la nena muy asustada y apenada le seguía el paso sintiendo miedo por las cosas que el vejete la iba a obligar a hacer. Rato después y con mucha discreción por parte de don Pedro entraban a un mediocre Night Club que en ese momento se encontraba cerrado… la nena veía las sillas sobre las mesas y un enorme sujeto de raza negra obeso y calvo que fungía de seguridad del local y que en aquel lúgubre lugar le resaltaban los dientes y los ojos al verla… el vejete la seguía jalando de la mano llevándola hacia el fondo del local en donde se encontraban los camerinos… — muy bien putita… pórtate bien y cuidadito con llorar o negarte ante mis pedidos… le dijo amenazante el vejete a una nena que asintió con impotencia. Dentro del camerino se encontraba una señora de un poco más de cuarenta años de nombre Cecilia quien al ver a don Pedro lo saludo como si lo conociera de toda la vida… — hola Pedrito… tanto tiempo sin visitarnos… dijo la vieja mirando a su vez sorprendida a la

hermosa colegiala quien seguía de la mano del vejete… — Aquí pues Cecilia… vengo a pedirte un favor… la vieja sonrió con malicia viendo de pies a cabeza a la nena… — mmm quieres que le de trabajo a esta chica, viéndola bien de seguro nos llenara los bolsillos de bastante lana… Evelin trago saliva asustada aguantándose las ganas de reclamar o llorar ante lo que escuchaba… — jajaja nada de eso Ceci… quiero que me prestes unas prenditas para que mi nena las use… hoy será su primer día como putita… además ella es mucha carne para tu local jejeje sin ofender… Cecilia también reía impresionada por la natural y juvenil belleza de la nena quien bajaba la mirada apenada ante su inquietante mirada… — bueno Pedrito estás en tu casa, escoge lo que quieras pero cuando quieras te compro a la nena… le veo mucho futuro aquí… el vejete solo sonreía viendo la cara atemorizada de la nena… — jeje lo tendré en cuenta Cecilia… rápidamente el vejete comenzó a hurgar en los armarios buscando las prendas adecuadas para lo que quería de Evelin… — que esperas escuincla… quítate la ropa rápido… — por favor don Pedro… no me haga esto… le juro que le pagare… El vejete la miro con cara de enfado dando por terminado sus suplicas… — apúrate Evelin quítate el uniforme, zapatos, medias y brasier… menos tu tanguita… no lo volveré a repetir… la nena resignada a los requerimientos de don Pedro procedió a desnudarse mientras el vejete seguía en busca del atuendo indicado para Evelin… la nena se quito los zapatos seguido de las medias desabotonándose la blusa que escondían aquellos enormes par de senos, minutos después ya se encontraba solo con su sexy tanguita cruzada de brazos ocultando sus turgentes pechos, don Pedro al verla se quedo estupefacto ante su imponente belleza viéndola de pies a cabeza con devoción… — Ay mi dios pero que buena estas chamaca… toma ponte esto… La nena recibió un cortísimo short de tela jean que se ajustaban a sus caderas dejando a la vista los cachetes de su hermoso trasero… — pe-pero don Pedro… no puedo usar esto… no puedo salir así a la calle… — jejeje no te preocupes cariño…… iremos muy lejos donde nadie te conoce jejeje… Evelin se miraba en el espejo avergonzada por cómo se veía demasiado expuesto tu hermoso trasero, que diría su madre si la vieran así o su abuelito querido; el vejete le dio un cortísimo top de color blanco que dejaban al descubierto su hermosa y liso vientre con esa curvada cintura que volvería loco hasta a un cura, la parte superior de sus pechos sobresalían por el top dejando un excitante espacio como para guardar un celular en el. El vejete veía con satisfacción que la nena lucia despampanantemente preciosa y cogiendo unos zapatos de tacón no tan altos pudo ver como el trasero se erguía majestuosamente… don Pedro llamo de nuevo a Cecilia quien en el acto apareció pidiéndole unos esmaltes para uñas negros, quería que tantos las manos como pies de la nena brillaran de ese color haciéndola ver más puta. Fue la misma Cecilia quien se las pinto sin dejar de ver el sorprendente cuerpo de la nena y notando el nerviosismo que ella padecía. — muy bien putita ya estas lista… vas a ser la sensación de las calles jejeje… del rostro de la nena caía una lagrima de impotencia y tristeza al ver como el vejete la iba a humillar de la manera más baja, nunca en su vida pensó que estaría en una situación así… lo único

que recordaba con cólera era porque no se negó a ir a la Feria… — Te he dicho que no llores… y tomando su ropa escolar poniéndola en una mochila se dispusieron a salir con destino desconocido para la nena. — Don Pedro a donde vamos… decía la nena apenada por las miradas lascivas de los hombres que pasaban y las de asco y rechazo de mujeres y viejas señoras, roja como un tomate y con ganas de que la tierra se la tragara en ese momento iba al lado del vejete quien sonreía orgulloso al tener a su lado a esa deidad de mujer… unos chavos que pasaban frente a ellos la miraban sin discreción, diciéndole que buenas tetas, que buen culo, estas buena putita, la nena quería morirse hay mismo cuando en eso don Pedro la toma de la cintura atrayéndola hacia el, los muchachos no podían creer como ese horrible viejo sea dueño de tan hermosa nena cuando en eso y con su áspera mano le sobo todo el trasero propinándole una sonora nalgada que fue escuchado por los chiquillos que con ojos envidiosos y con la boca abierta miraban como se alejaban de ellos. — por fa-favor don Pedro no haga eso… nos están viendo… decía la nena impotente y avergonzada ante tal atrevimiento del vejete… — PORQUE!!! Que sepan que eres mía… no ves como dejaron de decirte majaderías… le dijo tomándola nuevamente de las nalgas frente a el y propinándole un asfixiante beso ante las miradas de los caminantes de aquella lejana calle, la nena trataba de apartarse del vejete pero le era casi imposible lograrlo escuchando como una vieja mojigata que pasaba por el lugar les incriminaba por tal exposición… — Ay dios mío… que barbaridad, que barbaridad… decía la vieja alejándose… — largo de aquí abuela… estoy con mi mujer jejeje… decía el viejo apurando el paso a la nena llevándola de la cintura y a veces sobándole aquel par de tentadoras nalgas… — por favor don Pedro… no haga eso aquí… la gente me está mirando… — Eso debiste de pensarlo antes de coger con tu noviecito… estas en deuda conmigo así que no quiero oír más quejas… la nena recordó a su pobre Rodrigo quien en ese momento se preguntaría preocupado que paso con su novia que nuevamente le fallaba, con mucha tristeza pensaba que no era culpa de Rodrigo el haber perdido su virginidad si no de aquellos dos viejos malditos, si se encontraba en esta situación era por culpa de Don Lucas y no del inocente y fiel Rodrigo… — Muy bien putita ya llegamos… aquí trabajaras hoy… le decía al vejete a una distraída nena quien al ver aquella avenida donde habían llegado pudo divisar esquinas con cantidad de mujeres, todas vestidas vulgarmente levantando las manos a los autos que circulaban por allí, con terror y vergüenza pensaba hasta aquí llegue, ahora si sería muy a su pesar una verdadera puta… — Muy bien te pararas en esa esquina, yo te estaré cuidando de cerca… busca un cliente que te quiera pagar por encima de los 500 pesos, no me importa si te toma todo el día… no aceptes a los que llegan en auto, depende de ti que saldes tu deuda putita jejeje… la nena estaba asustada y nerviosa, las piernas le temblaban mirando como una cachorra triste al vejete… — por favor… por lo que más quiera, no me haga esto… — cállate y ponte en camino… le dijo el vejete propinándole una fuerte nalgada que hizo que avanzara más rápido en aquella esquina donde su vida se denigraría por completo.

EVELIN POR APOCRIFA 14/06/2012 EVELIN 17 Evelin caminaba triste, resignada, nerviosa y muy avergonzada hacia aquella esquina en donde unos metros atrás don Pedro la vigilaba… — ya sabes… cobra 500 pesos… fueron las ultimas palabras de don Pedro que resonaban en su mente, paso a paso veía como los concurrentes la miraban babeando al contemplar su sensual andar y maravillosa anatomía mirando hacia el sucio suelo no pudiendo aguantar las fuertes miradas lascivas que le daban. Una vez en aquella esquina volteo la mirada en donde se encontraba el vejete viéndola este de brazos cruzados cargando la mochila escolar de la nena y moviendo la cabeza en señal de aceptación, tan solo bastaron unos minutos para convertirse en centro de atención, de deseo y admiración de los clientes y también de la envidia y cólera de todas las meretrices que en su mayoría pasaban los 25 años, muchas descuidadas de su físico y sin la belleza y natural juventud que si ofrecía la nena. Evelin mirando hacia el vejete no pudo aguantar el odio y rencor que le tenía al exponerla u obligarla a denigrarse de esa manera, todo por culpa del maldito Lucas se decía, apretando sus blancos dientes y sus puños con ganas de llorar veía impotente al vejete deseando que un rayo lo quemara o la tierra se lo tragara aunque a su vez pensaba que era ella la que quería eso. — Hola ricura… primera vez que te veo por aquí, nos tomamos unas copitas… fue el primer cliente que se acerco a la nena, un hombre de lentes y delgado cerca de los cincuenta años para nada atractivo quien babeaba saboreando el delicioso cuerpo que la colegiala ofrecía… — cuanto cobras chamaca, estas bien buena para reventarte ese culito jejeje… le dijo otro hombre alto y calvo a quien Evelin le pareció idéntico al maestro Tulio en una versión muy pobre… — pero que buena putita jeje… esta me la llevo… dijo un obeso y horrible tipo quien rodeaba a la nena observando cada detalle de su expuesta anatomía… — pero que buen culo tienes zorrita… buen culo… dijo el mismo sujeto quien se había atrevido a sobarle las nalgas y propinarle una sonora nalgada sobresaltando a Evelin. Otro de los sujetos se atrevió a apretarle uno de sus pechos comprobando lo turgente que eran quien seguido de otro también alargo su mano dándose el gusto de sentirlas, Evelin estaba desesperada alejando esas manos y pidiendo que no la toquen esperando que don Pedro venga y la proteja como él le había dicho… pero al alzar su mirada vio que don Pedro no hacia ningún amague por defenderla y seguía mirándola de brazos cruzados con un gesto de cabeza en señal de aprobación. Evelin no podía con los mano largas hasta que uno de los sujetos increpo con voz fuerte… — ya basta estúpidos… esta zorrita se va conmigo… aquello asusto a la nena pues noto cierta brusquedad y seguridad en aquel tipo… — Muy bien chiquilla… cuanto es lo que cobras por tu cuerpo… aquello le dolió en el alma a Evelin pues entendió que en ese momento la estaban tratando como a una meretriz y

no veía salida a tan humillante situación y llena de vergüenza de sus labios salieron aquella respuesta indicada por el vejete… — son qui-quinientos pesos… fueron las dulces y humillantes palabras que salieron de los carnosos labios de la nena sintiéndose morir en aquel momento. El tipo quien ya la había agarrado de la cintura la soltó con una impresión de total desconcierto en su mirada… — QUE!!! No mames pinche zorra, como vas a cobrar eso… te doy si quieres 50 pesos… la nena pudo ver entre los desconcertados hombres que la rodeaban a un sonriente Pedro quien con la cabeza le decía que no aceptara… — ehh no…. son quinientos pe-pesos señor… respondió nuevamente muy apenada, los demás tipos se rascaban la cabeza impotentes ya que aquella suma era casi imposible de pagar y es que en verdad eran conscientes de que por aquel espectacular y juvenil cuerpo 500 pesos era una suma muy miserable de pagar. — Estas loca pinche puta… nadie te pagara eso aquí… vete al carajo… se fue dándole un empujón aquel tipo en busca de otra de las prostitutas del lugar, la nena se sintió tranquila al ver como se iba aquel tipo aunque pensativa pues se dio cuenta de que ninguno de aquellos asiduos concurrentes habían pagado alguna vez aquella fuerte suma… no entendía porque don Pedro le había obligado a cobrar aquella suma difícil de pagar pero se sentía tranquila pensando que tal vez todo aquello era un castigo tan solo para humillarla por haber perdido su virginidad. Los reclamos y propuestas de dinero seguían contra Evelin viendo casi tranquila la posibilidad de que nadie pagaría aquella cuantiosa suma para los miserables concurrentes de aquel lugar y que su dignidad seguiría intacta; una de las prostitutas quien se había acercado hacia la nena se retiro incrédula y con burla al oír lo que cobraba aquella chiquilla que les había quitado clientela a contárselo a sus otras colegas quienes ya se encontraban furiosas y con ganas de atacarla…. — Como!!! Que se cree esa perra para cobrar tamaña cantidad… decía una de las prostitutas más maduras de la calle… — pinche mocosa… y encima nos quita la clientela aun no he ganado nada… decía quejándose otra… -Vamos a desfigurar a esa zorra… decía una de las más violentas meretrices del lugar…. – tranquilas chicas!!! Esto lo resolverá Edu y Tomas, avísenles…. fue lo que dijo la más vieja quien mandaba allí tratando de calmar a las demás enfurecidas prostitutas del lugar. Evelin seguía escuchando todo tipo de ofrecimientos por su cuerpo ya un poco temerosa porque un tipo llego a ofrecerle cerca de 200 pesos, sin duda alguna para la nena veía que nadie podría alcanzar aquella suma que el vejete le había pedido cobrar entendiendo que solo esto era un castigo por no haber conservado su virginidad… en ese momento vio que don Pedro se alejo del lugar desapareciendo de su vista…. – Así que tu eres la que cobra 500 pesos… la nena volteo al oír aquella sonora voz… pudo distinguir a dos fornidos sujetos uno vestido de terno y el otro con ropa deportiva. Se trataban de dos sujetos que controlaban el tráfico de mujeres en aquella calle Edu quien era la voz mandante vestía de terno color blanco y camisa negra con unos brillosos zapatos blancos y Tomas un tipo de raza negra alto y musculoso con una mirada penetrante y amenazadora que asustaría hasta al mismo Satanás y la nena no era la excepción… — -Responde putita!!! Tu

eres la que quiere 500 pesos…. Evelin estaba ahora si asustada pues aquellos dos sujetos no disimulaban en nada su molestia pues ninguna chica trabajaba allí sin su protección y su permiso… — dis-disculpe señor… ya me retiro… dijo nerviosa la nena alejándose de la montonera de tipos. La nena se sentía aliviada al dejar atrás ese mal momento de denigración y humillación que Don Pedro le había hecho pasar, paso tras paso se sentía bien al alejarse de aquellos asquerosos sujetos buscando con la mirada a donde se había ido el vejete pues el tenia su ropa escolar y con la que tenia puesta de ninguna manera pondría un pie por su vecindario cuando como una rápida sombra vio que Tomas se puso al frente de ella deteniéndola con uno de sus fuertes brazos sobre su hombro… — A donde crees que vas ricura… tenemos asuntos que arreglar… Evelin se asusto al ver la atemorizante cara de Tomas quien la giro y tomándola del hombro la obligo a caminar en dirección a Edu quien esperaba parado tocándose la barba con un gesto de admiración al ver el impresionante cuerpo de la nena acercarse, los demás tipos quienes rodeaban a la nena ya se habían alejado pues como habituales concurrentes ya conocían a Edu y Tomas y lo violentos que eran, en cambio Evelin muy angustiada miraba para todos lados esperando que don Pedro apareciera y la rescatara pero en ese momento ni su sombra se avistaba. — Muy bien zorrita… vienes aquí a trabajar y a quitar clientela a mis chicas y te vas como si nada… le increpo Edu tomándola del mentón amenazantemente mientras Tomas la sujetaba del brazo muy fuerte haciéndola sentir más miedo de la que ya tenía… — por favor… dis-culpeme señor… déjenme ir…. Edu y Tomas se miraban a los ojos admirados por el espectacular cuerpo de la colegiala y el delicioso aroma que desprendía, sin lugar a dudas veían en la nena una excelente inversión para su vil negocio pues conseguir mujeres de la magnitud y juvenil belleza de Evelin era muy difícil… — Escúchame bien chiquilla, has hecho perder mucho dinero a mis chicas son como 20 chicas y cada una cobra 50 pesos… así que me debes 1000 pesos…. Evelin con los ojos a punto de llorar no podía creer lo que le decían, nuevamente le acarreaban una deuda de la cual ella no tenia culpa alguna y al oír mil pesos le vino a la memoria que era la misma cantidad por la cual don Pedro la había llevado a aquel lugar, pero a pesar de eso ahora sentía mucho más miedo con estos sujetos… — Tendrás que pagarnos muñeca… y si hoy no juntas los mil pesos trabajaras para nosotros para siempre jejeje… — ¡¡¡no por favor!!! Déjenme ir… se los ruego por favor…. Pedía con ojos llorosos la nena sin siquiera conmover en nada a los viles sujetos. Tomas con una de sus grandes manos acaricio las redondas nalgas de la nena sintiendo la escalofriante sensación que producían al palparlas, eran carnes suaves, duras bien formadas y de glúteos levantados, en ese momento Evelin sufría por dentro llena de angustia y terror al sentir aquella tremenda mano apretar sus redondas carnes… — ay no dios mío… que no me toque… que me dejen ir por favor… se decía por dentro la nena sintiendo como ahora Edu le apretaba uno de sus apetitosos pechos… — oye Edu esta chiquilla esta apetitosa… no piensas que primero deberíamos probar de su talento…. Dijo Tomas quien ya tenía una erección con tan solo magrear aquel delicioso trasero. — Tienes razón negro…. Le daremos una

audición a esta nena pero ahora mismo….. Evelin se quería morir, aquellos dos explotadores y desalmados tipejos tenían siniestras intenciones para ella y encima querían llevársela y probar de su cuerpo, tragaba saliva mientras Edu y Tomas conversaban sobre sus planes y en aquel momento comenzó a correr despavorida, mientras lo hacía con la dificultad que le daban aquellos zapatos de tacón que le había obligado a poner don Pedro miraba para atrás viendo como los dos sujetos iban tras ella pero sin la intención de correr. Muy extrañada seguía en su huida cuando es detenida por una de las prostitutas del lugar, una mujer algo gorda y robusta quien la tomo del brazo amenazándola con una afilada navaja… — no te muevas estúpida!!! que te marco la cara en este instante… le dijo con voz vulgar y amenazante mientras que veía que Edu y Tomas venían con cara de enfado… — Muy bien Rosa déjanos con ella y vete a trabajar que hoy tienes que pagar 300 pesos… — pe-pero Edu no creo que… — silencio y vete a trabajar puta de mierda y me juntas ese dinero… La nena se asusto por el carácter iracundo con el que trataba Edu a las mujeres, en ese momento pensó en que fue un error el haber tratado de escapar de ellos y con mucho miedo comenzó a disculparse tratando de que no la lastimaran… — por favor se-señor perdóneme… no me haga daño por favor… pedía la nena con ojos asustados tratando de conmover a los dos sujetos quienes con sonrisas de superioridad se miraban a su vez que miraban a la nena. — Tranquila chiquilla, porque vemos un gran negocio en ti… no te haremos nada pero eso si… con tu huida solo lograste llegar hacia donde te íbamos a llevar jejeje… le dijo Edu quien moviendo la cabeza le dio a entender a Tomas que tomara a Evelin de los brazos… — muy bien!!! Ahora probaremos que tan puta puedes ser… Tomas comenzó a llevar del brazo a la nena en dirección a los moteles de paso que mas servían como habitáculos de sexo para las meretrices del lugar, la llevaba tan fuerte del brazo haciéndola sentir dolor Presa de la desesperación iba tratando inútilmente de detener su avance pues al ver a donde la llevaban se horrorizo al imaginarse las sucias intenciones de aquellos desgraciados… — no!!! por favor… yo les pagare, pero déjenme ir… déjenme por favor…. – jaja vienes a jugar a la puta y crees que te dejaremos ir…. Le dijo con una malévola voz el negro Tomas pasando una de su manos hacia adelante apretándole un pecho… dose que hasta aquí — jeje desde ahora nos perteneces nena… pero no te preocupes, ganaras mucho dinero y a su vez te terminara por gustar…. La nena comenzó a lagrimear con el alma que se le salía del cuerpo, dicién llego la inocente vida que había tenido. La llevaron a uno de los cuartos más alejados en donde al abrir la puerta pudo ver unas paredes con la pintura rasgada y ya despintada una cama y una mesita en donde habían una toalla, jabón y un rollo de papel y de un fuerte empujón la tiraron sobre la cama viendo ella como cerraban la puerta, Evelin sentada y llorando veía como aquellos dos conversaban de otros asuntos sin prestarle atención, fueron como diez minutos hasta que ambos voltearon con una mirada burlona y atemorizante. — Muy bien chiquilla… ahora probaremos que tan buena puta puedes ser… le dijo el negro quien se quitaba la camiseta deportiva que llevaba dejando ver unos pectorales muy trabajados y un

vientre digno de cualquier fisicoculturista… — no te preocupes preciosa si lo haces bien hasta te pagaremos jejeje… le dijo el otro quien se sacaba el saco, corbata y camisa quedándose solo con el pantalón puesto… — por favor no!!! no quiero esto, déjenme ir… los dos echaban a reír burlándose de ella mientras que el negro se bajaba el pantalón deportivo quedándose en bóxer con un tremendo bulto dentro de el. — -no quieres esto putita, entonces que hacías allí parada vestida como puta eh… la nena no sabía que contestar, como podría decirles que la obligaban a hacerlo y todo por un chantaje, en ese momento recordaba a don Pedro y su odio crecía más hacia él, la había abandonado en aquel lugar y a merced de estos dos malditos sujetos…. – ya ves mujer… tu silencio lo dice todo, pero no te preocupes que nosotros te graduaremos de puta jejeje… le comento Edu quien sacaba una pistola de su pantalón colocándolo a un lado de la pequeña mesa. La nena se asusto mas y abrió muy grandes sus hermosos y llorosos ojos verdes al ver como Tomas se bajaba el bóxer dejando ver una tremenda verga llena de venas y con la cabeza ya húmeda por la excitación, Tomas le sonrió al ver su rostro de impresión pensando que la nena estaba maravillada con su herramienta, no sabiendo que lo que más le causaba era terror y cierto rechazo pues era la primera vez que veía el miembro de un hombre africano y a pesar que no era prejuiciosa o racista aquello le causaba repulsión y mucho mas sabiendo que eran unos degenerados explotadores. — jaja veo que te impresiona la verga de Tomas… no desesperes que ahorita la probaras… le dijo Edu quien también ya tenía la verga al aire de un considerable tamaño y tomándola de los cabellos la hizo arrodillar en el piso dejándola a poca distancia de la bamboleante verga de Tomas quien con ligeros movimientos golpeaba la hermosa cara de la nena quien cerraba los ojos y su boca evitando sentir el olor y el contacto de aquel miembro que se le hacía repulsiva…. – Abre la boca pinche puta o te rajo la cara…. Le decía muy enfurecido Edu quien apretaba más los cabellos de la nena. — Espera un rato Edu… primero quiero ver el cuerpo de esta chiquilla… quiero ver esas chichotas que se me hacen apetecibles… Edu sonrió morbosamente con la idea y en verdad verla con esas pequeñas prendas dejaban entender que la nena tenía un cuerpo espectacular, digno de una diosa griega, la nena seguía con sus lamentos y llorosa preguntándose cómo es que pudo acabar allí y todo por salvaguardar su estúpida reputación con los demás… — muy bien chiquilla enséñanos las tetas y rápido… no lo volveré a repetir… Evelin con el dolor de su corazón y con el alma ya perdida como aceptando su destino comenzó a despojarse del pequeño top dejando ver sus hermosas y majestuosas chichotas, aquella imagen fue demencial para ellos. No habían visto unos pechos tan perfectos, duros y erguidos sin muestras de imperfecciones y con los pezones rosados… — me lleva el diablo Edu… pero mira que tetas… dijo muy excitado el negro sintiendo como la verga se le endurecía hasta el límite, la nena lo noto también dándole asco y muy angustiada de que aquella negra barra de carne ingresara en ella. — Estas buena chamaca… esta nos servirá para ofrecerla a nuestro cartel de empresarios jejeje será un buen negocio… Evelin se tapo el rostro con sus manos llorando al ver

que su vida o su futuro prometedor como profesional se había acabado y había caído en manos de aquellos malditos, en ese momento Edu tomo la palabra… — Muy bien puta… primero le darás una mamada a Tomas… hace rato veo que le miras la verga y después… te vamos a dar de a dos y para que veas que somos gentiles tu podrás elegir quien entrara por tus huecos jejeje… esa será tu audición… Evelin movía su cabeza negativamente sollozando mientras veía que ambos se quitaban lo que les quedaba de ropa listos para abusar de ella, la sola imagen de verse empalada por aquellos dos le parecía terrorífica cuando en eso tocan la puerta y una gruesa voz que dice… Servicio al cuarto!!!. Tomas algo confundido quiso tomar su arma siendo detenido por Edu… — tranquilo wey… debe ser Julio de recepción, le pedí que traiga unos tequilas… cuando Tomas abrió la puerta recibió un golpe seco en la cabeza cayendo al suelo como un costal de papas, cuando Edu quiso reaccionar ya el tipo que había ingresado le apuntaba con un arma… — Quieto pendejo o te vuelo la cabeza… la nena quien a todo esto y por miedo se había subido a la cama acurrucándose vio a un tipo gordo y encapuchado quien por el momento la había salvado pero sin saber de sus intenciones. — Muy bien tu el esquelético arrodíllate… le dijo al agresor a Edu quien obedecía pero sin dejar de mirarlo con su mirada retadora… — no sabes con quien te estás metiendo cabron, esto te va a costar… el sujeto quien lo apuntaba vio que Tomas volvía en sí y ordeno que se parara a un lado de su arrodillado compañero… — muy bien pendejo… ahora probaras de esa verga que tanto ofreces… Edu miro a Tomas algo contrariado y Tomas no era esquivo a lo que ordenaban… pero al ver como el encapuchado les apuntaba procedieron a cumplir con la orden… — esto te costara muy caro imbécil… fue lo último que dijo antes de meterse a la boca la negra verga sin antes ser fotografiado por el agresor y siendo visto por Evelin sintiendo asco por lo que hacían…. – muy bien ya basta par de maricas, ahora los dos arrodillados contra la pared… Una vez en aquella posición recibieron un fuerte golpe en la cabeza cayendo desmayados en el piso, la nena pudo ver como el sujeto giro en dirección a ella muriéndose de miedo pues no sabía de sus intenciones… — por fa-favor no me ha-haga daño… pidió llorando Evelin tapándose los pechos viendo como este guardaba su arma… — para que te escondes esas chichotas, si ya las he visto y probado jajaja… le dijo dejándose ver el rostro, Evelin pudo ver que se trataba de don Pedro, no sabía si alegrarse o matarlo, le había hecho pasar por una experiencia terrible. — es usted un maldito, te odio!!! Le dijo la nena poniéndose el top ante la mirada burlona del vejete… — ósea que te salvo y así me tratas ricura… la nena pudo ver como don Pedro se apresuro en buscar entre la ropa de Edu el botín por el cual había usado a la nena, don Pedro encontró como cuatro mil pesos que no eran más que lo que recaudadaban del esforzante día de trabajo de las chicas, una vez cumplido su cometido guardo el dinero dentro de la mochila dejando una nota a los dos desmayados. – Muy bien Evelin saldremos tranquilos por detrás del motel, no te pongas nerviosa… le dijo don Pedro tomándola de la cintura y estampándole un inesperado beso…. – déjeme maldito!!! Dijo la nena empujándolo viendo como este solo sonreía… Para esos momentos Rodrigo

se sentía nuevamente defraudado, todas las ansias de querer poseer el hermoso cuerpo de su novia se habían desvanecido, marcaba y marcaba el numero de la nena pero este se encontraba apagado… se preguntaba porque nuevamente le hacía eso, si el día anterior había sonado tan ilusionada y ansiosa de hacer el amor con él hasta el extremo de querer quedar embarazada por él, no se explicaba el porqué de su conducta así que vistiéndose salió en su búsqueda, pensando en que lugares la podría encontrar pues primero empezaría por su casa. Por otro lado Evelin y el vejete ya muy alejados de la zona rosa en donde paso penurias humillantes seguían su camino algo turbada pues seguían en esas calles corrientes y suburbanas en las que montón de vagos gritaban improperiosos piropos al ser testigos del espectacular cuerpo de la nena tan solo cubierto por un pequeño short que no disimulaba la redondez de esas turgentes nalgas y un pequeño top que tensaban sus tremendos melones. Algunos vagos que caminaban cerca a ellos se le acercaban murmurándole gruesos piropos, la nena asustada tomándose del brazo del vejete le pedía que la deje ir a su casa — por favor don Pedro… no me gusta este lugar… déjeme ir… Don Pedro aprovechando su temor la abrazo por la cintura pegándola más a él queriendo demostrar que aquella diosa era suya… — Deja que griten… que sepan que estoy con mi mujer jejeje… Evelin se sonrojo mas presa de la indignación pero en ese momento no tenía valor de alejarse del vejete por temor a los tantos vagos que paraban por allí. ¡¡¡ SUUEGROOO!!!… Fue el grito de uno de los vagos que incomodo a don Pedro pues él quería que todos sepan que aquella hermosa jovencita era suya… — Muy bien chamaca, en este momento demostrare a estos estúpidos que tu eres mi mujer y cuidado con negarte porque te quito la ropa y te dejo con ellos… ENTENDISTE!!!… la nena tenia temor cuando el vejete se exasperaba y si había sido capaz de llevarla a ese centro de prostitución si le creía capaz de cumplir su amenaza así que asintió llena de rabia y miedo ante su pedido, el vejete la tomo por su estrecha cintura sintiendo la suavidad de su piel atrayéndola hacia él y estampándole un asqueroso beso. La nena al principio quiso negarse en abrir sus labios pero al sentir como este le apretaba con fuerza la cintura accedió dando paso a esa bífida lengua enrollarse con su delicada y rosada lengua, las ásperas manos del vejete no quisieron estar tranquilas y se posaron en las tremendas nalgas de infarto apretándolas con fuerza elevando a la nena en el aire, Evelin se sentía apenada pues sabía que mucha gente los miraba, que vergüenza para ella que la vean con un viejo tan horrible y en tan candente escena. La nena seguía soportando esa viboreante y viscosa lengua cuando en la vereda del frente fue avistada por uno de sus nuevos victimarios, la vida siempre le abría caminos nada buenos para ella, era como un imán para los malos hombres, Ramón no creía la suerte que tenia, pensaba que nunca más en la vida tendría la oportunidad de encontrarse a la tan bella jovencita que se le escapo aquella noche… cruzo la acera y con un periódico viejo tratando de ocultarse se acerco en dirección a ellos. Tras dejar de besarse el vejete observo en dirección de los vagos haciendo un gesto con la mano, tomando nuevamente de la cintura a la nena la encamino a su nuevo destino pero sin

dejar de sobarle las nalgas ante la vista de los transeúntes… — por favor don Pedro, no haga eso… la gente nos está viendo… el vejete la rodeo por el cuello enseñándole un motel de paso… — jeje quieres que entremos… jeje allí ya nadie nos vera… la nena movió la cabeza negativamente, lo que menos quería en ese momento era que aquel viejo malvado la follara, miraba para todos lados esperando que alguien la salvara, en esos momentos pensaba en don Lucas y su protección pero a la vez sentía que por culpa de él se encontraba en aquella situación. El vejete la tomo de la mano haciendo que le siguiera el paso… la nena apenada evitaba las miradas de los señores y señoras que miraban extrañados que fuera al lado de aquel feo viejo y peor aun vestida tan escandalosamente… — a do-donde vamos… pregunto nerviosa y apenada la nena a un sonriente vejete que caminaba orgulloso de la mano de tan tremendo bombon… — al Night club, quiero tomarme unas copas y qu