Le mentí a mi novio, le dije que iría a comer con unas amigas y termine en un hotel con el primo de una amiga

Hola a todos, no he tenido tiempo de terminar mi relato sobre la fiesta, pero dejo esta pequeña confesión.

Resulta que el viernes pasado yo le dije a mi novio que no podría verlo que iría con unas amigas al cine, él que confía en mí no puso pero alguno, la realidad es que me fui a ver con el primo de una amiga mía.

Bueno, eran cerca de las cuatro de la tarde, ya me había bañado y estaba vistiéndome, Carlos ya estaba abajo de mi casa esperándome en su auto, decidí ponerme un vestido negro que apenas si cubría mis nalgas, era escotado pero bastante fresco. Me puse medias claras y una tanta blanca, cortesía de mi novio. Bajé tratando de no hacer mucho ruido por los tacones y me subí al carro. Carlos quedó encantado, y la verdad, me veía espectacular. le di un beso en la mejilla rozándole los labios y él tardando en responder me dijo que ya había comprado los boletos de la película que yo quería ir a ver. Carlos se veía súper nervioso, todo el camino fue halagándome.

Llegamos al cine y yo robaba miradas, uno que otro comentario vulgar y muchos silbidos de los hombres. Entramos y nos sentamos, yo me recargué en su brazo y cuando iba abrazarme le dije que me esperara que debía mandar un mensaje, le escribí a mi novio: «Hola amor, estoy con las chicas, entraremos al cine, te mando un beso, te amo»

No oculté el mensaje, quería que Carlos lo viera por si mi amiga no le comentó que yo tenía novio Y así entendiera el juego.

ya había pasado gran parte de la película y él no hacía nada, así que yo comencé a acariciarle sus brazos de gimnasio, su pecho, y su abdomen, él acariciaba mi brazo y pasó A mis piernas, no le dije nada pues sus manos en mis piernas estaban calentándome, lo miré y comenzamos a besarnos como dos locos desesperados, le agarré la verga y vaya qué tamaño, se sentía dura, gruesa, y sin más comenzó a hacerseme agua la boca. Él metió su mano, rompió mis medias, hizo a un lado mi tanga y comenzó a masturbarme. Así estuvimos hasta que terminó la pelicula. Al salir le dije que me llevara a un hotel pero dijo que no llevaba dinero suficiente… Así que se me ocurrió la brillante idea de mandarle un mensaje a Eduardo:

Y. Hola mi amor, oye… Qué crees, perdí una apuesta y me tocó pagar la comida de las chicas, pero no traigo dinero. Crees que me puedas hacer una transferencia a mis cuentas?

E. Claro que sí, mi amor, cuánto necesitas?

Y. Híjole, pues unos 1 000pesos (La verdad, no pensaba irme a cualquier hotel, uno bueno, ya que nos lo invitaban…)

E. Ya está, tienes el dinero en tu cuenta.

C. No mames! Qué puta eh, o sea que tu novio nos va invitar la cogida?

Llegamos al hotel, entramos y comenzamos a desvestirnos. Lo senté en la cama y comencé a mamarle esa verga, ya no podía con las ganas. Cuando la tenía bien parada le dije que sin condón, comenzó a penetrarme en cuatro jalándome el cabello, dándome nalgadas, me decía palabras como perra, puta, zorra y yo encantada. Así estuvimos en cuatro hasta que me dijo que se venía, le dije que terminara dentro, chingue su madre. Me llenó toda de semen, se tiró a lado de mi en la cama y nos dormimos. Cuando desperté eran cerca de las once y tenía varias llamadas perdidas de mi novio… Carlos estaba en el baño. Cuando salió le pedí que guardara silencio, le llamaría a mi novio:

Y. Hola mi amor, estoy en casa de Laura. Ya es bien noche, crees que puedas venir por mí?

E. Sí bebé, mándame la ubicación. (Obvio no podía enviarle la del hotel)

Y. Mejor te veo afuera de la estación del metro tal… (obvio no la diré).

E. Sí, te veo en una hora. Te amo.

Le dije a Carlos: «ya oíste puto. Tienes cuarenta minutos al menos» quizás se metió a orinar y no cuidó su higiene porque la verga le olía un poco mal pero ya que, así me la metí en a boca y comencé a mamar, la sacaba de mi boca, me golpeaba la cara, la embarraba en mi cara y él tenía una cara de placer infinito. Me monté en él y comencé a cabalgarlo, finalmente cuando iba a terminar le dije que en mi boca, me echó todo en la cara y con su verga aún aparada, embarró todo su semen hasta mi boca, lo que llegó me lo tragué. Le limpié la verga y me fui a lavar la cara. Cuando salí él ya estaba vestido, me vestí, ya sin medias pues quedaron hechas pedazos y nos fuimos.

Apenas nos subimos al carro y noté un aroma raro, le soplé y le dije que a qué olía. Comenzó a reírse: No mames Dany, tu wey se va a dar cuenta, aplastas a verga. Llegamos quince minutos antes, a una cuadra, así que me dijo que me esperaría porque como iba vestida, me iban a acabar violando. En eso le dijo: oye carbón, estuvo chido, no sé si te vuelva a ver, pero la neta te la quiero mamar otra vez.

Apenas dije eso, se bajó el pantalón y yo de copiloto me agaché, no mames, le dije, te apesta a pescado, a miados y a no sé qué madres más.

Pero ya qué, al final era verga y eso quería, llegar con Eduardo oliendo a verga. Estaba en mi labor cuando sonó mi celular, qué excitante, mi novio llamándome mientras mamo. Me dijo que estaba a cinco minutos, así que le empecé a hablar como niña emocionada, eso excito a Carlos quien terminó de inmediato. Me echó su leche en la boca, ya no era mucha pero la retuve mientras decía a mi novio cuanto lo amaba. Me lo tragué todo. Me acomodé la ropa y me salí, me despedí de Carlos y me quedé esperando, al poco rato llegó Eduardo, se bajó del auto, me dio su chamarra y yo le planté un beso. No quería olvidarme de darle su regalo. Mientras nos besamos sentí como salía el olor a semen, a miados, a verga. Eduardo no lo notó, disfrutó del beso y después me subí al coche. Quería manosear mis piernas pero me hice la dormida.

Chicas, díganme, alguna vez han hecho algo así. Chicos, de qué lado les ha tocado estar? De Carlos o de Eduardo?

Deja una respuesta 0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *