El compañero de mi novio

Desde hace 4 años tengo una relación con mi novio, Dani. La relación es de lo más sana posible y la que yo considero, o consideraba la relación perfecta. Hay amor, confianza, cariño y hasta ahora, fidelidad.

Conocí a Dani en el grupo de mis amigos de toda la vida, era vecino del barrio y desde niños íbamos juntos, pero como niños normales no pensábamos en nada más hasta que ya empezamos a interesarnos por otros temas, poco a poco vimos una atracción mutua y al final acabo en una relación que dura hasta hoy.

Dani es un chico guapo, de 1.81 moreno y de ojos oscuros, físicamente bien cuidado toda su vida a jugado a fútbol y ahora va al gym cuando tiene tiempo. Yo soy Ester, tengo 20 años, soy una chica risueña y muy amigable, mido 1.68 algo bajita para mi gusto. Soy morena de pelo, con una media melena bien cuidada y con ojos color café. Físicamente me he cuidado siempre, salgo a correr y hasta hace unos meses iba casi diariamente al gym. Tengo una buena figura, un pecho bien puesto talla 85 y un buen trasero cuidado por el trabajo del gym, es mi punto fuerte y el que desata la locura en los chicos. Podríamos decir que ambos tenemos una vida saludable y eso ha ayudado a nuestro cuerpo.

Hoy vengo aquí a contar algo que me está pasando en mi vida relacionado con mi relación, Dani estudia psicología en la universidad, no fue su carrera idónea pero la nota no le daba para su primera opción y optó por la psicología.

Dado su poco entusiasmo por la carrera Dani no ha hecho un gran círculo de amigos en su clase, si tiene buena relación con varios pero nada más. Siempre me cuenta anécdotas de lo que pasa en su día a día y varias veces me ha comentado sobre un chico que ambos conocemos, Luis.

Es un chico del barrio que estudia psicología junto a Dani, siempre ha sido un prepotente, típico chico que va de gracioso y cuenta películas que jura vivir. Es un chico poco popular, en el barrio siempre va con algún amigo friki y desde que empezó la carrera se le ve bien poco y más bien solo en casa. Es un chico algo gordito, moreno y bastante grande tanto de espalda como de altura, no llama la atención y difícilmente se le acercan chicas. Pese a su físico siempre ha sido un chico abierto y bastante, excesivamente chulo con el resto y por eso normalmente va solo.

Luis en clase siempre trata de acercarse a Dani ya que lo conoce del barrio y sabe quién es pero mi novio nunca está por la labor por los comentarios que hace como por ejemplo:

«Que buen culo tiene esa perra»

«Yo hoy me he follado a una en mi casa»

«A mi esa puta me la chupó»

Comentarios desagradables y además comentarios que son mentira según mi novio.

Todo cambio un día que montaron una fiesta los de psicología e invitaron a toda la clase unas 70 personas en un local céntrico alquilado por los responsables. De un inicio mi novio no quería ir pero puesto que se permitían acompañantes decidimos ir tras convencer a mi chico todo el grupito de amigos, 3 chicos y 2 chicas más Dani y yo.

Ese día me puse un vestido corto de fiesta negro con escote y unas medias oscuras para favorecer el oscuro de mi vestido, típico vestido de fiesta que a Dani cuando llegue a su casa y subí a esperar que se cambiara le pareció la bomba.

Dani: Dios cari, estas tremenda.

-Me empezaba a meter mano dirección al culo-

Dani: Me has puesto cachondisimo y acabamos de empezar la noche.

Yo: Déjate de tonterías, llevo dos horas arreglandome y no voy a llegar con las medias o el pelo mal, al volver a casa te bajo esta cosita. -Mientras le besaba y le tocaba el paquete-

Una vez llegamos a la fiesta empezamos a beber chupitos y bailar entre nosotros, nos montamos siempre la fiesta con facilidad.

Al ser conocidos de Luis en cuanto nos vio se acercó ya que vino como no, solo. Iba con una camisa blanca y unos tejanos. El pensaba ir arreglado pero era el típico outfit de un señor de 50 años cuando una boda está en las últimas. Repeinado con 1 kilo de gomina era el toque que le faltaba para parecer un niño de comunión.

Luis: Que pasa chavales menuda fiesta os han montado mis colegas de la uni eh!! -mientras apoyaba la mano en el hombro de Dani y mia.-

Dani: Luis que colegas tío? Si estás más solo que la una, déjanos con nuestra fiesta anda.

Un problema grave de Dani era cuando bebía, se convertía en una persona extremadamente sincera. Rápidamente una de mis amigas, Sara con bastante lástima sobre Luis decidió darle un capote.

Sara: No seas así Dani! Siempre con la broma. Luis te apetece un baile? Venga vamos. -Y sacaba del brazo a Luis a bailar.-

La imagen era dantesca, una chica guapa y arreglada bailando con un gordo que no sabía moverse. Luis aprovecho la situación y trataba de pegarse a Sara cosa que generaba risas en el grupo por la ingesta de alcohol, hasta que llegó a rozar a Sara con su paquete y está lo apartó.

Sara: ¿Que haces enfermo? Pirate de aquí ya!!

Luis: Tranquila fiera..seguro que estás chorreando. -Mientras se alejaba-

Nosotros seguimos con la fiesta y los chupitos y olvidamos ese momento, sobre las 3 de la mañana todos se fueron a fuera a fumar y nos dejaron a Sara y a mi convenciendo al chico de la barra para que nos invitará a unos chupitos.

Era nuestra táctica de cada fiesta, Sara es una chica de 1.72 rubia, con ojos claritos y un cuerpazo. No tiene unos pechos muy grandes pero son agradables y en cambio tiene un culo de infarto. Poco después de eso Sara se empezó a encontrar algo mareada por el alcohol y decidimos salir fuera a tomar el aire con los chicos pero no los encontramos y nos sentamos en un banco.

Poco después llegó Luis que también estaba fumando y nos preguntó si todo bien al ver a Sara algo mareada, le expliqué la situación y nos ofreció algo de agua que decía tener en su coche en el paseo marítimo de la ciudad. Dada la situación y que no encontraba a los chicos decidí aceptar, todo sea por Sara y que no fuera a más. Aunque pensándolo ahora fue una decisión estúpida.

De camino al coche empecé a notar mareos y los primeros síntomas del inicio de mi borrachera junto a Sara. Una vez allí el dio agua a Sara y le mojamos un poco la cara, pero también pedí yo y me tuve que sentar en el coche mientras Sara estaba tumbada en el asfalto.

Dada la situación Luis se ofreció a dejar tumbada a Sara en el coche y llevarme a unos 20 metros a la arena de la playa mientras esperábamos a que se recuperará y así a mi me daba la brisa marina como el decía. No estaba para pensar mucho así que acepte y camine con el. Notaba su mano en mi culo mientras caminaba pero no sé porque no reaccione motivo de la borrachera, ahora mismo se que debería haber parado eso justo ahí.

Al llegar a la playa nos sentamos en la arena y para no mancharme el pelo de arena me apoye en su hombro mientras cerraba los ojos. Luis aprovecho para sacar un tema muy inteligente, el sexual.

Luis: ¿Que tal con Dani? Parece un chico fuerte, te da lo tuyo en la cama?

La pregunta y el diálogo en si, me parecen repugnantes ahora mismo y más con ese tío pero en ese momento ni dude de lo que hacía y decía.

Yo: Bueno está bien. -Cansada y con pocas palabras-

Luis: Que es lo que más te gusta que te haga?

Yo: Que me lo coma. Normalmente el acaba antes que yo y me gusta correrme así.

Luis: Eso significa que no te da lo tuyo jajaja Ya imaginaba que Dani no era tan bueno.

Yo: Si me da lo mío pero a veces…pasa eso no se.

Luis: Depende del chico, a mi nunca me ha pasado, no he dejado a medias a nadie. -Mientras me apartaba el pelo de la cara-

Yo: Luis dudo que hayas follado sin pagar jajajaja

Pareció dolerle en el orgullo esa respuesta porque se apartó y casi me caigo ya que seguía apoyada en su hombro.

Luis: Eso dicen todas, pero cuando me las follo una vez repiten, por eso estoy harto de follar.

Yo: Cuidado..el follador del barrio ha llegado. -Reía-

Luis: A ti lo que te pasa es que no estás lista para que alguien te de caña de verdad.

Yo: ¿Y me la vas a dar tú? -Seguia riendo-

Fue la respuesta más idiota que se me ocurrió y el la tomó como una invitación y se lanzó a mi boca. Mis reflejos no eran los mejores y llegó a besarme. A mi lo único que me salía era reír.

Yo: Luis para anda por favor y dejate de tonterías -Reía-

El me siguió besando y hizo algo que cambió todo. Apartó mi pelo y me empezó a besar el cuello.

Yo: Joder, ahí no, para.

El noto que había dado con la clave y siguió besando esa zona mientras con las manos me rodeaba todo el cuerpo y me tocaba cada centímetro, hasta llegar a mis tetas y regodearse en ellas.

Yo seguía gimiendo mientras pedía que parara, creo que las cosas más contrarias que alguien puede hacer. Cuando el notó que me tenía se separó y acepto mi solicitud de clemencia.

Fue listo, quería que fuera yo quien lo buscará y así decir que fue mutuo en su propia cabeza, ahora sin alcohol era obvio en ese momento necesitaba más. Me lancé a su boca y lo tiré a la arena mientras me subía encima suyo y nos movíamos mientras nos besábamos y él me tocaba el culo.

Se sentó conmigo encima, y me desató el vestido por detrás para despues quitármelo y dejarme en sujetador y tanga. Me seguía manoseando el culo y ahora sentados ya me comía las tetas como loco. Me quito el sujetador con una facilidad espasmosa y deboro mis pechos como animal, los babeaba, los escupía, los chupaba y los mordía a su antojo. Cuando se cansó se levantó y cuando me quise levantar me aguanto abajo, supe lo que quería, y no se porque se lo quería dar.

Se quitó el cinturón y se bajó los pantalones, con los calzoncillos me cogió la cabeza y me la hundió en sus partes, me estaba frotando el paquete por la cara.

Luis: Chupa por encima guarra

En ese momento estaba mas cerda que nunca con ese maldito cabron y hice caso, chupe esos calzoncillos y está chupando la polla de ese tío solo separada por una tela mientras yo seguía tirada en la arena y en tanga.

Poco tardo en quitarse los calzoncillos, delante mío una polla que me defraudó en un tío tan grande. No muy pequeña, pero si pequeña y además con mucho pelo, hizo lo mismo que antes y me cogió la cabeza para restregar ahora sí todo su pene por mi cara, como si de un perro marcando territorio se tratara, se cogió los huevos y hizo lo mismo, ahora mismo me siento una puta. Me hizo chuparle la polla a su manera, toda dentro y me empujaba la nariz hasta sus pelos. Cada vez que lo pienso sin estar borracha como en ese momento me dan arcadas.

Luis: Luego vas a la fiesta y le das un besito a tu novio guarra

Esas palabras no me enfadaron, me generaron excitación y seguí chupando. Me la saco de la boca y se la levanto con la mano invitándome a que le chupara los huevos, no se lo había hecho nunca a Dani porque me parecía un acto humillante. Pero a ese cabron en ese momento se lo hice, era asqueroso, como en tanga desnuda le chupaba los huevos a un gordo asqueroso, en plena playa y encima al tío que era odiado por mi novio y mi grupo de amigos.

Mientras le chupaba los huevos seguía con sus guarradas.

Luis: Chupa, chupa por ahí abajo, con esa cara de puta y con el cornudo de tu novio, tus amigos y tu novio me miran como a un bicho raro y tu aquí, comiéndome los huevos cerda.

Seguí unos minutos, hasta que optó por coger mi cabeza estirandome de los pelos y follarme la boca. Era una locura y la sensación era de arcada constante, no aguantaba el ritmo y estuve a punto de vomitar, cuando paró me empujó contra la arena y me dio la vuelta.

Sabía lo que venía, lo estaba deseando pero por otra parte dejaba de hacerme efecto el alcohol por momentos y ya era consciente de la traición que estaba cometiendo. Me colocó se puso detrás mío y sin miramientos me la clavó de un golpe. Ya estaba hecho, ese cerdo me estaba follando, había conseguido follarse a la novia de su compañero que se reía de el, que lo trataba mal a dos calles de dónde estaba el y tratándola como a una puta. En ese momento se juntó mi placer con mi remordimiento y mientras gemía me caían lágrimas.

El se dio cuenta y utilizó eso para humillarme aún más.

Luis: Llora guarra, llora pero di lo que quieres o paro ahora mismo. -Y me azotaba en el culo-

Yo: Que me folles quiero que me folles.

Luis: Eso es guarra. Te follo tranquila. -Me retiraba del pelo y me escupía-

Llevábamos dos minutos de polvo cuando empezó a agitarse y acelerar el ritmo, le dije que parara que no me quería quedar con las ganas pero le daba igual, obviamente lo que contó antes era mentira me iba a dejar con las ganas.

Tuve que decidir, no tomo nada por lo que el riesgo de embarazo está ahí siempre, visto su precocidad decidí salir y darme vuelta, sabía que le iba a gustar la idea de acabar en la cara o la boca y así almenos me aseguraba un disgusto menos aunque me parecía asqueroso.

En cuanto me di vuelta me tiro a la arena y me hizo caer de espaldas, se puso encima de mis tetas sentado y empezó a pajearse dirección mi cara.

Luis: Abre la boca cerda, abre la boca y cierra los ojos.

Obviamente no quería que entrara nada en mis ojos así que hice caso.

Luis: Siiii, en tu puta cara guarraaaaaaa, siiiii tomaaaaa

Uno, dos y tres lechazos cayeron primero en mi barbilla, después en mi pelo y frente y después en mi boca.

Luis: Siiiii ahhhhhhhh puto Dani no va a entrar por claseeeeeee ahhhhh

Llegó el cuarto a la boca y el quinto a la cara. Una vez acabo me acerco la polla a la boca para que la limpiará y así hice. Pedí algo para limpiarme antes de abrir los ojos y me tiro sus calzoncillos el muy cerdo. Me limpie mientras lloraba consciente de lo que había hecho.

Había dejado a otro tío, a un gordo al que mi novio y todos mis amigos odian tratarme como una puta, tratarme como nunca me había tratado mi novio, me había pasado sus huevos y pene por la cara, me había follado la boca, el coño, me había llenado la cara de leche, me había hecho limpiarme con sus calzoncillos era simplemente asqueroso.

Acabé y me puse el vestido, mientras el reía, eran las 6 de la mañana y la fiesta había acabado estarían mi novio y mis amigos buscándome a mí y a Sara. Llegamos al coche y la despertamos seguía borracha, al menos ese cerdo se digno a llevarnos a casa. Tuve la idea de usar el móvil de Sara para decir al grupo de mis amigos y mi chico que estabamos bien, que me había encontrado mal y estábamos en mi casa.

Después del trayecto mientras Luis iba mirándome riéndose y tocándose sus partes y yo con los ojos rojos cristalizados por lo que había hecho, llegamos a mi portal. Luis me dijo que ya estábamos y cuando baje co Sara me dijo algo que cambiaría mi vida para siempre

Luis: Cuando repetimos?

Yo: Ni lo sueñes puto gordo iba borracha y te has aprovechado de mi

Luis: ¿Estas segura?

Y puso un vídeo donde me follaba a cuatro patas y yo decía quiero que me folles. Y antes de decir nada paso de vídeo y se veía en otro, la escena de su corrida en mi cara mientras tenía los ojos cerrados.

Luis: Buenas noches puta. -Y arrancó el coche-

Me quedé helada llorando y con Sara borracha sentada en el bordillo de la carretera. La cogí y subimos a casa, me mire al espejo, estaba despeinada como una loca, con lágrimas, el rímel y el pintalabios corridos, manchas de semen por el pelo, las medias rotas y el vestido lleno de arena, la imagen era dantesca, me duché como nunca y caí rendida a dormir. La mañana siguiente tenía 22 mensajes de mi novio y 1 de Luis. No se porque abrí primero el del asqueroso que se habia aprovechado de mi.

Luis (Mensaje) : Hola puta, que te parece si hablas con Sara y quedamos el viernes los 3? Si no ya sabes…video!