Mis amigos me dieron con todo

Esta es mi historia de cómo me hicieron mujer y lo mucho que lo disfrute. Fue en la época del colegio, un colegio solo de hombres. Estaba en secundaria. Media 1.70 mts y pesaba 54 kilos, es decir era super delgado, pero con linda piel, cintura bien chiquitita, poto grande y bien paradito, con una piernas torneadas y formaditas y con unos hermosos pies finitos y delicados.

Yo era bien tímido y mis amigos me molestaban mucho, sobre todo en la ducha después de hacer deporte, me decían que si fuese mujer seria bien rica, que tenía un cuerpazo, a veces en la ducha me metían la mano, o me daban una nalgada, o sobaban su pichula con mi poto, de ahí no pasaban, yo solo me avergonzaba y les pedía que no me molesten, hasta que un día uno de ellos, me metio la mano con tanta puntería que uno de sus dedos entro a mi ano y sentí una corriente por todo mi cuerpo que me gusto, se dio cuenta que su dedo entro y se lo llevo a la nariz para olerlo y les dijo a mis compañeros que le huelan el dedo que olía a mi poto porque entro en mi ano. Ellos solo dijeron que rico y mi amigo se lo metio a su boca. Yo quise ponerme a llorar de vergüenza y me quitaron la mochila con mi ropa y me dijeron que solo me la darian si me ponía en cuatro que solo querían ver mi ano. Les dije no y quisieron salir del ambiente llevandose mi mochila, me asuste al pensar que iba a quedarme calato y le dije esta bien pero que solo por favor miran que no me toquen. Me hicieron agacharme en la posición que recién sabia que se llamaba Cuatro o de Perrito y me abri el poto para que vean mi hueco, vi como se le paraba sus pingas y me dijeron que lo tenia bien rico, no me di cuenta y uno de ellos se acerco y me paso la lengua por el ano. Me estrmeci, me levante llorando, me vesti y me fui corriendo. Esto fue al iniciar el año escolar. Al dia siguiente me miraban con cara de querer comerme. Desde ahí decidí no volver a bañarme en las duchas del colegio. Pero me quedo una sensación deliciosa de haber sentido una lengua en mi poto.

Realmente desde que tengo uso de razón siempre me llamo la atención la ropa de mujer, sobre todo las panthyes y a veces cuando no había nadie en casa, tomaba las de mi hermana y me las ponía, me miraba al espejo y realmente me veía como una chica, tengo una fascinación y fetiche por los pies y los mios se veían preciosos. Asi transcurrian mis días, hasta que después de unos dos meses de lo sucedido que me lamieron el culo, decidí hacer gimnasia al finalizar el dia de clases, esperaba qie casi todos se fueran y el colegio quede casi vacio, excepto por el portero y uno que otro chico que se quedaba jugand basquet pero ellos no entraban a las duchas. En cambio el equipo de gimnasia estaba en el mismo ambiente que estaban las duchas.

Hasta que un dia me estuve duchando tranquilo y escucho unas risas, me asuste y salgo a ver pero no había nadie. Lo que si mi ropa había desaparecido, y en la puerta de salida del ambiente dejaron una nota diciendo que mi mochila estaba en el arco de la cancha de futbol que estaba como a 20metros fuera del ambiente, es decir en el patio del colegio. Estaba lloviendo y la cancha era de gras, se había formado barro. Me habían dejado unos zapatos de taco en la puerta, me los puse y tuve que salir desnuda, seguramente se me vería bien puta desnuda en el patio y con tacos que levantaron mas mi culo.

Cuando regrese, detrás de mi se cerro la puerta y eran tres chicos de ultimo año de secundaria, estaban desnudos con la pinga bien parada, me agarraron y me dijeron que ahora seria su mujer, que hace tiempo me espiaban en la ducha. Yo me puse a llorar y les pedi que no me hagan daño, entonces has todo lo que te pidamos me dijeron. Les dije por favor me dejenme ir. Me empujaron y cai, me pidieron que modele para ellos dándole la espalda para que me vean el culo como lo movia. Lo tuve que hacer pero no paraba de llorar, se acercaron a mi comenzaron a besarme en la boca (era mi primer beso), me besaban el cuello, la espalda y mis tetas mientras sus manos me agarabban el culo, por momentos se me escapaban pequeños gemidos, les decía por favor déjenme no sean asi que no deseaba pero en el fondo lo estaba disfrutando, yo seguia llorando pero me estaba tranquilizando. No se en que momento lo hice pero cuando me di cuenta les estaba agarrando la pinga a los tres. Me dijeron ya vez como si te gusto, me preguntaron si deseaba ser su mujer y les dije que si pero que lo hagan con delicadeza que hare lo que me pida, que quería sentir mas.

Me arrodille y me acorde cuando espiaba a mi mamá chupándole la pinga a mi papá (esa es otra historia) y comencé a imitar todo lo que mi mama hacia. Por sus gemidos se ve que lo hacia muy bien y en eso siento una lengua en mi ano, que rica sensación, como movia su lengua por los pliegues de mi hueco y los mas rico fue cuando pego sus boca a los pliegues de mi ano con su toda su lengua metida dentro de mi hueco y comenzó a absorber y aspirar mi hueco mientras movia su lengua dentro, me volvió loca esta sensación y comence a chuparle la pinga con mas ganas a mis otro dos cacheros. Juntaron unas colchonetas donde instintamente me eche boca abajo y ellos a mi lados acariciándome. Les pedi a gritos que me hagan de todo, que me gusta ser su mujer. En ese siento que la pinga que tenia en mi boca comenzó a botar su leche, mi amigo me lo metio hasta el fondo de la garganta y comencé a tomarme su leche, me acorde como mi mama le limpiaba la pinga a mi papa con su lengua e hice lo mismo. Luego comienzo a sentir unos dedos en mi poto, se había colocado jabón para que resbale mejor, primero empezó a meter un dedo, me dolio un poquito pero siguio haciendolo hasta que mi culo se acostumbre dijo, luego metio otro dedo mas, los dos chicos estaban chupándome los dedos de los pies. Me sentía en el paraíso.

Luego senti la punta de una pinga en mi culo, empujo la cabeza y me dolio horrible, a gritos le pedi que me la sacara pero no me hizo caso y empujo de golpe, el dolor era horrible y me puse a llorar suplicándole que me la saque pero no quiso diciéndome que aguante un ratito mas hasta que se adapte mi poto. Y efectivamente después de un rato que para mi fue una eternidad comencé a sentir a parte del dolor que ya estaba disminuyento, sentia un cierto cosquilleo rico, como estaba en perrito me incline hacia adelante para que salga un poco y luego me lo volvi a ensartar. Del dolor pase a sentir un enorme placer, y comencé a pedirle que se mueva rico, que sentía que me estaba partiendo el culo. Mis otros dos machos se pajeaban esperando su turno, los llame para chuparles la pinga mientras la pinga se me clavaba mas y mas. Hasta que siento un liquido caliente en mi culo, mi macho se había vaceado, saco su pinga y otro cachero entro a seguir hizo lo mismo y luego el otro. Me senti una perra en celo. Les termine de limpiar la pinga con mi boca y lengua, que aun tenian algo de leche, que rica sensación de sentir el sabor de la leche mezclado con el olor y sabor de mi culo. Me preguntaron si me gusto, les dije que si que me encanto ser su mujer, que estoy dispuesta cuando gusten.

Les conte que a mi mamá mi papá a veces le echa la leche en el cuerpo y me preguntaron si también quería eso y les dije que si. Me eche boca arriba y ellos comenzaron a pajearse hasta que terminaron en mi barriga tetas y cara, comencé a tomar con mis dedos la leche y me lo metia a la boca. Me dijeron que no sabían que podía ser tan puta. Se vistieron y se fueron, no sin antes yo darles las gracias por el enorme placer que me habían dado.

Pero ahí no acabo todo, el portero del colegio nos habia estado espiando al escuchar mis gritos y gemidos. Espero que los chicos se vayan para el entrar. El señor tendría unos 70 años, me dijo que vio todo y que hacia tiempo que no había disfrutado de un espectáculo asi. Me ruborice y le pedi que no diga nada, me contesto que eso dependía de mi. Defrente le pregunte si queria cacharme y me dijo que le gustaría pero que su pichula ya no se le para pero le gustaría acariciarme. Le dije que haga todo lo que desee, me pidió que primero me bañe y me lave bien el culo para que me lo lama, que estaba con la leche de mis amigos. Me estaba bañando cuando siento que me agarran por atrás y era el viejito, me dio risa verlo calatito, conun pájaro chiquito, todo barrigon y canosoo. Si bien al señor no se le paro pero movia la lengua como campeón, que rico beso negro me estaba dando, los dejo chiquitos a los chicos, comencé a aullar de placer, me abria todas las nalgas diciéndome que grande me habían dejado el hueco mis amigos. Al final como agradecimiento le di una buena chupada de pinga, no se le paro pero si se vaceo y me tome su leche. Le agradecí y me dijo que cuando quiera podía volver a jugar lo mismo.

Y asi fue como empezó mi historia de puteria y me volvi la perra de mi salón, pero eso lo contare en otra historia.