Un intercambio a Londres muy morboso

Mi nombre es Pedro, cuando pasó era un chaval entrovertido, vividor, un tanto rebelde, deportista, buen cuerpo , moreno, guapete y buen tío. Mi madre me comió la cabeza para tener la experiencia de aprender idiomas en el mismo Londres, para ello me explico que existían unos intercambios de estudiantes, en donde yo iría a casa de un muchacho inglés y este se vendria a nuestra casa , de esa forma resultaría mucho más barato y podría aprender y conocer Londres, en un principio no me atrajo mucho la idea, pero al paso de unas semanas mi novia corto conmigo y la verdad estaba un tanto depre y decidí embarcarme en esa historia.

Mi madre empezó a hacer todas las gestiones en la agencia que se dedicaba a ello y muy pronto la llamaron para proponernos una familia inglesa, nos mandaron fotos y un contacto para charlar con ellos y dar la conformidad o no, el otro chaval se llamaba Harry era pelirrojo pecosete, guapete, muy blanco, creo que típico inglés, tenía otro hermano más mayor sobre los 25 años muy parecido a Harry se llamaba Austin, más corpulento, y su padre Pablo de origen Español sobre 45 años bien llevados, era viudo como mi madre que también lo era, parecía una familia tranquila, normal, por eso y tras charlar por videoconferencia con ellos, decidimos aceptar el intercambio.

Las siguientes semanas estuve un tanto nervioso esperando el día , Harry y yo no íbamos ni a vernos nos cruzariamos ambos en sendos vuelos cada cual a su destino. Llegó ese día iba a estar dos meses fuera antes del verano y mi madre era todo un flan de lágrimas, su niño se alejaría de ella por primera vez y yo aunque nervioso , ilusionado por vivir nuevas experiencias, me embarque en aquel vuelo y cuando aterrizó mi avión me temblaron un tanto las piernas, en el avión íbamos varios chicos y chicas de la misma agencia de intercambio, nos habíamos dado los teléfonos por quedar por allí, nos recogió un azafato de la agencia y lo primero fue llevarnos en autobús al instituto donde seguiríamos nuestras clases, allí en el salón de actos nos explicaron cómo iba a funcionar todo y tras ello pasaron a presentarnos a las familias que nos iban a acoger.

A mí me presentaron a Pablo y a Austin, en persona eran mucho más altos de lo que pensaba, eran fuertes , se veía que hacían deporte, eso me gustaba, ya que a mí también me gusta, chocamos las manos y empezaron a hablarme en inglés, yo la verdad que lo entendía bastante bien, hablarlo era ya más complicado , pero lo intentaba, en todo caso relataré lo ocurrido obviando un poco el interés por el cual había ido alli aprender el idioma, y me centraré en lo que me ocurrió. Aquella familia me acogió con todo tipo de agasajazos , no dejaron ningún detalle por qué estuviera cómodo, me dieron una buena habitación, me explicaron sus costumbres y me dieron incluso una llave de su casa por si decidía salir a solas en horas libres, después pasamos a cenar, tenía un hambre de muerte, Pablo el padre era buen cocinero, porque todo estaba riquísimo, me invitaron a tomar una ducha y descansar, ya que el viaje había sido intenso.

Los siguientes días fueron de encajar, los tres fuimos conociendonos, charlábamos mucho, eran muy simpaticos, me habían llevado a conocer un poco Londres y todo eran detalles conmigo a veces Austin salía con sus amigos por la noche me decía que fuera con el pero eran más mayores que yo y quizás no era buena idea, además solía quedar con el grupo mío de intercambio y disfrutábamos de algunas juergas nocturnas por Londres.

Todo parecía ir de maravilla, yo estaba encantado y así se lo hacía saber a mi madre cuando hablaba con ella y por lo que me decía Harry también estaba muy contento de estar en España, pero una noche dio un giro todo, yo había llegado de fiesta, decidí pegarme una ducha antes de irme a la cama y cuando estaba completamente en bolas y enjabonandome oí como se abría la puerta del baño, era Austin que por cierto venía un tanto ebrio.

Austin- ehyyyy Pedro….disculpa, pensaba que no había nadie.

Yo- (tapando mis partes con mis manos) no pasa nada, no cerré la puerta fue culpa mía.

Austin- bu.bu.bueno tampoco pasa nada no? Somos tíos los dos y tenemos las mismas cosas , jajaja.(se le notaba la borrachera).

Yo- si es cierto, en cualquier gimnasio solemos estar todos así.

Austin- pues eso…..es lo mis…mis…mismo no?

Yo- claro….no pasa nada.

Austin- te importa me lave los dientes mientras tú te duchas y luego lo hago yo?

Yo- no…no…para nada.

Entonces continúe mi ducha, Austin no daba pie con bola, no lograba poner la pasta sobre el cepillo, se tambaleaba, le tocó sentarse en el retrete, yo me descojonaba, a duras penas logro cepillarse los dientes, y entonces empezó a quitarse la ropa, era patético, no podía ni quitarse la camisa, jajaja, yo terminé mi ducha, me enrolle una toalla y salí , me seque un poco la cabeza, mientras, Austin seguía sin lograr desnudarse, entonces fue cuando me ofrecí a ayudarlo.

Yo- Austin te veo un poco torpon, jajaja, no se porque será, jajaja, quieres que te ayude?

Austin- de verdad lo harías por mi.

Yo- claro hombre, por qué no?

Austin- bueno por si te da apuro….

Yo- no para nada además, tu ya me viste en pelotas.

Austin- si, si….por cierto un buen cuerpazo con una buena polla.

Yo- ( ruborizado) uggg..ugggg… Bueno normalito diría yo.

Austin- que va estás muy bien

Yo- muchas gracias…bueno vamos a la faena…jejeje.

Me acerqué a Austin lo senté en el retrete, agarre su camisa y empezé a desabrocharle , enseguida tuve su torso desnudo, un vientre con una buena tableta, su pecho marcado y con unos pezones sonrosados entre una mata poco espesa de pelos pelirrojos como el pelo rizado de su cabeza, que por cierto dejaba caer sobre mi cuerpo rodeado de la toalla, mi polla podía sentir su cabeza dando golpes sobre ella y yo intentando sujetarlo. Después lo hice levantarse a duras penas, fui desabrochando uno a uno los botones del pantalón, hasta que al final lo conseguí, dejándolos caer al suelo, vi entonces aquel boxer rosado preto marcando un buen paquete, y un culito bien marcado y respingón, tire de sus vaqueros y los saque de sus piernas y después le dije que se quitará los calzoncillos y se metiera en la ducha. Austin logro quitarse el bóxer, y uauuuuu que polla, la tenía flácida pero era larga , con unos huevos colgantes y rodeados de una mata bien recortada de vello rojizo que resaltaba de su piel blanca como la nieve.

Austin- tío uffff…me parece que no voy a ser capaz de ducharme.

Yo- y eso? Que pasa?

Austin- estoy tan pedo..jijiji…que no tengo estabilidad.

Yo- quieres que te heche una mano.

Austin- según donde jejeje.

Yo- cabronnnn, a ducharte?

Austin- era broma, si por faaaavooorrr…

Austin se introdujo en la ducha y se apoyó en la pared, yo me quite la toalla y me metí, abrí el agua , la temple para que no quemará y empecé a regarlo , empezó a sacudirse, su melena pelirroja salpicaba sobre mi cuerpo y su polla y sus pelotas se balanceaban en un movimiento pendular por el que caía el chorro del agua, enseguida agarre el jabón le dije que pusiera las manos y se restregar, pero el me indico que por favor lo hiciera yo, no puse reparos me unte las manos y empecé por enjabonar su cabeza, después volví a coger el gel y con mis manos recorri cada trozo de su torso frotando con intensidad, por sus sobaqueras y su pecho, note como su cuerpo se extremecio , cuando mis manos pasaron por sus pezones y como de inmediato se pusieron duros como una piedra, pude intuir un pequeño gemido salir de la boca de Austin, no lo se, pero continúe con mi labor, puse más gel en mis manos, y entonces le pregunté si se lavaba el sus partes, a lo cual contestó , que por favor continuará yo, no sabía cómo actuar, pero aquella petición, me puso un tanto nervioso y a la vez un poco morboso, mi polla se puso morcillona y temí que pudiera despertarse delante de Austin, pero decidí continuar , mis manos entonces empezaron a masajear sus nalgas redonditas, duras.. el jabón hacia burbujas sobre su culo, no sabía si introducir mis manos entre sus nalgas para limpiar bien su culo, pero ya puesto pensé que era lo correcto, y mis manos se introdujeron en sutiles movimientos entre su raja pasando mis dedos por su ano frotándolo para dejarlo limpio, fue entonces cuando a Austin le tembló todo el cuerpo y como se extremecio soltando una serie de gemidos continuos….ummm, ummmm, ummmm, yo me hice el tonto y le di la vuelta, y sorpresa su polla estaba completamente dura como una estaca, grande , gorda, hermosaaaa, el tenía los ojos cerrados, apoyado sobre la pared, mis manos pasaron a enjabonar sus huevos para después ir agarrando su polla desde la base hasta su capullo e ir frotando suavemente poco a poco dejando salir y entrar su prepucio, la cara de Austin era de placer, su boca desprendía pequeños gemidos que intentaba mitigar, yo continúe mi trabajo me arrodille y pase a frotar sus piernas, entonces mi cabeza quedó frente a aquella tranca dura y pelirroja de Austin, mi polla estaba completamente dura y no me había dado cuenta de la situación, entonces aquel chico agarró el teléfono y abrió el agua sobre el, resbalando todo el jabón por su cuerpo y callendo sobre mi, me sacudí y la polla de Austin dío contra mi cara, el me agarró de la cabeza y me dirigió sin remedio a que mi boca se encontrará con aquel sonrosado prepucio, por el que el agua corría, de repente dejo de hecharse agua, note entonces sus dos manos sobre mi cabeza presionandome sobre su polla, saque mi lengua y lamí todo el contorno de su capullo húmedo, sacando de la boca de Austin un profundo gemido ummmmmmmmm….,que estaba haciendo, yo no era gay,.pero aquella situación me estaba poniendo muy cerdo, seguí por tragarme entonces toda su polla, con una mano la tenía agarrada y la metía y sacaba de mi boca lubricandola como me hacía mi exnovia y tanto me gustaba, Austin seguía gimiendo , ummmmm, ahhhhh, ummmmm qué rico me decía, no pares, pero entonces decidió el tomar la iniciativa y ya eran sus movimientos bruscos de cadera y su mano agarrando mi cabeza lo que hacía que su polla entrara y saliera hasta mi garganta pegándome una tremenda follada de boca haciéndome pegar arcadas y soltar lagrimones que poco a poco supe gestionar y gozar.

Así anduvimos unos minutos más, hasta que aquel chaval me levanto, me apoyó contra la pared poniendo mi culo en pompa dejándose caer sobre mi espalda y susurrándome al oído si me habían follado antes el culo, yo le dije que no, entonces Austin alargo un brazo saco un bote del cual dejo caer un buen chorro entre mis nalgas, y también sobre su polla, paso sus dedos por mi ano, ummmm temblé, ummmm me gustaba esa sensación, me metió suavemente un dedo , ahhhh, ummmm, ahhhhhh, ummmmm, me gustaba, pero no sabía si su polla iba a entrar, me metió dos dedos , me dolió algo pero pronto entraban y salían de mi culo dándome placer, y ya si fue cuando Austin apoyo su polla sobre mi ano , pego un empujón y metió media polla , ahhhhh, ahhhhh, grite, me tapo la boca y yo mordía su mano para mitigar el dolor, después pego otro empujón y ya entro toda , se quedó quieto, yo mordí más fuerte sin llegar a hacer daño y entonces empezó a mover su cadera poco a poco sacando y metiendo su polla de mi culo, al principio dolía, pero después fui yo el que empecé a mover el culo buscándola , entonces libero mi boca, y solo salían gemidos de hizo y placer , ummmm, ahhhh , sigue, sigue, follame más….no pares ummmmm qué rico , Austin agarró mi polla y mientras me follaba me pajeaba, estaba gozando de aquel pelirrojo mucho, mi culo estaba en lujuria, follame más fuerte cabron, y Austin me hizo caso, su follada se enfureció, sus embestidas se recrudecieron y sus pelotas golpeaban sobre mi , ummm , ahhhh,,, ummmm , ahhhhh , sus gemidos y los míos se entremezclaban, y entonces noté que me corría haciéndose lo saber a Austin, que aceleró su penetración en mi culo y su masaje sobre mi polla , ahhhhh, ahhhh ahhhhh, mis piernas se aflojaron y mi polla empezó a escupir leche a trayazos , pero en unos segundos Austin se tenso apretó su polla más si cabe dentro de mi culo y gimió y gimió escupiendo lefa en mis adentros caliente , espesa que salía y corría por mis piernas, quedamos quietos , respiración agitada y corazones a mil, nos relajamos un poco, Austin abrió el agua, nos duchamos ambos, nos secamos, sin decir nada, cogí mi ropa, el la suya , y nos miramos, me guiño un ojo, me dijo que si había disfrutado, le dije que mucho y sin más me arreo un morreo.

Austin- buenas noches.

Yo – buenas noches.