Una jovencita me acosa en el bus

Normalmente uso mi auto para ir al centro, pero lo había dejado para que le hiciesen un servicie, así que tome un bus, no había asientos, me quede parado, a medida que avanzaba el viaje se fue llenando de pasajeros.

De pronto siento que el cuerpo de una mujer se apoya en mi espalda, notaba sus pechos, cada vez la presión era más fuerte, con el movimiento del bus sentía que se frotaban y ya notaba sus pezones, no quería darme vuelta pero me estaba excitando lo que sucedía

El bus estaba lleno así que nadie lo notaba, pasaba desapercibido, yo baje mi mano derecha y la lleve un poco hacia atrás y acaricie el costado de su pierna, de pronto sentí que una mano tomaba la mía y la apretaba, transcurrieron unos minutos así y siento que me dicen al oído

– Bajemos, me gustas

Me doy vuelta para bajar y veo el rostro de una jovencita con unos hermosos ojos azules, avanzo hacia la puerta y ella me sigue, toco el llamador de bajada, el bus se detiene en la primer parada y bajo, cuando la miro no podía creer lo que estaba viendo era una hermosa jovencita, delgada, casi de mi altura yo mido 1,77 mts, sus pechos eran hermosos aunque eran grandes se los notaba parados ya que no tenía sostén porque sus pezones se marcaban mucho en su camisa, sobre ellos caía un hermoso cabello largo, rubio, tenía una falda mini que dejaba ver unas hermosas piernas y un culo chico y parado

La miro y le digo

– Hola como estas, soy Antonio

– Hola Antonio soy Tatiana hace poco que vine a vivir a buenos aires

– Eres hermosa, de dónde vienes

– Soy de Misiones, vine a estudiar en la universidad

– Si gustas vamos a tomar algo así nos conocemos

– Bueno tengo el día libre hoy no tengo clases en la uni

Nos sentamos en una confitería muy tranquila para una buena charla, estaba muy cerca de la parada del bus, pedimos unas cervezas

– Qué edad tienes Tatiana

– Cumplí 18 hace seis meses, termine mi secundaria y me vine a buenos aires, vivo en un departamento con una amiga, espero no te moleste mi edad

– Al contrario me encanta yo tengo 69, me gusta mucho, tienes una edad muy excitante

– Que bien Antonio entonces seguro me podrás ayudar

– Que necesitas preciosa

– Que me hagas realidad, una fantasía que da vueltas en mi cabeza, estar con un hombre mayor, siempre que veo a los amigos de mi padre me rondan esos deseos pero nunca me anime, solo he tenido sexo unas veces con mi novio pero él es de mi edad y no tiene experiencia

– Mmmmm me encanta ser quien cumpla esa fantasía, me gustas mucho, y me tienes excitado, busquemos un lugar para poder cumplirla

– Mira si no te molesta, te hice bajar aquí del bus porque vivo muy cerca, a 300 mts y mi amiga hoy no está, fue a visitar a sus padres

– Bueno si te parece entonces, vamos

Llame al mozo le pague y nos dirigimos a su departamento, íbamos charlando, estábamos ansiosos de llegar

Llegamos y tomamos el ascensor era en el 10 piso, a medida que subíamos no pude más, la abrace y la bese, ella me devolvió el beso apasionadamente, entramos a su departamento y Tatiana me dijo

– Antonio sé que a los hombres les gusta dominar, seguramente lo harás conmigo pero quiero en el pre que me dejes tomar las iniciativas y te dejes llevar, luego seré totalmente tuya y de tus deseos, haz todo lo que desees tengo un implante en el brazo para no quedar embarazada

– Está bien, deseo que me sorprendas

– Muy bien quítate la ropa y espérame en la cama, solo quédate con tu bóxer

Hice lo que ella me pidió y me eche a la cama, el bóxer formaba una carpa tenía mi verga muy excitada y dura

Después de unos minutos comienzo a escuchar a Joe cocker en su canción You Can Leave Your Hat esa canción famosa de nueve semanas y media, y de pronto va apareciendo ella bailando al compás de la música, mirándome, con una blusa y una falda muy cortita que casi dejaba ver su tanga

Sus movimientos eran lentos y precisos, jugaba con sus manos acariciando su cuerpo, de repente comenzó a sacar su camisa desabrochando sus botones prolongando ese deseo de verla, la saca dejando ver un hermoso sujetador rojo de encaje, la desliza al suelo. Abre una cremallera y se quita la falda, se veía divina con una pequeña tanga haciendo juego, deja caer la falda y sigue acariciando su cuerpo no dejando de bailar y mirarme fijamente yo ya no puedo más deseo pararme y agarrarla pero me contengo, se quita el sujetador y me lo arroja, lo atrapo, lo llevo a mi nariz sintiendo un exquisito aroma, miro y veo unos hermosos pechos de buen tamaño, duros y erguidos, ese cuerpo es divino

Termina el tema y comienza otra canción, ella se acerca a mí y se acuesta a mi lado, nos abrazamos, nos besamos, y me dice:

– Soy toda tuya

Beso su cuello, sus orejas mis manos acarician sus pechos, siento sus pezones endurecidos y bajo mi boca hacia uno, aplico una succión suave con ligeros mordisqueos, ella gime. Mi mano acaricia el otro pecho, muevo con suavidad mi palma por debajo y arriba del pezón, cada vez más duro, lo tomo entre mis dedos y lo voy presionando, sus gemidos son más intensos

– Aaaaahhh, sigue Antonio, me enloqueces siento que tendré un orgasmo

Succione sus pezones con fuerza, le di pequeños mordiscos, los retorcí, los pellizque, sentía que ella movía su cuerpo excitado, junte sus pechos y metí ambos pezones en mi boca, los chupe muy fuerte como para sacarles leche, Tatiana dejo salir un fuerte gemido

– Aaaaahhhhhhh, Ufff Antonio la primera vez que tengo un orgasmo solo chupándome los pechos

La mire a los ojos, la bese y sin decir nada me deslice hacia abajo, deseaba sentir muchos orgasmos de ella, estaba muy excitado pero me decidí esperar para penetrarla, ya al acercarme al medio de sus piernas siento el aroma delicioso a hembra caliente, paso mi lengua por su tanga está muy mojada, se la quitó y me encuentro con una hermosa conchita lisita, muy depilada con unos labios bien cerrados.

Ella abre sus piernas deseando sentir mi lengua, se las levanto, recorro alrededor de sus labios lamiéndola hacia abajo hasta llegar a su ano, repito eso varias veces ella se abre cada vez más, muevo mi lengua hacia adentro lamiendo cada labio, hasta que se abren y siento la capucha del clítoris. Presiono mi boca y muevo la punta de mi lengua alrededor del clítoris, Tatiana gime cada vez más, meto dos dedos en su vagina buscando el punto g. Siento que se está por venir, mueve su pelvis cogiendo mis dedos y clavando su clítoris en mi lengua, grita, gime y explota en un fuerte orgasmo, saliendo de su vagina unos ricos jugos que con gusto saboreo

Me subo y la beso para que sienta conmigo ese delicioso sabor de sus jugos, ella estaba abierta y mojada, mi verga ya muy dura en la puerta de su concha presiono y la penetro totalmente. Empezamos a movernos primero suave, y de a poco aceleramos hasta que llega un ritmo desenfrenado, no hay palabras, solo la respiración agitada, los gemidos y el chapoteo que producen los jugos de su vagina. Todo termina cuando ambos explotamos casi juntos en un gran orgasmo

Nos besamos, y yo me recuesto a su lado, Tatiana se baja en busca de mi verga, la acaricia y limpia con su lengua, saboreando los jugos de ambos, sube nuevamente y me besa, siento los sabores en su boca, en su lengua y así nos quedamos en silencio, abrazados, al rato le hablo

– Hermoso lo sucedido Tatiana, cuanto me alegro lo que sucedió en el bus

– Antonio cuando te vi imagine que eras el indicado para cumplir mi fantasía y no me equivoque

– Qué bueno que te esté gustando

– Si, ahora me toca sentir un poco esa verga en mi boca que cuando la limpie me quede con el deseo de sentirla bien tiesa

Se bajó y empezó a bordear mi verga y los testículos con su lengua, mientras me masturbaba con su mano suavemente y me iba poniendo duro. Ya erecto lo empezó a lamer como un helado y lo metió en su boca, se lo tragaba todo, yo sentía el fondo de su garganta, era muy experta chupando

– Te gusta papi, estas de nuevo bien durito

– Bueno ahora me toca a mí que cumplas con lo que deseo

– Que quieres, no será lo que yo pienso

– Si seguro lo que piensas, quiero entrar en ese hermoso culo

– Nunca lo he hecho por ahí tengo mucho temor

– No temas yo sabré hacértelo

– Mis amigas dicen que duele mucho y también que las han hecho sangrar

– Confía en mi te tratare con máximo cuidado, te gustara

– Solo con una condición si te pido que pares, lo dejaras

– Muy bien tenelo por seguro que gozaras

La hice recostar de espalda y puse dos almohadas debajo de su culo, levante sus piernas y las abrí, quedo la concha y el culo a mi disposición, puse mi cabeza entre sus piernas y empecé a chupar el ano y su concha, notando que se volvía a excitar, mientras chupaba su clítoris empecé a jugar con los dedos en su ano, los jugos que bajaban de su concha lo mojaban y hacían que mi dedo entrase más fácilmente, cuando note que no le molestaba empecé a meterle dos, ella dijo

– Despacio Antonio me duele un poco

Yo sin contestarle seguí con mi trabajo de dilatarle un poco el ano, me arrodille en la cama y como su concha y culo estaban levantados con las almohadas quedaban muy a punto para penetrar. Metí mi verga en su concha y empecé a acariciar el clítoris. Tatiana estaba muy excitada, se movía, era el momento su ano seguro estaría dilatado, en una de esas movidas, saque mi verga y sin esperar penetre su culo

– Ayyy Antonio me duele

La deje adentro quieta para que se acostumbrase y seguí acariciando su clítoris, cuando note que volvía a excitarse, me empecé a mover lentamente, ella estaba muy caliente, se le había ido su temor y se movía, de a poco fui subiendo mi ritmo, ese ano tan pequeño me estaba excitando mucho, no tardaría en acabar pero esperaría a que ella también lo hiciese

– Te gusta preciosa

– No sé qué me pasa papi, si bien algo me duele, lo que siento es delicioso, sigue así siento que en poco tendré mi orgasmo

Yo empecé a moverme más fuerte, acariciando también su clítoris, ella también se movía mucho, ya no aguante más y explote llenando ese hermoso culo con mi semen y ahí ella también tuvo su orgasmo

– Ahhhhhhhh, Ufff que extraño, acabe diferente, tenías razón mucho no me dolió, si me arde un poco pero me encanto lo que sentí

– A mí me gustó mucho mi niña, todo lo que sentí contigo fue hermoso

Nos besamos y decidimos bañarnos, estábamos jugueteando en la ducha, cuando de pronto sentimos abrir la puerta del departamento

– Tatiana, donde estas

Era su compañera de piso, de repente entra en la ducha y nos ve a los dos desnudos bañándonos, era una hermosa jovencita, nos mira

– Vaya, no pensé hallarte así amiga

Sale del baño y se dirige a la cocina, nos secamos y nos vestimos, ella nos esperaba con unas cervezas frías

– Susana él es Antonio al fin he cumplido mi fantasía

– Qué bueno brindemos por haberla cumplido y por lo que vi la próxima me toca a mí que cumplamos la mía los tres

Me tome la cerveza, intercambiamos nuestros números de celular y me despedí de ellas, ambas besaron mis labios, me quedo el sabor de ese hermoso encuentro y de lo que pronto sucedería en ese rico trio.