Con mi esposo y su ex

Esto que les cuento es 100% real, todo empezó cuando mi esposo me empezó a platicar de sus fantasías y me confezo que le gustaría hacer un trío con su ex esposa, yo me «fui de espaldas» no podía creer que el me estuviera pidiendo eso, como se le ocurre, si yo no podía ni escuchar su nombre.

Pero con el paso de los años me calentaba la idea pero no me atrevía a decírselo por vergüenza, como me podía existar tanto eso y luego con quién, mi esposo y yo seguíamos fantasisndo con muchas cosas y personas. Un día en la noche empezamos a coger el y yo y le pregunté si todavía tenía ganas de que hiciéramos un trío con ella y me dijo «si amor» pero siempre fantaseabamos con hacer algo y después de coger todo se olvidaba. Pero un día el diablo hizo de las suyas, y yo ya no podía más con esa idea en mi cabeza y sin más le dije que ya lo había pensado y que le llamara a su ex y que se lo pidiera, él no podía creerlo y pensó que era puro juego para ponernos cachondos y empezar a coger, y le dije que estaba más segura que nunca y que lo hiciera.

Puso una cara de morbo cañón y yo super nerviosa, me dijo «segura amor» yo solo pude decir, no sé pero quiero hacerlo. Fuimos a dejar a mi hija a la escuela y se regresó en casa nos sentamos y seguimos platicando de eso, el sacó el celular, busco su número (le sudaban las manos de nervios) y le llamo, puso el altavoz para que yo escuchara todo (ellos solo se hablan por sus hijos)

Martín – – – Hola buenos días Karen ¿como estas?

Karen – – – Bien y tu que tal

Martin – – – Bien…..

Se quedaron en silencio unos segundos, y el super nervioso no sabía cómo pedírselo y yo le hacía las señas que se lo dijera a si como era.

Martín – – – – Este.. Oye.. Mira quería pedirte un favor, ¿te gustaría hacer un trío con mi esposa y conmigo?

Ella empezó a reírse porque no creía que eso fuera verdad y luego conmigo que yo no la tragaba

Karen – – – Como crees deja de estar de chistoso y bromeando con esas cosas

Martín – – – Enserio mi esposa te esta escuchando si quieres te la paso para que te diga

—— Hola Karen como estas, si es verdad lo que te dice Martín ¿como ves te animas?

Ella no lo podía creer y solo se reía de nervios, le dije vamos a vernos y platicamos si se da que padre y si no no pasa nada ( yo jamás había tenido una platica con ella solo el saludo) que te parece si nos vemos en tres días, mi esposo me volteo a ver sorprendido pensó que hibamos a tardar más en vernos

Karen – – – Me parece perfecto porqué ese día no trabajo y no llevaré prisa

—-Ok entonces que te parece si nos vemos en el centro de Texcoco y ya vemos si nos sentimos bien para hacer algo mas

Karen – – – ok me parece muy bien nos vamos ahí a las 4:00pm

Llego el día tan esperado ( claro nosotros no dejábamos de coger pensando en que se podía hacer realidad lo que tanto queríamos) yo no podía creer que pudiera llegar a tanto pero me emocionaba y me calentaba la idea y ya no había vuelta atrás.

Cuando llegamos por ella el hambiente se sentía un poco tenso no sabía cómo hablarle, nos saludamos se subió al carro y nos fuimos a un barcito.

Después de unas copas los tres nos relajamos y pudimos platicar el tema y nos hemocionamos, yo me pare para ir al baño y le pregunté a Karen si me acompañaba y dijo que si. Estando las dos en el baño ya estábamos super cachondas y un poquito tomadas, le dije si ya lo había pensado y si estaba segura de hacerlo con nosotros y dijo que si..

Llegamos con Martín y le dijimos que ya estábamos seguras las dos y que nos fuéramos a un motel. El con cara de cachondo pagó la cuenta de inmediato y salimos del lugar.

Nos subimos al carro Karen y yo en la parte de atrás y mi esposo iba manejando, ella y yo nos empezamos a besar el nos miraba por el retrovisor, no podía creer que nos hiba a tener a las dos en la cama. Llegamos al motel, subimos a la habitación y el la empezó a besar y a meter mano y me di cuenta que no me molestaba verlos al contrario me ponía al mil

Ella le bajó el pantalón y se la empezó a chupar, me acerque y lo bese, le dije eso es lo que querías no amor…

Debo aclarar que nunca había estado con una mujer y era mi primer trío. Me puse junto a ella y entre las dos empezamos a darle una mamada a mi esposo, mis labios y los de ella se juntaban y la verga de Martín super dura, el la levantó y la puso en cuatro y se la metió hasta adentro, ella gemia de placer Martín me volteo a ver y mueve la cabeza para que yo me pusiera en cuatro al lado de ella para que también me cogiera, me la estuvo metiendo mientras ella me besaba, nos tenía a las dos en empinadas y dándonos muy rico, le daba a ella y luego a mi, Karen se acostó voca arriba y se la empecé a chupar mientras Martín me seguía cogiendo, no podía con tanto placer, cambiamos de lugar y ella me la chupaba mientras mi marido se la cogia, en esa posición podía ver la cara de Martin era de mucha lujuria y me daba gusto porque era lo que el quería desde hace muchos años » tenernos juntas» yo me separe de ellos y me sente en un sillón, Karen lo monto y se movía como loca arriba de él, a mi me punzaba mi puchita de verlos y ella decía que extrañaba su verga que era deliciosa y eso a mi me gustaba.

Martín ya no podía mas se le veía su cara de que quería explotar con tanto placer y a si lo hizo se vino en ella, yo me acerque a Karen y empecé a chupar los moquitos de mi marido, quedamos los tres tendidos en la cama y después de un rato pusimos a llenar el jacuzzi y los tres nos metimos, yo quería que el todo el tiempo la estuviera tocando y metiéndole el dedo todo eso me ponía caliente estuvimos platicando con ella y preguntándole si ya había hecho algo parecido con su marido y nos dijo que no pero los invito » vamos ami casa allá esta mi marido» ¿que les parece? Martín y yo nos quedamos viendo entre nervios y asustados.

Bueno pero esa será otra historia, si les gustó ya les contaré que paso…