El paseo misterioso que termina con una agradable sorpresa

Abrí la puerta y estaban Eduardo y Daniel parados uno al lado de otro, los besos con Sofi no se detuvieron por sus presencias, al contrario, tomó mis senos con más fuerza y los apretó, mientras los chicos entraban y cerraban la puerta a su espalda, Eduardo se colocó detrás de mi y posó sus manos en mis caderas, Dani hizo lo mismo con Sofi, Edu iba bajando mi ropa interior muy lentamente mientras besaba mi espalda y se deshacía de su pantalón y su bóxer, me separó de Sofi para quitarme la parte de arriba de mi traje de baño, en la oscuridad no podía ver que hacía Danicon Sofi, comencé a besar a Edu, me arrodilley comencé a pasar la lengua desde arriba hasta abajo en su miembro poco a poco, luego metí su glandes en mi boca, de fondo se comenzaron a escuchar los gemidos de Sofi, la mano de Eduardo sujetó mi cabello y comenzó a hacer la penetración más profunda, follaba mi boca con desesperación, su miembro era tan grande que me provocaba arcadas, me puse de pie, puse mis brazos en el lavado y me incliné, él supo lo que quería, sujetó y cabello y tiró de mi cabeza para atrás, mientras besaba mi oído y el cuello con su miembro entre mis nalgas, senti su mano buscando mi vagina, al tocarla mis jugos quedaron en sus manos, se los levó a la boca, los pasó nuevamente por mi vagina y los introdujo en mi boca, mientras yo los la mía con desesperación, guió su erección a la entrada de mi vagina y me penetró con rudeza, iba cada vez en aumento la velocidad de sus penetraciones, sólo se escuchaban los gemidos de Sofi, los míos y las respiraciones aceleradas de los chicos, Me separé de Edu y caminé hasta Sofi para besarla, le di la vuelta y se la ofrecí a Edu, que sin esperar, la tomó por las caderas y la penetró, Dani, me besó, me puso de espaldas y comenzó a penetrarme, tomándome por las caderas y entrelazando sus manos en mi vientre para hacer más profundas las penetraciones, mi cara quedó frente a la de Sofi, y

comenzamos a besarnos mientras éramos penetradas, tomé su cabello fuerte y la jalé hacia mi, puse mi mano en su vagina y comencé a masturbarla y ella a mi mientras nos penetraban y callábamos nuestros gemidos besándonos, pasado un rato, volvimos a cambiar, Edu me cargó y me puso encima de lavabo, le dije que me daba miedo caerme y me cargó, enrosqué las piernas en sus caderas, mientras la penetración era más profunda. Me dijo que iba a llegar, se salió y lo echó en el piso, mientras Dani también llegaba, un momento muy intenso, salimos del baño riéndo para luego fijarnos que todos estában arriba, nos dirijimos a unas duchas detrás de donde estabamos y de ahí salimos como si nada, pero ya a parecer, todos habían notado nuestra ausencia.