Mi esposo se fue de viaje y yo me folle a mi mejor amigo

Porque me pidieron que me presentara, con todo gusto lo haré. Soy una mujer chaparrita, aprox 1.56. Ahora que doy lactancia, mis senos tomaron un muy buen tamaño. Redonditas, con mi aureola café claro y mis pezones bien paraditos en todo momento, pues así me los dejó mi bebé. Soy talla chica. Mis nalgas respingadas y paraditas. A mi esposo le encanta nalguearme cada que puede y a mi me encanta ponerme tangas para lucirlas. Soy delgada, morenita y de muy bonitas piernas, siempre me las chulean, además que tmb me gusta mucho enseñarlas. Mis ojos son café claro, dicen que tengo una mirada muy «penetrante» y «cautivadora».

En esta ocasión les contaré la vez que un amigo y ex de hace muchos años, vino a verme a la casa, pues mi esposo había salido de viaje.

El año pasado mí esposó tuvo un viaje, exactamente fue en las fiestas patrias y pues en ése entonces teníamos a mi primer niño, cómo teníamos un negocio pues no me quedó de otra en quedarme y atenderlo, decidimos que el se llevaría a mi hijo… Ya llevaba algo de tiempo en platicar con un amigo muy querido, el cual me seguía gustando y yo a él. A veces hablamos cachondo por WhatsApp, hemos hecho videollamadas o llamadas hot o simplemente nos mandamos fotos mientras nos masturbamos.

Llego el viernes, cuando de repente se me ocurrió el decirle que ése fin iba a estar sola y aprovechando, pudiéramos estar juntos de nuevo y porque no. Terminar cogiendo como locos, pues sabía que él también tenía las mismas ganas que yo.

El sábado fuí al trabajo y estuvo algo movido andaba de aquí para allá, pero siempre pensando en la noche que tendría a lado de mi amigo. Se me mojaba mi vagina al pensar como me metería su verga y como me haría suya toda la noche. Ya llegando la noche, saliendo de trabajar, decidí ir por un six de cervezas y unos tacos en lo que llegaba… Esa noche me puse una micro faldita color negra que me llega 2 dedos abajo de mi culo, con una tanga negra transparente y una blusa que resaltaban mis senos y mis pezones.

Cuando llegó, inmediatamente corrió hacia mi y nos abrazamos pues teníamos años sin vernos, lo invité a mi casa. Ya le tenía unas ganas de cogermelo al desgraciado…

Apenas entrando a la casa, luego luego nos besamos. Fue quitándome prenda por prenda hasta dejarme completamente desnuda, bajo hacía mi vagina y empezó a lamer mi clítoris y mis labios… No podía con más, el tenía una forma de chupar y lamer mi vagina que me vine sin más que decir… Luego de eso me empezó a tocar y meter uno y después casi toda la mano para masturbarme y hacerme sentir única…

Yo le rogaba para que me lo metiera, quería sentir por fin su verga dentro de mi…

Empezó a masajear mis senos, a chupar y succionar mis pezones, quería hacer lo que nunca, quería ser suya toda esa noche.

Luego de coger en todas las posiciones, de penetrarme tan rico… nos metimos a bañar, mientras el me puso en cuatro y me penetraba con un vaivén tan delicioso, mientras el agua caía en nuestros cuerpos desnudos y calientes, en todo momento me hizo gritar como loca, me excitaba mucho la forma en que me lo hizo.

Ya cuando vi que iba a sacar su lechita, le pedí que lo hiciera en mis senos y en mi cara.

Fu una aventura que quisiera repetir nuevamente, una aventura única. He seguido hablando con él y hemos querido que vuelva a pasar. Me acuerdo de esa vez y me dan ganas de sentir su rica verga dentro de mi puchita nuevamente.. sé que es cuestión de tiempo y no falta mucho..