Mi eterna historia con todos mis jefes

Mi otro jefe…. Tenia dos jefes el sugar con el cual ya habia tenido mis historias y el otro jefe su hermano mayor era el Ingeniero generalmente son muy diferentes donde uno es todo un don juan a la vista y mas sociable (el sugar) el otro es mas serio y mas reservado, aun asi hay algo que ambos tienen en común y algo que yo no sabia, a los dos les gustan las mujeres jóvenes.

Tuve sexo con el Lic. Bruno varias veces pero no desarrollamos una relación por que él no era fácil de tratar le gustaba ser el único y yo en ese entonces no tenia planes de estar con una sola persona, así que nuestras cogidas eran ocasionales.

Su hermano que era el otro dueño de la empresa era un hombre guapísimo pero serio el Lic. Antonio era sumamente serio pero era conocido por ser el “patron” por su porte de jefe, un día paso que entre mis juegos con su hermano el nos vio, yo pensé seguramente será mi final aquí pero fue lo contrario, no me corrió sino mas bien me pidió dejar de jugar con su hermano por el bien de mi trabajo y cambio mi puesto para trabajar directamente con él, al principio se me hizo un infierno y sumamente cansado pero todo cambio un día.

—Romina, por favor preparé un maleta con cambio de ropa para 3 día, vamos a la CDMX a la oficina del centro — cuando me dijo eso pensé que era mi oportunidad de pasar unos días fuera de la rutina y aprovechar para ver a uno de mis folla amigos que vivía allá.

Ya en la oficina de CDMX me di cuenta que mis planes se irían al carajo, la oficina era un desastre y mi jefe se dio cuenta de lo mismo y dijo que tendríamos que extender nuestra estadía unos días mas, el problema de eso era que no llevaba ropa suficiente y que el clima era un asco.

Un día al final de la jornada de camino al hotel, le dije a mi jefe que iría un centro comercial que me había dicho una de las compañeras para comprarme un par de cambios de ropa, él insistió en acompañarme diciendo que el también necesitaba comprar algo mas de ropa. En el centro comercial quedamos de vernos en un café en dos horas, el me dio una tarjeta de la empresa insistiendo que pagara con ella ya que la ropa que compraría era a causa de extender nuestra estadía mas días, trate de negarme pero el insistió.

Fui a una tienda departamental muy famosa en México, me compre tres cambios mas de ropa, un par de zapatos cómodos y ropa interior, cuando termine fui directo al café y me sorprendió ver que él también tenía una bolsa de la misma tienda, le entregue los tickets de la compra que hice y el se sonrió cuando le dije que había aprovechado los descuentos que había en mis compras, después pasamos por una tienda de convivencia y compramos algunas cosas que necesitaríamos para nuestra estancia alargada, él me comunicó durante la cena en el restaurante del hotel donde nos hospedábamos que se habia decidido rentar un departamento para ser utilizado en lo que se resolvían loa problemas y que el tendría que viajar a MTY la noche siguiente pero regresaría en dos días, que solo mañana me ayudaría a instalarme. El departamento era para mí, para otra compañera que llegaría en dos días y para él, estaba cerca de la oficina y podríamos ir caminando así que no tendríamos problemas, me pidió que si ocupaba algo mas para la estadía de un mes le pidiera a mi familia la pusiera en una maleta y él me la traería en dos días. Después de cenar le hable a mi roomie y le pedí hacer una maleta con algunas de mis cosas ropa y oor supuesto con mis “juguetes”, ella la llevaria a la oficina en dos dias para que mi jefe me la traiga, esa noche hable con mi otro jefe que riendo me dijo “Antonio siempre a envidiado mis cosas, asi que no me sorprendería que tambien quiera que seas de él” me dio risa su comentario pero aun asi esa noche le hice un show por video llamada y el prometió venir a verme un día y darme una buena cogida en el departamento que la empresa rento, mi compañera que venia en dos días me dijo que sentía que estaban exiliándonos por haber cogido con el Lic. Bruno, ella también había cogido con él y solo me reí de su comentario. Al día siguiente era domingo y mi jefe y yo nos pusimos en marcha temprano para ir al departamento, efectivamente estaba a 5 minutos caminando de la oficina, estaba amueblado, tres habitaciones, sala, comedor y cocina abiertas. La habitación principal tenia baño y cambiador, las otras dos habitaciones compartían el segundo y ultimo baño.

Mi jefe me dejó una de las tarjetas de debito la misma que me había prestado un día antes y me dijo que la utilizará para comprar despensa, viveres y demás, le dije sobre la maleta con mis cosas y asintió, era obvio que el se quedaría con el cuarto principal, asi que escogí el segundo cuarto mas grande.

Dos días después, él licenciado Antonio y mi compañera Rebeca habían llegado, Rebeca es una chava buena onda y trabajadora así que sabía que trabajar con ella sería fácil, después de la jornada laboral el Lic. Antonio nos dijo que se iría nuevamente de viaje y nos pidió mantener todo en órden gata su regreso en tres días. Yo estaba desempacando mis cosas cuando Rebeca entró a mi cuarto

—wey, pudiste al menos haberme dicho que tu rommie había empacado tus “cositas” pasamos un super oso en el aeropuerto con la verificación de la maleta —su risita me distrajo

—¿Qué pasó? — pregunté, Reve me explico que cuando revisaron las maletas en donde documentaron todos vieron mis juguetes y que el Lic. Antonio se puso de mil colores ante eso, me reí y pensé “vaya” pero lo deje así.

La semana se fue rapidísimo y asi paso un mes, Reve se había cercana a uno de los chicos de la oficina y aveces se quedaba con él, cuando eso pasaba yo intentaba no encontrarme con el Lic. Antonio si estaba quedándose en el departamento, para mi mala suerte el día que todo pasó yo había pensando que el no estaría así que aprovechando que aviso que no volvería hasta el día siguiente y que Beca estaba quedando con su nuevo “follamigo” agarre uno de mis vibradores el que tiene una ventosa y me meti de contrabando al baño del cuarto que usa mi jefe ya lo había hecho su cuarto era el único con tina y me apetecía quitarme las ganas un rato mientras tomaba un baño relajante lo que no me imagine fue que mientras me daba cariño mi jefe había llegado, cuando lo vi estaba yo con el consoladora metido en mi conchita jedeando como puta.

—¿Qué está haciendo, aquí— dijo con voz alta y cuando abrí mis ojos me corrí ( para variar) rápidamente intente taparme pero lo único que se me ocurrió fue meterme a la tina, cerró la puerta y salió y yo aproveche para salirme de la tina, en volverme en mi toalla, agarrar mis cosas y salir de ahí.

Cuando salí a la sala el estaba en la mesa, sentado tomando una copa de vino.

—Lic. Antonio, quisiera …— iba a decir disculparme, pero él con su mirada me indicó que me sentará, abrió la botella y me sirvió un poco del vino en una copa.

—Beba y no diga nada — dijo y obedeció para variar me sentía excitada aun, así que su voz mandona y el miedo a que ahora si me despidiera me hicieron obedecer — ¿Que voy a hacer con usted Romina? — dijo y tomó de su copa — Sigue poniéndome en situaciones difíciles de manejar, haciendo cosas irresponsables y fuera del código de conducta de la empresa y aun así es una de mis mejores empleadas — dijo mirándome, se que se refiere a este incidente y a cuando me encontró con su hermano

—Yo quiero….. — empecé a decir decir pero se puso de pie y se acercó mucho ami

—Me hace difícil, controlarme. Tiene este hermoso cuerpo — dijo des abrochado los dos botones de la camisa de mi pijama — Se cogio a mi hermano — otro botón desabrocho y un jadeo salió de mi boca cuando corrio un poco la blusa para que uno de mis pecho quedara expuesto — Y ahora, la encuentro follandose con una verga enorme de plástico en mi baño, gritando como una putita — terminó de decir mientras con su mano estrujaba mi pecho. — Sabes bien que va pasar Romina, te voy a tener que coger hasta el cansancio por que estoy caliente — dijo y pude ver su ereccion aprisionada en sus pantalones de vestir, sin perder oprtunidad y aceptando lo indiscutible estire mis manos y desabrocho su cinturón y pantalón, lo baje un poco junto con su ropa interior y salió su enorme verga color rosa era mas larga que la de su hermano, más ancha mas venosa y más rica, sin dudarlo más me la meti a la boca primero su glande después todo el tronco el hecho la cabeza hacia atrás y tomó mi cabeza con sus manos y empezó a cogerme por la boca, podía sentir su verga haciéndose más grande pero sólo deseaba más — Ahora entiendo por qué Bruno se obsesiono contigo, tienes una boca de pecado— dijo mientras seguía guiando con sus manos el ritmo de la mamada de repente sus manos dejaron mi cabeza y se fueron a mis pecho, mientras seguía mamando yo me empecé a masturbar con mi mano derecha necesitaba también quitarme lo excitada de tener la verga del Lic. Antonio en mi boca, estaba apuntó de venirme cuando sacó su verga de mi boca haciendo que un hilo de mis babas se quedara colgando de mi boca — Ven, siéntate aquí — dijo señalando el borde la mesa, obedeci y me senté el me bajó el pantalón de mi pijama dejándome solo con la camisa medio puesta y se quito su pantalón “me la va meter” pensé pero me equivoque se sento en la silla frente ami me pido hacerme mas al centro de la mesa lo hice y cuando entendí lo que haría abrí mis piernas ante el — Tan rosado- dijo y luego se lanzó a chuparme todo mi coñito, su lengua me follaba, al igual que dos de sus dedos dentro de mí — Ohhh si así si así Lic. Antonio así oooh — yo gritaba, gemia y pedía más el hombre era un rey mamando coños y yo daría mi vida por que lo hiciera y no pasara cuando ya no pude mas me vine en su cara llenándolo de mis fluidos — Tan deliciosa — dijo lamiendo mi rajita abrí los ojos y vi lo vendría estaba de pie, con sus manos jalo mi cuerpo si fuerza al borde de la mesa y con su mano llego su vergota erecta a la entrada de mi coñito que aun convulsionada por mi reciente órgasmo, — ahora si Romina vas a saber quien de los dos hermanos coge mejor — y metió de un solo golpe su verga dentro de mi, aulle como una perra y no era de dolor era placer nunca había sentido nada igual, sus embestidas eran rápidas, furiosas, luego lentas y calmadas me estaba dando la mejor cogida en mi vida un hombre de casi sesenta años, el hermano de mi otro jefe al cual también me cogi pero sin duda él cogida con mejor adiestramiento, me cargo de las nalgas y sin sacar su verga de mi después de mi segunda venida me llevo a su cuarto ahí me deposito en la cama, sacó su verga y me volteo poniendo mi cara boca abajo – Anda follate con mi verga como estabas follandote con esa verga de plastico — sus palabras me excitaron y ayudándome con una mano meti su verga en mi coñito caliente y resbaloso, cuando me pude acomodar bien me hice para delante un poco y luego me deje ir hacia atrás tratando de asimilar lo que hice más temprano en su bañera, el me tomó de las caderas y empezó ayudarme a controlar mis movimientos guiándome con los movimientos me vine nuevo después de la sexta vez que dejé que mis nalgas chocarán con su cuerpo entonces el tomó la dirección y empezó a cogerme a cuatro como una perra de una forma totalmente exquisita – Aaaaah si, si lo entiendo tienes un coñito bien apretado aaah sassh asisisisis — decía mientras empezaba a meter el dedo índice de una de sus manos en mi culo, la sensación me sobresalto primero pero anhelaba ser cogida por su vergota por el culo — vaya, quiere verdad, dime Romina quiere que te coja por el ulo verdad por eso estas follandote mi dedo putita — dijo yo gemia y gritaba — Si si quiero que su vergota me coja duro por el culo — eso lo éxito por que empezó a bombear mas rápido y metió otro dedo en mi culo agarraba un poco de mis fluidos con sus dedos y los metía en mi culo estaba dilatándome el ano y yo me corría como una perra cada vez más había perdido la cuenta de cuantas veces me había hecho venir ya, cuando tenía ya tres de sus dedos en mi culo sacó su verga de mi coñito — Te voy a meter mi verga en el culo putita y más vale que dejes que te entre toda — dijo dándome una nalgadas que en lugar de causarme solo hizo que me corriera de nuevo, sentí cuando puso la punta de su verga en la entrada y empezó a deslizarla senti cuando la deslizó unos centímetros y luego la sacó y escupio en su verga y en mi culo luego la volvió a meter unos centímetros más y la sacó hizo lo mismo cuatro veces hasta que la quinta vez la metió toda de golpe, grite de dolor y de satisfacción y el me agarro con sus dos manos las caderas acercandome y evitando que fuera a salirme, no se movio dejando que mi cuerpo se acostumbrara, cuando noto que movía mis caderas bajo una mano a mi rajita y empezó a acariciar en círculos mi clitoris imitando así el movimiento que yo intentaba con mis caderas, me movio para quedar con el agachada con la cara viendo el colchón y empezó un lento mete y saca en mi culo que nos llevó a la locura cuando sus movimientos se hicieron más intensos y note como su verga se hacía más grande, su mano acariciando mi clitoris se hizo más rápido me corrí de nuevo y el se corrio después de mi en mi culo, cai rendida en el colchón sudando y el callo sobre mi, sus dedos jugando con mis labios y su boca besando mi cuello su verga se había salido de mi culo en algún momento —mmmmh— dijo mientras mordía mi hombro — Ahora eres mi puta también Romina — dijo y sabía que tenía razón……. Sería su puta las veces que el quisiera el tiempo que él quisiera.

Solo para aclarar los nombres de mis historias son inventados pues no puedo poner los verdaderos, la mayoría son historias que e vivido, otras no son historias que me gustaría que me pasarán. Espero que este les guste, los relatos de Romina son ficción que ojalá fueran reales.

Deja una respuesta 0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *