Mi mamá: una puta inolvidable

Hola amigos me uno a esta comunidad porque me genera mucho morbo poder compartir mi historia con otras personas. Me llamo Andres, tengo 29 años, vivo con mi madre de 56 años y mi hermana menor de 21. Somos una familia de clase media, no nos sobran las cosas materiales pero tampoco nos faltan. Mi madre se divorcio de mi papa hace mas de 10 años, al inicio le afecto mucho, estuvo con depresion por un tiempo pero logro superarlo, para mi buena suerte.

Ya se imaginaran mis sentimientos hacia mi madre, desde que tengo conciencia de la sexualidad ella siempre fue mi musa, era simplemente perfecta para mi, recuerdo como me gustaba mirarla, ya que ella es deshinibida y no se complicaba si la pasaba a ver desnuda cuando se cambiaba de ropa. Mi madre hasta la fecha siempre ha tenido una costumbre de no usar ropa interior cuando esta en la casa, solo usa su pantalon de pijama y no saben como me pone cada vez que se le marca el pantalon en su culito.

Mi peor pesadilla y tormento era cuando mi papa se cogia a la putita de mi mama, ya que si bien nunca los llegue a ver teniendo relaciones, nuestras piezas estaban muy juntas y cuando cogian no pasaba para nada desapercibido el sonido de la cama y alguno que otro gemido o suspiro de mi mama. Era un doble sentimiento, por un lado me daba mucha rabia que mi papa se estuviera cogiendo a mi mama y por otro me excitaba mucho que mi mama este siendo cogida como una puta.

Ya una vez que se divorciaron, me acerque aun mas a mi madre, siempre fuimos confidentes, no habia problema en hablar de sexualidad, nos gustaba tomar cerveza viendo alguna pelicula. Relacion totalmente distinta es la que mi mama tiene con mi hermana menor, ya que ella desde los 19 años comenzo a ser mas rebelde y vivir su vida, por lo que siempre estan teniendo alguna discusion entre ellas.

Asi continuo mi relacion con mi madre, nada fuera de lo normal, lo mas caliente que habia llegado a hacer con ella hasta ese entonces, era masajearle los pies, ya que ella misma me lo pedia porque le gustaba y la relajaba. Para mi era un momento muy placentero ya que ella solia recostarse en el living, sin preguntarme ponia sus pies encima de mis piernas y me pedia que por favor le haga un masaje. Para mi madre eso era algo muy normal y creo yo nunca le vio un doble sentido, pero para mi era aluciante tocarle sus pies y parte de sus piernas. Acto posterior al masaje me iba directamente a mi pieza a masturbarme.

Yo seguia muy caliente con mi madre, asi que me habia propuesto a avanzar un poco en mi trato con ella, ya no me bastaba con mirarla de vez en cuando o oler su ropa interior. Sabia que queria avanzar y lograr algo por mas minimo que sea, pero no sabia como, ya que cualquier paso en falso podia no solo arruinar mis planes, sino tambien mi relacion ella. Asi fue como un dia sabado que nos quedamos solos, ya que mi hermana como de costumbre habia salido de fiesta, le dije a mi madre que tomemos unas cervezas y un whisky que habia comprado, mientras mirabamos una pelicula. Ya con el paso de varios tragos, comenzamos a conversar de temas sin mayor relevancia y nos reiamos. Ahi fue que le propuse a mi madre un pequeño juego de preguntarnos cualquier cosa, pero respondiendo con la verdad. ( mi madre siempre ha sido muy curiosa por mi vida privada y con quienes me relaciono asi que le gusto la idea).

Como todo un caballero y para romper el hielo le dije que ella comience:

madre: bueno espero me digas la verdad – se reia mientras pensaba- estas saliendo con alguien ahora?

yo: jaja que pregunta mas inocente pero no, ahora no estoy con nadie. Ya me toca, dijimos que podia ser cualquier cosa, tu primera vez fue con mi papa?

madre: jajaja ha ya entiendo a que te referias!! no fue con el, fue con otro hombre con el que salia antes. Ya tu con quien fue tu primera vez?

yo: con la angela (novia que tuve). Haz tenido relaciones con alguien mas desde que te divorciaste de mi papa?

madre: jajaja tu preguntas, si he tenido- dijo con voz muy timida.

yo: ya y con quien?- le pregunte con otro tono mas serio, ya que segun yo no habia estado con nadie.

madre: jaja no eso no es necesario decirlo, porque te estas enojando

yo: no solo lo digo porque me dio curiosidad, si solo son preguntas cuentame por favor, te prometo que no me enojare si estamos jugando

madre: mmm bueno, fue con esteban- (un conocido que tenia hace tiempo)

yo: ya y que mas paso, porque no estan juntos- ya el juego habia terminado solo yo le hacia preguntas

madre: no solo nos vimos unas veces

yo: ya si esta bien tambien tienes derecho a vivir tu vida.

Ahi seguimos conversando otro rato, pude sentir como le causo cierto placer contarme su vida sexual, lo veia en sus ojos y la forma en que se colocaba nerviosa. Ese dia quedamos un poco ebrios, ya yo me fui a acostar mientras ella quedo ordenando algunas cosas. Estaba tan caliente con lo que hablamos y lo cerca que estuve de ella que me desnude y me tendi encima de la cama a masturbarme como un desesperado, con lo excitado que ya estaba solo bastaron unos minutos para ya correrme, pero justo cuando estaba comenzando a eyacular y con toda la motivacion del momento, se abre la puerta de mi pieza y entra mi madre porque me venia a decir algo. Mi mama entro tan rapido que no tuve tiempo de nada, y fue en el peor momento justo cuando me estaba corriendo, por lo que no podia disimular mis gestos ni mi expresion corporal ya que estaba desnudo.

No sabia que decir, es mas no habia nada que decir si estaba muy claro lo que estaba haciendo. No podia con la verguenza y no me salia la voz, mire el rostro de mi madre y no estaba para nada sorprendida, al contrario me quedo mirando fijo sin decir nada, era una mirada muy penetrante y a la vez seria. Se acerco un poco, se sento en mi cama, y me comenzo a tomar mi pene con su mano que a esa altura ya estaba flacido y encogido. Me dijo que no me preocupara, que era normal lo que estaba haciendo, mientras acariciaba suavemente mi pene flacido y me pregunto en tono algo severo:

madre: este penecito es mio?

yo: si- dije casi sin voz y moviendo la cabeza en señal afirmativa

madre: ya descansa mañana hablaremos hijito.

Se acerco a mi y se despidio con un beso en la boca, fueron solo unos segundos en donde pude sentir su lengua y saliva, mientras seguia sujetando mi pene con su mano. Ya despues se fue de mi pieza y yo no podia creer lo que paso y lo que podria pasar al otro dia en que me dijo que hablariamos.

Continuara en la segunda parte y final.